Colecciones www.manfut.org

 
Promotor: Sociedad Civil 
Escultor Anonimo.

BUSTO DEDICADO A LA EDUCADORA JOSEFA TOLEDO DE AGUERRI

Ubicado en el Parque Central frente a la Ruinas de la antigua Catedral. 
Cemento armado 59 cms de alto X 41 cms de ancho y 18 cms de largo.

  En el año de 1935, se decidio erigir un monumento a la educadora de generaciones señora Josefa Toledo de Aguerri, el cual consisitiria de un templete con un medallon que llevaria el Busto de la educadora y seria levantado en el Parque Infantil, ahora Parque Ruben Dario.

Para empezar este Monumento, se iniciaron una serie de actividades culturales para recauadar fondos y hacer posible dicho Monumento.

Finalmente, dicho Monumento no se construyo como se habia planeado erigiendo unicamente un Busto, el cual fue ignaurado en el Parque Central el 7 de enero de 1940 por el presidente Anastacio Somoza Garcia.

El 25 de abril de 1965, un camion embistio el busto, arracandolo de su pedestal. Dicho busto fue depositado en el colegio que lleva su nombre, aceptando la empresa Coca Cola, a quien pertenecia el vehiculo pagar los gastos de restauracion.

La educadora Josefa Toledo de Aguerri, fue la primera persona en el pais que tuvo la satisfaccion que se le erigiera un Monumento en vida.



Feminista Nicaragüense 
JOSEFA TOLEDO DE AGUERRI (1866-1962):
 

SU VIDA Y SU LEGADO [1] 



Victoria González-Rivera, Ph.D. 

Historiador 

Investigador Etnográfico 

Universidad de California, San Francisco, U.S.A. 
 
 
 
 

RESUMEN 
 

Este ensayo analiza el legado de Josefa Toledo de Aguerri (1866-1962), nicaragense y educadora feminista. El anlisis se enfoca en sus escritos sobre el feminismo, la eugenesia, y la sexualidad. 
 
 

Descriptores: Feminismo. Educacin. Eugenesia. Josefa Toledo de Aguerri. Nicaragua. Siglos XIX y XX. 

   INTRODUCCIÓN 

Josefa Toledo de Aguerri, un maestro, no fue la única feminista en Nicaragua a finales del siglo XIX y XX. Sin embargo, su visión y su activismo en particular, son vitales para la comprensión de la historia del feminismo en Nicaragua antes de la revolución sandinista de 1979. Las razones de esto son muy simples. La vida de Toledo de Aguerri se extendió por casi un siglo, un siglo clave para los derechos de la mujer en su país. N feminista nicaragüense otros participaron tanto en el siglo XIX las luchas para garantizar la educación secundaria secular de las niñas y la mitad de las campañas de siglo XX por el sufragio femenino. Igualmente notable fue el grado de participación de feministas de Toledo de Aguerri. A diferencia de otras mujeres, que dedicó toda su vida adulta a la aplicación de su visión feminista. Ella estuvo implicada en un sinnúmero de organizaciones feministas nacionales e internacionales, muchos de los cuales se estableció ella misma. Además, fundó las primeras revistas feministas de Nicaragua. Por otra parte, de Toledo Aguerri estaba interesado en abordar una amplia gama increíblemente amplia de cuestiones, desde una perspectiva feminista. Sólo después de que su vida se sitúa en su contexto histórico puede comenzar a los estudiosos hacer generalizaciones matizada y precisa acerca de la historia feminista de Nicaragua. 
 
 

1. JOSEFA TOLEDO DE LA EDUCACIÓN AGUERRIS LEGACY

La educación primaria para niñas y niños habia cambiado relativamente poco durante los primeros cincuenta años de la independencia de Nicaragua. Al finales de 1870 y principios de 1880, sin embargo, se introdujeron algunas reformas educativas muy importantes. Religiosas como seculares secundaria / formación del profesorado (Normal) las escuelas para niñas se habian abierto en las ciudades más grandes del país (Lpez 1988: 11-15). 

Josefa Emilia Toledo Murillo (más tarde se convertiría Josefa Toledo de Aguerri) fue uno de los primeros estudiantes a entrar en el Colegio de Señoritas secular en Granada con una beca patrocinada por el Estado en 1883 (Lpez Miranda 1988: 11-15). Los maestros de ésta escuela, fundada en 1882, con el objetivo del Colegio que era formar a las mujeres jóvenes a convertirse en estudiantes de primaria y secundaria. Estudiantes de Colegio, la mayoría de ellos adolescentes, se les enseñó la ciencia, las artes industriales, pedagogía, filosofía, artes plásticas y la literatura, entre otras cosas, todos en Inglés. La tolerancia religiosa era también parte del plan de estudios de la escuela, ya que sus maestros fueron de los Estados Unidos, y muchos eran protestantes (Lpez 1988: 11-15). 

Aunque la empresa estatal del Colegio de Señoritas puede haber representado el inicio de la educación moderna de la mujer "en Nicaragua, fue el segundo no, el primer Colegio fundado en el país (Lpez Miranda 1988: 11-15). [2] 



Josefa Toledo de Aguerri 
Josefa Toledo de Aguerri nació en la ciudad de Juigalpa, departamento de Chontales, Nicaragua, en 1866. Se la conocía por "doña Chepita". Decía de Cervantes y Darío, que eran el prosista y poeta predilectos, respectivamente. 

Fue por mucho tiempo la primera educadora de Nicaragua. Este aspecto lo desarrollaron varios intelectuales, amigos y admiradores, en el Libro de Oro, dedicado a ella en 1950, por motivo de haber obtenido -ese año- el reconocimiento continental de "Mujer de las Américas", convirtiéndose en la única nicaragüense merecedora de este honor. También se halla detallado en la biografía que le consagró Margarita López Miranda: "Una chontaleña en la educación nacional" (1988). 

Junto a Carmela Noguera y a otras graduadas del Colegio de Señoritas, es considerada como la forjadora de la Pedagogía Moderna de Nicaragua. Su carrera abarcó la dirección de varios centros públicos y la fundación de su propio Colegio y de la Escuela Femenina de Prensa, de la Escuela Normal de Señoritas; el Colegio de Señoritas Técnico-Práctico y el Kindergarten Modelo. Sin embargo, su vocación educativa fue más amplia, resultando una escritora pedagógica de grandes capacidades, una ensayista teórica de la enseñanza y autora de teatro escolar. Cultivó, también, la crónica de viaje y la biografía breve, el editorial y el artículo divulgativo, como dan fe media docena de obras. 

Éstas, en el campo específicamente pedagógico, postulaban la rehabilitación de las Escuelas Normales (la de varones, fundada en 1908 y la de señoritas, en 1910); la necesidad de establecer un Consejo Nacional de Instrucción Pública; el concepto "nuevo" de escuela como esfuerzo dirigido, perfeccionamiento progresivo, fe en sí mismo, esperanza en la realización de los ideales y abnegación para un exceso de trabajo en favor de los demás, entre otras cosas.

Como feminista pionera en su patria, bregó por la superación y los derechos de la mujer. Este posicionamiento social tuvo su difusión en las publicaciones periódicas Revista Femenina Ilustrada (1918 a 1820) y Mujer Nicaragüense (1929 a 1930). Asimismo, su Enciclopedia Nicaragüense da fe de su faceta de promotora cultural. De ésta se editó elSegundo Tomo, pues el primero fue destruido por el terremoto de Managua de 1931.

Murió en 1962. 




