NiKa Cyber-Municipio   Leon   La Paz Centro
  Río San Juan otro tesoro histórico de Nicaragua  
Tour Leon Viejo El Conquistador de Nicaragua / El Primer Gobernador colonial / Primeros arzobispos de la Colonia /  Ruinas de León Viejo / Museo de Imabite / Visite Monumento a la resistencia indígena  / Patrimonio de la Humanidad.Ruinas: Ermita de San Sebastián / Iglesia de Santiago / San Andrés  / Veracruz / Casa de la Pólvora León Ecotour Hervideros de San Jacinto  / laguna-cratér  de Asososca a 19 kilómetros al este de León / Manglares de León / Reserva natural de la Isla Juan Venado Ruta de los volcanes Volcan el Momotombo / Volcan  el Cerro Negro / Volcan  Santa Clara / Volcan Telica Playas del Pacifico Poneloya  / Las Peñitas / El Transito / Puerto Sandino

 
 

TOUR LEON VIEJO, NICARAGUA


Colecciones manfut             En Cada lugar...algo especial...


LA INQUISICION ESPAÑOLA EN NICARAGUA PARTE 1

LA INQUISICION ESPAÑOLA EN NICARAGUA PARTE 2




LA INQUISICION ESPAÑOLA EN NICARAGUA PARTE 3

LA INQUISICION ESPAÑOLA EN NICARAGUA PARTE 4

LA INQUISICION ESPAÑOLA EN NICARAGUA PARTE 5

LA INQUISICION ESPAÑOLA EN NICARAGUA PARTE 6



EXPEDICION FUNDADORA DE FRANCISCO FERNANDEZ (HERNANDEZ) DE CORDOBA.
 


 
 
Era Fernández de Córdoba natural de Andalucía, de carácter emprendedor, progresista y tesonero, amigo de poner bases firmes a sus conquistas, aunque mal político, no muy buen militar y poco acertado en sus determinaciones. 

Salió de Panamá, capitaneando la expedición de conquista que hacia el Norte enviara Pedrarias a fines del año de 1523, algún tiempo después del regreso de Gil Gonzalez y de la negativa de éste a expedicionar bajo las ordenes de aquel. Lo acompanaban los magníficos capitanes: Gabriel de Rojas, Francisco de Campañón, Hernando de Soto, (futuro gobernador de la Florida y descubridor del rio Misissipi), Andres de Garavito, Hernando de Sosa y Martin Estete, (sobrino de Pedrarias). 
Desembarcó en Nicoya y fundó la ciudad de Bruselas (cuyo asiento fué descubierto recientemente), pasando luego a Nicaragua en donde libró cruentas batallas con los naturales, exploró el lago Cocibolca y el rio San Juan hasta el raudal del Toro, fundó Granada a orillas del mismo lago en Nagrando, y León a orillas del Xolotlán en Imabite, de donde partió luego hasta orillas del rio Coco, fundando la Villa de Segovia, cerca de la desembocadura de los rios Jicaro y Coco. 

Esta última ciudad fue destruida algunos años después por lo que fue necesario trasladarla a lo que hoy es Cuidad Antigua, que a su vez fue tambien incendiada. 

Continuando su marcha siempre hacia el Norte llego hasta Nequepio conquistando parte de Olancho, usando para éstas últimas expediciones de conquista por el Norte como punto de partida y centro de operaciones la recién fundada Ciudad de León. 

Cabe señalar que el primer asiento de la Villa de Segovia fundada por, de Córdoba está ubicado probablemente entre los puntos Ilamados de Santa Rita y Guana a siete Kilómetros más o menos de Quilali y hacia el Sureste en un sitio llamado Panalí en unos potreros de la propiedad del Señor Carlos Salinas, todo ello en la margen izquierda o Norte del rio Coco y cerca de la confluencia de dicho rio con el Jícaro. 

A este primer asiento se le designa actualmente, según fuimos informados por los vecinos del lugar, como Ciudad Vieja, notándose efectivamente en él, algunos indicios que parecen descubrir el lugar en donde existió un antiguo poblado, aunque por no haber visto en nuestra corta visita, vestigios notorios del mismo, dejamos sujeto a futuras comprobaciones en el propio terreno, la confirmación indubitable de la ubicación de la Ciudad que nos ocupa. Corresponde a las instituciones culturales y ala juventud establecer con mayor certeza este nuevo foco de atractivo histórico y cultural. 

Acompañó a de Córdoba en la fundación de esta Ciudad el Reverendo Fray Pedro de Zúñiga, futuro primer Obispo nominal de Nicaragua pues nunca lograria tomar posesion de su cargo por haberle sorprendido la muerte cuando se embarcaba en el Puerto de Cádiz con rumbo hacia la sede que iba a inaugurar. 

La ciudad fue puesta bajo la protección de la Santisima Virgen de la Asuncion al igual que las otras dos que fundara dicho conquistador en la Provincia de Nicaragua. 

Sufrió ésta población diferentes ataques de los indios Xicaques y de otros de los alrededores por lo que fué abandonado su asiento primitivo en el año de 1611, siendo trasladado a un nuevo sitio distante como cuarenta kilómetros del anterior. 

Dicho sitio esta ubicado mds al Nor-oeste en una pequeña planicie cruzada por un rio llamado Arrayán y en el fué edificada la nueva Ciudad que se conoció   a la aglomeracion urbana actualmente conocída como Ciudad Antigua. 

Tiene este pequeño poblado un bello Templo, que es sin lugar a dudas una preciosa relíquia de nuestra arquitectura colonial, con su santuario al Señor de los Milagros y numerosos santos y altares de madera tallada del siglo 17, asi como una pila bautismal de fabricación muy original grabada en una sola piedra granítica. En las puertas de esta iglesia se ven aun los cortes y profundos agujeros producidos con las armas blancas y de fuego de los feroces piratas que atacaron y destruyeron la ciudad en el año de 1654. 

