TERRABONA      SEBACO
---
2 DE MAYO DEL 2004 / La Prensa Mosaico
Desentrañando las bellezas del
Cerro Musún,
Coordillera  Dariense, Nicaragua
MATAGALPA INDEX, MATAGALPA,JINOTEGA,SAN ISIDRO, SAN RAFAEL DEL NORTE

    Al sureste del extenso departamento de Matagalpa, luce altivo el último eslabón de la Cordillera Dariense: el imponente Cerro Musún. Cual eterno guardián, la prominente montaña parece cuidar a los hijos del pintoresco poblado que lleva el nombre de uno de los frutos de sus entrañas: Río Blanco


 

Luis Eduardo Martínez M./Corresponsal

MATAGALPA.- La Reserva Natural del Musún, tiene cuatro mil 778 hectáreas de extensión, y es una de las 76 Áreas Protegidas de Nicaragua. Se sitúa a sólo tres kilómetros al norte del pintoresco poblado del mismo nombre, desde donde se pueden apreciar los blancos hilos de agua que caen desde lo alto, entre rocas y variada vegetación.

Ocho cristalinas fuentes de agua fluyen de las entrañas del cerro y surcan bajando sus laderas. En su recorrido entre grandes rocas forman impresionantes cascadas. De allí la traducción de la primitiva lengua Sumo: Musún: Cerro de Agua...

Los fascinantes periplos por la gigantesca montaña inician por dos senderos en los que pueden apreciarse distintas variedades de plantas y animales.

EL SENDERO DE LAS CASCADAS

Uno de los recorridos inicia desde la estación de guardaparques y centro de visitantes, donde existe un mirador natural, desde donde se aprecia el poblado de Río Blanco y las altas montañas a su alrededor. Allí inicia el sendero, de poco más de 800 metros, que le llevará por puntos interpretativos denominados: El Chilamate, El Trapiche, Las Palmas y Liana, Los Gigantes del Bosque y La Cascada Las Golondrinas.

Aunque por 50 córdobas puede rentar un caballo, para hacer el recorrido, el guardaparques Carlos Ramón Bermúdez recomienda hacerlo caminando, para “agarrarle más sabor a la ruta”.

En descenso, por un estrecho camino peatonal, se llega ante un frondoso árbol de chilamate, el que según un llamativo letrero sirve de “restaurante de altura para murciélagos” y también como casa de las orquídeas.

Con más de un árbol caído sobre el camino, el siguiente punto es El Trapiche. Para llegar, hay que cruzar un cerco de alambres de púas. Allí, Carlos Ramón explica que pretenden construir un portón que facilite el paso de los turistas.

Carlos Ramón relata que en el lugar funcionó un trapiche de madera, construido hace más de cien años en medio de un llano, donde existió un cañaveral y el curso del río La Golondrina, afluente del río Blanco.

A unos 200 metros de El Trapiche, inicia el ascenso por el sendero. Varios árboles caídos y las accidentadas características del terreno, pueden convertirse en un obstáculo para personas de avanzada edad y para algunos que estén “pasados de peso” y que pretendan llegar hasta el punto de Las Palmas y Lianas.

En ese lugar, pretenden aprovechar las lianas para crear un natural sistema de diversión, en el que los visitantes puedan experimentar aventuras en el aire, lanzándose de un punto a otro, para lo cual se están creando condiciones.

En el recorrido, a más de 700 metros sobre el nivel del mar, existe un pequeño “ojo de agua”, donde nace un riachuelo que es el único en el sector donde existen moluscos a esa altura.

Un poco más adelante están Los Gigantes del Bosque, árboles de distintas especies y de gran altura. Entre ellos hay un inmenso árbol de higos, el que jamás ha sido intervenido por la mano del hombre y luce imponente entre los demás árboles, hasta llegar a la impresionante cascada Las Golondrinas.

