TERRABONA     SEBACO
CARACTER DE LA DOMINACIÓN ESPAÑOLA EN NICARAGUA
Lo siguiente tomado de Monograf'ia de Matagalpa, Guerrero y Soriano. 
Antes de iniciar el estudio del actual departamento de Matagalpa, es necesario e indispensable determinar históricamente la extensión material del dominio colonial español en nuestro actual territorio nacional, ya que el dominio eminente, como país conquistador, comprendió el área total entre los mares Atlántico y Pacífico desde un poco más arriba del Río Coco, por el Norte, hasta el Río Salto, por el Sur en el actual territorio de Costa Rica.

Efectivamente, el conquistador español ejerció material y plenamente su autoridad sobre la faja occidental de nuestro actual territorio, pero en la región oriental, tan sólo en algunos puntos costeros como el Cabo Gracias a Dios y la Región del San Juan del Norte y el resto de la extensa Costa Atlántica un dominio esporádico y más de tránsito que en forma continua y ésto después de más de dos siglos de iniciada la conquista de Nicaragua.

Al respecto cabe recordar que no fué hasta el 18 de Agosto de 1788, que se fundó la primera población española de El Cabo Gracias a Dios, con el único antecedente urbano de un puesto militar establecido el año anterior.

Antes de esa fundación y las fundaciones provisionales de San Juan del Norte, España limitó sus actividades de conquistadora en nuestra costa Atlántica, a expediciones de simple reconocimiento, que en diferentes años y por su orden confió a los Capitanes Gastelu y Vargas.
 


LA LINEA DE LA FRONTERA ESPAÑOLA

En el mes de octubre de 1756, el Corregimiento de Sébaco y Chontales don Matias de Dropesa en virtud de instrucciones del Gobernador de Nicaragua, levantó con abundantes pruebas testificales una información en el pueblo de Acoyapa, para determinar las recuentes invasiones de las "tribus salvajes" de la Costa Atlántica con apoyo de piratas ingleses, holandeses etc. al interior de la Provincia.

De esa información, corroborada con otros documentos coloniales, de carácter oficial se estableció la LINEA DE LAS FRONTERAS, es decir la extensa linea que separaba materialmente el terrritorio occidental de Nicaragua dominado plenamente por España, de la región oriental que poblaban sumos, mosquitos, sambos etc. en nuestra actual región atlántica.

Esa Línea de las Fronteras, según la Informacion del Corregidor Oropesa y los documentos confirmatorios estaba marcada por diferentes "puertos", como los españoles llamaban entonces a los puntos de la montaña, por donde penetraban los invasores del oriente nicaraguense, al occidente de la Provincia.

LA LINEA DE FRONTERAS

La linea de fronteras se extendía desde la confluencia del río Pantasma con el río Coco, entre los actuales departamentos de Nueva Segovia y Jinotega, hacia la desembocadura del río San Juan de Nicaragua, entre el actual departamento del Río San Juan y la República de Costa Rica.

Los "puertos o entradas' de la Montaña entre los puntos terminales de la Linea de las Fronteras eran de Noroeste a Sureste, los siguientes:
1.- El Coco, en territorio actual del Departamento de Matagalpa, que es el objeto de nuestro estudio, en la confluencia del río Grande de su nombre con el río Tuma, en su mérgen derecha.

2.- Muy Muy Viejo en triángulo con el "Perto del Cacao" y el Cerro del Salazar y al oriente de esta altura.

3.- El Cangrejal, en la confluencia del río Bulbul, con el río Grande de Matagalpa

4.- Olama Real, en la confluencia de los ríos Olama y Las Cañas, con el río Grande de Matagalpa; "Puertos o entradas de la Montaña, enclavados actualmente en el territorio del Departamento de Matagalpa.

De Olama Real la Línea de las Fronteras se dirigía  ala desembocadura del río San Juan en el área municipal del hoy casi desaparecido pueblo y bahía de San Juan del Norte, pasando por los puertos de Camoapa Viejo, en el actual Departamento de Boaco y los de Carca, Cangrejal y Arrancabarba, en el actual Departamento de Chontales.

Como bien se comprende y lo comprobamos en el curso de éste capítulo, la España conquistadora nunca tuvo control alguno sobre los territorios costeros e interiores del oriente nicaraguense  o sea la faja comprendida entre la indicada Línea de las Fronteras y el Océano Atlántico, cuya región poblaban las "tribus enemigas de su majestad", como se afirma en numerosos documentos de aquella época colonial.

Es más, los conquistadores españoles y sus autoridades inmediatas posteriores, no conocieron nunca esa región interior de Nicaragua. Los únicos que se aventuraron con peligros de sus vidas, a cruzar esa línea de las Fronteras, en predicación del evangelio cristiano fueron los misioneros católicos y tropas españolas que en rucido número, y con fines de protección, les acompañaron en algunas ocasiones.

Prueba fehaciente de esa afirmacion es la carencia total y absoluta de titulos reales o de donación de tierra efectuada por el rey de España, a moradores del extenso territorio situado hacia el oriente de la Linea de Fronteras, que hemos demarcado en su extensa área y puntos terminales y de referencia.

LOS ABORIGENES DE MATAGALPA

Hechas las anteriores consideraciones podemos afirmar categóricamente, que los aborígenes de la actual región de Matagalpa, no pertenecieron a una tribu única o exclusiva, llámesele sumos, matagalpas, chontales, mames, chorotegas, o choroteganos, como se ha sostenido y enseñado erradamente por algunos historiadores del siglo pasado e investigadores y Maestros escritores de la época presente.

Los aborígenes de este departamento tuvieron dos ansectros raciales: los sumos, en una pequeña región oriental de su actual territorio, por incursiones vandálicas, en plan de pillaje y robo; y los chorotegas o choroteganos, en toda el área del occidente de esta misma línea, que comprende la casi totalidad del actual departamento.

Desde luego no es improbable, ni es de la esencia de esta investigación de aborígenes, el hecho de que en la región que merodearon los sumos al oriente de la linea de Fronteras, hayan existido algunos representativos de miskitos, zambos, ulúas, caribes etc. del oriente actual de Nicaragua. Pero su numero fué tan pequeño, nómada como eran cada rama tribal mencionada, que no se pueden en buena lógica calificarse de aborígenes de esa región mínima de que hablamos, que esencialmente corresponde a los sumos.

