Colecciones manfut.org ++++++++ Bienvenidos.. Nicaragua en cada lugar... Algo Especial..++++++++ Indice de Masaya Nicaragua

MUNICIPIOS DE MASAYA 
Ruinas del Mercado Viejo de Masaya NICARAGUA



DIRECTORIO DE ARTESANOS .. ARTESANOS 1 ARTESANOS 2 ARTESANOS 3 ARTESANOS 4
Collecciones Nika-CyberMunicipio 

TOUR
COLONIAL
NICARAGUA

 indice de Trajes típicos de Nicaragua           index general

 

 MERCADO MUNICIPAL DE MASAYA

El 18 de Septiembre de 1888, se firmó el Contrato para su construcción y fue inaugurado en 1891.
"Ofrece elementos neogóticos dentro de la solidez de sus muros de piedra, influencia que es producto del clima vagamente romantico, difundido en América durante el siglo XIX. S

Su posición urbana obedece a la usanza, colonial de los comercios en las plazas, siendo edificado sobre un antiguo tiangue, y recogiendo comercios en su exterior, en igual forma que lo hacen los demás mercados construidos en el país durante esta época.
 
 


De planta cuadrangular, se cubría por un tinglado similar al existente hoy en el Mercado de Granada, pero de mayores dimensiones, ya que atravezaba casi todo el mercado en sentido Este a Oeste sin cubrirlo a todo lo ancho, siendo el primer Mercado y la primera obra municipal que usó este tipo de cubierta, así como la total ausencia de techumbres de teja, aunque la estructura portante sigue sien do de madera en foriua de pilares, sobre los que descansaban las cerchas metálicas de la cubierta y como artesón en los techos de zinc que rodeaba el conjunto. 
 
 


En su exterior, los muros son rematados por almenas derivando en interesantes - perfiles que subrayan la idea de una fortaleza.
 
 
 

 


También son profusos los arcos apuntados de sección cuadrada y de simples molduras, así como pilastras sencillas y decoración con - mallas metálicas en los vanos".
Durante hechos bélicos, fue convertido con frecuencia en fortaleza, pues su recia construcción de piedras y altura lo hacián inexpugnable en aquellos - tiempos.

El Mercado fue hace unos 30 años centro de actividad mercantil extraordinaria.

Esta obra, construída en cantería y diseñada por la firma "Gil Pimentel Ings." fue destruida en su interior por un incendio en 1966. Siendo reconstruidos los techos con zinc y cerchas de acero, así como remodelándose completamente sus espacios interiores. 

Construcciones Municipales de Nicaragua en los Períodos Neoclásico y Moderno.
Monografía. Edgar Herrera Z. Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua.


 
 
  "Ruinas del 
Mercado Viejo"
"Ruinas del Mercado Viejo"

Fortaleza de «El Coyotepe» 

Los Coches de Masaya 

Parque Nacional Volcán Masaya 

Casona- Casa Cural de Masaya

  El Mercado de Masaya,  fotografia despues de un ataque de la Fuerza Aerea durante los ultimos dias del otrora dictador Anastacio Somoza.
  Tiene 102 años, y sigue incólume como centro de compras y monumento arquitectónico

  24 de Noviembre de 2000 |  El Nuevo Diario

                 Mercado Viejo: historia de Masaya
                 * Historias de poetas, escritores criollos y periodistas
                 * Cuna de grandes comerciantes luchadores y heroicos
                 * Loteros que sólo se dieron el lujo de vender el mayor

                 —EDWIN SOMARRIBA—
    El antiguo mercado ubicado en el centro de la ciudad fue construido hace más  de 102 años por los arquitectos Simán y Pimentell, e inaugurado un dos de  septiembre de 1898. El dinero para la obra lo dio prestado el azucarero  granadino Adolfo Benard para que se edificara con piedras canteras y techo de zinc. 