Elena Arellano Chamorro (1836-1911), una religioso laico-mujer de Granada, desde mediados de la década de 1870 había fundado otro Colegio de Señoritas en su propia casa (Rodríguez 1992: 19). La diferencia es que de la escuela Arellano Chamorro era católica, a diferencia de la de Toledo Aguerri asisitieron protestantes  Aguerri, asistió y dirigió ésta Escuela entre 1891 y 1897. 
 

mujer extraordinaria 
Elena Arellano 
  familia granadina —anota Cuadra Pasos— los Arellano, que vinieron a Nicaragua en la persona de don Carlos de Arellano, ex Alcalde de Guatemala, quien en el año 1579 fue nombrado gobernador de Nicaragua, en calidad de interino. Don Carlos de Arellano fijó su residencia en Granada, levantó su casa y vinculó su familia a la nueva ciudad, adquiriendo Granada —dice Gámez— preponderancia como centro comercial. Cuando se produjo la independencia en 1821, representaba a la familia, en plena y vigorosa juventud, don Narciso, caballero mundano, pero creyente y caritativo, padre de Elena, de quien heredó su inteligencia, actividad y energía. Y de doña Luisa Chamorro, su madre, aprendió conocimientos literarios y mucha doctrina cristiana”. 
Es materialmente imposible en un artículo relatar en detalle la obra de Elena Arellano, quien entregó todo por la educación y la justicia. Funda en Granada el primer centro educativo para señoritas y, años más tarde, uno de varones: el Colegio San Luis. Viaja a Roma. Hace amistad con futuros santos como San Juan Bosco. Conoce y conversa con el gran Pontífice de la Reforma Social León XIII. Camina con Santa Cabrini. Ayuda a los jesuitas. Trae e instala en Granada a las Misioneras Salesas del Sagrado Corazón. Interviene, con su santidad y sabiduría, en los campos de la política. Trae a Nicaragua a la Congregación Salesiana. Forja a grandes maestras como Josefa Toledo de Aguerri y Carmela Noguera. Promueve vocaciones sacerdotales y la de su sobrino: Narciso Sequeria, primer salesiano de Centroamérica. Pone en práctica las virtudes teologales. Convierte a Enrique Guzmán. Mantiene una enérgica defensa del catolicismo durante los días tormentosos de Zelaya. Entrega su capital a sus ideales y creencias y vive y muere en la pobreza material. 
Interminable sería entrar en los detalles de tan grande obra. Sobre el ejercicio de su caridad como promoción humana hay muchas anécdotas, adelantándose a la acción católica. También es proverbial su defensa de los valores de la mujer. Cuenta mi padre: “Una señorita agraciada fue conducida a la cárcel por una falsa acusación. Doña Elena, que era un alma evangélica, unía a la mayor sencillez de espíritu una despierta malicia de entendimiento, y comprendió que aquella prisión era una trama contra la virtud de la joven. Inmediatamente se fue a la cárcel a visitar a la prisionera. Se quedó a su lado todo el día y cuando a la prima noche cerraban la cárcel, el carcelero ordenó a doña Elena que saliera de la prisión. Ella contestó: ‘Aquí me quedaré prisionera también junto a esta niña inocente, mientras no vuelva al lado de la familia’. El carcelero le ordenó en voz imperiosa, la amenazó, pero ella permaneció firme contestando con suavidad, pero con resolución inquebrantable: ‘Aquí permaneceré me pase lo que me pasare’. Consultó el caso el carcelero con los jefes superiores y, como era muy respetado el nombre de doña Elena, dieron orden de libertad bajo fianza a la niña. Sobraron fiadores, y fue salvado el recato de la inocente criatura”. 

El 11 de octubre de 1911 muere doña Elena. Era entonces Nuncio Apostólico de Su Santidad para Centroamérica, radicado en Costa Rica, Monseñor Juan Cagliero, y cuando supo la noticia de la agonía de doña Elena le puso un telegrama, impartiéndole la bendición del Sumo Pontífice. La moribunda sonrió beatíficamente al recibirla. Monseñor Cagliero la conoció muy bien y la tenía sobre ella concluye: “Rosa de Lima, Elena de Granada: lirios que Dios hizo florecer en América para perfume su historia y su destino de tierra cristiana” 

   José Joaquín Quadra Cardenal 
 Por eso considero un acierto que figure su nombre en la “Medalla de la mujer” que la Comisión correspondiente de la Asamblea Nacional, encabezada por la diputada Azucena Ferrey, aprobó como galardón máximo de reconocimiento a la mujer nicaragüense. Pero ¿quién fue Elena Arellano? Entremos, aunque sea brevemente, a conocer un poco de su vida y obra, recurriendo a quienes han escrito sobre ella: mi padre Carlos Cuadra Pasos, el sacerdote salesiano nicaragüense Jorge Rodríguez, los poetas Pablo Antonio Cuadra y Enrique Fernández Morales, los sacerdotes jesuitas Juan Bautista Álvarez de Arcaya (español) y Manuel Ignacio Pérez Alonso (nicaragüense), y el historiador Jorge Eduardo Arellano. 

 

Las dos escuelas, una católica y una laica, competían ferozmente por los estudiantes de Granada mentes y los corazones en la década de 1880 y 1890. 

Arellano Chamorro y Toledo de Aguerri, de hecho, se convirtieron en rivales. Pero al final, la escuela de Toledo de Aguerri prevaleció, con el pleno respaldo del Estado (Rodríguez 1992: 19). El conflicto que estalló entre Toledo de Aguerri y Arellano Chamorro fue parte de un patrón más amplio. Como historiador Francesca Miller señala que "[d] los maestros ... ujer provienen de dos tradiciones: la de los miembros de la Normalista (la mujer formados en [secular] las escuelas de enseñanza) y monjas y laicos de las órdenes de la enseñanza católica femenino" (Miller 1991: 35). fricción entre estos dos grupos era prácticamente inevitable. Lo más importante tal vez, sus diferencias reflejan los enfrentamientos en los planos nacional e internacional. 

Miller señala que en América Latina como un todo la historia de "el público de la educación femenina está íntimamente ligada con los intentos de secularizar o modernizar el Estado" (Miller 1991: 35). Como en México, los liberales nicaragüenses a mediados del siglo XIX trataron de debilitar a la Iglesia por la educación de las niñas en las escuelas públicas. Y al igual que los liberales argentinos, los de Nicaragua dio prioridad a la formación de maestros normales. En la Argentina este movimiento "una furiosa oposición de la mujer católica incitó a [los maestros] ... que considera que la educación como su dominio ..." (Miller 1991: 35). Una reacción similar tuvo lugar en Nicaragua. 

Aunque los maestros religiosos como Arellano Chamorro fueron exasperado, era poco lo que podía hacer para detener la ola de secularismo en Nicaragua. Los maestros seglares como Toledo de Aguerri se les permitía un alto grado de influencia en el sistema educativo de reciente aparición en la década de 1890 en adelante, hasta que los conservadores, (que había dominado la política durante los años 1860, 1870 y 1880), volvió al poder en 1910. 

Entre 1891 y 1897 de Toledo de Aguerri administró el Colegio de Señoritas de Granada. Luego, entre 1897 y 1900, y 1907 y 1910, Toledo de Aguerri habia ocupado cargos importantes como director de dos escuelas de nueva creación en Managua, en primer lugar el Colegio de Señoritas de Managua, a continuación, la Escuela Normal de Señoritas (L López 1988: 19-30). 

