Colecciones manfut.org++++++++ Bienvenidos.. Nicaragua en cada lugar... Algo Especial..++++++++ Museos de Nicaragua
 
 
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

INDEX PERSONALIDADES de la música en nicaragua
 


 
 
 

PERSONALIDADES DE LA MUSICA EN NICARAGUA

 

 Aníbal Martínez 

Actriz radial bautizó a cantante de Los Gigantes
* Nombre de pila, «Arandú», El Príncipe romántico
* Formó parte del desaparecido grupo Santa Fe
* Comenzó con Los Gigantes en año de limpieza espiritual
 
 

—Por EDGARD BARBERENA S.—
 
 
 

  Aníbal Martínez, el vocalista más joven de Los Gigantes del 70. Actúa junto a los también cantantes Orlando Flores, que formó parte de los Panzers, Arnoldo Reyes Aguilera de los Signos del Zodíaco y Nelson Vargas, un ex Llama Viva. 

Cuando era un niño tomaba el palo de una escoba para creer que tenía un micrófono y cantaba temas de los SM-70, entre ellas «Magda», pero ya el destino le tenía preparado el camino para llegar a ser parte de la sección de voces de uno de los grupos musicales que están cautivando a los enamorados de la música del ayer. 
Nos referimos a Aníbal Martínez, el vocalista más joven de la sección de voces de Los Gigantes del 70, conocido en el mundo de la farándula como «Arandú», «El Príncipe romántico», quien rompió el miedo y accedió a hablar para VARIEDADES algunas facetas de su vida artística. 

Aníbal vocaliza temas pegajosos de Los Gigantes, entre ellos «Perspicacia», «Eso se hincha», «Suenan los tambores», «El Apolo 9», «Sabroso pa’ bailar», «Baila morena», entre otras, así como temas internacionales como «El extraño del pelo largo», del grupo argentino La joven Guardia, lo mismo que temas del género romántico de los primeros grupos electrónicos nicaragüenses. 

HIJO DE TIGRE NACE RAYADO 

Originario de Diriamba, sitio donde llegó al mundo el 29 de agosto de 1964, es hijo de otro personaje de la farándula nacional conocido como «Filosofito», Manuel Castillo, y por eso se define como un hombre versátil, porque además de hacerle a la imitación, también es pintor. Se define como un indio pata-rajada y es por eso que no se le nota la edad. 

A finales de los 70 militó en el Grupo San Fe. Una vez que el grupo se desintegra pasó a formar parte de otras agrupaciones entre ellas Safari, pero a Los Gigantes ingresó en 1998, un año que para los esotéricos fue tormentoso, pero a la vez del inicio de la limpieza espiritual. 

COMO INGRESO A LOS GIGANTES 

Corría la primera etapa del año 1998, y Aníbal participó en una actividad cultural que se llevó a cabo en la Avenida Bolívar. Después de interpretar varios temas se le acercó una persona para felicitarlo y preguntarle de dónde era. 

Esa persona fue Martín García, director de Los Gigantes, a quien Aníbal le dijo: «tengo dos años de andar buscando como contactarlos porque la música que toca el grupo es la que a mí me gusta». Esto le cayó a Martín como anillo al dedo y no tardó en invitarlo a audicionar con Los Gigantes. 

La primera pieza musical que audicionó con el grupo fue «Eso se hincha» de los hermanos Cortez y desde entonces «me quedé en el grupo, ya que todos sus integrantes se entusiasmaron conmigo». 

EJEMPLO DE LEALTAD 

Pero como no todo es color de rosa en esta vida, la pruebas que pasa todo ser humano le llegaron al joven vocalista porque una vez lo llamó una persona por teléfono sin identificarse. Le preguntó cuánto le pagaban por cantar con el grupo y si estaba dispuesto a irse con otro donde supuestamente le iban a pagar más. 

Esto quizás hasta ahora que se haga público lo llegará a conocer Martín, porque Aníbal en ese momento detectó que la llamada telefónica llevaba una mala intención, por lo que en forma automática «cortó» a esa persona y le dijo que no se podía ir de los Gigantes, porque a su juicio pasaría a convertirse en un traidor y que estaba perdiendo su tiempo en tratar de convencerlo. 

Aníbal cree que esa llamada telefónica la hizo una persona que formó parte de Los Gigantes y que ahora quizás está en otra agrupación, pero a como dice el refrán: «este mundo es chiquito», llegará el momento en que se conocerá la identidad del que hizo la llamada telefónica. 

El vocalista aprovechó esta sección de EL NUEVO DIARIO, para recordarle a los lectores, como también a sus fans, que actúa como solista en actividades donde lo contratan, ya que cuenta con sus pistas y las vestimentas que acostumbra en las presentaciones. Dice que para cualquier contratación lo pueden llamar a su celular 077-85964. 

LO QUE LE GUSTA AL PUBLICO 

En el fogueo que ha tenido con Los Gigantes, Aníbal ha logrado detectar los dos géneros musicales que más le gustan a la gente. En primer lugar están las cumbias, siguiéndole las canciones románticas. Dice que un tema que mucho se lo piden, especialmente damas, es «Nos prometimos» de los Dioses del Fuego. 

También en el repertorio de Los Gigantes vocaliza «Espejismo» de los Bad Boys, «Cansancio» de los Music Master, y otra serie de temas que ya conocen quienes asisten a las tardeadas dominicales que el grupo está llevando a cabo los domingos en el Campestre «El Quelite», y ahora también los viernes en la noche en ese mismo local. 

Dijo que va a proponerle a Martín García, que se monte con Los Gigantes una cumbia que Aníbal grabó en 1984 con Santa Fe, llamada «Lupita», que a su juicio se convertirá en otro de los temas preferidos de los fans de la agrupación. 

POR QUÉ LO «BAUTIZARON» COMO «ARANDU» 

Cuando le preguntamos la historia sobre su identidad en la farándula: «Arandú, el Príncipe romántico», Aníbal dijo que eso ocurrió hace 8 años en Los Tinajones (en las inmediaciones de Monseñor Lezcano) donde estaba haciendo unas presentaciones musicales como solista. 

Después de una parte de su show, y de los aplausos, una dama se levantó de una de las mesas y lo felicitó. Le preguntó cuál era su nombre de pila, pero él le dijo que no tenía, a lo que la señora lo bautizó como «Arandú», el Príncipe romántico. 

No recuerda su nombre, pero sí recuerda que lo dijo por la forma como lo vio, con el pelo largo, le recordó un personaje de una de las radionovelas en la que ella participó, y que se transmitió a finales de la década de los 60 en Radio Mundial. 

Esa señora formó parte del cuadro dramático que tuvo Radio Mundial y le hizo un contacto para actuar en el casamiento de un señor de nombre Jorge Luis. Ese matrimonio tuvo lugar en el barrio San Judas. 

Hasta la fecha Aníbal no ha vuelto a ver a esa persona que también lo felicitó por su actuación hace ocho años, aunque no sería raro que este señor en alguna ocasión haya disfrutado los encuentros musicales del ayer.

«Estoy agradecido de la vida y de Dios, ya que la gente ha apreciado mi talento», dijo el joven vocalista, mientras se preparaba para ir a una presentación con Los Gigantes en El Quelite, donde la agrupación está todos los viernes por la noche. 
 

 
 

 Vocalista de La Quinta Estación
Natalia Jiménez 
prefiere ser cantante que esposa

Por primera vez, desde la repentina y sorpresiva cancelación de su boda, Natalia Jiménez, vocalista de La Quinta Estación, ofreció declaraciones al respecto, asegurando a un diario mexicano, que prefirió dar prioridad a su faceta como cantante, en lugar a la vida que tendría como esposa.

“No voy a decir nada. Simplemente decidí no casarme y punto. Es muy respetable y es una cosa mía. Me hace gracia porque leo noticias espeluznantes al respecto, diciendo que fue por infidelidad, por presión de no sé qué. Y no, son cosas de nosotros dos que a nadie le importan”, indicó la española en entrevista.

“Creo que el matrimonio, aunque hubiera sido algo muy bueno y maravilloso, me hubiera distraído mucho, aunque yo pudiera decir que no, pero sí lo hubiera sido. Entonces, por eso cambié mi decisión en el último momento, porque vi que se iba a ver afectada mi vida profesional”, afirma Jiménez.

La artista comenta que más adelante “arreglará” sus sentimientos para decidir si finalmente llegará al altar, y asegura que la suspensión de su enlace no ha significado para ella alguna presión ante los medios.

“Lo llevo con mucha diligencia. Tienes que ser lo suficientemente inteligente como para no darle bola ni hacer más caso que el estrictamente necesario”, confiesa.

“Mientras uno lo siga manteniendo como una anécdota, quedará como tal. Porque si empiezas a ir a los programas a hablar de ello, terminas haciendo una pelota enorme de la que no sales nunca”, destaca.

