Masaya indice Departamental
Visite el Monumento al General Augusto C. Sandino en Niquinohomo

Monumento - Parroquia de Santa Ana 
Niquinohomo, Nicaragua
Niquinohomo, es una población antigua cuya fundación no se tiene exacta memoria. Era una de las poblaciones más sobresalientes en tiempos anteriores a la conquista., prueba de ello es el templo parroquial católico que fundaran los españoles de seguro con grandes sacrificios, con muchos dolores, es de suponer también que con una máxima buena voluntad.

 El templo construido en 1663 tiene 336 años, llevándose por etapa la construcción de sus paredes sostenidas por 12 pilastras que significan los 12 apóstoles y que en el frontis principal registra los años 1689-1955.
El Pbro. Guillermo Klaus que por largos años fuera su cura rector de los trés pueblos: Catarina, San Juan de Oriente, y Niquinohomo, dijo en una ocasión: "Egipto con su pirámides, México con sus Templos indígenas han sido admirados a través de los siglos, así Niquinohomo con su Templo cristiano será tomado en cuenta en los tiempos venideros porque, primero caeróa la Catedral  de León antes que los tiempos  y la más dura intemperie puedan destruir este famoso templo"

En una de las vigas se registra la fecha exacta en que fue construida y lo mismo se lee la inscripción de reconstrucción en el año de 1949, dice don Luis Cantillano, la iglesia fue construida  cuando no había ningún tipo de transporte. Además de contar con la estructura de mayor longitud, la iglesia tiene la distinción de Monumento Nacional,  nombramiento otorgado por el Parlamento bajo el gobierno de Anastasio Somoza Debayle y el doctor Leonardo Argüello. 

La Iglesia Santa Ana construida por los españoles con el apoyo de los indígenas que iban a traer en una cadena humana piedra de la Laguna de Apoyo, es una reliquia colonial con que cuenta el país y en sus alrededores hay cadáveres de seres humanos que fueron enterrados allí, con la finalidad de encontrar el reino de los Cielos.

El hallazgo de restos humanos en las excavaciones donde se levantarán las bases del Monumento del Jubileo en homenaje al fin del milenio, que varios ciudadanos católicos de Niquinohomo, construyen junto a la entrada principal de la Iglesia de Nuestra Señora Santa Ana, confirma que es uno de los templos más antiguos construido bajo la evangelización española.


Niquinohomo fué un centro importantísimo, punto de espera, demás permutaban las fuerzas combatientes de los distintos caciques, Diriangen, Masatepel,  Dirianes que vivían en constantes y sangrientas guerras, Era también donde los pueblos vecinos hacían su comercio.

Otra hipótesis y que la confirmaron algunas personas que se acercan al siglo de edad, es que la Iglesia Santa Ana fue construida en un cementerio indígena de los primeros habitantes que fundaron Niquinohomo, y que el hallazgo de huesos humanos puede ayudar a los antropólogos a estudiar la historia de los primeros hombres nicaragüenses.

Fray Manuel Real, sacerdote franciscano, dijo a LA PRENSA de Nicaragua el 16 de Diciembre de 1999 lo siguiente: que en tiempo de la Colonia española la Iglesia tenía el protectorado, el privilegio de los cementerios. Los difuntos nobles y plebeyos e indígenas cristianos se enterraban en los cementerios bajo la custodia de la Iglesia y sólo a los suicidas se les negaba uso de las exequias o rituales que recibían los finados."Nobles y plebeyos, por supuesto, están enterrados alrededor de la Iglesia, la que permitía que clérigos, sacerdotes tuvieran el privilegio de ser enterrados dentro del templo", afirmó el fraile franciscano.

 La Srita. Melba Sandino Muñoz, de 84 años, narró a LA PRENSA, ese mismo día que su papá, don Benedicto Sandino, que nació en 1878 y falleció en 1947 (69 años), le contaba que todo el atrio de la Iglesia Santa Ana en Niquinohomo era un cementerio en aquella antigüedad. Después lo trasladaron contiguo a donde está el Centro de Salud, el que desapareció para dar vida a un barrio nuevo de gente que llegó a esta ciudad, después del terremoto de 1972. 

