Colecciones manfut.org ++++++++ Bienvenidos.. Nicaragua en cada lugar... Algo Especial..++++++++ Museos de Nicaragua

MUJERES DE NICARAGUA

PAGINA  1   PAGINA  2


 

 Comisionada Eva Sacasa y el rol de las damas uniformadas

Cómo se hace una "mujer policía"
* Abriéndose paso entre prejuicios y censuras machistas
* Vicisitudes de una interna donde es prohibido enamorarse
* Se abandona la educación del miedo para enfrentar retos
HCombinando los dos papeles más difíciles del mundo: ser madre y policía 
 

—Wendy Mercedes Quintero Chávez—
Managua
 

 
  La madre nicaragüense también es policía. Hoy ellas buscan igualdad de oportunidad, superación profesional o un medio de sustento.(Jairo Cajina Rojas) 

Parir hijos y criarlos ha sido por muchos años el papel de la mujer en la sociedad. La especie humana con los cambios modernos ve hoy a una mujer que se desempeña en otros roles, asignados históricamente a los hombres. 
Es el caso de las mujeres en la Policía Nacional (PN). Donde unas son policías por convicción y otras por que es el lugar donde han encontrado un empleo. La mujer policía busca abrirse espacios en puestos altos para equilibrar las relaciones de poder, sin embargo la gran mayoría se acomoda en puestos administrativos. 

Para la Comisionada Eva Sacasa, el trabajo de la mujer policía es un reto, aunque en algunos casos las mujeres no aceptan cargos altos por la gran responsabilidad que conllevan. «Hemos sido educadas con miedo, no estamos consciente de lo que representamos por la misma cultura en que vivimos», agregó la comisionada Sacasa, quien dirige el Consejo de Género de la Policía Nacional. 

La institución policial se dio a la tarea de redefinir su papel en la sociedad y entre los puntos de análisis se tocó el tema de la mujer creando el Consejo de Género en 1990 para tratar de sensibilizar a la estructura proclamando las mujeres la necesidad de equidad sobre todo en la promoción y puestos altos. 

Ante la necesidad de democratizar las relaciones internas de la institución, el Consejo de Género estudia, analiza, y propone cambios para crear oportunidades para que en la PN la mujeres no sólo sean garantes de la seguridad ciudadana en general sino de sus propios derechos. 

El Consejo ha elaborado textos de enseñanza de derechos humanos, de Género y un acápite especial para la niñez y adolescencia para los y las policías en formación en la Academia Walter Mendoza. Además organiza cursos y charlas internas para las y los efectivos que trabajan en los diferentes territorios. 

LAS MUJERES POLICIAS 

La integración de las mujeres en la PN ocurrió en 1979 con la Revolución Popular Sandinista cuando se creó una nueva policía integrada por un gran número de mujeres de diferentes niveles sociales, económicos, que participaron activamente en las luchas armadas y política. Un año después se organizó la primera campaña de mujeres reguladoras de Tránsito llamada «Floriela Toruño», formada por cien policías de edades entre 15 y 20 años. 

En esa época las mujeres participaron en casi todas las áreas de la Institución, en operaciones, investigación, administración, e incluso otras se movilizaron a las zonas de guerra. En 1986 se produjeron grandes bajas de mujeres policías como consecuencia de la crisis económica que vivía el país. 

Muchas tuvieron que decidir entre su trabajo público y los deberes del hogar. Según la Comisionada General Eva Sacasa «la institución no tenía una política destinada a ayudar a la mujer, no había una claridad de la necesidad de apoyar. 

Las mujeres por sus problemas familiares en la mayoría de los casos se fueron o se pasaron al área administrativa». 

En 1987 con el cierre temporal de la Academia de Policía se creó una diferencia porcentual entre las y los efectivos policiales. Las bajas de las mujeres eran en aquel entonces del 82 por ciento. Aunque en algunos casos las policías eran transferidas a otras estructuras del estado. 

Así como en la década de los ’80 se dio una alta participación y conciencia de la mujer en la policía, se perdieron los espacios alcanzados y no se realizaron estudios acerca del trabajo de las mujeres en la institución. La igualdad hombre-mujer era una igualdad en deberes pero no en derechos. 

En 1990 la PN redefinió su papel ante la sociedad creando nuevos espacios para la reivindicación de las mujeres. Ejemplo claro es la creación del Consejo de Género que busca crear el cambio necesario para transformar a la PN. 

El estímulo llega a las 1271 mujeres que forman parte de La Policía Nacional en un proceso lento por falta de presupuesto para el desarrollo del Consejo y de conciencia por parte de las mismas mujeres policías que cómodamente ocupan más los cargos administrativos que operativos. 

UNA NUEVA GENERACION 

Esa es la vieja generación. La nueva trae consigo las ganas de superación y profesionalización que da la opción de entrar a la Academia y ser una mujer policía. La mayoría de las jóvenes ingresan a la escuela por razones económicas argumentando que es la única alternativa de trabajo que encontraron y con grandes temores y prejuicios hasta que la vida interna y la convivencia en la Academia les hace cambiar. 

EL EJEMPLO DE KARLA 

En la Academia el trato «es igual que al de los varones, desempeño las mismas funciones que ellos. En primer año se me hacia difícil practicar defensa personal con ellos por que nunca había peleado con nadie. Les decía hay no, dejame que me va a doler y me contestaban que me iban a dar más duro. Ahora llevo el quinto semestre de defensa personal y hoy en día ya no me da miedo, me ponen al más grande o al más chiquito y yo lo veo igual». 

Para Karla de los Angeles Calderón Sáenz, los dos años y medio que ha pasado en la Academia de Policía Walter Mendoza son los mejores de su vida. Ella no se arrepiente de haber optado a la difícil tarea de estudiar para ser una Mujer Policía. 

Cuando ingresó a la Academia fue «por que tenía curiosidad» y por una tía de ella que, también es policía, le comentó del curso. En aquel tiempo Karla viajó de Rivas a Managua contando con 16 años. Ella era ya una bachiller. 

En la Academia de Policía Walter Mendoza se imparten tres niveles para optar a la carrera policíaca. El primero es el Básico donde en cuatro meses se puede ser policía y ganar un salario. El segundo es el de Sub Oficial que dura ocho meses y el último de tres años es el de Cadetes. 

La Capitana Celina Guzmán, profesora de Criminalística y guía de las 66 jóvenes que forman parte de la escuela de policías, dice que la capacitación para las mujeres es igual que la de los hombres, la diferencia es sólo en la prueba al ingresar. 

La realidad es que para ser policía sólo se necesita presentar partida de nacimiento, certificado de estudios (sexto grado aprobado como mínimo para el curso Básico), de salud, tres cartas de recomendación, cuatro fotos, tener entre 18 y 22 años, medir 1.60 para los hombres y 1.50 para las mujeres. 

En la actualidad las estudiantes duermen en tres nuevas galeras equipadas con abanicos, baños con espejos, literas más grandes y guardarropas individuales entre otras cosas. La capitana Guzmán explicó que todas estas comodidades son gracias a donaciones de grupos cooperantes como ASDI que donó dinero para que se restauraran unas galeras y se construyeran otras. Según la capitana también se realizan reformas a las galeras de los hombres. 

UNA VIDA DE INTERNA 

La vida en la Escuela de Policías es muy dinámica aunque al inicio es duro adaptarse a la idea de estar interna. Las reglas son parejas para todos los y las internas de la escuela, sobre todo no podés tener novio o novia dentro por que incurrís en una sanción o hasta te pueden expulsar. 

Según Karla el reglamento es «estricto con el trato a los varones» pero en general tenés que levantarte a las 5 de la mañana al calentamiento matutino, seguir con el aseo personal, el desayuno, la formación y recibir las clases de 8 a 4 de la tarde para luego realizar limpieza en tu área asignada o el auto estudio con las y los compañeros. 

Además de rendir en las clases y tener un excelente comportamiento debes de cuidar la obediencia y tu aspecto. El uniforme limpio, planchado, las botas bien lustradas, y dar el saludo de cortesía a los jefes y capitanes. 

SER O NO SER POLICIA 

Para la cadete Calderón el trato con sus compañeros es buenísimo. Ellos la respetan y la han impulsado mucho sobre todo en segundo año cuando se quedó sin ninguna compañera de clase, «me quería ir, y les dije muchachos me voy, no aguanto estar sola, pero ellos me dijeron que no aquí tenés a 31 que te vamos a apoyar» y fue que aguantó un mes y luego todo el año. Lo que más le emociona a ella y sus compañeros es que va a ser la primera mujer Cadete que saldrá graduada de la Academia. 

Los años que ha pasado interna la Cadete Calderón ha visto desfilar a muchas jóvenes que no aguantan la Reglas y se van «por que son madres solteras y tienen problemas con sus hijos». Según la Capitana Guzmán existen tres razones fuertes para que se salgan de la academia. En principio la presión de la familia y los hijos, segundo los novios o compañeros de vida que presionan y por último la indisciplina y desobediencia al reglamento. 

MAMA Y POLICIA 

En este sentido, la Policía de Línea Jaqueline Cardoza de 23 años, y madre ha estado por dos años en la Academia de Policía. Ingresó en un inicio como secretaria a la policía de Puerto Cabezas por que fue el primer trabajo que encontró, según ella le gustó la vida de policía y sus jefes la mandaron para que se especializara. 

La vida de una madre policía es difícil sobre todo cuando extrañas a tu hijo, cuenta Jaqueline. Pero si tenés vocación y estás clara de lo que significa ser policía seguís adelante y aguantás todo. Ella dice que aunque está estudiando recibe su salario lo que la ayuda a mantenerse y ayudar a su hijo. 

La vida no será tan fácil cuando salgan de la Academia y trabajen en los diferentes territorios. Estas mujeres están conscientes de su papel y no se amedrentan. La cadete Calderón desea trabajar en el área operativa secreta, ella saldrá con los conocimientos necesarios para investigar crímenes por ejemplo. Jaquelin igual desea llegar a ser una cadete y Paola ser la jefa de Sector, de una estación de policía. 

La Comisionada Sacasa dice que la institución policial quiere que para el año 2000 por lo menos el 25 por ciento de La Policía sean mujeres, quizá lo logren si ofrecen la carrera con mayores oportunidades para que las y los jóvenes trabajen y tengan la igualdad de que tanto hablan. 
 
 
 
 
 
 
 
 

 


 
 
 
 
10 de diciembre de 2010
| END 

artista y mujer de temple
Socorro Bonilla Castellón:
Jorge Eduardo Arellano | Opinión
El Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica se sumó a los homenajes póstumos consagrados a Socorro Bonilla Castellón, fallecida el pasado miércoles primero de diciembre. El día jueves 2, en la Universidad del Valle —de la que ella fue rectora fundacional— intervenimos René González Mejía, presidente del INCH, y el suscrito, ex presidente. René, en su lectura de respectivo acuerdo de pésame, recordó que Socorro había ejercido veinte años los siguientes cargos en la junta directiva nacional: vocal, tesorera, secretaria de relaciones internacionales, secretaria de vinculación universitaria y vicepresidenta.

Por mi parte, inicié la semblanza de su personalidad anotando que fue una de las primeras becarias del INCH, graduándose en la Real Escuela Superior de Arte Dramático y obteniendo diploma en la Cátedra Tirso Molina de Madrid, aparte de realizar curso intensivo de periodismo en Santander y de interpretar en tres escenarios madrileños —el propio Instituto de Cultura Hispánica, el Colegio Mayor Guadalupe y la Casa del Brasil— Antes del desayuno, monólogo de Eugenio O’Neill.