   En una superficie cuadrada de 110 metros de largo por otros tantos de ancho,  tenía más de cien puertas y ventanas en su estilo morisco original. Actualmente convertido en un centro permanente de exposición y venta de artesanías,  conocido por turistas nacionales y extranjeros como "Ruinas del Mercado Viejo", la estructura fue usada en los años ochenta como bodega y local de  fiestas. 

  Este majestuoso centro de compras albergó en sus mejores tiempos a centenares de comerciantes y locatarias que pagaban puntualmente el famoso  impuesto "de piso" y en muchos tramos, hasta existían dormitorios donde pernoctaban los dueños. 

  El veterano periodista Alex Somarriba Puertas, con más de medio siglo de  ejercicio profesional, refiere que durante las guerras civiles, los bandos en  pugna trataban de controlarlo para usarlo como fortaleza por sus fuertes paredes. 

  Como inquilinos en la esquina sur de dicho antiguo mercado se puede  recordar muy bien al "Chivo Renco", que tuvo una venta de materiales de  zapatería, a la farmacia del "Renco Echegoyen" y a La Botica de Pancho Marenco, así como la ferretería de José Alberto Cabrera, seguida de la  farmacia del doctor Luis Cubillo, cuya familia todavía reside en las cercanías del Mercado Viejo. Contiguo a la farmacia de Cubillo, en aquellos tiempos,  estaba una venta de cerámica, por el portón principal, y en su segundo piso la  intendencia. Durante los días festivos, en el techo se izaban dos banderas, la  de la Patria y la de la Iglesia. Otros negocios memorables son la farmacia del doctor Heliodoro Robleto, que regentaba el también doctor Goyo Ulloa, padre del piloto Carlos Ulloa Arauz, caído en la defensa de la Revolución  Cubana durante la invasión de Bahía de Cochinos. 

                 Contiguo estuvo la farmacia del Gato Chávez, la venta de materiales de zapatería del granadino José Dolores Navas, que era centro de tertulias de sus amigos, y en la esquina funcionaba otra venta de materiales de zapatería,  de los señores Pío Rojas y Amanda Merlo de Rojas. 

                 MERCADO, CUNA DE COMERCIANTES HEROES 

                 Por el costado sur del mismo mercado viejo estuvo la venta de materiales de zapatería de Augusto Sandoval y la talabartería de Bernardo Fuentes, una comidería y un fuerte negocio de la Chepita Pulga. Más adelante, una venta  de Reñazco, padre del héroe y mártir "Silvio Reñazco", y en este mismo  costado se encontraba la tistería de Hélida Monge. 

                 Una joyería, una venta de "fierros viejos" en la esquina opuesta a Chago  Vega, la María Cabezas, con venta de cabuyas y leche clin, de la que traía la Alianza para el Progreso de los Estados Unidos. También doña María vendía dulces y otros productos y le decían cariñosamente "La Calavera". Ella fue la señora madre de los hermanos Martínez Cabezas. 

                 La primera joyería que se instaló en el antiguo mercado de Masaya fue la del  "Cebollero", Emilio Mendoza, procesador y descendiente de una familia de comerciantes a nivel internacional. Existía una zapatería de Chepe Dabdul, y  luego un portón de entrada para las carretas, carretones y camiones que descargaban perecederos y una gran variedad de productos de otros  departamentos y que se expendían en el mercado local. 

                 Otro negocio era el de Gabriel y Gabrielito Sánchez, que comercializaban directamente con Chontales, Matagalpa, Estelí y otras ciudades del norte, y  también fueron progenitores también de sobresalientes ciudadanos como los poetas y profesionales del Derecho de apellidos Sánchez Arauz. 

                 POETA MERCADER ELABORABA CARTAS DE AMOR 

                 Entrando por otro portón estaban las ventas de perecederos, y por el costado norte del mismo centro de compras estaba el poderoso negocio de Carlos  López, el de Alberto Quiñónez y Rosario, su esposa, lo mismo que Alfonso  Gutiérrez, otro que vendía toda clase de minucias. 

