Distritos y Barrios - Salón de Alcaldes de Managua - Glosario de las Viviendas de Managua - Memoria de Managua Terremotos de Managua- Lago Xolotlán Managua Indígena / Managua Colonial / Orates de la Vieja Managua / Museo Nacional de Nicaragua / Huellas de Acahualinca Catedrales de Managua /  los Mercados de Managua  /  Seguridad Ciudadana / Personajes de Managua / Lagunas de Managua / Calles y avenidas códigos de  identificación / Cementerios de Managua / La Mora Limpia Real Audio por Camara Bach.Cronologia de Managua  basurero La Chureca   Fiestas Patronales de Santo Domingo de Guzmán Tour Viejos Barrios  Managua de Gratus Halftermeyer 1  3  4  6  7

 
 

El Alcalde don Pablo Leal construyó el hermoso Palacio de Ayuntamiento, en los terrenos del extinto Cuartel Principal.
La fachada tiene semejanza con el Templo de Minerva. En uno de sus frontones está colocada una placa de piedra, un tanto ilegible la leyenda, y que estuvo en el primer cabildo, edificado por el primer Alcalde de la Villa de Santiago de Managua.

Después de una laboriosa operación de aprendicetomía, murió el 4 de febrero de 1926 en el Hospital Rosales, de San Salvador, el prestigiado escritor y poeta managuense Salvador Ruiz Morales, quién hacía poco tiempo había regresado de Alemania donde desempeñaba el cargo de Cónsul de Nicaragua. Años más tarde sus restos fueron traídos al solar nativo y sus funerales tuvieron en Managua carácter de apoteosis. Ruiz Morales, el poeta caballero de Managua, murió en plena juventud, cuando se abría un risueño porvenir para él, dada su caracteristica de cultura y de inteligencia poco común. Amigo en toda línea, buen corazón buen hijo de Managua, su muerte constituyó una pérdida para la patria. Como escritor, cuando usaba la ironía, firmaba con el seudonimo Pedro Roa; como poeta romántico firmaba Juan Silva y como caballero se daba entero en aras de la amistad. Era todo un liberal en la acepción del Vocablo.

El 1ero de noviembre de 1926 murió en su quinta del barrio de Colón, cargado de años y de merecimientos, el ilustre doctor don Modesto Barrios, reputado como el mejor orador centroaméricano, Jurisconsulto de nota, codificador por autonomasia, todos los abogados del país le llamaban Maestro por sus grandes méritos era llamado a ocupar elevados puestos en administraciones de los dos partidos. Liberal de la escuela de Jeréz, venía actuando en la política desde la época de los 30 años. Fué periodista, de pluma doctrinaria.

En 1928 fué construido el Palacio de Comunicaciones, de pura piedra, que el terremoto del 31 derrumbó totalmente.

El 21 de agosto de 1928 murió don Félix Pedro Largaespada, declarado de antemano Benemérito de Managua por la municipalidad que presidía don Humberto Pasos Díaz. Ese día la Municipalidad presidida por el General José Maria Zelaya Cardoza se declaró en sesión permanente, declaró duelo de Managua, y se trasladó en cuerpo a la casa mortuoriapara llevar el cadáver al Palacio de Ayuntamiento, en donde fué colocado en capilla ardiente.

Los funerales revistieron gran solemnidad y millares de ciudadanos acompañaron el cadáver del Benemérito de Managua a su última morada. La pasión de don Félix Pedro fué su amor a la ciudad natal.

Después de cruenta lucha volvió al poder el Partido Liberal, en 1929, que toma posesión el General José María Moncada.

Cosntruyó la Casa Presidencial en la Loma de Tiscapa.

Es un Palacio de construcción moderna, con motivos moriscos combinados con los nuevos giros de la arquitectura. Su imponencia y su aire señorial llama poderosamente la atención, siendo visible desde cualquier punto de la ciudad.

Fué inaugurada el 4 de Enero de 1931.

Estableció el Ministerio de Sanidad y construyó el Instituto de Higiene y laboratorios.

Quedarón inauguradas las rutas aéreas. Podemos ahora ir a almorzar a Guatemala y cenar en México, en un mismo día.

La última Corporación Municipal de 1928 a 29 la componían el General José María Zelaya Cardoza, Alcalde propietario, don Guillermo Solis L. Suplente; don Rodolfo Sotomayor, don Emilio Lara, don José Frixione, don Rafael Guillén Morales, don Nicolás Estrada, regidores y Síndico Dr. Alejandro Zuñiga Castillo. El Presidente Moncada, por acuerdo de 31 de Octubre de 1929 declaró Managua, Distrito Nacional, quedando de hecho suprimidas las elecciones Municipales, y estableciendo el Gobierno Municipal con trés miembros, un Presidente y dos vacale, nombrados por el Ejecutivo. Los primeros miembros del Distrito fuerón don Jonás Alvarez, Presidente, y don Constantino Pereira y don José Frixione. vocales.
Las elecciones próximas para Alcalde casi las tenía ganadas el General Andrés Murillo; pero con ese decreto quedó sin acción.

Para favorecer a la clase proletaria el Presidente Moncada donó el terreno para la formación de un Barrio, en el lugar donde los Marinos Américanos tuvieron un Campo de Aterrizaje, y en donde pereció un Jefe Américano de apellido Bruce, al Oriente de la Ciudad. A cada quién se le dió un solar en calidad de obsequio, comprometiéndose a edificar en un término prudencial, y a no disponer de esa propiedad.

Actualmente el Barrio es populoso, con calles amplias y buenas edificaciones, y ha tomado el nombre de Campo Bruce que no significa nada, en vez de Barrio Moncada que quiere decir gratitud. En agosto de 1943 el Congreso Nacional dispuso que esos habitantes pueden disponer de esas propiedades con arreglo a la ley. El Barrio Moncada, tiene una Iglesia Católica y dos Evangélicas, escuelas, agua en abundancia, y luz eléctrica. Hay también una sección de Policía.

De 1928 a 29 empezarón los trabajos de la Iglesia de la Iglesia Catedral. La monumental armazón de hierro fué traída de Bélgica, junto con el Ingeniero Pablo Dambach, encargado de armarla. Gratuitamente se prestó para hacer de inspector de esos trabajos el Coronel José Dolores Estrada, uno de los managauas mas entusiástas por el mejoramiento del solar nativo.

El señor Presidente Moncada nacionalizó La Lotería que daba pingues ganancias a particulares. Hoy es Loteria Nacional de Beneficiencia y se aprovechan de esas ganancias el Hospital General, La Casa Nazaret, el Asilo de Méndigos, etc.

Fué creado el Ministerio de Agricultura y Trabajo, del cual fué primer Ministro don José Antonio Cabrera.

La llegada de los restos del General José Santos Zelaya en octubre de 1930 a la tierra natal, con procedencia de New York, constituyó una apoteosis que el pueblo liberal de Nicaragua le hacía al recordado Presidente. Desdes el arribo del Barco a Corinto, las alvas de artillería del puerto anunciarón el ingreso del cadáver, y así, de estación en estación, hasta la llegada del tren a Managua, fué una continua manifestación de aprecio y de satisfacción porque los restos del esclarecido hijo de Nicaragua iban a reposar en el patrio suelo. En el Salón del Congreso Nacional permanecierón un día en capilla ardiente, y de allí conducidos al panteón familiar del clausurado cementerio de San Pedro, el 12 de octubre del referido año. En los funerales llevó la palabra oficial el Vice-Presidente de la República Dr. Enoc Aguado.

El 6 de octubre de 1930 murió en San José, Costa Rica la apreciable dama managuense Esperanza Aguerri de Fiallos. Su cadáver fué traído a su suelo natal.

Pasan los años con las contingencias de la vida; pero queda en nuestra retina la visión del recuerdo de las cosas idas. El tiempo todo lo transforma, o altera, lo disminute, lo envilece o lo ennoblece, según las circunstancias.