Como consecuencia de lo expuesto, solamente tienen ancestro aborigen en aquella tribu de nuestra Costa Atlántica, los sumos, calificados por los españoles como barbaros y salvajes, las actuales regiones matagalpinas de: Guasaca, Los Trones, Bijao, Paigua, Musin y otros enclavadas al oriente de la Linea de Fronteras que dentro del actual territorio del Ddepartamento de Matagalpa, corría como ya lo expusimos, de El Cacao a Olama Real.

COMPROBACIÓN IDIOMÁTICA DE NUESTRA TÉSIS

Toda región nicaraguense situada al occidente de la Linea de Fronteras hasta el Oceáno Pacífico, fué poblada desde muy antiguo por los chorotegas o choroteganos, con una sóla excepción de la Región actual de Rivas, sur del Departameno de Granada y las Islas del Gran Lago, que fueron pobladas muy antes del arribo de los chorotegas, por los caribies, apodados más tarde por los españoles con el nombre de Chonatales, que significa pueblo extranjero o pueblo de afuera, quienes fueron arrojados por sus vencedores hasta el oriente nicaraguense, entre los lagos y el Mar Atlántico, donde se mezclaron en el curso del siglo con otros pueblos del oriente americano y las Antillas.

Los chorotegas o choroteganos eran tribus de origen mexicano. Llegaron a Centroamérica en el año 595 de nuestra Era. Este año ha sido fijado y aceptado por los historiadores como el de su primer arribo o invasión y el año 1505, tres años después del descubrimiento del territorio nicaraguense por el Almirante Colón, como el de su última inmigración o oleada, como le llamaban los historiadores y expositores de nuestra historia antigua y milenaria.

Su nombre histórico de chorotegas o choroteganos se deriva del nombre que sus alfaquíes o caciques le dierón al actual Golfo de Fonseca, al que llamaron Golfo de Chorotega, nombre que en su lengua mejicana significa "lugar de refugio", pues su inmigración a Centroamérica tuvo en rigor el carácter de una huida, motivada por las persecuciones que sufrían en sus regiones de origen, de parte de otras tribus mejicanas más poderosas.

No es posible fijar de modo exacto la fecha ni en cuál de las invasiones u oleadas llegaron los chorotegas o choroteganos a las regiones de Nueva Segovia, Madriz, Estelí, Jinotega y Matagalpa y demás regiones del occidente nicaraguense.

Lo único indubitado es que penetraron a nuestro territorio, siguiendo el curso de los ríos Estero Real, Negro, Choluteca y Coco, en sus partes navegables, así como de sus numerosos y caudalosos afluentes convertidos por necesidad en expertos navegantes, por la región marítima  del golfo que ocupaban en sus márgenes y regiones interiores.

Prueba incontrovertible de la llegada de los aborigenes chorotegas o choroteganos al norte y occidente nicaraguense, es el uso multisecular de su idioma en todas esas regiones de Nuestra Nación, desde Nueva Segovia al Departamento de Rivas.

Para los fines de nuestro estudio, no basta recordar que son de origen mejicano o chorotegano, los nombres de Matagalpa, Metapa, Ispangual, Sébaco, Jumaiquí, Siare, Apalilí, Guaspalí, Samulaí, Susulí, Umure, Chaguitillo, El Chile, Cumáica etc. de las regiones occidentales del actual departamento que estudiamos ubicadas al occidente de la nombrada Linea de Fronteras.

En cambio: Matiguás, Bilguás, páiguas, Pancazá, Sáiz, Guaguagás, Guasaca, Babasca, Bulbul, Nicarey y otros más, son nombres de lugares o fenómenos geográficos o hidrográficos de la región ubicada al oriente de la LInea de Fronteras, todos derivados del idioma de los aborigens sumos y de los pueblos con él mezclados, como miskitos, ulúas etc.

Y aun cuando en una y otra región separadas por la Linea de Fronteras encontramos nombres de opuesto origen al de sus aborígenes como Ojoche, Musún, Olama y Sisín que son de origen mejicano o chorotegano y lo llevan lugares del oriente de aquella línea; y Payacuca, Guanuca, Pancasán, totumbla y Caratera que son de origen sumo y los llevan lugares del occidente de aquella línea, tal circunstancia no altera nuestra tésis, pues se trata, en primer lugar, de escasos nombres, máxime si se considera que en el correr del tiempo grupos tribales de las dos regiones, como resultado de prisioneros logrados en encuentros, peregrinajes voluntarios o familias conquistadas para las reducciones o pueblos adoctrinados, por misioneros católicos, habitaron regiones diferentes de las de su procedencia o nacimiento.

Debe recordarse que en el occidente de la Linea de Fronteras, encontramos los nombres de Guanuca, Payacuca y Totumbla precisamente donde frayles mercedarios a principios de siglo diez y siete, fundaron las reuciones de caribes, sumos y miskitos, para catequizarlos, en los actuales asientos del barrio de Guanuca de la Ciudad de Matagalpa y Payacuca y Tolumba en el Municipio de Ciudad Darío.

 Y esta ocurrencia lógica y muy natural, la encontramos confirmada en el peregrinaje voluntario u obligado de algunas tribus y sus mezclas con otras, y así encontramos,precisamente, en el área del actual departamento de Matagalpa, numerosas palabras o nombres de estricto origen antillano, tales como Bijagua, Cámito, Comején y algunas otras, que comprueban solamente que las tribus navegantes de las Antillas, en el Océano Atántico, se mezclaron con las tribus de nuestra Costa Atlántica, sin que vuelva tal hecho, valedera la tésis de que los primitivos pobladores del Departamento de Matagalpa, hayan sido antillanos.

COMPROBACIÓN DOCUMENTAL DE LA TÉSIS

En la importante "Relación" del viaje del Comisario Franciscano Fray Alonso Ponce, quién recorrió en 1575, es decir, cincuenta y tres años después de la expedición del capitán Gil González Dávila, toda la región noroeste de nuestro país, pasando por Somoto, Condega etc. hasta Chinandega, Sutiaba, Masaya y Granada, se afirma categóricamente y con claridad absoluta, que el misionero encontró en uso "aunque corrupta", la lengua mejicana y varios dialectos, derivados de la misma lengua matriz, es decir, el nahualt o nahua o nahoa.

Entre los dialectos, según informa de Fray Alonso Ponce encontró; el maribio, el mangue, el sutiaba, tacacho ec. que son precisamente corrupciones de la lengua matriz o antigua y que es, no hay duda, el fundamento de algunos investigadores para imaginar las tribus mangues, maribios, sutiabas, matagalpas, pipiles, cacaoperas etc., como pueblos o tribus diferentes de la chorotega o chorotegana.