El río desciende entre variada vegetación y sobre grandes rocas forma tres mágicas caídas. En la parte más alta, decenas de golondrinas anidan entre las piedras. A la orilla del último salto de agua, es otro de los lugares preferidos por los turistas para acampar.

Aunque las cascadas lucen tentadoras para un buen chapuzón, los guardaparques se aseguran de que nadie se introduzca al agua, porque es la que sirve para el consumo de las ocho comunidades aledañas a la Reserva Natural y también para el poblado de Río Blanco.

En todo el recorrido, es posible observar distintas especies animales.

“Pero depende de la hora”, explica Carlos Ramón, argumentando que por la mañana “es fácil detectar muchas palomas rodadoras, pavas, golondrinas, pájaros carpinteros, garza blanca, quetzales, gavilanes, entre otras especies de aves”.

Internándose más en el Musún, es posible apreciar algunos osos hormigueros, monos congos, perezosos, ardillas, conejos, zahínos, dantos, venados, guardatinajas, jaguares, entre otros.

Karla Cruz, administradora de la estación de guarda parques, comenta que existe otro sendero denominado El Mojón, pero advierte que recorrerlo representa mayores grados de dificultad que el sendero de las cascadas. Además, hay que disponer de por lo menos dos días completos para recorrer ambos senderos.



¿COMO LLEGAR?

Si el visitante sale desde la región del Pacífico, puede tomar la ruta Tipitapa-San Benito-Boaco-Muy Muy-Matiguás-Río Blanco. Se recorrre un trecho de aproximadamente 180 kilómetros sobre carretera pavimentada en buen estado, es decir, unas tres horas de viaje en vehículo particular.

Otra ruta es la deteriorada carretera pavimentada Matagalpa-San Ramón y desde aquí hay dos opciones sobre carreteras de macadán en mal estado: San Ramón-Muy Muy o San Ramón-El Jobo. En los últimos puntos empalma la carretera pavimentada hacia Matiguás y Río Blanco.

Desde el Mercado Mayoreo, en Managua, y la terminal de buses norte, en el barrio Guanuca, de la ciudad de Matagalpa, salen buses de transporte colectivo con destino a Río Blanco.

Para llegar hasta la estación de guardaparques y el centro de visitantes en el Musún, existe un trecho de tres kilómetros de macadán. Por sus inclinadas pendientes, es recomendable ir en vehículos de doble tracción.

En el breve recorrido, hay que cruzar un río en el que es común ver a mujeres lavando ropa y niños jugando en el agua. Es un buen punto para veranear.



LOS MISTERIOS DEL MUSUN

Entre los guardaparques del Musún, podrá encontrarse con Miguel del Socorro Jarquín Artola, un espigado joven de tez morena y complexión delgada, quien cuenta fantásticas anécdotas surgidas de la Reserva Natural, donde nació y creció como un nato depredador de la fauna, hasta que se convirtió en uno de sus más asiduos protectores.

“Coco”, a como le llaman, conoce cada rincón de la inmensa montaña y los ocho caseríos aledaños. También asegura haber sido protagonista de increíbles historias que rayan entre la fantasía y la realidad.

En las cascadas Las Golondrinas, entre árboles de altas copas y con la caída del agua de fondo, Socorro señala hacia las partes altas al norte del Musún, y un gran reloj de color verde que lleva en su muñeca izquierda destella al recibir la luz solar, mientras, el muchacho alza la voz e inicia uno de sus misteriosos relatos que acaparan la atención de un grupo de visitantes que le acompañan.

“Una vez, en ese cerro, andábamos con mi papá, uno de mis hermanos y dos tíos, y llevábamos un montón de perros. Íbamos a cazar zahínos, cusucos, guardatinajas o lo que encontráramos. Era de tarde, en un invierno”, dice Socorro.

Como es característico durante el invierno, la densa neblina cubría las montañas. Socorro y su padre del mismo nombre, junto a su hermano Francisco y sus tíos Ubencio Martínez y Facundo Guzmán, continuaban buscando animales para cazarlos.