Caminando por la populosa "Avenida Roosevelt", de Managua, bautizada así últimamente por el reconocimiento democrático y que hoy es la principal artería de la población, con suntuosos palacios que se hacen la competencia en elegancia arquitectónica, retrotraemos con la ayuda del recuerdo de la niñez, la visión de áquella calle sin nombre y sin importancia, con rampas mal construidas y antiestéticas, altibajos y quebraduras que formaban las aguas de la administración.

Las casas eran de construcción antigua, de adobes, unas con acera alta o baja o sin ella. Solamente habían trés casas de dos pisos, dos de las cuales aun existen; en el extremo sur de la que fué de don Luis López, hoy reedificada por el Gobierno del Dr. Juan B. Sacasa y ocupada por los talleres de la Imprenta Nacional, y la de don Asunción Cuadra, hoy del Instituto Pedagógico. La otra de dos pisos era la del Dr. Luciano Gómez, destruída por el terremoto del 31 de marzo de 1931. Allí estuvo el sindicato de aguardiente en la administración.

La Loma de Tiscapa y la explanada del hoy Campo de Marte eran potreros de don José Santos Zelaya, que años más tarde fuera militar de prestigio, hombre es estado y Presidente de la República. En la esquina N.O. del Campo de Marte, ex-mansión presidencial, había un beneficio de café, propiedad del mismo señor Zelaya, administrado primeramente por don Domingo Fonseca, y después por don Salvador Orochena P. Enfrente, hoy Fortaleza de El Hormiguero, éra el matadero público.

Citaremos a las familias autóctonas de Managua más conocidas que vivían en esa Avenida, caminando de sur a norte:
Después de don Asunción Cuadra, el Colegio de Varones que dirigía don Perfecto Zavala; las familias de don Salvador Ruíz, de don Evaristo López, de don Lorenzo Navarrete Dávila, de doña Fulgencia López, conocida más por Gencha Piura; la de don Chico Zelaya, hermano de don Santos, la de don Teodoro Picado, que era uno de los mejores sastres de ese entonces; la casa de los Alvarados Canachona y de don Manuel Torres- Chaflado, ( en áquella época era muy usual el apodo); la esquina de don Jesús Hernández Fonseca, que en la parte sur de la casa había construído un segundo piso para dormitorio; seguía la familia de don Hipólito Saballos. Este ciudadano tenía la particularidad de que al escribir su firma se leía: "50 Sebollas", seguía la familia de don Mariano Bermúdez y de doña Micaela Alvarez "Guisa", la casa de don Tio Pava, donde vendían el típico mondongo, y donde los trabajadores amanecían refocilándose. Ese local es ahora propiedad del doctor Máximo H. Zepeda.

Más allá seguía el General don Lisímaco Lacayo, frente al Hotel Lupone había una casita pequeña, esquinada , con puertas pintadas de rojo y agujereada por balas. Era allí el Cuartel de la Candilería, donde una patrulla de hombres se encargaba de arreglar y encender los faros de gas que alumbraban las calles de Managua. Estos faroles estaban colocados arriba de un poste de tres varas de altura, en cada esquina. Los candileros salían por esas calles con una escalera al hombro, en la mañana, en la tarde y en la madrugada a preparar, encender y apagar los faroles.

Entró el Siglo XX, el siglo de las luces, y vino la luz eléctrica a suprimir el alumbrado de gas. La casita de la Candilería fué ocupada por el Museo Nacional. Años más tarde fué destruida la Candilería, llamada siempre así aunque ocupara el Museo, y fué construido un edificio de mejor presentación y allí se estableció el "Club Internacional", que destruyó el terremoto. En ese mismo lugar está hoy un primoroso edificio con jardines al frente, una obra de gusto artístico, ocupada por las oficinas de la Panaire. El viejo Hotel Lupone es hoy el Gran Hotel, monumental fábrica, orgullo de la Avenida Roosevelt.

Más hacia el norte estaba la Casa de Corredor, o casa del Gobierno por donde desfilarón los clásicos hombres de los 30 años. Algunos a fuerza de buenos, llegaron al ridículo. El gran Palacio Nacional está en su lugar, el primer monumento de Nicaragua.

Hace 50 años no existía el Parque Central. Estaba sí la arboladura de mangos, que está hoy, mandada a sembrar por el alcalde don Francisco de Dios Avilés, progenitor de honorable familia managuense y conocido con el remoquete de don Chico del Palo.

En el centro de la plaza alcanzamos a ver la maroma de Charini, bajo de su gran carpa de lona y que trajo un elefante que decía Mama!, y hacía piruetas en el circo, parado en unos barriles.

Y llegamos con a mente al extremo norte de la hoy "Avenida Roosevelt", es decir, a la playa del Xolotlán. No estaba el ferrocarril. Eran unos barrancos; y en ese lugar con parte de lo que es hoy el Parque Darío, vivía el abuelo paterno del que escribe estos apuntes, junto con sus dos hijos adolescentes. Había adquirido título de propiedad y tenía una fábrica de adobes y elaboraba el primer pan francés, apellidado así porque el fabricante era original de Alsacia. Apodáronlo don Juan del Barranco.

Expropiado el terreno para el ferrocarril, mi abuelo recibió como indemnización la suma de 30 pesos de plata.

Hasta allí, agrandes rasgos, la que es hoy la hermosa Avenida Roosevelt, donde está el Poder Ejecutivo, el Banco Nacional y el de Londres, los mejores almacenes, el Palacio Pellas de varios pisos, y elegantes edificios de cemento armado. Por esa avenida han desfilado Presidentes de Centro y  Sud América, Ministros de Estado, extranjeros y diplomáticos. en esta Avenida vimos el primer desfile escolar; era Ministro de Instrucción Pública el Dr. Adolfo Altamirano.

Siendo presidente del Distrito don Constantino Pereira, acordó éste muy acertadamente, bautizar las calles de Managua con nombres de próceres y artistas que son orgullo de la Patria; pero llegó otro Presidente y borró lo que había hecho áquel, dejando el sistema de numeración que es engorroso y nada edificante. Las pocas que tiene nombre son populrmente conocidas. Todo el mundo sabe cuál es la Avenida Roosevelt, la Avenida Bolivar, la calle Colón, la calle Cabezas, la calle Largaespada; pero vayamos a saber cuál es la 3a Avenida oeste o la 11a Calle Sur. Lo sabrá solamente el que viva en esa calle. Además con los nombres propios enaltecemos la memoria de un héroe o de un artista y mantenemos en el alma del pueblo un recuerdo sagrado, digno de ejemplo.

Managua debe tener Calle Rubén Darío, Calle Zelaya, Calle Maestro Gabriel, Calle Vega Matus, Calle Mena, Avenida Morazán, Avenida Madriz, etc.

Los jefes de familia vecinos de esta Avenida que he nombrado, ya no existen. De áquellas casas hay pocas reparadas. Solamente está una, inalterable, desafiando al tiempo, como para atestiguar en estas memorias: La esquina de dos pisos del Instituto Pedagógico, de los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

En la época de los 30 años estaban bautizadas nuestras calles con nombres de los mejores hombres de Nicaragua. La memoria de éstos vivía latente en el corazón del pueblo y así aprendía a quererlos o a respetar su memoria. Era un modo de hacer Patria.

Había una calle de Martínez, en recuerdo del Presidente don Tomás Martínez, mantenedor de  la industria del café. Calle de Zavala, fundador de la Escuela de Artes y oficios y de la Biblioteca Nacional. Calle de Guzmán, propulsor de la libertad de imprenta; y la Calle Zamora, en recuerdo del poeta managuense Francisco Zamora, autor de la bella y recordada poesía "Yo pienso en tí", cuya musa inspiradora fué la señorita Flora Guzmán, hija del Presidente de la República, don Fernando Guzmán.

Bella, de una belleza, incomparale era Flora. Si hay aristocracia en la belleza, la de Flora era efectiva. El poeta, quizá enamorado, dijo en versos endecasílabos:

YO PIENSO EN TÏ

Cuando inclina su faz en el ocaso,
pálido el sol que el horizonte dora,
también se agobia mi cabeza, Flora,
con inmensa pasión, y pienso en tí.

Esta es la primera estrofa.