Al poco tiempo se encontraba Don Francisco interviniendo en las disputas de Honduras, hacia donde mandó diferentes oficiales y soldados, primeramente a Gabriel de Rojas, luego a Hernando de Soto, quien fué momentaneamente derrotado por Gil Gonzalez, que a pesar de su victoria quedó en muy malas condiciones cayendo luego en manos de su antiguo amigo Cristóbal de Olid, que lo tomó prisionero. 

Posteriormente Francisco de Las Casas enviado de Cortés, contra Olid que se le habia sublevado cayó también en manos de Olid, quien a su vez fue prendido en un acto de suma audacia por sus propios prisioneros, (González y de Las Casas), y sumariamente degollado. 

Poco después, González con de Las Casas, que había quedado como Tenienta de Gobernador bajo el mando de Cortés, partierón a México, dejando a Juan Lopez de Aguirre en Honduras, siendo apresados al tocar aquellas tierras por orden que en contra de ellos había dejado Cortés antes de partir en su expedición a Honduras. 

Los anteriores hechos eliminaban a los dos peores contrincantes de Fernández de Córdoba y lo ponían a la par de un posible aliado que era nada menos que el poderoso Cortés conquistador del Imperio Azteca. 

En tal situación pudo tener contacto directo y hasta recibir diferentes regalos del famoso conquistador del Norte de quién sintió de cerca el influjo de su poder, en contraste con el del viejo Pedrarias cada día mas achacoso y en continua perdida de prestigio y mando. 

INTENTO DE REBELION. 
Los anteriores acontecimientos asi como el buen nombre que le habían dado sus exitosas conquistas, despertaron en él seguramente sus dormidas ambiciones, haciéndole ver la posibilidad no muy remota de usufructuar como gobernador las muchas tierras que habia conquistado. 

Dice el Dr. Ayón en su "Historia de Nicaragua" que el Fiscal Pedro Moreno, comisionado por la Audiencia de Santo Domingo llegó a la bahía de San Andrés para calmar los ánimos entre ambas Gobernaciones y que dicho Senor escribió a Hernández de Córdoba aconsejándole que solicitase del Rey su nombramiento para gobernador de la Provincia que ocupaba. Este consejo fatal que excedía las disposiciones del mandato del Fiscal no ocultaba los deseos de la Audiencia de limitar los dominios de Pedrarias. 

Animado por sus pasados exitos y nuevos aliados, se dió a la tarea de juntar a los principales de los pueblos bajo su mando para que pidieran al Rey su nombramiento como Gobernador de Nicaragua. (8) Un posible pacto con Cortés, no muy dificil de lograr dadas las circunstancias que se le presentaban, no excluía la posibilidad futura de fijar definitivamente los límites de sus conquistas por el Norte, y detener el poderío de Pedrarias, por el Sur, quedando el en tal caso en situación de independencia de ambos, o al menos como catalizador común entre ellos, siendo suya la victoria en cualquiera de las dos situaciones que se presentara. 

Tomó prisionero a, De Soto, quien no lo acompaño en sus propósitos, pero este se fugó de su prisión en Granada ayudado por Francisco Campañón y huyó a Panamá a informar a Pedrarias de los ultimos acontecimientos. 
Pedrarias mandó a Juan de Perea a España a exponer sus quejas en contra de Fernandez de Córdoba diciendo que se le habian sublevado él y otros capitanes y andaban en conquistas, por lo que obtuvo la Real Cedula del 14 de Noviembre de 1526, en donde se mandaba llamar a Fernández de Córdoba, so pena de declararlo rebelde, prenderlo y secuestrar sus bienes, dictando en su contra sentencia interlocutoria o definitiva tanto si estuviera presente como ausente. (9) 

PRIMER VIAJE DE PEDRARIAS A NICARAGUA. TRAICION DE CORTES Y MUERTE DE, DE CORDOBA. 
A pesar de encontrarse muy enfermo Pedrarias, marchó hacia la Ciudad de Nata para reunir gente y artillería y estando en dicha Ciudad encontró a Juan Téllez quien se había venido escondido de Fernandez de Córdoba contándole y confirmándole dicho sujeto los acontecimientos e instándole para que fuera a castigar al rebelde Capitán si posible personalmente. 

El poderío y la voluntad del viejo Gobernador fueron mal calculados por De Córdoba, quien tomó en cuenta la decrepitud de su cuerpo y olvidó la eterna juventud de su odio, sobre todo el fuerte estimulo que ejercía sobre su persona cuando se pretendía burlar su autoridad o menoscabar su poder. 

Resuelto Pedrarias a mantener su autoridad junto la mayor cantidad de gente que pudo en Nata, dejando sólo lo indispensable para la defensa, reunió artillería y armas de toda clase y partió de Panama hacia Nicaragua en Enero de 1526 con algunos barcos. 

En el viaje supo que Hernández había despoblado Bruselas para tener mas gente con él, y habia construido dos fortalezas para resistirle y poco tiempo despues fué informado de que Hernández de Córdoba, estaba en Granada en cierto asunto, por lo que, adelantándose a su marcha envió al Capitán y Veedor de su Majestad Martín Estete para que en forma rápida y sorpresiva prendiera a De Córdoba. (El Dr. Ayón parece que no conoció los incidentes relatados en el Interrogatorio del Juicio de Residencia contra Pedrarias y por eso dice que Hernóndez se entregó voluntariamente a Pedrarias en León. (Ver documentos en Apendices No. 131 de Alvarez Rubiano). 

Partió el Veedor y con astucia y mucha audacia logró encerrar en la propia fortaleza de Granada a De Cordoba, enviando cartas informativas a Pedrarias para que apresurase la marcha del grueso de sus tropas pues sabía que no podría resistir un ataque de los partidarios de, De Córdoba que probablemente tratarían de libertarlo. 