De acuerdo con una crítica de la revista Cuadernos Hispanoamericanos, Socorro “puso en pie un personaje tan vivo y variado como la señora Rowland, en la que se mezclan los sentimientos más variados: los celos, e l cansancio, el sarcasmo, el horror, la ternura y el amor… Lo hizo acertadamente, manteniendo la emoción con una contención interior y una intensidad hacia dentro que evitó todo peligro de melodrama. Quizá lo más significativo en ella sea su ademán y su gesto, breve, siempre ceñido, pero cabal”.

Lo mismo lograría, años después, en otro montaje —ahora en Managua, auspiciado por el INCH y dirigido por Alberto Ycaza— de Antes del desayuno. Para entonces, la joven masatepina —que había egresado de la Escuela Normal Central de Señoritas, bajo la dirección de la gran educadora y pionera del feminismo Josefa Toledo de Aguerri— era ya artista entregada intensamente a su vocación. Tras estudiar Secretario Ejecutivo, también se había inclinado por el arte declamatorio y el teatro. Así en 1960 formaba parte de alumnas del Teatro Experimental de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Allí tuvo la oportunidad de ser dirigida por Adán Castillo, nicaragüense (en la obra En un burro tres baturros), Ricardo Quinteros, argentino (en Las manos son inocentes de José López Rubio), Tacho Sánchez, chileno (en Monserrat de Enmanuel Robles) y Franco Cerutti (en El Malentendido de Albert Camus).

Igualmente, en 1961 se hizo acreedora del premio “Güegüense de Oro” como la actriz joven más promisoria y mereció este elogio de Rodrigo Peñalba, director de la Escuela: “Socorro Bonilla es alma y nervio de nuestra agrupación; activa, ordenada, sensitiva, organizadora a la vez. Justo es un aplauso para ella y el agradecimiento de todos los que sabemos lo que vale”.

Más aún: a su regreso de España, había fundado el 13 de mayo de 1965 —hace 45 años— el grupo Comedia Nacional de Nicaragua, el más cohesionado y duradero de los surgidos durante la década de los sesenta. He aquí los amigos y a amigas de Socorro que la acompañaron en la constitución de dicho grupo: el periodista Gabry Rivas, el narrador Adolfo Calero Orozco, el actor Mamerto Martínez, el abogado Manuel Monterrey Solórzano, el político y también abogado Pedro J. Quintanilla, el coronel Jorge Granera, José María Falla, la actriz Blanca Amador, Esperanza B. de Morales, Carmen Centeno Gómez, Sofía Solórzano de Ocón y Joyce de Pérez.

El lema de la Comedia Nacional era: luchar por la cultura teatral y por la subsistencia del actor nacional. Y esta afanosa lucha la mantuvo a lo largo de casi toda su existencia con entusiasmo creador y temple admirable de mujer. Más de medio centenar fueron las obras dramáticas en que participó como directora, productora o actriz. Los árboles mueren de pie, de su maestro Alejandro Casona, fue la primera estrenada por la Comedia Nacional, en el Teatro de la Cruz Roja de Managua, el 11 de agosto de 1965. En ella Socorro interpretó el papel de Marta Isabel. A veinticuatro llegaron sus representaciones (incluyendo escenarios en otros siete departamentos) y a casi diez mil córdobas ascendieron las ganancias —un récord sin precedentes— fuera del montaje que costaría 12,219 córdobas. La dirigió el mexicano César Sobrevals.

Los verdes campos del Edén, de Antonio Gala —dramaturgo español como Casona— se representó durante quince días consecutivos en el Teatro de la Escuela Nacional de Bellas Artes en 1966. Dirigida por Socorro, constaba de dieciocho personajes. Antígona, de Jean Anouhild, bajo la dirección del argentino Carlos Jiménez, se estrenó en febrero de 1967, en el Teatro González; de nuevo Socorro actuaría, ahora como protagonista. En 1968, con el auspicio de la UNAN, la Comedia Nacional llevó al Auditorio Ruiz Ayesta de León el Proceso a cuatro monjas, del italiano Vladimir Cajoli y luego a Bellas Artes. “El triunfo fue rotundo y las críticas excelentes” —apuntó la propia Socorro, su directora. Luis Adolfo Reyes fue proclamado mejor actor del año y Orsola Tomaselli mejor escenógrafa.

Otras piezas montadas por la Comedia Nacional antes de 1979 fueron El amante (1969), del norteamericano Hardol Pinter; Living Room (1970), del inglés Graham Green, de nuevo bajo el auspicio de la UNAN; Las mujeres sabias (1973) de Moliere, adaptada por Enrique Llovet; Sí quiero (1974), del español Alfonso Paso; La Asamblea de las Mujeres (1975), de Aristófanes; La tercera palabra, del ya citado Casona; Seis personajes en busca de autor (1977), de Luigi Pirandello; y Judas (1978), monólogo del nicaragüense Enrique Fernández Morales (1918-1982).

Involucrado como asesor literario, asistí al estreno de Judas en el Teatro Nacional Rubén Darío el 7 de julio de 1978 y le dediqué una crítica, reconociendo la capacidad de su directora que realizaría su labor con un recurso acertado: una plástica escenográfica de nueve personajes femeninos e “imaginarios” que completaron, enriqueciéndola, la interpretación del único personaje “visible”, Iván Argüello. Éste se consagró como actor estelar: se impuso en todo momento por su versatilidad de actitudes y movimiento, por su perfecta vocalización y variedad total; en fin: por su absoluto dominio de la naturaleza blasfematoria y conflictiva de Judas. Argüello se dio por entero, con una maestría pocas veces desarrollada hasta entonces en nuestros escenarios.

Anteriormente el suscrito había presenciado Sí quiero en el Instituto Nacional de Oriente, donde actuaban Charles Delgadillo —quien viajó luego a España para emprender carrera teatral— y Ruth Obregón, fallecida en 1979. Entonces el elenco de la Comedia Nacional lo integraban, entre otros, Mayra Bonilla, Erasmo Alizaga —que asumiría la dirección artística a partir de los años ochenta—, Aníbal Almanza, Zayda Urbina, Mariana Obregón, Ivonne García y Luis Harold Aburto. Mientras tanto, Socorro acumulaba una fructífera labor en su Escuela de Teatro y Declamación (Evelyn Martínez fue su alumna más notable), interpretando a Rubén Darío personalmente (como en Ciudad Darío, en enero de 1967) y en recitales de poesía coral, siendo su éxito más clamoroso el Recital que ofreció ella sola, en el Teatro Nacional Rubén Darío, el 27 de abril de 1977.

También había impulsado la actividad teatral en centros de enseñanza secundaria. Por ejemplo, fundó grupos experimentales en el Instituto Miguel de Cervantes, Centro Experimental México, Instituto Nacional Ramírez Goyena y Colegio Faure de Nicaragua, llevando a escena respectivamente Los hombrecillos de gris del mexicano Pablo Salinas Pérez, El Oso de Antón Chejov, El entierro de Juan García de Adolfo Calero Orozco y Ciencias exactas.

Asimismo, se había destacado como promotora del teatro para niños, labor que continuaría en los ochenta y noventa, escenificando tanto obras de autores extranjeros (Dulcita y el burrito de Carlos José Reyes, El Gato simple de Fidel Galván y Pelusín Frutero de Doris Alonso) como las de su esposo Octavio Robleto (Un jardín para ser feliz, Retablo navideño, La Gallina ciega, Pasada entre Tío Coyote y Tío Conejo, etcétera). Erasmo Alizaba continuaría esa importante tarea de dirigir y estrenar el 2 de mayo de 1994 La Cenicienta, en versión de la Comedia Nacional.

Cabe recordar otras piezas representadas por el grupo de Socorro: Cantata a Simón Bolívar (1983) de César Rengifo; La Olla (1986) de Tito Macio Plauto; Qué cuarenta días y qué cuarenta noches (1987), creación colectiva estructurada con textos del mártir Leonel Rugada, que participó en el festival internacional de teatro en Cádiz; El jardín de los cerezos (1988) de Antón Chejov, dirigida por el soviético Adolfo Shapiro; los entremeses cervantinos “El Juez de los divorcios” y “El viejo celoso”, adaptados en una sola pieza “Los celos y el divorcio” (1989); El pagador de promesas (1991), de Alfredo Días Gómez, dirigida por Nelson Door; Chinfonía burguesa (1991) de José Coronel Urtecho y Joaquín Pasos; El día que me quieras (1993), de José Ignacio Cabrujas; y el espectáculo memorable que fue Juana Mostega (1993), de Pablo Antonio Cuadra, estrenado en el INCH, el 4 de junio de 1993, con motivo del Primer Encuentro Centroamericano de Institutos de Cultura Hispánica.

Las anteriores no fueron todas las obras en las cuales participó Socorro (se me quedaron en el tintero, por lo menos, El enfermo imaginario de Moliere, Las Criadas de Jean Genet, Qué pasó en Monimbó y Por aquí pasó un soldado, ambas de Octavio Robleto); pero dan una idea aproximada de su fecunda trayectoria. Ella hizo del teatro la razón de su vida y creía que “mejora la conciencia de la multitud, porque la recrea, la enseña, la nutre”.

No podía, pues, pasar inadvertido el fallecimiento de Socorro Bonilla Castellón: artista consumada, educadora constante, sincera amiga y, sobre todo, mujer de temple.
 
 
 

Isidro Rodríguez Silva 

Recuerdo como hoy que lucía un collar rojo que contrastaba con su traje verde, que delineaba su espigado cuerpo. Aquella escena en uno de los recintos del recién inaugurado Instituto Experimental México, donde ella impartía la clase de arte. Me llamó la atención su prestancia escénica, el uso natural de sus manos, pero sobre todo ese sentido del saber, que le daba peso a sus palabras, a sus gestos, a su voz vocalizada y entonada. 
 

Tiempo después, en la presentación de la obra La oficina de Alfonso Pasos, escenificada por los alumnos del Instituto René Schick y dirigida por mi maestra Nadya Palacios, me di cuenta que era Socorro Bonilla Castellón, directora del grupo Comedia Nacional de Nicaragua. 
 

A los años siguientes mi maestra Nadya Palacios había montado Los títeres de Cachiporra, creo que de Lorca y Prohibido suicidarse en primavera de Alejandro Casona y doña Socorro había montado con un grupo del Ramírez Goyena La novia de Tola, La barca sin pescador. 
 

Desde entonces he seguido de cerca el trabajo de Socorro Bonilla Castellón a través de su grupo Comedia Nacional de Nicaragua. Cuando funda éste un 13 de mayo de 1965, luego de venir de estudiar arte dramático en Madrid y actúa con el mejor grupo de la época, que era la Comedia del arte que dirigía el maestro Adán Castillo. 
 

El carácter dramático de Socorro Bonilla se caracteriza por un estudio dramatúrgico del texto y su contexto histórico-cultural y por la búsqueda constante de la creación artística, pero sobre todo por fe y creencia en la grandeza y la magia del teatro. 
 

Socorro Bonilla Castellón no podría entender su vida sin ser vivida en el teatro, es por eso que ella dice que su lema es “luchar por la cultura teatral y por la subsistencia del actor nacional”. 
 

Por sus manos han pasado grandes actores y actrices, como la actriz Evelyn Martínez, que actuó en el elenco de la obra Proceso a cuatro monjas del italiano Vladimiro Cajoli, o también Xiomara Centeno, que llevó a escena la vida y obra de Carlos Martínez Rivas, y que trabajó bajo la dirección de doña Socorro Bonilla en 1974, en la obra Si quiero de Alfonso Pasos, o Hugo Hernández Oviedo, uno de nuestros más grandes actores de todos los tiempos del teatro nacional que recientemente trabajó en la obra Todo tiempo futuro fue mejor y que ya había trabajado con ella Sí, quiero y Las mujeres sabias de Moliere. 
 

