BARRIOS DE MANAGUA    MAPAS DE MANAGUA         MANAGUA  MANFUT.ORG   Transporte Publico - problemas y soluciones
MAPAS / PLANOS
DE LA CIUDAD DE MANAGUA, NICARAGUA
CARACTERIZACION DEL DISTRITO DOS DE MANAGUA
========================================================
Toxafeno donde antes estuvo la empresa química PENWALT, es sólo parte de toda una negra historia de contaminación ambiental
Ensayo de Seguridad Ciudadana "Pandillas en Barrios del Distrito Dos de Managua."
 

NOROESTE DE MANAGUA

ZONA DEL BASURERO MUNICIPAL "LA CHURECA"
DESASTRE AMBIENTAL EN BARRIOS VECINOS AL BASURERO "LA CHURECA"

Hoy en día, Las Piedrecitas sigue siendo uno de los parques más visitados, y los enamorados ya no se esconden en el entonces famoso “rincón de los monos”, sino que se ven bajo cualquier sombra. Visitarlo parece seguro, pero no es extraño ver que la Policía entra en sus patrullas dándole persecución a una de tantas pandillas de delincuentes que se mantienen en el sitio buscando qué “cazar”.

Los colegios ya no realizan giras a Las Piedrecitas para mostrar la geografía de Managua. Los únicos estudiantes que se observan son los que se escapan de clases para disfrutar sus noviazgos.
11 DE NOVIEMBRE DEL 2001 /


              Las Piedrecitas encuentro de generaciones

 Este punto de referencia  para los managuas ha servido de recreación para chicos y grandes desde inicios de 1920
               Jehú Hernández Sandoval
                     A la entrada, la estatua del legendario Cacique Diriangén parece dar la bienvenida a  todos los visitantes. Más adentro una vieja locomotora fabricada en 1904 —la primera en llegar a Nicaragua—, un monumento a los niños víctimas del terremoto de 1972, un pequeño zoológico y una bonita vista a la Laguna de Asososca y el Lago Xolotlán, son parte de los atractivos del Parque Las Piedrecitas.

              Este punto de encuentro y referencia para los managuas ha servido de recreación para chicos y grandes desde inicios de 1920, luego de ser construido por la  Administración de Emiliano Chamorro. “Fue inaugurado bajo el nombre de Parque Lastenia, en honor a la esposa del gobernante, doña Lastenia Enríquez de Chamorro, cuya dedicación lucía en un arco de hierro, según el documento “Managua en sus 40 siglos de existencia”, del Dr. Julián Guerrero y Lola Soriano.

              El Parque Las Piedrecitas, que toma su nombre por la cantidad de material que  provenía del banco de hormigón localizado a escasos metros de su entrada Este, ha servido por décadas como un centro de diversión para miles de familias de escasos  recursos económicos.
 
   Es considerado uno de los parques más concurridos por los capitalinos, aunque eventualmente llega gente de los departamentos. Durante la semana y a todas horas del día es visitado por jóvenes que lucen sus uniformes azul y blanco, parejas de jóvenes que buscan estrechar sus lazos amorosos, adultos que lo consideran un  lugar bonito para recrearse, y vendedores que esperan obtener ganancias satisfaciendo el apetito y la sed de los visitantes.

              Los fines de semana es prácticamente invadido por centenares de personas, que de una u otra forma encuentran en ese lugar una manera de diversión y esparcimiento.   Para los pequeños hay varias opciones: toboganes, “chinitos”, sube y baja, y la posibilidad de rentar una bicicleta por seis córdobas la hora. Algunos visitantes optan por llevar ellos mismos sus bicicletas y patines, con los que abarrotan la pequeña rotonda que se encuentra en el centro del parque.  Los más grandecitos encuentran en las bancas, grama y muros a la orilla del parque un lugar especial que les permite observar a los niños jugando y divirtiéndose hasta más no poder.  Los vendedores de raspados, helados, agua helada, gaseosas y golosinas, ponen el sello característico de los lugares concurridos por la población.

               Desde su fundación, por el Parque Las Piedrecitas han desfilado millones de niños,  niñas, jóvenes, adultos y ancianos con un objetivo común: salir de la rutina y experimentar un rato de tranquilidad o bien de acción y emociones.

              Entre los personajes que forman parte de la historia de este parque encontramos a  la señora Socorro Plazaola, conocida popularmente como “Doña Coquito”, quien  lleva 38 años ofreciendo refrescos y comida a los visitantes en su “Bar Las Piedrecitas”.  Sus ojos han visto pasar innumerables parejas de novios en busca de un rinconcito  en el cual expresarse su amor. Además de los miles de niños que han llegado en  busca de un refresco para saciar su sed después de largas horas de correteo.

              “Hay veces que vienen jóvenes y me dicen: ‘¿Se acuerda de mí? Yo vine hace unos años a este parque a jalar con mi novia. Ahora nos casamos y tenemos este niño’. Yo  les digo que sí, pero por educación”, comenta sonriente. Difícilmente podrá recordar tantos rostros sudorosos, unas veces llenos de alegría otras en llanto tras una que otra caída.