Sabiendo que el camino estaba libre, Pedrarias marchó de frente hacia Granada apoderándose de la Ciudad y nombrando de inmediato al Capitán Diego de Molina para que formara Juicio a Fernández, habiéndose iniciado el correspondiente expediente en Granada, continuándose luego en León hasta su conclusion (10). 
 

INTENTO DE REBELION. Los anteriores acontecimientos asi como el buen nombre que le habian dado sus exitosas conquistas, despertaron en el seguramente sus dormidas ambiciones, haciendole ver la posibilidad no muy remota de usufructuar como gobernador las muchas tierras que había conquistado. 

Dice el Dr. Ayón en su "Historia de Nicaragua" que el Fiscal Pedro Moreno, comisionado por la Audiencia de Santo Domingo llegó a la bahía de San Andrés para calmar los ánimos entre ambas Gobernaciones y que dicho Señor escribió a Hernández de Córdoba aconsejándole que solicitase del Rey su nombramiento para gobernador de la Provincia que ocupaba. Este consejo fatal que excedía las disposiciones del mandato del Fiscal no ocultaba los deseos de la Audiencia de limitar los dominios de Pedrarias. 

Animado por sus pasados éxitos y nuevos aliados, se dió a la tarea de juntar a los principales de los pueblos bajo su mando para que pidieran al Rey su nombramiento como Gobernador de Nicaragua. (8) Un posible pacto con Cortés, no muy dificil de lograr dadas las circunstancias que se le presentaban, no excluía la posibilidad futura de fijar definitivamente los límites de sus conquistas por el Norte, y detener el poderio de Pedrarias, por el Sur, quedando el en tal caso en situación de independencia de ambos, o al menos coma catalizador comun entre ellos, siendo suya la victoria en cualquiera de las dos situaciones que se presentara. 

Tomó prisionero a, De Soto, quien no lo acompañó en sus propositos, pero este se fugó de su prisión en Granada ayudado por Francisco Campañón y huyó a Panama a informar a Pedrarias de los últimos acontecimientos. 

Pedrarias mandó a Juan de Perea a España a exponer sus quejas en contra de Fernández de Córdoba diciendo que se le habian sublevado él y otros capitanes y andaban en conquistas, por lo que obtuvo la Real Cedula del 14 de Noviembre de 1526, en donde se mandaba llamar a Fernández de Córdoba, so pena do declararlo rebelde, prenderlo y secuestrar sus bienes, dictando en su contra sentencia interlocutoria o definitiva tanto si estuviera presente como ausente. (9) 

PRIMER VIAJE DE PEDRARIAS A NICARAGUA. TRAICION DE CORTES Y MUERTE DE, DE CORDOBA. 
A pesar de encontrarse muy enfermo Pedrarias, marchó hacia la Ciudad de Nata para reunir gente y artillería y estando en dicha Ciudad encontró a Juan Téllez quien se había venido escondido a Fernández de Córdoba a informar sobre el levantamiento, contándole y confirmándole dicho su sujeto los acontecimientos e instándole para que fuera a castigar al rebelde Capitán si posible personalmente. 

El poderío y la voluntad del viejo Gobernador fueron mal calculados por De Córdoba, quién tomó en cuenta la decrepitud de su cuerpo y olvidó la eterna juventud de su odio, sobre todo el fuerte estímulo  que ejercía sobre su persona cuando se pretendía burlar su autoridad o menoscabar su poder. 

Resuelto Pedrarias a mantener su autoridad juntó la mayor cantidad de gente en Nata,  dejando solo lo indispensable para la defensa, reunió artillería y armas de toda clase y partio de Panamá hacia Nicaragua en Enero de 1526 con algunos barcos.

En el viaje supo que Hernández había despoblado Bruselas para tener mas gente con él, y había construido dos fortalezas para resistirle y poco tiempo después fue informado de que Hernández de  Córdoba, estaba en Granada en cierto asunto, por lo  que, adelantándose a su marcha envió al Capitán y Veedor de su Majestad Martin Estete para que en forma mas rápida y sorpresiva prendiera a De Córdoba. El Dr. Ayón parece que no conoció los incidentes relatados en el Interrogatorio del Juicio de Residencia contra Pedrarias y por eso dice que Hernández de Córdoba se entregó voluntariamente a Pedrarias en León.

Partio el Veedor y con astucia y mucha audacia logró encerrar en la propia fortaleza de Granada a  De Córdoba, enviando cartas informativas a Pedrarias para que apresurase la marcha del grueso de sus tropas pues sabía que no podría resistir un ataque de los partidarios de, De Córdoba que probablemente tratarían de libertarlo. 

Sabiendo que el camino estaba libre, Pedrarias marchó de frente hacia Granada, apoderándose de la Ciudad y nombrando de inmedito al Capitán Diego de Molina para que formara Juicio a Fernández, habiéndose iniciado el correspondiente expediente en Granada, continuándose luego en León hasta su conclusión.(10). 

Estando prisionero Fernández fué capturada cierta correspondencia que le llegaba de Don Pedro de Alvarado lo que unido a otros acontecimientos hizo sospechar a Pedrarias de una inminente invasión por el lado del Norte de parte de las gentes de Cortés, por lo que como hombre previsor y buen militar marchó rapidamente a León a ocupar la Plaza para hacer frente a cualquier evento. 