Comedia Nacional de Nicaragua lleva 30 años de vida teatral y ha tenido fracasos; como cuando montaron Antífona de Jean Anouhild en el Teatro González y llegó poca gente, o en 1979, el terremoto no les permitió ese año montar Las Mujeres sabias. También han tenido un rotundo éxito, como en el montaje de Judas de Enriques Fernández Morales en 1978, una puesta novedosa y experimental. O Seis personajes en busca de autor de Pirranello, envidiable, digna, según doña Gladys Ramírez, de cualquier teatro del mundo. 
 

Bonilla Castellón, actriz, directora, promotora, profesora y empresaria teatral, que ha dado con Comedia Nacional de Nicaragua toda su vida al teatro nicaragüense, es uno de los pilares que sostienen el teatro nicaragüense, y más que mi amiga, es y será siempre mi maestra. 
 Esquela por Socorro Bonilla Castellon
Julio Valle-Castillo 
 

SOCORRO BONILLA CASTELLÓN significa en nuestra acción cultural medio siglo de teatro: formación personal, actuación, dirección de obras, organización de grupos o colectivos, magisterio…

Mujer de teatro: actriz.

Poses: mirada baja o mentón en alto, bufandas o rebozos. Todo se le hacía representación. Todo espacio, era escenografía.

Pudo haber sido la mejor actriz cómica de nuestro elenco, pero optó por lo dramático o lo trágico; por ejemplo, la anciana en “Bodas de sangre”.

Fundó la Comedia Nacional en media tragicomedia nacional. Sus autores preferidos fueron los españoles, Alejandro Casona, Alfonso Paso, Antonio Gala, Buero Vallejo, José María Pemán; pero también Aristófanes, el Cervantes de los entremeses que actualizó sobre las tablas, Moliere y Chejov.

Corifea de la poesía coral, dirigiendo y acordando más de cien voces en colegios, institutos y universidades.

Acaso su más dilatado y mejor logro escénico.

Mujer de poeta
Desde que casó con Octavio Robleto cuidó su persona moral, su presentación, su imagen de Baby face de Mennen con su rulito; lo rodeó de pudor, lo cubría en sus crisis y lo encubría; lo empujaba a escribir y a publicar y empujó su ataúd, entre los amigos dolientes, con la dignidad del papel de viuda en el salón de una funeraria, rumbo a Chontales, una mañana de octubre de 2009. Demandó el reconocimiento y respeto que Octavio Robleto merecía como poeta, cuentista, dramaturgo, articulista e intelectual en general.

Para la puetambre era el poeta Robleto o Tavín Robleto; para ella, su señora, el doctor Octavio Robleto Robleto. Procrearon y formaron en Estados Unidos, práctica y académicamente a una sóla hija, Zelmira, que el poeta llamaba Malinche, jugando con ella como otro niño, echado en el piso entre cubos de colores, pelotas y muñecas.

Soportó, estoica y, a veces cómplice, risueña, aquella picaresca, las tropelías inocentes, las farras del poeta y la bohemia nocturna de los 60 a los 80 de todos nosotros: los pleitos de Juanito Aburto, las andanzas a lomo de mula o caballos con Raúl Elvir, Tito Castillo y Luis Rocha por los llanos y ríos chontaleños, las perdidas con Mario Cajina Vega, en el viejo Chevrolet: Ana Ilce, Fanor Téllez, Napoleón Fuentes, Xavier y Ramiro Argüello, por Casa Colorada, Carazo fresco, frío, Cara de Macho, el 10 Negro, el Mini 16 rojo, Cachecho, El Gato Abraham, El ron ron, El Gambrinus, La India, El Eskimo…
Otro grupo: Mario Selva, Jorge Eduardo Arellano, Leonel Vanegas ilustrando bellamente sus Noches de Oluma, en ejemplares únicos, exclusivos, Francisco de Asís y el afeire Catherine Cézanne con unas mamalias hermosas y erectas bajo las cotonas verdes, rojas o amarillas de Masaya, jeans azulones, sandalias y gafas negras estilizadas de viuda liberal y alegre, precisamente por el mito de la bisnieta de Cézanne.

Octavio y Socorro, Socorro y Octavio y Zelmira: una pareja, un trío hasta con nieto, en equilibrio de zozobra y estabilidad, austeridad y buen gusto, buen vivir.

Se contará en la nómina que encabeza Paca Sánchez, María Kautz Croos de Coronel, doña Julia de Chepito Cuadra, Mercedes Gómez de Rocha, Gertrudis Molina Arguello de Silva, Xilma Buitrago Martínez de Cajina Vega…
MUJER EJECUTIVA, ADMINISTRADORA del Teatro Nacional “Rubén Darío”.

Nicaragua le debe y le deberá más de una década de empeño por mantener el edificio en óptimos términos. Relucientes las escalas, los mármoles, encendidas las lámparas del Salón de los Cristales. Pendiente de las inundaciones del lago vecino, alerta ante el vencimiento de tramoyas, ciclorama, telones, cortinas, luces, tablones, tablillas, mármoles, foso y equipo de sonido y enfriamiento; educando (¿o peleándose con el público?) para que no ensuciaran la felpa de los asientos ni el alfombrado rojo.

Programando y publicitando el teatro, hermanándolo con compañías de danza, teatro y orquestas de España, Rusia, Cuba, México, Centroamérica y convirtiéndolo en galería de artes plásticas, sede de eventos plásticos…
Ella, al frente de la junta directiva, de los técnicos, personal administrativo y trabajadores del TNRD.

Socorro Bonilla venía de abajo, del “vientre de los oprimidos” y ascendió a punta de esfuerzo personal hasta donde más pudo. Sufrió la discriminación de damas copetonas que hacían teatro y que acuñaron un término, “Socorradas”, para denotar cursilería o mal gusto o desacierto, sin poseer ellas ni la pasión ni el buen hacer, actuar teatralmente.

Construyó a Socorro Bonilla Castellón: una espiga morena, menuda, mediana estatura.

Amiga frontal, sin falsía. Cuando quería, quería. Cuando entre septiembre y octubre me intervinieron dos veces los ojos y tuve un colapso que me llevó a la Sala de Cuidados Intensivos del Hospital Metropolitano, vino a verme a casa porque no habíamos asistido a la misa de aniversario de Octavio Robleto.
Quién me diría que era la despedida.
Le trajo un regalo a la Rosita y cuando se marchó, recomendó y encomendó generosamente:
--Cuídenme a Julio, yo me ofrezco a venir a atenderlo.

--Gracias Socorro, Socorrito, gracias por tu ofrecimiento y mil gracias por tu existencia.

--Que se corra el telón y que a la tercera llamada, se abra y se suelte un chorro de luz sobre tu nombre y su cruz y que de pie la Nación irrumpa con un aplauso sonoro, con varios ¡Bravos! Con un ¡Viva! unánime.
 
 

Managua, madrugada del 2 de diciembre de 2010.
 


 

Catedrática universitaria, crítica literaria, conferencista. 
Nydia Palacios Vivas
 

Catedrática universitaria, crítica literaria, conferencista. Nació en Masaya, Nicaragua el 29 de noviembre de 1939. Es hermana mayor de ocho hijos del Dr. Dagoberto Palacios, abogado, y de su esposa, Profesora Haydée Vivas de Palacios. Desde muy niña y antes de aprender a leer y escribir, declamaba poemas de Rubén Darío enseñados por su madre, maestra de generaciones (la Niña Haydecita). 

Durante los años 40 y 50 se convirtió en la declamadora oficial de su ciudad natal. A los doce años de edad, obtuvo el tercer puesto representando a Masaya en el Primer Concurso Nacional de Declamación “Rubén Darío”, (1952), celebrado en el “Salón Azul” del Palacio Nacional. Se bachilleró en el Instituto Nacional de Masaya en 1957. Se casó y procreó tres hijos: Patricia, Helmer y Donad Tückler. Se trasladó a residir a Managua donde se graduó de maestra con honores estudiando de noche en la Escuela Normal Central de Managua. Enviudó y se volvió a casar tres años después. De esa unión nacieron Ramsés y Valeska Vallejos. Fue actriz en los años sesenta bajo la dirección de Socorro Bonilla Castellón, y fundó varios grupos de teatro en institutos de Educación Media y en el Colegio Americano. 

Mientras enseñaba en varios institutos de secundaria, estudiaba de noche en la UNAN. En 1972, se graduó de honor en la carrera de Ciencias de la Educación con especialidad en Español. Con recomendación especial del gran maestro, Fidel Coloma González, en 1975 recibió una beca del Instituto de Cultura Hispánica para estudiar en Madrid. Obtuvo dos becas Fullbright: una de investigación y en la segunda, obtuvo su Maestría y Doctorado en literatura hispanoamericana en la Universidad de Tulane, New Orleans. 

Vivió diez años en Estados Unidos, donde impartió clases de Español y Literatura en las Universidades de Loyola y Tulane y en 1996 se desempeñó como catedrática de la Universidad de Mobile. Por varios años hasta a inicios del 2006, fue catedrática del Ave Maria College of the Americas, en San Marcos,Carazo de Nicaragua.

Reconocimientos:

En 1989 obtuvo el Diploma como Ciudadana Ilustre de la ciudad de Masaya. En 1995 ganó Mención Honorífica en el concurso del Premio Nacional “Rubén Darío”, rama de Crítica Literaria. 

Ha participado en varios congresos en Estados Unidos, Europa y América Latina. Pertenece a la Asociación de Profesores de la Universidad de Mississippi, Latino-American Association, Instituto Literario y Cultural Hispánico de California etc. 

Ha publicado artículos sobre autores nicaragüenses y extranjeros en las revistas Anide, Decenio, Boletín del Banco Central, Encuentro, Revista de la Academia de Historia de la U.C.A., El pez y la serpiente, Lengua (órgano de la Academia Nicaragüense de la Lengua), Prensa Literaria, etc., así como en las revistas extranjeras, Revista Iberoamericana, (Universidad de Pittsburgh) Cruz Anzata de la Universidad de Bayamón, Puerto Rico y Revista de la Universidad Autónoma de México y Alba de América, California-Argentina. Ha sido invitada a dictar conferencias sobre Salarrué, Pablo Antonio Cuadra y Rosario Aguilar en Nueva Orleáns, Washington D. C. y Phoenix, Arizona; y sobre Rubén Darío en El Salvador y en Casa de los Leones, Granada. Ha enfocado su quehacer intelectual en difundir la escritura femenina nicaragüense por distintas latitudes, incluyendo ciudades como Buenos Aires y otros países sudamericanos.

En 1998, el Instituto de Cultura le otorgó la distinción de “Maestra Daríana” y medalla “Rafaela Contreras” por el estudio y la difusión de la obra de Darío. En el mismo año recibió Diploma de Reconocimiento de parte de diversas Asociaciones Artísticas y Literarias de Santiago de Chile. En 1999, recibió un reconocimiento en su carácter de educadora de generaciones y un segundo, como CIUDADANA NOTABLE DEL SIGLO, de la ciudad de Masaya. 

En el año 2001, fue incorporada como Miembro de la Academia Nicaragüense de la Lengua. Es Presidenta del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH); integra el Consejo de Editorial de la revista ANIDE. La Universidad Autónoma de Nicaragua la distinguió con Diploma de Honor al Mérito en el año 2003 y la Asociación de Escritoras Nicaragüenses (ANIDE), le otorgó la placa de reconocimiento como escritora en el año 2004 y recibió reconocimiento de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua en la celebración del día de la mujer (Febrero 2005); fue galardonada por el Centro de Cultura Hispánica y la Universidad Católica por su “Conferencia Magistral” en el cuarto centenario de la obra cumbre de la literatura hispana, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha (abril 2005). 
 