Confirmando nuestra tésis, copiamos con sentido concluyendo, los límites que el cronista Fray Francisco Vásquez, en su "Crónica de la Provincia del Santísimo Nombre de Jesús  de Guatemala", publicda en el año 191, se`nala a la Provincia de Tologalpa, poblada por tribus salvajes de la Costa Atlántica de Centroamérica.

"La Provincia de Tologalpa" - afirma - el crónista Vásquez , confina por la parte de septentrión (Norte) con el río Tinto; por el Occidente, con los Valles de Jalapa, Ciudad Vieja, Pantasma y el Corregimiento de Sébaco; por el medio día (Sur), con el río San Juan de Nicaragua; por el Oriente, con la Mar del Norte (Océano Atlántico).

Los linderos de la Provincia de la Tologalpa, como claramente lo expresa el cronista español Vásquez, no comprendieron ni comprendían para el conquistador la regiones del "Corregimiento de Sébaco y Chontales", porque éstas regiones estaban pobladas por indios o naturales de la tierra y nunca por sumos, miskitos o mosquitos, sambos, y caribes, cuyas tribus les merecían a los españoles, para distinguirlas de aquellos, los calificativos de salvajes, desleales, incultos etc.

En la "Relación Geográfica del Partido de Sébaco y Chontales", levantada por el entonces Corregidor español don Francisco de Pozada, en el pueblo de Matagalpa, a los veinteseis dias del mes de mayo de 1740, ante los testigos Pedro Iginio de Torres y Salazar y Juan Manuel de Castro, cuyo documento existe original en el archivo Municipal de la Ciudad de Matagalpa, leemos en lo conducente a nuestro estudio:

"...desde este dicho pueblo  (Jinotega), caminando a la parte del Este, se halla el pueblo de San Pedro de Matagalpa, en distancia de ocho leguas..se compone de dos parcialidades que son Solingalpa y Matagalpa..en su número de naturales de ambos sexos, según lo que se reconoce en tiempo de Semana Santa, pasan de tres mil indios lo que se hallan disoersos en las montañas que miran a la parte del Norte y del Este..su temperamento frígido y seco y en él se hallan situadas diez familias de ladinos, que son soldados de la Compañía de Conquista, que está destinada para la guarda de estos puertos...del expresado pueblo de Matagalpa al de Muy Muy, caminando hacia el Este, dista doce legua; sus vecinos son naturales de ambos sexos que llegan al número de ciento cincuenta..en este pueblo no vive ningún ladino".

El pasaje de este importante documento robustece nuestras pruebas sobre nuestra tésis. Efectivamente, es bien sabido que para los españoles, los términos Indio o natural, aludían exclusivamente a los primitivos pobladores de América y para el caso especial de Nicaragua, a los habitantes aborígenes del occidente de la Línea de las Fronteras de que hemos hablado.

Para referirse a los pobladores aborígenes del oriente de la misma línea de la Costa Atlántica nicaraguense, usaban las dsignaciones tribales de sumos, misquitos, sambos y caribes, con fuertes calificativos para su baja cultura.

Bajo el Informe Oficial rendido a las autoridades de la Capitanía General de Guatemala en el año 1743, doscientos veintiun años después ela expedición de Gil Gonzalez Dávila por el Ingeniero Militar español Luis Diez Navarro refiriendose a los pobladores indigenas  del Corregimiento de Sébaco y Chontales, del cual formaba parte la totalidad territorial del occidente del actual departamento de Matagalpa, dice textualmente:

"/....Eran los indios mas desleales a su Majestad", pues según el mismo militar español de habían revelado, catorce veces contra sus Corregidores y Tenientes.
Pero nótese bien, que el Ingeniero Diez Navarro, agrega en su Informe"....."...lo que se ha remediado por la facilidad que tienen dichos indios de pasarse a los Bárbaros ni tendrá remedio jamás mientras no se expelen los mencionados enemigos de las tierras que habitan".

En el pasaje transcrito no deja ninguna duda el hecho real y documentalmente indubitado, de que eran distintos los pobladores indígenas y aborígenes del corregimiento de Sébaco y Chontaels (Matagalpa) de los Barbaros sumos, mosquitos, caribes y sambos etc. de la Costa atlántica o de las regiones orientales de la Linea de las fronteras. Otra interpretación acerca del pasaje transcrito de Diez Navarro sería contrario a las más elementales reglas de la hermenéutica histórica.

Llamamos la atención, antes de proseguir nuestra argumentación documental, sobre el pasaje transcrito del Corregidor Pozada, pues en él no se hace mención de la parcialidad indígena de Guanuca, en la Ciudad de Matagalpa, pues solamente menciona dos Solingalap y Matagalpa.

La razón de esta omisión es que, sin ninguna duda. tal parcialidad a barrio no era de indigenas chorotegas en ese entonces y no fue sino años más tarde, que frayles mercedarios fundaron esa reducción con el  nombre sumo de Guanuca.

Veamos otra prueba documental irrefragable en favor de nuestra tésis, sobre los aborígenes del occidente del actual departamento de Matagalpa.

Es la "Relación de su Visita Pastoral" todo el territorio del obispado de Nicaragua, escrita por el Obispo Fray Agustin Morel de Santa Cruz, y cuya visita realizó en 1752 referirse al pueblo de Muy Muy, expresa prelado cronista:

"Los habitantes de este pueblo, Muy Muy, que son Indios, vivían en otro, distante cinco leguas hacia la montaña; tres veces fueron invadidos del Sambo-Mosquito, con pérdida de algunos hombres y mujeres que se llevó.".

Decisiva en favor de nuestra tésis, es la afirmación del Corregidor de Sébaco y Chontales, de que hicimos mención en otro lugar, Capitán Don Matías e Oropesa.

Este funcionario en su extensa "Relación" sobre "la tierra, ríos y distancias que ocupan las poblaciones caribes y de sambos ingleses"en la región actual del noreste del Departamento de Matagalpa y remitida el 20 de Noviembre de 1737, al Capitán General del reino de Guatemala don Alonso de Arcos y Moreno, le dice textualmente:

"Y a cosa de una legua está el encuentro de un gran Río que se llama Pasguás; arriba hay muchos indios. Sus cabeceras están en el volcán Musún. De este encuentro va derecho al Oriente (el río Grande de Matagalpa), como espacio de dos leguas..desde aquí son tierras de sumos; los más de estos Caribes, son mulatos perfectos; algunos sambos retintos."