El joven guardaparques añade: “Seguíamos en el cerro y de pronto: ‘pá, miramos que se despejó el lugar. Se levantó la nube y quedó despejado. Entonces vimos unas trochas (caminos) recién hechas, unas casas, gallinas, y eso nos preocupó porque sabíamos que eso no existía. Buscamos cómo salir, pero comenzamos a dar vueltas por el mismo lugar y nunca salíamos. Estábamos perdidos en el mismo lugar”.

Según el relato de Socorro, fue entonces que su tío Ubencio les increpó:

Esto es algo que uno de nosotros lleva, porque si no ya hubiéramos salido.

Yo llevo unos huevos de gallina de monte que recogí en el camino, respondió Francisco, el hermano de Socorro.

Entonces botálos porque si no nos vamos a quedar perdidos, advirtió don Ubencio.

Y Socorro continúa con su anécdota: “Cuando mi hermano botó los huevos, ya entonces logramos encontrar nuestras propias huellas y pudimos salir del lugar. Después fuimos a comprobar lo que habíamos visto y no pudimos volver a ver nada. Supimos que lo que habíamos visto no existía y que fue por los benditos huevos de gallina de monte que mi hermano se llevaba. Era como un lugar encantado para que nadie se llevara nada”.
 

COSTOS EN LA ESTACION DEL GUARDAPARQUES

SERVICIOS Y COSTOS EN CORDOBAS

Guía por un día C$100.00

Alquiler de casa de campaña para dos personas C$150.00

Alquiler de Casa de campaña para seis personas 250.00

Sacos / colchones para dormir (*) C$50.00 c/u

Alquiler de bestias para recorrer la Reserva C$50.00

Desayuno tradicional de la zona (frijoles, cuajada, crema, tortilla y café) C$20.00

Almuerzo tradicional (frijoles, cuajada, crema, tortilla, carne de res y café) C$35.00

Hospedaje por cada visitante en la estación de guardaparques C$50.00

 index www.manfut.org
 
 
 

Reserva Natural Cerro El Arenal, 
ubicado en las estribaciones de la Cordillera Dariense, e
ntre la ciudades de Matagalpa y Jinotega.

A la caza del Quetzal

    Pocas son las personas que han visto un quetzal en su vida. Pero son menos las que han logrado fotografiarlo. magazine viajó esta vez a la Reserva Natural Cerro El Arenal y con suerte y paciencia logró “atrapar” con su lente a esta mítica ave de Centroamérica

Los Quetzales son aves muy inquietas ante la presencia humana, hacen sus nidos en huecos de árboles podridos de guásimo y majagüe.
 
 

 A las once de la mañana empezamos a subir por la falda de la montaña, rumbo al corazón de la selva de la Reserva Natural Cerro El Arenal, ubicado en las estribaciones de la Cordillera Dariense, entre la ciudades de Matagalpa y Jinotega. La misión: encontrar al mítico pero real pájaro más bello de América, el quetzal (pharomacrus mocinno), que según noticias habita en las altas copas de los árboles de la brumosa montaña de esta reserva, a más de 1,500 metros sobre el nivel del mar.

Nuestro guía, don Pablo Úbeda Cruz, un campesino de rostro surcado por profundas arrugas, cuyos 70 años los ha vivido en su casita construida a la orilla de la selva, comentó que el día anterior estuvo posado en la rama de un árbol del fondo del patio un hermoso quetzal macho, reconocido por su largo y colorido plumaje, hasta que se aburrió de cantar y voló a lo espeso de la montaña.