La casa del poeta era en el mismo punto geográfico - casualidad felíz - donde está hoy la Escuela de Bellas Artes, en la calle de su nombre, y que es la misma donde están la oficina y talleres de "Flecha", calle que en aquel entonces empezaba del arco de piedra de San Antonio y termina en la costa del lago. De ese arco ya hablamos anteriormente.

Del poeta Zamora nos ha sido dificil recoger datos. Su poesía más conocida es la anterior, que por su facilidad rítmica muchos la conservan en la memoria.

El nombre de la calle Zamora ha desaparecido, como han desaparecido los otros nombres ilustres bajo una fría indiferencia. quizá algún día un Jefe del Distrito bautice nuestras calles con los nombres de esos sujetos que fueron honra y gloria de la Patria o del Continente.

Actualmente sólo tenemos Calle Rigoberto Cabezas, (nombrada en la administración del Ministro del Distrito don Hernán Robleto), calle Largaespada, Avenida Bolivar, Calle Colón, Avenida Roosevelt, Calle 15 de Septiembre.

Mantengamos en el alma del pueblo el recuerdo de esos hombres que en los distintos órdenes de la vida han sido orgullo de la Patria. Aunque sea de ese modo contribuyamos a su inmortalidad. Ellos nos dejaron huella de luz. Nosotros recordémosles siquiera...

Las familias primitivas de Managua, fundadoras de la ciudad, son las siguientes:

López: Este es el apellido más popularizado y es el de máximo porcentaje en la población
Rivas
Solórzano
Martínez
Espinosa
Pérez
Fonseca (piojo)
Fonseca (collolito)
Fonseca (cuatillo)
Cuadra
Gómez (mapachin)  los Gómez de Granada no son mapachines
Gavarrete
Cornavaca
Lola
Alvarez
Olivares
de Trinidad
Largaespada
Morales
García
Chávez
Moreira
Manzanares

Los demás apellidos son importados como:
Zelaya ... granadino .... hay Zelaya de Honduras
Robleto...  granadino
Pereira
Gamboa
Jeréz ...de León
Briceño
Mendieta..de Diriamba
Alvarado
Velásquez..de Masaya
Montealegre
Gasteazoro..de Chinandega
Maliaño...de Rivas

El maestro don Abelino Serrano, hombre comprensivo y de un espíritu elevado, liberal de principios,se ha interesado siempre por las cosas de Managua, aunque él es originario de Masaya; pero vinculado  a nuestra ciudad. Actualmente escribe acerca de la labor meritoria del filántropo don Zacarías Guerra, con documentos de importancia que contribuirán en mucho al acervo de la historia local, en lo que se refiere al testamento del finado.

Hubo crisis después del terremoto. Muchos tuvieron que entregar al acreedor sus propiedades.

En la administración del doctor Juan Bautista Sacasa fue fundado el Banco Hipotecario y el Monte de Piedad con sucursales en las poblaciones principales de la República. Esto alivia un poco la situación.

Se empezó a reconstruir Managua. Muchas calles que tenían topes ya quedaron libres del estropiezo. Paulatinamenete surge la capital, aun con el dolor de la herida, recién abierta.

En terrenos que fueron de don Diego Maltez, al oriente, don Sofonías Salvatierra fundó en 1932 el Barrio Larreynaga, para vecinos pobres, y con facilidades de pago. La intención del señor Salvatierra fue hacer allí u barrio modelo. Se formó un comité para la edificación de un templo dedicado a Santa Juana de Arco, el que se logró levantar; pero no se terminó por abulia o por falta de concordia entre los del comité, y también por la falta de un sacerdote que es el único que puede hacer éstas obras. Pareciera que el Barrio Larreynaga está dejado de la mano de Dios. No hay vigilancia policíaca. No hay escuelas; pero hay tabernas y de vez en cuando llegan por allí los rateros. El Barrio Larreynaga tiene sí un don e la naturaleza; clima y ambiente sano por el aire puro que se respira.

El 2 de enero de 1933 el cuerpo de Infanteria de Marína y fuerzas de los Estados Unidos salieron de Managua, de regreso a su Patria. En número total de 956 hombres se embarcaron en Corinto así: En el transporte Antares, 17 oficiales y 304 soldados, y en el transporte Henderson, 63 oficiales y 511 soldados; y en 22 aeroplanos que emprendierón el vuelo desde este aeódromo, se fueron 61 oficiales y soldados.
insert.....
25 DE AGOSTO DEL 2002 /  La Prensa     Mario Fulvio Espinosa          Nuestra Gente: Cosas Veredes Sancho Amigo  Trabajó medio siglo en la producción  de luz y fuerza 
 

Su nombre es Carlos Alberto García Márquez. Comenzó a laborar como  “aprendiz” en la  empresa   norteamericana Central  American Power, que era  la que proporcionaba  energía a los managuas  de los años treinta.  Durante cincuenta años  fue responsable de las  plantas eléctricas de Los  Manguitos. Hoy considera que esa institución jamás supo apreciar sus esfuerzos

               Los primeros trabajadores de la Planta Eléctrica. Año  1934. De derecha a izquierda: Moisés Henríquez,   Guillermo Fernández, Juan José Hurtado, Carlos  Alberto García y Carlos Ramos.
                
   Del puente El Edén media cuadra abajo, como quien va hacia La Tiendona —a mano   derecha— existe una casita chiquita y metidita donde funciona un remedo de  pulpería, ahí vive don Carlos Alberto García Márquez, nacido en el Barrio Santo Domingo un 17 de marzo de 1913, por cierto un Lunes Santo.    Este anciano, bajito, ladino y sin pelos en la cabeza, guarda muchos recuerdos del   barrio que le vio nacer: “Dejé el ombligo en una casa situada esquina opuesta a la  Iglesia, que en ese tiempo era una ermita de dos aguas construida con tablas  destartaladas y una torre cuadrada anexa, con un tambo para el campanario. Frente  al templo existía un patio donde se construía año con año la plaza de toros de las  fiestas agostinas. 

              Esa iglesia fue muy concurrida, y lo fue más cuando pasó a manos de los jesuitas,  que lo primero que hicieron fue botar el templo y construir otro que tenía dos  torres elegantes, y en medio de ellas una gran estatua del Corazón de Jesús que tenía abierto los brazos y permanecía de pie sobre el mundo. Debajo una leyenda decía:   “Venid a mí todos”. 

              Después nos fuimos a vivir al Barrio Largaespada, por donde después se construyó  el Cine Salazar, esos terrenos eran propiedad de un tal doctor Campari. La Catedral  era una construcción mediana de piedra cantera con un frontispicio de tres niveles. Al lado norte, el del lago, se le había construido una especie de torre en cuya parte  superior quedaba el campanario. Esa iglesia fue demolida para dar paso a la construcción de la que actualmente está en ruinas. Frente a Catedral estaba el  Parque Central, rodeado de una elegante verja de hierro y con un bonito kiosco de  ese mismo metal en el centro. 

              Frente a la parroquia estaba el Club Managua y más para acá vivía Pablo Leal que era un famoso boxeador. En la otra esquina estaba la Alcaldía. Entre los vecinos de  ese barrio estaban los Bernheim, los Bengoechea, los Leal, los Báez y los Valle, la diversión era que muy temprano en la tarde nos ponían a rezar, a veces nos daban permiso de salir a jugar el escondido, omblígate, pegue sentado, pero ya a las nueve   teníamos que volver a casa porque, recuerde usted, que entonces éramos muy cumplidos los chavalos, se respetaba mucho a los viejos y se les obedecía.    Yo estudié un año donde los Hermanos Cristianos debido al apoyo que me brindó  mi padrino, don Toribio Matamoros, que era casado con doña Fanny Díaz, hermana  del presidente Adolfo Díaz. Después pasé al anexo de ese centro, que llevaba el   nombre de Monseñor Lezcano y estaba situado frente al Campo de Marte.    Lo que pasa es que mis padres eran muy pobres. Éramos diez hermanos, cinco   varones y cinco mujeres, mi papá, don Francisco Márquez era impresor, pero después se dedicó a la zapatería; mi madre se llamaba Bernabela. 