Fernández envió carta a Cortés (un poco antes de la llegada de Pedrarias) pidiéndole su protección y ofreciéndole ponerse bajo su mando, pero Cortés le contetó que obedecería a Pedrarias como era su deber, con lo que dejó abandonado a su suerte, contradiciendo bruscamente su actitud anterior que había sido de incitación a la rebeldia. Tal actitud puede comprenderse por dos hechos: la inminente llegada de Pedrarias, a quien temía, con mas fuerzas que las que podia oponerle y los ultimos acontecimientos que se habian escenificado en México, en que aqellos días cuya situacion real ignoraba pero que le hacían temer la pérdida inesperada de sus dominios

En general no resulta raro tal proceder en un hombre acostumbrado al juego político, en el cual era maestro por su habilidad, astucia y repetida costumbre de engañar a todos incluso a sus propios soldados. 

Entretanto y en forma sumaria procedía Pedrarias en contra de Hernández condenándolo a ser degollado en la Plaza Pública de León.  cumpliéndose la sentencia en los ultimos meses de ese mismo año de 1526. Después de su muerte se suscitaron enconados pleitos por la propiedad de sus bienes, que eran numerosos y habian sido cambiadas las personas que los tenían en deposito por orden de Pedrarias, ignorándose sus nuevos tenedores, todo en perjuicio de la Real Hacienda a la cual pasaban los bienes de los  ajusticiados. (11) 

HERNANDO DE SOT0, VECINO DE LEON. Llegó a Panamá con la expedición de Pedrarias de 1514, en estas tierras vivió sufriendo las penalidades de los primeros días de la colonia, participando en numerosas actividades guerreras; vino a Nicaragua con la expedición conquistadora de 1524 capitaneada por Fernández de Córdoba.

Por ordenes de éste ultimo explore el Lago Cocibolca hasta el río Desaguadero, tratando de encontrar la salida al mar del Norte, llegando hasta el raudal de el Toro, de donde no pudo pasar por impedirselo las muchas piedras que habia. 

Participó en la fundación de Granada, León y los pueblos del Norte, radicándose en León de donde salió algun tiempo después hacia Honduras llegando hasta Nequepio o Melaca, conquistando y pacificando los territories que recorrió, encontrando los restos que habia dejado Alvarado, (una lombarda y algún calzado), por estos lugares, pasando luego a la Villa llamada Toreba, en donde se encontraba cuando llegó Gil González con gentes de caballería e infantería y tomándolo por sorpresa procedió a atacarlo al file de la noche. Sin embargo, De Soto le hizo frente y cuando el combate se ponía a su favor a pesar de la traición de que había sido victima, Gil González, pidió a grandes gritos "Paz por el emperador". 

El combate se detuvo y De Soto reconcentró su gente, entonces llegaron nuevos combatientes como refuerzos de González por lo que sintiéndose éste último nuevamente fuerte volvió a la carga, derrotando momentaneamente a De Soto a quién logré quitar 130.000 pesos de oro bajo, retirándose enseguida precipitadamente y abandonando a la mayor parte de su gente pues no pudo sostener la lucha hasta el final. (12) 

Antes de estas luchas el capitán Gabriel de Rojas enviado de Fernández de Córdoba había tratado de convencer a González de que aquellas tierras eran de Nicaragua, sin resultado positivo alguno. 

Cuando el pretendido levantamiento de Fernández de Córdoba, fue fiel a Pedrarias por lo que sufrió prisión en Granada, de donde se escapó ayudado por el Capitán Francisco de Campañón, partiendo hacia Panamá a informar al gobernador de todo cuanto sucedía en Nicaragua. Posteriormente fue testigo de estos hechos en el segundo juicio de Residencia que sufriera Pedrarias en Panamá y que acaeció en el ano de 1527 siendo ya Gobernador Pedro de los Ríos. 

En agosto de 1529 el navio "Santiago" estaba siendo preparado para Ilevar al Veedor Alonso Perez de Valer a donde su Majestad, pero su tripulación huyó llevándose dicho navío y dejando al Veedor, por lo que no habiéndo en el Puerto de la Posesión (El Realejo) que era el Puerto de la ciudad de León, ningún otro navio de su Majestad se contrató uno particular de los Capitanes Hernán Ponce de León y Hernando De Soto (ambos radicados en León) para tal misión y también para Ilevar Cartas de Justicia (Requerimientos judiciales) en contra de los tripulantes fugados (13). 

Además de tener su navío el Capitán De Soto poseía una bien construida casa en León de tejas y ladrillos, habiéndo sido uno de los primeros vecinos progresistas que ccnstruyó de tales materiales y tapio sus patios. Vivia junto con Ponce de León y estaba situada dicha casa en una esquina a un lado de la Iglesia Mayor (año de 1530).

Posteriormente contrajo matrimonio con Dona Isabel Arias, una de las hijas mayores de Pedrarias de quién cuenta la historia que pasaba largas tardes en el Minarete de la Habana escudrifiando el horizonte en espera del ansiado navio que nunca traería a su marido de las costas de la Florida. 

La inmortalidad acompañó a tan ilustre Capitán pasando a la historia como el primer gobernador de la Florida y conquistador de dichas Sierras, cupiendole asimismo el honor de ser el descubridor y primer explorador del Misisipi en cuyas aguas fue sepultado, al sorprenderle la muerte en tal empresa el 31 de Mayo de 1542, con lo que otro vecino de la ciudad de León alcanzaba con gloria su sitial de honor entre los grandes de la conquista de América. ..continua
Alfonso Arguello Arguello, Historia de León Viejo


 
 
 
Tour Leon Viejo
El Conquistador de Nicaragua

El Primer Gobernador colonial

Primeros arzobispos de la colonia

 Ruinas de León Viejo

Museo de Imabite

Visite Monumento a la resistencia indígena 

Patrimonio de la Humanidad

Ruinas: 

