-
 
  El Almendro se fundó en 1892, cuando Nery López, Perfecto Romero, Francisco  González, y otros buscadores de caucho y raicilleros llegaron al lugar en busca de hule y raicilla, según su historia. 

La raicilla desempeñó un papel importante en el municipio, que también fue uno de los principales exportadores de hule en el   mundo. Pero después la producción decayó.A finales de la década de los 70 los   habitantes del municipio se dedicaron a los cultivos agrícolas, pero actualmente las   tierras no producen ni el 10 por ciento de lo que producían en esos años, según José   Benito Acevedo, de 70 años de edad y habitante del lugar. 

              En los años 70, Julio Barrios, Federico Brenes, Ángela Acevedo, Raúl Rocha, Norma  Mejía y Cándido Mejía, este último ya fallecido, viajaron al municipio de San   Miguelito para conseguir la demarcación, dijo. Acevedo recordó que la gestión para  que El Almendro fuera municipio, tardó cuatro años.  

 

          Busto en honor al sacerdote Lucinio   Martínez   

   En el parque de El Almendro erigieron  un busto en honor al sacerdote Lucinio   Martínez, quien fundó la Asociación  para el Desarrollo de El Almendro   (Asodeal), mediante la cual llevaron  obras de progreso al lugar. que con ayuda de la cooperación española y organismos  acreditados en Nicaragua llevaron energía al municipio, así como un pequeño  proyecto de agua potable. 
 

24 DE ABRIL DEL 2002 /  La Prensa

25 de Abril
El Almendro celebra
fiestas de San José Obrero 
Hasta 1995, el municipio de El Almendro, Río San Juan, celebró al  Sagrado Corazón de Jesús como su santo patrono.  ahora en honor a San José  Obrero              
Jerónimo Duarte Pérez / La Prensa. 
              CORRESPONSAL / NUEVA GUINEA
    Después de haber disfrutado del desfile hípico y tardes taurinas, los habitantes de El  Almendro, Río San Juan, inician mañana jueves 25 de abril, las fiestas patronales en   honor a San José Obrero, las que se extienden por cinco días más. 

              Estas fiestas son visitadas por personas de otros pueblos para disfrutar de las  alegres actividades que incluyen tardes taurinas, palo lucio, carreras de cintas,  desfile hípico, fiestas bailables, y coronación de la reina de las Fiestas Patronales. 

              El título de Reina de las Fiestas, cuyas participantes fueron muchachas autóctonas  de la zona, fue otorgado a Svetlana Rojas Avilés, de 17 años y cursante del quinto  año de secundaria, dijo Carlos Bayardo Pineda, alcalde de El Almendro. 

              Mientras que la Reina del Hípico es Consuelo del Rosario Jaimeth Rosales, de 15  años y estudiante del segundo año de secundaria. 

              José Benito Acevedo, vicealcalde de El Almendro, dijo que ésta es la fiesta número  52 y se celebran desde la década de los años 50, cuando el lugar formaba parte del  municipio de Morrito 

              Indicó que en ese tiempo el santo patrono del municipio era el Sagrado Corazón de  Jesús, y dejó de serlo en 1995, con la llegada del cura párroco Lucinio Martínez, de  origen español. 

              


A=Area territorial/Km² 
P=Poblacion    V=Votos
D=Densidad       INIFOM 96
A         P       V          D

A              P             V          D
1444.8 28,733   14,226    20
 Tel-Alcaldia
283-0230 Fax 283-0032

A                  P       V          D
1654.81    9,717    4,492    6
 Tel-Alcaldia

A               P       V          D
1656.75    2,260    870   .7
 Tel-Alcaldia

A               P       V          D
678.94   6.093  2,845    8.98
 Tel-Alcaldia
045-34072

A                P         V          D
1096.59  13,534   6,533  14.6 
 Tel-Alcaldia

A                P          V          D
1009.01    12,807   5,888  13 
 Tel-Alcaldia

Bienvenido 
a El Almendro
UN PUEBLO GANADERO 

              Carlos Bayardo Pineda, alcalde del municipio El Almendro, dijo que éste cuenta con  32 comarcas. Un 70 por ciento de los habitantes viven de la ganadería, un 20 por  ciento se dedica a la agricultura y un 10 por ciento al comercio.  