 

 
 

 María Eugenia Urroz: 
“Mi sueño de ser cantante se cumplió”
Edgard Barberena 
END - 19:19 - 21/06/2008

En 1985, María Eugenia Urroz apareció en la primera plana de EL NUEVO DIARIO con declaraciones que brindó en Sevilla, España, al Diario 16, y 23 años después vuelve a ocupar el mismo espacio, pero esta vez con toda la suma de una intensa biografía que enriqueció el mundo artístico nicaragüense.

Con 28 años en el canto profesional, María Eugenia es una mujer que nació hecha para el escenario. Contrario a la mayoría de su género, no esconde el calendario: nació en Managua, el 20 de enero de 1959.

Su padre fue René Urroz Rojas y su mamá es Gloria Estela Álvarez. Tras bachillerarse fue a León al básico de la UNAN, porque su meta era estudiar Farmacia, pues desde muy niña le decía a su hermano, quien es médico: “Vos vas a ser médico y yo voy a poner mi farmacia al lado tuyo”.

Estudió el primer año de Farmacia en León, cuando empezaron de lleno los preparativos insurreccionales en las principales ciudades, que desembocaron en la ofensiva final y el derrocamiento de la dictadura somocista.

“Hubo algo que no me dejó que me afianzara, pero más el ambiente que había en León en los años 76 y 77, y como era muy apegada a mi mamá, no aguanté mucho”, relata.

En ese entonces, en la UNAN-León comunicaron que abrirían la carrera de Farmacia en Managua. María Eugenia regresó a la capital, y como no se concretó el proyecto, clasificó para Psicología, carrera que cursó en el Recinto Universitario “Rubén Darío”.

Y como no hay mal que por bien no venga, los conocimientos que adquirió en Psicología, le sirvieron mucho a María Eugenia en el aspecto personal, entre ellos tener un fuerte autocontrol, lo que en otras palabras significa mantener dominio escénico.
 

Talento del canto
Sobre cómo descubrió su talento artístico, María Eugenia recuerda que “desde que estaba chiquita me gustaba el canto; ponía el radio a todo volumen y me ponía a cantar. Me ponía frente un espejo, tomaba el cepillo de peinar como que era el micrófono y me imaginaba que estaba frente a un público.

“Eso fue como una fantasía, y me imaginaba que estaba frente a un gran público y todo mundo se moría por mí”, confiesa María Eugenia, quien en el colegio se involucró en actividades culturales relacionadas con el canto. Lo mismo hizo en la universidad y en otros ambientes antes de comenzar a cantar profesionalmente.
 

La Guardia le mató al novio 
El pasado 18 de junio, cumplió 29 años de muerto un novio que tuvo en su época de universitaria en León. Con ese joven, Jorge Argüello, tenía planes grandes, pero la Guardia somocista lo asesinó en una de las calles de la Ciudad Universitaria.

Además, influyó en su formación para el canto su papá, que estaba organizado en la iglesia Pío X, en Bello Horizonte, donde se formó un coro en octubre de 1979, cuando se hacían misas por la memoria de los caídos en combate en la lucha contra el somocismo.

Aún María Eugenia recuerda a su papá, que la tomó del brazo y le dijo: “Vení, no estés triste, cantá en el coro”. Y así los muchachos se entusiasmaron y le dijeron: “Ensayemos tal canción, hagamos tal cosa. Así me vine quedando en algo que me gusta”.

A estas alturas, dice que si Jorge no se hubiera muerto y “yo hubiera seguido con mi vida en el sentido de terminar mi carrera, a lo mejor nunca hubiera tenido la oportunidad de comenzar a cantar, porque estando en el coro de la iglesia, en marzo o abril de 1980, fue que llegaron a mi casa Augusto Gallegos y Alfredo Rosales (de Llama Viva) a buscarme”.

A Gallegos y a Rosales alguien les había hablado de una muchacha que cantaba en el coro de la iglesia Pío X.
 

Primera prueba de fuego
Antes de dar su primer paso al canto profesional, María Eugenia le preguntó a papá sobre la propuesta. Él le dijo: Aventate, si sale bien, pues perfecto. “Pero mi mamá se puso en contra y planteó: ¿Cómo se va a ir a cantar con ese montón de hombres?”

Su mamá le puso como condición que si quería cantar con Llama Viva, “yo tenía que terminar mi carrera (Psicología)”. Y comenzó con “Llama Viva” en abril de 1980, aunque después incursionó con el grupo “Los Galos de doña Gala” y participa en el festival de la canción popular nicaragüense en 1982.

Estando con Los Galos de doña Gala, comenzó a trabajar en locución en Radio Sandino en 1982, gozando del apoyo de “Chuno” Blandón, además del maestro de generaciones de periodistas, Rodolfo Tapia Molina, ya que María Eugenia también trabajó en el programa radial “Los Cachorros”.
 

También en el teatro
“Chuno” Blandón le dijo en una ocasión: “Si tenés tanta expresividad al momento de cantar, también lo podés hacer en la locución”. “Chuno” también le dijo que podía incursionar en el teatro, lo que hizo varios años después.

Después aparece la situación de que Los Galos de doña Gala se van del país, aparece el proyecto de Praxis, y en agosto de 1983, ese grupo es invitado por Cuba y la Unión Soviética, por lo que invitan a María Eugenia a acompañarlos.

Al llegar 1985 se produce el Festival de Música “Gastón Pérez”, que lo gana María Eugenia y se le da a la oportunidad de representar a Nicaragua en el festival de la OTI (Organización de la Televisión Iberoamericana) en Sevilla, España.

En esa oportunidad, María Eugenia interpretó un tema de Mario Montenegro que se llama Carta de Amor para Este Tiempo.

En ese festival María Eugenia conoció a figuras del canto internacional como Gilberto Santa Rosa, cuando todavía no era la gran figura de la canción que es hoy.

También compartió con Paloma San Basilio cuando estaba haciendo un ensayo preliminar en Madrid, ya que ella fue la presentadora y conductora del festival de la OTI, y conoció a Rocío Jurado.
 

Otras divas del canto
Cuando María Eugenia comienza a cantar, ya había otras jóvenes destacadas en la farándula nacional: Violeta Rostrán, Martha Vaughan, Flor de María Medina y María Luisa Mendoza, ahora dedicada al canto cristiano.

En ese momento también aparece Marbelí Blandón, y en esa misma época empiezan a cantar Ligia Barrios y Martha Baltodano, pero de todas estas muchachas, las que se mantienen activas casi todas las semanas, son María Eugenia y Marbelí Blandón.
 

Nunca estudió en una 
escuela de canto
En su historia también está la forma en que aprendió a dominar las técnicas para el canto, pero María Eugenia nunca fue a una escuela de ese tipo, sino que aprendió en el camino “porque uno físicamente va entendiendo cómo puede acomodar la voz”.

“Tuve un par de veces lecciones del profesor de técnica vocal don Ramón González, quien acaba de fallecer”, recuerda.

La primera vez que llegó donde don Ramón fue mascando chicles, por lo que el maestro le espetó: “¿Y usted a qué viene, a aprender a boxear o a aprender a cantar?” Eso le sirvió como lección a María Eugenia, nunca más volvió a mascar chicles.

En 1985, trabajó en la entonces televisión del Estado en un programa llamado “Los especiales del mes”, junto a Oscar Miranda. Era un espacio mensual donde también figuraban doña Adilia Méndez, Tránsito Gutiérrez, César Andrade y Marina Cárdenas, entre otros.

Ese mismo año se le presentó la oportunidad de ir a participar en el festival de Dresden, en la desaparecida Alemania Democrática, donde le tocó aprenderse una canción en alemán. La canción que interpretó ocupó el lugar número 12.

En 1987 se formó en Nicaragua una orquesta que se llamó Tierra Rara, la cual lideraba Pancho Cedeño. El proyecto tenía visión de que podía pegar, pero en el camino se quedó. María Eugenia estuvo con ellos y viajó a Perú, pero después tuvo que abandonar el grupo porque salió embarazada de su primera hija, Raquel, ahora una veinteañera estudiante de arquitectura.

En 1989 participó en el festival de la canción romántica, en Cuba, donde conoció a la última esposa que tuvo Agustín Lara, y a Carlos Cuevas, un gran baladista mexicano. Ese mismo año participó en el último Festival de la Canción “Gastón Pérez”, con un tema de Francisco Cedeño dedicada a Walter Ferreti. En ese festival quedó en segundo lugar, detrás de Katia Cardenal.

En marzo o abril de 1990 surge el proyecto del grupo Macolla, con el cual María Eugenia comenzó otra etapa en el canto. En 1995 se le metió en la cabeza que se podía hacer algo diferente con Llama Viva, en lo que fue el proyecto Revival.
 

Otras aristas de su vida
María Eugenia también ha tenido otras aristas en su vida. Primero incursionó en el área de la publicidad con Humberto Sánchez Martinica. “Le doy gracias a Dios que me fue poniendo ángeles en mi camino y que me enseñaron a trabajar”, precisa.

“No solamente me enseñaron a trabajar, sino a tenerle amor a mi trabajo, y uno de esos ángeles es también ‘Chuno’ Blandón”. En esta galería “angelical” vuelve a mencionar a Rodolfo Tapia Molina.