Bibliografía
1. Voces femeninas en la narrativa de Rosario Aguilar (Managua:------)
2. Estudios de Literatura Hispanoamericana y Nicaragüense. (Managua: Edic.CIRA, Publicaciones del Instituto Nicaragüense de Cultura, 2000).
3. Nuevos asedios a Rubén Darío. (Managua:-------)
4. Rubén Darío: Melancólico capitán de la gloria. (Managua:------)

Otros aportes bibliográficos importantes son:

1. “‘Lo fatal’ de Rubén Darío: Nuevas formulaciones en Siete estaciones de una búsqueda, novela de Josefina Leyva.” Revista Alba de América. California: California State University, Domínguez Hill, 2005.
2. “Presencia de Rubén Darío en Siete estaciones de una búsqueda.” Boletín del Banco Central. Managua: Imprenta Nacional, January, 2005.
3. “El imaginario femenino en Cantos de vida y esperanza, Los cisnes y otros poemas.” Managua: Editorial La Prensa, Febrero, 2005.
4. “Lírica femenina nicaragüense en Isolda Hurtado, Christian Santos y Gloria Gabuardi.” Actas del Primer Simposio en Honor a Pablo Antonio Cuadra. Managua: UNAN y Universidad de Costa Rica, 2004. 
5. “Historia del teatro nicaragüense.” Encyclopedia of Latin American Theater. Eladio Cortés y Mirta Barrea-Marlys (recopiladores). Greenwood Publishing Group, Diciembre 30th, 2003.
6. “‘El Furor Dómine’, Primer dictador en la colonia: Nuevas formulaciones en Réquiem en Castilla de Oro”. Revista de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua. Managua: Segunda Época Tomo LVII, Noviembre, 2003.
7. “Réquiem en Castilla de Oro: el primer dictador en la colonia.” Lengua, 2ª época # 23, 2003.
8. Antología de la novela nicaragüense. 

 


 
 
 

 
 

Yadira Jiménez 
 

El amor de mi bohío. Filme dirigido por Juan Orol, en 1946, coproducción cubano-mexicana, financiado por España Sono Films-Juan Orol, contó con las actuaciones de Yadira Jiménez, Carlos Badía, José Pulido y el propio realizador, entre otros.
—FRANCISCO GUTIÉRREZ BARRETO*—
Managua
 

El autor de este escrito, con Yadira Jiménez y su esposo señor Gustavo Covo Tono 
El sublime amor de mi niñez fue aquella espectacular rumbera, músico, cantante y actriz del cine mexicano, mitad nicaragüense, mitad costarriqueña, llamada YADIRA JIMÉNEZ. Mucho pensé, cavilé, si el poeta CARLOS MARTINEZ RIVAS y yo, idolatramos, amamos, la misma Yadira, la misma musa. No pude mientras vivió, confirmar o denegar mi suposición, el terco destino así lo quiso.
Yadira Jiménez López. Comprobamos sus orígenes, formación artística, viajes y visitas familiares, de trabajo, a Centroamérica y Nicaragua, presentaciones públicas, películas hechas en México con títulos, fechas, directores, compañeros de reparto y filmes realizados en Cuba. Sabíamos que ejecutaba el violín, magistralmente tocaba piano, bailaba como una cubana nata, de su matrimonio, hijos, muerte de su mamá nicaragüense que actuó como su representante o mánager, su casa en una ciudad de Italia donde reside, dirección, teléfonos y todo. Pero...no era suficiente, faltaba algo, sentíamos.
Son cuatro hermanos nacidos en años seguidos, Yadira es la mayor, tiene 70 años, después Thelma con 69, Vilma 68, y Gabriel de 67 que estuvo presente en el acontecimiento. Su padre Lorenzo Jiménez Molinaris, hermano del historiador colombiano Gabriel Jiménez Molinaris, casó con Clemencia Argüello Bonilla, costarriqueña, descendiente de nicaragüenses y del benemérito tico, expresidente, Braulio Carrillo. Yadira nació en Cartagena, sus hermanos en Costa Rica. Para 1941 regresaron de Colombia a San José, estuvieron allí hasta el 29 de marzo de 1943. En San José Yadira cumplió 14 años y 15 de vuelta a Cartagena el 22 de septiembre del 43, unos seis meses después del retorno.

Al comenzar hablar de Carlos Martínez Rivas, su rostro iluminó, lo recuerda con especial cariño, de los paseos en bicicletas, juegos de rayuela, tocadas de guitarras y cantes en la esquina de su casa, de «la barra del barrio Amón», lugar de residencia, conformada por un grupo de una veintena de adolescentes en cofradía a la cual pertenecían. Me comentó de las vueltas domingueras al Parque Morazán en que varones y jovencitas paseaban dando vueltas en sentidos contrarios, presentándose oportunidades para «hacer caritas» en señal de querer amistad, romance, muy a la vieja usanza española del siglo pasado.
¡ALLI ESTABA!

Allí estaba ella, la eterna musa del poeta, atentamente esperándonos, vistiendo con mucha elegancia un modelo apropiado de color salmón. Su estupenda belleza muy bien llevada a través del tiempo de inmediato me hizo entender, recordar, que esta señora no era aquella que desde niño moraba en mi mente. Efectivamente al sonreírme, darme la mano y decir «SOY YADIRA JIMÉNEZ ARGÜELLO DE COVO TONO, DON FRANCISCO», «¡HOLA JORGE, SIÉNTENSE POR FAVOR!» Confirmé mi sospecha. Aventado, como soy, al recibir su mano me acerqué para besarla en la mejilla, aprovechando el elemento sorpresa, ella aceptó y, con mi gesto, se rompió el protocolario hielo que por segundos pudo existir. Fue formidable.
Habló de parientes y amigos que viven en la llamada Suiza de Centroamérica. Énfasis hizo de los bailes y reuniones caseras que llamaban «Academias», de cuando conoció a Carlos recién llegada de 13 añitos como miembro de la barra. Me mostró viejas fotografías en color sepia, recuerdos de amigos, recortes de periódicos, pero la que mejor conserva y con afecto latente es foto tomada el día en que la barra fue al aeropuerto de San José para el regreso a Colombia, en señal de solidaria despedida, Carlos está allí sentado en un murito.

Al comenzar hablar de su familia y hermanos, emocionada recordó tradición familiar en Costa Rica, que los Argüello tienen origen en León, Nicaragua. Yadira asienta que su bisabuelo Tobías Argüello llegó de Nicaragua posiblemente huyendo de las atrocidades que se dieron cuando William Walker efectuó su pasantía por la tierra de lagos y volcanes. Tiene primos hermanos que viven en San José con los que fomenta relaciones telefónicas y por correspondencia. Recuerda con asombrosa exactitud detalles de su cuadra, calle, barrio, y qué decir de su casa que ahora enrejada está allí, aunque pintada de un color que no le va, según sus propias palabras.
 
 
 
 
 

 


 
 
 
 

primera soprano nicaragüense 
Thelma Carrillo
 

 Poseedora de un timbre puro, una voz de extraordinaria delicadeza y belleza, la solista Thelma Carrillo sembró resonantes triunfos en las carteleras del arte operativo en Estados Unidos, y cosechó glorias para Nicaragua como la primer soprano nicaragüense.

Sus primeras lecciones las tomó del recordado maestro Ramón González (q.e.p.d.), en música del consagrado compositor Luis A. Delgadillo, quien como Director de la Escuela de Música le condecoró como la Mejor Alumna, imponiéndole Medalla Lira de Oro.

Su talento se solidificó bajo la tutela del profesor ruso Basile Riaboukha (maestro de estimable reputación, tenor del Coro de los Cosacos y de la Scala de Milan), quien la llevó en 1967 ante la prestigiosa Asociación de Profesores de Música del condado de Palm Beach, Florida.

Junto al tenor internacional, Hugh Albee, interpretó magistralmente el Aria del Acto II, de Manon de Massenet. Tanto en el Hotel George Washington como en el Flagler Museum, de Palm Beach, ofreció recital para el Club de Artistas de América, Coral Gables, Florida.

Una publicación del Miami Herald afirma que la cantante Thelma Carrillo ofreció en ese mismo lugar su primer recital como solista, con un repertorio completo de 12 números en la Universidad del Atlántico de Florida, consagrándose de esta manera como la primera soprano nicaragüense que debuta exitosamente en Estados Unidos, donde expresaron: “Nicaragua puede darse el lujo de tener una segunda Amélita Galli-Cuci”, voz inmortal de la ópera que floreció a principios del siglo pasado.

Thelma Carrillo tuvo el honor de haber sido invitada por La Compañía de Ópera de la Florida S.A., para una temporada de dos meses con renovación de contrato, y nombrada representante del Estado de Florida ante siete Estados para elegir en calidad de árbitro al mejor alumno del año.

En su tierra
A su retorno al país, a finales de 1968, se presentó como solista junto a la Asociación Coral Nicaragüense en León y en Managua, con la Orquesta del Conservatorio Nacional Arias del Mesías de Haendel. En el Primer Festival Nacional realizado en el prestigioso Teatro Nacional “Rubén Darío”, entregó sublimemente dos Arias de Óperas, así como un recital compartido con el barítono Alfredo Barrera, en la Sala Experimental, en 1981.

Fue invitada a cantar junto a su esposo, el pianista Agenor Duarte, al concierto anual que la “Orquesta Vega Matus” le ofreció a la madrina del arte y la cultura nacional, doña Lolita Soriano de Guerrero.

En una gira de intercambio cultural programada para octubre de 1982 ofreció un concierto junto al Coro Nacional de Nicaragua, en cinco teatros de la Unión Soviética, incluyendo Moscú y Leningrado.

En ocasión del Quinto Centenario del Descubrimiento de América, el Ministerio de Cultura de España incorporó la biografía de la soprano Thelma Carrillo al Diccionario Hispanoamericano de la Música, como una de las figuras del bel canto nicaragüense.

En septiembre de 2007 se le rindió un merecido homenaje al matrimonio Carrillo-Duarte, por su aporte y servicio como profesora de técnica musical del Coro Arquidiocesano “Inmaculada Concepción de María”, y participación en la primera visita papal al país de su Santidad Juan Pablo II (q.e.p.d.).

Pero su docencia se traslada también hasta Jinotepe, donde apoyó al Coro Arpegios y actualmente brinda servicio dominical al Coro Arquidiocesano.


 
 
 

 
 
 

Entrevista con la 

Obispa y Dra. Victoria Cortés Rodríguez, 
Presidenta de la Iglesia Luterana en Nicaragua “Fe y Esperanza” y Vice-Presidenta Federación Luterana Mundial

con Karla Jacobs, 7 de octubre 2008

 En Diciembre de 2004 cuando fue ordenada como Obispa de la Iglesia Luterana en Nicaragua, Victoria Cortez se convirtió en la primera obispa mujer de América Latina,  (ahora, hay otra, la Obispa Nora Cot Aguilera de la Iglesia Episcopal en Cuba). Actualmente la Iglesia Luterana cuenta con 45 comunidades en el pacifico nicaragüense.  En esta entrevista la Obispa Cortez habla de su trabajo, del compromiso que tiene su iglesia con los pobres, y de su fe que el número de mujeres dentro de las estructuras de responsabilidad de las diferentes iglesias aumentará. 
 
Tortilla con Sal: Usted ha escogido un camino poco convencional y podríamos decir casi única como mujer centroamericana, cuénteme un poco sobre las experiencias y reflexiones personales que le inspiraron y le hicieron llegar a ser la primera obispa mujer en América Latina. 