Ermita de San Sebastián

Iglesia de Santiago

San Andrés 

Veracruz

Casa de la Pólvora

León Ecotour

Hervideros de San Jacinto 

laguna-cratér  de Asososca a 19 kilómetros al este de León

Manglares de León

Reserva natural de la Isla Juan Venado

Ruta de los volcanes 

Volcan el Momotombo

Volcan  el Cerro Negro

Volcan  Santa Clara

Volcan Telica
 

Playas del Pacifico

Poneloya 

Las Peñitas

El Transito

Puerto Sandino
 

Visite Tour Granada Colonial


 
Francisco Hernández de Córdoba,
Era un español anadaluz, de una ciudad  llamada Cabra. Es el fundador de Nicaragua y las primeras  ciudades de Nicaragua; Léon y Granada.
Francisco Hernández de Córdoba,  fundó León el 19 de junio de 1524 a orillas del lago Xolotlan,  cerca del volcán  Momotombo.  La erupción del volcán Momotombo, en 1610, sepultó con sus cenizas toda la ciudad y obligó a sus habitantes a abandonarla
El conquistador fundó en ese año las ciudades de Granada y León.  En 1926  En julio de 1526,  Hernández de Córdoba fue decapitado en la plaza mayor de León (ahora León Viejo), por el entonces gobernador de Nicaragua; Pedrarias Davila. 
Por ese acto, a Hernández de Córdoba le cortaron la cabeza y esta la pusieron a la vista pública. Del cuerpo muchas veces se dijo que lo habían dejado a la suerte de los zopilotes.  Pero, indagaciones de arqueólogos nicaragüenses, dieron con varios documentos que hablan del entierro del conquistador, pese a las acusaciones de traición que le imputaron.
Fue enterrado al revés por no tener cabeza. A su lado estaba un esqueleto de 2.30 de longitud que podría pertenecer a Pedrarias Dávila. Varios textos históricos recopilan el testimonio de un reo que compartió cárcel con Hernández de Córdoba, quien asegura que al conquistador se le permitió confesarse antes de ser ejecutado en la Plaza de León Viejo, y luego sepultado con honores en un sitio  privilegiado por su condición de Teniente del Rey. 
Según Dávila, primer Gobernador de Nicaragua, el conquistador se reunió con Cortez en Trujillo, Honduras, donde se realizó la conspiración.  La historia narra un juicio rápido. Hernández de Córdoba fue detenido, Dávila actuó siempre con el permiso de la Corona Española, quien aceptó su decapitación luego que el conquistador fuera declarado culpable.  Los datos históricos no hablan con precisión sobre la veracidad de la sospecha de Dávila, pero en la crónica de Fernández de Oviedo se relata que “al parecer de muchos, (Dávila),  hizo injustamente degollar (a Francisco Hernández de Córdoba)”. 
Quizá esta percepción hasta pudo estar relacionada al tipo de autoridad que impuso el primer Gobernador.   Pedrarias lo que hizo fue exterminar la raza indígena. procesar a PEDRARIAS, no obstante, con sus influencias, este último logra salir victorioso, obteniendo mediante Real Cédula, expedida en

Valladolid el 1 de junio de 1527 el nombramiento de Gobernador de Nicaragua, nueva provincia fundada y separada de Castilla de Oro, sin establecer límites, lo que provoca una confrontación entre ambos gobernadores.

        Finalmente, PEDRO ARIAS DE AVILA, a la edad de 91 años, muere el 6 de marzo de 1531, en la ciudad de León.

 

....................................................................................

 

.

 
     
 
 



14/05/00  La Prensa   OCTAVIO ENRÍQUEZ

             Exhuman restos de Francisco Hernández de Córdoba

                        “León Viejo fue declarado patrimonio histórico de la nación y nosotros
                        hacemos extensiva esa declaratoria a los restos óseos de Hernández de
                        Córdoba”,
                        dijo Salvador Baltodano, director de Patrimonio Cultural de la nación

                  LEÓN VIEJO.– La desoladas calles de las ruinas de León Viejo se vieron ayer
                   transitadas por centenares de personas que asistieron a la exhumación de los restos
                   del fundador de la ciudad de León y Granada, Francisco Hernández de Córdoba.

                   Los restos del conquistador español fueron declarados patrimonio histórico de la
                   nación bajo la resolución 09-00, la cual fue leída por Salvador Baltodano, director de
                   Patrimonio Cultural de la nación.

                   “León Viejo fue declarado patrimonio histórico de la nación y nosotros hacemos
                   extensiva esa declaratoria a los restos óseos de Hernández de Córdoba”, dijo
                   Baltodano a LA PRENSA.

                   El director del Instituto Nicaragüense de Cultura, Clemente Guido, dijo que se puede
                   considerar el hallazgo como una bendición de Dios, porque ellos buscaban los restos
                   del primer gobernador de Nicaragua, Pedro Arias de Ávila (Pedrarias Dávila) y
                   encontraron los de Hernández de Córdoba.

                   “La Historia de Francisco Hernández de Córdoba no debe repetirse más en
                   Nicaragua. Ya no debemos seguir permitiendo que las intolerancias políticas hagan
                   rodar cabezas, pues lo que realmente ha rodado durante tantos siglos es la unidad
                   corporal misma de la nación nicaragüense”, dijo Guido durante su intervención en
                   León Viejo.

                   “Esa es una ironía de la vida que lo hayan enterrado al lado de su victimario y
                   precisamente Oviedo dice que ambos están en la misma Iglesia y que le va a pedir
                   cuentas de su cabeza”, expresó el ministro Guido.

                   Por su parte, el doctor Carlos Tünnermann Bernheim, dijo que Hernández de Córdoba
                   fue decapitado en 1,526 por orden del mismo Pedrarias en la plaza mayor de León
                   Viejo, apenas dos años después de fundar la ciudad de León. Pedrarias lo declaró
                  traidor porque al parecer Hernández de Córdoba tenía aspiraciones de ser gobernador
                   de Nicaragua.