                 En el costado norte del mismo mercado se encontraba Manuelito Caldera,  administrador de una venta de calzado fino, propiedad de Alejandro Bolaños, quien soltaba préstamos a diario y por hipoteca. En el corazón de este centro  antiguo se podía saborear desde las cuatro de la mañana el famoso mondongo de "La Tinco", que vendía en aquellos tiempos hasta cuatro ollas por día. 

                 Allí se originó la siguiente anécdota: constantemente llegaba el poeta y  guitarrista Anselmo Sequeira, quien usó estos seudónimos, "Lakto Lumen Li,  Ag Caldera Sotelo Naknu y Lactolument", quien llegaba al mercado con una tablita, papel y lápiz, para elaborar cartas de amor, y poesías que elaboraba al gusto del cliente. 

                 Pero un día al distinguido poeta le fue mal en el negocio de elaborar cartas de amor, y ningún enamorado se acercó para encargarle una. Apretado por el  hambre, pensó: "Tal vez La Tinco me da una taza de mondongo de cinco córdobas al fiado por mi diploma de bachiller". Y la famosa Tinco, cuando  escuchó la gran oferta, taza de mondongo por diploma de bachiller, contestó:  "Eso no vale nada", y el poeta, decepcionado porque no le aceptaron el título, lo rompió en mil pedazos y todos los comensales lo miraron sorprendido  cuando se fue acompañado por el viento y el polvo. 

                 LA ABUELA DEL POETA JULIO VALLE CASTILLO 

                 En el interior de dicho mercado se encontraba la talabartería de Lázaro Córdoba al que le decían cariñosamente "El Campeón", sin faltar todos los hermanos Castillo, don Chico, don Laureano, don Nicho, don Silverio y doña  Juana, abuela del poeta Julio Valle Castillo. 

                 Humberto "Burro", con su sastrería y sus famosos pantalones azulones y cotonas de manta, también fabricaba camisas de tela fina. Casi toda su familia trabajó en ese ramo, sin faltar un trabajador solitario que realizaba toda clase de trabajos. Era un hombre múltiple al que le decían "El Ratón". 

                 No faltaron en esos tiempos los famosos "rumberos" de zapatos viejos, como el conocido "Mauzado" que se trasladó con su tallercito al nuevo mercado "Ernesto Fernández", como también "Los Culebras" y otros. 

                 La primera máquina de pasar zapatos la trajo un señor de apellido Duarte y la manejaba Gardenio Miranda, quien molestaba a la gente con el estruendoso ruido de la máquina. 

                 Tampoco faltaron los famosos lustradores, entre los que se cuenta el más conocido como "Chico Loco" y muchos otros que limpiaban zapatos sólo por temporadas y se ubicaban en los alrededores del mercado. 

                 El mercado de aquellos tiempos parecía una ciudadela donde habían hasta barberías como la de Carlos Sánchez Cerda, "El Indio Vivo", que rasuraba a  domicilio. Existió la venta de "Toño Bulla", y también estuvo una comidería y otro personaje que le decían- "Hijo de mier...", aunque en su propia cara lo  nombraban elegantemente: ¿Don René, como está?. 

                 LOS LOTEROS QUE VENDIERON EL MAYOR 

                 Entre los más famosos loteros, porque vendieron el premio mayor entre las  comerciantes y locatarias del mercado, se cuentan Nicho Cuchillo, Ramón Buzano y Guillermo Tapia, hombres de más seis pies de estatura y pesos  completos de trescientas libras. Asimismo, Pío Montenegro, Guillermo Monge, Pedro Urbina, José Luna Zurita, Laureano Boniche ("Laureano Nurro"), Alberto Prado y Orlando Soza, quien jamás se despegó el puro de  la boca. 

                 Otros famosos loteros fueron César Montano Morales, Angel Castillo  Dabdul, quien se envenenó por causas amorosas, José Valle Pilarte y el no menos célebre "Sirindinga" quien expresaba al ofertar la lotería-- "¿Queréis un tuquito o la queréis toda?". 