              LAS BUJÍAS ERAn “COSAS DEL DIABLO”Cuando yo era un niño ya había luz  eléctrica, pero la gente decía que la luz era cosa del Diablo. Decían que eso no  servía, que alumbraban más las lámparas de carburo, las de gasolina, los candiles y  las candelas, añadían muchas otras razones. Lo que pasa es que la gente tiene temor  a los cambios y se aferra con fuerza a las cosas del pasado.    Mis abuelos decían que cuando no había luz eléctrica las calles de Managua se  alumbraban con candiles, había un candil en cada esquina y un empleado de la  Municipalidad se encargaba de encenderlos a las seis de la tarde y apagarlos en la   madrugada. Para fabricar, reparar y cargar con gas los candiles existía una casa,  donde los serenos hacían esas labores, esa casa se llamaba “La Candilería”, pero no tengo ni idea en qué época fue eso. 

              La Managua que yo conocí de niño era muy pequeña. Pero desde aquel tiempo la   Planta Eléctrica estaba ubicada en terrenos de la Quinta Nina, y sigue en ese lugar  entre palos de mango y numerosas palmeras de coco.    Las primeras plantas eléctricas datan de 1902. Las trajo un señor de apellido Peña.  Un día este señor se declaró en quiebra y las vendió a la empresa norteamericana Central American Power.   Ya para ese tiempo me gustaba leer y estudiar el libro de Ciencias Naturales donde   había elementos de biología, química, electricidad, física y dinámica. Me interesó un  apéndice que se refería a la máquina de vapor, allí estaba todas sus piezas y sus mecanismos de fuerza, yo me los aprendí porque me gustaba la mecánica y todo lo  referente a la electricidad. 

              El ferrocarril recorría toda la orilla del Lago de Managua, y ya en tiempos de  Emiliano Chamorro, creo que allá por 1917, circulaban unos pocos carros, pero el  transporte citadino era en berlinas tiradas por caballos. Durante el día había mucho  movimiento entre los dos mercados, el San Miguel y el Central. Del San Miguel una  cuadra al norte estaba un edificio de dos pisos propiedad de don Max Borge, allí  estaban las oficinas de la Central American Power. Esquina opuesta quedaba la  Ferretería Mendoza, de ahí una cuadra abajo la Librería Alemana, donde un día  compré esa estampa de San Rafael que usted ve ahí y que está volando los pedazos. 

              Después del terremoto de 1931 comencé a trabajar como aprendiz en la Planta  Eléctrica. 

              ¿De ese terremoto qué recuerda?
              Mis padres ya habían caído en una etapa más pobre todavía, y vivíamos frente a   donde es ahora el Granero Nacional, ahí había un estadio donde jugaban el San   Fernando, El Bóer, El Managua y El Granada. Después estuvo por ahí el Hospital de  la Guardia.    Entré a la Planta Eléctrica por recomendación de un amigo de mi padre, don  Teodoro Montalbán, yo tenía 16 años. Conste, que ya a los once años era un  zapatero consumado, porque en esa época uno tenía que buscar oficio porque no  podía andar de balde... ¡Ahora qué capaz! Todos andan de vagos de un lado a otro  buscando vicios y diversiones. 

              Mi maestro en la Power fue don Moisés Henríquez, que era el que manejaba las  unidades eléctricas, tendría para entonces unos cuarenta años, era alto, negro, mal   encarado, me decía: “Aquí vos venís a aprender y no a perder el tiempo, fijate bien en lo que estás haciendo y sacá conclusiones de cómo hacer mejor las cosas”.    La planta la manipulaban seis hombres, ese era el personal, dos operadores, dos  ayudantes y dos mecánicos. 

              ¿Qué tipo de plantas tenían a su cargo?
              Trabajábamos con tres unidades de generación eléctrica marca “Busch Shultze”. Se   suponía que generaban 500 kilovatios, pero no desarrollaban ni 300, en el día    trabajábamos con una unidad, en la noche con dos, pero un ratito, de las seis a las  siete para mientras levantaban “el pico”, después quedaba una. Así se cubrían las 24   horas, porque había que mantener operando una bomba de la Aguadora. 

              ¿Cómo era la demanda de energía en ese tiempo?
              Casi nadie ocupaba la luz, sólo ciertos individuos. El alumbrado de las calles estaba  dividido en tres secciones, norte, sur y centro, las bujías de cincuenta estaban para   el centro, los barrios se alumbraban con bujías de 25 wats. El problema era la poca  potencia de la máquina, que hacía que esas bujía alumbraran como candelas. 

              ¿Y con esas máquinas se movía la industria de Managua?
              Sí, pero era muy poca, sólo los talleres de la Sin Fin, los de Sajonia, los talleres del  Ferrocarril y otros pocos. La Casa Presidencial tenía un swicht especial que nadie  podía tocar. Era más alumbrado que otra cosa lo que había. 

              Allí, en la planta, trabajé durante cincuenta años. Recuerdo que la Power tuvo dos  momentos tristes, sufrió un terremoto en El Salvador que desbarató todito el  alumbrado, y aquí otro terremoto en 1931 que la dejó en la calle. Entonces vendió al  Gobierno lo poco que le quedaba, porque ella tenía una concesión de cincuenta  años que no pudo aprovechar.   Las máquinas eran de diesel rubio y generaban 13 kilovatios por galón. Por aquellos   tiempos nunca hubo los problemas que se plantean ahora con los precios y la escasez del bunker o petróleo. 

              Cuando el Gobierno compró la empresa, uno de los periódicos que siempre atacó   ese proceder fue “La Prensa” que en un titular decía “La destartalada Diesel”, en  referencia a la mala compra hecha por el Estado.   Esa venta ocurrió como en 1938 ó 39, ya en 1941 se instaló la primera máquina   “Wortingthon”, de ocho cilindros de 700 y mil caballos de fuerza. En Managua el  alumbrado comenzó a generalizarse rápidamente, lo que obligó a la Empresa a  comprar otra máquina de 1,500 caballos para mil kilovatios. Pero eso fue poco, ahí   nomasito se tuvo que comprar otras dos máquina más grandes para satisfacer la   demanda. 

              Nicaragua fue progresando aceleradamente, y ya después se compraron unidades    de setenta, mil y hasta doscientos mil kilovatios, pues para decir algo, en los   hogares ya se utilizaban planchas, refrigeradoras, mantenedoras, y toda clase de  aparatos movidos por electricidad. La gente le había perdido el miedo a la energía y  gozaba de las facilidades que ella le daba.  Cuando abandoné el trabajo, la empresa tenía dos unidades diesel, cuatro unidades   Wortinghton, dos unidades de cuatro mil caballos marca “Norbert”. Dejé de trabajar  en 1980 después que entraron los sandinistas. 
----------------end

En octubre de 1933 un temporal de varios días se desató, y la playa aumentó bastante al extremo de inundar totalmente el Barrio de Miralagos, cercano a la Estacion del Ferrocarril, y en donde vivían centenares de familias pobres que quedaron sin hogar, debido a que unas casas cayeron  y otras estaban inhabitables porque quedarón adentro del lago. Don Antonio Silva, dueño de una extensión de tierra al oriente del Campo de Aviación, llamó a los damnificados y en un rasgo de filantropía de una alma generosa, les dió un solar a cada uno de los más pobres, a un precio irrisorio y al crédito para que le pagaran hasta después que edificaran. También les proporcionó maderas a muchos de ellos. Así se formó el hoy Barrio de Silva. hace poco tiempo murió don Antonio Silva, autóctono hijo de Managua. En su tiempo fué Alcalde y regidor. Donó el terreno donde se construye la iglesia del Calvario.

De tránsito para los Estados Unidos estuvo en la capital visitando al señor Presidente Sacasa, el señor Presidente de Panamá, Dr. Armodio Arias, quien fué recibido en el aeropuerto con los honores de estilo, por nuestro gobernante y el elemento oficial.

