Colecciones manfut.org ++++++++ Bienvenidos.. Nicaragua en cada lugar... Algo Especial..++++++++ Museos de Nicaragua

MUSEOS Y GALERIAS DE NICARAGUA


 
En cada lugar...algo especial...
Colecciones manfut
DISFRUTE SU TOUR DIGITAL "BIBLIOTECAS, MUSEOS, ARCHIVOS DE NICARAGUA.
Museo "Tradiciones y Leyendas del Coronel Arechavala".
Leoneses se preparan para conmemorar gesta libertaria 
Tanqueta “Aracelly” regresa a León
* Fue recuperada por combatientes y le pusieron el nombre en honor a destacada guerrillera Aracelly Pérez 
José Luis González 
END - LEÓN - 20:37 - 18/06/2010

El Instituto Nicaragüense de Cultura, (INC), trasladó este jueves hacia la cabecera departamental de León, la histórica tanqueta “Aracelly”, que por muchos años permaneció en exhibición en el Parque Histórico Loma de Tiscapa, en Managua.

El artefacto de guerra fue ubicado en la entrada principal del Museo “Coronel Joaquín Arrechavala”, antiguo edificio conocido como Cárcel la 21, que sirvió de base militar a la Guardia Nacional del dictador Anastasio Somoza Debayle, en el barrio San Sebastián.

De acuerdo a Manuel Calderón, alcalde de León, la tanqueta fue recuperada por guerrilleros sandinistas en el sector de La Cartonera, en el municipio de León, a tropas de la guardia somocista del llamado Consejo Centroamericano de Defensa Centroamericano (Condeca), a pocos días del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, en 1979.
En honor a guerrillera
El traslado de la tanqueta “Aracelly”, en honor a la guerrillera mexicana Aracelly Pérez, se logró después de innumerables gestiones de ex guerrilleros, del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), y en conmemoración al 31 aniversario del triunfo de la Revolución.

Manuel Alvarado, militante y ex miembro de la estructura departamental del partido en el gobierno manifestó que la tanqueta es un símbolo de gran importancia para los sandinistas, “a través de ella logramos neutralizar a la guardia somocista el 20 de junio de 1979, y por esa razón es que se conoce a León como la primera capital de la revolución”, dijo.

Señaló, que el FSLN está interesado en recuperar otros artefactos históricos que pertenecen a León y que se encuentran disgregados en distintos departamentos del país.

“El partido (FSLN) está interesado en recuperar el patrimonio de los leoneses, ahora muchas personas podrán venir al museo y observar esta tanqueta que forma parte de la historia, además los ex guerrilleros, familiares y turistas en general vendrán a este lugar a recordar y conocer acciones que se vivieron en la época de la insurrección y la caída de la dictadura somocista, refirió Alvarado.
Inician conmemoraciones
El domingo 20 de junio a las 9:00 de la mañana, simpatizantes del partido gobernante se congregarán en la plaza San Sebastián, para celebrar el 31 aniversario de la liberación de León, se espera la presencia del ex director de la Seguridad del Estado en los años 80, y actual secretario de Organización del Frente Sandinista, Lenín Cerna Juárez.

El partido gobernante también se prepara para celebrar el próximo 7 de julio la popular marcha hacia el Fortín de Acosasco en León, otro de los residuos que perteneció a la guardia somocista. 



 
 

en el Barrio Laborío

Rosa María Cisneros
rmcisneroslo@yahoo.com

El 13 de marzo de 1993 se fundó el museo Joaquín de Arrechavala por iniciativa de doña Carmen Toruño López, quien desde su niñez se identificó en la participación de actividades culturales. Le gustaba recitar, bailar y a pesar de que su progenitor no le daba luz verde, se las ingeniaba para hacer lo que le gustaba. Eso le motivó a crear el único museo de tradiciones y leyendas de León, a presentar a las futuras generaciones la cultura y el arte de nuestro pueblo, de nuestros antepasados, en la época de la conquista española y en el período contemporáneo, así como hacer de este museo un sitio nacional de interés turístico. 