Obispa Victoria Cortez: Gracias por la pregunta, y quiero comentarle que muy poco me gusta dar entrevistas. Pero bien, pienso que nuestro trabajo es para Dios, y es Él quien mira lo que uno hace. En ese sentido, quiero decir que el ser pastora, el ser obispa, no es algo que yo escogí, sino que yo sentí el llamado de Dios, y yo seguí el llamado. Antes de estudiar teología, yo estudié economía, soy economista, soy socióloga, y luego estudie teología, en el mes de  Mayo recién pasado, termine mi Doctorado en teología. Algo que también me gusta, es estudiar. 
 
 Entonces, ¿por qué yo soy Pastora? Porque me gusta, porque siento la necesidad de servir. Leer la historia de Jesús en los evangelios, es algo que me apasiona. Yo soy apasionada de los evangelios, porque siento las prácticas de Jesús, es en esa práctica de Jesús que están los indicadores del Reino de Dios, conocer esos valores es lo que me hace vibrar, lo que me hace vivir, y lo que me hace servir. Entonces, si usted me pregunta: ¿por qué escogió?, yo le respondo, No, yo no escogí, yo sí respondí al llamado, porque muchos somos llamados, pero algunos no oyen ese llamado del Señor. Pero yo sí, y me siento muy feliz. Es en este camino, que yo soy Obispa. 

 YO NO LO ESCOGI, SOLAMENTE SENTI EL LLAMADO

 No lo busqué, porque tampoco creo que algunos cargos se buscan. En el camino del Señor uno sirve y en el servicio a los demás uno va abriéndose brechas. Ya lo he dicho en muchas ocasiones, que difícil es para nosotras las mujeres abrirnos caminos. La iglesia, como todos los elementos de la sociedad, es patriarcal. Entonces uno tiene que ir abriendo caminos. 
 
 Hay veces que a mí me molesta, que alguien diga llamemos a la Obispa, porque necesitamos que haya una mujer. Ay, ese momento, sí, que me enfurece. Porque yo pienso que nosotras las mujeres necesitamos aprender a tener nuestra autoestima elevada para no conformarnos que nos llamen por ser mujer, sino porque nosotras somos capaces, y hay veces mucho más que los hombres. El ser Obispa, en nuestra Iglesia Luterana, no tiene un sentido de jerarquía, yo me siento que soy la Obispa solamente por tener más responsabilidad de servir. 

 Yo soy Pastora de Pastores(as) y mi función principal en la Iglesia es, velar por el fiel apego al Evangelio de nuestro Señor Jesucristo.
 
 TcS: ¿Qué estrategias ha tenido que utilizar Usted para llegar a ser una líder dentro de una esfera dominada por hombres, como ha comentado ahorita?
 
 LA ESTRATEGIA ES DEJARSE LLEVAR POR EL SEÑOR

 Obispa Cortez: Cuando estamos en una sociedad dominada por hombres, también las mujeres jugamos los roles que la sociedad nos impone. Somos hombres y mujeres con un pensamiento patriarcal. Y por eso es que no es fácil ocupar cargos de dirección, a veces nuestras mismas hermanas, nuestras mismas compañeras son piedras de tropiezo para que uno vaya avanzando. Sin embargo, cuando servimos a Dios y por ende el prójimo la unica estrategia que existe es la de servir. Cuando uno está en el camino del Señor, es El quien va iluminando y nos guía. Entonces, la estrategia es dejarse llevar por el Señor, es saber leer los Signos de los Tiempos. 
 
 Sin embargo, un aspecto bien importante para abrirse espacios, en cualquier campo, incluyendo el religioso, es la capacitación y formación, en mi caso, estudiar la doctrina Luterana es fundamental. Porque nadie me va a venir a decir a mí - ¡estás mal! Yo siento siempre como que me examinan en doctirna Luterana cuando algún teólogo luterano conversa conmigo.Yo creo que es importante decir: Estudio para servir a los demás. Porque, amarás al prójimo como a ti mismo, dijo el Señor, es igual que decir, amar a Dios sobre todas las cosas. 
 
 TcS: ¿Qué considera Usted que debe ser el papel de la religión y de las iglesias dentro de la sociedad nicaragüense hoy en día? ¿Considera que lo está logrando de manera satisfactoria?
 
 Obispa Cortez: Mire, ésta es una pregunta bien complicada, porque es como que usted me preguntara - ¿Cuál es el papel de la universidad o de otra institución?, cada institución tiene su especificidad de acuerdo a su visión y misión. Así es en las iglesias, es igual depende de su concepción de ser Iglesia. Hay diferentes teologías que están en el fondo de cada iglesia. Por ejemplo, si usted ve en algunas iglesias, encontrará la teología de la prosperidad, la teología de la gloria y así sucesivamente, la Iglesia Luterana en Nicaragua tiene la opción por los pobres. 
 
 NUESTRA OPCION ES POR LOS POBRES

 Y ese es nuestro principal campo de trabajo. Para comenzar debemos de estar claros que, decir que los pobres, son pobres porque Dios lo quiere asi. Es mentira, los pobres son pobres por el egoísmo y la ambición de unos pocos. ¡Dios es amor! y El no va a querer que alguien no tenga que comer o que no tenga que darles de comer a sus hijos, si El dijo que quería una vida en abundancia para todos y todas. Pero la cosa no es así. Lo que tratamos de hacer en la Iglesia Luterana es elevar la dignidad humana que como hijos e hijas de Dios tenemos. 
 
 Actualmente estamos haciendo una campaña de volver al amor a la tierra, aun para las comunidades que tenemos aquí en Managua, queremos que tengan su jardín con legumbres y todo para que volvamos y nos preparemos para esta hambruna que ya se perfila que viene. Entonces nosotras y nosotros pensamos que nuestra Iglesia debe de fortalecer ese aspecto de amor a la tierra en la lucha por la subsistencia. Así como también trabajamos en otros aspectos en donde hacemos palpable el amor de Dios para la humanidad, como es el VIH y SIDA, por ejemplo. 
 
 TcS: Usted prevé un incremento en el número de mujeres líderes dentro de las diferentes Iglesias a nivel de América Latina, y específicamente aquí en Nicaragua?

 Obispa Cortez: Ésta, también, me parece una pregunta bien interesante. En general en todos los campos de la actividad de la sociedad se está incrementando el número de mujeres líderes, y también en la iglesia. Yo siento que en algunas iglesias no se les permite a las mujeres ni que lean la Palabra de Dios, solo los hombres lo pueden hacer. Pero he visto en otras como poco a poco se van abriendo campos para las mujeres y se van dando cuenta que las mujeres podemos. Porque es eso lo que nosotras desgraciadamente tenemos que demostrar siempre, que nosotras podemos, que nosotras tenemos toda la capacidad si nos preparamos, y que tenemos la intuición y la agilidad mental para desarrollarnos en los diferentes campos que la vida nos plantea. 

 En la Iglesia Luterana hay hombres y mujeres que vinieron a la Iglesia analfabetas(os). Aquí les enseñamos a leer y a escribir y después a estudiar ese sistema rápido que yo creo que solo en Nicaragua existe, de dos años por uno. Al ratito ya estaban bachilleres. Y después entran a estudiar la licenciatura en teología. Entonces, yo creo que en la medida  que actuamos vamos abriendo caminos para que otras mujeres nos sigan ya sea en la Iglesia o en otro campo de la sociedad. 

 LAS MUJERES TAMBIEN  PODEMOS 

 Incluso yo tengo fe que en muy poco tiempo, la Iglesia Católica también van a tener que dejar que las mujeres, que son tan integradas, las monjitas, las madres ¡son tan integradas! Ellas tienen esa capacidad. Yo escucho a unas madres, algunas monjas que tienen una capacidad teológica tremenda. Y nos encontramos tal vez en talleres de teología, allí sí pueden. Pero yo creo que también están en capacidad de poder dar la misa. Y yo creo que no va a pasar mucho tiempo, sin que esto se dé, porque están desperdiciando un gran caudal de recursos, como son esa cantidad de monjitas que tiene la Iglesia Católica. 
 
 
 
 
 
 

 


 
 
 

 la emblemática Amanda Aguilar de las Mujeres del Cua
Petrona Hernández, 
 

Petrona Hernández, la emblemática Amanda Aguilar de las Mujeres del Cua, falleció este miércoles en el Hospital Militar de Managua a los 116 años. “Si no ha sido por EL NUEVO DIARIO que sacó la noticia de cómo estaba tan mal de salud, no la hubieran traído a Managua”, dijeron allegados a la dama, que junto a su familia apoyó a las columnas guerrilleras del Frente Sandinista desde los años 60, hasta su triunfo en 1979.

Fue Francisco Mendoza, nuestro corresponsal en Matagalpa, quien dio la voz de alerta al visitarla en su lecho de enferma. Los artistas, al leer la noticia en END, inmediatamente organizaron un programa para ayudar a la anciana.

Benigna Mendiola, “La Venancia” de Luis Enrique Mejía, fue la que organizó junto a su esposo, el héroe Bernandino Díaz Ochoa, a las Mujeres del Cua, en El Bijagüe, integrándola a los sindicatos. Al hablar con END, le vienen esos recuerdos de la montaña y exalta el valor de todas estas mujeres, con Amanda Aguilar a la cabeza: dignidad, coraje, renuncia a lo propio y hasta a la vida, para proteger la vida de los guerrilleros alzados en armas contra la dinastía de los Somoza.

A las mujeres del Cua las conozco desde hace tiempo, a comienzos de los 60, dijo Benigna. “En 1962 organizamos los sindicatos. Todos sus hijos, de la Amanda, fueron organizados en El Bijagüe Norte. De ahí pasan a formar parte del FSLN y se integran a las columnas guerrilleras”. La Petrona fue la madre del miembro de la primera Dirección Nacional del FSLN, Jacinto Hernández.

Recuerda que en ese proceso de formación sindical “ahí estaba la viejita, sólo que un poco más joven”.

La Amanda Aguilar, junto con sus sobrinas “la Laurelia, la Emelina, la Martina, la Cándida, y la Julia, son las Mujeres del Cua”, señala Benigna. Estaba, además, la Angelina, su nuera, esposa de Jacinto Hernández. Él era suplente de la Dirección Nacional en 1962, cuando formaron la primera DN, en Patuca. “Nosotros estábamos organizados ya de antes”.

Ahora que me toca hablar de ella, diré que poco antes que descubrieran el campamento grande de los guerrilleros, en Zinica --todavía no había ocurrido el episodio de Pancasán--, sacaron a una parte de muchachos para emboscar a la Guardia. Estas mujeres bajaron por Yaoska, El Pájaro, La Lana, El Bote. Bajando el río La Lana, las agarra la guardia a las mujeres que huían.

Ellas iban con tres muchachos. Los otros se habían ido tomando otro rumbo. Las capturan y las llevan al Cua, rememora Benigna. Por eso les dicen “Las mujeres del Cua”. Estuvieron seis meses presas y fueron torturadas. A la viejita, doña María, de 120 años, mamá de Amanda, era la abuela de toda esa gente de los Hernández.

“A doña Petrona la golpearon, y no quiso decir nunca nada. Cuando insistían, daba otra dirección, pero nunca, como las otras mujeres, dijeron nada. A la muchacha la violaron y los niños los dieron a los jueces de Mesta”.

Cuando les dieron la libertad a ellas, las mandaron a El Carmen. Ahí nadie les quería dar posada. Benigna entonces las llevó donde la familia Torres. “Todo mundo tenía miedo, porque decían que eran guerrilleras. No era cualquiera el que tomaba a estas mujeres. Ahí murió la mamá de Amanda, doña María, pero le decían María Venancia”.

Sus hijos y uno de la DN
Los hijos de la Amanda Aguilar eran tres: Pablito --el único que le sobrevive--, Efigenio (Jacinto Hernández, primer campesino que llegó a ser suplente de la Dirección Nacional), y el cabo Luis. Ella apoyaba a sus hijos, pero no costó mucho integrarla a los sindicatos. Ella los aconsejaba, “que cuidado, que era peligroso”. “Era muy pegada con ellos”, dice Benigna.