Nótese que este importantísimo documento en favor de nuestra tésis, publicado "Colección de Documentos Coloniales de 1921", cuyo informe total abarca de la página 185 a la 198, data de más de doscientos treinta años posteriores a la expedición del Capitán Gil Gonz'lez Dávila en el itsmo de Rivas.

En el año 1770, es decir faltando solamente cincuenta y un año para la proclamación de nuestra independencia, encontramos en los Archivos Coloniales de Guatemala, una petición del Capitán español de las Conquistas de Sébaco y Chontales, Don José Antonio de Vargas, solicitando al Capitán General del reino de Guatemala, un terreno inmediato al pueblo de Matagalpa, "para probarlo con caribes"que ha sacado de las montañas.

Pero aun nos resta ofrecer una prueba documental más reciente, de nuestra época independiente acerca de nuestras afirmaciones sobre los aborígenes del actual departamento de Matagalpa.

Se trata de la obra del Ingeniero de Minas,de nacionalidad inglesa. Tomás Belt, que manejó por varios años los minerales de la "Chontales Mines", en la región actual de Santo Domingo y viajó desde aquella región chontaleña a los pueblos de Nueva Segovia, a lomo de mula.

La obra del Ingeniero Belt, elogiada por Darwin, fué publicada con el nombre de "El naturalista de Nicaragua" en el año 1872, es decir, en pleno período independiente y a un poco menos de cien años de nuestra época actual.

Del pasaje que a continuación copiamos se viene en conocimiento que los Indios de Olama, llamaban Caribes a los pobladores del Oriente de su región, en el actual departamento de Matagalpa.

"Aunque la gente de Olama, expresa textualemente el Señor Belt  - expresó gran sorpresa de que los Caribes como ellos llman a los indios del río (alude al río de Olama, afluente del río Grande de Matagalpa) se tomasen tanto interés en conseguir perros no habían tenido curiosidad de investigar su causa".

La causa según refiere a continuación el Ingeniero Belt, era que usaban sus carnes para su alimentación, como preciado manjar.

En el empeño exhaustivo de comprobación documental de nuestra tésis sobre los aborigenes del Departamento de Matagalpa nos referimos a dos más, de gran valimento sobre el particular por la calidad de las personas que los produjeron.

Obra en el Archivo Colonial y General de Guatemala, el expediente informativo acerca de las actividades y territorioa ocupados por los caribes y mocos de la Costa Atlantica de la provincia de Nicaragua, mandado a seguir a la ciudad de León, por el Gobernador don Domingo Cabello, con motivo de la visita que empezó a la capital de la Gobernación el Capitán indígena bautizado en la ciudad de Granada Carlos Matias Ignacio José Antono Yarrince, n Acta de 9 de septiembre de 1768, bajo juramento, se lee:
"Que los sambos, caribes y moscos ocupan los territorios entre Laguna de Perlas  y el río de Metapa (Grande de Matagalpa), que áquellos llaman "Quiguasca", en su propio idioma".

En las amplísimas como generosas  concesiones de tierras que el rey títere de lops ingleses, en el desaparecido reino de La Mosquitia, hacía a ciudadanos de aquella nación, encontramos que al fijar los línderos del rumbo Occidental de las tierras cédidas, usa constantemente la expresión: "por el Poniente, hasta las fronteras o límites españoles".

Asi consta en la concesión otorgada el 24 de enero de 1829 por el "rey de la Mosquitia"Roberto Carlos Federico a favor de los súbditos ingleses residentes en jamaica Samuel y Peter Shepherd y Estanislao Tomás Kaly, pues les concede el dominio de todo el territorio comprendido entre la orilla meridional del Río Grande de Matagalpa y la orilla septentrional del Río Bluefields, "hasta los límites españoles del Poniente".

Y aun con mayor claridad en la concesión de tierras or=torgada a Juan Sebastián Lanneck, el 20 de septiembre de 1838, expresame título del t'tere soberano: "...y por el Occidente, hasta las fronteras del dominio español".
 
 
 


Cronología de Eventos en Matagalpa

1600s
1603
Del acta notarial levantada en el pueblo Teotecacinte, en el actual departamento de Nueva Segovia, por el Alcalde Ordinario de la ciudad de este nombre. Don Francisco Obando, atendiendo a la petición del General Español Alonso de Cáceres y Gusmán y en virtud de orden del capitán General del Cabildo de Guatemala don Alonso Criado de Castilla, resultó la petición de un "socorro de indios en número de cincuenta, extraída de los pueblos en proporción a sus habitantes, para llevarlos al Valle de Olancho, en Honduras, en expedición punitiva contra los xicaques, quienes habían causado muertes, robos e incendios etc. en el vecino pueblo de Poteca, en territorio actual de Nicaragua.

Las autoridades coloniales ordenaron que más de cincuenta reclutas indígenas choroteganos fueran completados con pobladores de los diferentes pueblos del norte de la Provincia, mediante asignación acordada por el Alcalde en mando de Nueva Segovia.

 Se señaló la contribución humana de un indio por cada uno de los pueblos de Teocacinte, Jalapa, Mozonte, Condega, Palacaguina, y otros. Y agrega el acta en referencia: "De los pueblos de Solingalpa y Molaguina, que tendrán cincuenta indios, se señala un indio, por andar huidos muchos..".

 —1608. 
El Comendador del Convento La Merced del pueblo de Matagalpa sale en una misión hacia Muy Muy llevando de intérprete a Don Diego, cacique de Olagüina, indio cristiano de la Encomienda de Hernando de Espino. Logra bautizar entre otros a Xpilon, cacique de Muy Muy. 

1632

Durante el Gobierno de don Francisco de Asagra y Vargas, fué creado por la Real Audiencia de Guatemala, el "Corregimiento de Matagalpa", designándose la población de este nombre como asiento del Corregidor.

Los otros Corregimientos de la Provincia, creados al mismo tiempo, fueron los de El Realejo, Monimbó, Chontales y Quezalguaque, dándosele el nombre de sus cabeceras. Por decrecimiento posterior de sus vecindarios, estos Corregimientos desaparecieron y fueron anexados al Gobierno de la Ciudad de León. Solamente se mantuvo vigente el Corregimiento de Matagalpa, cuya importancia radicaba en la proximidad a las tierras de las tribus salvajes de la Costa Atlántica.

