PERIODISTAS 
QUE ILUMINAN NUESTRA HISTORIA
JUAN RAMÓN AVILÉS
Y SU LEGITIMIDAD LIBERAL
Jorgue Eduardo Arellano
Si hubo un periodista que mantendría, a lo largo de su existencia, la legitimidad de los, principios liberales, ese fue Juan Ramón Avilés. Fiel a la causa de su partido, desde joven abordó asuntos históricos, sociales y económicos, influyendo notablemente en la opinión pública del país. De ahí que se le haya reconocido como uno de los más altos valores de su generación.

Nació en el barrio San Juan de Masaya el 7 de junio de 1886. Estudió en su ciudad natal, donde hizo circular un periódico manuscrito: «El alfiler». En 1905 pensaba editar una revista literaria y establecer una biblioteca pública. Pero no logra sus propósitos y se dedica a diversos oficios como carpintería, hojalatería y tipografía, sin reprimir sus impulsos literarios, firmando versos y prosas con el seudónimo de El Duque de Alba.

A los veinte años se traslada a Managua para empeñarse «en la cimentación de la concordia, intelectual y sincera, de la juventud», como lo escribía a Rubén Darío el 21 de enero de 1907. Y esa labor la realiza con la fundación de importantes publicaciones periódicas: Letras (1914) y La Noticia ilustrada
(1915). Desde el primero de julio de este año hasta su muertedirige La Noticia, diario que mantuvo la hegemonía -durante varias décadas- en el periodismo nicaragüense.

Según su biógrafo Humberto Osorno Fonseca: «...de todas partes le llegaban mensajes de felicitaciones por sus artículos; en todas las ciudades y pueblos por donde pasaba lo saludaban con aplausos; era el invitado de honor de las fiestas de los obreros; las muchachas bellas de la sociedad gustaban tener en sus álbumes un pensamiento de oro y rosa con su autógrafo; era también el más entusiasta amigo de los deportistas». En un editorial, escribió Avilés:« Los primeros años de La Noticia los consagramos a cooperar con la mayoría del pueblo a dos objetivos determinados: liberar a la Patria de la intervención militar extranjera y liberar al pueblo de la dominación de una oligarquía reaccionaria que se conservaba en el poder contra la voluntad en potencia de la mayoría por la complicidad de esa intervención ...».

Liberal doctrinario, Juan Ramón Avilés justificó el pacto Stimson-Moncada e incomprendió la lucha de Sandino; pero no dejó de expresar un franco pensamiento anti-intervencionista. Así lo refleja su ensayo «El caso de Nicaragua ante la conciencia de América», aparecido en Repertorio Americano (14 de Enero, 1928) de Joaquín García Monge, quien le tenía alta estima intelectual. En cuanto a su labor de difusión cultural, fue uno de los impulsores fundamentales de las promociones modernistas durante las tres primeras décadas del siglo XX. Como creador se le conoció calidades de prosista literario; incluso Rubén Darío, en El Viaje a Nicaragua, advirtió el decoro bizarro de sus prosas.

«El desorden, la amenaza contra el ciudadano, la guerra desatada por la ambición, es lo que ha formado el cuadro e¡que la vida nicaragüense se ha movido. Y desde este punto de vista, el ciudadano debe luchar contra toda opresión, vIrilmente, hasta lograr que las libertades públicas sean consagradas, porque mientras el despotismo no se elimine, no podrán organizarse las fuerzas ciudadanas para la nueva independencia». Pero Avilés, al mismo tiempo, creía en otro deber: la defensa de la patria en la paz, con el trabajo, la posesión y el cultivo de la tierra. 

Sólo ellos, para él, eran «prenda de nacionalismo y promesa de prosperidad».
Fundador en México del movimiento «Acción Iberoamericana», nacido para contrarrestar el panamericanismo que promovían los Estados Unidos, Avilés fue testigo del interés norteamericano por la explotación de nuestros recursos naturales y por la intervención misma. Pero aceptó su cooperación para establecer en Nicaragua la paz y el sufragio, base de la democracia. Finalmente, Juan Ramón Avilés resumió su pensamiento en estas líneas:«Para acometer la obra de libertad de la patria tenemos antes que lograr la libertad individual y para la soberanía nacional lograr antes la garantía humana». Y Osorno Fonseca afirmó: «No se hizo rico, pero tampoco vivía pobre, así tenían que ser las cosas, porque su alma, su trabajo y su dinero los había consagrado para el culto del liberalismo»...

.
 
 
 
 
 
 
 
 

 

BIOGRAFIAS DE 
PERIODISTAS  que iluminan nuestra historia.
ENRIQUE E. GOTTEL
FABIO CARNEVALINI CAGLIERO
ANSELMO H. RIVAS
RIGOBERTO CABEZAS
JUAN RAMÓN AVILÉS
GABRY RIVAS
JOSÉ FRANCISCO BORGEN
LEONARDO LACAYO OCAMPO
SALOMON BARAHONA LÓPEZ (CHILO)
Don Gustavo Adolfo Montalván Mejía
OFELIA MORALES GUTIÉRREZ
PEDRO JOAQUIN CHAMORRO

PERIODISTAS  DE RIVAS, NICARAGUA en la historia.
JOSE NAPOLEON CASTILLO
SANTIAGO MENESES VALLECILLO
OSCAR ALVAREZ PAISANO
EDWIN SABALLO
LORENA ROMERO
ALVARO URTECHO
ARACELLY URCUYO
RICARDO MARTINEZ
RAMON VILLAREAL
GIOVANNI CERDA
JUANA LINNETE JACAMO GARCIA
ARMANDO HERNANDEZ
DENNIS SCHWARTZ
AUGUSTO CONRADO PINEDA AGUILAR
FREDDY PUTOY

 Datos proporcionados por el Centro de Historia de la Alcaldia de Managua - Agosto 2004 para www.manfut.org