Pero aún con el comentario de don Pablo y la afirmación de Maritza Sobalvarro, coordinadora de la Reserva Forestal, mientras caminaba por el sendero, una interrogante martillaba mi cabeza: ¿existen realmente quetzales en Nicaragua?
21 DE FEBRERO DEL 2004 /  Orlando Valenzuela
 
 
 
 

 Kilimanjaro
Para celebrar con broche de oro las celebraciones del 112 aniversario del Departamento de Jinotega, los miembros del Motocross de Matagalpa viajamos hasta el bello sitio de Kilimanjaro, invitados por el ingeniero Andrés Altamirano y el licenciado Walter Araica, quienes nos recibieron con la cordialidad y hospitalidad que caracteriza a la gente de esta bonita región del norte de Nicaragua.

Kilimanjaro está ubicado a seis kilómetros de San Rafael del Norte, con una altitud de 2,300 metros sobre el nivel del mar, y es parte de lo que se conoce como la Ruta del Café, donde los visitantes pueden disfrutar de un agradable clima fresco de montaña y apreciar la preciosa campiña jinotegana. Muy bien vale la pena visitar Kilimanjaro e identificarse con una belleza natural que es orgullo nacional.
4 DE NOVIEMBRE DEL 2003 /  La Prensa  Salvador Pérez
 

Cruz de Cerro Largo "asegura" retorno 

* Una piedra es la llave del regreso

* Según la historia, el "secreto" es a prueba de incrédulo

* Casi 300 años de historia a orillas de la carretera

CELSO MARTÍNEZ OROZCO
 La Prensa 20/1/00
MATAGALPA.- Conocida por muchos, la Cruz de Cerro Largo encierra en sí misma una historia y tradición de casi 300 años, en los que ha visto entrar y salir de Matagalpa a muchos de sus hijos y visitantes, a los que les ha cumplido el deseo de volver a la ciudad, cuando así se lo han propuesto.
Sobre esta Perla del Septentrión se ciernen una serie de leyendas, las que son muy poco conocidas por sus pobladores, pero aportadas de una forma incondicional por el ingeniero Eddy Khüll Arauz,
uno de los pocos matagalpinos que desde hace varios años se ha dedicado a recopilar la historia del departamento y es él quien suministró la información recopilada sobre la Cruz de Cerro Largo.
El Sr. Khüll nos refiere que "Fray Antonio Margil de Jesús fue quien mandó a fabricar y erigir la famosa Cruz del Cerro Largo que según dicen marcaba el punto divisorio entre el Partido de Matagalpa y el Partido de Sébaco en tiempos de la Colonia".
El religioso, Fray Margil, nacido en Valencia, España, el 16 de agosto de 1657, y ordenado sacerdote en 1673, se embarcó en Cádiz hacia América en 1683. Llegó como misionero a Sébaco en 1703 con cuatro indios y dos mulatos que le seguían de las haciendas y estancias donde había predicado en su viaje. En Sébaco logró erradicar a varios brujos que predicaban hechicería e hizo mucha labor pastoral en las cañadas de Matagalpa y Jinotega. Después de una vida de entrega a esta región, se dirigió a Ciudad de México donde le sorprendió la muerte el l6 de Agosto de 1726. Quedó como recuerdo La Cruz de Cerro Largo.
7 DE ABRIL DEL 2003 /  La Prensa


    Aventúrese y disfrute del agroturismo

    Tres destinos turísticos que lo harán sentirse en el propio paraíso.

Fotos: LA PRENSA/O. Valenzuela
 
 

Maryórit Guevara G.
maryorit.guevara@laprensa.com.ni

Antes que iniciemos esta aventura, le recomiendo preparar muy bien sus maletas. Entre otras cosas, no deben faltar zapatos deportivos, ropa holgada, gorra o sombrero, repelente y mucha agua embotellada, que le ayudará a aguantar la caminata.

¿Estamos listos? Entonces, ¡A conocer y disfrutar de la nueva opción turística que le ofrecen los cafetaleros matagalpinos: el agroturismo!

Recorreremos los campos de tres haciendas cafetaleras matagalpinas que abren sus puertas a los turistas para conocer mejor cómo se produce el café que tomamos a diario. Además de presentarnos otros atractivos, parte de la “Ruta del café”.