La historia de Amanda Aguilar cruza casi toda la historia más importante del FSLN, hasta antes del 19 de julio de 1979, aunque no aparezca en los libros de la organización, sin embargo, bastó un solo poema de Ernesto Cardenal y una composición de Carlos Mejía Godoy para que entrara de pie en la historia de Nicaragua.

Protegió a Carlos Fonseca, cuidó, además, de Víctor Manuel Tirado López, Henry Ruiz, Edén Pastora, Germán Pomares y Carlos Agüero Echeverría, prácticamente los hombres que llegaron a ser el indiscutible símbolo de la lucha guerrillera sandinista.

Prácticamente, sin las Mujeres del Cua no se puede hablar de la guerra de guerrillas. Ellas fueron baluarte de las columnas guerrilleras. “Ese poco de mujeres”, como dice Benigna, les pasaban información, servían de correo, los escondían, les hacían la comida, arriesgaban su vida por los entonces muchachos.

Amanda será sepultada hoy en Waslala, según la primera información que obtuvo Benigna.

“Hablar de Amanda Aguilar es hablar de los anfitriones de la revolución, de las mujeres que comenzaron a apoyar a los guerrilleros en el campo, que no era tan fácil. Era enfrentarse a los terratenientes, a la Guardia y los jueces de Mesta. Y estas mujeres los apoyaron, y ellas no dijeron dónde estaban los campamentos cuando las capturaron. Preferían mejor que las malmataran y decían que no sabían nada antes de denunciar a alguien. Encontrar a esa clase de compañeras son pocas”.

Dos hermanos de la Amanda, como lo cita la canción, fueron montados en un avión para nunca más volver. Eran ellos “Chachagón” --Juan-- y Esteban Hernández. Todo eso soportó esta mujer.

Siempre le ayudó el FSLN, aunque fuera poco. En los años de la Reforma Agraria se le entregó una finca muy lejos de su zona. La vio un día, dio la vuelta y se fue de regreso para su Bijagüe Norte: ahí donde salieron las primeras columnas guerrilleras. Ahí, donde una vez vio aquel manantial de luz y lucha y que ella misma ayudó a convertirlo en un mar de revolución. Como Sandino, nunca pidió ni un palmo de tierra para su sepultura.
Artistas rendirán postrer homenaje
Osman Balmaceda, Presidente de la Asociación de Artistas de Nicaragua “Rafael Gastón Pérez”, anunció que el acto para recaudar fondos en beneficio de Amanda Aguilar se realizará ahora con la idea de apoyar a la familia de Petrona Hernández.

Éstas fueron las primeras palabras, tras enterarse en el Hospital Militar de la muerte de Amanda, precisamente a poco de haberla visto todavía con vida a eso de las dos de la tarde.

“Teníamos programado un concierto dedicado a ella, en reconocimiento a su gran trayectoria, porque los artistas nos conmovimos con la información de END. Así se sumaron Carlos Mejía y Los de Palacagüina, Luis Enrique Mejía, Marina Cárdenas, Juan Solórzano, el Ballet Macehualt, Jorge Paladino, Eveling Martínez, Miss Nicaragua Claudia Frixione, y el grupo Iñucanche.” 
La actividad será el 23 de febrero a las 7 pm en el Centro Cultural Managua.

“Esta señora es una leyenda y símbolo de la mujer nicaragüense”, dijo Balmaceda. El deceso ocurrió a las 3 y 50 minutos de la tarde, según informó.

“No sólo logró inspirar poesía y música, sino también logró calar en la dignidad de los nicaragüenses. Fue una mujer digna y admirable. Nunca pidió nada”.
 
 
 
 
 
 

 


 
 
 
LIDER DE LOS DISCAPACITADOS
MARTHA DOWNS
no es que las personas, la Iglesia, o la sociedad les tenga lástima o no, sino que las demás personas normales no tienen conocimiento de que las personas con discapacidad también pueden realizar diferentes trabajos
En una pequeña comunidad miskita  en el seno de una tailnilia niiskita, una niña llamada Martha., creció en diferentes comunidades,su papá era pastor y lo cambiaban cada tres años de comunidad.   Estuvo en Santa Martha, en Puerto Cabezas y también en Karatá, la comunidad natal de su madre. Martha participaba en el culto de la Iglesia, la escuela dominical y otras actividades. Era una niña llena de vitalidad y alegría, 

»Me gustaba subir a los árboles frutales, cortar naranjas, robar frutas, jugar soft ball, ir al campo a sembrar tubérculos como cualquier niña miskita campesina; pescar, ir en bote, nadar mucho, estudiar poco y atender las discusiones, juegos y pleitos con los muchachos de mi misma edad. El primer idioma que nosotros aprendimos fue el miskito. aprendimos el español en la escuela.  deseaba ser maestra.  estudiaría la secundaria y después la carrera de Derecho en la Universidad, al igual que canto religioso. 

Al alcanzar el cuarto año de secundaria Martha tuvo un accidente que cambió su vida por siempre.. en 1981  Semana Santa en el balneario de Tuapí, la poza donde se lavan los carros, ya bahía hecho dos clavados al agua y ésta era la tercera vez que iba preparaba a hacerlo.

Estaba bastante lisa la tierra a la orilla. Cuando me apoyé en el barro para impulsarme de cabeza al agua, ésta se quebró y en vez de caer en la parte profunda, caí en la parte cercana a la orilla. Quedé clavada en el barro, con los pies hacia arriba. Era difícil reconocerme.   El mismo día me trasladaron a Managua.  . Así pasé dos meses en el hospital Manolo Morales y dos años en el Aldo Chavarría, en Managua. Cuando salí del Aldo Chavarría ya estaba inmóvil, sólo la cabeza podía mover.«

 Después del accidente Martha dejó de estudiar por seis años a causa de traumas sicológicos que vivió en ese etapa. Luego retomó nuevamente los estudios por cuatro años consecutivos a pesar que el médico se oponia.   Este gran esfuerzo pago al terminar su secundaria   Reinició por segunda vez los estudios y terminó sin retrasos el curso de Tecnico en Contabilidad en el INATEC de Puerto Cabezas.

»Después de eso yo quería estudiar derecho pero cuando terminé el curso técnico ya estaba en ese proceso de organización de discapacitados junto con Don Marcelo Borge, el lider no vidente. El y yo pensábamos trabajar para este sector y eso me quitó un poco el deseo de estudiar derecho para dedicarme por completo a mi trabajo.«

Cuando nosotros nos conformamos como grupo en 1990, éramos un total de cinco personas.  al poco tiempo aumentarnos a diez, después a doce, vyasí nos desarrollamos..  les brindaron su apoyo. entre ellos; el Consejo de Iglesias Evangélicas Pro Alianza Denominacional (CEPAI)), que ofreció capacitación sobre cómo organizarse, cuáles son las diferentes etapas por las que pasa el proceso. y sobre la comunicación.  el Centro de Promoción de la Rehabilitación Integral (CEPRI), que promovió en 1992 una capacitación integral para los discapacitados de toda la región.   Con el proyecto PRODINIC de la Casa Danesa logramos capacitación sobre el manejo y mantenimiento de las sillas de ruedas. Hubo visitas a otros municipios para hablar sobre la autoestima y organizar promotores que pudieran sensibilizar a la población y ubicar a los diferentes discapacitados. Actualmente ODIS-RAAN trabaja en la parte de sensibilización. Es decir, la concientización de la familia de discapacitados y sus problemas. Este esfuerzo que realizan Martha y sus compañeros es muy grande, ya que en la región hay una infraestructura en muy mal estado y las distancias son enormes. El transporte público es muy incómodo para trasladarse al área rural, especialmente para un discapacitado.  Un obstáculo mayor es por la incomprensión de miembros de la comunidad.  »La misma sociedad, incluso la familia, ha manejado que los discapacitados no tienen derecho a la educación;  .


 
 
Elizabeth expresa que como mujer se siente feliz y con deseos de seguir en la lucha para que haya más mujeres que tengan una verdadera participación en los partidos políticos. 

A ella le ha costado mucho que los hombres le den oportunidad de demostrar su capacidad porque ha sido discriminada. Los hombres, dice, creen que las mujeres no deben participar en la toma de decisiones y no pueden opinar y dirigir. 

“Me ha costado mucho hacer conciencia de que las mujeres tienen iguales derechos y por eso trabajo en la Asociación de Mujeres Indígenas de la Costa Atlántica (AMICA)”

Alcaldesa es primera mujer y primera YATAMA
Nancy Elizabeth Henríquez

 “Es primera vez que Yatama ganó una Municipalidad y es la primera vez que la organización tiene la oportunidad de participar en las elecciones y con una mujer”, expresa con un orgullo que hace sentir con una sonrisa muy sincera. 
 Es originaria de la comunidad de Nine Yaris, Sandy Bay Norte, y tiene 41 años.  Nancy ganó las elecciones municipales de Puerto Cabezas al obtener 5,400 votos, que representan el 38 por ciento de la votación, frente al candidato del FSLN, que obtuvo 5,209 votos, el 36.84 por ciento.  como mujer indígena se involucró en la política en la década de los 80.  Reconoce que al inicio, cuando empezó su participación comunitaria, las cosas eran más difíciles, pues además de ser muy joven era mujer y los hombres tenían una mentalidad más cerrada. 

En ese tiempo tuvo que abrirse paso y demostrar que las mujeres también tienen capacidad y pueden dar mucho en las comunidades donde viven. “Yo siempre animo a las mujeres indígenas y les digo que pueden y deben participar igual que los hombres y buscar cómo capacitarse”. 

Perteneció a Alpromiso, una organización de lucha por los pueblos indígenas, que propugnaba la unidad de los mískitos, sumos y ramas. En la década 80, cuando asume el poder el FSLN, junto a otras personas creó una nueva organización llamada Misurasata, que significa miskitos, sumos, ramas y sandinistas, la unidad de todos. 
 Elizabeth viajó a Honduras, se integró a Yatama y regresó en 1990 para continuar la lucha por el reconocimiento de los pueblos indígenas. 
 En 1994, Yatama le propuso ser miembro del Consejo Regional y ganó por la circunscripción cinco, le pidieron que fuera concejal dentro de Bilwi y aceptó y ganó y fue miembro del Consejo hasta el 2002. También fue comandante de la Resistencia en Yatama. 
   Casada y separada, madre de cinco hijos, de los cuales tres viven aún con ella, pues los mayores tienen su vida independiente


 
 
 
Presidenta y Fundadora del CENIDH
La doctora 
Vilma Núñez de Escorcia
destacada jurista, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). 
En 1969 se convirtió en la primera mujer magistrada de la Sala de lo Criminal de la Corte de Apelaciones de León. 
(julio de 1979 al 30 septiembre de 1996).  se convirtió en la primera vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua 

 7 DE JULIO DEL 2000 / Ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CENIDH desenmascara al CSE  Vilma Núñez, quien recibió comunicación de la CIDH en la que le informa que el Estado de Nicaragua respondió a la denuncia número 11.878 interpuesta el 9 de enero de 1997 por violación de los derechos electorales de la ciudadanía nicaragüense. 

22 DE JULIO DEL 2000 El Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH),   (OEA), solicitó al gobierno del Presidente Arnoldo Alemán, la “adopción de medidas cautelares” a favor de la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), doctora Vilma Núñez de Escorcia.  Las amenazas de muerte se originaron luego del asesinato,en  marzo del 2000, del ex líder del Frente Unido Andrés Castro (FUAC), Eugenio Edmundo García Olivas,  conocido como “Camilo Turcios”. 
El 19 de Agosto del 2000 Alertó que la impresión de las boletas electorales por el CSE posibilita un “fraude informático”, debido a que según ella la institución electoral fue convertida en un órgano para garantizar la voluntad del PLC y FSLN. 