También estuvo en esa misma administración, el Presidente electo de la República de Colombia, Dr. Alfonso lópez, quien hoy por segunda vez ocupa ese alto cargo en su Patria. Ambos fueron huespedes del señor Presidente Sacasa, en esa presidencial.

Ha hecho labor cultural la Asociación de escritores y artistas, sección de Nicaragua, cuyo actual presidente es el doctor Andrés Vega Bolaños, espíritu dilecto,que ha patrocinado la Exposicion del Libro, en ocasión del aniversario de Darío y con el fin de estimular a los autores nacionales que sin apoyo ninguno laboran por la bibliografía patria.

No es necesario hablar del poeta. Mucho de él se ha dicho y la grandeza de su genio es conocida en todos los países, y allí en la ribera la admiración de su pueblo.

El escultor se inspiró en algunas de sus composiciones para realizar el monumento, y en la barca de la poesía llevando en la proa a la diosa de la Fama, se pregona la grandez del Panida.

y se lee:

Yo soy aquel que ayer no más decía
el verso azul y la canción profana,
en cuya noche un ruiseñor había
que era alondra de luz por la mañana.

El dueño fuí de mi jardín de sueño,
lleno de rosas y de cisnes vagos,
el dueño de las tórtolas, el dueño
de góndolas y liras en los lagos.

El turista al leer los versos en el mármol del genio extraordinario, meditara en su gloria: "en la gloria de mas excelso poeta del habla española, El poeta que con su genio rompió en mil pedazos el metro de cristal de la real academia Española, la que lloró su muerte, y se descubre ante su gloria.

El poeta Machado dijo: "nadie su lira tañe si no es el mismo Apolo, nadie esta flauta toque si no es el mismo Pan".

A raíz de su muerte Managua organizó un comité que empezó a funcionar en 1916 para allegar fondos pr0 monumento, y que fué organizado así:
Presidente: Rosibel Martínez, Vice-Presidente: doña Josefa O. de Huezo y Dr. Francisco Paniagua Prado; Tesoreros: señorita Ester Castellón y don José Antonio Cabrera; Secretarios, señorita Trini Medal e Ingeniero don José Andrés Urtecho; vocales, señorita Anita Navas, doña Justina de Espinosa, Dr. Manuel Maldonado y don Constantino Lacayo.

El monumento que Nicaragua a su Rubén darío erigió, fué inaugurado solemnemente el 15 de septiembre de 1933, con asistencia de todos los elementos oficiales, extranjeros y partículares.

Diplomáticos, artistas y poetas extranjeros que llegan a Nicaragua, visitan cordialmente este artístico monumento y dejan en él coronas y flores.

Decíamos al principio que Managua es polifacético, por su cosmopolitismo de última hora. así como hay gente honorable, los protíbulos alojan individuos sanos, jóvenes y fuertes que viven a expensas de las mujeres de mala vida y a los que se conoce con el nombre de chulos o chivos. Por ejemplo de estos tales ambula diariamente por esas calles un buen hombre que carece de sus ojos que se le quemaron en una explosión trabajando en una mina. Guiado únicamente por el instinto y su anhelo de trabajar, ese pobre ciego cuyo nombre es Wenceslado Gutierréz empuja un artefacto de ruedas que es su taller de afilar. así se gana la vida, afilando cuchillos y navajas, cortaplumas, tijeras, etc. y mantiene con decoro a sus esposa y a sus hijos. No pide ni acepta dádivas. Pide trabajo únicamente. En cambio los chivos, jóvenes y sanos, viven de vagos en las tabernas, esperando quién les dé un trago, le arman pendencia al que no se los da o le pegan a la concubina cuando ésta no les ha participado de las ganancias. Managua es ese punto necesita la acción moralizadora. Sobran sitios donde ir a trabajar, y sobran vagos.

Wesceslado Gutiérrez es un héroe y un gran ejemplo de moralidad.

También hay otro pobre hombre, grande dentro de su dignidad, y que sentimos no conocer su nombre, que es manco de ambos antebrazos y así con los muñones mutilados, le gana su vida al Distrito Nacional barriendo las calles de la ciudad.

Cuánta podré en áquellos, Cuánta grandeza y dignidad en éstos. Aquellos merecen la sanción del Reglamento de Policía, éstos la medalla del mérito.

En febrero de 1933 quedó establecido en Managua el radio teléfono con los Estados Unidos y algunos países de Latino América.

En la administración del doctor Carlos Brenes Jarquín hay apoyo decidido a la Academia de Geografía e Historia, y también protección a las Olimpiadas inter-escolares.

Sigue en aumento la reconstrucción de Managua. Están prohibidas las edificcaiones de paredes de piedra cantera, la que se ocupará solamente para cimientos y cadenas. Albañiles y carpinteros están en afán constante y por centenares se han trasladado a la capital, con sus familias, de otras ciudades. El terremoto causó mas de dos mil muertos, pero la población aumentó considerablemente con la gente que vino a trabajar.

El 30 de abril de 1936 falleció en San José Costa Rica, donde vivía en unión con su esposa y su hijo Carlos José, el ex-presidente de la República don Carlos Solórzano. El 9 de mayo del mismo año, sus restos mortales fueron traídos a Managua en avión, tributándosele los honores correspondientes. Durante su administración se retirarón las fuerzas norteaméricanas acantonadas en Managua. Dejó empezada la pavimentación.

La historia dará su fallo justiciero sobre la limpia personalidad de este buen hijo de Managua que no pudo terminar su período presidencial, a causa de los tropiezos de la política.

Pudo continuar en su puesto respaldado por el derecho que le asistía pero no quiso que se derramara ni una gota de sangre y aún cuando lo hubiera protegido un poder extraño, tampoco quiso esta intromisión en una causa nacional. Fué al destierro y murió de nostalgia.

El 6 de abril de 1939 murió en Nueva York, a donde había ido a operarse, el coronel don José Dolores Estrada, quien accidentalmente fué Presidente de la República, por depósito que el había hecho el doctor José Madriz. El Coronel Estrada desempeñó muchos cargos de importancia y fué uno de los propulsores del progreso de su ciudad natal. Se interesó vivamente en la construcción de la Catedral hasta verla terminada. Puede decirse que de esta obra él fué el brazo ejecutor. Su cadáver fué traído de aquella urbe y depositado en la cripta de la Catedral, en donde reposan los restos del otro José Dolores Estrada, héroe de San Jacinto. El Gobierno le decretó honores de Presidente de la República.

El 3 de junio del mismo año falleció el coronel don José María Vega Téllez, de cuna humilde, que por su hombría de bien desempeñó varios puestos.

En 1940 llegó a Managua procedente de El Salvador el escritor guatemalteco Gustavo Martínez Nolasco, conocido en el mundo literario con el nombre de Ramiro de Córdoba. es un gran comentarista, quizá el mejor que ha venido a nuestros lares. su crítica es constructiva y bien intencionada, en forma erudita, lo que demustra a primera vista que se ha quemado las pestañas en asuntos literarios. Ha viajado algo y en su vida inquieta, parece que nuestra capital le es propicia y cordial y ha sentado plaza en la redacción de ":La Nueva Prensa". En 1942 editó un libro juicioso: Neurosis en Literatura centroaméricana, que figura en los anaqueles de nuestra biografía nacional. Ramiro de Córdoba es elemento de valía en las letras centroaméricanas, de limpio cartel y de sanas costumbres. Ojalá que no se le ocurra el día menos pensado alzar el vuelo de nuestro alero. Compañeros como él nos honran.

Se está formándo otro barrio más al oriente del Barrio de silva, llamado Santa Rosa. de aquí a La Favorita, el barrio más occidental, hay una legua y media de longitud.
 

En 1852, administración de don Laureano Pineda, que fúe trasladada en definitiva la capital a Managua, perteneciendo aún como distrito al departamento de Granada, tenía 5,000 habitantes. Hoy tiene 120,000 de los cuales dos terceras partes serán managuenses.