              Doña Coquito opina que sería una buena idea que las autoridades municipales  construyeran un “Mirador” en el costado norte del parque, desde donde se pueda  observar plenamente la belleza de la Laguna de Asososca, Lago Xolotlán y más al fondo, las espesas montañas de Matagalpa. “Sin duda eso atraería no sólo a más  nicaragüenses, sino también a los turistas extranjeros”, enfatizó.

              El Parque Las Piedrecitas es uno de los pocos que cuenta con servicios sanitarios.   Además de personal de seguridad y limpieza que garantizan tranquilidad a sus  visitantes.

22 de Marzo de 2004 |  END  —Karla Castillo —
     El Centro Autónomo Elemental Acahualinca surgió hace casi 20 años, gracias al esfuerzo de la comunidad. De eso fui testigo. Semanalmente, en aquellos tiempos en que escaseaba todo, se destazaba una res y se vendía una libra de carne a cada familia, para que las ganancias quedaran para construir la escuela en una manzana que servía de basurero y eventual campo de béisbol. Años después se levantó un galerón que más parecía barraca para esclavos. Eran bloques usados de distintos colores, para la “minifalda”, tablas viejas y mano de obra de la gente del barrio la que iba forjando el que hoy se llama Centro Escolar Autónomo Elemental Acahualinca. Así fue como empezaron a ir los niños del sector a la escuela, sin protección alguna, porque el techo estaba agujereado. En invierno era una pena ver a los estudiantes llenarse hasta las rodillas de lodo, para que acudieran a sus aulas, porque la escuela no tenía un solo andén. Casi llegaba 1990 y con aquellos cantos de sirena de las elecciones, la escuela fue mejorada con un muro perimetral. Sin embargo, el estado de las aulas era deprimente y no había suficientes pupitres. Para entonces enviaron a un director, muy joven y excéntrico, del cual recuerdo que se llama Fabio Silva. En uno de sus arranques, Fabio ordenó que los estudiantes no entraran por el portón delantero, sólo por la parte trasera del colegio, pese a que la lógica decía lo contrario, y a que en invierno el acceso era mucho más difícil. Sin embargo, así fue mientras él estuvo como director. No se hablaba aún de la autonomía escolar de Humberto Belli, cuando Fabio cobraba mensualidades sin que se viera mejora alguna en el colegio --insisto, soy testigo de esto--. Pero le llegó su hora de irse y un tiempo después nombraron directora a Daysi, quien, según los padres de familia, no cobra nada a los estudiantes. Y el colegio por fin se levantó, gracias a las gestiones de la profesora Castellón con ONG y gobiernos amigos. Los corredores se embaldosaron y entecharon, un gran espacio del patio se adoquinó y se colocaron canchas de básquetbol. El techo de las aulas, destruido por las pedradas de los vagos del sector, fue cambiado por láminas troqueladas y todo el colegio mejoró. Y de eso debe tener constancia el Ministerio de Educación y hay demasiados testimonios en el barrio.
 
 
 

10 de Junio de 2002 | END  —JUAN CARLOS BOW—
* Incremento del cinco por ciento en energía eléctrica dejará sin muchas diversiones a personas con escasos recursos
Jamileth Márquez, habitante del barrio El Pantanal y madre soltera de una niña, manifestó que "ahorita sólo me salen mensualmente 110 córdobas, pero con el incremento no sé a cuánto me va a subir, por lo que comencé a bajar el consumo". "Yo principalmente ocupo energía para ver la televisión, pero ahora tengo que dejar de ver la televisión, porque sino sólo voy a conseguir los reales para la luz (energía eléctrica), y no voy a tener para comer", comentó Márquez.
José Luis Aguilar, propietario de una pulpería en el barrio Rafael Ríos indicó que debido a esa alza en la energía, "voy a tener que dejar de tener mis cosas heladas, pues tendré que apagar la mantenedora casi todo el día, para que no me salga alto el recibo". Agregó que actualmente la cuenta de energía eléctrica, que a él le llega, es de "casi" 300 córdobas, por lo que si mantiene el actual consumo, las ganancias de su venta serán "para Unión Fenosa, y no para mí".
 Margarita López Lara, habitante del barrio Rafael Ríos dijo que recientemente técnicos de Unión Fenosa, realizaron cambios de medidores de energía eléctrica, en esa zona. "Primero me hacen pagar 140 córdobas por derecho a un medidor, ahora vienen y le suben a la luz (energía eléctrica), sólo falta que vengan, y me quiten la vida", expresó López. Agregó que actualmente ella paga el consumo mínimo, pues solamente tiene una radio y un par de bujías, pero que con el alza tendrá que dejar de escuchar su radio, pues "sino me quedo sin comer".
Elvira Berríos, habitante del barrio El Pantanal, señaló que tendrán que esperar a que llegue el recibo, para ver de cuánto es el incremento real.
"Ahorita sólo sé que es del cinco por ciento, pero tengo que ver cuánto más me le van a poner ellos, pues como nos pusieron medidores nuevos, también nos van a llegar cuentas nuevas".
 