El museo primeramente abrió sus puertas en su casa de habitación, situada de la Iglesia de Laborío, una cuadra al norte y 25 vrs al oeste. Luego fue trasladado, en el año de 1996, a la Alcaldía de León. En el año 2000 (31 de octubre ), se mudó al edificio que antes fue la cárcel de La 21. Este edificio tiene su cronología histórica: en 1921 fue inaugurada allí la cárcel con el nombre de La 21, precisamente el año en el el museo inició su funcionamiento, bajo la Alcaldía de don Arturo Gurdián. 

En 1959, por orden de Tacho Ortiz son encarcelados en la cárcel La 21 los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua-León, Iván Mendoza, Eduardo Coronado y otros más que participaban en una marcha estudiantil. Después el lugar pasó a ser por varios años un gimnasio de boxeo, donde se entrenó a auténticos representantes del boxeo leonés. 

Después de ordenarse el traslado del gimnasio al Estadio Héroes y Mártires, el edificio que en años pasados servía como sitio de torturas y muertes crueles a los diferentes reos políticos es reabierto y transformado como un nuevo complejo cultural en el cual se conserva documentación histórica sobre la funesta historia del penal y los valores culturales de esta ciudad, como mitos, leyendas y las tradiciones del resto del país. 
.


El museo Joaquín de Arrechavala tiene seis salas. La primera es la sala de presentación; aquí encontramos a doña Carmen Toruño, Joaquín de Arrechavala en su caballo, Rubén Darío, y la historia de ambos personajes. La siguiente es conocida como sala histórica de la 21, aquí aparecen personajes como Iván Mendoza, Eduardo Coronado, del año 1959, quienes fueron reos políticos, aquí se manifiestan hechos de torturas de la Guardia Nacional. 

La tercera es la sala de celda, de muy reducido tamaño. Aparecen descritos los tipos de torturas que se realizaban en contra de los reos políticos. Por citar una de ellas, el reo debía tragarse un botón amarrado con un hilo, luego este era halado desde su estómago. 

Continuando el recorrido encontramos la sala de leyenda, en la que visualizamos las representaciones típicas de la mujer aborigen ante la burla de los españoles, citando algunas: La negra Camila, la cegua, la llorona, la chancha bruja. Siendo las más representativas, el punche de oro, Chico ñato, entre otros. La sala de tradiciones folclóricas: el Pepe Cabezón, la gigantona, el tambolero, el toro huaco. 

El coronel Joaquín de Arrechavala nace en Madrid, España, en el año de 1728. Sus padres fueron José Antonio Arrechavala y Ambrosia de Vílchez. Vino a Nicaragua enviado por el rey de España, Carlos II de Borbón. Fue ascendido a coronel el 14 de febrero de 1791, grado que ostentó hasta en 1821 cuando se proclamó la independencia de Centroamérica en la ciudad de Guatemala. La última actuación oficial del coronel de Arrechavala está contenida en el documento suscrito por la diputación provincial el 28 de septiembre de 1821, conocido en nuestra historia con el nombre de Actas de los Nublados. 

El coronel Arrechavala murió el 13 de octubre de 1823, en la ciudad de León, donde fundó su familia nicaragüense, con los auxilios de su religión. Su esposa : Juana de Dios Novia y Sotomayor, sus hijas : Joaquina, Tomasa, Viviana, Micaela e Inés. Este personaje de origen vasco, del Valle de Gordezuela, partido judicial de Balmaceda (Vizcaya), de donde pasó a Alava, Burgos, Santander y Perú. 

Fallecida su esposa, don Joaquín contrajo matrimonio con Valeria García, con quien no tuvo hijos. Tuvo gran influencia en lo económico, social y político en Nicaragua, fue alcalde mayor en 1790, el Rey Carlos de España lo ascendió, nombrándolo Coronel de las milicias en atención a sus méritos y servicios a la Corona. Según se narra él envió a construir la capilla de San Sebastián y dio un donativo para construir la Iglesia de la Recolección. 
 

La leyenda sobre el coronel de Arrechavala lo presenta gozando de poderes tan extraordinarios, que a pesar de haber fallecido hacia 100 años se le vio todavía en los comienzos de este siglo montado en su briosa cabalgadura y recorrer algunas calles de León, donar tesoros que dicen dejó ocultos y asustar a personas de bien a quienes no tenía por qué proporcionarles terror. La primera noticia que la historia revela del coronel Arrechavala la encontramos en las páginas 372-363, Tomo 3 de Historia de Nicaragua, del doctor Tomás Ayón, edición hecha al cuidado del doctor Andrés Vega Bolaños, Embajador de Nicaragua en España, en el año de 1956. Tomado de familias de Arrechavala y de Grijalva la Leyenda y la Historia. Álbum de familia. Managua. Octubre de 1966. 