"Pero volviendo a lo de la Iglesia Santa Ana, la señorita Sandino Muñoz recuerda que un señor llamado Higinio, que les cuidaba una finca le contaba a su hermano Alí, que en ese tiempo no recuerda el año, hubo una guerra en Niquinohomo con los chapines que eran los guatemaltecos, leoneses y granadinos y en el atrio murieron ellos donde salieron victoriosos los de Granada. En medio del humo estaba una señora que era Santa Ana, que les ayudó a los granadinos en esta ciudad, que también se le conoció en la época del General Sandino como la Ciudad de la Victoria.
Recordó que en aquellos tiempos a los difuntos indígenas los enterraban en tarima o tapesco, hecho de caña de Castilla o de tabla, envueltos en sábanas blancas, porque no había cajas fúnebres como ahora.

Los nobles eran los únicos que iban en carruajes estilo colonial, como los que utilizan en Granada y Masaya, y los enterraban dentro de la Iglesia, aseguró la señorita Melbita Sandino. Niquinohomo, asentada en un valle al pie de la Meseta de Los Pueblos y su Iglesia, en la parte más alta de lugar, fue ciudad donde residía el Cacique Niquirano. "Yo recuerdo que a nosotros cuando éramos niñas las maestras nos enseñaban que había un cacique con ese nombre, símbolo que en la actualidad está en el kiosco del parque, después era San Juan de Oriente y Catarina era Villa".

Don Enrique Macanche Tapia dice que el templo fue reconstruido en 1945, cuando se redujo las gradas de la entrada principal que eran de norte a sur y se hicieron los muros actuales, se encontró varios cadáveres de militares de Guatemala, que todavía tenían sus espadas. Eran fosas comunes, como la que encontraron los trabajadores que llevan la construcción del Monumento al Jubileo y en recuerdo del fin del milenio. El señor sacando memoria de su mente dice: "allí se encontraron varios cuerpos de soldados guatemaltecos y nicaragüenses que sostuvieron una batalla frente a la Iglesia". "El Padre Quine me preguntó de esos huecos y le respondí que de allí había sacado armas y muertos, pero no recuerdo el año", dijo el anciano.

Monumento Nacional

L18 DE MARZO DEL 2002 /  La Prensa   Clarissa Altamirano


              Monseñor Quintanilla oficiará su   última misa 

   Luego de 36 años de vida sacerdotal, el  párroco de Niquinohomo, Monseñor  Guillermo Quintanilla, se prepara para  celebrar su última misa el próximo 31 de  marzo para luego retirarse, pero antes  pide a Rosario Murillo devuelva a ese  pueblo el Museo Sandino

               Monseñor Guillermo Quintanilla pasará a retiro próximamente.
                         MASAYA.- Monseñor Guillermo Quintanilla, párroco de la Iglesia de Santa Ana, en  Niquinohomo, el 31 de marzo ofrecerá su última misa, ocasión que aprovechará  para despedirse de este pueblo después de siete años de trabajar en el municipio,   haber restaurado totalmente la iglesia, la casa parroquial y un hermoso legado de   36 años dedicado al servicio de Dios y sus semejantes. 
 

              EN LA CÁRCEL DESCUBRE VOCACIÓN 

              Monseñor Quintanilla relata que durante su juventud vivió momentos difíciles, y  determinantes, como cuando fue arrestado por la Guardia Nacional, por el asesinato    de Anastasio Somoza García, en la ciudad de León, “en esa ocasión eran momentos  difíciles que vivió la juventud ya que llevaron a la cárcel a personas inocentes, a mí  me metieron en ‘La 21’ de León, durante ese tiempo reflexioné mucho sobre la vida  y descubrí mi verdadera vocación: el sacerdocio” 

              Indicó que su familia apoyó su idea de servir a Dios y a la humanidad y por ello se  trasladó a estudiar teología para ordenarse como sacerdote diocesano. Es algo que  agradece a sus padres José Quintanilla y Corfilia Jarquín. De sus hermanos, aún  viven Corina, Raúl y Marina Quintanilla Jarquín. 