              


El Almendro: La gran piscina de "aguas blancas"

     Es llamado así por la gran cantidad de leche que se

     producen el departamento de Chontales

ORLANDO VALENZUELA
Redactor Viajero

Hace diez años, El Almendro era un olvidado caserío enclavado en medio de las ásperas y despaladas
montañas de la parte norte del departamento de Río San Juan. Nadie, a excepción de sus habitantes y
unos pocos que se atrevían a llegar a este lugar, se imaginaría en aquel entonces que este poblado se
convertiría en menos de una década, en uno de los municipios más dinámicos y famosos de toda
Nicaragua.

La fama le llegó a este acogedor lugar desde el momento en que fue
seleccionado para reconcentrar a miles de ex combatientes de la
resistencia nicaragüense o "Contras" que habían recibido financiamiento de
los Estados Unidos para combatir al gobierno sandinista.

También porque aquí se produjo la desmovilización y desarme de miles de
ex combatientes de la Resistencia Nicaragüense. Desde entonces, El
Almendro ha dejado atrás la guerra y ha iniciado un proceso de
reconciliación exitoso.

                  UN POCO DE HISTORIA

Durante los primeros siglos de la dominación española, El Almendro fue
un importante "puerto de montaña" gracias al caudal del Río
Tepenaguazapa, que en sus 52 kilómetros de extensión comunica con el
Gran Lago de Nicaragua.

Fue por esta vía de comunicación que en 1709 expedicionarios zambos y mosquitos lograron capturar
el barco colonial "Champán del Rey", en aguas del lago.

Sin embargo, fue hasta el año 1892 en que El Almendro fue fundado como una comunidad por los
huleros y raiceros Nery López, Perfecto Romero, Francisco González y otros, quienes llegaron a su
actual asiento en busca de hule y raicilla, y se quedaron para toda la vida. El actual Almendro fue
creado como municipio el 8 de julio de 1974 como una desmembración de los municipios de San
Miguelito y El Morrito

                            EL ALMENDRO DE HOY

                                     Hoy en día, El Almendro es un pueblo tranquilo y
                                     hospitalario dedicado al trabajo productivo de sus
                                     18,000 habitantes diseminados en todo el municipio,
                                     el cual tiene en la ganadería su principal actividad
                                     económica, razón por la cual, en esta zona, sus
                                     pobladores son excelentes jinetes.

                                     Adorna el poblado un pequeño y bien arborizado
                                     parque ubicado frente a la iglesia San José Obrero.
                                     En este parque, dedicado a la memoria del
                                     recordado padre benefactor Lucino Martínez, todos
                                     los días, más de 30 niños lustradores se reúnen para
esperar la llegada de los forasteros que bajan al pueblo a realizar sus compras y de paso aprovechan
para darle una buena "abrillantada" a sus altas y rudas botas "vaqueras".

Por las tardes, decenas de jóvenes se reúnen para jugar basquet y voleibol en la cancha o simplemente
para platicar de las próximas fiestas patronales que se celebran del 24 de abril al 1 de mayo y que son
dedicadas en honor al Sagrado Corazón de Jesús y San José Obrero.

Durante toda una semana, el poblado se convierte en el centro de diversiones más importante de la
zona, ya que estas fiestas patronales se caracterizan por sus alegres corridas de toros, bailes y
competencias de montados, así como también por el vistoso y elegante desfile hípico, en el que los
productores y pequeños ganaderos se lucen con sus mejores potros y yeguas.

                             UN PUEBLO FIESTERO

Pero no es necesario que el pueblo espere hasta las
fiestas patronales para entrar en actividad, ya que
todos los miércoles, desde muy tempranito, El
Almendro amanece en febril movimiento, pues este
día de la semana se realiza lo que los pobladores
llaman "la bajada del queso", que es cuando los
productores artesanales de queso bajan de sus
comunidades a vender la producción de estos
productos lácteos a decenas de comerciantes
llegados desde la capital y otras ciudades.

Es por esta razón, que a El Almendro le dicen "la piscina de aguas blancas", por la abundante leche que aquí se produce.