 
 

............................................................................
27 de Agosto de 2001 | El Nuevo Diario  /  JOAQUIN TORREZ A.
............................................................................
Bomba de tiempo sobre barrios de cuenca del Xolotlán
La existencia del veneno Toxafeno donde antes estuvo la empresa química PENWALT, es sólo parte de toda una negra historia de contaminación ambiental y humana, de engaños, muertes y demandas, como una de 11 millones de dólares contra el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, entablada por un grupo de ex trabajadores de esa empresa. Lo del Toxafeno está más que comprobado por autoridades de la Procuraduría del Ambiente. Los antiguos trabajadores, por su experiencia, creen que si eso sigue ahí podría significar una bomba de tiempo para Managua y principalmente para los barrios Los Arcos, Valle Dorado, Las Brisas, Linda Vista y otros más, aledaños a la planta de la PENWALT, ubicada al lado del Lago de Managua. Aún no se ha dicho cuánto veneno hay ahí. Pero los ex obreros creen que son unos 321 barriles de Toxafeno embodegados en los predios de la antigua empresa Hércules de Centroamérica, HERCASA, empresa vecina y hermana de la PENWALT. Vale decir que HERCASA era la que hacía Toxafeno. Este veneno lo hacían con el cloro que por medio de tuberías le pasaban desde la PENWALT. El toxafeno lo usaban para matar los gusanos del algodón en la época de Somoza y en los años 80. Y lo utilizaban pese a estar prohibido en el mundo, pues forma parte de la llamada «Docena Maldita» de los venenos mortales. El toxafeno es el nombre común del químico llamado Canfecloro, peligroso para la vida de miles de animales acuáticos. En las personas, su mucho contacto produce envenenamiento agudo; es como estimulante para el cerebro y de la columna vertebral, por lo cual causa convulsiones en todo el cuerpo. Además, produce cáncer y malas formaciones genéticas en los humanos.

PELIGROSA PRESENCIA DE MERCURIO

Según los ex obreros de la PENWALT, cuando cerraron HERCASA (años después del cierre de la PENWALT ocurrida el 8 de enero de 1992), esa cantidad de Toxafeno no la pudieron vender y ahí quedó. Pero lo más grave, según ellos, es que no sólo quedó eso, sino grandes cantidades de mercurio que está regado en todo el perímetro de lo que fue HERCASA y la PENWALT. ¿Cuánto Mercurio hay? Eso no lo pueden medir. Pero sí -dicen- que saben de estudios que hablan de 600 toneladas de mercurio que podrían estar dentro del Lago de Managua que, por años, fue como un basurero para estas empresas. Para don Leonel Barahona, un ex trabajador, el mercurio con el paso de los años ha sido arrastrado por las lluvias hacia el lago y peor aún a su fondo, ya que es 13.5 veces más pesado que el agua. Para él y otros ex obreros, no es remoto que todo el manto acuífero de esa zona, que por desgracia se conecta con otros pozos de agua de Managua, esté contaminado, pues las mezclas de sodio y mercurio que se hacían en la PENWALT eran mortales. En la PENWALT producían Soda Cáustica, Acido Clorhídrico, Sodio y Cloro, para todo Centroamérica y Panamá, gracias a los tratados comerciales del Mercado Común Centroamericano que regía en la década del 70. Por medio de ese MERCOMUN, a Nicaragua le correspondía hacer cloro y Soda Cáustica y a Guatemala textiles, por citar dos casos. Es más, enviaban Acido Clorhídrico a Cuba.  Su producción promedio era de unas 1 mil 800 toneladas mensuales de Soda Caústica para hacer jabones y telares. El cloro era como un subproducto, que vendían en considerables cantidades a HERCASA; ésta compraba Trementina, Carbono y otros químicos más para hacer el bendito Toxafeno.

DEMANDA DE 11 MILLONES DE DOLARES

Lo de la PENWALT, del toxafeno y sus mercurios, es un caso típico de contaminación ambiental, a juicio del abogado Adrián Meza Soza, quien representa a los más de 30 ex trabajadores de esa empresa, que desde 1994 han estudiado su demanda contra el BCIE, grupo financiero que al final se quedó con todo lo que fue la PENWALT. Al inicio la demanda era por 13 millones de dólares, pero luego bajaron hasta 11 millones por los mil y un daños físicos y sicológicos ocasionados a los obreros. En esta cantidad incluyen los pagos por las costosas medicinas que muchas veces se han costeado ellos con sus magros recursos. De acuerdo al abogado Meza Soza, esta demanda la iniciaron en la parte laboral. Y de esta hubo una sentencia que estableció la contaminación de los trabajadores. Después, el Tribunal de Apelaciones dijo que no podían seguir con su demanda porque la administración de la PENWALT estaba al día con el pago del Seguro Social. El Tribunal dijo que era el INSS el que tenía que asumir el asunto de los trabajadores contaminados.

La historia de esta demanda es más larga. Pero vale contar, por ahora, que hubo una serie de pláticas entre el Ministerio de Salud, MINSA y el INSS para garantizar la atención de los trabajadores afectados. Pero, como el MINSA no les ha hecho caso en la entrega de medicinas y la gente sigue muriéndose, decidieron seguir con su demanda, pero ahora en la vía civil. La demanda es contra el BCIE, banco que en 1981 dio un préstamo a la PENWALT de 4 millones 400 mil dólares para que compraran maquinarias y así mejorar su productividad. Como la empresa no cumplió, el BCIE los embargó y por ello es a este banco que han demandado, dice el abogado Meza Soza. Cinco de los primeros demandantes han muerto ya. Julio César Aráuz, Juan Meza, Aníbal López y Carlos Ortega, son algunos a quienes el cloro y el mercurio les comieron las entrañas. Los demás se mueren cada día. Y por eso exigen una indemnización, para ayudar a sus familias a costear los gastos de sus mortales enfermedades, que como una vez le dijeron a una revista nacional, sólo eran atendidas con la entrega de un vaso de leche para que se les pasara el envenenamiento.
 