                 Todos ellos se dieron solamente el lujo de vender el premio mayor en aquellos días. El coto Cisneros, que se ubicaba en el portón principal, con pierna de  palo, también vendía hules para fabricar las hondas con ganchos de madera que utilizaba la muchachada de aquellos tiempos para cazar garrobos, iguanas y algunas aves durante la Semana Santa. 

                 Al mismo portón llegaba diariamente, como religioso, un ciego con su guitarra que cantaba: "Los cabritos y los cabrones berrean de noche y de día".  También se sabe de otra anécdota, del famoso demandante de santos  conocido como "Santa Lucía" y "Cruz de Pedo", a quien al morir le encontraron debajo de la cama una botija con más de diez mil córdobas. 

                 LAS CARNERAS MAS FAMOSAS 

                 La "Chila Cacamona", la Celina Brenes, "La Pájara", la Vilma Brenes, Teresa Mejía, La Sandino, La hija de Julián Virote, Las Arriazas y el moledor de carne, Carlos Martínez Abaunza, figuran entre los más famosos carniceros.  Entre las vendedoras de carne de cerdo, figuraron la María Abarca, Erminia Huerta, La Lipa, famosa con sus chorizos, y la popular "Paula Burra" con sus  riquísimos nacatamales y chicharrones. 

                 Entre los vendedores de queso fresco y seco, tabaco y cebollas figuraron "La  Chabela Negra", La Amada Piure, que fue maestra de danza, y la Josefa  José, así como Gustavo Barrera Tapia, que vendía dulce, sal, cebolla y hasta tejas para el techo de las casas, y no podía faltar la distinguida "Puño de Sal". 

                 Entre las joyerías más famosas en aquella época, estaban la del "Cebollero"  Francisco Jiménez Escobar, al que le decían "Carne Asada", y que además le gustaba la poesía y editó un folleto en una editorial mexicana. Jorge Abarca Fonseca, quien vive en Costa Rica, y la joyería de los hermanos Benjamín y
  Rolando Velásquez Flores, que hacían de relojeros y otros oficios. 

                 Existió una mujer fabricante de puros, que tenía el vicio de viajar hasta el mercado para hacer los famosos puros en el mismo lugar. La familia Monterrey Salgado se especializó en lo típico y en otros negocios donde vendían hasta alcohol. 

                 Hay que recordar a don Simeón Cajina, propietario de la Ladrillería Cajina, que además tenía varias de casas de alquiler, y que cuando el inquilino se retrasaba con el pago del mes, llegaba de pronto con un camión destartalado y les decía: "Bueno, a vivir al malecón". 

                 EL ATOL NICA ES EL MAS SABROSO 

                 Todos los masayas coinciden en que el atol nica más sabroso es el de Masaya. Por eso en el mercado también habían famosas atoleras como La Toña Negra y La Eloísa. Famoso era también el raspado de leche de la Susana Prado, tan famoso como Darío Cebo que vendía sombreros y era propietario de una barbería. 

                 El café negro nunca le faltó a los comerciantes y quienes vendían este producto eran las Hermanas Acuña. Se le podría llamar cafetín a estas alturas  a las dos mesas y un jarro de café hirviendo donde acudía don Venancio Calvo Díaz en busca del rico café caliente de las Acuña. El mismo Venancio cantó a Darío: "Vamos todos en góndola de oro, hacia el poeta Darío a adorar". 

                Entre los "guinelleros" se recuerda a Tomás Guifarro, César Gaitán y Miguel Pacheco. Y el hielo para enfriar el calor, lo vendía Silvio Pérez en el costado
  oriental del mercado, mientras que los necesitados de algún préstamo acudían donde María Rosales, donde "Pescado Seco" o donde Mariano Correa  Lacayo, quienes junto con Lola Flores, Pío Montenegro y La Puño de Sal, prestaban al "veintito por ciento" frase que utilizaban. 