              Para Monseñor Quintanilla uno de los momentos más importantes y el más feliz de   su vida fue el día que fue ordenado. “Fue un día maravilloso para mí, y luego así lo   han sido todas las eucaristías que he celebrado en mi vida sacerdotal, predicando a   tiempo y a destiempo, como dice San Pablo”, expresó. 

              Recuerda que su primera misa la celebró en su pueblo natal, Belén, Rivas, donde estaban presentes su mamá, Corfilia Jarquín, sus hermanos y el señor Obispo de la   Diócesis de Granada. 

              Después de todos estos años de vida sacerdotal, Monseñor Guillermo Quintanilla  valora que ha sido una vida de trabajo dedicado a Cristo por la evangelización de la  zona, los pueblos de Carazo y Masaya. 
 

              HA PREDICADO EN MOMENTOS DIFÍCILES 

              Expresó que ha predicado en Managua, Masatepe, Diriamba, Jinotepe, Juigalpa, San    Marcos y Niquinohomo, donde ha ejercido el sacerdocio “fielmente en obediencia a  Cristo, al Santo Padre, al Arzobispo y a la Santa Iglesia Católica”. 

              Para Quintanilla, los momentos más difíciles los vivió cuando fue nombrado  administrador de la Diócesis de Juigalpa, Chontales, después que expulsaron a  Monseñor Pablo Antonio Vega. 

              “Eran momentos muy difíciles los que me tocó vivir, en la insurrección de   septiembre en la ciudad de Diriamba y la guerra de Jinotepe, y después tener que ir   a enfrentar la dureza de Chontales... esos tiempos fueron muy difíciles para la    Iglesia”, reflexionó 
 

              LABOR EN LA DIÓCESIS 

              Quintanilla comenzó la construcción de la Iglesia Santa Ana, de Managua. Por varios  años trabajó en la coordinación del Consejo Presbiteriano de la Arquidiócesis de la  capital. 

              Fungió como director del Centro Catequístico Arquidiocesano, fue vicario pastoral  y episcopal de Carazo, y administrador de la Diócesis de Juigalpa, Chontales. 

              A su llegada al municipio de Niquinohomo, con el apoyo de la feligresía, comenzó la   restauración del templo de Nuestra Señora Santa Ana, renovando el presbiterio,   altares, iluminación, pisos, andenes procesionales y jardines. 

              Haciendo realidad el mensaje de que todos los hombres son hijos de Dios, ha  fundado el Apostolado de los Enfermos de Niquinohomo, un dispensario donde un  cuerpo médico atiende a la gente pobre del municipio. 

              También ha apoyado la construcción de capillas en las comarcas El Corozo, Los    Huérfanos, Justo Romero, y en la reconstrucción de la Iglesia de Hoja Chigüe, en el  municipio de Niquinohomo. 
 

              PIDE A ROSARIO MURILLO QUE DEVUELVA MUSEO DE SANDINO 

              Monseñor Quintanilla le hace una petición a Rosario Murillo que “por favor cumpla   con su promesa de desvolver el museo de Sandino a los niquinohomeños”, el que se   llevó en época del gobierno de doña Violeta de Chamorro, ya que según ella no   existía un local adecuado y personas que lo administraran, pero ahora Monseñor   señala que ya se restauró la casa del General de Hombres Libres y además existe una  comisión en la Alcaldía para administrarlo. 

              Agrego que este municipio es uno de los más pobres del departamento de Masaya,  “Niquinohomo ni siquiera hace objetos de barro como otros municipios, el único  atractivo turístico que tiene es el museo de Sandino, los turistas vienen en busca del   museo pero no encuentran nada sólo una biblioteca, por favor Rosario cumple con  tu promesa”, racalcó. 
 