 



 

26 de Agosto de 2001 | END  —ERICK HURTADO URBINA—

Toxafeno sobre pobladores de Ciudad Sandino y alrededores

Prácticamente miles de pobladores de Ciudad Sandino y sus alrededores continúan absorbiendo el químico tóxico llamado toxafeno, que se concentra en los tejidos grasos y en los músculos, causando tumores y cáncer de tiroides. También los vapores del toxafeno que se dispersan a grandes distancias y por muchos años provocan daños severos en el medio ambiente.
Se podría decir que el fantasma de la antigua Penwalt, cerrada desde 1992 y bajo dominio, propiedad y custodia del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) desde 1993, continúa rondando y causando graves daños al medio ambiente, a los recursos naturales y a la vida humana.

Además de que la Procuraduría para la Defensa del Medio Ambiente y los Recursos Naturales confirmó que el BCIE mantiene toxafeno en las instalaciones en que funcionaba la Penwalt, prácticamente al aire libre, contaminando el medio ambiente y exponiendo la vida de la gente, también lo denunciaron nuevamente de almacenar mercurio y otros químicos que ponen en riesgo a la ciudadanía. La existencia de toxafeno en la planta de lo que fue la Penwalt, fue confirmada durante una inspección que recientemente efectuó la Procuraduría para la Defensa del Medio Ambiente y los Recursos Humanos, tras recibir denuncia del Centro Universitario para la Defensa del Ambiente «Francisco Méndez» de la UPONIC, que actuó en representación de los ex trabajadores de dicha empresa. El doctor Adrián Meza Soza, director general del Centro Universitario antes descrito, entregó la denuncia de que presuntamente habían sustancias tóxicas en estado no adecuado en la Penwalt, a la procuradora para la Defensa del Medio Ambiente y los Recursos Humanos, licenciada Marianela Rocha Zúniga. La licenciada Rocha explicó que la Procuraduría puso la denuncia ante el Ministerio de Recursos Naturales y del Ambiente (MARENA), le notificaron al BCIE e hicieron la inspección apoyados con técnicos de la facultad del ambiente de la Universidad Centroamericana (UCA).

«Logramos comprobar que los tanques con toxafeno estaban en condiciones totalmente precarias y destapados», sostuvo la alta funcionaria de la Procuraduría. Explicó que de acuerdo a los especialistas de la UCA, los vapores del toxafeno pueden transportarse a grandes distancias y acumularse en organismos que forman parte de la cadena alimentaria y en los humanos. «Cuando el organismo absorbe el toxafeno, llega a los órganos y se concentra en los tejidos grasos y en los músculos, produciendo tumores y cáncer de tiroides», externó la Procuradora, haciendo ver que la extrema toxicidad de esta sustancia causa daños ambientales muy severos, entre ellos la eliminación total de la fauna acuática. El toxafeno es un plaguicida (insecticida y rodenticida) de elevada persistencia en el medio ambiente que puede ser de cinco a once años y en algunos casos hasta mayor a los 300 años, según las condiciones ambientales. La licenciada Marianela Rocha subrayó que en base a la ley van a solicitar al Banco Centroamericano de Integración Económica, que esas sustancias contaminantes las depositen en lugares seguros y con el debido resguardo y que se reparen todos los daños causados al medio ambiente. «Vamos a hacer auditorías de los daños que causaron y vamos a dar las recomendaciones necesarias para que el BCIE las cumpla».

¿ALMACENAN MERCURIO?
El jueves pasado la Procuradora recibió una nueva denuncia contra el BCIE por parte de los ex trabajadores, representados por el doctor Adrián Meza Soza, gerente general del Centro Universitario del Ambiente de la UPONIC, en la que señalan que presuntamente la planta de la antigua Penwalt está siendo utilizada para el almacenamiento de significativas cantidades de mercurio y otros productos químicos, generando un grave riesgo para los pobladores aledaños a esa zona. Recuerdan en la denuncia que de conformidad con un informe emitido por el antiguo Instituto Nicaragüense de Recursos Naturales y del Ambiente (IRENA), el 25 de agosto de 1993, se detectaron en su oportunidad las graves consecuencias de la contaminación mercurial generada por esa planta.

Del afluente líquido salía mercurio hacia el lago Xolotlán y del resultado de un análisis químico se determinó que en el sedimento se transforma el mercurio en monometil y dimetil mercurio. Este último es volátil y pasa a la atmósfera, mientras el monometil mercurio es el más peligroso, debido a su toxicidad para la vida acuática.
Asimismo en el hombre causa daños irreversibles en el sistema central nervioso, que puede llevar a casos graves de sordera, ceguera y parálisis total, hasta la muerte.
«Esta reseña científica de los graves efectos que produjo la contaminación mercurial de la Penwalt, hoy propiedad del BCIE, proyecta una imagen de la peligrosidad real que rodea a esa planta industrial, a pesar de los años que tiene de estar oficialmente cerrada», dice textualmente el documento-denuncia.
Preocupada por la gravedad de la contaminación del medio ambiente y principalmente por los irreversibles daños a la vida humana, la Procuradora dijo: «Vamos a tratar de obtener los instrumentos legales, para ver si se pueden eliminar esas sustancias tóxicas y contaminantes, como se hace en otros países».