Después laboró por seis años en la disquera Sony Music, en el campo de la promoción. Como se produce la reducción a la mínima expresión de las oficinas de la disquera, se quedó sin trabajo por espacio de dos meses.

Como su hermano, el médico, tiene su clínica y farmacia, le dijo a María Eugenia: “No te preocupés, me vas a ayudar”. Ella se metió a un mundo desconocido, a empezar a conocer los fármacos y el manejo del dispensario.

Y para plasmar el sueño que tuvo desde niña, decidió hacer un préstamo a un banco y así logró instalar su farmacia, que ya cumplió cinco años. Ahora, el negocio es una nueva motivación en su vida. Al tocar el tema, las lágrimas hablaron más que sus palabras. Los sueños, la verdad, cuestan. 
 

 
 

 


La historia de 
Cecilia Ferrer 
En el difícil mundo de la música
Comenzó con el rock de Osiris, siguió con Macolla, ahora está con Argonautas, pero los proyectos artísticos de Cecilia no se detienen

buenaonda@bacanalnica.com 
 

Cecilia Ferrer, nacida en 1982, es todo un chacuatol de orígenes: mitad sueca, mitad uruguaya, mitad argentina y mitad nica.

Buena Onda la secuestró una tarde de domingo para averiguar qué está haciendo y hacia dónde va ésta inquieta cantautora nicaragüense.

Su primer concierto
En 1996, Osiris, una banda de rock de la época, invitó a una jovencita de 14 años a acompañarles. La banda había ensayado previamente y esperaban un buen concierto en La Salle.

Esta jovencita, nerviosa por ser su primera presentación en una tarima, vio que de pronto dos personas empezaron a revolcarse por el suelo, como si estuvieran peleando, justo en medio de las primeras canciones. Ella no sabía qué hacer, no podía dejar que la pelea continuara, así que tomó fuerte el micrófono y gritó: “Paren ya. Dejen de pelear. No estén peleando, si no vamos a dejar de cantar”.

Los otros integrantes de Osiris actuaron rápido y le indicaron que siguiera cantando, que por nada se detuviera.

Poco después se dio cuenta que lo que ella creía una pelea, era en realidad una pareja besándose.

Cecilia se mantuvo con Osiris dos años, pero posteriormente la banda se deshizo y ella pasó a un proyecto producido por Javier Ramírez. El sencillo que lanzaría al nuevo grupo era el covers de una cantante española llamada Rosana. El tema fue “A fuego lento” y la banda que lo popularizó en el mercado local fue Stop, con Cecilia Ferrer como vocalista. Sin embargo, este proyecto duró poco menos que dos años. Luego vino un cambio total.
Cambio de estilo y su salida del país.
Luego, Cecilia fue invitada a participar como vocalista en un grupo musical, en un género completamente distinto. En las bandas previas practicó el rock y el pop rock, pero ahora recibía una oferta inusual: Macolla, con sus ritmos tropicales, la quería como voz femenina, a lo que accedió. Ferrer estuvo en dicha agrupación durante cuatro años.

Con ellos aprendió de todo, desde cómo moverse con los ritmos latinos hasta el aguantar giras de conciertos durante semanas enteras. Le gustaba, pero había algo más que quería hacer, por ello no descuidó sus lecciones en el Coro Nacional, además, tenía interés en seguir sus estudios.

Eso la llevó a regresar a Suecia para estudiar música. Se mudó el año pasado, alquila un apartamento, se financia con apoyo del gobierno y por primera vez vive por su cuenta. Aunque recordaba el idioma sueco, el vivir sola le significó un cambio.

Le gusta hablar mucho, levantarse tarde, bien tarde, y componer. Ahora, sin el peso de las giras de Macolla, pero con la carga de la universidad, ella tiene tiempo para montar sus propios proyectos y componer.

En esa búsqueda conoció a la banda Los Argonautas, compuesta por graduados y estudiantes de su misma universidad, en Estocolmo. Platicaron, se conocieron y armaron el proyecto. En menos de seis meses ya tenían una serie de canciones compuestas y armaron una gira por Nicaragua. La banda está integrada por Cecilia Ferrer Búdez, en las vocales, Mattias Fjellstrom, en guitarra, Janne Maninnen, en el bajo, Andreas Ekstedt, en batería, y Jonathan Fritzén en el piano.
En Nicaragua
Cecilia y Los Argonautas prepararon su gira por Managua y con dos meses de anticipación enviaron los temas a radios locales, alcanzando, incluso, primeros lugares en Radio Futura y Radio Juvenil. Tocaron en Arribas Bar Urbano, Ruta Maya, Escuela de Danza e Hipa Hipa, siempre acompañados de Tamuga, la banda de Alejandro Mejía, Carlos Luis Mejía, Carlos Emilio Guillén y Carlos Mendoza.

Así, ella conoció personalmente a Carlos Luis, de Tamuga, lo que ayudó a que ambas bandas realizaran los conciertos juntos. Durante el concierto en la Escuela de Danza se dio el caso que, con un ensayo de sólo 10 minutos y la indicación al batero de Los Argonautas de los ritmos y compases necesarios, ambas bandas tocaron en conjunto la canción “Obras, No Palabras”, original de CPU, con Alejandro Mejía y Cecilia haciendo las líricas.

En estos mementos Cecilia y su banda están autoproduciendo su disco en Suecia, el que esperan esté listo para finales del año. Desde ya están preparando gestiones con empresas en Nicaragua para su distribución y patrocinio. En el mes de septiembre, como parte del intercambio, la banda Tamuga viajará a Suecia, para realizar una serie de conciertos. Estén pendientes que les mantendremos informados sobre Cecilia allá en Suecia, desde aquí en las páginas de Buena Onda.
La ex vocalista de la agrupación Macolla, Cecilia Ferrer, ha regresado con un semblante motivador y trae consigo su primer material discográfico, “Orgánico”. De éste promueve dos sencillos: “Luna” y “Desequilibrio”.

De esta producción cuenta que la temática es libre en cuanto a lírica, es experimental, comparte muchos mensajes sociales y le canta al amor. Tiene una mezcla de pop rock con mucha influencia electrónica; fue realizado en Suecia, junto a su banda Orgonautas.

“El disco ha sido grabado en español, pero es posible que se incluya un tema en inglés”, comenta. Se hará un lanzamiento próximamente en Suecia, y el próximo año se presentará en Nicaragua.
 

Grabará video en Nicaragua
A propósito de su visita, que durará un mes, la artista filmará un video clip del tema “Instinto animal”, mismo que se promocionó en 2006 y que se incluye en “Orgánico”. La producción de éste estará a cargo de Heydi Salazar. El tema está incluido en el documental La Toma del Palacio.

Sobre la artista
Cecilia Ferrer estudió jazz. Sus primeros pasos como artista los dio en la banda Osiris, a los 13 años; luego en Stop, y finalmente en Macolla. Actualmente tiene una licenciatura en música. Los temas promocionales están sonando en Rock FM, Radio Universidad, Hit y Stereo Yes, de Matagalpa.

index      index de Múseo Digital de la Música de Nicaragüa.

 
 
 

 


 
 
 
 
index      index de Múseo Digital de la Música de Nicaragüa.

 Interpretará nuestro Himno Nacional
Lya Barrioz 
en pelea de “El Matador”
Las Vegas y el mundo del boxeo escucharán el Himno Nacional en la voz de Lya Barrioz, durante la esperada pelea entre Ricardo “El Matador” Mayorga y Oscar de la Hoya
 
 
 

Milagros Sánchez Pinell

Como muy “camaleónica” se define la intérprete Ligia Barrios o Lya Barrioz, como se le conoce artísticamente. Ella es otra de las damas del espectáculo nacional que con mucha regularidad ha recurrido a los colores para cambiar su “look”. 

Nuevamente nos fuimos a los archivos fotográficos del Diario LA PRENSA y nos encontramos a una Lya con tonos y cortes diferentes de cabello, incluso de color de ojos y vestuario que van desde los juveniles e inocentes hasta los de “mujer fatal”. 
 

LLEGÓ CON MUCHA ENERGÍA 

Esta intérprete, considerada por muchos dueña de una de las mejores voces femeninas de Nicaragua, despuntó en las pantallas de televisión en el programa juvenil Energía en los años ochenta. 

“Mi imagen era bien inocente, ni me maquillaba a los 17 años, tenía el cabello corto y color café oscuro, que es mi color real”, recuerda. 

Gracias a que obtuvo el primer lugar en el programa de Energía en la sección de canto en donde representó al Colegio Nicaragüense Francés es que participa en 1989 en el espectáculo Rafael Gastón Pérez. 

Ese episodio de su vida dio la pauta para lo que sería su carrera más consentida, ser cantante. Es en ese entonces que conoce a los músicos que luego pasarían a formar Macolla. 

Casi tres años después (1991) la invitan a ser la vocalista de Macolla y comienza el desfile de colores en su cabello, porque la idea era que la joven mantuviera una visión comercial. 
 