                   Tünnermann Bernheim descubridor de las Ruinas de León Viejo, explicó que con este
                   hallazgo no se deben olvidar nuestras raíces y aseguró que Hernández de Córdoba en
                   realidad fundó tres ciudades en Nicaragua: León, Granada y Bruselas, esta última
                   ubicada en Nicoya, que en la actualidad pertenece a Costa Rica y la cual fue
                   despoblada tiempo después por su mismo fundador.

                   “Es un descubrimiento importantísimo porque aquí en León Viejo se encuentran las
                   raíces de nuestra nacionalidad. A partir de aquí va a surgir Nicaragua”, destacó el
                   doctor Alejandro Serrano Caldera, quien también asistió al acto.

                   El descubrimiento se realizó el dos de mayo pasado por el arqueólogo Ramiro García,
                   bajo la coordinación de Edgard Espinosa, jefe del Departamento de Antropología del
                   Museo Nacional. Los restos fueron hallados cuando dieron con dos tumbas que se
                   encontraban junto a otra descubierta por un grupo de profesores de la Universidad
                   Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) en 1967. Las dos tumbas encontradas
                   recientemente contienen los restos de Pedrarias y los de Hernández de Córdoba.

                   Los restos del personaje histórico visitarán las ciudades de León, Managua y
                   Granada, hasta que el 25 de mayo regrese a León Viejo, para ser sepultado en la
                   Cripta de los Fundadores.


 Restos de Francisco Hernández de Córdoba
Detalles del descubrimiento 

   Buscando al primer gobernador de Nicaragua se encontraron con  el conquistador - invasor europeo.
El descubrimiento se realizó el dos de mayo del 2000  por el arqueólogo Ramiro
 García, bajo la coordinación de Edgard Espinosa, jefe del Departamento de Antropología del Museo Nacional. Los restos fueron hallados cuando dieron con dos tumbas que se encontraban junto a otra descubierta por un grupo de profesores de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) en 1967.
                   Las dos tumbas encontradas  contienen los restos de Pedrarias y los de Hernández de Córdoba.



 “León Viejo fue declarado patrimonio histórico de la nación 
Los restos del conquistador español fueron declarados patrimonio histórico de la  nación bajo la resolución 09-00  “León Viejo fue declarado patrimonio histórico de la nación.

Los restos óseos de Hernández de  Córdoba”, ahora permanecen en una cripta de cristal llamada "Cripta de los fundadores en Leon Viejo."


La Tribuna 0805/2000
  Detalles de un descubrimiento casual
            WILDER PéREZ R.
 Casi una semana después del descubrimiento de los restos de Francisco Hernández de Córdoba, las autoridades del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) revelarán los detalles del hallazgo.  Lo que hasta ahora se maneja con certeza gracias a declaraciones previas de Clemente  Guido, director del INC, es que no cabe duda de que los restos de un hombre sin  cabeza encontrados en la Iglesia La Merced, en León Viejo, pertenecen al conquistador de Nicaragua.  Las revelaciones más específicas de lo ocurrido se darán a conocer mañana antes del mediodía y existe optimismo en el INC por lo ocurrido.
 El descubrimiento de la osamenta de Hernández de Córdoba fue producto de una casualidad. Los investigadores Edgard Espinoza y Ramiro García llevaban más de  cinco meses buscando los restos de Pedrarias Dávila, el primer gobernador de Nicaragua, en el Convento San Pedro, del antiguo León.  La sorpresa fue mayor porque, según la historia, no había indicios de encontrar los restos del conquistador, puesto que siempre se manejó que su cuerpo pasó al olvido  luego que lo decapitaran por órdenes de su jefe, el gobernador Dávila, en el año 1526.  Lo que entonces importaba era su cabeza, que luego de separarla del resto del cuerpo  fue expuesta en la Plaza Mayor de León Viejo, probablemente para que sirviera de  ejemplo de lo que le sucedería a cualquiera que intentara conspirar en su contra.  El suceso ocurrió dos años después que Pedrarias Dávila enviara a su capitán de conquista, Hernández de Córdoba, a colonizar lo que hoy es Nicaragua, debido a lo cual nuestra moneda tiene su nombre. El conquistador fundó en ese año las ciudades de Granada y León.
En 1926 Dávila sospechó que su capitán de conquista intercambiaba información con Hernán Cortés, que se desplazaba desde México hacia el sur del continente.   Lo sorprendente de esta historia es que no hay duda de que los restos pertenezcan a Francisco Hernández de Córdoba, que, a pesar de la controversia que envolvió su  muerte, aparece sepultado bajo el Altar Mayor de la iglesia antes mencionada. Allí solamente se sepultaba a personas de alto rango religioso y social.
Esto indica que el cuerpo del conquistador en realidad no fue olvidado, sino todo lo contrario, enterrado con honores en un exclusivo lugar como ese, donde además se descubrieron otras osamentas y se asegura que está la ubicación exacta del sacerdote Antonio Valdivieso, también de origen español.
Luego de dar a conocer las pruebas concretas de que en realidad se trata de los restos del conquistador de Nicaragua, las autoridades del INC planean exhumar sus restos  para revestirlo de honores en las ciudades que él fundó hace 476 años, y en la actual capital.    La osamenta luego será devuelta a su tumba el 23 de mayo en un acto solemne, no sin antes asegurarse de que permanezca bien conservada una vez en el sitio.   La búsqueda de Pedrarias Dávila continúa. El objetivo es profundizar en los  conocimientos de las costumbres funerarias de los españoles en Nicaragua durante la época colonial.  Una vez que los restos de los tres personajes históricos que aparecen en esta nota salgan a luz, el INC lanzará una publicación que contendrá información más precisa de los tiempos de la Colonia en nuestro país.