Esta información es parte de un estudio investigativo de postgrado en Didáctica en las Ciencias Sociales en la Facultad de Ciencias de la Educación-UNAN-León, en el año 2002. Autoras: Licenciadas Mireya Benavides, Rosa María Cisneros López, Sandra Méndez y Jazmín Valle, titulado Utilización del Museo de Tradiciones y Leyendas en la Enseñanza de la Historia. Se trató de determinar el uso de los museos, en especial el Museo de Mitos y Leyendas de la ciudad de León, para el estudio de la historia de Nicaragua. Se aplicaron técnicas de investigación a estudiantes y profesores. 

La autora es docente de la Escuela de Turismo, UNAN-León

 LEYENDA DE ARECHAVALA
Hay un sinnúmero de leyendas , Una de ellas es la supuesta aparición del fantasma del coronel Joaquín Arechavala, vestido de militar, cabalgando en su yegua "La Cordobesa" sobre la calle Real, ahora Rubén Darío, que comienza en la Iglesia El Calvario y finaliza en la Iglesia Sutiaba.

"Indiscutiblemente, en aquellos tiempos la gente creía que los muertos aparecían. Mi padre me contó que esta leyenda surgió con la prohibición del tabaco",  Sobre esto don Salomón Somarriba, tataranieto de Arechavala explica que los contrabandistas de Honduras inventaron la aparición del fantasma para introducir por las noches, en León, la mercadería, una vez que los soldaditos de caites se hubieran espantado por el ruido de las carretas.
Por otra parte, algunos pobladores de la ciudad creen que el espanto del coronel se debe a que busca las riquezas que dejó enterradas en algún sitio de León. "Unos espiritistas cuentan que hablaron con él y que les dijo que dejaría de molestar si conversaba con un familiar para indicarle dónde está enterrado el capital. Les contesté que no tengo miedo y que si habla, vamos a medias", dijo sonriendo el señor Somarriba

Todo eso sólo son historias, nada es cierto, aseveró, mencionando que también rumoran que el fantasma aparece para entregar regalos a una su novia que tiene en León.

LA ESPADA DEL CORONEL
Además de la poca historia que conoce don Salomón Somarriba sobre el coronel Arechavala, también guarda el recuerdo de la espada con la cual jugaba a la edad de siete años. La espada la colocaban en un rincón oscuro, dijo, y a él le gustaba jugar con ella aunque sus padres siempre lo regañara. Don Salomón Somarriba recordó que cuando tomaba la espada entre sus manos, ésta se encontraba dentro de una vaina sarrosa y en el cubremano tenía el escudo de España. "La hoja estaba íntegra y recuerdo claramente que la espada tenía dos frases en letras azules. Al anverso decía: "no me saques sin motivo", y al reverso "ni me envaines sin honor", agregando que cada vez que había revueltas civiles su padre escondía la espada. "Yo era el último de mis hermanos y no me interesaba nada. Si hubiera sido mayorcito conservaría hasta hoy la espada de mi tatarabuelo", dijo añorando don Salomón. Tengo conocimiento de que el primer Arechavala fue enviado a Perú por Carlos II, rey para entonces de España y después trasladado a León como gobernador de Nicaragua y la Provincia", recordó don Salomón.  Este Arechavala dejó de ser gobernador después de la Independencia de 1821, tomando la decisión de radicarse en la ciudad para fundar su familia.

El tataranieto de Joaquín Arechavala asegura que éste murió en León, pero duda que su cuerpo fuese sepultado en la Catedral o en la Iglesia de La Recolección, para cuya edificación contribuyó.
El escribano de su testamento hizo constar que el coronel Arechavala dijo, antes de morir, que lo enterraran en uno de esos santuarios, manifestó Salomón, "pero no se sabe con exactitud en cuál. Supongo que el cadáver se lo llevaron de regreso al norte de España, lugar de donde era originario", señaló.

