Bienvenidos a
SAN JOSÉ DE BOCAY
16 DE JUNIO DEL 2004 /  La Prensa  magazine@laprensa.com.ni
 
  Cuevas de Tunowalam
Texto y foto de Orlando Valenzuela
No a depredadores !!! No a la mafia maderera.!!

 

Un viaje a las cuevas de Tunowalam, ubicadas en la base de las montañas rocosas que vigilan el río Bocay, es una experiencia reservada para exploradores aventureros, dispuestos a vencer el miedo a la mordida de la mortal serpiente barba amarilla, las súbitas caídas de los raudales, el húmedo aleteo sobre la cabeza de los murciélagos-vampiros que abundan en las profundidades oscuras y los mitos sobre la existencia del mismísimo diablo en las entrañas de la caverna. 

La aventura empezó en Ayapal, exactamente donde termina la carretera y empieza la pista acuática del río Bocay.

Henry Taylor, nuestro guía de origen miskito nunca olvida llevar un buen capote, un par de altas y fuertes botas y en esta ocasión, un casco de minero con un equipo de lámparas de baterías adaptadas a él.
 

El viaje lo realizamos en un pipante de motor de unas trece varas de largo, suficiente para transportar unos cuarenta quintales de frijoles o maíz y hasta unas quince personas cómodamente sentadas.
 
Durante casi una hora, el viaje se torna apacible, sobre todo por la serenidad de la corriente, indicativo de la profundidad del caudal en este lugar. Alrededor, la exhuberancia de la naturaleza atrapa el interés de todos los viajeros entusiasmados de ver las bandadas de garzas grises y blancas levantar vuelo al paso del pipante. Casi sin percatarnos, nos acercamos al impetuoso raudal de Kayasca, donde durante el breve verano los navegantes tienen que bajarse del bote para pasar a “tuto” por las riberas del río todos los sacos y bultos que llevan, mientras el motorista y sus ayudantes bajan a pulso el bote entre los riscos para que no se quiebre la embarcación y el motor.

Luego de pasar por uno de los canales del raudal, seguimos nuestro viaje en medio de un amenazante cielo nublado que nos regalaba una deliciosa sombra. Unos cinco kilómetros más abajo y llegamos a la bocana del río Tunowalam, donde dejamos el bote y empezamos a caminar rumbo a las misteriosas cuevas
 



DATOS SUELTOS DEL BOCAY
 
 El mármol, junto al carbonato de calcio, se emplea también para la fabricación del cemento, en la agricultura, y en pequeñas cantidades, sobre todo del carbonato, en la pintura y refinería azucarera. Geográficamente encontramos depósitos en área de Bocay y Río Coco; Rosita, Siuna, Punta Gorda, Bluefields, Laguna de Perla, Achuapa (departamento de León)

La emboscada de la Contra en la vecindad de San José de Bocay el 28 de abril de 1987 que cobra las vidas de Pablo Rosales, Benjamín Linder y Sergio Hernández es repudiable por cuanto las víctimas —si bien portaban armas para defensa personal en zonas rurales— estaban dedicados a la noble labor del desarrollo comunitario. [En julio de 1979 yo era presidente del Banco Central en el gobierno entrante. Hasta siete semanas antes de abril 28 de 87 fui miembro del directorio político de la Contra. No rehúyo cualquier corresponsabilidad en ambos casos].


 


 
 10 DE ENERO DEL 2003 /  La Prensa  Walter Treminio Urbina -
Consideran una acción histórica la aprobación de la Ley de Demarcación Territorial
 Lideres de 22 comunidades y representantes del partido político Yátama, de la Región Autónoma Atlántico Norte, agradecieron a los 38 diputados de la bancada sandinista y los 9 de la Azul y Blanco, de la Asamblea Nacional, por la aprobación de la ley orgánica que regulará el régimen de propiedad de las tierras comunales de la Costa caribeña, Bocay y Bosawás.
En reunión sostenida el pasado 4 de enero en el auditorio de la Casa de Gobierno, 22 representantes de las comunidades miskitas y el coordinador de la región, profesor Hurtado García Bécquer, coincidieron en destacar la labor histórica realizada por los 47 diputados que aprobaron la Ley de Demarcación Territorial. “Urge que el Presidente de la República, ingeniero Enrique Bolaños, mande a publicar en La Gaceta, Diario Oficial, lo más pronto posible la Ley de Demarcación, al igual que disponga de los recursos necesarios para el inicio de su implementación, haciendo honor a uno de sus compromisos adquiridos en la campaña del 2001, asumidos con los pueblos indígenas y étnicos de la Costa caribe nicaragüense”, indica una misiva enviada al mandatario de la nación.
LEY BENEFICIARÁ A LOS PUEBLOS INDÍGENAS

El coordinador regional, profesor Hurtado García Bécquer, dijo a LA PRENSA que “ahora podemos regular la invasión de los colonos, que se han apoderado de un gran sector de nuestras tierras que pertenecen a los pueblos indígenas, de igual forma, la nueva ley nos permite fortalecer la protección de nuestros recursos naturales sean éstos marítimos o bosques” apuntó.
Otros de los aspectos que contempla la ley especial de demarcación es la regulación de la explotación de los bosques, “una vez que entre en vigencia la nueva ley, vamos a reunirnos con el Instituto Nacional Forestal (Inafor) y el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) para plantear a lo inmediato una moratoria, con el objetivo de regular la explotación de la madera en nuestros bosques” aseguró el coordinador regional. Los lideres de los pueblos indígenas de la Región Autónoma Atlántico Norte, esperan con ansiedad la entrada en vigencia de la Ley de Demarcación y su reglamentación que está en manos del Poder Legislativo y el Ejecutivo.
 

18 DE JULIO DEL 2003 /  Crean Comisión de Demarcación y Titulación Indígena    Reestructuran junta directiva en la RAAN    Walter Treminio Urbina
 Treinta y tres miembros de las dos Regiones Autónomas de la Costa Atlántica fueron juramentados para asumir la nueva junta directiva de la Comisión Nacional de Demarcación y Titulación del Territorio Indígena (Conadeti).  La Ley No. 445, o Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Comunidades Étnicas, publicada en La Gaceta, Diario Oficial, el pasado 23 de enero, faculta a la conformación de la comisión que trabajará en el estudio de titulación y demarcación, “es un logro importante para Nicaragua y para los costeños la estructuración de Conadeti”, destacó el profesor Juan Saballos, presidente de la Junta directiva del Consejo Regional del Atlántico Norte (RAAN)

COMISION ES INTEGRAL
La nueva Comisión Nacional está integrada por representantes de diferentes sectores étnicos de la Costa Caribe nicaragüense, “es amplia, tenemos representación de las razas mayagna, sumos, miskitos, mestizo, garífonos, creolle, mestizo y miembros de las comunidades de Bocay que habitan cerca de la gran Reserva de Bosawás”, manifestó Saballos, quien resultó electo presidente de Conadeti.  Uno de los pasos importantes en la comisión es la integración directa de los seis alcaldes de los municipios Rosita, Siuna, Bonanza, Waspán, Prinzapolka y Puerto Cabezas. “Los ediles conocen con exactitud la problemática de las propiedades en su municipio y es importante su participación en la Comisión Nacional, es por eso que es integral, aquí trabajaremos todos para la protección de la propiedad en la Costa Atlántica”, indicó Juan Saballos.