El Nuevo Diario  6 /5/ 2000 |
                 Exhuman a Francisco Hernández de Córdoba
         Hallan osamenta de conquistador
                                  —Joaquín Tórrez A.—

                 Los restos del hombre más conocido de Nicaragua, ese cuyo apellido le da el nombre a nuestra moneda, el conquistador español, Francisco Hernández de Córdoba, fueron encontrados 474 años después en una cripta de la derruida iglesia La Merced, en León Viejo.  La mañana del 2 de mayo, el hallazgo de los huesos de un hombre sin cabeza, en una tumba ubicada en la parte baja del presbiterio de esa iglesia, llamó la atención de los arqueólogos nicaragüenses Ramiro García y Edgar Espinoza.   De inmediato, suspendieron las excavaciones que desde noviembre del año  pasado emprendieron en las ruinas de León Viejo, para dar con lo que fue de Pedrarias Dávila, el primer gobernador de Nicaragua en la época de la conquista española.
  La tumba ubicada en un lugar privilegiado de la iglesia, el esqueleto sin la cabeza, y toda una serie de argumentos históricos, los llevaron a confirmar lo  que ahora es un premio a su labor, y un hecho histórico para contar: los restos  son de Francisco Hernández de Córdoba, el español que en 1524 fundó las  ciudades de Léon y Granada. En el Instituto de Cultura de Nicaragua, INC, y su director Clemente Guido, están más que seguros que lo encontrado son los restos de Francisco Hernández de Córdoba. Esa seguridad la sustentan cinco razones que por ahora las callan para hacerlas públicas en una conferencia de prensa en los próximos días.   «Lo identificamos no sólo por la carencia de la cabeza (que es una de las razones), sino porque el lugar donde estaba, en el baptisterio, en el altar  mayor de la iglesia, es un lugar donde sólo enterraban a las personas de alto rango social y religioso», dice Guido. Las demás razones, con documentos coloniales y evidencias arqueológicas, las presentaran posteriormente.  Francisco Hernández de Córdoba, era un español anadaluz, de una ciudad  llamada Cabra, que en 1524 fundó las ciudades de Granada y León, y que, dos años después, en julio de 1526, fue decapitado en la plaza mayor de León (ahora León Viejo), por el entonces gobernador de Nicaragua,  Pedrarias Dávila.
Pedrarias Dávila entonces era el jefe, y Hernández de Córdoba su capitán de conquista. Pero, por supuestas comunicaciones que Hernández de Córdoba tuvo con el conquistador de México, Hernán Cortez, Pedrarias Dávila lo acusó de traición. Por ese acto, a Hernández de Córdoba le cortaron la cabeza y la pusieron a la vista pública. Del cuerpo muchas veces se dijo que lo habían dejado a la suerte de los zopilotes.  Pero, indagaciones de arqueólogos nicaragüenses, dieron con varios documentos que hablan del entierro del conquistador, pese a las acusaciones de traición que le imputaron.  Ahora, con una seguridad a prueba de balas de que hallaron a Francisco Hernández de Córdoba (prácticamente el fundador de Nicaragua), exhumarán sus restos y lo llevaran a León, Granada y Managua para vestirlo de honores.   Luego, el próximo 23 de mayo, en un acto presidencial, lo depositarán donde  lo encontraron, en las ruinas de León Viejo, pero con previos tratamientos químicos, y en una urna sellada para evitar que se destruyan sus restos.
   Este hallazgo, según cree el señor Guido, es un premio «inesperado» al esfuerzo de los arqueólogos nacionales que desde noviembre del año 1999,  buscan los restos de Pedrarias Dávila, supuestamente enterrado en León Viejo.    Vale decir que a Pedrarias lo buscan desde hace 33 años, desde que investigadores de la Universidad Nacional Autónoma, UNAN, de Léon, en 1967, encontraron las ruinas de León Viejo. Según documentos históricos, Pedrarias está enterrado en algún lugar del viejo León, en una caja de metal  adornado con sus joyas.
  La idea de la investigación (financiada con recursos del INC), era buscar a Pedrarias, y conocer más sobre los patrones funerarios de los españoles que habitaron Nicaragua durante la época colonial, sus costumbres, y tradiciones  para compararlas con las costumbres funerarias de ahora.   En lo que llevan de búsqueda, en las ruinas de León Viejo, justo en lo que fue la Iglesia La Merced y el Convento de San Pedro, han encontrado cinco tumbas, aún no identificables. En las cinco tumbas, han encontrado doce osamentas, dos de mujeres, tres de niños y el resto de hombres que posiblemente fueron frailes españoles.  Por todo esto, los arqueólogos nacionales deducen que las tumbas, en épocas de la colonia, eran ocupadas para dos o tres entierros. Los cuerpos, según los estudios, los echaban en sacos, a diferencia de las personas importantes que eran enterradas en cajas.
Todas estas investigaciones serán escritas en un libro que el INC publicará a finales de este año. Para entonces también esperan encontrar, aparte de Pedrarias, los restos del cura español Antonio Valdivieso, del que sí tienen el  lugar exacto de su tumba: en el Convento de San Pedro, de la Congregación de los Dominícos, en la capilla mayor, a mano derecha.  Cuando lo encuentren lo llevarán a la Basílica de La Asunción, en León, p enterrarlo como lo que fue: un mártir que peleó por los derechos de los  indígenas.



En las Ruinas de León Viejo
         Encuentran restos de Francisco Hernández de Córdoba

                       LA PRENSA/
                                               HILDA ROSA MARADIAGA C.

