Colecciones NiKa Cyber Municipio

 
 
   
 NiKa Cyber-Municipio 
Indice de Leyendas de Nicaragua
 


.
.
.
.

Pasaje de la vida que ocurrió .
 Colecciones NiKa Cyber Municipio

LEYENDA DEL JAGUAR DEL CASITAS.
Muerte del cacique Diriangén

Entre los Marribios, asi como en casi todos los Azteca- Maya era muy comun los casos de nahualismo, donde los hombres se convierten en el animal protector que les fue asignado, según el calendario maya, el día de su nacimiento. 
Los caciques usaban el jaguar como el simbolo divino de poder. 
El Dios Jaguar vive en el mundo tenebroso de los muertos. 
Cuenta la leyenda sobre la muerte de Diriangen quien subio de noche el Cerro Casitas para convertise en el Dios Sol muy de madrugada.
La ceremonia y sus ritos eran solo una parte para hacer el pacto con el guardián de el cerro para apaciguar a todos los dioses enfurecidos ante los hombres.
Con gritos, bailes y rezos que le daban el poder de ser intercesor entre los hombres y el Señor de los Cerros, para que el guardián del cerro le permitiera entrar al mundo de la tinieblas sin dificultad.
La leyenda cuenta de un ritual secreto, hermético y de iniciación, el cual le hace posible entablar una relacion magica con la naturaleza en forma armónica.
Diriangen subio a la cumbre del cerro y se lanzo hacia las tieneblas del mundo de los muertos. Este rito se hacia para mantener el ciclo del dia y la noche.
El cacique Diriangen muere al despeñarse desde un punto de el que puede estar ubicado en la loma la Rústica (Bella Vista) o en el borde sur del cráter menor (la Hoyada de Ortiz), de haber sucedido en este lugar, su cuerpo cayó viendo al Pacífico, hacia la hermosa planicie Maribia.
La leyenda cuenta que su espiritu sube a los cielos volando siempre hacia el oeste.
El Dios Jaguar y el cacique en la leyenda desafiaban la muerte para luego reencarnar entre las tinieblas del mundo de los muertos.
La leyenda dice  que los conquistadores buscaron el cuerpo del cacique por todo el lugar, pero lo unico que encontraron fue un jaguar.

 4 de Abril de 2000 |   END
 
 

               «La Virgen de El Casitas»
                 * El Padre Villarreal bendice imagen y derrama oraciones
                   La feligresía doliente de El Casitas y el casco urbano de Posoltega fueron  gratamente sorprendidos por el Padre Benjamín Villarreal, quien en un nuevo acto de fe y amor por sus hermanos logró  reponer a la venerada imagen de la Virgen del Caminante y del Peregrino, que manos sacrílegas habían destruido en las faldas del  cerro.  La imagen de Nuestra Señora de la Concepción, en la advocación de los caminantes y peregrinos, fue bendecida por  el Padre Benjamín al finalizar el Viacrucis  penitencial del pasado viernes 24 de marzo, el cual recorrió siete kilómetros de subida bajo el sol y entre las piedras y polvasales. Cabe destacar que en dos ocasiones anteriores, el productor leonés Enrique Herdocia había instalado en la gigantesca roca de la comunidad Rolando Rodríguez  la imagen de «La Conchita» que manos ateas o fanáticas de otras religiones  destrozaron amparados en las sombras de la noche. La reinstalación de la Virgen en su sagrado sitio fue un acto emotivo que hizo  felices a los peregrinos que llegaron a medio día hasta la enorme roca que hoy tiene el privilegio de soportar el peso de la Madre de Dios, la cual servirá de consuelo a los centenares de sobrevivientes que todos los días llegan hasta El Casitas a enflorar a sus deudos, a buscar restos mortales, o simplemente a musitar una oración.  De donde está la Virgen hacia arriba, el 30 de octubre de 1998 ocurrió el  desastre colectivo más grande de que se tenga conocimiento en la historia  volcánica de Nicaragua, porque los dos mil habitantes de esta zona fueron  arrasados en cuestión de minutos por una enorme ola de piedras, agua, lodo,  y árboles que bajó desde las alturas del volcán en medio de un aguacero.

                 El Padre Villarreal lanzó agua bendita sobre la nueva imagen abriendo así un nuevo capítulo en la vida religiosa de estas comunidades que, gracias a las atenciones espirituales del sacerdote, y a las atenciones sicológicas de la doctora Josefina Murillo, han podido evitar los suicidios masivos.  La obra espiritual del Padre Benjamín permanecerá por siempre como parte  integral de la historia de El Casitas por su vigor y dolor, y vivirá en el recuerdo de los habitantes de esta «Tierra que Arde».

......................................................................................
La Carretanagua
El Cadejo
El Barco Negro
Ceguas, Chanchas y micas brujas
Chico largo del Charco Verde
El lagarto de oro
Los duendes
Muertos y aparecidos
El coronel Arrechavala
La Llorona
La Mocuana
El punche de oro de Subtiava
La dulce Xali del Cailahua
El camino y los pinos del Nikiniki
La historia del Viejo Chinantlan
Leyenda de La Inmaculada en Granada
Los siete negritos
La Novia de Tola
Toribio Garmendia
Leyenda del Monolito de Cuapa
Leyenda de la Muerte del Cacique Diriangen

.
.
.
.
 

 
 


 

Colecciones NiKa Cyber Municipio