APRUEBAN REGLAMENTO INTERNO
Después de tres días de arduo trabajo, los miembros de la Comisión Nacional de Demarcación y Titulación de las propiedades, aprobaron un reglamento interno que los regirá en su funcionamiento. “El reglamento nos responsabiliza, para trabajar apegados a las leyes y nuestros compromisos adquiridos en Conadeti”, señaló Saballos.  Al inicio de la primera sesión ordinaria, los 33 miembros de Conadeti fueron juramentados por el presidente del Consejo Regional, Juan Saballos.

INDÍGENAS LISTOS PARA LA TITULACIÓN
 

Los indígenas están listos para titular los territorios de Mayagna Sauni As, Mayagna Sauni Bu, Kipla Sait Tasbaika Kum, Miskitu Indian Tasabaika Kum, Li Lamni Tasabaika Kum y Mayagna Sauni Bas, éstos se ubican en la Reserva de Bosawás, en el Triángulo Minero.

El proceso de demarcación y titulación de las tierras comunales e indígenas de la Costa Atlántica ha iniciado. “Vamos a integrar a todos los sectores involucrados en las propiedades de la Costa Atlántica”, indicó Juan Saballos, presidente de la nueva Comisión de Demarcación y Titulación del Territorio Indígena.
 
 
 
 
 
14 DE MAYO DEL 2003 /  Mayagnas también son microempresarios

    Fabrican artesanías utilizando árbol como materia prima
 
Artesanías del árbol de juno son elaboradas por las tribus de indios mayagnas.
 María Antonia López M.
Los habitantes de las tribus mayagnas, ubicadas entre Jinotega y el Atlántico Norte, se dan a la tarea de confeccionar artesanías utilizando la corteza del árbol de juno, aunque este producto es muy poco conocido en el Pacífico. Carlos Landeros, director técnico de la Reserva de Bosawás, explicó que estas comunidades generalmente se ubican en las riberas del Río Bocay, donde también se encuentran las áreas manejadas del bosque, en cuyo interior nace el árbol de juno. El funcionario explicó que el procedimiento ancestral utilizado por los indígenas, es la extracción de una capa muy delgada de la corteza del árbol, cuyo tamaño depende del grosor y altura del tronco, lo cual permite realizar diversos tipos de artesanías. La persona que se dedica a la extracción de la corteza debe tener mucho cuidado, y por ende habilidad, ya que cada árbol se regenera tres años después. Una vez que tienen el material, lo colocan en superficies secas expuestas al sol para lograr un secado natural por varios días. Mientras la corteza se seca, los indígenas aprovechan para hacer las tintas de varios colores que también son elaboradas a base de plantas que ellos consiguen en el bosque.

Los mayagnas han aprendido a confeccionar varias cosas, entre ellos, tapetes, bolsos y hasta murales de tres metros, todos estos confeccionados con mucho esfuerzo. Landeros añadió que el material es muy resistente, ya que a veces han mantenido stock hasta por cuatro años y no se arruinan a menos que estén expuestos a la humedad. Agregó que debido a que esta artesanía casi no se conoce, el proyecto de Bosawás está contribuyendo a la comercialización del producto, de tal manera que les compran a las comunidades para luego venderlos a terceros. Además tratan de aprovechar las ferias o exposiciones para promover la artesanía. Eso es posible porque se han organizado tres cooperativas de indígenas en Bonanza, Bocay y Raití, donde la mayoría son mujeres.
 
 
EL ÁRBOL DE JUNO
Crece en el trópico húmedo, tiene diámetros de 30 pulgadas, se encuentra en estado de conservación en las áreas manejadas por los indígenas, ya que en zonas de amortiguamiento la especie ya no existe.
 
 20 DE JULIO DEL 2003 /  La Prensa
Ayapal, en los confines del olvido

    
1.- A bordo del pipante, bautizado como Torowas (Aguas del Toro), este campesino cruza sus bueyes por el Río Bocay. 2.- Don HErnaldo MartÍnez, camina dos días y medio para salir a vender sus productos en Ayapal. (LA PRENSA/Germán Miranda
Ayapal está ubicado a 300 kilómetros al Norte de Managua, en las profundidades del Departamento de Jinotega, donde se termina la carretera y sólo es posible seguir por lodosos caminos y ríos, en lugares selváticos de la Reserva de Bosawás.

Es un pueblecito de una sola calle, donde sus 480 casas están enfiladas en ambos lados de la carretera, hasta llegar a su fin, justo donde el Río Ayapal, entrega sus aguas al Bocay, para trasladarlas hasta el Río Coco, Segovia o Wangki.

Sobre esta única calle se levantan algunos negocios y tiendas improvisadas, de comerciantes que llegan de diferentes partes del país a comprar y vender productos de todo tipo, pues por allí los campesinos que viven cercanos al río sacan la producción en botes, y a lomo de mula los que viven tierra adentro, algunos realizan jornadas agotadoras para salir a Ayapal.

Tal es el caso del señor Hernaldo Martínez, de San Martín de Daka, quien luego de dos días y medio de dura faena, logra sacar los granos básicos y algunos cerdos, cuya venta le proporcionará los ingresos necesarios para comprar las cosas que necesitan él y los suyos.

Sobre el Río Bocay, que baña el lado Este del poblado, se registra una gran actividad de personas que van de un lado a otro, las que son trasladadas por expertos conductores de botes de remo, que cruzan todo lo que les sale en su encuentro, desde una persona, hasta bueyes y caballos, si así lo requiere la necesidad.

En esos confines, y dadas las distancias que hay que recorrer, las enfermedades como la conjuntivitis y la leishmaniasis (lepra de montaña), se ensañan ferozmente en la población, que no cuenta con medicinas para combatirlas, nos confiesa Juan Pablo López Membreño, de Atención Integral del Centro de Salud de Ayapal.

Para rematar, han aparecido tres bandas de rearmados, por lo que el señor Esteban Vicente Valdivia, alcalde filial de Ayapal, San José de Bocay (amenazado de muerte), hizo un llamado al Ejército de Nicaragua “a que nos brinde seguridad en esa zona, para que los proyectos que aquí se desarrollan no sufran ninguna interrupción, pues el cuerpo policial que tenemos está compuesto por cuatro elementos, lo que es insuficiente”.
 



 12 DE JUNIO DEL 2003 / La Prensa   Luis Eduardo Martínez M.
Juan Francisco Calero Centeno, Ex presidente de las Comisiones de Paz en San José de Bocay.
   Después de diez años como miembro del ejército rebelde de la llamada “contrarrevolución”, don Juan Francisco Calero Centeno depuso las armas y formó parte de las denominadas Comisiones de Paz (Copaz), las que presidió por ocho años en el municipio de San José de Bocay, Depar tamento de Jinotega. Ahora emprende el reto de defender el medio ambiente
La transición no ha sido fácil para don Juan Francisco Calero Centeno, quien reside en la comarca Las Torres, a unos 20 kilómetros al norte del poblado de San José de Bocay, pues durante y después de la guerra el riesgo de perder la vida fue similar en ambas etapas.  “Me tocó colaborar con la Resistencia, ya por necesidad, pues no fue por mi voluntad sino por la presión de la guerra y no había cómo escapar, entonces tuvimos que colaborar con ellos”, refiere Calero Centeno.

