Memoria de Managua  1 2  3  4
 

 
              “A inicios de los 90 aparece esta nueva característica de Managua con edificios modernos como la Catedral Metropolitana, y surgen otros edificios donde hay uso  de las citas históricas, de los elementos decorativos, se empieza a hacer énfasis en el color, tal es el caso de algunos hoteles, el edificio de la Cancillería y la Casa   Presidencial. 








              ARQUITECTURA TARDIA 

              “Podemos decir que después del terremoto de 1931 hasta antes del terremoto de 1972 se construyó la arquitectura de la Managua moderna. 

En nuestro país hay   mucha arquitectura tardía, es decir, que los estilos surgen primero en Europa y Estados Unidos y luego vienen acá. Incluso esta moda actual de pintar los edificios  de colores es arquitectura de los 80, pues de alguna manera la arquitectura está relacionada con el desarrollo tecnológico”, explicó el arquitecto Porfirsio García  Romano. 
Indice de Managua
     3 DE FEBRERO DEL 2002 /  La Prensa 

              LOS EJES VIEJOS Y LOS NUEVOS 

Carretera a Masaya en 1970  y Carretera a Masaya en 2002

              Los ejes anteriores eran la Avenida Roosevelt y la calle central que venía del  Parque San Antonio, los cuales fueron establecidos por la empresa Aguadora. Los nuevos ejes comienzan en la Quinta Avenida Este, que va del Cine Aguerri hacia el sur sobre la Carretera a Masaya, este es el eje Norte-Sur. Mientras que el eje  Este-Oeste, es la Pista Suburbana hasta llegar a Rubenia, luego hasta la Pista  Sabana Grande. 

Indice de Managua
3 DE FEBRERO DEL 2002 /  La Prensa    Bayardo Cuadra: hemos hecho de Managua una ciudad fea 

               El edificio del Cine Margot representa la época de la   Managua del Decó, donde el elemento decorativo de  los sirios, griegos y egipcios era parte de la arquitectura de la época. Actualmente este edificio al  igual que el Teatro González son arrendados por iglesias evangélicas.
                               Gabriela Roa Romero 
                         ¿Por qué se escogió Managua y no Sébaco, Estelí, Masaya o inclusive Bluefields  como capital de la República de Nicaragua?  Porque Managua no fue escogida capital por casualidad, fue más bien una decisión   bien planeada, llevada a cabo gracias al coraje del Director de Estado en ese  momento, don Fulgencio Vega. 

              “Realmente somos nosotros los que hemos convertido a Managua en una ciudad  fea, porque geográficamente no lo es. Difícilmente vas a encontrar en el mundo, una capital que tenga tres lagunas insertadas en su casco (Tiscapa, Nejapa y   Asososca), y además un lago bellísimo como el Xolotlán, sin mencionar sus  alturas”, Managua es elevada a capital el cinco de febrero 1852 en  medio de las luchas que tenían Granada y León por ser las ciudades más  importante del país.       “Entonces se empezó a buscar un sitio que sirviera como de punto intermedio   para disminuir todas esas luchas”, Managua no era ni remotamente una ciudad,    solamente unos años atrás había sido elevada, formalmente, a ciudad, el 24 de  julio de 1846, “como una forma de ir dándole a Managua una fisionomía, por lo menos en el aspecto institucional”,

              La historia registra que el Director de Estado en esos años era Don Laureano Pineda, pero por razones un poco confusas, entre diciembre de 1851 y febrero 1852 deja el cargo en manos de Don Fulgencio Vega.    Y es precisamente este personaje, a quien se le recuerda como un hombre de mucho carácter, a quien corresponde firmar el decreto por medio del cual  Managua se convierte oficialmente en capital. 

              “No se puede decir que Managua era un sitio abandonado, porque toda la vida fue  un sitio de tránsito importante”, aseguró Cuadra.   Pero, según el especialista, Managua por el mero hecho de convertirse en capital no pasa a ser inmediatamente una ciudad bonita y urbanizada, sino que es hasta a   finales del siglo XIX cuando los gobiernos se preocupan por darle a Managua esa  figura de ciudad y capital. 

Managua de noche, vista desde la Loma de Tiscapa en 1967, mucho antes de que existies el Hotel Intercontinental.
              POBLADORES AÑORAN LA VIEJA MANAGUA 

              La historia de Managua se puede dividir en dos etapas, según Cuadra: la etapa preterremoto de 1931 y preterremoto de 1972.   Después del terremoto que sufrió Managua en 1931, las autoridades buscaron cómo conservar los elementos característicos de la ciudad.     Pero luego del terremoto de 1972 Managua perdió el elemento fundamental que  caracteriza a una ciudad: el centro. 