En 1910, sin embargo, fue despedida de la escuela de este último por razones políticas. Su apego al liberalismo secular y sus ideales feministas hizo persona non grata en la nueva administración conservadora (Lpez 1988: 33-39). En respuesta a estas circunstancias, de Toledo Aguerri abrió su propia escuela con fondos privados en 1912, un nuevo Colegio de Señoritas de Managua (Lpez 1988: 41) [3]. 

En su escuela de Toledo de Aguerri se sumó un grupo de colegas, entre ellos su demonio cerca Concepción "Conchita" Alegra, que se convirtió en vicepresidente de la escuela-principal. Juntos, proporcionan a las mujeres jóvenes un programa de estudios que abarca muchos temas, incluyendo las matemáticas, las ciencias naturales, la literatura, el teatro, la contabilidad, la fotografía, y la educación física (Lpez Miranda 1988: 42). Además de educar a las niñas adolescentes, de Toledo Aguerri estaba interesado en la educación de los más jóvenes. Para alcanzar este objetivo, su Colegio de 1912 incluyó un jardín de infantes. Como en un jardín de infantes primero que había fundado en Diriamba casi una década antes, Toledo de Aguerri práctica métodos de educación María Montessori en el Kindergarten del Colegio Modelo (Lpez 1988: 49-50). 

Al igual que Montessori, de Toledo Aguerri se mostró muy preocupado con las personalidades de los niños y su independencia. Ella creía que "una maestra de kindergarten ... debe saber que no es más que la partera de la personalidad del niño, una institutriz que guía sus pasos y el espíritu, sin quitarle la libertad del niño" (Lpez 1988: 50). Lamentablemente, no todos estaban de acuerdo con ella en este punto, y en 1912, el mismo año el Kindergarten Modelo abierto, jardines de infancia fueron oficialmente considerados inútiles por el gobierno conservador de la nación y se disolvieron (Lpez 1988: 50). 

No fue hasta 1924 que (Montessori), jardines de infancia se institucionalizó en Nicaragua, con la creación de un estado-patrocinado Kindergarten Nacional (Lpez 1988: 49-50). Este Nacional de Jardines Infantiles, sin embargo, no duró mucho tiempo en manos del Estado, por las guerras que tuvieron lugar en Nicaragua durante mediados de la década de 1920 interrumpió su existencia como un Ministerio de Instrucción Pública del Proyecto. El gobierno entregó la tarea a Toledo de Aguerri, que dirigía el jardín de infancia como parte de su Colegio de la década de 1920. 

En parte, gran interés de Toledo de Aguerri, en la educación infantil tiene que ver con su nueva condición de esposa y madre. En 1900 se casó con Juan Francisco Aguerri, una emigrada mayores español dueño de una fábrica de chocolate, y juntos habían tenido dos hijas, Seg y Esperanza. Toledo de Aguerri quería educar a sus hijas en una escuela propia. Por otra parte, sentía que necesitaba un horario flexible para atender a su marido y sus dos hijos de un matrimonio anterior. Ejecución de un jardín de infantes anexo a su casa de Toledo permitió Aguerri para supervisar sus propios hijos, pasar tiempo en casa, y aún así ser útiles a la sociedad como profesor y activista. En cuanto a sus hijas crecer, Toledo de Aguerri sigue interesada en los jardines de infancia, pero también ha intensificado sus actividades educativas en la enseñanza secundaria / nivel de formación del profesorado (Lpez 1988: 22-23). 

Colegio privado de Toledo de Aguerri, que sus hijas también asistieron, permaneció abierto durante veinticinco años (1912 a 1937), la educación de cientos de profesores. Luego, en 1937, Toledo de Aguerri se trasladó a inaugurar y directo (a la edad de setenta y uno) financiada por el estado Normal Central de Seoritas de Managua (Lpez 1988: 44). Cuando la escuela se trasladó a Jinotepe en 1947, Toledo de Aguerri, finalmente retiró de la enseñanza, a un año de edad de ochenta años, aunque siguió participando activamente en los círculos académicos y feminista hasta su muerte en 1962 a la edad de noventa y seis (Lpez 1988: 115). 

Durante cuarenta y siete años, de Toledo Aguerri celebrada el puesto administrativo más alto posible en cinco escuelas diferentes para las mujeres jóvenes en Nicaragua. Fundó todos, pero la primera escuela, el que ella misma asistió cuando era adolescente. Es verdad no me extraña que se encuentra actualmente reconocido como la madre del sistema educativo de Nicaragua (Montes 1995). Pero lo más importante acerca de las escuelas de Toledo de Aguerri no era necesariamente la existencia de muchos de ellos, ni que se prolongó durante tantos años. La importancia radica en los acontecimientos que tuvieron lugar en estas cinco instituciones, así como en los estudiantes que asistieron a los centros. En primer lugar, hay que señalar que las escuelas se convirtió en el foco de los acontecimientos políticos cultural, intelectual y socioeconómico para la nación (Lpez Miranda, 1988: 46-47). En segundo lugar, debemos reconocer que, no casualmente, los graduados universitarios de primera de Nicaragua se ex-alumnos de Toledo de Aguerri. 

Las escuelas de Toledo de Aguerri se convirtió en un imán para las mujeres (y hombres) artistas, pensadores y políticos. De hecho, durante el siglo XX, la mayoría de los artistas de Nicaragua y los políticos poner el pie en los colegios de Toledo de Aguerri en un momento u otro durante sus carreras . Rubén Daro, por ejemplo, el poeta más famoso de Nicaragua, fue honrado con un evento cultural en el año 1908 en una de las escuelas de Toledo de Aguerri. Presentes en la ocasión fueron el presidente José Santos Zelaya y su esposa, Blanca de Zelaya. Daro recitó varios poemas de la Primera Dama, y otros entretenidos del grupo para el resto de la noche. Entre los artistas intérpretes o ejecutantes fueron dos mujeres: Mara Castro, quien tocaba el piano, y Luisa Bonilla, un poeta (Lpez 1988: 33-34). 

Aunque muchos de los eventos culturales en los Colegios que participan la comunidad en general, la mayoría parece girar en torno a los mismos estudiantes. Toledo de Aguerri, por ejemplo, insistió en que sus alumnos asumir el drama, y ella misma escribió muchas de las obras que realizaron. Algunas de las obras de teatro, como la Fiesta de Santo Domingo, requiere que los alumnos aprenden los bailes tradicionales, en un esfuerzo por rescatar lo que comúnmente se conoce como "folclore" en Nicaragua (Lpez 1988: 118-119). 

Toledo de Aguerri también hizo hincapié en las actividades de medio ambiente, la institucionalización de junio vigésimo cuarto como el "Día del Árbol" en toda la nación. Para celebrar el día de fiesta, las chicas más jóvenes en el Colegio de plantar árboles en las plazas y bailar alrededor de ellos, colocando piezas de tela de colores en sus ramas (Lpez Miranda 1988: 98-99). Los antiguos alumnos, que ahora tienen sesenta y setenta, recuerdo con cariño estas actividades, y, sorprendentemente, siguió reuniéndose periódicamente en honor de Toledo de Aguerri en el decenio de 1990, según el profesor Álvarez de Elba Hernndez, ella misma uno de los antiguos alumnos de Toledo de Aguerri ( Álvarez 1995). 