ANTECEDENTES GENEALOGICOS
DE SALOMON SOMARRIBA
Cuando arribó a Nicaragua Joaquín Arechavala, según contó don Salomón, lo hizo con su esposa y sus seis hijas. Una vez establecido en nuestro país contrajo segundas nupcias con una mujer de Chichigalpa, siendo esta la fuente de procedencia del último descendiente de Arechavala.
Del segundo matrimonio del coronel Joaquín Arechavala (tatarabuelo), nació su hijo, Francisco Arechavala (bisabuelo). La tercera generación fue la señora Francisca Arechavala (abuela), que tuvo a su hija, Genoveva Arechavala y esta al señor Salomón Somarriba Arechavala.

"Si no conservó el apellido es porque mi abuela no fue casada, pero al casarse mi madre con mi papá Iberio Somarriba, el apellido Arechavala queda de segundo y se pierde con el nacimiento de mis cinco hijos", argumentó don Salomón.
 

Por parte de Genoveva Arechavala, don Salomón conoció a sus dos tíos, Luis y Virgilio Arechavala. El primero de ellos se radicó en Cabo Gracias a Dios e ignora si dejó descendencia en ese lugar. Virgilio Arechavala creció y murió en León, pero sólo tuvo hijas. "Fuimos diez hermanos y sólo yo quedo como muestra de la familia Arechavala. Después de mí no queda otro descendiente porque conmigo desaparece el apellido Arechavala", finalizó aclarando don Salomón Somarriba,
en compañía de su esposa Marta León de Somarriba y su hija Marta Cecilia Somarriba León.

     La Prensa 29/11/99.
.....


20 de Noviembre de 2003 | El Nuevo Diario 
    Proeza de una mujer de 87 años 

Carreta Nahua llega a Miami 
* Doña Carmen Toruño demostró que cuando se quiere se puede 
* Logra que niños nicaragüenses nacidos allá conozcan leyendas 
* Fue el módulo más visitado en EXPONICA 
 
 

—Edwin Sánchez— 
MIAMI 
 
 

  Doña Carmen Toruño, una señora de 87 años que hizo lo que ningún un nicaragüense ha hecho en toda su vida: llevar nuestros espantos nacionales a Estados Unidos. Xavier Castro/END 

Si las brujas de Salem, el vampiro de Transilvania y Frankestein entran a Nicaragua como Pedro por su casa, una anciana de León, sin esperar la última ronda del TLC, se convirtió en la primera nicaragüense que introdujo en los Estados Unidos nada menos que la Carreta Nahua. 
Doña Carmen Toruño, a la edad bíblica de 87 años, parecía una alegre adolescente que ha tenido su primer éxito en la vida: en su módulo del Parque de Ferias de Tamiami, sede de Exponica, todos los nicaragüenses radicados en Miami desfilaban. 

A pocos metros del mostrador de la NASA, el coronel Joaquín Arrechavala con su caballo "La Cordobesa", digamos que de la estirpe de los nobles brutos de la historia como Babieca y Rocinante; el Padre sin Cabeza y La Cegua, atraían más a la gente que los formidables planes de la aeronáutica norteamericana por conquistar el vecindario sideral. 

Suena interesante: con las remesas que le mandaban a doña Carmen, sus hijas --casi todas nacionalizadas en Estados Unidos-- lograron financiar la galería de espantos nacionales, para los cuales, ningún gobierno destinó un solo córdoba nicaragüense. ¿Así se hace patria? 

Emperatriz, una de las hijas, nos lo dice: "Nuestra madre hizo un museo con lo que mandábamos sus hijas aquí. Y así fue formando los personajes hasta que los tuvo listos. Entonces los donó a León, para hacer el museo que ahora está en "La 21", una antigua cárcel". 

De los "chanchos brujos" 

Pero doña Carmen no estaba conforme con que estos seres de nuestra despreciada mitología nacional se quedaran encerrados en un país donde Rubén y el resto del poetariado (como dice Vladimir López) sólo se gozan con el panteón griego, como si no le costara más a una india mal comida, convertirse en "mica" que a una bien proporcionada Circe terminar de transformar a toda una Asamblea Nacional en "chanchos brujos". 

Por eso, la matrona, con dificultades para caminar por razones de edad, decidió hacer lo que nunca antes nadie hizo: llevar la Carreta Nahua y lo más selecto de nuestros miedos ancestrales a la propia "Yunai". 