 Palacio de Justicia 
Varios grandes edificios, como el Palacio de Justicia que elevaba su elegante estructura en el sitio que hoy ocupa el Instituto de Medicina Legal y otros que bordean la calle que pasa frente a la llamada Explanada de Tiscapa, al occidente del Hotel Intercontinental (otro sobreviviente) sufrieron graves daños estructurales que obligaron a las autoridades a declararlos inhabitables.
Seguro Social 
La elegante mole de cristal del Seguro Social que usted ve junto a la Calle Colón salió también casi indemne aquella siniestra noche. Durante muchos años mostró las tristes oquedades dejadas por los ventanales rotos hasta que hace unos tres o cuatro años fue rehabilitado.ANUAR HASSAN /La Prensa
 
 
 

El antiguo centro de Managua era “como un nido de abejas, donde se encontraban   las oficinas del gobierno, el comercio, lugares de entretenimiento como cines,  mercados, parques, etc.” 

              “Uno transitaba por esas calles y se encontraba con todo mundo” 

Indice de Managua

3 DE FEBRERO DEL 2002 / La Prensa

            Una casa con historia
Wilder Pérez R. 

   La casa más antigua de  Managua, ubicada   exactamente al costado  este del Palacio de  Comunicaciones, se cree  fue construida en los años 30 Esta casa sirvió prácticamente como embajada de la cultura nicaragüense. Aquí se fundaron al menos dos colegios y la primera galería de Managua. Varias veces  se ha querido convertir en museo. 
     Si uno ronda el Palacio de Comunicaciones, se le puede observar postrada en una   esquina. Lleva quién sabe cuántos años en el mismo lugar. Los abuelos de la  actualidad pueden dar fe de que en sus tiempones, pasaron por ella pintores, escultores, escritores, y otros hombres de cultura nacionales y extranjeros...    incluso la hermandad de los Capuchinos.   El tiempo venció el cuidado que tenía su antigua ama, de no ofrecerla a  “cualquiera”. Hoy, aunque aún conserva la silueta que probablemente cautivó a  muchos durante las décadas de los 30 y 40, es vista por tres jovencitos distantes de   los integrantes de la Ópera italiana que requirieron su albergue.   Hablamos de la casa más antigua de Managua, ubicada exactamente al costado este del Palacio de Comunicaciones, donde hasta hace pocos años tenía su sede la   Fundación Remar, que ayuda a jóvenes en riesgo. 

              Nadia sabe con certeza su edad. Mercedes César, actual dueña del inmueble, sólo  sabe que la heredó de su mamá, María Benard de César, y que perteneció a doña  Lolita Soriano, historiadora considerada la madrina de los artistas.   Don José Ernesto Medina, cuñado de Lolita y director de la Casa Museo “Lolita Soriano”, dice que el más antiguo recuerdo que tiene de esa casa es antes de los años  40. Poco más de 20 años antes de que su cuñada la habitara.  Su actual dueña opina lo mismo, y asegura que su estructura es de concreto  sólido en su totalidad. 
 

              LOS MEJORES AÑOS 

              Doña Lolita Soriano vivió ahí desde 1960. “Ella llegó por intervención de los Capuchinos, la dueña no quería alquilarla a cualquier persona, entonces la  recomendaron”, recuerda Medina.      Wilmor López asegura que Lolita vivió en la casa hasta 1972. Esos fueron los 12    años más activos de la casa. Según López, ella funcionó como embajadora y ministra de cultura, al recibir a los más sobresalientes artistas de la época, no sólo a nivel  nacional, sino también a en el plano internacional.      Ahí pasaron los pintores Antonio Calvo Carrión, de origen español, y Franck Bagus,   chileno-alemán, quienes además expusieron sus obras, convirtiéndola en la primera   galería de Managua. “Esa fue la casa donde ellos aprovecharon y pintaron a doña    Lolita en dos cuadros que actualmente están en el Liceo Lola Soriano”, asegura el  periodista. 

              Ahí también se atendió a la Ópera italiana cuando visitó el país en la década de los  60. Fue la casa donde Soriano culminó sus libros “Nicaragua turística” y   “Monografía de Río San Juan”. 