En esta época el período de los Corregimientos era de dos años. Su nombramiento lo efectuaba directamente la Audiencia Real, sin intervención de los Gobernadores de las Provincias. Más tarde esta facultad se la arrogó directamente el rey español, dejándole interinamente a la Audiencia de la Capitanía General nombramiento de los funcionarios internos ya fueran éstos Alcaldes Mayores o Corregidores.

 —1643 
Invasiones al Corregimiento de Sébaco por los indios caribes, y piratas ingleses por el Río Grande. Aqui ocurre un horrible plagio de mujeres y niños. Y se popularizan los gritos:  “Allí vienen los Caribes” y “Filibusteros”  Despues son enviados soldados de la Compañía de la Conquista destinada a la guarda de los puertos fluviales de Matagalpa y Muy Muy. 
 

1643

En este año comenzó para la región de Matagalpa, la azarósa época de las invasiones mosquitos, caribes, zambos, ingleses,  etc. quienes en sus depredaciones por mar y tierra conservaban la más perfecta armonía sin consideración a nacionalidad ni a la categoría cultural de las tribus con quienes se asociaban para sus piraterías, pues a decir de algunos historiadores y comentaristas del filibusterismo, mantenían una comunidad perfecta que comprendía desde el botin hasta la mujer y los hijos de sus victimas.

En este año de 1643 tuvo lugar la primera invasión al pueblo de Matagalpa y sus parcialidades aledañas. Fué una misión destructora, caracterizándose por el saqueo, muerte, pillajes, y plagio de mujeres y hombres y sus hijos.

A partir de ese año se dejó oir con terrible y harta frecuencia, en las regiones de Muy Muy, Matiguas, Musun, Olama y otras inmediatas a la montaña atlántica, el grito desesperado de "Allí Vienen los Caribes", que tuvo entre los pobladores de la región en estrudio y del occidente de la Linea de Fronteras, el significado espantoso que entre los españoles tuvo en siglos anteriores la aclamación de "Moros en la Costa",  en las regiones mediterraneas del España"ante el peligro de las invasiones de reconquista por los moros.

A propósito de lo expuesto, recordamos que la palabra filibustero, aceptada así por las autoridades linguisticas españolas, significa : Libre Botin, de las palabras vry, libre y booter, botin, por su origen en diferentes idiomas europeos, pero coincidentes en su real significado: en holandes, vrybuiter; en aleman fribeuter, en inglés filibuster, en francés filibustier, y en italiano filibustier. (nota del editor: filibuster, viene de Philadelfia, los Phillys, buster es una expresion de cazar, o cazeria puede ser de individuos, etc.)
lea la siguiente refrencia aqui.

1679

Probablemente, como una lamentable y condenable excepción, entre los misioneros mercedarios que con amor y convicción cristianas en su ministerio catequizaban en las regiones matagalpinas, los historiadores han señalado con calificativos fuertes y candentes, a Fray Diego de Dieguez, como un verdugo para los aborígenes de Matagalpa, durate este y algunos meses del anterior.

Fue tan abominable su conducta con los indios de la región y tan cruels y malévolos sus procedimientos, que vecinos y autoridades  se vieron obligados a elevar formales quejas ante el rey, logrando así su expulsión merecida del territorio de la Provincia.

—1688. 
Los indios de Matagalpa, Molagüina, Solingalpa, Jinotega y Muy Muy abandonan sus pueblos dejando “dos papeles” de protesta por el mal trato de los corregidores y vecinos. 

1693

En este año tuvo lugar el Levantamiento de Sébaco contra las autoridades españolas de la localidad y contra la administración del Gobernador de la Provincia don Gabriel Bravo de Hoyos.

El asiento del Corregimiento había sido establecido en Sébaco, por haber superado en ese tiempo a Matagalpa, en importancia estratégica y de población, pues al decir del historiador doctor Ayón, se componía de trece parcialidades cada una con sus Alcaldes indígenas y demás funcionarios para el Gobierno de los naturales.

El temor constante de las invasiones caríbes, mosquitos, zambos, y filibusteros ingleses y la carestía de viveres para la alimentación y escasez de moneda o medio circulante; la seguridad de los funcionarios españoles, asi como los aborígenes etc, provocaron el levantamiento de la población contra las autoridades coloniales, que produjo nerviosismo en las autoridades provinciales de León y aún entre los e la Capitanía General de Guatemala.

La responsabilidad de este levantamiento provocó una reacción contra el Gobernante Bravo de Hoyos, señalándose como el único responsable de su ocurrencia dando por resultado de su enjuciamiento judicial, que culminó en la destitución violenta del cargo.

Bravo de Hoyos huyó primeramente a Costa Rica y después a Panamá sin conocerse históricamente el fin de sus dias en América.

—1700. 
Se comenzó a construir una iglesia dedicada a San José en el pueblo de San Pedro de Matagalpa. 

1703

Una reconcentración primero y la expulsión después decretadas contra el Frayle Diego de Dieguez de ingrata memoria entre los aborígenes de Matagalpa en el año 1679, fué compensada a los naturales con la presencia de un varón eclesiástico meritismo, santo e ilustre al catolicismo, Fray Antonio Margil de Jeréz, quién recorrió en 1703 las montañas matagalpinas, catequizando a los indígenas en la Fé de Cristo y enseñándoles buenas costumbres morales, reglas de buen vivir materila y espiritual y ventajas de la sociabilidad y cuanto era conveniente para el hombre civilizado.

Largas fueron sus peregrinaciones,. Por todas partes de la región combatió la hechicería, brujerías, idolatrías y prácticas agoreras que se habían generalizado entre los naturales, no obstante las predicaciones de otros misioneros católicos.

1710. 
Llegan a Matagalpa los alcaldes indios, desde Boaco, para la ”confirmación de vara” por el corregidor. Se reportan ataques a Matagalpa, y Muy Muy.
 
 

   —1731. 
Primera exploración por los españoles del Río Grande de Matagalpa ,  Kiwaska o Pedregoso asistida por Fray Juan Zeledón. 

 —1740 
El Corregidor Francisco de Posada de El Partido de Sébaco y Chontales  reporta que el Pueblo de San Pedro de Matagalpa está a ocho leguas de Sébaco se compone de dos parcialidades que son Matagalpa y Solingalpa, habitada por tres  mil indios y diez familias de ladinos. A partir de esta época empiezan a llamarle “Corregimiento de Matagalpa y Chontales” en vez de “Corregimiento de Sébaco y Chontales. 

  —1750. 
Base militar de la Corona Española en Matagalpa. Se reportan 276 familias de todas esta poblaciones norteñas que han sido prisioneras de los indios Caribes. 