Al deponer sus armas en 1990, Juan Francisco Calero Centeno integró y presidió las Comisiones de Paz de San José de Bocay, experiencia que, a su juicio, “era una necesidad urgente de promoción de los derechos humanos, en especial la vida. Teníamos que mediar en los conflictos entre grupos armados, entre familias, por límites de tierras y otras causas. Tuvimos que arriesgarnos a morir para salvar otras vidas”.

En el afán de consolidar la paz, en San José de Bocay y otros territorios, las Copaz despertaron credibilidad y confianza entre todos los sectores, pero ahora se plantean asumir otros retos, como promotores del medio ambiente.

“NO QUEREMOS QUE EL SER HUMANO MUERA POR FALTA DE AGUA”
“Ahora, como no queremos más guerra, entonces tampoco queremos que el ser humano muera por falta de agua o por el descuido de destruir el medio ambiente. Ya que se terminó la guerra, queremos buscar mejores formas para vivir”, enfatiza don Juan Francisco.

San José de Bocay, uno de los más cruentos escenarios de la guerra de los 80, es uno de los ocho municipios que bordean la Reserva Biosfera de Bosawás, de cuyas zonas de amortiguamiento y zonas núcleo se extraen grandes cantidades de madera y marihuana, temas que, para las autoridades, han resultado inagotables.

EL AGUA, UN DERECHO DE VIDA
Don Juan Francisco Calero Centeno, líder de San José del Bocay, considera que “el agua se ha agotado demasiado y ya no va a haber para que tomen los nietos, y como nos preocupa la gente que viene en el futuro, entonces estamos tratando de iniciar la protección del medio ambiente”.
 



25 DE MARZO DEL 2002 /  La Prensa

              Crean nuevo municipio en Jinotega

 El departamento de Jinotega ahora cuenta  con ocho municipios. El pasado 20 de febrero la Asamblea Nacional aprobó la creación del Municipio de San José de Bocay independizándolo de El Cua. El día de San  José, 19 de marzo, se  realizó la proclamación oficial en el nuevo municipio, con una misa de acción de gracias y dedicada al santo que ahora será el patrono del lugar.

               San José de Bocay, ahora municipio, celebró su independencia de El Cua, y sus pobladores esperan que con ella llegue el progreso económico.

 Silvia González Siles
  Un mes después de haber sido aprobada la creación del Municipio San José, sus pobladores presenciaron la proclamación en un significativo acto celebrado contiguo a la iglesia del poblado, después de que el obispo de la Diócesis de Jinotega, monseñor Pedro Lisímaco Vílchez, oficiara una misa de acción de gracias dedicada al santo patrono de San José de Bocay, que fue objeto de homenaje ese mismo día.

              Cientos de católicos celebraron al santo patrono que lleva el nombre del nuevo municipio “San José”, imagen que fue llevada en hombros durante la procesión por el centro del poblado. También hubo festejos con la acostumbrada jugada de gallos  y juegos mecánicos, festividades que concluyeron ayer domingo 24 de marzo.

              La iniciativa de ley fue introducida en la Asamblea Nacional desde hace más de dos años por el diputado Alberto Rivera Monzón, quien participó de la proclamación, junto a su homólogo Fremio Altamirano, el secretario de la Presidencia, Alcalá Blandón Cruz, y una comisión del Instituto de Fomento Municipal (Inifom), alcaldes  y la población en general.

              FUTURO ADMINISTRATIVO DE SAN JOSÉ DE BOCAY

              Hasta hace poco el Municipio de San José de Bocay era parte del Municipio Cua-Bocay pero con la independencia administrativa y territorial, el futuro administrativo del nuevo municipio estará conformado por dos comisiones: la primera será presidida por el presidente ejecutivo del Inifom, un representante del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, un representante del Consejo Supremo Electoral, y un representante del Ineter, explicó Denis Merlo, asesor legal del Inifom.La otra comisión es de transición administrativa y deberá estar conformada  por un presidente, vicepresidente, cuatro miembros propietarios con sus respectivos suplentes con prestigio de honradez y representatividad en el poblado y la zona rural. También deberá contar con dos notables, cuya misión será dirigir el futuro administrativo y representar al gobierno municipal del nuevo municipio,  mientras no se elijan a las nuevas autoridades municipales en elecciones populares como lo manda la ley, añadió el asesor.

              Monseñor Pedro Vílchez opinó que la creación del Municipio de San José de Bocay es muy importante para que éste se desarrolle abiertamente y comentó que espera  que Ayapal, ubicado a 40 kilómetros de San José de Bocay, deje de ser una comunidad, ya que es una zona bastante poblada por lo que consideró que es necesaria también su independencia para que salga adelante.

              COMISIONES SERÁN JURAMENTADAS

              La Ley de Creación del Municipio San José de Bocay, independizándolo de El Cua, aún no ha sido publicada en La Gaceta, Diario Oficial. Una nueva reunión será programada y para entonces ya deben estar seleccionadas las personas que conformarán las dos comisiones encargadas de la transición administrativa del municipio, donde estarán quienes dirigirán el futuro administrativo del mismo y representarán al gobierno municipal hasta que haya elecciones municipales.   Los integrantes de las comisiones serán juramentadas por las autoridades  competentes en una ceremonia donde estarán presentes los diputados y el gabinete de gobierno, explicó el diputado Alberto Rivera Monzón.

              Recordó que en 1998 los habitantes de San José de Bocay expresaron la necesidad  de crear su propio municipio e independizarse administrativa y económicamente. Desde ese entonces el Ineter se encargó de hacer las delimitaciones y demarcación territorial para evitar futuros problemas, indicó.

16 DE JUNIO DEL 2001 / La Prensa

              Delimitan nuevo municipio

              Wilder Pérez R.
  La comunidad de San José de Bocay podría convertirse en el municipio número  152 del territorio nacional, luego que el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) culminara un dictamen técnico para dicho proceso. Según el informe elaborado por Ineter, hay cinco razones por las que determinó la creación de este nuevo municipio, desmembrándolo de la Alcaldía de Cua-Bocay. Las razones son de accesibilidad y centralidad territorial, el nivel de desarrollo  alcanzado en los servicios y equipamiento territorial, el potencial de los recursos  naturales para su desarrollo productivo y comercial, consideraciones particulares influidas por el área de amortiguamiento de la Reserva Natural de Bosawás, y la importancia del nuevo municipio como tal.

              “Se hacía necesario separar estos municipios porque la Alcaldía de Cua-Bocay no  tiene la capacidad de dar solución a los problemas por ser demasiado grande,  además, los pobladores de San José de Bocay alcanzaron un buen nivel de desarrollo con ayuda de la Unión Europea”, afirmó Luis Zúñiga, director de  Ordenamiento Territorial del Ineter.

              El funcionario justificó que las razones naturales adquieren sentido debido a que   “este territorio está muy relacionado a Bosawás, así como a sus grupos autóctonos”, por lo que es más conveniente la separación del Cua-Bocay.

              MUNICIPIOS PEQUEÑOS: MEJOR ADMINISTRACION

              El nuevo municipio tendría unos 5,000 habitantes y colindaría al norte con Waspán, al sur con Cua-Bocay, al este con Siuna y Rosita, y al oeste con Wiwilí. De  los 4,553 kilómetros cuadrados que mide Cua-Bocay, San José de Bocay se quedaría con 3,841 kilómetros cuadrados (más del 80 por ciento), sin embargo, la población sólo podrá desarrollarse en 706 kilómetros cuadrados, ya que los otros 3,135 pertenecen a Bosawás.