MODERNIZÓ EL VESTUARIO Y USÓ BOTAS ALTAS 

“Al principio mantuve mi color natural pero ya me hice un corte más moderno y lo andaba liso, pero eso sí, el vestuario se modernizó, claro que adaptado a la época. Luego vino el primer tinte y fue color caoba y de pronto aparecía lisa y otras veces crespa”, relató. 

Después del caoba vino el rubio y hasta el color zanahoria, era obvio el constate cambio de imagen. Su ropa solía ser sexy, pero poco reveladora y a la vez práctica. 

Su fascinación fueron las botas altas, de ahí que en muchas fotografías con el grupo Macolla las luzca ya sea vistiendo pantalones o minifaldas.

“Es que las botas me daban un look juvenil y a la vez un poco agresivo, aunque a veces usaba tacones de acuerdo con la ocasión o el evento al que asistíamos”, dijo. 

Tres años y medio estuvo con esta agrupación, con quien grabó dos materiales discográficos Sueños y Bailarlo contigo. 
 

GITANA GLAMOROSA CON PELUCA 

Reaparece en 1997 con su primer disco como solista, Razones prohibidas mostrando un look gitano que incluía un tinte para el cabello color negro que con las luces irradiaba un tono azulado. 

Además llevaba su cabello rizado y se compró una peluca que utilizaba como extensión que le cubría la parte baja de su cabellera, lo que le hacía verse más largo. 

El concepto de su nueva imagen incluía un vestuario sensual, glamoroso, tonos oscuros, algunas veces vestidos largos y escotados. “Era como más formal, como de alfombra roja de Hollywood”, recuerda la artista entre risas. 

A la misma vez pasa de ser Ligia Barrios a Lya Barrioz, porque a la hora de escribirlo se miraba más estético, según la sugerencia de su amigo Piere Pierson, quien jugó un papel fundamental en su carrera como solista. 
 

A LO ELIZABETH TAYLOR

En todo este proceso, los ojos de Lya Barrioz también cambiaron de color. Sus ojos son de color café oscuro, pero desde 1990 utiliza lentes de contacto de color verde. 

“No los escogí pensando en la parte artística, la verdad es que tengo un hermano que no se parece nada a mí porque es blanco y ojos grises, entonces me los puse verdes para que al menos en los ojos nos pareciéramos”, dijo. 

De pronto sorprendió a sus fans con sus ojos color violeta a lo Elizabeth Taylor, para cuando sacó su disco como solista 

En la actualidad, Lya mantiene sus ojos verdes, un corte de cabello más casual, color de base chocolate con varias tonalidades claras y generalmente lo usa liso
 

----
Adelia Sandoval 
 

Durante el esperado encuentro boxístico entre el nicaragüense Ricardo “El Matador” Mayorga y Oscar de la Hoya, los espectadores de todo el mundo conocerán las notas de nuestro Himno Nacional a través de la voz de Lya Barrios, quien viajó hoy hasta esa ciudad para organizar toda la logística que requiere su presentación esa gran noche.

El espectáculo de primera calidad, a efectuarse este próximo 6 de abril, en la ciudad de Las Vegas, indiscutiblemente subrayará el nombre de Nicaragua desde el carácter deportivo. Las estrellas serán “El Matador” y Lya Barrios, quienes se han preparado muy bien, cada uno en su profesión.

“Es un evento muy importante para mí y para todos los nicaragüenses, porque no siempre se dan estas oportunidades de poner el nombre de Nicaragua tan alto. Aunque es normal que me sienta nerviosa no es la primera vez que siento esa presión. Me he preparado muy bien y estoy reservando lo mejor para esa noche”, comentó la cantante.

La carrera y la calidad como artista de Barrioz fue determinante para su selección, ya que el campeón, Mayorga, pidió a sus organizadores un cantante a su altura: “el rey de la noche”.

Apretada agenda
Se confirmó que Barrioz cumplirá una apretada agenda durante estos días como parte de la comitiva que estará acompañando al campeón durante todo el evento, incluyendo el pesaje de Mayorga.

La presentación de Lya Barrioz está patrocinada por Enitel, la Cámara de la Construcción (Cadur), Air Pak Wester Union, Casino del Sol, Crowne Plaza, Casa de Modas Emperatriz Urroz y Productos Estrella.

Héctor García, de Casinos del Sol, comentó que con la presentación de Barrioz esa noche se estarán viviendo dos nocaut en el ring. “Hemos hecho un esfuerzo para que Barrioz vaya y represente a Nicaragua como es debido. Todos sabemos que nuestros contrincantes se han lucido y esta vez queremos hacer lo mismo”, comentó.

La cantante y ahora actriz, en su nueva faceta con el estreno de la película “Brisa Nocturna”, grabada en Isla de Ometepe, dijo que 2006 es un año espectacular para ella, ya que, además de este evento, firmó una alianza con Enitel, para la presentación de conciertos exclusivos.

Emperatriz Urroz habló de los diseños del vestuario de Barrios, el que estará conformado de elementos muy representativos de su creación y que será muy acorde con el evento. “Barrios estará en un ring de boxeo, no podrá llevar un vestido elegante lleno de lentejuelas, pero sí estará muy equilibrado con la situación. Uno de los principales componentes que tendrá es el dibujo de un sol radiante que diseño Héctor García”, comentó Urroz.
 

Iván Díaz, representante de Cadur, también patrocinador, anunció que la cantante se estará presentando durante la Expo Habitat, feria de la vivienda que organiza anualmente.

 


 
 
 
 
index      index de Múseo Digital de la Música de Nicaragüa.



 
 
 
 
 
 
 

 

 
 

index 


 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
Mario Montenegro 
María Teresa Pérez | mperez@elnuevodiario.com.ni

Mario Montenegro. 

Mario Montenegro nació en 1952, es pintor, escritor y cantautor. Ha recibido importantes premios por su obra musical y poética. Además, ha publicado más de cinco libros infantiles, entre los que se destacan “De jazmines y ventanas” y “El caballito de palo”.

María López Vigil es escritora cubana-nicaragüense. “En Cuba está mi ombligo, allí aprendí a leer y a escribir, a contar cuentos y a escucharlos”, dice la autora de “Un güegüe me contó”.

“Creo que es por el aporte que he hecho a la literatura infantil en Nicaragua, yo con palabras, mi hermano Nivio con ilustraciones maravillosas, por lo que hoy me dan este reconocimiento, que agradezco tanto. Soy sólo una cuentista, soy la niña que fui y que siempre va conmigo”, agrega.

Él respira poesía. De sus poros emana un amor entrañable por la tierra que lo vio nacer, con especial ahínco en la infancia. Como artista lo caracteriza su atención sutil a cada detalle, sus palabras coordinan el esfuerzo exitoso después de 30 años consagrados a la música.

Con poco más de medio siglo de vida, el cantautor y poeta Mario Montenegro esta vez entrega a su público su quinta producción discográfica con una nueva propuesta temática: el amor romántico. Algo que antes no había explorado en sus trabajos.

Dividido en 12 canciones, los ritmos utilizados también son novedades en su carrera musical, pues se escucharán canciones al ritmo de bachata, trova, reggae, bossa y blues, entre otras.

“Es para mí un disco muy especial, porque presento canciones con un hilo poético diferente”, comenta Montenegro.

El disco lleva por nombre “Canciones de agua” y rima con el hecho de que Nicaragua es un país rodeado y bendecido con agua en abundancia.

Artistas invitados
En la producción se escuchan temas en los que Montenegro se acompaña con artistas como Salvador Cardenal, Lya Barrioz, Luis Enrique Mejía, Philip Montalbán, Ramón Mejía y Javier Urbina.

La armonía musical también contó con la participación de renombrados talentos como Andrés Sánchez, David Neal, Eduardo Araica, Erick Hernández, Edwin Rayo, Harold Tórrez, Iván Solís, Jeffrey Rubens, Larry Hemerson, Raymond Myers y Yáder Rivera. Además Arnulfo Oviedo (q.e.p.d) grabó y arregló seis temas.

Esta producción que a Montenegro le llevó dos años de trabajo, es un homenaje a su madre Paulina Brenes, sin obviar la presencia de su apreciado amigo Arnulfo Oviedo, quien le dejó algunos arreglos musicales como un entrañable recuerdo.
Detalles
El diseño del disco está combinado con pinturas de su propia inspiración, otra de las artes del “ángel de los niños”. La presentación oficial del disco será el próximo 11 de octubre en Ruta Maya, el concierto iniciará a partir de las 8 de la noche y el costo de la admisión será de 100 córdobas.

En esta ocasión el artista se acompañará por Francisco “Pancho” Cedeño, en el piano; José (Chepe) Fernández, en la percusión; José “Chepe” Centeno, en el bajo, y en la guitarra Julio Vásquez.
 


 

   Gustavo Leytón
Gisella Canales Ewest
revista@laprensa.com.ni 
¿Quién ha visto un espectáculo de Gustavo Leytón sin que le llame la atención las coreografías y vestuario de las bailarinas que lo acompañan?

Sin dudas, es casi imposible verlo en una presentación y no quedarse pasmado ante el derroche de erotismo que combina con el pegajoso ritmo de sus canciones. Esto lo hace sentirse orgulloso.