La ciudad se ha embellecido con edificios de estilo moderno de cemento armado, tales como:

Catedral de hierro y cemento,
el Palacio Nacional
Gerencia del Ferrocarril
el Lido Palace
el Instituto Pedagógico
el Teatro González
El Mercado Central
El Colegio Rubén Darío
Casa Nazareth
Banco Nacional
Congreso Nacional
Ministerio de Higiene
Palacio de Comunicaciones
Iglesia San José
Colegio La Inmaculada
Palacio de 3 pisos del General Anastasio Somoza Garcia
Palacio de 4 pisos de don Constantino Pereira
Gran Hotel
Casa de dos pisos de don Francisco Bunge
Casa de tres pisos de don Eugenio Lang
Casa de dos pisos del Gobierno, donde estuvo la inmigración, cerca de la Iglesia Santo Domingo.
Casa del Cuerpo de Bomberos
Iglesia San Antonio
Casa de dos pisos de José María Castrillo
Casa de dos pisos del Ing. Zogaib
Barrio de las Residencias;
Un nuevo barrio de palacetes y preciosos chalets de particulares; entre el Campo de Marte y el clausurado Cementerio de San Pedro
Barrio hecho por el Banco Hipotecario (administración Somoza), llamado Colonia Somoza.
Instituto Ramírez Goyena
Escuela Normal
Casa Dreyfus, de dos pisos
Colonia González, frente al Caimito
y miles de edificaciones más de partículares que sería prolijo enumerar. Todos estos son post terremoto de 1931.

Actualmente Managua tiene los siguientes locales de espectáculos, y decimos local y no teatro porque en Nicaragua sólo hay arquitectónicamente hablando: el Teatro Municipal de León. Los demás son salones de cine, cuadrados en su interior, bien construidos en forma de bodegones, propios para almacenar café. El Arte, la acústica, la estética y el gusto por un teatro de verdad, están por las siete cabritas. Hecha la disgreción sigamos.

Salones de espectáculos;

El Cine Gonzalez
El Cine Margot
El Cine Colón
El Palace
El Tropical
El América
El Boer
El Gladiador
El Triunfo
El Victoria
La Voz de la América Central
Patión, sobre la 15 de septiembre.
En el Caimito hay un coso taurino y una cancha de gallos.

Hay seis templos católicos, seis salas evangélicas, una sabatista, un templo masónico;

Club Social
Club de Obreros
Casa del Obrero
Club Internacional
Casino Militar
Club Arabe
Club de Ajedrez
Club de Nejapa

Paseo Las Piedrecitas
Miraflores, orilla del Lago Xolotlán
Laguna de Xiloá
Laguna de Asososca

Colegios de Primaria y Secundaria, Escuelas elementales son las siguientes:

Instituto Ramírez Goyena
Instituto Pedagógico
Rubén Darío
Colegio de niñas Renovación, dirigida por la niña Lucrecia Provedor, hija de Pedro Provedor, aquí empieza la niña Ofelia Morales como educadora.
Escuela Serapio Orozco
Colegio de Señoritas
La Divina Pastora
La Imaculada
Colegio Bautista
República de México
República de Argentina
República de Chile
República de Panamá
República de El Salvador
República de Guatemala
República de Honduras
República de Costa Rica
República de Venezuela
Escuela José Madriz
Desiderio Fajardo Ortíz
 Rafael Herrera
Maestro Gabriel
 Monseñor Lezcano
Escuela Chepita Toledo de Aguerri
Santiago Arguello
Juan J. Cañas
y otras más de partículares y escuelas de Comercio,
además de la Academia Militar

Parques son:

El Central
Darío
Frixione
Candelaria
Santo Domingo
San Antonio
San Sebastián
Fray Bartolomé de las Casas
Bolivar
11 de Julio
Parque Lilliam
Boulevar de la Aviación
Boulevar Somoza

Estatuas o monumentos:

Rubén Darío, en el Parque de su nombre
Maestro Gabriel, en el Parque San Antonio
Estatua de bronce del Soldado Nicaraguense en el Parque Central
estatua de la república en el boulevar Somoza
Estatua del Comercio
Estatua de Minerva en la entrada del Palacio del Ayuntamiento

Bustos:

General Somoza, en la calle del Triunfo, extremo occidental
Don Francisco Frixione, en el Parque de su nombre
Gral Francisco Morazán, en el Parque Central
Chepita Toledo de Aguerri, costado norte de Catedral
Afuera Catedral están las estatuas en yeso tamaño natural: De la Reina Isabel la Católica, del Rey Fernando VII, de Cristóbal Colón, de Francisco Hernández de Córdoba, Monseñor José Antonio Lezcano Morales, de Fray Margil, y Fray Bartolomé de las Casas.

Están los siguientes asilos:

Hospital General
Hospital Bautista
Hospital Militar
Asilo de Ancianos
Asilo de alienados
Asilo de Leprosos
Casa\Nazaret
Hospicio Zacarias Guerra.

Tiene los siguientes diarios:

La Noticia, liberal
La Prensa
La Nueva Prensa
Novedades, liberal
Flecha, liberal

Revistas:

Elite
Orbe
Exito
 

Hijos de Managua que se han de dedicado al Magisterio con amor y abnegación son los siguientes:

Gabriel Morales
Abraham Alvarez
Vicente Alvarez
Miguel Alvarez
Perfecto zavala
Lucrecia Provedor
Lino González
Félix G. ramírez
Zoila Mora
Cipriana Mora
Ester Martínez
Teresa Morales
Sara Luisa Barquero
Saturnina Guillén
Juanita Molina
Sara Burgos
José Rodriguez Galo
Rafael Fonseca Garay
Gilberto Saballos
Albertina Ocampo de Trinidad
doña Chepita Toledo de Aguerri, no es de Managua, pero aquí ha pasado casi toda su vida modelando cerebros y cultivando corazones, aquí está consagrada en el mámol, y de su nombre es un símbolo en la conciencia de Managua.

En 1937 estuvo en Managua por segunda vez, el artista de cine argentino, José Borth, quién como cantante se ha creado un estilo original muy suyo, pero de una musicalidad nada artística. Filmó la película de la toma de posesión de la Presidencia de la república del General Anastacio Somoza García.

Uno de los hombres humildes de Managua, que hizo labor científica y formó su hombría de bien con el esfuerzo propio, fué don Dioclesiano Chávez, quién murió en octubre de 1937. Por muchos años fué director del Museo Nacional. Era taxidermista.

Antes del terremoto se principió a construir la Nueva catedral Metropolitana, cuya armazón de hierro fué hecha por el ingeniero belga llegado especialmente al país para ese fín, don Pablo Dambach.

En la edición de noviembre de 1932 de la "Revista del Clero", de León órgano oficial de la Arquidiócesis de Managua y de las Diócesis de León, Granada y Matagalpa, ala pág 7 bajo el mote "Acontecimiento", textualemente dice: Septiembre  19, Se canceló hoy felizmente, la deuda con Les Atelier - Metallurgiques, de Nivelles, Bélgica, por la armazón metálica de la Catedral Capitalina, $ 89, 094.55 dólares. Acerca de la actual le anotan, para sumarlos a la cantidad que antecede, los siguientes gastos relacionados con el precio total de la dicha armazón metálica.

Viaje del mecánico que la armó, venida y regreso de Europa: $1,050.00
Aseguro del mismo contra accidente de trabajo: $ 152.00
Pensión del mismo en 13 meses a razón de $300.00 cada mes, $3,900.00
Equipos de máquinas y cables para el trabajo: $1,200.00
Total: $95, 351.55.
Habiéndose economizado: la comisión en Corinto de la Casa Rodolfo d'Arbelles que no cobró ni un centavo de Aduana y Municipales que se dispensarón y el descuento del 50 % del flete del ferrocarril Corinto - Managua.

La Catedral ya está terminada y en funciones, Le faltan ornamentos y uno que otro detalle. Su construcción es de una elegancia arquitectónica inmejorable. Su construcción es de una elegancia arquitectónica inmejorable. Su costo total no puede decirse aún, pues se continúan los trabajos de remate. Sus torres están consagradas la norte a San Pedro y la sur a San Pablo, el frente central al Salvador del mundo. Esta Catedral, embestida ya por un terremoto y cuya armazón quedó ilesa, es ahora el orgullo de Managua. Oh manes el Cura Chamorro, Cuánto luchó por su vieja parroquia del siglo diez y ocho.