              “Esa será la norma en el futuro, se necesitan municipios más pequeños para administrarlos mejor”, señaló Zúñiga. El próximo poblado que podría convertirse en municipio es Wapí, Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS).

              Respecto a Mulukukú, el experto dijo que cuando el problema entre los pobladores y las autoridades del gobierno estalló, se había iniciado un estudio, pero no avanzó porque los involucrados están detenidos.

              AMUNIC: NO ES EL MOMENTO

              - Según Alvin Salinas, funcionario de la Asociación de Municipios de Nicaragua  (Amunic), éste no es el momento de crear un nuevo municipio por ser año  electoral.

              - Afirmó que el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) sólo toca una parte de la problemática del Cua-Bocay, pero que probablemente San José de Bocay no cuente con una base tributaria propia, y podría sucederle como a Ciudad Antigua y San Nicolás, que debieron mancomunar sus funciones para sobrevivir  en vista de la falta de recursos.

              - En pocos días el dictamen técnico realizado por Ineter llegará a la Presidencia y luego dependerá de la Asamblea Nacional que aprueben el proyecto
 
 
 

 2 DE JULIO DEL 2002 /  La Prensa

               Bocay elige autoridades

  Elección ha sido puesta en duda por autoridades porque el procedimiento no se ajustó a la Ley de Municipios  Advierten que si no  aprueban a sus  autoridades habrá  disturbios, y el CSE dice  que probablemente  cederá

               La población de Bocay se adelantó a las autoridades  competentes y eligió en ausencia de las mismas a los representantes del nuevo municipio.
                 William Briones Loáisiga
  En ausencia de las autoridades nacionales competentes, los partidos políticos y ciudadanía de San José de Bocay, Jinotega, decidieron el pasado sábado 29 de junio elegir a sus autoridades locales para regir los destinos del naciente municipio,  mientras se producen las elecciones municipales de 2004.

              Creado oficialmente el 22 de marzo de 2002, los pobladores de este municipio  acudieron a una asamblea general a la que llegaron representantes del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Frente Sandinista (FSLN) y Partido Resistencia Nicaragüense (PRN), quienes optaron por elegir un alcalde y cuatro concejales en ausencia de los delegados de Managua.

              Salvador Talavera, Presidente del Partido Resistencia Nicaragüense (PRN), alertó que en caso que las autoridades nacionales desconozcan esta elección, podría   desencadenarse una situación de inestabilidad, como la vivida en semanas pasadas  en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).

              Explicó que previamente los partidos e instituciones involucradas habían acordado que el 29 de junio se elegirían las autoridades locales que gobernarán el municipio de forma transitoria, hasta 2004 cuando se realizarán elecciones municipales.

              PARTIDOS TOMARON LA INICIATIVA

              “Había unas 4,000 personas de las cuales 3,000 están aptas para votar. Los dirigentes del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Frente Sandinista (FSLN) y   PRN, acordamos que se debían efectuar las elecciones como estaba previsto, que no se podía burlar a la ciudadanía que se había concentrado el día previsto, cuando incluso muchos llegaron desde muy lejos. De esa elección, resultó electo alcalde Nicasio Blandón Troche, con 93 por ciento de los votos”, detalló Talavera.

              Además, eligieron como concejales a Julio Rojas Torres, Antonio Herrera Palma y  Byron López Zeledón, por el PRN, y Alejandro Iglesias Villareyna, del FSLN.  Aunque Talavera reconoció que la Comisión de Traspaso no llegó en pleno, “pero  asistió el resto de la Comisión, muchos de los cuales son miembros del PLC los que suscribieron la respectiva acta”, dijo.

              POLICÍA Y EJÉRCITO DE OBSERVADORES

              De acuerdo con el acta de acuerdo suscrito posterior a la actividad, asistieron en calidad de observadores miembros de la Comisión de Paz de Bocay, de la Comisión de Transición y de la Comisión Procreadora, el inspector local del Mingob, el delegado municipal de cedulación, el teniente Rosendo Gómez del Ejército de Nicaragua y Juan Francisco Herrera de la Policía Nacional, entre otros.

              El magistrado del Consejo Supremo Electoral (CSE), Jaime Incer, explicó que no  acudió al evento porque no fue notificado que se celebraría el 29 de junio. “Ese es un municipio nuevo y las fuerzas vivas deben tomar la decisión de quiénes van a conducir su destino. Nosotros íbamos a llegar a observar el proceso electoral, pero   ellos debían decidir la elección, pero había mucha discordia, por eso decidimos dar   más tiempo”, explicó.

              INIFOM RECHAZA VALIDEZ

              Agregó que en casos como éste, el mecanismo es integrar una Comisión de Traspaso  que acude a la localidad para que los pobladores elijan sus autoridades transitorias, mientras se realizan las elecciones por la vía del voto.

              “Como no hay elección propiamente dicha, porque no hay votación, las fuerzas  vivas locales deben poner candidatos para elegirlos a criterio de los asistentes. Una vez que acudamos, van a tener que formalizar la elección que hicieron. No quisiera que de Managua lleguemos a imponerles nada, ellos deben llegar al consenso”, dijo.

              Por su lado, la dirección de asesoría legal del Inifom, rechazó la validez de estas elecciones, y dijo que no acudieron porque el alcalde de Cua informó de supuesta inseguridad, por lo que esta semana analizarán la situación de San José de Bocay y   definirán la fecha de la elección de las autoridades provisionales.

              VACÍO LEGAL

              Aunque la Ley de Municipios no establece mecanismos para elegir autoridades cuando se conforma un nuevo municipio, el reglamento de dicha norma establece la  conformación de una Comisión de Transición que presiden las autoridades del  Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal (Inifom), e integran la Corte Suprema  de Justicia (CSJ), Consejo Supremo Electoral (CSE), Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP), Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter),  el alcalde de Cua-Bocay, y tres notables del pueblo. Esta Comisión durará en sus  funciones hasta la toma de posesión de las autoridades del nuevo municipio.

              Esta Comisión debe organizar la constitución y transferencia ordenada del nuevo  municipio, para lo cual debe solicitar al Poder Judicial la creación del juzgado correspondiente; al Ministerio de Gobernación, que determine la estructura  organizativa para el nuevo territorio; al CSE, organizar e impulsar el proceso de  transición y la segregación del Registro del Estado Civil de las Personas del  municipio originario, así como la reorganización del proceso de cedulación; y al Ineter lo pertinente a la organización del nuevo Catastro Municipal y mapa oficial.

              El artículo siete del reglamento a la Ley de Municipios indica que “mientras la Asamblea Nacional aprueba el Plan de Arbitrios que regirá al nuevo municipio, el Plan de Arbitrios del municipio originario tendrá en su circunscripción plena  vigencia y aplicabilidad”.

 
 

El mando militar dijo que han coordinado esfuerzos con las instancias que tienen que ver con la protección a la Reserva Biosfera de Bosawás, para contrarrestar el contrabando de madera hacia Honduras, principalmente en las zonas que corresponden a los límites fronterizos desde el Río Poteca, San Andrés de Bocay y Raití.