Este hombre de 44 años y originario de Managua cuenta que tanto el vestuario como las coreografías que usan las tres jóvenes que lo acompañan (Iveth Duarte, Wendy Vásquez y Guadalupe Juárez) son elaborados por él, y considera que éstos son, en gran parte, los responsables del éxito que ha logrado en poco más de dos años que lleva como solista.

Aunque por su estilo musical no parece muy apegado a las leyes divinas, Leytón asegura ser muy creyente y hasta es admirador de una religión, es más, el primer grupo musical al que perteneció era religioso. Se llamaba La Sangre de Cristo.

Leytón, que prácticamente se vio obligado a aventurarse como solista por problemas en el último grupo al que perteneció, cuenta que todo lo que hasta ahora ha logrado se debe a que todo lo que le pide a Dios, él se lo concede.

EL POLÉMICO SHOW

Pero, qué es lo que motiva a que el estilo de Leytón sea cantar y bailar rodeado de jóvenes con vestuarios provocativos y movimientos eróticos. Él explica que ese tipo de espectáculos “vende”, pero no vende a las muchachas como tal, sino que “vende la imagen sexy de la mujer, su belleza”.

“Los cantantes de reggaetón hacen morbosidades, yo sólo vendo la imagen bellísima de la mujer”, justifica.
 

Las críticas no han faltado. Cuenta el artista que incluso ha sido fuertemente criticado por el sector feminista, el cual lo ha tachado de que vende a las bailarinas.

“Mis muchachas son sanas, ellas adornan mi espectáculo y son profesionales y la gente ha ido aprendiendo eso”, se defiende.

Este artista acaba de lanzar al mercado su DVD Vamos a Bailarle al Santo, en el cual se muestra el mismo perfil musical. A pesar de las críticas y señalamientos, Leytón asegura que su show seguirá siendo igual, porque eso es lo que le gusta a la gente y así se ha ganado el cariño de la gente. 
 
 
 

index 


 
 
 
 
  Publio Bautista Díaz
violinista chinandegano 
Bautista Díaz fue integrante de la Orquesta Sinfónica de Nicaragua por más de 25 años y luego formó parte de una Orquesta de Cámara. 

Actualmente, a sus 81 años, (Agosto 2008),  es profesor de solfeo y música clásica. Este gran músico, además, tiene el mérito de mantener viva la tradición de la música sacra en su tierra natal y en León.

Publio Marcelo Bautista Díaz nació en Chinandega el 19 de febrero de 1927. Sus padres fueron Manuel Bautista y María Díaz, el mayor de seis hermanos. Se inicia en la música a los ocho años teniendo como maestro a su papá. A los 10 años comienza a ejecutar el violín en presentaciones al lado de su padre en iglesias, rezos, festividades religiosas y familiares. Continúa sus estudios para perfeccionar los conocimientos de la música clásica.

Se bachilleró bajo muchas limitaciones económicas en el colegio San José, siendo director Mons. J. Apolonio Andara, después se graduó de contador. En 1948 empezó a trabajar en la aduana; a pesar de su ocupación laboral siempre siguió ejecutando el violín en su tiempo libre. En 1956 comenzó a visitar los ensayos de la Orquesta Sinfónica de Nicaragua (integrada por 90 músicos) sin ser miembro aún. En 1957, el profesor Víctor Manuel Zúñiga, quien era el director en ese tiempo, después de solicitarle realizar una prueba y escucharlo, comprobó su calidad en la ejecución del violín y lo acogió como uno de sus miembros.

Publio pasó a ser parte de una de las más importantes orquestas de música clásica de Centroamérica hasta 1982, durante 25 años. Los ensayos eran realizados en la casa de la profesora Lolita Soriano, cerca del antiguo Palacio de Comunicaciones, después en la Colonia Dambach. Otros directores fueron José Santamaría, Humberto Urroz y Ernesto Rizo. De la Orquesta Sinfónica, Rizo organizó una Orquesta de Cámara integrada por 18 músicos, entre ellos P. Bautista, J. M. Blanco, R. Amaya, Prof. Roché (italiano), M. Ferreira (argentino).

Se desempeñó inicialmente como violinista y después fue invitado a ejecutar la viola; tuvo la oportunidad de ser amigo de otros violinistas como el maestro Julio M. Blanco, Francisco Fajardo, Rafael Paniagua, Rafael Amaya, Víctor Alvarado Fernández, Carlos Quintana; José Simó (contrabajo español, del grupo Churumbeles), Josías Sáenz (violoncelo), Sixto Cajina (violoncelo), Raúl Martínez (flauta), Ramón Rodríguez (oboe). Estos últimos, los más jóvenes de aquel entonces, actuales miembros de la Camerata Bach y algunos de los más destacados valores de la música nicaragüense contemporánea.

Publio Bautista es un hombre que ha gozado desde su niñez y ahora en su madurez, enseñando solfeo, música clásica y ejecutando el violín, entonando a los grandes compositores de todos los tiempos, como Bethoven, Mozart, Vivaldi, Strauss, además de diversas interpretaciones de la música nicaragüense popular y religiosa. Hizo, junto a sus compañeros, diversos arreglos y variadas interpretaciones.

Tuvo la oportunidad de estar presente en la inauguración del Teatro Nacional Rubén Darío, en diciembre de 1969, cuando la orquesta interpretó algunas magistrales sinfonías. Viajó por toda Nicaragua y varios lugares de Centroamérica como Guatemala, Honduras, Costa Rica, poniendo en alto la música nacional. Estuvo en diversas temporadas y conciertos bajo la dirección de grandes directores latinoamericanos y de otras nacionalidades.
 
 
 
 

index 


 
 
 
 

Erasmo José 
En esta temporada, el cantautor nicaragüense Erasmo José decidió gritar a todas luces que está enamorado, o al menos, eso deja entrever en su nuevo tema promocional “Mi amor es para ti”, que ya se empieza a escuchar en las radios locales. 

En esta ocasión, el intérprete recrea de una manera más fresca una canción de la autoría del compositor mexicano Daniel López, cuya versión original se conoció en nuestro país a mediados de los ochenta. 

Con este nuevo arreglo musical, Erasmo José completa su cuarto disco promocional a lo largo de estos últimos dos años. Su producción anterior “Canción del alma”, que contiene diez temas de su autoría, ha sido un gran éxito por lo que no duda que “Mi amor es para ti” también lo será. 

El lanzamiento oficial está programado para el próximo sábado 16 de noviembre a partir de las 8 de la noche, en el Centro Cultural Espiga Nueva, ubicado en el barrio Emir Cabezas, de León. Durante esa velada, el cantautor compartirá escenario con diferentes artistas locales, por lo que el público podrá disfrutar de un concierto repleto de música de los años setenta y ochenta. El valor de la entrada será de 15 córdobas por persona. 
 
 

index 


 
 

Norma Elizabeth Galo,

otro nombre de la solidaridad 
De la fe al combate, al arte y a la marimba
Edgard Barberena 
END - 16:41 - 13/06/2009

Nació en el seno de una familia de músicos y militantes de las Comunidades Cristianas de Base, luchó contra el somocismo desde una perspectiva cristiana, llegó a ser militante del FSLN, y ahora dirige la escuela de marimba “Flavio Galo” en el Hogar Zacarías Guerra.

Nos referimos a Norma Elizabeth Galo Montenegro, nacida en el barrio San Luis de Managua, el 27 de septiembre de 1960. Es la segunda hija de Norma del Socorro Montenegro Ortega y de Flavio Galo Toruño, quienes procrearon otros cinco hijos: Flavio Enrique, Cristóbal Antonio, Norman José, Francisco Javier y Leyla de los Ángeles. Ésta murió a los tres años de edad por un problema cardíaco, por lo que Elizabeth quedó como única hija.

Vive su niñez, adolescencia y juventud en la Colonia Nicarao. Hizo sus estudios de primaria y secundaria en el colegio Anexo de la Asunción del Barrio San Rafael (ahora Barrio Venezuela), y culminó el bachillerato y el Secretariado Comercial en el Instituto Nacional de Comercio “Manuel Olivares”.

Posteriormente cursa dos años de inglés en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.

Recibió de su madre la vocación del compromiso social y de la solidaridad, enmarcada en el espíritu y en la fe cristiana, que aprende en su familia y de las Comunidades Cristianas de la Parroquia San Pablo Apóstol, del sector oriental de Managua, donde domingo a domingo amenizaba, con su hermano Flavio, misas en: la Nicarao, barrio Ducualí, Las Jagüitas, Reparto Schick y barrio San Rafael (ahora Bo. Venezuela).

Acompañó musicalmente a Flavio en las celebraciones religiosas en otras parroquias de Managua con los sacerdotes Uriel Molina, Antonio Castro, Leopoldo Brenes, Rafael Aragón…m y en las liturgias televisadas en ese entonces oficiadas por el Arzobispo de Managua, monseñor Miguel Obando, y por monseñor Bosco Vivas. Además, en el Hogar “Zacarías Guerra”.
Divulgaron la misa campesina
Durante el régimen somocista participó en actividades religiosas ecuménicas con las iglesias Episcopal, Luterana y Evangélica. Elizabeth, su hermano Flavio y su familia divulgaron las Misas Nicaragüenses: la Misa Popular y la Misa Campesina, cantos folklóricos y testimoniales en los últimos rincones de los barrios orientales y occidentales de Managua, y en el resto de Nicaragua.

