Colecciones manfut.org ++++++++ Bienvenidos.. Nicaragua en cada lugar... Algo Especial..++++++++ Colección de Leyendas de Nicaragua
 


ORIGENES DE ASTAGALPA Y COTZININGALPA
 
 
- Tomado de La Prensa en 17/10/99
        Una historia romántica 
Dos jóvenes de tribus enemigas se abrazaron para siempre 
Ometepe, una bella historia de amor 
* Las leyes decretadas por los teytes no permitían que se unieran 
en matrimonio 
Ometepetl y Nagrando 

NOELIA SANCHEZ RICARTE 
OMETEPE.­ Los Náhuatl buscaban la tierra prometida en la primera emigración al istmo de Rivas y la encontraron en Ometepe. Siguieron la profecía del Alfaquí y durante su estadía construyeron este mundo de leyendas, cerámica, ídolos y petroglifos. 

Ometepe es un santuario completo de arte rupestre y de linda cerámica indígena. Sus habitantes hasta han encontrado un objeto que parece ser la pieza de un telescopio para estudiar los astros del firmamento. 

Tan mítica es la isla, que se cuenta ­y más de alguien lo confirma­, de un río donde el que se baña sufre cambios en su personalidad. O bien, siempre se asegura con mucha seriedad que los volcanes Concepción y Maderas, no son más que los pechos de la india Ometepetl. 

Una historia de amor parece ser la génesis de este pequeño terruño, ahora conocido como Isla de Ometepe, que mide 276 kilómetros cuadrados y está ubicada en medio del Lago Cocibolca o Coapotl, hermano gemelo de Xolotl o Lago Xolotlán. 
Por lo menos así lo refleja la historia contada por el profesor Hamilton Silva Monge, quien ha dedicado la mayor parte de su vida a buscar entre las propiedades de Altagracia, petroglifos y una nueva cerámica. Con esa inquietud, ha realizado valiosos hallazgos que en su mayoría se encuentran en el museo de Altagracia donde se desempeña como director. 

El profesor Hamilton, como le dicen en su pueblo, mantiene fresco el recuerdo que dio origen a Ometepe; una bella historia de amor y romance que ha quedado impresa en un libro escrito por él mismo. 
  

Niquiranos y Nagrandanos 
impidieron un gran romance 

* Ometepetl era la admiración de todos los indios mancebos. 
Su silueta era bien delineada y su hablar dulce y sonoro 
La historia de amor comienza con el enamoramiento de Ometepetl 
y Nagrando, ambos provenientes de dos tribus en conflicto. 
Ometeptl pertenecía a la tribu de los indios Niquiranos y Nagrando a los Nagrandanos. 

Según la leyenda contada por el profesor Hamilton Silva, 
Ometepetl era una muchacha preciosa, alta, pelo lacio, bien 
formada. Su sonrisa hechizaba y su mirada deslumbraba. Ella era la 
admiración de todos los indios mancebos. 

Su silueta era bien delineada y su hablar dulce y sonoro. 
"Nagrando era fornido, con brazos como de madroño, piernas 
como de tempisque, nariz aguileña, diestro en la pesca y en la 
cacería: era un guerrero", narra la leyenda. 

Las familias de ambos jóvenes eran enemigas a muerte y las leyes decretadas por los teytes no permitían que se unieran en matrimonio. 

Una tarde de verano Nagrando se encontró con la bella Ometepetl y los dos quedaron enamorados. En ese momento Xochi-pilli hizo sonar la canción de la brisa en todos los pastizales, Quetzalcóatl desprendió exhalaciones por todo el universo. Ehécatl hizo caer sereno y todos los teotes desparramaron bendiciones sobre aquel nuevo amor. Mientras tanto, Coapotl se regocijaba y los pájaros soltaban sus trinos. 

Ambos jóvenes se juraron amor, pero el gran cacique Niquirano mandó a buscarlos para apresar a Ometepetl y matar a Nagrando. Estos buscaron apoyo en sus amigos íntimos para huir. Solos y a escondidas se besaron, abrazaron, oraron y luego se cortaron los pulsos. Es así que el gran Lago Cocibolca no es más que la sangre emanada de los jóvenes, los dos volcanes de la isla son los pechos de Ometepetl y la Isla de Zapatera es el cuerpo sin vida de Nagrando, que no avanzó mucho en la fatalidad de su muerte. 

internet: Eduardo Manfut P  Diciembre 2000
INDICE Leyendas y Cuentos de Nicaragua 
INDICE manfut.org