“Hemos tenido bastante efectividad en bloquear el contrabando de madera que había hacia el territorio hondureño”, expresó Martínez, indicando que, recientemente, lograron desarticular la banda delincuencial denominada “Los Cruces”, la que mayoritariamente era integrada por hondureños que se dedicaban a esa actividad.
 
 
 21 DE FEBRERO DEL 2004 /  La verdad sobre Ayapal: Manipularon muerte de 75 niños

 
Hace 22 años, un helicóptero de la Fuerza Aérea Sandinista (FAS) que evacuaba a pobladores de comunidades de la ribera del río Coco, se desplomó en Ayapal, al norte de Jinotega, muriendo 75 niños y nueve madres. El régimen sandinista culpó a la “Contra” y al imperialismo por la tragedia, pero la aeronave cayó por un desperfecto mecánico y no por un ataque militar de los rebeldes antisandinistas.
 

Eduardo Marenco Tercero
y Orlando Valenzuela

El helicóptero de Ayapal no fue derribado por la Contra, como aseguró el Gobierno sandinista hace 22 años. Fue un desperfecto en el rotor de cola lo que ocasionó la tragedia. Así lo confirmó a LA PRENSA, 22 años después, el entonces jefe de inteligencia, Julio Ramos Argüello, ahora general en retiro, basándose en el resultado de la investigación técnica realizada por especialistas soviéticos, fabricantes del helicóptero, quienes examinaron en la Unión Soviética las piezas claves del aparato.

La investigación determinó que se produjo un fallo en los cables del rotor de cola del helicóptero, el cual da estabilidad al aparato, de modo que la tripulación perdió el control de la aeronave al no tener el mando sobre el rotor de cola. El aparato auto-rotó y se desplomó.

El actual jefe del Ejército, general Javier Carrión, también reconoce ahora que la causa de la tragedia fue un fallo mecánico. “Yo no sé de dónde sacaron que había sido un sabotaje, fue una cuestión mecánica”, asevera.

No recuerda más detalles

El piloto de aquella aeronave, quien pidió el anonimato, sí recuerda lo que ocurrió aquella tarde del jueves nueve de diciembre de 1982. Ese día, en varios viajes, habían evacuado desde Ayapal hasta San José de Bocay a ochocientas personas, sobre todo niños, enfermos y ancianos que vivían en zonas de guerra. Como a las dos de la tarde se haría el último vuelo del día, el río Bocay estaba crecido y la gente desesperada. Al helicóptero subieron 78 niños y diez madres, más los cuatro miembros de la tripulación.

La tragedia ocurrió en el momento del despegue. “Elevé el helicóptero aproximadamente cinco metros, pero hubo una falla en el mando, perdí el control sobre la dirección del rotor de cola que saltó por los aires, después de unos tres giros sobre el propio eje del helicóptero, logré ponerlo en tierra pero en un desnivel, entonces el helicóptero se fue de lado, cayó en tierra sobre la puerta principal de salida, y luego se dio una explosión en los motores y una humareda. Yo logré salir por inercia, medio ´zurumbo`”, dijo el piloto del helicóptero No. 265, MI-8.

La aeronave no estaba artillada

En los minutos siguientes, 75 niños y nueve madres serían consumidos por el fuego, sobreviviendo los cuatro miembros de la tripulación, una madre y tres niños. La mayoría de los niños tenían entre uno y cuatro años edad. Ninguno tenía más de ocho años.

El capitán confirma que el fallo se dio en el rotor de cola y recuerda haber escuchado disparos. Leopoldo (29) y Víctor Manuel Pineda (31), son hermanos de la etnia mayangna y viven en su natal Amaka, al norte de Ayapal. Cuando ocurrió la tragedia eran unos niños de 7 y 9 años respectivamente, y no olvidan el miedo que sintieron cuando entraron al helicóptero soviético MI-8, que los trasladaría a San José de Bocay desde Ayapal. No recuerdan haber escuchado disparos.

Cuando Leopoldo y Víctor Manuel ingresaron al aparato, que olía a hule quemado y ardía de calor por dentro, la aeronave estaba repleta de niños mayangnas y miskitos de pie. En la aeronave también estaban su mamá y dos hermanitas.

Aquella tarde, al intentar cerrar la puerta del helicóptero, un ayudante dijo que no podía hacerlo porque iba mucha gente y él mismo bajó del helicóptero a seis niños: cuatro miskitos y dos mayangnas. Entre éstos estaban Leopoldo y Víctor Manuel.

Los dos hermanitos Pineda, llorando por no ir con sus hermanas y su mamá, fueron retirados del área de vuelo del helicóptero y entregados a su abuelita para esperar otro vuelo que los llevaría a juntarse con sus seres queridos.

UNA MUERTE LENTA

El helicóptero ascendía cuando de pronto, ante la mirada atónita de centenares de pobladores, familiares, amigos y militares acantonados a ambos lados del río Bocay, la nave empezó a echar humo negro y a perder altura hasta que cayó pesadamente en un maizal al otro lado del río. Seguidamente se escucharon fuertes explosiones, según el relato de los hermanos Pineda.

“La gente del Ejército corrió con hachas y palos para rajar el helicóptero y salvar a los niños y los demás, pero al momento empezaron las explosiones, y ya no pudieron hacer nada, la mayoría murieron, entre ellos mis dos hermanitas, Zoila de 4 años, Yamileth de 2 años, y mi mamá”, asegura Víctor Manuel Pineda.

Los niños fueron consumidos por el fuego de la explosión. El helicóptero cayó en tierra y la puerta quedó prensada contra el suelo, lo que imposibilitó ayudarles, según la versión militar. “El helicóptero cayó de lado sobre su puerta, inmediatamente comenzó el fuego, la cabina delantera donde viajaban los tripulantes se desprendió y ello imposibilitó una acción más veloz para rescatar a los niños”, dijo en conferencia de prensa, el entonces jefe de inteligencia Julio Ramos Argüello.

A Leopoldo Pineda la tragedia lo marcó para siempre. “Cuando cayó el helicóptero, la gente daba golpes y se oían gritos desde adentro, fueron unos minutos nada más y después vinieron las explosiones”, dice Pineda.

Los hermanos Pineda cuentan que al finalizar las explosiones, el Ejército recogió pedazos de cuerpos destrozados y calcinados, con los que apenas lograron llenar dos ataúdes que fueron trasladados a San José de Bocay, donde fueron enterrados. La versión de la madre superviviente, Lesbia Castillo, es que los restos se reunieron en seis ataúdes. Pero el fotógrafo Mario Tapia, quien hizo las tomas durante los funerales del lunes 13 de diciembre de 1982, recuerda decenas de féretros durante la ceremonia en San José de Bocay. Allí mismo les fue levantado un monumento a las víctimas. Sin embargo, esta pequeña construcción en memoria de los Niños Mártires de Ayapal fue destruida días después de la derrota electoral del Frente Sandinista el 25 de febrero de 1990.

Los hermanos Pineda creen que la aeronave cayó por sobrepeso y la versión militar que escucharon es que un misil de la Contra la había derribado. El piloto del helicóptero descarta esa posibilidad, porque los niños que viajaban eran de muy temprana edad y no personas adultas. El Ejército, hace 22 años, también descartó esa hipótesis.

Al entierro de los niños asistieron miembros de la Junta de Gobierno y los comandantes de la Revolución. El estado de las madres y demás niños miskitos allí reunidos era de histeria. Las fotos de la época asemejan sus rostros a las caras de desesperación de las personas que padecen Grisi Siknis. Unos niños gritaban ¡No pasarán! con los puños en alto y el rostro reventado en lágrimas, aseguraba el diario Barricada.