Desde los 8 años comenzó a participar hasta en seis misas todos los domingos, con su hermano mayo Flavio, quien fue para ella como una brújula que siempre le señalaba el “norte”. Quizás el destino llevó a Flavio a asumir responsabilidades que el padre de los Galo no pudo hacer, ya que fue un enfermo.

Elizabeth primero cantaba en las iglesias, pero Flavio le enseñó a tocar la guitarra. Después aprendió a utilizar la pandereta, y cuando su hermano hacía de requinto, ella ya había aprendido a acompañarlo con otra guitarra. Como vivían en la Nicarao, “nos involucramos con la Parroquia Santiago Apóstol (La Nicarao, la 14 de Septiembre, Ducualí, Reparto Schick y Las Jagüitas) y “así nos fuimos involucrando en la parte social”.
Cómo conoce a Carlos Mejía Godoy
En 1974, Flavio tenía 16 años y Elizabeth 14. Se integran el grupo político-cultural Gradas, conformado por artistas, poetas y pintores, liderado por la poetisa Rosario Murillo, y es aquí donde conoce al cantautor Carlos Mejía Godoy, con quien nace una gran amistad que ha perdurado hasta hoy.

A finales de 1978, Elizabeth y su familia estrechan amistad con el doctor Wilfredo Álvarez, de los Bisturices Armónicos, con Humberto Quintanilla y Raúl Martínez, miembros de Los Palacagüina, quienes les asesoran musicalmente.

Desde su perspectiva cristiana, Elizabeth participa activamente en 1979 en la lucha de liberación, trasladando armas y llevando correos a combatientes.

Aprendió primeros auxilios sin saber que eso lo iba a utilizar para atender a su hermano Norman (ahora residente en Alemania), quien fue herido de bala en la guerra de liberación, y luego, en los años 80, continúa con su canto testimonial y religioso en el Grupo Familia Galo liderado por su hermano Flavio.
Conoció el peligro durante el somocismo
Su entrega a la lucha por derrocar la dictadura de Somoza también implicó peligros que vivió en carne propia con la Guardia Nacional y la Oficina de Seguridad Nacional (OSN). Aclaró que ella nunca estuvo en combate, “porque nuestro involucramiento en la lucha de liberación fue en la perspectiva de la fe cristiana”.

Al triunfar la revolución de 1979, Elizabeth se involucra en las milicias populares, y siguió siempre con su hermano en el canto testimonial, los cantos de las misas, y “sin salirnos de la fe cristiana, porque creemos que ahí había un compromiso muy fuerte y social”.
Anécdotas
Sobre anécdotas en tiempos de la dinastía somocista, señala que en tres ocasiones “casi nos agarra la Guardia”. Recordó su participación en un operativo para rescatar de un centro hospitalario a un muchacho que le decían “El Gato” y que había sido baleado por la Guardia.

“Como en Nicaragua, todos estábamos involucrados en la lucha. Incluso en la misma familia había sandinistas y gente que estaba en la GN. Un par de veces, a mi hermano Flavio y a mí nos salvó Franklin Montenegro, alto oficial, porque éste era primo de mi mamá”.

“Por órdenes de él (Montenegro) no nos llevaron presos ni nos hicieron nada”, recuerda Elizabeth, quien le da Gracias a Dios de que ningún miembro de su familia muriera durante la guerra.

Su hermano, Norman, en 1979, fue baleado por la Guardia. El tiro de Garand le atravesó una pierna y le explotó en uno de sus testículos. Lo llevaron al Hospital “Manolo Morales”, donde lo custodió la GN, y “nosotros (la familia) montamos un operativo para sacarlo del hospital y llevarlo a la casa de Sofía Montenegro, hermana de Franklin, donde se recuperó”.
Cosas de la vida
Para Elizabeth y su familia, el 5 de junio tiene muchos significados que nunca olvidarán. En 1979 balean a su hermano Norman. Otro 5 de junio es el cumpleaños de su hermano Francisco, y el 5 de junio de 1994 fue el día que mataron a Flavio. “Para nosotros esas fechas son tres sentimientos encontrados”.

Al inicio de la guerra en los barrios orientales de Managua, Elizabeth estaba en la Nicarao, pero tuvo que moverse con su hermano Norman. Sus otros hermanos combatieron a la Guardia, entre ellos, Flavio, quien formó parte de la escuadra “José Ángel Benavides”. Su hermano menor, Francisco, no tuvo infancia, porque desde que estaba chavalito se metió a la guerra y ahí se hizo hombre.

Después del derrocamiento de la dictadura, Elizabeth trabajó en el Comité Regional del FSLN. Además, le tocó trabajar con Moisés Hassán, Samuel Santos, Dora María Téllez, y “seguir siempre en la parte cultural y en el trabajo con la comunidad”.

En los 90, contrajo matrimonio con Félix Jiménez, y procrea --en el año 2000-- a su hija Elisa María, y luego salen las giras nacionales e internacionales.

¿Cómo aparece la marimba?
Conocer a “Tun Tun”, Alfonso Flores, abrió otros sonidos hasta entonces no disponibles en la ejecutoria del grupo. Al morir Flavio, la familia Galo continuó llevando el nombre del hermano muerto, y una idea que al final lograron: abrir una escuela de marimba.

En 1996 Elizabeth le dio a fabricar dos marimbas a “Tun Tun”, una financiada por la familia Galo y la otra por el padre Stefani Renato, que había llegado del Japón, y así con dos instrumentos comenzó la Escuela “Flavio Galo” en la casa comunal de la Colonia Nicarao, con 12 alumnos, entre ellos Sara Campos Ortega, Alexander Largaespada, Carlos Luis Mejía, Ana Flores, Germán Enrique Mejía y Denise Bolaños, entre otros.

Como la cantidad de muchachos comenzó a interesarse por aprender a tocar el instrumento de origen africano, la escuela salió de la Nicarao, ya que “todos los domingos teníamos que estar sacando y metiendo de una bodeguita, las marimbas, y esto aburrió a los muchachos”.

Ahora la escuela se ubica en el Hogar “Zacarías Guerra”, y funciona con 24 marimbas de doble teclado, con 200 alumnos que se entrenan los sábados y domingos.
¿En qué circunstancias murió Flavio?
Dice Elizabeth que Flavio salió un domingo con su esposa, después de la misa de la Nicarao. Le encantaba comer asados. En El Crucero, cerca del Capri, había un restaurante donde había ese tipo de comida. Él se fue con su esposa a comer a ese lugar a eso de las 11 de la mañana.

Iba a ir el hermano menor de los Galo, Francisco, pero como era el día de su cumpleaños no fue, por lo que Flavio se fue con su esposa. Como el restaurante estaba cerrado, ellos se fueron a un mirador que hay cerca del lugar. Él y la esposa se bajaron de la camioneta para ir al mirador.

Estaba con su esposa cuando se escuchó un balazo que penetró en la humanidad de Flavio. Éste cayó, mientras el hombre que disparó salió “como de la nada” y quiso abusar de la cuñada de Elizabeth.

La esposa, al ver a su marido mortalmente herido, tomó la camioneta de Flavio y salió en busca de la Policía. Cuando los agentes llegaron “mi hermano estaba muerto y desnudo, porque le robaron todo lo que tenía”, dijo Elizabeth, quien llamó la atención de que sobre el asesinato de su hermano se tejieron muchas historias, donde “quisieron involucrar a mi cuñada, ya que él era una persona semipública”.

La Policía investigó a la cuñada, y después llegó a conclusión de que un sicópata y delincuente fue el que lo mató, para robarle lo que tenía. A los seis meses del crimen, la Policía detuvo al autor, y cuando se conoció la identidad del asesino, se supo de dos asesinatos más que había cometido.

En el 15 aniversario de la muerte de Flavio, durante una misa que se hizo en el “Zacarías Guerra”, el cantautor Carlos Mejía Godoy estrenó una canción que le dedicó al hombre, alma de lo que fue la agrupación musical familiar que se conoció como “Los Galos”. 
 
 
 

index 


 

 César Andrade 
—Frank Cortez—
 
 
 
 
 

A inicios de la década del sesenta llegó a nuestro país el joven de nacionalidad colombiana César Andrade. En esa misma época apareció el contagiante género musical del Twist en Nicaragua, ritmo musical que interpretaba magistralmente el moreno Chuby Checker. 
Colombiano de nacimiento y nica de corazón 

Fue una época en que se pusieron de moda las zapatillas de cuero con elástico a los lados que elegantemente lucían los jóvenes de aquella década inolvidable, esa moda la impuso Chuby Checker, quien más tarde sería bautizado como: el Rey del Twist. 