ORO EN MEDIO DEL CAFETAL

Dos de los principales productos de exportación de nuestro país, el oro y el café, los encontramos en nuestro primer destino: la hacienda “La Leonesa”, de 240 manzanas, a 20 kilómetros de la cabecera departamental de Matagalpa y propiedad de la productora, Nubia Palacios.

Los vestigios de la mina “La Leonesa” constituyen uno de los principales atractivos de esta hacienda.

Los túneles de excavación de esta mina, explotada por más de un siglo, aún existen. Usted puede entrar en ellos y a lo mejor encontrarse con alguna pepita de oro, cuarzo u otro material minero.

Aunque los túneles todavía no están completamente acondicionados, constituyen un gran atractivo de lo que alguna vez fue un enorme yacimiento de oro.

Algunos se comunican entre sí con las minas “La Reyna”, “La Lima” y “La Verde” muy conocidas en el municipio. Estas minas continúan siendo estudiadas por norteamericanos y canadienses y se cree que aún contienen grandes cantidades de oro.

Los túneles no son el único recuerdo de aquellos tiempos de prosperidad sino también las ruinas de lo que fue el plantel de la mina.

Es el lugar donde se lavaba, purificaba y seleccionaba el oro extraído. También se pueden apreciar materiales de trabajo y utensilios de los mineros. Con ellos se pretende hacer un pequeño museo en el lugar.

BELLEZAS NATURALES

Muy cerca del plantel se encuentra un criadero de búhos. Por la noche se pueden encontrar cinco o seis especies. En el día no lo intente porque es imposible.

Podrá apreciar una gran variedad de animales silvestre propios de la zona. Diferentes especies de aves pasan cada año por esta hacienda. Algunas pocas, como las urracas y los carpinteros, se quedan anidando. Las otras se van.

El tipo de bosque que posee “La Leonesa”, que es parte del corredor mesoamericano, es trópico seco caducifolio o sea que algunos de sus árboles durante el verano botan las hojas y otros no.

¿QUÉ MÁS PUEDE HACER?

Además de disfrutar del clima fresco, observar la variedad de animales y flores silvestres, recibir la brisa del salto de siete metros de altura, conocer un poco más de la historia minera del país, usted puede descansar en medio de la tranquilidad que ofrece este lugar.

Muy pronto también podrá levantarse con la brisa de la mañana, el canto de los gallos y la música de las chicharras, cuando la casa hacienda termine de ser remodelada y ofrezca hospedaje para los turistas.

También puede saborear un delicioso desayuno tradicional: gallo pinto, cuajada, crema, tortillas, todo preparado en la hacienda.

Cerca, puede visitar el cerro “El Toro”, llamado así porque su forma asemeja un toro acostado, la “Reserva de Apante” y la “Reserva Genética de Yucul” formada por bosque de pinares.

VÁMONOS A SAN RAFAEL

Es hora de trasladarnos hacia nuestro segundo destino, la hacienda “San Rafael”, propiedad de la familia Reyes Rugama.

Le aseguro que en este lugar quedará encantado y el tiempo será demasiado corto para visitar todas las maravillas que la naturaleza colocó en este pedazo de tierra, que muy pronto será declarado “Reserva Ecológica Privada”.

A unos cinco kilómetros, antes de llegar a la entrada principal de esta hacienda, usted distinguirá el verdor y las frescura que ofrecen los pinares que cubren 270 manzanas de tierra fértil.

El clima es muy fresco, la temperatura se mantiene entre 23 y 29 grados centígrados y durante el invierno puede bajar hasta 11 grados centígrados. La frescura del clima se debe a que la hacienda está a mil 300 metros de altura sobre el nivel del mar.

TOUR DEL CAFÉ

El “Tour del café”, es uno de los mayores atractivos que ofrece esta hacienda, consiste en visitar las 160 manzanas de plantaciones de café bajo sombra.

Las plantas de café crecen bajo la sombra de los árboles, o sea que en este lugar la palabra despale no existe.

