En cada lugar...algo especial...
Colecciones www.manfut.org


 
En la Calle Real del pueblo, a una cuadra hacia el poniente de  la antigua  Plaza Mayor,hoy convertida en parque, 

en una humilde casa esquinera con techo de  tejas, se encuentra el diminuto,  pero valioso Museo  Histórico y Antropológico de Nindirí

Les presento el nuevo Museo y su historia...


En la sala, que apenas tendrá cuatro por cinco metros, se aprecian las urnas y roperos que  guardan, bajo llave, las más valiosas piezas; 

otras, como las piedras de moler y los morteros están  sobre una mesa, en tanto que ídolos y ollas funerarias yacen en el suelo. 



En las paredes aparecen colgadas de clavos máscaras coloridas de madera de distintos tamaños, cuadros con referencias históricas, fotografías remotas, penachos de plumas y varios mosquetes del siglo XVII. 



En una esquina de la sala los ídolos parecen observar la vida desde la eternidad de la piedra. 




Unos  representan a dioses sencillos, 





otros, a través de diversos animales que están sobre sus cabezas, constituyen trilogías de complicada adoración.

“Ese ídolo grande representa al dios Sol,  Tamagastad; este pequeño es la divina Luna, Cipactomal; aquel es el dios del Agua, ese otro el Dios del Fuego”.


Aquella paz ancestral trajo a nuestra memoria lo que escribió el viajero Squier en 1848: 

              “¡Sosegado y primitivo Nindirí, 
               sede de legendarios caciques y 
                de barbáricas cortes! 



              Sosegado aún hoy día 
               en medio del estrépito de las ciudades
                y del atropellamiento y 
                de la lucha de millares de seres humanos;


               primitivo entre la codicia usurpadora
               y la insistente penuria, 
              entre la redomada hipocresía\
                y los rudos modales, 
                 en esta época en que la virtud es tímida 
               y el vicio es procaz”. 


              “¡Vuela hacia ti mi recuerdo como una dulce noctívaga ensoñación. ¡Oh Nindirí! Arcadia de ensueño, pueblecito hijo de la fantasía, pueblecito casi irreal”

Hoy esta casa de cultura es propiedad de doña Adilia Membreño viuda de Gutiérrez, quien amablemente describe al visitante las cualidades históricas de los tesoros que alberga el local.

El lugar de honor es para la fotografía de don José María Gutiérrez Arancibia, ciudadano notable del Tenderí que fundó el museo en 1910. 

La foto está protegida dentro de un marco ovalado de madera fina y cubierta por un cristal cóncavo, sin embargo los años transcurrido la han vuelto color sepia.

              “Estas piedras de moler, labradas en filigrana pétrea, son las que usaban nuestros antepasados  chorotegas para moler maíz. 

También descascarillaban maíz y semillas en esos morteros que  ustedes ven ahí”, explica doña Adilia. 

              En el apartado de las máscaras está “El Mantudo”, con su cara feroz y más feo que el pobre Pisio.

Hay diablitos con diferentes estilos de cachos, máscaras para el baile del Macho Ratón y otras que representan españoles rubios bigotudos de los que se burlaba el Güegüense.
1 DE SEPTIEMBRE DEL 2001 / La Prensa  Nindirí celebra su cumpleaños

El Museo de Nindirí fue fundado en 1910 por el señor José María Gutiérrez.  Clarissa Altamirano -  .- Nindirí, tierra de encanto y leyenda, cumple hoy seis años de ser elevada a la categoría de ciudad, por la Asamblea General de la República.

Entre los méritos refiere que su origen data de 1500 antes de Cristo, según estudios realizados por la Universidad Ave María, antes Mobile.


EL MUSEO

Un atractivo turístico que posee esta ciudad es su museo, fundado en 1910 por el señor José María Gutiérrez. Está ubicado frente a la Casa de Cultura. En su interior alberga miles de piezas precolombinas, de origen chorotega e inca, entre otras.

 
 
 
 
  .  .
   1 DE DICIEMBRE DEL 2002  La Prensa  Mario Fulvio Espinosa
 
 

  • Diseño y recopilación de datos por Eduardo Manfut P. (mayo - 2001).