Pero antes de eso, en los inicios del 50 había nacido el Rock and Roll, ritmo musical que llegó para quedarse, pues desde entonces se ha mantenido arrollando a la juventud y penetrando de lleno en la nueva generación de rockeros. 

Esta reseña histórica la hacemos por motivos de que el personaje al que nos vamos a referir en esta ocasión, lo conocimos a inicios de la década del 60 cerca del Cine Darío, en casa de una de nuestra grandes leyendas musicales de los años sesenta: doña Adilia Méndez. 

En la casa de doña Adilia Méndez, ubicada en el Barrio Darío de la vieja Managua, ensayaban Los Solistas del Terraza, una de las agrupaciones musicales que surgió al ritmo del cha, cha, chá, la cumbia, el bolero, el mambo y muchos otros ritmos más que estaban de moda en ese entonces. 

Qué lástima que nuestra juventud hoy en día no pueda disfrutar de las canciones que nos dejaron grabadas en disco de acetato Los Solistas del Terraza, para que se den una idea de la calidad artística que tenían nuestros valores musicales de aquella época. 

En abril de 1941, nació en Barranquilla, Colombia, Andrés César Andrade Escobar, quien desde su infancia fue "picoteado" por ese gusanito artístico que trae todo ser humano al nacer, al extremo que tuvo que dejar sus estudios para dedicarse de lleno al canto y a la música. 

SUS PRIMEROS CONTACTOS 

César Andrade llegó a Nicaragua cuando la compañía en la que laboraba aceptó venir para hacer una serie de presentaciones artísticas, las que el barranquillero recuerda treinta y seis años después como que hubiera sido ayer. 

La empresa artística en la que trabajaba en ese entonces era la Compañía Bikini Girl, que entre sus números artísticos contaba con bailarines, cómicos, tríos y hasta un mago que tenía como costumbre invitar a uno de los presentes, al que le ponía un sombrero sin nada y cuando se lo quitaba de su cabeza saltaba un gran conejo. 

Fue durante esa gira que Andrade decidió quedarse aquí. En ese entonces tenía 22 años de edad y dos de haber abandonado sus estudios para dedicarse a tiempo completo a la farándula. 

Ya radicado en Nicaragua, César realizó sus primeros contactos con algunos músicos nacionales, entre ellos el maestro Raúl Traña Ocampo, uno de los grandes de la época de los zapatos combinados. 

Con Raúl Traña Ocampo, César hizo una gran amistad y trabajó durante largo tiempo. Posteriormente se separó de Traña Ocampo y empezó a trabajar con "La Sonora Tropical", que era dirigida por Enrique Téllez y Sharlie Roob, ambos artistas ya fallecidos. 

Tiempos después el colombiano de nacimiento, pero nicaragüense de corazón, apareció trabajando con el maestro del teclado don Tránsito Gutiérrez en varios centros de la vieja Managua como El Kalara y el Ron-Ron, por mencionar algunos. 

César grabó sus primeros temas musicales con Los Solistas del Terraza, cuando éstos ensayaban en la casa de doña Adilia Méndez. 

Los primeros dos temas musicales del barranquillero con dicha agrupación fueron "Luna de Miel en Pochomil" y "Mi Novia Granadina", ambas composiciones de don William Bandeck. Las grabaciones fueron hechas en la década del 60. 

COMPITIENDO CON LOS GRANDES 

Esos dos temas musicales inolvidables estuvieron en esa época sonando al cien, compitiendo en la década del 60 con grandes éxitos musicales interpretados por orquestas, mariachis y grupos musicales muy buenos como La Sonora Matancera, Pedro Infante, Jorge Negrete y Los Beatles. 

Los éxitos en aquella época sonaban con mucha frecuencia en las emisoras del país, y en los centros nocturnos, bares y restaurantes usted podía echarle una moneda de veinticinco centavos de córdobas (un chelín) a las rockonolas y escuchar "Luna de Miel en Pochomil" y "Mi Novia Granadina". 

Otros temas musicales que César grabó en la década del 70 fueron Corrido a Matagalpa, el Himno del Campeonato Mundial de Béisbol 1972 y Alforja Campesina, que fue grabada a ritmo de cumbia con el respaldo musical de Charlie Roob (q.e.p.d). 

Luego vino un rápido impasse en la vida musical de César, al enamorarse de una linda joven nicaragüense, con quien meses después unió su vida. En la actualidad don César Andrade ha procreado seis hijos con su media naranja. 

Don César nos dijo que "el cariño que tengo por Nicaragua es igual al que le tengo a la Patria que me vio nacer". 

"Yo me hice nicaragüense cuando en este hermoso país encontré mi colcha -su esposa-, a la que ustedes los nicas suelen decir "la horma de mi zapato", con la que habito en Residencial Las Mercedes", indicó el barranquillero. 

César Andrade tiene 36 años de estar metido en el mundo de la farándula. "No tengo enemigos, sólo amigos y tampoco tengo color político. Lo que siempre quise alcanzar creo que a esta edad ya no lo voy a poder lograr, ya que para poder alcanzarlo tendría que salir de Nicaragua y eso no puede ser", manifestó. 

Lo que él quiso siempre fue grabar las canciones, pero a su manera y a estas alturas en que está por terminar este milenio, se ve muy difícil. 

SUEÑA CON GRABAR UN CD 

"En Nicaragua no hay un estudio de grabación como en la época de los 60 o en la década del 80, que vos grababas y ellos se encargaban de vender los discos con la música que nosotros producíamos y la gente los compraba. Pero después de esas dos etapas señaladas, lo que estamos viendo son estudios de grabación en manos de particulares, donde los dueños te cobran grandes sumas de dinero", manifestó el popular vocalista. 

Pero con todo y eso César todavía alberga la esperanza de que tal vez antes que concluya este año grabe un Disco Compacto con don Tránsito Gutiérrez. 

César Andrade se ha dado el lujo de trabajar con los mejores músicos, grupos y orquestas de Nicaragua y no se jacta. También ha compartido escenario con artistas de renombre internacional como Libertad Lamarque y Toña La Negra, en el Cine González en 1963. 

Otros artistas con los que el barranquillero compartió escenario en 1965 fueron Marco Antonio Muñíz, en 1967 con la gran Olga Guillot, Paco Michel y Los Tres Ases, hasta encontrarse con el "Bachiller" José María Peñaranda, en el Munich de la Avenida Roosevelt, de quien César es un gran amigo. 

Actualmente, César canta en el Café Concert Luz y Sombra, donde lo acompaña el grupo musical Remembranzas, alternando con otros artistas nacionales como don Carlos Ramírez Krüger y don Adolfo Obando. 

Semanalmente este gran intérprete de la canción se presenta los viernes y sábado desde las nueve y media de la noche hasta el amanecer. Si usted quiere recordar momentos inolvidables del ayer, en Luz y Sombra lo puede hacer con la voz romántica de César Andrade. 
 
 
 
 

index 


 
 
 
 
 
 

 
 

index 


 
 


Ramón Rodríguez,
Director de la Camerata Bach, nos cuenta cómo llegó a la música Clásica...

Nací en Jinotega, hijo con mucho orgullo de una de las familias más pobres de “la ciudad de las brumas”. Parte de mi experiencia como trabajador infantil que fui para ayudar a mantener mi hogar fue la de voceador de periódicos por la tarde y entregarlos, en las casa más adineradas y en ellas casi siempre escuchaba lo que mucho después supe era música clásica y me fui enamorando de ella, de tanto oirla me sabía muchas melodías de oídos que después entendí que eran de Sebastián Bach. La gente piensa que yo le puse Camerata Bach porque estudié en Alemania. Más que todo ha sido mucha coincidencia con la música de Bach en mi niñez, mezclada con mis estudios profesionales en Alemania y la influencia grande que ha tenido en mi carrera este país. Después vino el terremoto y parte de la escuela de Música que había en Managua en la Mansión Teodolinda se fue para Jinotega y comenzaron a dar clases de música.

El instrumento que me asignaron fue el Oboe, así me volví a encontrar con esa música que oía de niño y me fascinaba. Me di cuenta que era de un músico Alemán, llamado Juan Sebastian Bach, suyas fueron las primeras piezas que me aprendí. Fui integrando diferentes bandas de música,  habían tres niveles de escolaridad: principiantes, medios y avanzados. Ese grupo de entusiastas niños con mucho talento, comenzamos a escalar niveles más profesionales dentro de la música. En  76  obtuve una beca del Banco Central para venir a hacer estudios a Managua, en la Colonia Dambach que había sido regalada exclusivamente para esos fines, no para los que la quieren usar ahora, donada mediante Decreto de esa época para fines culturales. Fui uno de los primeros estudiantes de música que llegó a esa Colonia hace 25 años. En el 76 en Nicaragua se venía gestando una organización musical muy fuerte, para mí la más importante, cuando el Banco Central daba bastante plata para la orquesta, y contrataban profesores europeos y norteamericanos, para darnos clases. Comencé a estudiar el Oboe por recomendación de los maestros, nos iban ubicando en instrumentos interesantes o que no existían en el pais. 