Aunque Toledo de Aguerri luchado por las mujeres como grupo que se le permita estudiar, era muy consciente de las diferencias económicas y el entorno rural o urbano, que divide las mujeres divididas en Nicaragua y en todo el mundo. Nació en una región agrícola a sí misma, una de las de proyectos especiales de Toledo de Aguerri fue la formación de maestros de escuelas rurales. Durante su breve mandato como Director General de Instrucción Pública en 1924, viajó personalmente a las zonas remotas para evaluar la calidad de la educación rural en todo el país y para dar conferencias sobre la necesidad de su mejora (Lpez 1988: 72-73). 

Con el fin de aliviar los problemas educativos específicos que enfrentan las mujeres trabajadoras urbanas, de Toledo Aguerri tomó más medidas concretas. En 1919, fundó la Escuela Femenina Prensa. Creada como una escuela nocturna, la Escuela ha sido financiado por los periódicos de todo el oeste de Nicaragua. Doscientos sesenta y alumnas matriculados durante los primeros meses de existencia de la escuela. El plan de estudios enfocado en matemáticas, lectura y escritura, con un día dedicado a las actividades culturales. El éxito de la Escuela era tan grande que el Ministerio de Educación decidió subsidiar parcialmente los esfuerzos de Toledo de Aguerri (Lpez 1988: 83-85). 

Aunque la esperanza de vida de la Escuela Femenina Prensa sigue siendo desconocida, es evidente que el interés de Toledo de Aguerri, en la educación de las mujeres de clase obrera no disminuye con el tiempo. En 1936, ella y un grupo de miembros de la organización feminista Limdi y Cruzada formó el Centro Femenino de Cultura Obrera. Este trabajo-centro cultural de mujeres de clase intentado educar a las mujeres trabajadoras para que puedan llegar a ser, en palabras de Toledo de Aguerri: "amas de casa, obreros conscientes ... [y] ... los ciudadanos contribuir a la grandeza del estado "(Lpez 1988: 109). 

Apenas hay un maestro o estudiante universitario de hoy en Nicaragua que no está familiarizado con el nombre de Toledo de Aguerri, o su apodo, "Nia Chepita". Sus antiguos alumnos también son bien conocidas. Dos estudiantes, en particular, se destacan: Elba Ochomogo, la primera mujer en obtener un título universitario en Nicaragua, y Concepcin Palacios, la mujer nicaragüense, primero para obtener un título en medicina [4]. Elba Ochomogo comenzó sus estudios de farmacia en el Nacional Universidad de León en 1918. Terminó su licenciatura en 1923, convirtiéndose así en la mujer "profesional" de Nicaragua, en primer lugar. Doctor Ochomogo, como se llamaba ella, se casó con otro farmacéutico, Justo Hernández, y juntos abrieron una farmacia en Managua. Su farmacia permaneció abierta, bajo la administración de Ochomogo, por más de cincuenta años, y todavía estaba en funcionamiento a mediados de la década de 1970 (Noguera 1974: 11). 

Trayectoria educativa y profesional Concepción Palacios fue más complicado que Ochomogo, a pesar de que también se inició en la década de 1920. En primer lugar, la Escuela Médica de Nicaragua, fue menos tolerante con las mujeres que en la Facultad de Farmacia. Palacios tuvo que luchar, con la ayuda de Toledo de Aguerri, sólo para ser admitido a la Universidad. Y entonces, sus problemas apenas había comenzado. Como estudiante, Palacios fue sometida a un acoso constante. Además de los chistes y dibujos obscenos de sus pares masculinos, Palacios tuvo que soportar la reprimenda del obispo de León, quien desde el púlpito denunció su presencia en la escuela de medicina (Lpez Miranda 1988: 48). Bajo una presión extrema, Palacios finalmente se retiró de la universidad en Nicaragua y se trasladó a México, donde completó sus estudios con éxito y se convirtió en un médico en ejercicio, así como un revolucionario socialista ardiente (Lpez 1988: 48-49). Cuando Palacios regresó a Nicaragua en 1929, fue encarcelado por el presidente Jos Mara Moncada por razones políticas. Toledo de Aguerri habló en su nombre a la administración de Moncada, pero no tuvo éxito en obtener su liberación incondicional. Al igual que muchos otros revolucionarios de Nicaragua de la época, Palacios fue obligado a regresar a México como exiliado político (Lpez 1988: 91). 

Hoy en día, varios centros de salud y organizaciones médicas en Managua tienen el nombre de Doctor Concepción Palacios. Y, en un giro irónico histórico que demuestra la rapidez con la actitud de Nicaragua hacia las mujeres en la educación cambiado, durante la década de 1950 de Toledo Aguerri recibió un Doctorado Honoris Causa de la misma universidad que había negado previamente Concepcin Palacios la oportunidad de obtener un título (L López 1988: 140). 

Debido a su longevidad, Toledo de Aguerri tenido el placer de ver la lucha por la educación de la mujer alcanzar el éxito enorme. A mediados de siglo XX, las mujeres estuvieron presentes en la mayoría de las profesiones y algunos incluso habían obtenido títulos de posgrado. Olga Jiménez de Saballos es un ejemplo de los cambios que se habían producido. En 1945 se convirtió en la primera mujer abogado de Nicaragua. A continuación, pasó a obtener una maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad Americana en 1947, mientras se desempeñó como Vice-cónsul y agregado cultural de la Embajada de Nicaragua en Washington DC (Corona fúnebre de 1972: III-IV). Más importante aún, el número de mujeres con educación universitaria en Nicaragua se multiplicaron en la mitad del siglo XX. En la década de 1960, el veinte por ciento de los estudiantes universitarios eran mujeres (Arnove 1994: 169-170). Una nueva era de la educación de la mujer había llegado. 
 
 

2. La visión imperfecta JOSEFA TOLEDO DE AGUERRI: su importancia para la historia del feminismo en NICARAGUA 

Además de abogar por el sufragio y la educación para las mujeres, de Toledo Aguerri se dedican a promover la educación sexual en las escuelas públicas, formando un pago de "la igualdad de igual valor", el movimiento, el aumento del acceso al control de natalidad y el desarrollo de programas de educación especial para niños con discapacidad. Por otra parte, Toledo Aguerri estaba interesado en el fomento de la expresión cultural de las mujeres, la creación de centros de cuidado infantil para las madres trabajadoras, la mejora de la situación de las mujeres en las cárceles, detener la intervención de EE.UU. en América Latina, dando refugio a quienes huyen del fascismo europeo, la promoción de la industrialización en Nicaragua, y fomento de la paz mundial, el activismo de ancho. Durante la década de 1930 de Toledo Aguerri (como muchos de América Latina, Estados Unidos y los intelectuales norteamericanos y europeos de su generación), también a favor de la aplicación de las políticas eugenésicas. 

El movimiento eugenésico fue fundada en Inglaterra por Sir Francis Galton (1822-1911), un primo de Charles Darwin (1809-1882) (Bullough 1994: 50). Según el historiador Vern Bullough, "el propósito de la eugenesia fue para aumentar de una generación a otra, la proporción de individuos con mejor dotación de medios-intelectual ", una muy subjetivo - y por lo general racistendeavor (Bullough 1994: 50). Algunos, pero no todos, los seguidores de la eugenesia, de acuerdo con (1857-1936 eugenesista Karl Pearson) consideró que "las razas superiores" debería sustituir a la "baja" los (Bullough 1994: 50). Bullough observa, por ejemplo, que [a] unque los [EE.UU.] Interamericano de movimiento de la eugenesia, fundada en 1905, inicialmente aprobado toda vista de Pearson con entusiasmo, "otros grupos eugenésicos como" la Sociedad de Eugenesia Inglés fundada por Galton, finalmente se opuso a puntos de vista racistas de Pearson (Bullough 1994: 50). 