EL CIRCO

Hace 22 años, la noticia cayó como bomba: “Mueren 75 niños al caer helicóptero que los evacuaba”, decía el titular de LA PRENSA del día viernes 10 de diciembre de 1982.

La histeria fue nacional. El sábado, al día siguiente que se conoció el hecho, más de ochenta mil personas se reunieron en la llamada Plaza de la Revolución, donde ahora hay una fuente cantarina, a escuchar un incendiario discurso del jefe del Ejército Popular Sandinista (EPS), general Humberto Ortega Saavedra, quien acusó “al imperialismo” yanqui por la tragedia.

“Los mató el imperialismo”, dijo Barricada el domingo, citando a Ortega, quien aquel sábado recordó que estos niños habían muerto al igual que aquellos a los que los marines lanzaban al aire para ensartarlos con sus bayonetas, tal como se lo enseñaron a la Guardia Nacional desde tiempos de Sandino.

w “Están jugando con fuego”,

advirtió Ortega

Miles juraron por sus vidas que defenderían la Revolución en nombre de las criaturas muertas.

Tomás Borge, famoso por sus discursos retóricos, alcanzó a expresar: “Nada puedo decir, qué puedo decir sino que quisiera arrancarme el corazón”.

Era una época de convulsión nacional. De un pueblo en armas y de otro pueblo amordazado por las armas.

El desplome del helicóptero que transportaba a los niños había servido de gasolina para el motor de la Revolución, para encender las almas sandinistas.

Culpar a la Contra era una “verdad” conveniente. Pero la “Contra” no había destruido la aeronave.

Aunque la versión oficial del Ejército no confirmó que el helicóptero se desplomó a causa de un ataque de la Contra, los órganos de propaganda del Estado sandinista lo dieron como un hecho y así lo hicieron también los comandantes de la Revolución.

De tal modo que en los días siguientes, en la portada de Barricada, el órgano oficial de propaganda del FSLN, se publicó una carta de repudio de Moamar El Kadhafi quien condenó “la bárbara agresión contra un helicóptero, cometido por una banda criminal, producto e instrumento del imperialismo”.

La carta la enviaba desde Libia el hombre que, en enero de 2004, aceptó pagar una indemnización de US$170 millones de dólares para las familias de las 170 personas que murieron al caer un avión francés, producto de un acto terrorista orquestado por su gobierno en 1989.

El gobernante cubano, Fidel Castro, también condenó la tragedia de Ayapal: “Esta sangre estigmatiza de infamia al gobierno imperialista de Estados Unidos”, expresó.

El fervor sandinista creció por esos días, al punto que Barricada anunciaba una “Navidad amarga” para la contrarrevolución, un poco después que los tres días de duelo nacional se esfumaran de la primera plana para dar lugar al frenesí del carnaval de la Juventud Sandinista.

LA VERSIÓN MILITAR DE LA ÉPOCA

Los tres diarios de la época, Barricada, El Nuevo Diario y LA PRENSA, contaron lo que el Ministerio de Defensa permitió informar:

A las catorce horas del jueves nueve de diciembre, el helicóptero de transporte No. 265, un MI-8 de origen soviético y perteneciente a la Fuerza Aérea Sandinista (FAS), realizaba labor de evacuaciones de la población civil asediada por la Contra, en San Andrés de Bocay, Amaka, Yakalpanani y Walakistán, al norte de Jinotega.

Según la versión militar, al pasar el helicóptero sobre Ayapal, la nave se desplomó precipitándose en un barranco, incendiándose, resultando muertos 75 niños y nueve madres.

El hecho fue conocido por los militares a las dos y doce minutos de la tarde de aquel jueves nueve de diciembre de 1982.

A las tres de la tarde con tres minutos del mismo día, un segundo helicóptero, el No. 264 de la FAS, que había partido desde Wiwilí, fue rafagueado por fuerzas de la Contra, a ocho kilómetros de Ayapal, cuando se dirigía a asistir a la tripulación del helicóptero desplomado que había realizado decenas de vuelos de evacuación en noviembre.

El sábado 11 de diciembre, mientras las salas de cine de Managua exhibían las aventuras de Jackie Chan, el maestro de los dedos rotos, y el mismo día que el general Ortega arengaba a las masas sandinistas conmocionadas de dolor, el entonces comandante de brigada y jefe de inteligencia militar, Julio Ramos Argüello, confirmaba que el total de muertos ascendía a ochenta y cuatro personas.

Los cuatro miembros de la tripulación, así como tres niños y una madre, habían logrado sobrevivir.

El accidente, indicó Ramos, se dio en “un puente aéreo” que hasta ese día había efectuado 56 traslados desde comunidades del río Coco hasta San José de Bocay, transportando entre 3,600 y 4,000 personas durante 155 horas de vuelo.

Ramos fue enfático: “Se excluye cualquier posibilidad de sobrecarga”. El helicóptero estaba en capacidad de transportar 1,500 libras más y el tanque auxiliar de combustible estaba vacío. Una comisión investigaría la causa del accidente.

Aunque no estaba en claro qué había ocurrido, en la memoria nacional quedaría viva la verdad oficial propalada desde la Plaza de la Revolución aquel sábado: La Contra había derribado el helicóptero. Era falso.
 
 

(eduardo.marenco@laprensa.com.ni

orlando.valenzuela@laprensa.com.ni)
 
 
 
 
 
15 DE ENERO DEL 2004 / La Prensa
 Aumenta mortalidad materna en Jinotega

    Delegado del Silais sostiene que incide la falta de planificación familiar, extrema pobreza, embarazos no deseados, edades y violencia intrafamiliar

 El pasado año fallecieron 23 parturientas, 12 más que en el 2002
 
Mario Valencia, delegado del Silais en Jinotega.
 

Silvia González Siles
 El Sistema Local de Atención Integral de Salud (Silais) del departamento de Jinotega, registró 23 muertes maternas en el recién pasado año, cifra que supera a las del 2002 en que se reportaron sólo 11, informó Mario Valencia, delegado de esa institución.

Hasta el mes de noviembre del 2003, el Silais contabilizó las 21 muertes, pero en diciembre dos mujeres más se sumaron a la lista de fallecidas.

La mayoría de las muertes ocurrieron en las comunidades más alejadas de Wiwilí y San José de Bocay y, según el delegado del Silais, las causas fueron: puerperio, eclampsia y retención placentaria.

Sin embargo, las dos últimas eran originarias del municipio de El Cuá, una de ellas de 14 años, que fue trasladada al hospital de Matagalpa, sin que pudieran salvar la vida, pues presentó complicaciones por padecer de presión y alta y nunca se hizo un control prenatal. Los familiares desconocían su estado al mantener el embarazo en secreto.

Mientras que la otra víctima murió en su casa y los trabajadores de Salud no pudieron hacer nada para evitarlo, porque el llamado fue muy tarde, según Valencia.

El funcionario dijo que en las muertes incide entre la familia, la pobreza, ignorancia y la distancia en que habitan de las unidades de Salud.

FALTA PLANIFICACIÓN
Valencia sostuvo que el cien por ciento de los casos de muerte materna en el departamento de Jinotega “ocurren en mujeres de procedencia rural, con primaria incompleta, y de alto riesgo obstétrico”.