En 1940 fueron establecidas las prácticas de paracaídismo a grandes alturas y arrojándose de la cabina de un avión. El primero que se arrojó al aviación fué el estudiante de aviación José María Valle, managua, quien aterrizo muy bien en las explanadas del Campo de Marte. En 1941 fué de admirarse el arrojo de dos valerosas muchachas, también de Managua, que en el Campo de Aviación se dejaron caer en paracaídas, a considerable altura. Estas dos valientes son Nena Montenegro y Hilda Huertas. dos guapas morenas, de cuna humilde, dignas de mejor suerte, y que hoy viven por el barrio de la Aviación.
 

De sus escombros se ha levantado Managua más elegante y mejor preparada, y sigue prosperando...Las Mercedes, El Rodeo y El Trapiche son trés soberias haciendas de ganado situadas sobre la misma carretera a Tipitapa, con presas de agua y abundante pasto. Frente a Las Mercedes está el nuevo campo de aviación.

Tipitapa es una Villa situada al oriente de Managua, como a 5 o 6 leguas de distancia, famosa porque se firmarón los pactos de paz entre el delegado personal de ex-presidente Hoover de los Estados Unidos, el General José María Moncada, jefe de la revolución liberal, y el ex-presidente Adolfo Díaz.

El viaje a todos estos lugares se hace en automóviles en pocos minutos y sore una buena carretera. A esta Villa se le dió el nombre de Villa Stimson; pero prevaleció el de nuestro Cacique.

Ya los habitantes de la Capital saben que existe el balneario de agua salobre llamado Xiloá, situado a pocos kilómetros sobre el ferrocarril a occidente. Y es evidentemente el auge que ha tomado, pues cada domingo muchas personas se dirigen a tomar los baños de la laguna del mismo nombre, lo que es facilitado de manera especial.

Masachapa es el balneario de Managua, situado en el Pacífico. Tiene una hermosa y encantadora playa y presta las comodidades de alojamiento. El viaje en automóvil se hace en trés horas más o menos y la carretera atraviesa las sierras de Managua. de paisajes bellísimos. Las Haciendas de café están conectadas por ésta vía.

Cerca de Masachapa está la hacienda modelo Montelimar, propiedad del general Anastacio Somoza G. en donde hay mucho que admirar, además de los dones de la Naturaleza en ese bello lugar.

Desde 1846 que empiezan estas memorias, hasta nuestros días, Managua en sus 100 años de vida ciudadana, ha tenido graves dolencias que le han debilitado su estructura orgánica: aluviones, huracanes, cólera morbus, viruelas en varias épocas, fuertes temporales como el de 1924 y el de 1933, temblores, bombardeos, uno en 1893 por los vapores del lago, y otro en 1913; terremotos, incendios, plagas de chapulin etc. pero ha resteñado sus heridas, gracias al dinamismo de sus hijos y a la labor de los Gobernantes, que sin distingos de colores políticos, han hecho labor por la ciudad capital, desde aquellos hombres del año 46 que la elevaron al rango de ciudad, hasta el actual  período.

Citaremos las obras siguietes:

Fué creado el Ministerio del Distrito, tocándole desempeñar tal cargo al periodista don Hernán Robleto, dejando muchas obras de progreso. Contra viento y marea intentó la arborización de las calles, logrando en parte tal mejora. El público insensato destruía los árboles, cambió el kiosko del parque Central de anacrónica factura, por el templete de la música, de belleza arquitectónica, de estilo moderno y con las condiciones acústicas indispensables; los muestrarios de altos relieves imitación de bronce, de la parte superior, que reseñan episodios históricos nacionales, estarían mejor en el Palacio Nacional o en el Palacio del Ayuntamiento y no en el Templo de la Música, en donde quedarían de molde los retratos de artistas nacionales ya fallecidos; Mena, Vega matus, don Carmen y don Pablo Vega, Vicente Barberena, Luis F. Urroz, o cuadros alusivos al Arte  Pero valga el progreso y la buena intención. sigamos con la obra meritoria del Sr. Ministro Robleto; mejoró la estructura del Parque Central; construyó buena cantidad de bancos de cemento, en distintas formas; hombre de letras, al fín dotó a ese centro de un minúsculo edificio para los niños: La Biblioteca Pulgarcito. Parece un juguete de navidad, pequeño en la forma; pero grande en el fondo, que insinúa al niño hacia el amor al libro; construyó el Parque 11 de Julio en la Plazoleta de San Pedro y el Parque Bolivar, el Parquecito del Padre Las Casas, el Mercado Oriental que tanta falta hacía en esos barrios, y no desatendió la pavimentación de las calles. Construyó el muelle del Lago de Managua.

El 15 de agosto de 1943 murió en San José Costa Rica doña Josefa Guzmán v. de Robleto, de Managua, nieta del Presidente don fernando Guzmán y viuda del filántropo don José Angel Robleto. Viajó por Europa y tuvo refinada cultura.

El día 23 del  mismo mes y año un desgraciado accidente conmovió a la ciudad. Un avión de la Guardia nacional perdió el control haciendo prácticas sobre el lago, y cayó en picada , matándose los pilotos, tenientes Guillermo Falla y Bayardo Herrera. jóvenes de esperanzas en la carrera aeronaútica.

La venida a Nicaragua del señor Presidente de Costa Rica, Dr. Rafael Angel Calderón Guardia tuvo gran resonancia en los círculos políticos y sociales; vino en 1942 en visita oficial y en febrero de 1943 a apadrinar las bodas del Dr. Guillermo Sevilla Sacasa y la señorita Liliam Somoza. en ambas ocasiones Managua estuvo de gala en honor al Ilustre huésped.

En febrero de 1943 vino Lombardo Toledano, Presidente d ela Confederación de Obreros de México, de renombre en todo el continente. Oímos su voz en la Plaza de Armas frente al palacio Nacional, en el Margot, y en la Casa del Obrero.

Em marzo de este mismo año nos llegó pasajeramente otro mexicano de popularidad teatral en el mundo del cine: Mario Moreno, cuyo nombre de guerra es Cantinflas.

En la mañana del 30 de agosto de 1943 murió en el hospital el popular actor dramático José Ximeno, de origen guatemalteco y que actuó por muchos años en los teatros de Nicaragua. Fué también autor de obras teatrales y en Bluefields  ejerció el periodismo. Era de la escuela de Teófilo Leal, el gran artista que nos visitó a principios del siglo. Como todos los artistas Ximeno acabó en un hospital, él que había sido tan aplaudido por todos los públicos en Centroamérica, al bajar a la tumba apenas tuvo el puñado de tierra de los cuatro amigos sinceros que lo acompañaron al cementerio unas pocas lágrimas de sus compañeros de arte.

La carretera Panaméricana llegó ya a la frontera tica. Managua está unida a Rivas y demás pueblos meridionales, sin necesidad de hacer la travesía del Gran Lago que molesta a la gente propensa al mareo.

En la Avenida Roosevelt se levanta majestuosamente el elegante edificio del Banco Nacional, obra que enorgullese al actual Gobierno fué concluido y puesto al servicio el suntuoso Palacio Nacional, el primer monumento arquitectónico de Nicaragua; el Palacio de la Loteria Nacional de Beneficiencia; la Colonia Somoza y la Casa del Obrero, estas dos obras demuestran el interés del Gobierno por la clase trabajadora; el antiguo aeropuerto y el moderno de La Mercedes; creción de la universidad Central, de la que fué su primer Rector el doctor Salvador Mendieta. el actual es el doctor don Modesto Armijo.

Fueron naconalizadas las Compañías de luz, fuerza eléctrica, y agua; nacionalizados los mercados, construido el edificio el Cuerpo de Bomberos y creada esta institución que es garantía para la ciudad; construcción del Cauce Central que también es otra garantía para la población, que por su posición topográfica en declive, ha estado amenazada de aluviones.

Fué creado el hospital de enfermedades mentales.