1711

En este año, después de papeleos interminables entre la Gobernación de León y la Capitanía General de Guatemala, se organizaron las llamadas "Compañías de Conquista", en Matagalpa y contra pueblos del departamento de Chontales, cuya mision era defender a los naturales y procurar que los caribes y demás tribus invasoras del oriente nicaraguense, se reunieran en pueblos formales o reducciones, tanto para proporcionarlos una vida civilizada como para instruirlos en la religión cristiana.

Desde luego estas Compañias de Conquistas subsistieron por muchos años; pero tuvieron fallas lamentables en su eficacia, pues las mismas tribus a qienes proponían defender, es decir, los naturales choroteganos, eran objeto de persecución. Con fútiles pretextos se cometían abusos en sus personas y en sus bienes y familias.

Estos hechos ocasionarón en el espiritu de los naturales una actitud recelosa, mezcla de temor y mala voluntad etc. contra las tropas de conquista, dando por resultado final que se les tuviese, como afirmara años antes el Ingeniero español Diez navarro y otroa Capitanes de alta jerarquía, que los naturales de Matagalpa eran tribus levantiscas y enemigas declaradas de su Majestad, el rey de España.

Esta circunstancia mixtificó y agravó las invasiones de los salvajes de la Costa Atlántica, poruqe las milicias españolas, llenas de suspicacia y en algunas ocasiones con certeza de hechos, se enfrentaban a los aliados, con mas o menos veracidad, sufriendo los aborígenes o naturales de la región, persecuciones crueles de parte de las tropas de  la conquista.

1713

En este año, por el proceder violento de algunos funcionarios españoles, se produjo algo que algunos historiadores han llamado Äsunción de los indígenas de Matagalpa, por la participación voluntaria y obligada que tomo el pueblo en el problema provocado por el capitan Manuel Grosso contra el Gobernador de Matagalpa don Gabriel de Echeverría, a quien con instrucciones del Gobernador de León don Sebastián de Arancibia y Sa.. exigió la devolución de fondos del Tesoro Real que indebidamente retenía.

El Corregidor convocaba al pueblo para que estuviese de su parte , ya que carecía de recursos para efectuar un desembolso inmedato que el Delegado exigía el pago sin tardanza, llegó a tal extremo la tenacidad del Capitán Grosso que Echeverría se vió obligado a asstir in sacris, como entonces se decía refugiándose en el Templo

Felizmente el escádalo concluyó en pocos días pues el Gobernador, al conocer la tensa situación local, ordenó a Grosso su inmediato regreso a León y el Corregidor recobró su libertad, con la consiguiente calma del vecindario indígena de la población.

 1713. 
Insurrección de los indios de las comarcas de Matagalpa contra la Corona Fue justamente en Matagalpa donde se iniciaron en 1713 las primeras insurrecciones de los indios contra la Corona Española por el maltrato que las autoridades les daban a los nativos

1732

Fundación del Pueblo de ¨Nuestra Señora de los Dolores de Yasica", Figura este pueblo entre los desaparecidos de la actual región departamental de Matagalpa. Fué fundado en este año por don Juan Santos, Grande de San Pedro, según afirman los documentos que encontramos en el Archivo General de Guatemala.

De este pueblo, cuyos vestigios deben encontrarse perdidos en las montañas o cañadas de Yasica o de Yasica Norte de hoy, sabemos que fue erigido en tierras del Cacique don Esteban Grossman. Tenía una extensión de tres cuartos de legua de largo por ocho cuadras de ancho. tenía Capilla Católica y el culto estaba a cargo de Fray Francisco de Cáceres y Sotomayor.

1750

Base Militar en Matagalpa, En este año fue erigida la Población de Matagalpa en "Plaza Fuerte o Militar", juntamente con las de Acoyapa, Teustepe, y Nueva Segovia, para defender con eficacia la región de los cada día más frecuentes asaltos e invasiones de los enemigos de la región Atlántica, a los pueblos del Corregimiento de Nueva Segovia y del de Sébaco y Chontales.

La tropa estaba compuesta por oficiales y soldados españoles y ladinos y algunos indios. Su eficacia era muy relativa, pues en lo general los milicianos vivían en fincas próximas a la población o en huertas de labranza con cultivos propios. Lo común fuerza cuando eran convocados para prevenir o enfrentar un encuentro con los Caribes su unión se tomaba tanto tiempo que ya el enemigo había cometido sus depredaciones o largado a las montañas, cruzando los llamados puertos, que en la época eran los embarcaderos de Yasica, Guabule, Muy Muy y Olama así como en otro lugar lo relatamos.

 —1752. 
Pedro Agustín Morel de Santa Cruz, Obispo de Nicaragua visita  Matagalpa en misión pastoral. Informe Real: Matagalpa, 294 casas, 1903 personas.

  —1756. 
Don Matías de Oropesa, Corregidor de Matagalpa y Chontales reporta que en la región hay: “Frecuentes invasiones de tribus salvajes de la costa Atlántica”, con apoyo de piratas ingleses y holandeses al interior de la Provincia. 

   —1757. 
Matías de Oropesa organiza la segunda expedición para explorar el Río Grande. Detectan contrabandistas ingleses y Zambos-misquitos armados.

1757

En este año de 1757, el Corregidor de Sébaco y Contales don Matías de Oropesa efectuó un reconocimiento del Río Grande de Matagalpa desde su nacimieno hasta más allá de la Región del Vocán Musún ?..con minuciosos detalles de sus pueblos, pobladores, saltos etc.

Rindió su informe al Capitán General de Guatemala don Alonso de Arcos y Moreno dándolo en el pueblo de Matagalpa el 20 de noviembre del año mencionado.

De ese informe resultan revelaciones muy importantes a saber:

1.- que desde los centros de Olama a quince leguas al Oriente de Musún, los caribes hablaban imperfectamente el inglés y su lengua materna "parrasco".
2.- que el cálculo aproximado de caribes de 8,000 habitantes hasta la desembocadura del Río en el Atlántico, es decir, de sólo las márgenes y regiones adyacentes.
3.- que el río era muy conocido y llamado con muchos nombres, entre ellos los más comunes: Yasica, Matagalpa, Metapa, Ostilladero, Aguatara, Quiguasca y Bulbúl.
4.- Que las tribus que poblaban la región del Cerro Musún, más allá del valle de su asiento. eran conocidas con los nombres de: Ejibalnas, Cullbanas y Maisamas.
5.- Que el número de familias que habían sido hechas prisioneras de los Caribes, ascendía al número de 276 y que por relatos de prisioneros se sabía que estaban o habían estado en el mercado de esclavos de la región atlántica; y
6.- Que los "Puertos de Montaña"en lo que corresponde a la región actual del departamento de Matagalpa, eran: Yasica, Guabule, Muy Muy Viejo, y Olama Real o El Embarcadero.