Managua, 9 de marzo del 2004.- 
La Dra. Vilma Núñez de Escorcia Presidenta del CENIDH y de la Federación de ONG de Nicaragua fue reelecta vicepresidenta de la Federación Internacional de Derecho Humanos (FIDH) para el período 2004-2007. 
La reelección de la Dra. Núñez de Escorcia, en el XXXV congreso de la FIDH en Ecuador, fue propuesta de manera unánime por el bloque del continente americano y constituye un reconocimiento a su larga y destacada trayectoria como defensora de los Derechos Humanos, así como al trabajo realizado por el CENIDH en Nicaragua. 
y la lista es interminable..


 
 
 

María Lourdes Ruiz

Levantar pesas... ¿Un deporte de hombres?
 

¡Que lo diga Lula ! María Lourdes Ruiz, apodada cariñosamente como Lula, es la actual campeona centroamericana en levantamiento de pesas en la categoría de 70 kilos. 

Levantar pesas es un deporte que comenzó a practicarse entre los hombres griegos para demostrar su fuerza. A las pesas que usaban les llamaban halteres y al deporte de levantarlas halterofilia, que en español significa “amigo de las pesas”. 

Hoy el levantamiento de pesas es un deporte olímpico que practican hombres y mujeres que entrenan por categorías de acuerdo al peso de cada quien. Un o una atleta compite con personas de su mismo peso.

Lula compite en la categoría de 70 kilos porque su peso es de 154 libras, la cantidad a la que corresponden 70 kilos. El chiste de este deporte es levantar el doble de su peso que son 308 libras, y su triunfo es levantar el triple de su peso que serían 462 libras. 

Para Lula practicar este deporte le ha traído muchas satisfacciones, al igual que algunos conflictos. 

A continuación nos cuenta:
Mis amigas se admiran, les parece mentira que tengo fuerza para levantar tantas libras. Les digo que lo pueden hacer, no de primas a primeras pues hay que fortalecer el cuerpo, darle preparación y tener disciplina pues ya seas hombre o mujer, necesitas técnica. 

A mí me gustó sentir que este deporte era bien pesado y brusco, demostrar que las mujeres realmente podemos hacer prácticamente cualquier cosa. Este deporte no es de fuerza bruta, claro que necesitás capacidad física pero también conocimiento de la técnica. Pues al competir, si el movimiento es malo, aunque levantes más del triple de tu peso el esfuerzo será considerado nulo. Los jueces no perdonan, penalizan la falta de técnica.
 

Esa fuerza que tengo para subir al caballete de un salto, la uso para el arranque. El asunto es subir la barra con peso y todo, de un solo impulso. “Oye -me dije- y seguí adelante”
Desde que comencé a entrenar el primer año, di resultados. Pero cuando mi familia, con la que vivo en Nindirí, se dio cuenta fue un pleito: mi mamá se preocupó, tenía miedo de que me cayera encima una pesa y hasta me pudiera matar. Claro que esto no sucede si se tiene un entrenador y las condiciones para hacer este deporte. 

En Nicaragua soy la primera mujer en este deporte que compite dentro y fuera del país.

Me fui enamorando del levantamiento de pesas y al mismo tiempo del papá de mi hija, pues él también levanta pesas. Jalamos 3 años y ahora tenemos una relación tranquila, aunque es algo celoso. El practica en su categoría y yo en la mía. 

Las formas de discriminación
Siempre he tenido este cuerpo, fuerte, sólido, aunque me ha pasado que algunas veces de espalda me confunden, me quedan viendo como queriendo dar a entender que qué soy: si hombre o mujer. Dicen que es porque tengo la espalda ancha, pero eso me tiene sin cuidado. Considero que mi cuerpo es femenino y no me molestan en lo más mínimo los comentarios que hagan, pues yo sé que soy cien por ciento mujer.

Este deporte comprende dos movimientos: el arranque y el envión. El arranque es un movimiento exacto de fuerza rápida, lograrlo requiere de fuerza en las piernas. 

Me cuido, soy seria y me doy mi lugar. Mis compañeros me respetan mucho, incluso hay algunos que están en otras categorías o en la misma mía, y yo levanto más peso que ellos. Y entre ellos se retan diciéndose: “que barbaridad te gana la Lula. ¿No ves que ella es mujer y vos sos hombre?”.

En Nicaragua no tenés ninguna ayuda, nada. A nivel nacional se me ha cuestionado mucho, somos un país donde la gente se asusta de ver una mujer que según ellos parece hombre por estar levantando “eso” que sólo los hombres pueden. Y te quedan viendo todo extraño, como animal raro. Por suerte a nivel de los compañeros deportistas el pensamiento es otro. 

Estoy convencida de que ellos como varones y yo como mujer no tenemos diferencia a la hora de dar resultados. El asunto está en tener disciplina y poner atención a la técnica. 
 

El envión es la aplicación de fuerza. Aquí trabajo en base a mi consistencia y a la fuerza muscular que se reparte en todo mi cuerpo. Es bien importante mantenerse recta, perpendicular al suelo, y así proteger la columna vertebral de una posible lesión o un desgarramiento muscular. Pero sería bueno que hubieran más mujeres con quien llevar una competencia amigable, que estimule mantener el entrenamiento diario. Siempre me he esforzado por dar buenos resultados para tener un buen nivel y callarle la boca y las intenciones a cualquiera.
La discriminación hacia las mujeres deportistas se hace sentir en otros aspectos. A mí me gustaría trabajar, pero quién sabe por qué los dueños de gimnasios no contratan a mujeres instructoras. He trabajado en colegios dando educación física, pero ahora está difícil conseguir trabajo y yo necesito ganar dinero. 

Por ahora me dan una ayuda que sólo me alcanza para el transporte, pues entreno en el Instituto Juventud y Deporte de Managua y viajo diario a Nindirí. Ahora estoy preparándome para los juegos del próximo año y después de eso, con pesar me retiro para buscar trabajo.
 

--------------------------------------------------------------------------------

Para mayor información sobre este deporte contactar a Marlon Tórrez, Director de Actividades Deportivas del Instituto Juventud y Deporte: de la Rotonda de Plaza España 800 mts. al sur a mano derecha. Tel: 266-3460/62


 
 
 
Primera abogada nicaragüense 
Olga Núñez Abaunza de Saballos. 
una joven de Masaya  hija de la señora Filomena Abaunza y del doctor en Medicina Arturo Núñez. Nació el 22 de marzo de 1920.  . Hizo su primaria en el Colegio de Señoritas de Masaya,  fué la primera directora del periódico estudiantil La Colegiala. Inició su bachillerato en el Instituto de Varones de Masaya y lo concluyó en el Instituto Nacional Central Ramírez Goyena de Managua,  Se bachilleró en 1938     ingresó en la Universidad Central de Nicaragua.  Se cuenta que al inicio sus compañeros varones, molestos por el “atrevimiento”, se marchaban y la dejaban sola con el profesor. Algunos docentes tampoco querían darle clases. Ellos decían que era una “pérdida de tiempo” enseñar Derecho a una mujer. Pero otros continuaron explicando sus materias a la única alumna en el aula. 
En 1945, se graduó como Abogada y Notaria Pública. La primera mujer nicaragüense en obtener este título. 

Olga, decía que la mujer estaba apta aún para el servicio militar. Eran los tiempos de la Segunda Guerra Mundial y muchas mujeres estaban combatiendo el fascismo. “Nuestra Carta Magna (Constitución), demuestra un desconocimiento de esta fuerza nacional que sería de indiscutible importancia a la altura de una emergencia tan terrible como la guerra”, señaló Olga Núñez en aquel momento. 

Olga hizo constar que para esa época, había mujeres ocupando asientos en el congreso norteamericano, cubano y que una mujer presidía las sesiones del Poder Legislativo de Puerto Rico.

En 1945 Olga Núñez ganó el Premio Nacional de Literatura Rubén Darío por su novela Renunciación, que al parecer, nunca fue publicada. 

 Se casó a los 33 años de edad, en 1953,  Tuvo cinco hijas mujeres   Murió  en 1971. 

• Hizo estudios de postgrado en la Universidad de Pennsylvania y cursos de estudios internacionales en la Universidad John Hopkins. 

• Una maestría en Organizaciones y Relaciones Internacionales, en la Universidad Americana de Washington. El estudio que presentó esta vez, para obtener su maestría, trataba sobre: “El análisis de proyectos de una Ley Internacional de Derechos Humanos”. 

• Trabajó como Viceconsulesa y Agregada Cultural de la Embajada de Nicaragua, en Washington.

• En 1950, fue nombrada Viceministra de Educación Pública, gracias a su excelencia profesional y destacada militancia liberal. Era la primera vez que una mujer ocupaba tan alto cargo en el Gobierno. 

• En 1955, fundó el Ala Femenina del Partido Liberal Nacionalista. No olvidemos que las primeras feministas de Nicaragua, tras varias décadas de lucha lideradas por doña Josefa Toledo, lograron que el Gobierno de ese entonces reconociera el derecho de las mujeres a ejercer el voto. Muchas se sintieron agradecidas por esta reivindicación y comprometidas con el partido que las apoyó. 

• Ese mismo año, la Unión de Mujeres Americanas (UMA), Capítulo de Nicaragua, le otorgó a la brillante jurista la denominación honorífca: “Mujer de Nicaragua”. Posteriormente, la eligieron Presidenta de su organización. 
 

todas estas fotografías en esta división han sido generosamente facilitadas por el Archivo Nacional de Nicaragua...
envie su propia memoria histórica, fotos antiguas de Mujeres de Nicaragua.
Sea miembro de www.manfut.org


 
 
 
Maria Mena

Desde niña, Maria Mena se vio muy influenciada por el arte. Su madre escribía obras de teatro y su padre era baterista. Mena y su hermano Tony deben sus nombres a West Side Story de Leonard Bernstein. Su padre fue miembro de varias bandas en Oslo, lo que hizo que Maria se interesara por la música. Sus padres se divorciaron cuando ella tenía nueve años, lo que la sumió en una depresión y le causó transtornos alimentarios. Su madre es noruega y su padre es nicaragüense. Al cumplir trece años se fue a vivir con su padre. Entonces comenzó a cantar y escribir canciones como terapia, y a expresar así sus sentimientos y frustraciones. "My Lullaby", una de las historias que escribió en su diario, se convirtió en canción. La canción habla del dolor que le causó el divorcio de sus padres. Tras suplicarle a su padre que le dejara hacer una maqueta, consiguió ponerse en contacto con algunos de los contactos de su padre para que grabaran sus canciones. Después, su padre enseñó la maqueta a varias discográficas. Sony Music la contrató. 

En 2002 publicó su primer single, "Fragile (Free)", en Noruega, pero no tuvo demasiado éxito. En cambio, "My Lullaby", el que fuera su segundo single, fue top 5 en las listas de música noruegas. Las emisoras NRK P1, P3, P4, Radio 1 y Radio Oslo emitieron la canción con frecuencia, lo que hizo que la joven cantante pronto tuviera fans y ganase su primer disco de platino. Tras su éxito, pulicó su primer álbum, "Another Phase", que llegó a ser el número 6 de la lista de discos más vendidos en Noruega. 

El 20 de julio de 2004 Maria apareció en The Late Show with David Letterman presentando su primer álbum internacional, "White Turns Blue", con el que consiguió el número uno en la lista de éxitos de la revista musical Billboard. Se hizo un hueco en las listas de éxitos de varios países con la canción. Mientras tanto, publicó su segundo álbum en Noruega, "Mellow". No tuvo tanto éxito como "Another Phase", pero aún así tuvo buena aceptación. El segundo single de ambos discos fue "Just a Little Bit". 