Este día, muchos campesinos aprovechan el improvisado mercado que se instala en las calles para hacer sus compras de ropa, calzado, accesorios para el campo y alimentos para la familia.

El pueblo cuenta con un Instituto de Secundaria y varias escuelas de Primaria, donde estudian los jóvenes del lugar y de varias comunidades. En este esfuerzo de superación también participa un grupo
de hermanas misioneras colombianas, quienes imparten clases a más de 80 señoritas que se capacitan en costura, pero también guían el aprendizaje de centenares de estudiantes del instituto en el ramo del dibujo, danza y teatro.

Infaltable en un poblado ganadero como éste son los talleres de talabartería como el taller "Guindo", ubicado a sólo cuadra y media del parque, donde don Enrique Quintanilla elabora excelentes piezas de cuero, como albardas, monturas y curtidos de todo estilo.

                     LUGARES PARA VISITAR Y DISFRUTAR

Lo que más gusta de El Almendro es la tranquilidad que se respira en sus calles, donde aún es posible ver a los "corteros" cargados de telas y dejando fiados cobertores, linos y hasta pantalones de marca.
También es posible ver por las mañanas a las señoras y niños comprando leche de vaca recién ordeñada o viajando largas distancias para llegar a la escuela.

El Almendro cuenta con bellezas naturales envidiables, como el paradisíaco Salto Filadelfia, ubicado a unos 17 kilómetros del poblado, sobre el
caudal del Río Tepenaguazapa, que desagua en el Gran Lago de Nicaragua, donde la naturaleza fue  muy generosa al crear uno de los más bellos parajes de Nicaragua y el mundo.

Para no ir tan lejos, a sólo 4 kilómetros sobre la  carretera al empalme de El Pájaro Negro, que lleva a San Carlos y comunica con Juigalpa, el mismo río forma  el salto llamado El Zapotal, de más de 15 metros de alto por casi cien metros de largo, donde se forma una gigantesca, profunda y burbujeante piscina natural.

                      El Almendro está ubicado a 260 kilómetros de Managua y a él se puede l legar viajando por la carretera a San Carlos, se dobla a la izquierda del   empalme llamado "El Pájaro Negro" que está ubicado entre esta ciudad y Acoyapa.

                      También se puede llegar a este poblado al viajar por la carretera a Santo Tomás, se pasa por El Coral y se dobla a la derecha de la comunidad El  Triunfo, por donde se toma una carretera de tierra que actualmente está   en buenas condiciones.

                      Por cualquier lado que se llegue, en El Almendro, el visitante se
                      convencerá que este es un lugar más seguro y apacible que cualquiera de  nuestras ruidosas ciudades, pero lo más importante, es que podrá comprobar que este es un pueblo ganadero muy trabajador y amante de  la paz.  Los bueyes son montados como caballos por las mujeres.
 
 
 

                 Padre Lucinio: Apóstol de amor
                 de El Almendro
                  Ignacia Pérez Rodríguez, secretaria del
                  Instituto San José Obrero, construido
                  con ayuda española gestionada por el
                  Padre Lucinio, donde se forman los
                  hijos de los campesinos y productores
                         de la zona.

                 JERONIMO DUARTE  e IVAN OLIVARES B.

                 EL ALMENDRO, RÍO SAN JUAN.– Este   poblado, que desde ayer está de fiesta, fue  fundado en 1892 por huleros buscadores de caucho y raicilla. Nery López, Perfecto Romero, y Francisco González entre otros, fueron los primeros que se establecieron en este lugar, sólo buscaban raicilla, pero el destino decidiría otra  cosa.

                 Fue un puerto de montaña durante la Colonia, al   que los españoles podían acceder penetrando por  el Río Tepenaguasapa desde el Lago de  Nicaragua.

                 La historia almendreña relata que la raicilla desempeñó un papel importante ya  que fue usada como moneda de curso para los negocios. El hule también se  comercializaba en grandes cantidades, llegando a representar hasta el 13 por ciento de las exportaciones del país.

                 La raicilla era comercializada por los campesinos de la zona y visitantes de  otras regiones del país, pero ese negocio también decayó en 1968 al   descubrirse sustancias sintéticas.