Toledo de Aguerri no se adhirió a las expresiones más virulentamente racista de la eugenesia, ni a la lengua que distinguía entre "razas superiores e inferiores". Se utiliza generalmente el término "raza" para referirse a la especie humana o para referirse a los latinoamericanos como un grupo. Rara vez, si acaso, no se utiliza el término para distinguir entre los nicaragüenses sobre la base del color de la piel, origen étnico, o la riqueza. Toledo de Aguerri se refería principalmente a la eugenesia en relación con la erradicación de discapacidades físicas y enfermedades. 

Aunque no se refiere a diferencias «raciales» (diferencias de los historiadores reconocen que ser socialmente construida) entre los nicaragüenses en relación a la eugenesia, Toledo de Aguerri abordó la cuestión en el contexto de la política educativa. Al igual que muchas otras élites de Nicaragua, que quería integrar a los indígenas de tierras altas del país como jornaleros en la economía rural. Lo que tal vez diferenciadas Toledo de Aguerri de otras élites, sin embargo, fue que quería hacer la transición sea pacífica, lograda a través de la educación. Con el fin de inculcar los "hábitos de la paz, orden, limpieza y trabajo", en la población indígena, la Escuela Normal de Indígenas fue fundada en Matagalpa en 1925 (Lpez 1988: 73). Allí, los maestros iban a ser especialmente capacitado para tratar con los indios "las falsas ideas, preocupaciones absurdas, la indolencia, la superstición y errores de tacto, la perseverancia ... ejemplo y la virtud" sería a los maestros de armas se utilizan para lograr la "victoria" (Lpez 1988: 74). 

El racismo de Toledo de Aguerri probablemente ha contribuido a la destrucción de las comunidades indígenas en el norte de Nicaragua, un acto totalmente reprobable. Sin embargo, parece prudente descartar su importancia para el feminismo nicaragüense, o de la historia general de Nicaragua, debido a esto. Su prejuicio racial en realidad podría ser otra razón para seguir el estudio de su pensamiento. Investigación de la ideología racial de élite de una nación que se enorgullece de su herencia mestiza (Gould, 1993), nos puede ayudar a comprender cómo la raza se ha teorizado en el pasado, y cómo las concepciones elitistas de la diferencia han moldeado la identidad actual de Nicaragua, incluyendo las feministas. 

Hay por lo menos una razón más por estudiar la carrera de Toledo de Aguerri es fundamental para entender la historia del feminismo en Nicaragua. Ella es recordado hoy ante todo como un maestro, no una antepasada feminista. Analizar por qué esto es así nos puede dar algunas pistas sobre la dinámica del feminismo contemporáneo de Nicaragua y la escritura de la historia más general. [5] 
 
 

3. ESCRITOS DE AGUERRI JOSEFA TOLEDO SOBRE EL FEMINISMO 

Toledo de Aguerri tenía en mente los objetivos concretos para las mujeres. Ella quería el feminismo para resolver los problemas que enfrentan las mujeres en la sociedad. En la década de 1930, escribió: 
 
 

Las aspiraciones feministas se manifiestan en tres ámbitos: el político, el jurídico y el económico. La primera tiene que ver con la votación. El segundo se refiere a las desigualdades entre los sexos, aprobado por el código legal. El tercero se refiere principalmente las cuestiones relacionadas con el empleo, y el libre acceso de las mujeres a las profesiones ... (Lpez 1988: 174). 
 
 

Otro aspecto en el que Toledo de Aguerri vio una gran necesidad para el cambio feminista fue la educación: "el problema de la educación de la mujer implica la cuestión del feminismo. No se puede pensar en una sin la otra" (Toledo de Aguerri 1940: 6). Ella creía que las mujeres necesitan estar mejor educados y educadas de manera diferente para enfrentar el nuevo conjunto de circunstancias económicas se enfrenta el mundo: "[e] l espíritu moderno de la educación femenina obedece a una necesidad económica" (Toledo de Aguerri 1940: 7) . Por otra parte, de Toledo Aguerri quería a las mujeres a utilizar su tiempo eficientemente, ser económicamente productivos, y el trabajo en condiciones de seguridad: 
 
 

[i] n los tiempos anteriores, las niñas hicieron trabajo de la aguja ... perdiendo el tiempo, arruinando su vista, doblando sus espaldas, todos con una ganancia económica muy poco ... Hoy en día el nuevo ... de artes manuales abierto en [la mujer] puerta de una oportunidad comercial (Toledo de Aguerri 1940: 7-8). 

Visión feminista de Toledo de Aguerri fue muy amplio, se centró de manera simultánea en el futuro de la mujer y el futuro de su país. Ella no estaba tan interesado en la teorización de los orígenes del patriarcado como lo fue en asegurarse de que las mujeres podrían desempeñar un papel central en la Nicaragua industrializados que creía que iba a salir a mediados del siglo XX. Así, abogó por un feminismo compatible con lo que ella percibe como los objetivos más económicos y políticos de la nación y la región de América Central. Instó a cada mujer a abrazar "un feminismo constructivo que [sería] ayudar a empujar a su país hacia el progreso, el orden, la paz y la libertad, mientras que la comprensión de sus problemas sociales ..." (Toledo de Aguerri 1940: 7). 

La crítica de la intervención de EE.UU. en América Latina fue central en la preocupación de Toledo de Aguerri, con la paz y la libertad. Al comentar sobre la visita de su 1920 a la del Canal de Panamá hizo la siguiente comparación sarcástica entre el matrimonio y la dependencia de América Latina en los Estados Unidos: 
 
 

El istmo hermoso perdido la libertad que antes había ... cada vez ... pasivo, limpio y tranquilo. Un espíritu de lucha [ "coraje"] ya no existe, pero no es la salud. ¿Cómo la riqueza relativa ... compensar .... para [perder] la libertad con sangre ... en el que se forja la democracia? 

Esto [la visita a Panamá] me hizo recordar la conversación que tuve con el inocente mujer a [] conocido mío, que me dijo: - Cuando me casé me preocupaba perder mi libertad ... pero se tranquilizó en cuanto a mi futuro, ahora que comer, beber y dormir en paz. El maestro me da todo ... aunque a veces escasean. Aun así, voy a vivir sin preocupaciones ... (Toledo de Aguerri 1924: 50-51). 
 
 

Además de su preocupación por las cuestiones internacionales, Toledo de Aguerri estaba interesado en el análisis de lo que ella considera que las divisiones dentro del feminismo. En su opinión, existía una diferenciación muy clara entre radicales / teórico-social y moderada / práctica / feministas conservadoras. Curiosamente, se identificó con esta última, aunque parecía ver una necesidad histórica para ambos grupos. Ya sea en su opinión, el ex desaparecido, ya que se convirtió en el segundo, sin embargo, sigue siendo incierto: 
 
 

Hay dos tipos de feminismo: una clase social que es radical y sectaria, que proclama la mujer sea igual al hombre en todo, y un feminismo oportunista [que es] moderado, conservador y práctico. La primera es la teórica un , el segundo es el que consigue resultados [ "el de las conquistas de hecho"]. La forma masculinizada [sociales] feminismo ha dado al feminismo oportunista, donde la mujer, sin dejar de lado las prerrogativas que [ya] los actos conquistó hoy con la feminidad, que es inherente a ella (Toledo Aguerri 1940: 9). 