 
 

Las obras de   reconstrucción fueron   presididas por Monseñor   Guillermo Quintanilla

               La iglesia Santa Ana, de Niquinohomo, luce totalmente
               restaurada, después de haber sido deteriorada por el
               terremoto que afectó a Masaya y ciudades aledañas.
 


              Clarissa Altamirano
              CORRESPONSAL/ MASAYA
              departamentos@laprensa.com.ni

              Totalmente restaurada después de año y medio de haber sido deteriorada por el
              terremoto ocurrido en julio del 2000, la parroquia de Santa Ana de Niquinohomo
              fue inaugurada con una misa ofrecida por el cardenal Miguel Obando,
              recientemente. 

              Los fieles quemaron pólvora en señal de alegría por tener nuevamente su casa de
              oración y a la vez despidieron a monseñor Guillermo Quintanilla, quien trabajó siete
              años en esa ciudad. 

              El cardenal Obando expresó su agradecimiento a monseñor Quintanilla por sus 35
              años de servicio a Dios y a sus semejantes, y por haber concluido la restauración del
              templo que fue fuertemente dañado por el pasado terremoto. 

              Monseñor Quintanilla concluyoó la obra gracias al Episcopado de Alemania, que
              ayuda a las iglesias pobres de América Latina, y el aporte de la feligresía. 

              SE RETIRA POR PROBLEMAS DE SALUD 

              “Me siento satisfecho por haber ayudado a esta restauración y que se pueda tener
              un templo digno y una casa cural restaurada” expreso monseñor, quien el próximo
              31 de marzo ofrecerá su ultima misa, ya que se retira por problemas de salud. 

              Explicó que se siente muy enfermo, razón por lo que se marcha al lado de su familia,
              en Managua. “Creo que es necesario que existan relevos, no es saludable que una
              misma persona esté en la misma parroquia”, comentó. 

              A sus 72 años, monseñor Quintanilla deja una iglesia y una casa cural totalmente
              restaurada en Niquinohomo. 
 
 

Clemente Guido y párrocos de acuerdo

            Algunas Iglesias serán restauradas

            Dentro de los templos que necesitan reparación inmediata, se encuentran: la  Parroquia de la Candelaria, de Diriomo y la iglesia de Diriá. Para restablecer las iglesias se utilizarán fondos de la Asamblea Nacional, Ejecutivo y organismos  donantes

                                          ANTONIA CALERO S.
    El director general del Instituto  Nicaragüense (INC), Clemente Guido,  convocó a una reunión a los sacerdotes de las parroquias católicas de la meseta  de los pueblos con motivo de analizar por  medio de un proyecto preliminar las evaluaciones de los daños que han sufrido  las parroquias o iglesias por parte de los  movimientos telúricos para restaurarlas.

  Estuvieron presentes en la reunión,  Salvador Baltodano, director de Patrimonio Cultural y el canciller de la  Diócesis de Granada, Guillermo Blandón.

                                                 Para Guido es importante mencionar que los sacerdotes estuvieran presentes ya que son los representantes legales de la Iglesia y que junto con el Gobierno y el Instituto de Cultura trabajen en función de la restauración, ya que ese es el acuerdo básico y   fundamental.

            Guido afirmó que utilizarán tres fuentes de financiamiento como es el Poder ejecutivo, la  Asamblea Nacional para fondos de largo plazo, y con los organismos donantes. Dentro  de los templos que necesitan reparación inmediata, se encuentran: la Parroquia de la   Candelaria, de Diriomo y la de Diriá, que están más afectadas.

            La intención de reparar las zonas afectadas, es para tratar de conservar las mismas  estructuras de los templos que son patrimonio histórico, necesitando para esto la ayuda  del Gobierno, que realizará las evaluaciones correspondientes para realizar un presupuesto  para la reparación inmediata.