Indicó que una de las características de las mujeres fallecidas es que no planifican su familia y, en la mayoría de los casos, son embarazos no deseados por su extrema pobreza, edades no adecuadas y violencia intrafamiliar.

Insistió en que casos como la hemorragia por retención placentaria son prevenibles si la mujer fuese atendida oportuna y adecuadamente durante el parto.

PREVENIR MUERTES
Francisca Espinosa, directora de la Casa Materna de Jinotega, dijo que son preocupantes las cifras que muestran el aumento de muertes maternas en el 2003.

“Precisamente nosotros trabajamos para evitar estas cifras y que las mujeres no se mueran, porque las que mueren son aquéllas que llegan tardíamente al hospital o aquéllas que nunca llegaron a su control prenatal”, afirmó.

Explicó que la Casa Materna está trabajando en coordinación con el Ministerio de Salud, para lo que les ha asignado una enfermera y un médico, a fin de atender a las mujeres en el albergue y tener acceso al hospital.

Según Espinosa, como organización lo que hacen es captar a las mujeres con problemas, ya que muchas veces del hospital son regresadas porque aún no están en el tiempo de parto, por lo que algunas optan por llegar al centro asistencial hasta que ya no aguantan los dolores, lo cual puede complicar el estado de la criatura o la madre.

“Casa Materna alberga a esas mujeres entre una a dos semanas y cuando ya están en proceso de parto las trasladamos al hospital para evitar su muerte”, aseguró Espinosa.

CAUSAS DE MORTALIDAD
Jinotega no está alejada de la realidad nacional, donde las mujeres se mueren por hemorragia, retención placentaria, ruptura uterina, abortos, hipertensión o presión alta inducida por el embarazo, lamentó el doctor Mario Valencia
 
 HAN DESVIADO LAS RUTAS

“En la medida en que uno golpea el tráfico, ellos (los traficantes) buscan alternativas… consideramos que han desviado las rutas”, dice el comisionado mayor Walter Dean Dixon Brautigan, jefe departamental de la Policía en Matagalpa.

Mientras tanto, el vicealcalde de Waslala, Javier Gadea Bermúdez, considera que el tráfico de marihuana por ese municipio no ha sido eliminado totalmente por las limitaciones de la Policía, tanto en personal como en medios para penetrar en las profundidades boscosas del extenso territorio.
 

TAMBIÉN MADERA

Gadea dice que igual ocurre con el tráfico ilegal de madera, el que ha disminuido en el territorio, pero “siempre se está cortando en la Biosfera y la sacan por el Río Íaz, bajan hasta El Naranjo y en otros casos hasta Puerto Viejo (comarcas de Waslala)”.

Por su parte, el coronel de Infantería, Otilio Martínez, jefe del Sexto Comando Militar Regional del Ejército, coincide en que por Waslala ha disminuido el tráfico de marihuana y madera, pero ambas salen hacia Honduras, principalmente por las zonas que corresponden a los límites fronterizos desde el Río Poteca, San Andrés de Bocay y Raití.

“Hemos tenido bastante efectividad en bloquear el contrabando de madera que había hacia el territorio hondureño”, expresó recientemente el mando militar, indicando que el Ejército logró la desarticulación de la banda delincuencial denominada “Los Cruces”, que mayoritariamente era integrada por hondureños que se dedicaban a esa actividad.

De acuerdo con el jefe militar, el Ejército y la Policía también desarticularon la banda “Los Muñoz”, integrada mayoritariamente por nicaragüenses.
 

SIEMBRAN EN PROPIEDADES SIN DUEÑOS

Según Martínez, la desarticulada banda “Los Cruces” tenía como misión cultivar marihuana en territorio nicaragüense y posteriormente llevarla hacia Honduras.

Una de las tácticas de este tipo de grupos delictivos, según Martínez, es sembrar la marihuana en zonas deshabitadas y sin dueños.

Distancias y falta de información son las principales dificultades que enfrentan el Ejército y Policía para contrarrestar el cultivo y posterior “exportación” de marihuana hacia Honduras.

Martínez consideró que, actualmente, se ha reducido el contrabando de madera, citando como ejemplo que en el puesto permanente que el Ejército tiene en Waslala, han requisado muy poca madera ilegal “porque no hay mucha fluidez… se da el contrabando, pero es limitado”.

Indicó que los que trafican la madera ilegal ahora lo hacen llevando pequeñas cantidades aserradas (tablas) que ocultan en camiones cargados de plátanos o granos básicos.
 

LAS RUTAS

La Policía de Waslala, subordinada a la jefatura departamental en Matagalpa, actúa únicamente si la droga es detectada en ese territorio. Igual hacen las delegaciones policiales en el Triángulo Minero y del departamento de Jinotega, para evitar problemas de orden jurisdiccional a la hora de presentar cargos judiciales contra quienes son arrestados en actividades ilícitas.

El jefe departamental de la Policía en Matagalpa, comisionado mayor Walter Dean Dixon Brautigan, comentó que antes “nos metíamos en la Biosfera y teníamos problemas por asuntos de competencia de los jueces. Hemos pulido eso y el año pasado Jinotega tuvo un volumen elevado en incautación de plantíos, casi el doble que nosotros, y Siuna también tuvo buenos resultados”.

Pero, el mando policial dice: “Hemos detectado una ruta hacia Jinotega para bajar por Sébaco y San Isidro, y otra ruta hacia Estelí, pero sin transitar por nuestro territorio, pero no puedo dar una certeza operativa porque esas operaciones ya no nos corresponden como departamento de Matagalpa”.

Mientras tanto, el Ejército considera que la marihuana que sale desde Bosawás tiene dos destinos: Honduras y Managua.

Desde el “Centro de Wina”, la hierba es llevada hacia Ayapal, en San José de Bocay, de donde se desvía hacia Wiwilí y Honduras o bien hacia la ciudad de Jinotega y posteriormente hacia otros territorios como Matagalpa, Estelí y Managua.

Otra ruta detectada por el Ejército es desde Bosawás hacia Siuna. De allí se desvía hacia el sector de Mulukukú —Río Blanco, o bien hacia El Naranjo— Waslala.

A veces la droga que llega a Waslala es llevada directamente hacia El Cuá-Bocay, en el departamento de Jinotega, desde donde sale hacia Wiwilí o la cabecera jinotegana. En otras ocasiones toma la ruta Waslala-El Tuma-La Dalia.

De El Tuma-La Dalia, las rutas son hacia El Cuá-Bocay o bien hacia la ciudad de Matagalpa.

Otra parte de marihuana toma la ruta Siuna-Mulukukú-Río Blanco-Matiguás-Muy Muy-Boaco-Managua.
 

INCAUTARON 50 POR CIENTO DE PRODUCCIÓN

Durante el 2002, en conjunto, las delegaciones policiales de Matagalpa, Siuna y Jinotega, incautaron poco más de 120 mil plantas de marihuana de distintos tamaños. Esa cantidad ya seca, equivale a unas 40 mil libras de la hierba.

La Policía cree que esa cifra es apenas un aproximado al 50 por ciento de la marihuana que en realidad se cultiva en la Reserva Biosfera de Bosawás.

A partir de esa consideración, en Bosawás se producen unas 240 mil plantas de marihuana, lo que equivaldría a unas 80 mil libras de la droga, ya lista para el expendio y consumo.