En sus obras publicadas y en sus discursos, Toledo de Aguerri hecho grandes esfuerzos para destacar la importancia de "feminidad" (las características físicas y de comportamiento que sentía la mujer diferenciarse de los hombres) tuvo para el feminismo, y viceversa. [6] Quería Nicaragua la feminidad de las mujeres a ser "inyectado con el feminismo" (Toledo de Aguerri 1940: 29). Idealmente, habría una "transición" (Toledo de Aguerri 1940: 13) de la feminidad al feminismo con una "dualidad feliz" (Toledo de Aguerri 1940: 30), tanto como de su resultado final. La definición de Toledo de Aguerri de la feminidad trataba de dos cuestiones relacionadas entre sí: la moral de la mujer y su comportamiento. Desea la mujer se daría cuenta de la importancia de la excelencia en las actividades que eran "honestos y dignos" (Toledo de Aguerri 1940: 20). Y le imploró a las mujeres a abstenerse de imitar a "los vicios de los hombres y de las libertades" [7] (beber y fumar) y vestir como ellos (de Toledo Aguerri 1940: 11). 

Más importante aún, la feminidad de Toledo de Aguerri fue sobre la heterosexualidad y la complementariedad de los sexos. En 1938 se advirtió a las mujeres sobre los peligros del lesbianismo, "lo que en Alemania se llama el tercer sexo" (Toledo de Aguerri 1940: 12). [8] También aseguró a sus lectores que "[e] eminism no es contraria al matrimonio. Se dice que la personalidad de la mujer es más fuerte, mayor es su amor por el hombre será" (Toledo de Aguerri 1940: 12). A pesar de que Toledo aprobó la heterosexualidad, se aconseja a las parejas de hacer hincapié en la atracción sexual. [9] Se cree que "[l] a la fundación de un hogar no es el amor, el deseo ..." (Toledo de Aguerri 1940: 12). Además, es deber de las mujeres para asegurarse de que los hombres combinado "amor verdadero" con "amor físico": "La mujer educada ... la conducta del hombre a la altura de un afecto noble y desinteresada" (Toledo de Aguerri de 1940: 12). 

Aunque ella no estaba de acuerdo con los hombres "vicios", o de la forma en que las mujeres se plantearon para actuar, de Toledo Aguerri creía que los hombres y las mujeres podrían beneficiarse de algunas de las características de cada uno. "Lo ideal", en su opinión era "la moral de la masculinización de la mujer y la feminización de moral de los hombres", una combinación que reúna la complementariedad y la "cualidades opuestas" los sexos había (Toledo de Aguerri 1940: 11). Porque se sentía hombres y mujeres eran opuestos, Toledo de Aguerri se distanció de las feministas que se quería borrar las diferencias y "ser como los hombres" (Toledo de Aguerri 1940: 27). Por otro lado, porque sentían que eran los demás complementos, Toledo de Aguerri fuerte desaprobación de los que proclama la superioridad de la mujer para el hombre o el apoyo a una guerra entre los sexos: 
 
 

Una lucha feminista activa, crudo y grosero entre el hombre y la mujer tuvo lugar en el mundo. Como resultado, una parte cayó a niveles ridículos y otros a los defectos. Ahora que el ambiente es tranquilo, uno es capaz de darse cuenta que discutir sobre una supuesta superioridad masculina o femenina es improductivo. Teniendo en cuenta que los sexos se forman de manera diferente, sus funciones no se pueden comparar ... La mujer no es inferior o superior al hombre, ella es simplemente su contraparte (Toledo de Aguerri 1940: 6). 

Como se mencionó anteriormente, Toledo de Aguerri fue muy influenciado por el movimiento de la eugenesia. En 1938 afirmó: 

 La eugenesia es muy importante para el fortalecimiento de la [humanos] de carrera. [Sin embargo] en Centroamérica ... La palabra eugenesia contracciones de los nervios de los ignorantes [y] hace hipócritas gritar ... Cuando estas ideas [finalmente] flor en la mente, las campañas de fervientes se libró en favor de la eugenesia en 'los medios de comunicación, las escuelas, las universidades y el púlpito. "Este va a purificar la corriente de la vida social, que hoy presenta síntomas de decadencia (Toledo de Aguerri 1940: 15). 
 
 

En vista de Toledo de Aguerri, la eugenesia serviría a un propósito admirable. Que sería evitar que los niños nazcan saludables y adultos saludables de cría: 
 
 

Con el fin de tener mejor descendientes seleccionados, entre los vegetales y los animales, se eligen los tipos vigoroso. Entre los hombres sin embargo, las leyes biológicas que no se aplican, debido a la ignorancia y la hipocresía. Esto permite que el hombre para procrear, a pesar de que por enfermedad o seres corruptos, débiles, locos, epilépticos, anormal ... que son una carga para la familia y en la sociedad ... (Toledo de Aguerri 1940: 15) [10].
 

Debido a la eugenesia requiere la planificación familiar, el aumento de la sensibilización de la población del proceso de reproducción es un objetivo central del movimiento. Toledo de Aguerri quería institucionalizar esta toma de conciencia por la educación sexual en las escuelas públicas. Para ella, la instrucción sexual fue parte de la moderna, los niños de la educación científica necesaria para la recepción. Que ayudaría a prevenir los embarazos no deseados, así como enfermedades de transmisión sexual en un momento en que ambos son rampantes. 

Toledo de Aguerri fue muy criticado sin embargo, por su respaldo a la educación sexual, en particular por la Iglesia Católica. Pero ella no se quedó en silencio frente a sus enemigos. Respondió a quienes se oponían a su plan, argumentando que, a diferencia de sus críticos, que sólo "pretendía ser honesto", que estaba haciendo algo para evitar "el avance del secreto [de transmisión sexual] enfermedades" (Toledo Aguerri 1940: 14 ). Sus enemigos, por el contrario, "siguen siendo [ba] la crítica pasiva y cruel [d] los que intentan que [ba] la profilaxis de las campañas" (Toledo de Aguerri 1940: 14). Estaban equivocados, según ella, porque "esconde cierto conocimiento [de la población sólo podía] dañan al individuo y el [humano] especie" (Toledo de Aguerri 1940: 14-16). 

El progreso evolutivo Además de alentar la humanidad, cuando se trataba de sexo y la sexualidad, de Toledo Aguerri había al menos seis preocupaciones relacionadas entre sí. Ella quería disuadir a la homosexualidad, reducir el deseo heterosexual / expresión, la promoción de la familia nuclear, implementar la educación sexual, evitar embarazos no deseados y reducir la propagación de enfermedades de transmisión sexual. Es importante señalar que las tres cuestiones que le preocupa a la mayoría de la educación, la institucionalización de relaciones sexuales, proporcionando un amplio acceso a métodos anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual y la prevención, aún no se han abordado plenamente en Nicaragua, o casi cualquier otro lugar del mundo, para el caso . 

A pesar de su homofobia, de Toledo Aguerri abrazado las ideas bastante radicales acerca del sexo de su tiempo [11]. Prueba de ello es el hecho de que ella sufrió mucho a causa de sus creencias expresadas sobre el tema. Toledo de Aguerri era a menudo señalado por varios sacerdotes de la crítica, e incluso su apariencia física se utilizó en su contra en los sermones del domingo. A Moreira Padre por ejemplo, insinuó que el cabello prematuramente de Toledo de Aguerri y costumbres decorosa ocultaba su verdadero (desviación) de la naturaleza. Como parte de un sermón en una ocasión señaló que Toledo de Aguerri tenía "una cabeza blanca, sino un tallo verde, como una cebolla" (pez L 1988: 83). 