                 El intendente del mercado era Antenor Miranda que era músico además.  También desempeñaron ese cargo Salvador Caldera, Daisy Solano de Díaz, a la que le decían "Doña Bárbara", Alejandro Boza Sánchez, "Santo Hombre",  así como Ignacio Bolaños Carrión y Fanor Cruz. 

                 LOS TEMIDOS PISEROS 

                 Entre los famosos cobradores de impuestos "de piso" figuran el terrible Julio Ñato, con su pistola al cinto y un cuchillo, quien le pegaba a los que no cancelaban de inmediato e insultaba a las locatarias. Igualmente cobradores  fueron Bosco Chivo, José Luis Algaba, Pancho Pata, Orlando Rosales, Toño  Páramo, Arnoldo Gutiérrez (Cabo Quijada) y Julián Amador conocido como   "El Mono Blanco". 

                 El "Mono Blanco" fue el famoso pitcher del San Fernando que logró una marca de 24 juegos consecutivos. Entre otras locatarias la gente vieja  recuerda a La América Talalay, Míster Kupper, La Pablita Barbona, que vendía trompos, matracas, joyas y juguetes de barro y de madera, entre otros productos. 

                 Tampoco podía faltar el mudo del mercado, de quien nadie supo su nombre, pero fue el encargado de los servicios higiénicos, donde se pagaban dos centavos por el "pompón" y un centavo por la "miada", así estaba escrito en un rótulo. 

                 Y la mamá Moncha con sus cerámicas y tiestos de barro, fue madre del también veterano de la colina central, Mariano López (Mamamoncha),  también campeón de billar en Masaya. Entre los vecinos del mercado, no podían faltar las cantinas como la llamada "Laurel Eterno", administrada una  vez por Fernando Corrales, quien vistió la franela fernandina, la cantina del "Sargento", "El Chele", "Mama Lemus", "Chila Dulce", "Chon Pavón" y dos cantinas muy famosas: la del "Gancho de Oro" y la de El Peludo. 

                 En la entrada principal del mercado se ubicaba la "Pillina", famosa por su  fresco de cebada y otros refrescos naturales y muy especiales, y la Mercedes Peña, que hacía préstamos siempre al "veintito" en voz baja. 

                 CHURRIN, UN REPORTERO DE BUENA TALLA 

                 El mercado municipal tenía de todo y no podía faltar un buen periodista. Se trataba de "Churrín", don Benjamín Vásquez, reportero en aquellos tiempos de La Noticia, Decano del Periodismo Nacional, dirigida por don Juan Ramón Avilés. 

                 "Churrín" vestía de blanco e igual sus zapatos, con un sombrerito de alas cortas siempre elegante, nítido, que al llegar al mercado, las locatarias gritaban: allí viene -"¡Churriiin!"-y él respondía seriamente o en broma: "Toda noticia en pro o en contra es pagada". 

                 En aquellos tiempos "Churrín" no tenía ni mucho salario ni sueldo en el periódico La Noticia. Cuando la inauguración de los primeros vuelos de La Nica a Bluefields, el famoso "Churrín" fue enviado especial por La Noticia a cubrir el evento. 

                 Y estando en el interior del avión, "Churrín", describió así el famoso vuelo: "Las grandes casas haciendas se miran como simples cajetillas de fósforos y  los grandes ríos como El Mico, El Rama y El Coco, son simples culebrinas que penetran en el corazón de mi tierra". Primera plana el trabajo periodístico de "Churrín". 

                 El antiguo mercado de Masaya, con más de 102 años de existencia, es un sobreviviente incólume de grandes incendios (años 60 y 70), una guerra y dos terremotos. 

 indice de Trajes típicos de Nicaragua

 
  INDICE PRINCIPAL 

internet: Eduardo Manfut P  Mayo 2000 revisada Octubre 2008 y la última en del Mayo 2009