            "El problema más que todo es estructural, no es solamente una fisura superficial sino que es a nivel interno que son trabajos de mayor costo y mayor tiempo" indicó Blandón.

            Agregó que en cuanto a la iglesia El Calvario, enviarán a un equipo técnico para que haya un estudio más profundo, esperando que no haya necesidad de demolerla porque forma parte de nuestro patrimonio y perderíamos una joya a nivel religioso e histórico cultural.

            Según Blandón, al Poder Ejecutivo se le están pidiendo las reparaciones inmediatas ya  que en el caso de la Capilla del Santísimo de la Catedral de Granada necesita un recubrimiento de las bóvedas para que el agua deje de filtrar.

            "Es urgente buscar el presupuesto inmediato, lo que se llama tarea inmediata, o sea haber  determinado el análisis estructural, el principio básico es conservar lo más posible lo que se pueda, de lo contrario serán demolidas", añadió Guido.

            Además agregó que las medidas inmediatas, como los reforzamientos de algunas iglesias lo hará la arquitecta Flor de María Rivera, especialista en materia de edificios coloniales,  quien fuera restauradora del convento San Francisco. El próximo lunes estará definido el asunto del presupuesto.

            Por otro lado dijo que se necesita contratar a un ingeniero estructural que presente el  estado de la estructura de estos templos para poder tomar decisiones finales.

            "Una vez que se firme el contrato se dará un plazo de un mes para que presente su  informe estructural y poder realizar el presupuesto para buscar los recursos económicos", finalizó Guido.

            Templos católicos son patrimoniales
            Según Salvador Baltodano, director de Patrimonio de Cultura, afirmó que las parroquias c son patrimoniales, ya que sobre ellas existe un decreto por el cual son señaladas como reliquias nacionales y por lo tanto deben cuidarse.

            Y es que en La Gaceta 202, del 4 de septiembre de 1956 mediante Decreto 193 de la  Cámara de Diputados se declara monumento histórico el templo de San Jerónimo de la  ciudad de Masaya, al cual para ese entonces se especificaban asignaciones presupuestarias para los mismos, y mientras no se derogue, esta ley posibilita a los beneficiarios a solicitar a la Asamblea Nacional que estas partidas se continúen ya que no  aparecen en el Presupuesto de la República.

            Otro ejemplo es La Gaceta 254 del
           10 de noviembre de 1954, aparece
            el Decreto 109 que declara
            monumentos nacionales históricos
            los templos parroquiales de Santa
            Ana de Nindirí y la Motiva del
            pueblo de Catarina, que tienen
            asignaciones presupuestarias.

     Mediante el Decreto 511 en La
            Gaceta 274 del 18 de diciembre de
            1946, se declara monumento
            nacional histórico el templo
            parroquial de Santa Ana, de
            Niquinohomo.

            "Otra es La Gaceta 190 del 9 de octubre de 1989 en la que mediante la Ley número 61 se declara a la Ciudad de Masaya como Patrimonio Cultural de la Nación.

            Aunque la iglesia El Calvario no es declarada mediante un decreto específico, sí es alcanzada por el mencionado decreto, ya que se encuentra dentro de su centro histórico",  añadió Baltodano.

            Y en La Gaceta 254 del 18 de noviembre de 1956, mediante el Decreto 224 se declaran  monumentos históricos los templos de Diría y Diriomo, del departamento de Granada.

            Estos templos cuentan con decretos que los señalan como monumentos históricos.

            Finalizó diciendo que no se insista en aquellas soluciones que pudieran ser razonables, prácticas o inmediatas como es la de demoler o derribar estos templos de 300 ó 400 años de historia.

Recreado con Fotografías de Eduardo Manfut Provedor, Junio de 2002

Artículo  tomado de La Prensa 16/12/99 Historiadores afirman que donde se levantó construcción era cementerio, Leopoldo Arias
Nika CyberMunicvipio
Municipio de Niquinohomo