                 LAS FIESTAS; El PADRE LUCINIO
                 Los almendreños celebran sus fiestas en la última semana de abril en honor al  Sagrado Corazón de Jesús, con tardes taurinas, carreras de cinta, encostalados  en un redondel muy bien acondicionado en el que se han invertido más de  C$250,000 financiado por el municipio, ganaderos de la zona, y la cooperación  italiana.

                 El domingo pasado se realizó un desfile hípico, y desde ayer miércoles hasta el  próximo domingo habrá montadera de toros.

                 Esta zona fue un bastión de la guerra en la década de los 80 y por ello su   desarrollo ha sido muy lento hasta que llegó el hombre que recuerdan todos los  habitantes de la zona: el padre Lucinio Martínez Cuesta, quien desde su llegada  sintió la necesidad de sacarla adelante, formando la Asociación para el  Desarrollo del Almendro (ASODEAL).

                 El primer proyecto que impulsó fue el agua potable a través de la cooperación  española. En octubre de 1992 ya estaba aprobado el proyecto que ejecutó con  ayuda del pueblo local, Ayuda en Acción, Cáritas, y la Asociación para el Desarrollo de los Pueblos (ADP).

                 La población almendreña saboreó el agua a través de un puesto público en  mayo de 1993. El padre Lucinio también construyó un lote de viviendas, una  biblioteca municipal y energía eléctrica, siempre con ayuda española.

                 POR AMOR AL PROJIMO
                 El padre Lucinio Martínez Cuesta nació el 31 de mayo de 1942 en las Sernas de Turán (Palencia, España). Fue el décimo hijo de María Cuesta, que procreó  12 hijos.

                 Se ordenó sacerdote el 20 de septiembre de 1,969 a los 27 años de edad en la  congregación de sacerdotes misioneros españoles, un año después fue enviado a Brasil donde vivió diez años, y regresó a España al saber que su padre estaba  grave.

                                      Después que éste falleciera fue enviado a
                                      Nicaragua. Trabajó cinco años en Nueva Segovia,
                                      donde desarrolló obras de servicio social. Al darse
                                      el Huracán “Juana” el padre Martínez estaba en
                                      Managua y se encontró con mucha gente de Río
                                      San Juan. Fue así como llegó a este departamento
                                      con la intención de ayudar a los desposeídos de
                                      San Carlos, El Castillo y Las Azucenas, donde
                                      todavía lo recuerdan.

                 En noviembre de 1991 el padre Lucinio se entrevistó con el obispo Pablo  Antonio Vega a quien pidió ser ubicado en cualquiera de las parroquias,  llegando a El Almendro en diciembre del 91.
                 En febrero de 1993 recibió una ayuda de la parroquia Jesús de Nazaret de  Lebrija (Sevilla, España), con la que fundó el Instituto San José Obrero, que   poco después inició un ciclo escolar con 33 alumnos. El 16 de octubre marcha  a España al saber que su madre había fallecido.

                 Allá gestiona un proyecto de vivienda con el organismo Manos Unidas, y pide a   unos españoles prestar su servicio social como docentes.

                 Consiguió muebles, cocinas y camas para construir tres aulas del Instituto San  José Obrero en lo que fue la casa cural y salón parroquial, con ayuda de la  embajada de Holanda, que le consigue becas para el personal docente.  Arboriza el parque municipal, construye andenes, compra 20 manzanas de  tierra donde está el manantial, junto a la Fundación del Río.

                 La labor social no se quedó solo en El Almendro. Al ver que en casi todas las comarcas no había maestros pagados por el gobierno, solicitó al MAS mediante el Programa de Empleo Comunitario, incluir a 32 maestros voluntarios donde el  50 por ciento sería pagado por los padres de familia y el otro mediante este  programa.

                 También gestionó ante el gobierno la carretera Almendro-Pájaro Negro, y Almendro-Jícaro, así como muchos caminos peatonales que comunican las  comarcas; aumentó el número de comunidades cristianas y feligreses,  construyó varias capillas y llevó la evangelización a todos los rincones de la   región.