              En esa casa doña Lolita fundó el Instituto Hispanoamericano. Asimismo, servía   como centro de reunión de escritores y otros artistas como Luis Cortés, Gilberto    Buitrago, Chepito Cuadra, Hildo Sol y Santos Rivera, en charlas que se extendían   hasta las tres de la madrugada, según López; hasta que Soriano se mudó.     Antes de ella, los Capuchinos celebraron el Año Mariano, en 1951, ya que esa era su sede, y también fungía como su centro de convenciones. Además, habían fundado   ahí el Colegio Dante Aligieri. 

              En la década de los 80 fue ocupada por el gobierno como apéndice del Palacio de  Comunicaciones. Para los 90 fue regresada a su actual dueña, quien la dio en  alquiler a la Fundación Remar, que hasta 1999 atendió la alimentación a un promedio de 400 niños diariamente, hasta que se habló de su demolición.     Fue entonces cuando apareció Lolita Soriano abogando para que no la destruyeran.  Logró su acometido. Hoy está a la espera de un estudio que realizará el Ministerio  de Transporte e Infraestructura que decidirá si la derrumban o no, aunque hay  mucho interés en que finalmente se convierta en el museo de las comunicaciones.
Indice de Managua

6 DE FEBRERO DEL 2002 /  Las Prensa   Wilder Pérez R. 

              Una casa construida contra el miedo 

  La casa más vieja de Managua, fue construida con  material resistente para evitar que cayera por los temblores.
        La casa más antigua de Managua tiene casi cien años de existencia. Pero guarda un   secreto más viejo que sus propias paredes. Fue erigida de concreto sólido porque    su dueño le tenía pánico a los terremotos.    A pesar de que su construcción fue imprecisa, pues su diseño arquitectónico es   indefinido porque no existía un código de construcción y a cada mañana se cambiaban los planes, la casa resistió las embestidas de los terremotos de 1931, 1968 (de la Colonia Centroamérica) y 1972, para gusto del propietario Mariano Solórzano Gutiérrez, un introvertido personaje que le gustaba estar siempre dentro de casa. Con razón su preocupación.     Todo eso lo afirma Carlos Bonilla, sobrino del dueño ya fallecido que no dejó  descendencia. “No supe que pasó con la casa debido a que la que me informaba  todo era mi abuelita, ella murió”, comenta respecto al año en que pasó a pertenecer a la familia César. Bonilla ha vivido fuera del país y por eso debió   recurrir a los recuerdos de su infancia en pláticas con Matilde Cuevas, que le  contó la razón de aquella casa. 

              UN BUNKER 

              “Era de concreto sólido, en aquel momento éste era el material de moda, y él tenía   pánico, ya que en Managua ha temblado mucho siempre, entonces se le vino la idea de hacer una especie de bunker, fue algo inusual para esa época porque lo que imperaba era el taquezal”, dice el informante.  Pero a como era de inusual, la casa era de costosa. “Costó una considerable suma de dinero de aquel tiempo, exactamente no sé la cantidad, pero mi abuela usaba la expresión: la casa de Mariano costo ‘un Potosí’”, recuerda.     La casa fue construida a finales de los años 20 y está ubicada al costado este del Palacio de Comunicaciones. Sigue perteneciendo a la familia César, que no la habitaron desde que fue dada en alquiler a los Capuchinos y éstos cedieron el arrendamiento a Lolita Soriano, cuando el inmueble alcanzó su máximo esplendor en la historia al ser el refugio de innumerables artistas nacionales y extranjeros, la primera galería de la ciudad, la fundación de dos colegios y otras actividades más.
2 DE FEBRERO DE 2002 La Prensa Literaria  Carlos Tünnermann  Bernheim
.
Indice de Managua

Edificio Guido, LA QUINTA MANAGUA 

              La quinta Managua es la moderna. Que va desde finales de los 50 hasta finales de los setenta. Aquí surgen nuevas edificaciones de concreto como el Banco de América de 19 pisos, que aún está en pie, y el antiguo Banco Central que sucumbió ante el terremoto de 1972. Otros edificios de la era moderna son el antiguo Edificio Carlos Cardenal, el antiguo Palacio de Justicia, el Teatro Rubén Darío y el Hospital Militar.   En este período aparece un crecimiento de Managua con un tipo de planificación urbana que se usó en varias ciudades de América Latina y Estados Unidos, conocido  como estilo “Zoning”.