                 Los restos de Francisco Hernández de Córdoba,  fundador de las ciudades de León (hoy ruinas de León Viejo) y Granada en 1524, fueron encontrados por el  equipo de arqueólogos del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), en las ruinas de León Viejo, informó Clemente Guido Martínez, director de la institución.  “Hernández de Córdoba fue el capitán general de conquista enviado a Nicaragua  desde Panamá por Pedrarias Dávila, quien lo envió a conquistar en nombre suyo”, dijo Guido. Sin embargo, dos años más tarde, en junio de 1526, fue decapitado en la plaza mayor de León por órdenes de Pedrarias Davila, quien lo acusó de traición por haber tenido contacto con la gente del conquistador Hernán Cortés que venía de México. Luego  de cortarle la cabeza en la plaza de la ciudad, fue enterrado con solemnidad y honores por ser el fundador de las dos ciudades del país.  “Se descubrió con un altísimo grado de seguridad y el lunes presentaremos las pruebas documentales, las evidencias arqueológicas y las muestras de las causas que llevan a la conclusión definitiva”, dijo Guido. “Encontraron los restos en su tumba y la evidencia principal es el lugar y la forma en  que se encontró el cuerpo. El cuerpo está decapitado y en un lugar privilegiado que es la iglesia La Merced de León Viejo, ubicada casi saliendo de las ruinas”, explicó.   “En la misma iglesia se encontraron otras tumbas, pero son de gente de menor rango  que no sabemos quiénes son, sin embargo, la de Francisco Hernández de Córdoba está debidamente identificada”, agregó.



Positivo para propuesta de Patrimonio de la humanidad


            Conquistador enterrado a la diestra de Dios
 Fue enterrado al revés por no tener cabeza. Fernando Robleto lo catalogó como el  hecho histórico más importante del siglo. A su lado está un esqueleto de 2.30 de longitud que podría pertenecer a Pedrarias Dávila

                                           WILDER PéREZ R.
  Los restos encontrados por dos  arqueólogos nicaragüenses en León Viejo definitivamente pertenecían a Francisco Hernández de Córdoba, conquistador de Nicaragua.    “Fue enterrado a mano derecha del  altar mayor de la iglesia (La Merced), que significa a la diestra del Dios  Padre”, aseguró Clemente Guido, director del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), en conferencia de prensa ofrecida ayer en horas de la  mañana.
Aunque el hallazgo fue hecho hace  exactamente una semana, el 2 de marzo pasado, y la noticia ya recorría  el mundo, el INC anunció su posición oficial hasta ayer debido a que “se requería el tiempo necesario de realizar las  comparaciones documentales… teníamos que estar plenamente seguros de que se trataba del conquistador de Nicaragua, aunque no había duda del acontecimiento histórico”, comentó Guido, “este es como un premio a la labor que el Instituto de Cultura y los arqueólogos han venido haciendo”, añadió.   Por su parte, los expertos responsables del hecho se mostraron satisfechos con el hallazgo.  “Uno se siente muy emocionado… es impactante”, comentó a La Tribuna Edgard Espinoza  Pérez, uno de los arqueólogos que hizo el descubrimiento. Un poco menos expresivo fue el arqueólogo Ramiro García Vásquez. “Esto es parte del éxito, es un aporte que hacemos a la  historia de nuestro país”, comentó.  Durante la conferencia se presentaron la pruebas calificadas de contundentes por quienes  presidieron la actividad. Tanto el director del INC, como los arqueólogos mencionados anteriormente, además de Fernando Robleto, ministro de Educación, Cultura y Deporte; y el poeta Julio Valle Castillo, citaron textos de la época colonial para aclarar la veracidad del descubrimiento.  Entre las evidencias documentales destacaron textos de Gonzalo Fernández de Oviedo, en el que asegura que Pedrarias Dávila mandó degollar a Hernández de Córdoba y éste fue sepultado en la iglesia de León, es decir, La Merced, de León Viejo. “Así allá (en el cielo o en el infierno) le ha de pedir cuenta de su cabeza (a Pedrarias Dávila)”, escribió el cronista Fernández de Oviedo.  En otro texto histórico se recopila el testimonio de un reo que compartió cárcel con Hernández de Córdoba, que asegura que al conquistador se le permitió confesarse antes de ser ejecutado en la Plaza de León Viejo, y luego sepultado con honores en un sitio privilegiado por su condición de Teniente del Rey.  Así, los restos del conquistador fueron enterrados de manera distinta a la de los otras cinco personas encontradas bajo el presbítero de La Merced. Por no contar con su cabeza, sus  pies quedaron en la cavidad destinada a la misma, es decir, lo enterraron al revés gracias a las costumbres de la época.    ¿Injusta condena?  Como es sabido, en 1524 Pedrarias Dávila mandó a su Capitán de Conquista desde Panamá hacia el Norte del continente. Así, Francisco Hernández de Córdoba conquistó Nicaragua,  fundando las ciudades de León y Granada.   Dos años después, ya con Dávila en el país, Hernández de Córdoba fue acusado por su jefe de traición, presuntamente por intercambiar información con Hernán Cortez, que venía desde México. Según Dávila, primer Gobernador de Nicaragua, el conquistador se reunió con Cortez en Trujillo, Honduras, donde se realizó la conspiración.  La historia narra un juicio rápido. Hernández de Córdoba fue detenido, Dávila actuó siempre con el permiso de la Corona Española, quien aceptó su decapitación luego que el conquistador fuera declarado culpable.   Los datos históricos no hablan con precisión sobre la veracidad de la sospecha de Dávila, pero en la crónica de Fernández de Oviedo se relata que “al parecer de muchos, (Dávila),  hizo injustamente degollar (a Francisco Hernández de Córdoba)”.  Quizá esta percepción hasta pudo estar relacionada al tipo de autoridad que impuso el primer Gobernador. “Ahora me atrevo a decir probablemente si hubiéramos encontrado al que buscábamos, a Pedrarias Dávila, no hubiéramos preparado tantos honores”, aseguró Guido en la conferencia. “Primero porque aquí estamos hablando del conquistador y también porque Pedrarias lo que hizo fue exterminar la raza indígena”, señaló el director del INC.