1759

Durante algunos años ejerció, como lo hemos reseñado arriba, el cargo de Corregidor de Sébaco y Chontales, el miliciano español don Matias de Oropesa.

Durante este año fue acusado el señor Oropesa, de connivencias y comercios ilicitos con los ingleses y demás tribus de la Costa Atlántica. La denuncia le valió un proceso cuya terminación fue su condena, en virtud de las pruebas acumuladas en su contra.

Como es lógico deducir, la situación de los pueblos de la región aborígen de Matagalpa se volvía cada día más lamentable, con contubernios con los enemigos, como los que motivaron la destitución violenta y merecida del Corregidor Oropesa.

1767

La importancia de la región matagalpina, alcanza en este año y los subsiguientes una gran preponderancia, que puso de manifiesto espectacular resistencia y poder económico pues este año de 1767 según estadísticas oficiales de la época, el Partido de Matagalpa alcanzó el primer lugar como tributario de la Provincia, a cargo de sus pobladores indígenas quienes eran los únicos que pagaban al poder real.

El dato demuestra que la población indígena matagalpina mantenía un crecimiento continuo, en contraste con el decrecimiento en las regiones de león y de Nueva Segovia pues mientras Matagalpa produjo en este año 2,407 pesos de tributación, aquellos produjeron solamente 2,183 pesos.

1786

El Partido de Matagalpa, ejecución de la Ordenanzas Reales para el gobierno de las colonias españolas de América, emitidas por el rey español en este año, la antigua Provincia de Nicaragua tomó el nombre de Intendencia de Nicaragua y su Gobernador elde Intendente. El primero que ocupó el nuevo cargo fué el Coronel don Juan de Aysa, a la vez último Gobernador de Nicaragua con tal nombre.

Cumpliendo el Coronel Aysa con dichas ordenanzas organizó la Provincia o Intendencia de Nicaragua en cinco Partidos que fueron:
1.- Partido de León
2.- Partido de El Realejo
3.- Partido de Sutiava
4.- Partido de Nicoya
5.- Partido de Matagalpa

El Partido de Matagalpa comprendió el pueblo de su nombre, como cabecera y los de Sébaco, Muy Muy, San Ramón, Jinotega, Teustepe, Boaco, Comalapa, Pacalaguina, Condega, Telpaneca, Segovia, Ocotal, Mozonte, Estelí, Jicaro, Jalapa, Pueblo Nuevo, Tototgalpa, Tepesomoto (Somoto), y Yalaguina.

El Partido de Matagalpa, cuya extensión territorial era mayor que la del antiguo Corregimento de Sébaco y Chontales, estaba gobernado por un representante del Intendente, con el título de Sub Delegado del Partido. Con la creación del partido, despareció definitivamente el antiguo Corregimiento de Sébaco y Chontales.

Para el año 1790, desempeñaba esas funciones don Narciso Arguello, magnífico ciudadano originario de León, donde antes había desempeñado los cargos de alcalde y regidor y el primero en la Ciudad de Granada.

1800

En este año inició Fray Francisco Antonio de Sarria originario de la Ciudad de León de Nicaragua, sus misiones evangélicas en las regiones montañosas de Matagalpa y San Ramón.

Su labor de misionero duró varios años y como fruto de las conversaciones logradas entre los naturales y aún caribes, numerosos representativos de estos últimos fueron trasladados para su nueva catequización y educación social y cultural, al desaparecido pueblo o reducción de Guadalupe, immediata a la actual ciudad de Chichigalpa, en el Departamento de Chinandega, de la que no quedan sino sus recuerdos en las ruinas muy visitadas por turistas y conocidas hoy con el nombre de "El Pueblito".

1808

Por varios años y con grandes ejecutorias, desempeño a partir del que indicamos, el cargo de Sub-delegado de Matagalpa, don Manuel Antonio de la Cerda, siendo Intendente de la Provincia don José Salvador.

Como debe de recordarse, el señor de la Cerda fué años después, uno de los caudillos de los levantamientos de la Indepenencia, ocurridos en Granada en el año 1811, siendo conocido a las mazmorras de la Peninsula como muchos otros Patricios de nuestra liberación política.

Sin embargo, por contraste que el destino marca en la vida de los hombres como Manuel Antonio de La Cerda, ya en pleno independencia y después de ser electo Primer Jefe del estado libre de Nicaragua fue mandado a fusilar en la Plaza de Rivas, en el frente del Templo, el 27 de noviembre de 182 ? bajo la orden del Vice-Jefe de Estado y compañero de luchas por nuestra independencia don Juan Arguello.

Don Manuel Antonio de la Cerda es la primer figura de relieve que cayó victima de nuestra primera detestable guerra fraticida cuando apenas habían transcurrido los primeros siete años de vida independiente y tres años y meses de haberse electo las primeras autoridades Ejecutivas de nuestro entonces Estado de Nicaragua.

1816

Encontramos este capítulo de efeméridades del Departamento de Matagalpa, con la referencia de sus habitantes del pueblo de su cabecera actual, con indicación de los barrios que componían su planta urbana, cuatro años antes de la proclamación de la indepenencia.

Estos datos los encontramos en nuestras investigaciones en los Archivos Generales de Guatemala, tomados de la Tabla de Tributarios de Matagalpa.

Parcialidad de Laborío: 447 habitantes
Pueblo Grande:            379 habitantes
Solingalpa:                    323 habitantes
Molaguina:                    343 habitantes.
Es decir, para el año 1816, la población total de la ciudad de Matagalpa era de 1492 pobladores,
 



13 DE SEPTIEMBRE DEL 2002 / La Prensa

              ¿Qué era el Ejército del Septentrión? 

               Eddy Kühl
  Como es sabido, para septiembre de 1856 William Walker tenía bajo su dominio   todo el territorio nacional con la excepción de las dos Segovias (Matagalpa, Nueva  Segovia) y Chontales (El Predestinado, Bolaños 187). 

              Hacia Matagalpa habían logrado escapar algunos dirigentes legitimistas de Granada, Masaya, Managua, Chontales y León después de la toma de Granada por las tropas del partido democrático de Máximo Jerez, en 1854, y posteriormente  por los filibusteros de Walker en 1855, quien controlaba el resto de las ciudades de la franja del Pacífico. 