Se estableció el Consejo Técnico de I.P.

La Universidad Central de Bellas Artes, cuyo director es el escultor Genaro Amador Lira, funciona con éxitos lisonjeros.

Fue creado el concurso anual Rubén darío, con premios de 500 córdobas para la mejor obra de pintura, escultura, música y literatura. Esta innovación culturales de gran estímulo para los que se dedican a la Bellas Artes.

Fué creada la Comisión Nacional de Deportes que patrocina las partidas deportivas internacionales y locales.

En la vecina Villa de Tipitapa, la puerta comercial de Managua, fué creado un balneario medicinal, aprovechando las fuentes de agua caliente azufrada, de origen volcánico que hay en el lugar. A la orilla de la gran piscina está un hotel para refrigerio de los bañistas y alojamiento de enfermos. Ese lugar pintoresco atrae turismo.

El 4 de julio de 1943 fué inaugurado por el ex presidente Somoza el nuevo y elegante edificio de la Empresa Aguadora, construído durante esta administración. Ese mismo día fué inaugurada también la Nueva Unidad en Tiscapa, para el mayor abastecimiento de agua a todos los sectores capitalinos. Es esta obra cooperó el servicio interaméricano de salud públicaa cargo del Dr. Leonard S. Rosenfeld. En el Campo Bruce se instaló la bomba Pomona para el abastecimiento de agua en ese sector. Con las utilidades netas de la empresa Aguadora fué comstruido ese edificio, de estilo moderno, frente al lago, y cuyo costo ascendió a $ 97, 592.92, sin compromiso ninguno para el Gobierno. El administrador Mayor José D. García M. ha establecido en esa institución una pequeña biblioteca que llena una importante función social.

Gracias a esa paz de que vivimos disfrutando, Managua se mantiene en constante ajetreo, como una colmena colosal que labora por la bienandanza colectiva.

En las fiestas del Caimito se ha establecido anualmente la Exposición Agropecuaria e Industyrial, donde se exhiben raros ejemplares de animales de buena sangre. estas exhibiciones atraen a la gente conciente que no comulga con los garitos y la taberna.

Hay más industrias, Más fábricas, Hay fábricas de tela; de botones, de camas de hierro y de madera; de muebles de mimbre, de hierro y de madera; de ladrillos de cemento; de espejos, de utensílios de carey, de jabón, de velas, de galletas que rivalizan con las extranjeras, de tacones, de cigarrillos, de cervezas, de vinos y licores, de aguardiente, de alcoholes, de perfumes, de polvos de tocador, de herramientas, de aceites, de maizenas, de hielo, de chibolas. Hay desmotadoras de algodón; aserríos, trillos de café, y de arroz;  laboratorios e industrias pequeñas y fábrica de baratijas que no por ser de infima categoría no dejan de producir modestas ganancias y dan la vida a familias pobres.

Hay 21 talleres tipográficos con la Imprenta Nacional.

Sastres, zapateros y ebanistas hay en Managua que son verdaderos artistas en su ramo. Justo orgullo sentimos al oir a un oficial norteaméricano cuando dijo que llevaba de nuestra capital, muebles, ropa y calzado, trabajados por artesanos managuenses, que en su patria no los hacen mejor.

Al escribir estas memorias están dos grandes obras por terminarse; El Palacio por la Unidad Sanitaria, y Ministerio de Higiene en la Avenida Roosevelt y el Palacio de Comunicaciones.

Hay otra obra de gran trascendencia para la vida ciudadana de Managua y que llevará el primer puesto como la capital más bella de Centro América; es el Malecón.

Está locolada nuestra ciudad en una posició topográfica envidiable, que no lo tiene ninguna otra del itsmo centroaméricano. A la orilla de un tranquilo lago de suprema belleza, oreada por la brisa oxigenada de la vecina sierra, con alrededores de encantador miraje, como el de las Piedrecitas, y los balnearios de Miraflores y Jiloá.

El Malecón sería la coronación de esa belleza.
 
 

HIMNO DE MANAGUA
 

Gloria a Managua, la ciudad bella,
de Nicaragua la capital, 
la que respira brisa serrana
oliente a flores de cafetal.

Ciudad que duerme besando un lago
de azul de cielo para soñar,
y que despierta por las mañanitas
en el trabajo viendo su ideal.

Ella al impulso de buenos hijos
irá en progreso, no hay que dudar,
pues anhelamos con esperanzas,
darles prestancia de gran ciudad.

Ha de ser ella siempre un orgullo
como Distrito de la Nación:
la Paz bendiga su alto destino
y de su pueblo recoba amor.
 

Ha surgido Managua ?

 Si ha surgido !!

El jefe de la localidad, Capitán Carlos G. Zelaya, quién como managuense y descendiente de aquel esclarecido hijo de Managua. General José Santos Zelaya, sabrá ponerse a la altura de su deber, por el resurgimiento completo de nuestra ciudad natal.

Una vez terminada la obra con el Malecón, que podamos decir con orgullo:

Managua es la capital más bella de Centroamérica.

Fuentes naturales de abastecimiento de agua

Después del ojo de agua de Acoto, ya mencionado, existen en la zona de las haciendas de café otras fuentes: En el Crucero, Las delicias del Dr. R. Chamorro, Isabel Grande, El Paraíso y Las Uvas, de los señores Caligaris y San Bernardo, de la viuda de don Telémaco Lara, así como el ojo de agua de Gato y el Pozo de Asente; el primero a tres leguas distante de Managua sobre el camino a Pochocuape, y el segundo que provee de agua a la carretera del mismo nombre, también a tres leguas de la ciudad.

Es muy justo referirme a la riqueza agrícola de la jurisdicción, consagrar unos párrafos a los hombres que formaron las primeras haciendas.

Los Zapadores
El Dr. Emigdio Lola, muy culto vecino de la ciudad, en una conferencia pintyoresca que dió sobre el Managua de ayer, clasifica con gran acierto a los primeros hombres que se dedicaron a la ganaderia y la agricultura en "pacientes, audaces, y valientes", cataloga entre los primeros a los que formaron con la constancia de hombres de gran voluntad las primeras fincas de ganado, entre los segundos a los que entraron en la selva desafiando las fieras y viboras y el rigor de la naturaleza en la derriba de árboles y preparación de la tierra para arrojar la simiente en un bello gesto de fe y de esperanza, y los valientes fueron los que se mantuvieron firmes soportando la incertidumbre y las tardanzas para que el mercado exterior abirera sus puertas al producto, obtenido en lucha con la intemperie, los peligros y privaciones sin cuento.

Según Belly, francés, autor de una obra sobre Nicaragua, por el año 1848, Managua era un pueblo ruin donde no pudo conseguir operarios (carpinteros para la empresa de explotación del añil, que quiso establecer en la Costa occidental del Lago Xolotlán; "solamente, dice, pudo trabajar mediante el apoyo que me dieron las autoridades, pretándome algunos soldados para mis trabajos". Tal escasez la interpretó el citado autor como signo de atraso y de abulia de sus habitantes.

Realmente un pueblo que se mantiene de la caza y de la pesca, los varones; y de la rueca y los oficios caseros, las mujeres, no era todavía para producir mucho tales elementos; pero el esfuerzo de ésa gente humilde de Managua de entonces, realizado en la treintena de 1850 a 1880, se encargó de contestar en forma categórica a las afirmaciones del señor Belly. el marasmo en que vivían aquellos hijos de la colonia de la Villa de Managua se trocó en despertar de energías que trajerón vida nueva a la Capital y que echaron las bases de la riqueza agrícola de la ciudad recorriendo la escala del esfuerzo, desde la humilde condición de jornaleros y arrieros algunos, que reclamaba el comienzo de las tareas, hasta las dificultades de colocar el grano por la carencia de medios de transporte. Para esos pacientes audaces y valientes fundadores de la riqueza del departamento, como lo expone el Dr. Lola en su citada conferencia, ya debería existir el bronce que perpetuará su memoria de hombres ejemplares por el trabajo, el valor, la constancia y la fé lo mismo que para otros paisanos que llegaron a establecerse después..