 5 de Septiembre de 2001 |  END  —Joaquín Tórrez A.—  Peligrosa carga contaminante en la Pennwalt

Demandan al BCIE que se lleve sus venenos
 La Procuraduría del Ambiente y los Recursos Naturales, le pidió al Ministerio Agrícola y Forestal, MAGFOR, que obligue al Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE, a que saque del país todas las sustancias tóxicas como Toxafeno y Mercurio que están almacenadas en lo que antes fue la empresa química Pennwalt, ubicada a orillas del Lago de Managua.
Esta solicitud de la Procuraduría es para que el MAGFOR declare contaminador al BCIE. Pero, también, que lo obligue a que se lleve fuera del país las 350 toneladas de Toxafeno y otras tantas de Mercurio, que según los análisis hechos por la Procuraduría, están almacenados donde antes fue la Pennwalt.

«Denuncio al BCIE por lo que hace a la Contaminación del Ambiente y los Recursos Naturales; por almacenamiento de plaguicidas y sustancias tóxicas peligrosas. El BCIE dentro del plazo que ustedes establezcan, deberá trasegar, reenvasar y almacenar todos los tóxicos que están en contenedores y recipientes donde antes fue el complejo industrial Pennwalt-HERCASA», dice parte de la denuncia hecha por la Procuradora del Ambiente, Marianela Rocha presentada ante el MAGFOR.
De acuerdo a los análisis hechos por la Procuraduría, el día 8 de agosto, junto a funcionarios del BCIE, del Ministerio del Ambiente, MARENA, y especialistas de la UCA, en donde antes fue la Pennwalt-HERCASA están embodegados 18 mil 380 galones de Toxafeno (350 toneladas), y otra cantidad de Mercurio que son una «bomba de tiempo» para Managua y sus alrededores.
En su denuncia ante el MAGFOR, la Procuraduría dice tener copias de informes internos del BCIE, que señalan que «existen 41 tanques y 8 reactores donde fue HERCASA (Hércules de Centroamérica, fábrica vecina de la Pennwalt)». Aquí es donde están las 350 toneladas de Toxafeno y los derrames de Mercurio que la Procuraduría exige que el BCIE se lleve cuanto antes a su país de origen.
En la zona, dice la Procuraduría, hay presencia de gases de Toxafeno porque hay dos tanques (de los 41) que tienen sus válvulas en mal estado. Pero, también hay derrames de ese veneno, que deben contenerlos porque todos sus canales se conectan con el Lago de Managua. Con las lluvias de los meses que vienen, eso será peor para el Lago, dice el informe.

La razón por la que piden (al BCIE) que saque esas sustancias del lugar, es porque también hay contenedores destapados con residuos de sustancias como Trementina; y barriles plásticos, destapados y otros metálicos y oxidados, en mal estado llenos de diluyentes, pinturas y barnices que podrían verter su contenido hacia el lago. Las consecuencias serán desastrosas. Lo del derrame de Mercurio data desde un estudio de 1993, hecho por el antiguo IRENA, donde demostraron que en las aguas que salían de la Pennwalt hacia el Lago, habían niveles de hasta 200 por ciento de Mercurio, mucho más alto que lo permitido en las fábricas de Europa. Por día salían 6 kilogramos de Mercurio hacia el Lago. La Pennwalt calculó en su momento que anual perdía 216 toneladas de Mercurio.

Vale decir que esta resolución de la Procuraduría, surgió por las denuncias del Centro Universitario de Defensa del Ambiente, «Francisco Méndez», cuyo representante, el abogado Adrián Meza Soza, tiene entablada una demanda contra el BCIE por los daños físicos y morales ocasionados a por lo menos una treintena de ex obreros de la antigua Pennwalt. El BCIE es acusado porque fue el banco que se quedó con todo lo que fue la Pennwalt, cuando esta empresa fue cerrada por el Estado en enero de 1992. El BCIE entró en escena porque en 1981, le había prestado a la Pennwalt 4 millones de dólares para que remodelaran su maquinaria. Como la Pennwalt no les pudo pagar, el BCIE la «absorbió».