Con el propósito de conservar, proteger y mejorar las montañas de la zona, los dueños de esta hacienda lograron plantar más de 12 mil árboles maderables, los que sirven de protección al cafetal.

El café que se produce en esta zona crece en las mejores condiciones de clima y suelo, ideales para su producción. Dentro de este mismo cafetal hay un salto escondido.

Si desea visitar esta hacienda debe reservar su cupo 48 horas antes e ir acompañado por un grupo no menor de 10 personas.

El costo mínimo de hospedaje es de 20 dólares, sin IGV, si desea más información contáctese al número telefónico 0612-2229 o escriba al correo electrónico cortijo@ibw.com.ni.

ES HORA DEL BAÑO

Espero que aún conserve suficiente energía para continuar nuestra visita por la “Ruta del Café”. Si está cansado le daré la oportunidad de un relax en la piscina de la hacienda “La Ponderosa”.

Ubicada a seis kilómetros y medio del noroeste de la cabecera departamental de Matagalpa y a 136 kilómetros de la capital, “La Ponderosa” está conformada por 12 manzanas y media y es nuestro último destino turístico.

Aunque es la más pequeña, lucha por convertirse en el destino ideal para los turistas.

Muchas son las maravillas naturales que “La Ponderosa” le ofrece entre sus senderos, entre ellos se encuentran los nidos colgantes de urracas, ubicados sobre la pequeña piscina.

La piscina situada en medio de la montaña, es el lugar donde incurren diversos ojos de agua que fueron tratados por Carmelo Jaen Otero, dueño de la hacienda, con el objetivo de abastecerse de agua potable.

Esta misma agua que produce la montaña es utilizada para el lavado del café.

Jaen asegura que uno de los trabajos más importantes que se realizan en la hacienda es convertirla en un “Beneficio Ecológico”. Es decir en eliminar los tratamientos usados tradicionalmente para el café y sacarle un mayor provecho al agua, sin perjudicar el medio ambiente.

Uno de los proyectos, ya terminados, es el biogás, fabricado con el estiércol del ganado y agua miel del café (el agua de la primera y segunda lavada del café). Esta pasa por diversos canales hasta convertirse en el gas, con el que se cocina la alimentación diaria de los trabajadores.

Si desea más información de esta hacienda o visitarla pronto llame al teléfono 0612-2951 o escriba al correo electrónico laponderosa@hotmail.com, con 48 horas de anticipación.

Espero haberlo convencido de visitar estas tres bellezas naturales, que constituyen una parte del “Tour del café” de la región norte de Nicaragua y que la Cámara Nicaragüense de Turismo (Cantur) y el Instituto Nicaragüense de turismo (Intur) se encuentran promoviendo.

NO LO HAGA:

Cuando visite estos tres destinos turísticos no realice, ni lleve las siguientes cosas:

- Ingresar bebidas alcohólicas.

- Ingresar cualquier tipo de armas.

- Portar equipos de sonidos.

- Cortar y colectar plantas o animales.

- Gritar o correr en los senderos.

- Escribir en los troncos de los árboles.

- Destruir los rótulos informativos

- Fumar algún tipo de drogas, incluso las permitidas.
 
 
 
 

"

CHRONOLOGíA    HISTORIA     SITIO ARQUEOLóGICO CHAGUITILLO   MUSEO DEL CAFE
MUSEO DE INMIGRANTES ALEMANES    MUSEO DE CARLOS FONSECA AMADOR
MUSEO CASA DE RUBEN DARIO       ESPERANZA VERDE        TERRABONA     SEBACO
CAPILLA DE SAN NICOLAS SELVA NEGRA          PICTORICO DE SELVA NEGRA        SELVA NEGRA
ZOOLóGICO PARQUE LOS MONOS     BIOGRAFIAS MATAGALPINAS   CATEDRAL SAN PEDRO, MATAGALPA
TERROCARRIL DE MATAGALPA