              A esta ciudad llegaron buscando refugio dirigentes como Nicasio del Castillo, Fernando y Diego Chamorro, Fernando Guzmán, Tomás Martínez nacido en Nagarote pero de madre granadina; José Dolores Estrada, de Nandaime; José  Bonilla, Manuel Gross, Carlos Hofmann, Miguel Vélez, Agustín Benard, Joaquín Zavala, José Luis Coronel, Francisco Sacasa, Domingo Lacayo, Pablo Lanuza,  Ramón Machado, y otros, que sumados a los matagalpinos y jinoteganos como Perfecto Altamirano, Ramón Castillo, Benito Morales, Nazario Vega, Liberato  Abarca, Patricio Centeno, Francisco Amador, Modesto Boniche, Matías Baldizón,  León Cantarero, Ignacio Jarquín, Atanasio Arauz y Cosme Pineda, organizaron la   defensa nacional. 

              Algunos de ellos murieron en batallas anteriores, pero otros se les sumaron.  Finalmente el 20 de octubre de 1855 firman el Acta de Matagalpa en que  desconocen el gobierno de Patricio Rivas que había pactado con Walker, reconocen el de Juan José Estrada, y prometen sostener la lucha contra los mocráticos y los filibusteros hasta derramar la última gota de su sangre por la independencia nacional (Pérez, 217) 

              El Presidente provisional legitimista, Juan José Estrada, quien venía hacia
              Matagalpa de su exilio en Honduras, estando temporalmente en Somotillo elevó a
              Tomas Martínez a General de División y Jefe del Ejército. 

              Estos patriotas constituyeron en Metapa la Junta de Recursos para recolectar
              fondos y así mantener los gastos de este ejército que eran de 8,000 pesos fuertes
              mensuales, su secretario fue Francisco Amador, de Matagalpa. El Ejército de
              Septentrión constaba con un promedio de 800 hombres (J. Pérez, 262,269,270). 

              En Matagalpa y Metapa, Martínez reclutó soldados, incluyendo indios flecheros
              matagalpinos quienes fueron factor importante en el Ejército del Septentrión para
              liberar a Nicaragua de la ocupación filibustera. 

              Le llamaron así por estar compuesto mayormente por soldados segovianos e
              indios flecheros matagalpinos “por ser gente de Segovia y Matagalpa” ( Obras
              Históricas, J. Pérez, 262, 263, 549). 

              Por ejemplo: en la batalla de San Jacinto participaron 60 indios matagalpinos al
              mando de Francisco Sacasa, muchos de ellos, así como su jefe Sacasa, perecieron
              en esa batalla, a los cuales no se les ha dado el merecido reconocimiento hasta
              esta fecha (El Predestinado. A. Bolaños 186,188,190,194. Pérez 243, 262). 

              De Matagalpa había salido en esos días Tomás Martínez y Fernando Guzmán a
              León donde firmaron el Pacto Nacional del 12 de septiembre de 1856 que unió a
              legitimistas y democráticos contra Walker, contando con el apoyo de tropas de El
              Salvador y Guatemala. 

              Después de la Batalla de San Jacinto, donde combatieron tropas organizadas en
              Matagalpa y Metapa, el Coronel José Dolores Estrada urgió a su jefe el General
              Martínez que llegara a Managua con el Ejército del Septentrión para unificar a las
              tropas nicaragüenses (Pérez, 262, 268, 271, 276, 282, 409). 

              La reacción en algunos jefes en las filas legitimistas a la firma del Pacto del 12 de
              septiembre al comienzo fue negativa, incluso hubo cierta oposición del coronel
              Estrada y del Presidente provisional legitimista Nicasio del Castillo, quien había
              reemplazado al Presidente Juan José Estrada después de su asesinato el 13 de
              agosto de 1856 cerca de Ocotal, pero después fueron convencidos por el General
              Fernando Chamorro de su necesidad para expulsar a los filibusteros. 

              Según refiere el historiador Jerónimo Pérez quien fue testigo de los hechos en esa
              época, después de la batalla de San Jacinto, a principios de octubre de 1856, el
              General Martínez ordenó al General José Dolores Estrada que se incorporase a
              este Ejército (Obras Históricas, J. Pérez, 262, 540). 

              Martínez llegó a Managua con tropas del Ejército del Septentrión donde se unió la
              tropa de J. D. Estrada y de José Bonilla, y marcharon hasta Nindirí donde se
              encontraron con el General Fernando Chamorro. 

              Tropas nicaragüenses del Ejército del Septentrión, aliadas a las tropas
              democráticas al mando del General Máximo Jerez, y fuerzas salvadoreñas y
              guatemaltecas ganaron la batalla de Masaya, así marcharon a liberar Granada,
              después a Rivas hasta expulsar a los filibusteros en San Juan del Sur donde Walker,
              sus soldados y oficiales fueron evacuados al exterior por la goleta del gobierno
              norteamericano Saint Mary. .
 
 
 
 
 
 

"

CRONOLOGíA
HISTORIA
MUSEO DEL CAFE
MUSEO DE INMIGRANTES ALEMANES
MUSEO DE CARLOS FONSECA AMADOR
MUSEO CASA DE RUBEN DARIO
ESPERANZA VERDE
TERRABONA 
SEBACO
SAN ISIDRO
SITIO ARQUEOLóGICO CHAGUITILLO
CAPILLA DE SAN NICOLAS SELVA NEGRA 
PICTORICO DE SELVA NEGRA
SELVA NEGRA
ECO-TOUR MATAGALPA
TOUR VARIOS DE MATAGALPA
ZOOLóGICO PARQUE LOS MONOS 
BIOGRAFIAS MATAGALPINAS
GALERIA DE ALCALDES DE MATAGALPA
CATEDRAL SAN PEDRO, 
MATAGALPA INDIGENA 
MATAGALPA INDIGENA (TIERRAS)
MATAGALPA COLONIAL
TERROCARRIL DE MATAGALPA
HISTORIA DE INMIGRANTES ALEMANES
LEYENDA DE LA PRINCESA OYANKA
LEYENDA  DEL PRINCIPE YARAGUE
LEYENDA DE LA MUJER SERPIENTE
LEYENDA DE LA PIEDRA DE GOYA
ESTADISTICAS VOTO MUNICIPAL
INDEX DE MATAGALPA
INDEX WWW.MANFUT.ORG