Desde el 76 se dio la guerra de liberacion y me fui como combatiente popular de 15 años a la clandestinidad, consideraba que era un reto y deber de todos los jóvenes. No me averguenza decirlo, lo hice como joven revolucionario que soñaba con justicia y libertad. Participé en el repliegue, a los 15 años y en la toma de Masaya. Después de la guerra, entré a Managua el 22 de julio del 79. Luego del triunfo estuve un mes en el ejército

¿Ramón, qué ocurre con la Orquesta Nacional, cómo se reconstruye?

Me visitó un amigo músico y me expuso la idea de reconstruir y organizar de nuevo la Orquesta, ya con músicos nicas. En 1978 gran parte de esos músicos se habían ido, porque había mucha tensión política y por la guerra, muchos de los maestros se fueron, entre ellos el mío. Me tocó desde ese año tener una responsabilidad muy seria en la Orquesta. El Oboe es un instrumento delicado y dificil, que en cualquier parte del mundo es muy respetado. Iimaginese a la edad de 15, 16 años, tener una  responsabilidad en la orquesta era muy impresionante, no solamente para mí, sino para Max Abarca, Raúl Martínez, Francisco Jarquín, Nelson Gutiérrez, Freddy Ubeda, Abner Muñoz, todos somos de esa época. Nicaragua ha producido muy buenos músicos. Nuestra generación ha sido una de las más pujantes. 

Cuando se acabó la guerra hicimos como pudimos la orquesta nacional. En el 80 el gobierno sandinista se preocupó mucho por la cultura y comenzó, como habían muchos jóvenes en música, a buscar opciones en otros países, se buscaron becas, las dio desinteresadamente Cuba. Realmente nosotros no habíamos completado ningún tipo de estudio, no teníamos ningún pénsum académico, sino que habíamos hecho Bach. Nuestra educación tenía muchas carencias que no eran culpa nuestra. No podíamos ir a México, ni Costa Rica porque exigían requisitos que no cumplíamos. Cuba dijo mándenlos así, que aquí le haremos una nivelación. Nos fuimos 15 muchachos a estudiar música, otros a baile y a otras disciplinas artísticas. 

Estuve cuatro años en Cuba junto con Max y otros músicos, donde obtuvimos un bachillerato en música. Después de mis estudios en la Habana, vine a trabajar a Nicaragua cinco años. Me incorporé a la Orquesta Nacional. Siempre anhelaba estudiar en Europa y por supuesto en Alemania. Comenzamos con Doña Socorro Bonilla Castellón a buscar becas. Tocamos las puertas de las Embajadas de Francia y Alemania, no dan becas de pre grado, sólo de post-grado. 

Qué consiguieron al fin, Maestro Rodriguez?

Un instrumento que nos fue donado, después de diez años, no era el más profesional, pero nos sirvio. En esa época en Alemania y Bulgaria, se iniciaba con estudios de pre grado en cualquier universidad. Los países capitalistas sólo ofrecian post-grado. Hubieron convenios con la RDA y Rusia. Me ofrecieron Checoslovaquia, esperé y de repente vinieron las de Alemania Oriental y de cinco becas para música, por diversos problemas, al final solo viajé yo. Estuve cinco años. Un año de idioma y después la  carrera de música. Obtuve la licenciatura en Oboe. Mi título es músico de orquesta y solista. 

Maestro Rodríguez, en qué año regresó a Nicaragua?

En el 93. Lo interesante fue que Alemania siguió siendo en mi vida como una referencia, como las cosas que se logran, cuando uno tiene interés en llegar a una meta. Desde 1992 yo venía muy frecuentemente a Nicaragua. Fui de los becados privilegiados en ese sentido, porque estudiando allá vine ocho veces, venía a tocar, conseguía boletos con gente que me auspiciaban, que venían a hacer cursos, conciertos. En eso de los viajes, quisimos hacer algo diferente en Nicaragua. 

¿Cuándo nace la Camerata, quiénes la integran, a que se debe el desarrollo vertiginoso y formidable que ha tenido? Porque verdaderamente, Ramón, se dice que en Nicaragua no tenemos una cultura musical, que no conocemos la música clásica y la verdad es que ustedes han sobrepasado cualquier expectativa, la gente adora su música!

Gracias Ximena. La Camerata se fundó el 21 de marzo de 1992, tenía sus antecedentes. Habíamos hecho mucha música de cámara, junto con Raúl Martínez y otros amigos. Tocamos en obras de teatro para niños, musicalizadas por Raúl, con doña Socorro Bonilla. Oficialmente se constituyó en 1992, usted sabe que cuando se crea algo nuevo se apunta mucha gente luego no todas perseveran. La integramos con Raúl Martínez, Luis Chamorro, Ramón Rodríguez, etc. a varias personas les gustó el proyecto, como toda institución cultural se va depurando y teniendo nuevos elementos. Al inicio nosotros meramente éramos un grupo de música barroca. A todos nos gusta y  une este estilo,  del cual hemos hecho muchos estudios sólidos.  De repente empezamos a sentir la necesidad de rescatar la música nicaragüense, ya que nadie lo iba a hacer por nosotros. En este proyecto hemos sido apoyados por muchas instituciones y Organismos Internacionales como ASDI.

Hemos aprovechado cada ayuda, cada patrocinio, cada centavo, en función de desplegar nuestro arte hacia todo tipo de público. La Camerata ha despertado cierto celo en la Orquesta Nacional.   No debería darse esta situación, porque la Orquesta es una institución mucho más grande, que está en formación y no es compatible con lo que hacemos. La música de Cámara siempre fue pensada para pequeño público. Con mi celular y con el teléfono de mi casa he logrado traer a 70, 80 músicos a Nicaragua, hay instituciones que tienen millones en presupuesto y 240 personas laborando y no hacen nada parecido a lo que nosotros hacemos. La Camerata por suerte le gusta al 99% de la población. Hay algunas personas que creen que solo le tocamos a los ricos. Usted Ximena nos conoce y se da cuenta que nosotros estamos llenos de nobleza. Hacemos muchos conciertos al año didácticos, también para niños pobres, hospitales, hacemos muchas presentaciones de solidaridad, para causas benéficas, no trabajamos sólo por dinero. La gente debe entender que un músico vive de su arte, pero nosotros somos desprendidos y solidarios. Tenemos proyectos con las damas diplomáticas, de hacer presentaciones para obras sociales. Lo que percibimos es simbólico, esto nos llena de satisfacción. Sentimos que tenemos la obligación y la necesidad de rescatar nuestra música. A través de esa mezcla de música clásica, música nica y latinoamericana, nuestros programas se han venido depurando, hemos crecido mucho en repertorio y nuestra música ha alimentado el alma de muchas personas. Hemos viajado a Jinotega, al Viejo, Chichigalpa, Boaco, Camoapa, Rivas, Masaya, Granada, Matagalpa, solo nos falta la Costa Atlántica, nos gustaría ir. 

Cuál es su mensaje, Maestro Ramón Rodríguez para los jóvenes músicos nicaragüenses que están recién despertando  a la maravilla de los sonidos de viento, de la música clásica...

Pienso que el caso de nosotros es un ejemplo a seguir, porque somos lo que somos por la perseverancia. Por la pasión que sentimos por la música. No hay que desanimarse. Nosotros quisiéramos que el arte y la música tuvieran un verdadero apoyo. No estamos contentos con lo que pasa con la música en Nicaragua, porque se puede dar y hacer más por ella. Humildemente creemos que hemos contribuido a que día a día se vaya respetando más al músico. Nos sentimos sumamente contentos de dignificar el trabajo del músico en la Camerata, que hoy por hoy es uno de los grupos que mejor paga, aún cuando no tenemos un patrocinio permanente ni del Estado, tenemos algunos beneficios para los muchachos. Todos nos sentimos bien, conseguimos asesoría del exterior y gracias a nuestros contactos, tres veces al año viene un especialista en música de cámara a darnos cursos. Logramos cuerdas para los instrumentos, hacemos prestamos para adquirirlos, damos solución a los problemas de los integrantes. Creo que los artistas y los músicos que no son músicos clásicos, han notado que nosotros si somos de palabra y lo que prometemos lo hacemos. Para nosotros no existe la informalidad, ni las cosas que no se pueden hacer. Nuestra meta es ser y hacer mejores cosas para nuestro país. Después de ocho años nuestra labor ha sido tres festivales internacionales de música de cámara, que han reunido como alrededor de 20,000 personas. 

Deseo agregar Ximena Cecilia, que estamos felices en la Camerata de celebrar el VI Aniversario de Páginas Verdes y su cumpleaños y su santo, precisamente el día internacional de los músicos, así que estaremos muy contentos de acompañarla en el Palacio Nacional de la Cultura, el lunes 22 de noviembre a las 7 p.m. como un modesto homenaje a sus seis años de formidable labor educativa por crear una cultura de paz en Nicaragua. Mil felicidades y a celebrar estos importantes acontecimientos el 22! 
 
 

Entrevistó: Ximena Ramírez González. 
 
 
 

index 


 
 
 
 
 
 

 
 

index