Según la denuncia de la Procuraduría, el BCIE, antes de que se haya llevado todo ese veneno, deberá desmantelar todo el sistema de tuberías de la antigua fábrica y lavar todo; pero, además, deberá tratar las aguas provenientes de los lavados, evitando que se vayan hacia el Lago. Debe cerrar todos los tanques y depósitos para evitar la introducción de la fauna local, dice la resolución.
Antes del traslado de esas sustancias, sigue la resolución, debe almacenar las sustancias en recipientes en buenas condiciones, resistentes al calor y las lluvias. Luego debe llevarse todo el Toxafeno, Mercurio y demás sustancias porque están en mal estado y por el peligro que ponen al país. En otras palabras, clausurar todo lo que fue la Pennwalt-HERCASA.
«Esto debe ser urgente porque la población y el Ambiente están en peligro», dice la resolución de la Procuraduría, enviada al MAGFOR porque ese ministerio es el que se encarga del manejo y control de plaguicidas y demás sustancias tóxicas, por mandato de la Ley Básica Para la Regulación y Control de Plaguicidas.
Para el doctor Meza Soza, representante de un grupo de ex obreros de la Pennwalt, el MAGFOR debe actuar con seriedad y mejor aún, hacerle caso a la petición de la Procuraduría. Si el MAGFOR, decide otra cosa, deberá demostrar que lo dicho por la Procuraduría es falso, lo cual es arriesgado porque eso del Toxafeno y el Mercurio no sólo la Procuraduría lo afirma, sino el mismo BCIE en sus informes, dice Meza.
De cualquier manera, la resolución la deberán tomar en consejo técnico con el MINSA y el MARENA; y apegada a una resolución de las Naciones Unidas sobre sustancias contaminantes, en la cual prohíben las 12 sustancias más tóxicas (la docena maldita), entre ellas el Toxafeno, un plaguicida que causa Cáncer y demás enfermedades (es considerado a nivel mundial como una amenaza para los ecosistemas) y que en los años de Somoza, fue usado para combatir las plagas del Algodón.

 16 de Abril de 2002 |  END  —Joaquín Tórrez A.—
Por la contaminación de su Pennwalt

Cuantiosa demanda al BCIE
* Todavía hay mucho veneno almacenado
* 11 millones de dólares para 34 trabajadores contaminados
* Además, piden la restauración ambiental del lago Xolotlán
Una demanda por más de 11 millones de dólares; más una compensación al Estado de Nicaragua por todos los daños producidos al ecosistema del Lago de Managua, producto de los derrames de Mercurio. Eso dice una demanda que días atrás introdujeron ante la Procuraduría del Ambiente contra el Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE.
Esta demanda es por los daños causados a unos 34 obreros que dedicaron buena parte de su vida a laborar en la antigua empresa química Pennwalt; y que ahora, debido a la constante exposición a los químicos que producía esa empresa (Cloros y Soda Cáustica) se contaminaron y sólo viven, aunque suene duro, esperando en que sus dolencias acaben con sus días.

Para exigir estas indemnizaciones y para la compensación al Estado por daños al ambiente, el doctor Adrián Meza Soza (director del Centro Universitario para la Protección del Ambiente «Francisco Méndez», de la UPONIC), en representación de los trabajadores, alude a una serie de artículos de la Ley de la Procuraduría del Medio Ambiente; y para ello, le pide a la Procuraduría que actúe judicialmente contra el BCIE, ya que este banco fue el que se quedó con todos los bienes de lo que fue la antigua Pennwalt. «Que por medio de las acciones judiciales que emprenda esta Procuraduría, le sean compensados al Estado los daños producidos por los derrames de Mercurio de la Pennwalt al Lago de Managua, o en su defecto asuma el BCIE la responsabilidad de garantizar la rehabilitación de los ecosistemas dañados por la acción contaminante», dice el escrito del doctor Meza.
 Los 11 millones de dólares que exigen de indemnización para los 34 trabajadores, es para compensar todos los daños que a estos obreros les provocó la exposición al cloro, al mercurio y la Soda Cáustica. En esto incluyen todos los gastos médicos de los obreros y el llamado «lucro cesante» que implica todo lo que estos obreros han dejado de percibir como ingreso desde que les fueron diagnosticadas sus enfermedades. Vale destacar que cada examen que le hacen a estos obreros, les muestra grandes concentraciones de plomo en la sangre. Aparte de ello, muchos ya perdieron la movilidad total debido a que los químicos les destruyeron sus huesos y por supuesto, la vida. Por ello es que mantienen estas demandas desde que la Pennwalt fue cerrada en 1992.

De acuerdo a la abogada Susie Duriez, del equipo que apoya a los obreros, esta demanda la abrieron por la vía civil años atrás. Posteriormente, la juez que seguía el juicio, llamó a los directores del BCIE, a que sentaran su posición sobre el caso. Pero, según Duriez, contrario a lo que dicen los códigos de procedimientos judiciales, la jueza escuchó los alegatos del BCIE, sin que la parte acusadora estuviera presente. «Por eso, pusimos una queja ante la Corte Suprema de Justicia, contra la jueza del juzgado sexto civil de distrito, Zorayda Sánchez Padilla. Pero ella, decidió no seguir con el juicio y lo pasó a la jueza del juzgado primero, Yelba Aguilera. Y desde que tomó el caso esta jueza no hemos sabido nada, está estancado. Por eso es que decidimos poner la denuncia ante la Procuraduría del Ambiente. Si aquí no hacen nada contra el BCIE, vamos a recurrir de Amparo ante la Corte Suprema y si seguimos sin ser escuchados, vamos a elevar nuestra voz ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos», dice Duriez.

En septiembre del año 2001, la ex Procuradora del Ambiente, Marianela Rocha, emitió una resolución en la que le pide al Ministerio de Agricultura y Forestal, MAGFOR, que declarara «contaminador» al BCIE. Esta petición fue al MAGFOR porque ese ministerio es el que se encarga del manejo y control de plaguicidas y demás sustancias tóxicas, por mandato de la Ley Básica Para la Regulación y Control de Plaguicidas.