En 2005 publicó el álbum "Apparently Unaffected" en Noruega y algunos países europeos, cuyos singles fueron "Miss You Love" y "Just Hold Me". 

EL VIDEO DE JUST HOLD ME SE ENCUENTRA AL COMIENZO DE ESTA PAGINA

Tuvo un gran éxito en Noruega, estuvo tuvo tres nominaciones Spellemann, la de mejor artista femenina, mayor éxito y mejor video musical. El álbum se publicó en junio de 2006 en Holanda y, debido a su éxito, Mena dio algunos conciertos en Utrecht y Ámsterdam. Superó a los álbumes "I'm Not Dead" de Pink, "Loose" de Nelly Furtado y "B'Day" de Beyoncé en Holanda. 

El 7 de julio de 2007 actuó en el concierto Live Earth que tuvo lugar en Hamburgo, Alemania. 

El último single de Maria, "Belly Up", se estrenó en la radio noruega en junio de 2008. Es el primer single de su nuevo álbum, "Cause and Effect" en Noruega. El primer single internacional es "All This Time". El álbum se estrenó en el mercado internacional el 26 de septiembre de 2008


 

 

 

 .PROTAGONISTAS DEL DESARROLLO Nicaragua –
Pilar Oporta
Tinki-Pali Pilar 

Por Claudia Neira 
Publicado: Julio 2002 
Pasa su vida entre caminos viejos y descuidados o navegando en pangas. No está más de una semana en la misma comunidad. Pilar Oporta Rodríguez es la coordinadora comunitaria de Acción Médica Cristiana, una organización no gubernamental y también es una de las personas más conocidas y apreciadas en Waspam, en la Región Autónoma del Atlántico Norte nicaragüense.
La misión de Acción Médica Crisitiana es facilitar atención en el área de salud. Sin embargo, dadas las condiciones en que viven las personas de esa zona es sumamente difícil dedicarse solamente a ese tema. “Nuestro trabajo va mucho más allá de la salud”, dice Oporta. “A la gente le damos las herramientas para su supervivencia y los capacitamos en el uso de las mismas. Hemos construido letrinas, enseñado cómo y dónde sembrar árboles; hemos capacitado en minas antipersonales, preparado maestros, alfabetizado adultos, hecho pequeñas cosas todos los días”, explica.
El Atlántico Norte en Nicaragua, a pesar de representar más del 46 por ciento del territorio nacional y con una población de más de medio millón de habitantes, es un mundo aparte. Sus habitantes tienen otra cultura y no hablan únicamente el español.
Las condiciones de pobreza son extremas. Según el último mapa de pobreza de Nicaragua, 12 de los 25 municipios más pobres del país están en el Atlántico. Las brechas de equidad entre el Pacífico y el Atlántico son enormes.
En el Atlántico Norte Nicaragüense el número de teléfonos por cada mil habitantes es de 2,9 y no hay una sola carretera pavimentada. Las condiciones de salud y educación son similares.
Con este escenario, Oporta se ha propuesto mejorar las condiciones de su comunidad mediante un trabajo arduo donde, a su juicio, la capacitación es la clave principal. Oporta nació en Waspam hace 40 años. Cursó estudios de periodismo y comunicación en Ecuador, Costa Rica y Panamá, y regresó más tarde a Nicaragua para, en Managua, obtener una licenciatura en Ciencias de la Educación en español. Ha estudiado a fondo el miskito, la lengua que se habla en gran parte del Atlántico nicaragüense. También obtuvo un diploma en Derecho Indígena en una universidad local.
Oporta trabajó anteriormente en programas de apoyo al triángulo minero, en Hijas del Río Coco, un programa de derechos humanos de mujeres y en la dirección de programas de radio proyectados a la sociedad. “Recuerdo que en una ocasión muchos jóvenes se estaban suicidando, y entonces tocamos ese tema por muchos días en el programa. Había que hacer algo por ellos. Si no ayudábamos nosotros, ¿quién lo iba a hacer?”, se pregunta Oporta. Por muchos años, Oporta también fue maestra de educación primaria y secundaria y portavoz del Consejo Regional Autónomo del Atlántico Norte.
“Hay mucha necesidad y, conociendo los problemas, ¿qué mejor que ayudar?”, se pregunta. “Si hay otras personas de otros países ayudando, ¿por qué no lo voy a hacer yo?”. Oporta admite que a veces se siente con ganas de llorar, sobre todo cuando no hay alternativas de mejorar las formas de vida de sus hermanos. Pero la mantiene la esperanza de generar cambio con su trabajo, de crear mejores condiciones de vida. “Hemos avanzado un poco, pero se puede hacer más”, reflexiona con cierto optimismo.
Desde los 12 o 13 años Pilar comenzó a trabajar por la comunidad y piensa hacerlo hasta llegar a una edad avanzada o cuando ellos estén listos para la autosugestión. “Cuando no trabajo con alguna ONG, lo hago sola”, dice enfáticamente.
Hoy la vida de Pilar transcurre entre traducciones de español y miskito, la planificación del futuro programa de alfabetización o la clasificación de información sobre el desminado, siempre robando tiempo para dedicarlo a su esposo y cuatro hijos, quienes, al igual que los habitantes de las comunidades en donde Pilar trabaja, tienen guardado un Tinki-Pali (gracias, en miskito) para ella. 

MUJERES DE NICARAGUA PAGINA  1   PAGINA  2

INDICE MUSEOS DE NICARAGUA
INDICE WWW.MANFUT.ORG

 

Ligia Areas, 

única astrónoma en Nicaragua, relata su pasión por el firmamento 
La mujer que ve las estrellas más de cerca
* Desde niña la curiosidad de saber qué eran esos cuerpos brillantes, cómo nacen, evolucionan y a dónde van, la guió a su profesión
* “Estoy haciendo algo que me gusta, y así soy feliz, así deberíamos ser todas, hacer lo que nos gusta y dejarnos llevar por nuestros instintos”, recomienda

Anita Cassese 

Ligia Areas Zavala, única astrónoma de Nicaragua, junto a su fiel compañero de aventuras en los recorridos que hace observando a través de él, el firmamento. Oscar Sánchez/END 

Ella es capaz de identificar cada estrella en el firmamento. Sabe medir, con una infinita paciencia, cada una de las longitudes de ondas de un cuerpo celeste. Cuando se le acerca un asteroide a la tierra, ella señala su constelación exacta en el cielo: Ligia del Carmen Areas Zavala es astrónoma. Es la única en Nicaragua, y hasta que se conozca otra, sólo ella en el país cuenta con un máster en astronomía y astrofísica.

Con el cabello rizado recogido, en pantalón jeans y camisa azul celeste, Ligia Areas explica a la oyente inexperta el aparato que está guardado en la oficina de la Asociación de Astrónomos y Astrólogos de Nicaragua, ubicada en Managua. “Esto es un telescopio, esta parte se llama ocular, y aquí ponemos una lente para ver las estrellas”, dice ella en voz suave. Hasta aquí todo fácil.

La astrónoma, de 35 años, se dedica a la espectroscopía. “Tomo espectros de las estrellas tipo BE. Estrellas que emiten radiación, de color azul, con una temperatura más elevada en comparación a las estrellas amarillas”, expresa, con un brillo en los ojos, delatando su gran pasión profesional. ¿Qué características son importantes para ejercer esta profesión? “Paciencia y perseverancia”, responde, cualidades con las que según ella las mujeres vienen dotadas.
 

Curiosidad de niña la guió a su profesión
Para la mayoría de los habitantes de la Tierra, sin embargo, el mundo de Ligia Areas es un mundo demasiado ajeno. De niña le daba curiosidad saber cómo nacen las estrellas, cómo evolucionan, a dónde van. Su papá, quien entonces trabajaba en contabilidad, le transmitía todo lo que supo de física.

“Por ejemplo, nos decía: ‘Si usted tiene una ecuación, la fuerza va a ser igual a la masa por aceleración’. Esos conceptos sencillos me los explicaba de una manera tan bonita”, relata Areas.

En la escuela le gustaba más sumar o hacer las cuentas en lugar de recitar un poema, y se desenvolvía en matemáticas y física. “Yo era la más rara entre las niñas, sólo tenía a mis hermanos como amigos”, recuerda, admitiendo que a veces tuvo una vida un poco sola. Después del colegio decidió estudiar física, ya que no existe la carrera de astronomía en Nicaragua.

En 2001 obtuvo una beca y emprendió una maestría en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Fue en el Observatorio de Suyapa donde conoció a la mujer quien iba ser un modelo determinante en su vida: la profesora María Cristina Pineda de Carías. Cuando Ligia Areas la vio por primera vez en una de sus conferencias dinámicas y apasionadas, supo que quería terminar su tesis en astrofísica bajo su tutela.

Actualmente, Ligia Areas está trabajando en el Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN, como responsable del programa de visitas de colegios de secundaria. Imparte conferencias con ayuda audiovisual para divulgar información astronómica y astrofísica.

Cuando la gente le pregunta para qué se dedica a algo que no lleva a nada, ella simplemente sonríe y piensa: “Estoy haciendo algo que me gusta y así soy feliz”. Y es este mensaje el que Ligia Areas quiere transmitir a todas las mujeres en este Día Internacional de la Mujer: “Que sigamos adelante en nuestras actividades, y que hagamos lo que siempre nos ha gustado, siempre dejándonos llevar por nuestros propios instintos.”

Las mujeres y su contribución a la astronomía
Las mujeres, en el marco de la historia, siempre contribuyeron al progreso en la astronomía, aunque la mayor parte de ellas han sido olvidadas por la misma historia. Entre las más famosas se destacan la astrónoma egipcia Hipatria de Alejandría, en el siglo IV; la alemana María Winkelmann Kirch, la primera mujer que descubrió un cometa en 1702, y la estadounidense María Mitchell, cuyo nombre lleva un cráter en la luna.

En Centroamérica, hoy en día, se estima que hay una docena de astrónomas. En el mundo, aproximadamente la cuarta parte de los astrónomos profesionales son mujeres. El campo continúa atrayendo a mujeres y beneficiándose de su participación. Sin embargo, hay grandes diferencias geográficas con países donde más de la mitad de las profesionales son mujeres, y otros donde apenas existe representación femenina.

“Ella es astrónoma” es un proyecto que se ha desarrollado para el Año Internacional de la Astronomía 2009. Con ello, la Unión Astronómica Internacional y la Unesco quieren contribuir a la igualdad entre mujeres y hombres, uno de los objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU.

En Nicaragua, una de las organizaciones que promueve este proyecto es Astronic, la Asociación Científica de Astrónomos y Astrofísicos Nicaragüenses. Esta organización civil sin fines de lucro tiene como misión proporcionar ámbitos de discusión y difusión de la actividad de investigación en astronomía y ciencias afines.

 

Indice de Mujeres en Nicaragua en construcción
entre por página en vez de por nombre por el momento.
PAGINA  1
Presidenta Violeta Chamorro 
Vice Presidenta Julia Mena Rivera


PAGINA  2 
 

Lolita Soriano de Guerrero
Benita del Carmen Arbizú Medina
Juanita Blandón Calero
Esperanza Román
Claribel Alegría
Lidia Castillo de Bequillard
María Asunción Moreno
Miriam Hebé 
María Marvis Jirón
Magdalena Matus Fonseca 
 
PAGINA 3 
Myriam Argüello 
PAGINA 4 
PAGINA 5 
PAGINA 6 
PAGINA 7
PAGINA 8 
PAGINA 9 

 

 

internet: Eduardo Manfut P  Diciembre 2000 revisada Octubre 2008