Las insinuaciones y las acusaciones acerca de la integridad de Toledo de Aguerri se hicieron durante toda su vida e incluso después de su muerte. Cuando los conservadores despidió de su puesto como director de la Escuela Normal Se oritas en Managua en 1910, Toledo de Aguerri fue acusado de robar un piano, una acusación que siempre negó (pez L 1988: 55-56). Después de su muerte, un rumor cobró fuerza particularmente ofensiva. Sus detractores afirmaron que durante el siglo XX, de Toledo Aguerri había salvado la más bonita vírgenes entre sus alumnos para saciar el hambre sexual presidente liberal José Santos Zelaya. [12] Otros rumores siguen circulando hoy en día. Se dice que ella también ofrece a sus estudiantes a Anastasio Somoza García (Schneegans 1996). Por otra parte, se le acusa de haber sido un fraude intelectual (Schneegans 1996). Según este último rumor, de Toledo Aguerri personalmente no escribir los libros y artículos que firmó, todos eran fantasmas-escrita por su gs prot (Schneegans 1996). 

Evidentemente, de Toledo Aguerri puso su integridad sexual en la línea por la defensa de la institucionalización de la educación sexual y control de la natalidad, a pesar de su sexual (en particular, su estado civil) la vida era impecable, la mayoría de las cuentas y muy tradicional. [13] Su ejemplo demuestra los peligros feministas (aún hoy) encuentran cuando intentan hablar de sexo en público. 
 
 

  4. VIDA FAMILIAR JOSEFA TOLEDO DE AGUERRI'S 

Como un adolescente estudiando en Granada durante la década de 1870, Josefa "Chepita" Toledo Murillo Se burlaron de mí por ser de Chontales, una región agrícola en el centro de Nicaragua. La burla se intensificó su identificación con su ciudad natal de Juigalpa, la capital de la provincia de Chontales, a pesar de que se pasan la mayor parte de su vida lejos de la zona. Su orgullo de sus orígenes alcanzado proporciones tan legendario que llegó a constituir la base de la cultura local, el "Clan Intelectual de Chontales" intento de fomentar en la década de 1980 (López L 1988: 17). De hecho, fue la Asociación de cría en granjas de ganado Chontales (ASOGACHO), que financió la biografía L Margarita López Miranda de Toledo de Aguerri, en 1988, la biografía más rigurosa actualidad. Irónicamente, sin embargo, Toledo Murillo parece haber sido una primera generación Chontale a. Su padre era originario de Guatemala, y su madre era de Le n, una ciudad situada en la costa del Pacífico de Nicaragua (pez L 1988: 8). 

Durante sus primeros años, "Chepita" 's de la familia era económicamente acomodada. La leyenda cuenta que su padre trajo la primera máquina de coser a Juigalpa de uno de sus muchos viajes a Europa (pez L 1988: 8). Sin embargo, su prematura muerte, cuando Toledo Murillo fue sólo tres años llevó a la familia a veces difícil (pez L 1988: 8). Matrimonio no mejoró de su madre su situación financiera, por lo que es el tiempo necesario para Toledo Murillo a aceptar una beca estatal a la oritas de Se Colegio en Granada (pez L 1988: 9-11). Toledo sí misma, no se casaron hasta 1900, a la edad de treinta y cuatro. No se sabe mucho acerca de cómo ella y su esposo, Juan Francisco Aguerri, se reunieron, pero las cartas indican que había una relación amorosa (pez L 1988: 55-56). Después de Aguerri murió, en la década de 1930, Toledo de Aguerri intensificado su activismo feminista. Sea o no su marido había limitado su participación en las actividades feministas sin embargo, se desconoce. 

Toledo de Aguerri tenido que lidiar con la muerte de su madre, esposo e hija en el transcurso de sólo unos pocos años. La muerte de su hija Esperanza, de la tuberculosis en 1930 fue particularmente difícil de enfrentar. En sus consecuencias, de Toledo Aguerri se hizo cargo de criar a la hija de Esperanza, como su propio pez (L 1988: 105). La otra hija de Toledo de Aguerri, en s, ha participado activamente en muchas de las organizaciones feministas y culturales de su madre. En la década de 1970 en s seguía activo en la Unión de Mujeres de América (UMA), una de las asociaciones culturales de las mujeres de Toledo Aguerri había fundado décadas anteriores (Rodríguez 1995). [14] Sin duda, la familia Toledo de Aguerri estaba orgullosa de su . No obstante, ella fue muy severa a veces y se refiere a menudo - por la familia y amigos por igual - como un "dictador benévolo" (pez L 1988: 143). Con el fin de durar tanto como lo hizo en el centro de atención pública, de Toledo Aguerri debía tener una fuerte personalidad. No es de sorprender sin embargo, muchos de los que la rodeaban no eran muy bien acogidas por esta característica en una mujer. Incluso aquellos que consideraban su estimado a ser algo así como una anomalía. Un admirador le llamó a Toledo de Aguerri un "ilustre Varona" (pez L 1988: 140), indicando que perciben cierta incongruencia entre sus logros y su género. Rosita Menc como, un antiguo alumno y su secretario privado entre 1948 y 1960, tal vez resume la vida pública de Toledo de Aguerri mejor cuando comentó que "Ni a Chepita" nunca fue completamente entendido por los políticos tradicionales de Nicaragua (pez L 1988: 142). Una mujer que se proclamó "Dios fue el primer feminista" estaba destinada a ser mal entendido (Whisnant 1995: 409). 
 
 

CONCLUSIÓN: 

JOSEFA TOLEDO DE VIDA AGUERRI COMO FEMINISTA A NICARAGUA EN ventana PASADO, PRESENTE Y FUTURO 

                                      

Josefa Toledo de Aguerri sabía leer y escribir en un país donde la mayoría eran analfabetos, se casó en un país donde muchas personas no fueron, vivía una vida muy larga en un país con una baja tasa de esperanza de vida. Ella también tenía acceso al dinero y los hombres en lugares de alta en una nación donde la mayoría de personas eran pobres. Y, sin embargo, también tenía mucho en común con la gran mayoría de la población de Nicaragua. En primer lugar, no estaba de Managua, la capital, o de Le n o Granada, otras ciudades de la nación prominente. En cambio, era de Juigalpa, Chontales, e incluso hoy sería considerado un "hillbilly". Por otra parte, de Toledo Aguerri no pertenecen a ninguna de las familias adineradas de larga data de su época. Como la mayoría de los nicaragüenses, que no heredó un apellido que lleva en su propio reconocimiento o poder. Lo más importante es, quizá, lo de Toledo Aguerri tenía en común con un gran porcentaje de la población era que ella era una madre en un país donde la mayoría de las mujeres tener hijos. 

Toledo de Aguerri, sin embargo, hizo más que ampliar el tradicional "privado" papel maternal en el mundo público. Como su logotipo revista feminista proclamó: "para la mujer" que quería "todo" (Whisnant 1995: 89). Y "todo", en su opinión, significa la mujer debe poder elegir si y cuando ellos querían ser madres. Por otra parte, independientemente de su estado civil, o si tenían o no hijos, de Toledo Aguerri cree que las mujeres tenían derecho a participar en todos los ámbitos de la sociedad, incluida la política. El intento de promulgar estas convicciones feministas fue lo que llevó a Toledo de Aguerri y su generación de feministas para forjar una relación tenue con los nacionalistas del Partido Liberal de Nicaragua, una fiesta abierta al feminismo en el siglo XX [15]. 
 