Es que la nicaraguanidad es parte del alma de doña Carmen, tanto, que se lo inculcó a sus hijas, y éstas, lejos de olvidar a "La Mocuana" y "La Cegua" para asimilar los monstruos del Primer Mundo, se empecinaron en proveer a la mamá de recursos para no dejar desaparecer a los "aparecidos" nacionales. 

"Ella ahora quiso traer la cultura con sus propios recursos. Es una persona de 87 años con amor a los valores nacionales", nos dijo Emperatriz. En un improvisado cartel, las hijas pegaron recortes de periódicos nacionales, donde destacaban las crónicas de Marianela Flores, periodista de END, e incluso una portada del desaparecido suplemento ESTA SEMANA, con el título de "Seres de La Noche". Vende libro con autógrafos 

Además de todo esto, doña Carmen vendió su libro sobre las leyendas que fue, realmente, un bestseller entre la comunidad nicaragüense radicada en Miami, pues la señora ya mostraba cansancio en su mano derecha de tantos autógrafos repartidos. 

Ella estuvo sumida en la gloria durante tres noches de éxito, al lado de los espantos y con orgullo de ellos, estableciéndoles un lazo entre las viejas generaciones y las nuevas que ni siquiera han nacido en Nicaragua. 

Carmen, otra de las hijas, dijo que estaba avergonzada porque siendo más jóvenes, nunca hicieron nada como lo que hoy hace la Doña, que nunca puso un "pero" en el camino y se decidió a llegar a la Ciudad del Sol a instalarse con esa misteriosa parte de nuestra identidad nacional. 

Doña Carmen expresó lo que debía decir: "Muy feliz, muy alegre de estar aquí. Nos han dado una gran acogida en Exponica, nos han estimulado muchísimo; mi obra ha sido admirada en Miami". 

Con esa firmeza patriótica que ya no se ve ni en los 14 de septiembre, ella suelta su itinerario en esta vida: Estamos contrarrestando otras culturas, porque nuestra cultura es ésta, es un legado histórico de nuestros antepasados, de lo que fueron los indios, de lo que era el tiempo de la colonia. 

Ahora tengo que hablar de mi país, pero en Nicaragua, muy poca ayuda le dan a la cultura, aquí me han dado una mejor oportunidad. 

La veo sonreír, consciente de su hazaña: traer la Carreta Nahua a los Estados Unidos, algo que ningún funcionario de gobierno, ningún Ministro de Cultura, nadie hizo nunca. "Siento que he sido muy valiente, ¿verdad?", me dice, sin saber cómo acomodarse perfectamente al éxito, porque quizá no era lo buscado por ella. 

"He visto a los niños que les ha gustado mucho", subraya. Como sea, los espantos nacionales entraron con fuerza en Miami, tanto, que una niña que ya no pudo nacer en Masaya, al ver por primera vez en su vida un "Cadejo" sobre la 10901 South West 24 Street de Coral Way, se echó a llorar. 

Joven madre aprenderá leyendas 

La joven madre Beatriz Quintero, chineando a su pequeño, fue una de las que adquirió el libro y estuvo con el vástago contemplando a los protagonistas de nuestro imaginario popular. 

"Es para que mis hijos sepan la historia de mi país, siempre me ha gustado contar esas historias, pero como no me las sabía. Ahora sí voy a tener que contarles cómo son las cosas". 

José Morales, un nica que asistió a la feria, indicó que le interesaba el esfuerzo de doña Carmen, porque así recordaba mejor las leyendas de Nicaragua. Refirió el contraste entre 

Hallowen y lo que hace la creadora del Museo de La 21. 

"Creo que Hallowen es una fiesta pagana que no debería realizarse en Nicaragua, porque nosotros tenemos nuestras propias tradiciones". 

edsanchez@elnuevodiario.com.ni 
 
 
 
 
























.
 
 

  • COLECCIONES manfut
    Diseño y recopilación de datos por Eduardo Manfut P. (mayo - 2001).
    COLECCIONES NIKA CYBERMUNICIPIO
    Diseño y recopilación de datos por Eduardo Manfut P. (mayo - 2001).
    internet: Eduardo Manfut P  Diciembre 2000 revisada Octubre 2008