                 Entre sus obras últimas hubo una casa materna, una panadería y una casa para  costura con todos sus equipos.

                 El padre Lucinio daba gracias a Dios porque encontró en El Almendro gente buena que le ayudó, y agradecía al Sr. Sergio Pineda Ubeda quien le acompañó  en todo momento, y a todos los que sin amor a un salario trabajaron con él.

                 El padre se marchó de este mundo un martes 31 de mayo de 1,998 en su  ciudad natal. Hoy el pueblo almendreño lo recuerda por el lema de “por sus  obras los conoceréis”.
 
 

                 Mucha lluvia y suelos pobres

                 Este municipio está asentado a 282 kilómetros de Managua. Pertenece a Río San Juan desde 1974, (antes era parte de Chontales) y para las elecciones de 1996, su población se calculaba en 12,807 habitantes (más de la mitad de ellos  menores de 16 años), con una densidad de 13 habitantes por kilómetro  cuadrado.

                 Posee dos tipos de clima: sabana tropical y monzónico tropical con una temperatura de 25 grados centígrados todo el año y una larga estación lluviosa  que varía de seis a doce meses, con precipitaciones que oscilan entre los 2000  a 2,400 mm y una alta evaporación.

                 Sus suelos son por lo general pobres aunque presentan un potencial para la   producción de pastos y cultivos especiales. Es una zona rica en recursos  hídricos.

                 Entre sus bosques nace el caudaloso río Tepenaguasapa con una extensión de  62 kilómetros de longitud y 1,220 kilómetros cuadrados de cuenca y sigue un  curso selvático hasta entrar en los llanos de San Miguelito, desembocando en una península pantanosa del Lago de Nicaragua, entre Morrito y San Miguelito. Sus principales afluentes son Palo Ralo, Paso Hondo, El Jícaro, Kiway, Caño  Blanco, El Garabato, Caño Negro, Zapote y Caracito.

                 La selva de la cuenca de este río da paso a la explotación agrícola y maderera,    y presenta condiciones favorables para ejecutar proyectos de generación de  energía hídrica.

                 El municipio está distribuido en 41 comunidades y fue creado por ley del ocho  de julio de 1,974 como producto de la desmembración de las tierras de los  municipios de San Miguelito y Morrito.
 

                       DOMINGO 1 DE OCTUBRE DEL 2000

             El Almendro ya tiene un nuevo coso  taurino
 


             Jerónimo Duarte P. - Corresponsal
              departamentales@laprensa.com.ni

              Río San Juan.-

              Este municipio de gran tradición ganadera se encuentra de plácemes pues  ahora ya posee un nuevo coso taurino, donde además de rodeos y corridas  se realizarán exposiciones y otros eventos propios de la actividad  agropecuaria.

              El presidente de los ganadero de esta localidad, don Alfredo Somoza,  manifestó que la obra se realizó gracias a los aportes económicos de la  asociación, la cooperación italiana y la del alcalde Vladimir Pineda.

              Este redondel, dijo el señor Somoza, también tendrá una función muy especial “cuando se desarrollen las tardes taurinas que pensamos instalar en   cada fiesta popular que se desarrolle en El Almendro”.

              “También será el lugar ideal para instalar ahí las exposiciones ganaderas de  las ferias agropecuarias”, agregó.

              Las fiestas patronales de El Almendro se celebran el 25 de abril, pero en ocasión de las Patrias y la Navidad ocurren otros eventos para los que será  de suma utilidad el redondel.

              Sin embargo aún quedan algunos detalles que completar, especialmente en lo que se refieren al ambiente exterior que hará del lugar un punto de   recreación para la población.

              El señor Somoza muy entusiasmado dijo que contaba con el apoyo del  alcalde, doctor Vladimir Pineda, y está esperando otro desembolso de dos  mil dólares que hará la cooperación italiana.

              “Con esta cantidad, más los esfuerzos de nuestra comunidad, le daremos el   toque final al redondel, que además de dar realce arquitectónico a El Almendro será un lugar de recreación”.

              Agregó que le ha molestado que el Partido Camino Cristiano de esta localidad está utilizando los postes y puertas del nuevo coliseo para pegar su propaganda política.