 
 
 

BIBLIOGRAFÍA 
 

Entrevistas y conversaciones personales 
 
 

Entrevista con Elba Álvarez de Hernandez. Managua, Nicaragua, 1995. 

Conversación personal con Jorge Eduardo Arellano. Managua, Nicaragua. Agosto de 1995. 

Entrevista con Antonia Rodr guez, seudónimo, 1995. 

Entrevista con Schneegans Federico. Matagalpa, Nicaragua. Julio de 1996. 
 
 
 
 

Las fuentes escritas 
 
 

Arnove, Robert. 1994. La educación como en terreno de disputa. Nicaragua, 1979-1993. Boulder: Westview Press. 

Bullough, Vern. 1994. Ciencia en el dormitorio. A History of Sex Research. New York: Basic Books. 

Dubois, Ellen Carol y Linda Gordon. 1983. "Busco el éxtasis en el campo de batalla: peligro y placer en feminista del siglo XIX sexual pensamiento" Feminist Studies, vol. 9, No. 1. 

Gonz lez, Victoria. 1996. Josefa Toledo de Aguerri (1866-1960) y de la historia olvidada de Nicaragua feminismo. M. A. Tesis. De la Universidad de Nuevo México. 

_____________. 2002. Desde el feminismo a somocismo: s Derechos de la Mujer y el ala derecha política en Nicaragua, 1821-1979. Ph.D. Disertación. Universidad de Indiana. 

Gonz lez, Victoria y Karen Kampwirth, eds. 2001. Mujeres Radicales en América Latina: izquierda y derecha. University Park: Penn State University Press. 

Gould, Jeffrey L. 1993. " 'Vana n Ilusi!" Los indios del altiplano y el mito de una mestiza Nicaragua, 1880-1925. " Hispanic American Historical Review, vol. 73, No. 3, (agosto) 

N Lavr, Asunción n. 1995. Mujeres, Feminismo y cambio social en Argentina, Chile y Uruguay, 1890-1940. Lincoln: University of Nebraska Press. 

L López Miranda, Margarita. 1988. Una chontalena en la Educaci n Nacional. Biograf a de Josefa Toledo de Aguerri. Juigalpa, Chontales, Nicaragua: Asociaci n de Ganaderos de Chontales / ASOGACHO). 

Miller, Francesca. 1991. La Mujer de América Latina y la búsqueda de la justicia social. Hanover, New Hampshire: University Press of New England. 

Montes, Fruto. 1995. Doña Josefa Toledo. Una dama ejemplar. La Prensa, lunes 19 de junio. 

Nicaragua. 1972. Corona fúnebre en recuerdo de la doctora Olga Núñez de Saballos. Primer aniversario de su muerte. 12 de septiembre de 1972. Managua, Imprenta Nacional. 

Noguera Carazo, Lucrecia. 1974. La Evoluci n cultural ticade Pol y la nicarag ense mujer. Managua: ningún editor. 

Rodr guez, Jorge. 1992. Elena Arellano, de los Salesianos en Centroamerica y la casa de Granada, Nicaragua. Managua: Ministerio de Educaci n. 

Toledo de Aguerri, Josefa. 1924. Al correr de la pluma. Crónicas de viajes escritas para "Revista Femenina Ilustrada" (de agosto a diciembre de 1920) desde Costa Rica y Estados Unidos de América, pasando por La Habana y Panamá. Managua: Tipograf a Nacional. 

___________.1940 Y Educaci n feminismo. Sobre ense anza. Articulos varios. (Reproducciones). Managua: Talleres Nacionales de Imprenta y Encuadernaci n. 

Whisnant, David. 1995. Bellaco signos en lugares sagrados. La política de la cultura en Nicaragua. Chapel Hill: The University of North Carolina Press. 
 
 
 
 

NOTAS 
 
 
 

-------------------------------------------------- ------------------------------ 

[1] Este breve ensayo es parte de un estudio más amplio de Josefa Toledo de Aguerri s la vida y la historia del feminismo en Nicaragua, mi Maestro s tesis: Josefa Toledo de Aguerri (1866-1960) y la historia olvidada de Nicaragua Feminismo. Nuevo México: Tesis de maestría en la Universidad de Nuevo México, 1996. Para obtener más información sobre Toledo de Aguerri s participación en la lucha por el sufragio femenino a ver a mi doctor tesis: desde el feminismo a somocismo: s Derechos de la Mujer y el ala derecha política en Nicaragua, 1821-1979. Indiana, Ph.D. Disertación en Historia, Universidad de Indiana, 2002. 

  [2] Es posible que el Colegio podría haber sido el tercero en el país, y el segundo sólo en Granada. Sara Cifuentes fundó una oritas de Se normal en Le n en 1880 (Noguera 1974: 6). 

[3] Toledo de Aguerri, a veces recibe fondos del estado para su escuela, pero fue mínima. 

[4] Otros de los estudiantes de Toledo de Aguerri llegó a alcanzar el reconocimiento nacional e internacional. Entre sus ex alumnos se encuentra el ex presidente de Nicaragua, la Cruz Roja, Esperanza Bermúdez. 

[5] Me dirijo a esta cuestión en otra parte de mi trabajo. 

  [6] Otros estudiosos han amplios debates sobre la importancia de la feminidad en el pensamiento feminista en América Latina (Lavrin 1995). 
 
 

[8] Su énfasis. 

[9] Aunque no lo menciona explícitamente en su escritura, es probable que Toledo de Aguerri destinada a evitar la violación y la prostitución por abajo tocando el sexo heterosexual en la sociedad. Varios estudiosos han debatido estas cuestiones en un contexto de Estados Unidos de América (Dubois y Gordon, 1983). 

[10] La cuestión de quién decidirá qué personas se les permitiría tener hijos se quedó sin respuesta. Sin duda, las personas que fueron considerados "enfermos" o "corruptos" no tendría que decir al respecto. 

[11] Hay evidencia de que los gays y las lesbianas han sido perseguidos activamente durante todo el siglo XX en Nicaragua. En 1916, por ejemplo, Felix P. Paniagua fue condenado a quince días de trabajos forzados por sodomía. Ver "En actos de Sodoma un" en El 93 A o. 1, N ° 19 (N Le, miercoles 30 de agosto de 1916). El papel de las feministas como Toledo de Aguerri han desempeñado en la defensa de los estereotipos, no sólo, pero la pena de prisión de las lesbianas y los gays no pueden, por supuesto, en cuenta o excusado. Mi punto es que es poco realista esperar que una feminista (nacido en 1866) que quería reducir las relaciones sexuales heterosexuales que apoyaría la homosexualidad. 

[12] Agradezco al historiador Jorge Eduardo Arellano por someter esta cuestión a mi atención. 

[13] Hay rumores sin embargo, que de Toledo de fecha Aguerri un hombre casado desde hace muchos años antes de casarse con Aguerri. 
 
 

[14] En español el nombre de la organización es Uni n de Mujeres Americanas. "Americano" en este contexto significa Norte, Centro y Sudamérica. 

[15] Me dirijo a esta relación extensamente en otras partes de mi trabajo. 
 
 

.
 
 

 


 
   Regrese al indice de Monumentos de Nicaragua.
Indice General     Managua | Alcaldes y Vice Alcaldes de Nicaragua |
Sala de Lectura Nika Cyber Municipio sobre Derecho Local
 Bibliotecas y Museos | Tour Granada Colonial Barrios de Managua