Esa vez, la Procuraduría del Ambiente le pedía al MAGFOR que le exigiera al BCIE que se llevara todo el veneno que quedó almacenado tras el cierre de la Pennwalt. Pero, antes de que se llevara esos químicos (Toxafeno y Mercurio), que desmantelara todo el sistema de tuberías de la vieja fábrica y lavara todo; y además, que tratara las aguas provenientes de los lavados, evitando que se vayan hacia el Lago. Que cerrara todos los tanques y depósitos para evitar la introducción de la fauna local al antiguo edificio de la Pennwalt, decía la resolución.

VENENO SIGUE EMBODEGADO

«EL BCIE dice que lo que hicieron fue envasar todos estos químicos tales como Toxafeno y Mercurio, pero a nosotros no nos consta porque hasta ahora, la jueza, el MAGFOR y la Procuraduría no nos ha informado», dice Duriez.

La solicitud de la ex Procuradora pedía que obligaran al BCIE a llevarse fuera del país las 350 toneladas de Toxafeno y otras tantas de Mercurio, que según los análisis hechos por la Procuraduría, están almacenados donde antes fue la Pennwalt.

Según esos estudios, el 8 de agosto del 2001, junto a gente del BCIE, del Ministerio del Ambiente, MARENA, y especialistas de la UCA, se conoció que donde antes fue la Pennwalt-HERCASA están embodegados 18 mil 380 galones de Toxafeno (350 toneladas), y otra cantidad de Mercurio que son una «bomba de tiempo» para Managua y sus alrededores.

En su denuncia, la Procuraduría decía tener copias de informes internos del BCIE, que señalan que «existen 41 tanques y 8 reactores donde fue HERCASA (Hércules de Centroamérica, fábrica vecina de la Pennwalt)». Aquí es donde se dice están las 350 toneladas de Toxafeno y los derrames de Mercurio.

Lo del derrame de Mercurio data desde un estudio de 1993, hecho por el antiguo IRENA, donde demostraron que en las aguas que salían de la Pennwalt hacia el Lago habían niveles de hasta 200 por ciento de Mercurio, mucho más alto que lo permitido en las fábricas de Europa. Por día salían 6 kilogramos de Mercurio hacia el Lago. La Pennwalt calculó en su momento que anual perdía 216 toneladas de Mercurio.

BCIE SE QUEDO CON TODO

El BCIE es acusado porque fue el banco que se quedó con todo lo que fue la Pennwalt, cuando ésta empresa fue cerrada por el Estado en enero de 1992. El BCIE entró en escena porque en 1981, le había prestado a la Pennwalt 4 millones de dólares para que remodelaran su maquinaria. Como la Pennwalt no les pudo pagar, el BCIE la «absorbió». Ahora, los abogados que representan al grupo de obreros afectados, esperan que la Procuraduría del Ambiente, actúe con la misma celeridad con que actuaron esa vez, para declarar contaminador al BCIE. Pero sobre todo, que actúe con humanismo ante el drama de estos obreros que por años, fueron expuestos ante toda clase de químicos, entre ellos el Mercurio y el Toxafeno, uno de los llamados venenos de la docena maldita (las 12 sustancias más tóxicas según la ONU), un plaguicida que causa Cáncer y demás enfermedades y que en los años de Somoza, fue usado para combatir las plagas del Algodón.



 
 

Ensayo de Seguridad Ciudadana en Barrios del Distrito Dos de Managua.

29 de Agosto de 2000 |  END—LIZBETH GARCIA—
Managua, Distrito Dos
 Loma Linda,
pandilla «Tomateros»,
pandilla «De la Parrilla»,
César Omar Danlí Arévalo, abogado defensor de Javier Antonio Mendoza, alias «Negro Malo», indicó que la juez Quinto de Distrito del Crimen de Managua tipificó como asesinato lo que a su juicio era un homicidio, «pues hubo muerto porque fue un pleito de pandillas enemigas no planificado y ninguno tenía intención de matar». Jorge Luis Sandoval, conocido como «Cara de Luna» supuesto líder de «Los Tomateros»,  hijo de agente del Distrito Cuatro,  Luis Alberto Sandoval,  dicho por testigos del barrio Loma Linda. , falleció días atrás a manos de miembros de la pandilla «De la Parrilla», cuyos miembros lo interceptaron en una calle y le dieron pedradas y tubazos cuando éste andaba comprando «chincacas» de pollo. el asesinato del presunto pandillero de Loma Linda, su defensa anunció que apelará la sentencia, por considerar que no estuvo ajustada a derecho.

  25 de Abril de 2001 |  END     KARLA CASTILLO—
Managua, Distrito Dos
 barrio Rafael Ríos, en las cercanías del IFAGAN
pandilla «Los Cholos 48»,
Dos supuestos miembros de la pandilla «Los Cholos 48», que asolan el barrio Rafael Ríos, en las cercanías del IFAGAN, fueron heridos de bala por
 Heriberto Valle, propietario de una pulpería, narró que a eso de las 11 PM sábado, en su casa,  irrumpieron a la fuerza 4 pandilleros  «El Zurdo» Erving Peña, «El Espanta niños», «El Cholo Ocón» y «El Pando» Pablo Zamora».  El Zurdo con un machete y me dio en la barriga,  disparé varias veces y lo herí.  Peña recibió dos balas, mientras Pablo Zamora herido de refilón, ninguno se ha atrevido a presentar denuncia   don Heriberto sí recurrió a  denunciar a los delincuentes que amenazaban destruir su casa, agredir a su familia y llevarse todo lo que encontraran a su paso.
 

11 de Noviembre de 1998   END KARLA CASTILLO —
Managua, Distrito Dos
barrio "Maldito"
homicidio Cristian Ramón Barrantes Saballos, (Irving Manuel Avellán, de 17 años, es el acusado y tambien los vecinos lo acusan de herir en el ojo a un hombre y se lo vació )

 4 de Marzo de 2002 |  END  ORLANDO BARRIOS CRUZ
Managua, Distrito Dos
 colonia Morazán,  frente al Barrio Rafael Ríos
pandilla «Los Cholos», de la Casa Pellas Acahualinca, cuatro cuadras Abajo, una cuadra al Lago, en el barrio Rafael Ríos.
 identificados con los alias de «La Gerardona» y «El Mudo», están prófugos de la justicia, luego de lesionar a los hermanos Roberto José y Evaristo Manuel Rodríguez González, cuando éstos compraban licor en la pulpería «El Comandante». El hecho ocurrió el 2 de marzo,11 PM.

6 de Febrero de 2001 |  END —LIZBETH GARCIA—
Managua, Distrito Dos
barrio Monseñor Lezcano,
pandilla de «Las Vegas»
pandilla de «Las Malvinas»
  Nelson Alberto Silva, «El Gordo», murió  por una bala lanzada por uno de los miembros de la pandilla de «Las Vegas», quienes iban siguiendo a un pandillero de «Las Malvinas», agrupación a la que supuestamente pertenecía el ahora occiso, lo que el padre de la víctima también negó.   el día de los hechos   Erving Antonio, quien rindió declaración indagatoria , estuvo en su casa y sólo salió para comprar dos cajillas de gaseosas y «nunca ha tenido que ver con pandillas...

31 de Julio de 1999   END   MOISES GONZALEZ SILVA—
Managua, Distrito Dos
Linda Vista,
la Policia capturaró a 5 personas que tenían causas pendientes con los juzgados, por los delitos de robo con fuerza, homicidio y maltratos.

Managua, Distrito Dos
pandilla "Los Playeros"
 La Policia detiene a tres miembros de la pandilla "Los Playeros"

Managua, Distrito Dos
pandilla Las Gorgolas
Cuatro pandilleros de pandilla de "Los Gárgolas" fueron detenidos por La Policia.  Estos  serán procesados por daños a la propiedad en perjuicio de la señora Rina María Cardenal.
 

24 de Diciembre de 2001  END  ORLANDO BARRIOS CRUZ
Managua, Distrito Dos

pandilla «Los Párbulos»   del Barrio San Sebastian
pandilla «Los Gerber Boy» del barrio Cristo del Rosario
El hecho ocurrió del Cine Blanco 5c  al lago, 1/2c cuadra arriba, a las 11:50PM del 22 de Dciembre 2001, cuando elementos penetraron a la vivienda para agredir a la familia del menor. Mientras ambas pandillas sostenían un enfrentamiento de balazos y pedradas.Edwin Francisco Morales 12, recibió un balazo, captura de Germán de Jesús González Esteban, alias «Shazan» 29, Douglas Arauz, 18, Boanerges Aguirre Valdivia, 20, alias «Pul» y Oscar Antonio Gutiérrez Jiménez, 23 .
la pandilla de «Los Gerber Boys»,  señalados de intentar matar al menor, «Shazan»  señalado del disparo.

11 de Enero de 1999   END  MOISES GONZALEZ SILVA
Managua, Distrito  Dos
antiguo barrio San Sebastián
decenas de casas azotadas por pandilleros autollamados "Los Playeros", "Los Bukis", "Los Cholos", "Los del Chilamate", "Los Tapiceros" y otros que viven en los asentamientos del lado de la playa. Los pandilleros arremetieron las viviendas con grandes piedras, destruyendo los techos y puertas de por lo menos doce casas.
los pandilleros Sergio Alexander Altamirano (nañito) y  Pedro Mendoza Guzmán "El Caballo".  miembros de "Los Playeros"  han sido acusados de robo con intimidacion.
 

4 de Octubre de 2002 |   —ORLANDO BARRIOS CRUZ—
Managua, Distrito
 barrio Bóer    incidente: de los semáforos de la Asamblea Nacional, cinco cuadras Abajo.
pandilla «Los Sata»
Un hombre y una bebita resultaron lesionados, 6 miembros de la pandilla «Los Sata», del barrio Bóer, se presentaron a su casa, para lanzar piedras, al parecer, en venganza   la agresión de los pandilleros ocurrió el lunes, 10 AM, resultó herido Danilo López,   hasta las dos de la tarde de ese día que logró salir de la casa, para dirigirse a los juzgados y hacer formal denuncia, ya que la Policía no se presentó al lugar, pese al llamado.  López reveló  autoras de la agresión; Francisca Pérez Cortés, Jessenia Tijerino,  Carlos Giovanni, «Cara de Mono» y la «Karla Flaca».




index www.manfut.org
BARRIOS DE MANAGUA    MAPAS DE MANAGUA         MANAGUA  MANFUT.ORG   Transporte Publico - problemas y soluciones