Cálculos policiales indican que una libra de marihuana seca se obtiene de unas tres matas “bien desarrolladas”, es decir, de dos a tres metros de altura.
 

PRECIOS VARIAN

El precio de la marihuana está en dependencia de la distancia entre el área de cultivo y su comercialización. En donde se cultiva, la libra cuesta cerca de cien córdobas, puesta en Waslala o Siuna, entre 300 y 400 córdobas, pero ya en Matagalpa la cifra puede superar

 22 DE OCTUBRE DEL 2003 /  La Prensa
 Juramentan a autoridades de San José de Bocay

    Comunidad Europea destinó 370 mil euros para ejecución de proyectos y 213 mil córdobas el Inifom
 
Señor Lugerio Carrasco, alcalde de San José de Bocay y los miembros de la Comisión de Transición, presidida por Alejandro Fiallos, durante la juramentación de nuevas autoridades de ese municipio. (LA PRENSA/ CORTESÍA)
 

Redacción Central.
departamentos@laprensa.com.ni

Las nuevas autoridades de San José de Bocay fueron juramentadas ayer por el doctor Carlos Guerra Gallardo, magistrado de la Corte Suprema de Justicia, cuya junta directiva quedó integrada de la siguiente manera:

Presidente, Lugerio Carrasco, del PLC; vicepresidente, Bayardo Castiblanco, del PRN; primer miembro, Antonio Herrera, del PRN; suplente, Juan Zeas Vázquez, del PRN; segundo miembro, Paulino Pineda Herrera, del PLC; suplente, María Piedad Estrada, del PLC; tercer miembro, Navidad Ordóñez, del PLC; cuarto miembro, Alejandro Iglesias, del FSLN y como suplente Narcisa Blandón.

El nuevo presidente del municipio, Lugerio Carrasco, manifestó que continuarán con los proyectos elaborados e incluidos en los Planes de Inversiones Municipales, porque ya estaban contemplados en el Plan Operativo Anual del Municipio de San José de Bocay.

Asimismo señaló que para ello cuentan con 370 mil euros, además del cuatro por ciento del Presupuesto de la República.

El presidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal, Alejandro Fiallos Navarro, entregó 231 mil córdobas como parte del componente de Fortalecimiento Institucional que esa institución brinda a las alcaldías.
 
 
 19 DE NOVIEMBRE DEL 2003 /  La Prensa
 Necesitan médicos en Wiwilí, El Cuá y Bocay

 Director del Silais de Jinotega dice que cuentan con presupuesto, pero nadie quiere irse a esos lugares

Silvia González Siles
 El Ministerio de Salud (Minsa) está urgiendo de médicos generales y especialistas en Jinotega, para cubrir y atender varias zonas montañosas de este departamento que no están cubiertas, informó el doctor Mario Valencia, director del Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais).

Valencia aseguró que necesitan ginecólogos, pediatras, internistas y enfermeras para que atiendan las zonas de Wiwilí, Bocay y El Cuá, y aunque cuentan con el presupuesto para contratarlos hasta el momento nadie ha querido irse a estas zonas.

OFRECEN BUENOS SALARIOS

“Mi problema es Wiwilí, Bocay y El Cuá y no Jinotega y en este sentido tengo las plazas y me atrevo a decir que a un especialista le podemos pagar hasta 12 y 13 mil córdobas, y una enfermera le podemos pagar el equivalente de 400 y hasta 450 dólares para que se vaya a El Cuá o donde estemos descubiertos”, apuntó.

Sin embargo dijo que desde hace varias semanas se ha estado anunciando por los diferentes medios de comunicación la necesidad de contratar a todo este personal, pero el problema es que nadie quiere irse a estas zonas por problemas personales o familiares.

“Me preocupa esta situación porque tenemos descubiertas cuatro plazas en Wiwilí y con un buen salario, pues a estos recursos nuevos les pagaríamos con el fondo social, porque el salario del Minsa es más bajo”, manifestó el funcionario.

Insistió que le urge un pediatra que podría ganar entre 11 y 12 mil córdobas, en Wiwilí; un ginecólogo que ganaría 12 mil córdobas en el mismo lugar, así como un médico internista, enfermeras profesionales y auxiliar de enfermería, quienes también ganarían buen salario.
 
 
10 DE OCTUBRE DEL 2003 /  La Prensa

Dermatólogos evalúan a enfermos de leishmaniasis 
Jorge Neira
Roberto Pérez Solís
San José de Bocay, municipio del departamento de Jinotega, es uno de los más afectados por leishmaniasis o lepra de montaña. El Ministerio de Salud (Minsa) reporta un poco más de 400 casos, pero organismos que trabajan en la zona aseguran que los afectados bien superan los 800.

A pesar de que la cifra no está definida, el Minsa tomó cartas en el asunto y desde hace unas semanas empezó la distribución del Glucantime, medicamento necesario para combatir la enfermedad.

Reclasificaron los casos
También recientemente estuvo en la zona un grupo de ocho dermatólogos para evaluar la situación de los afectados. La misión de la brigada médica, bajo el mando del director del Hospital Dermatológico, doctor Jorge Neira, era reclasificar los casos, ya que algunos pacientes que se estaban tratando como lepra, no es esa enfermedad la que padecen.

“Dimos 120 consultas de las cuales tres casos estaban siendo tratados como leishmaniasis y no lo eran, entonces les dimos su tratamiento correspondiente. Tuvimos cuatro casos de leishmaniasis muco cutánea (afectación del cartílago) que sólo hicimos un ajuste del tratamiento general, el resto era leishmaniasis clásica”, aseguró el doctor Neira.

El médico explicó que la mayor parte de los afectados no pudo salir de sus comunidades, por la lejanía y el mal estado de los caminos. No obstante, indicó que los médicos de San José de Bocay le comunicaron que la mayoría habían terminado su tratamiento con el Glucantime.

“La gente que termina el ciclo está curada, porque muy pocas veces se reinfectan las úlceras. Éstas (úlceras) empiezan a cicatrizar una vez que están en tratamiento” agregó.

Enfermedad de zonas boscosas

La leishmaniasis es una enfermedad tropical producida por un parásito del género leishamanía que se desarrolla en zonas boscosas.

Los animales como los gatos, perros, zorros, entre otros que deambulan por la zona, adquieren el parásito. Luego un mosquito conocido como lutzomya pica a los animales infectados y luego a las personas, quienes a los pocos días adquieren la enfermedad.

El Ministerio de Salud distribuyó, a través del Sistema Local de Atención Integral de Salud (Silais) de Jinotega, unas 15 mil ampollas de Glucantime, cinco mil en la Región Autónoma Atlántico Norte (RAAN) y cuatro mil en la Región Autónoma Atlántico Sur (RAAS).
 
 
 

 
 
 
 

 

 21 DE ABRIL DEL 2003 /

Incendio “devora” reserva Bosawás

    Comenzó el 15 de abril en la cumbre del Cerro Guiso y a la fecha se estima la pérdida de 500 manzanas de bosques
 Quemas agrícolas iniciaron siniestro. Bomberos, policías y soldados del Ejército luchan por sofocarlo
 
 Silvia González Siles/Corresponsal
departamentos@laprensa.com.ni

JINOTEGA.- Un incendio de gigantescas proporciones ha arrasado con unas 600 manzanas de bosques de la reserva natural de Bosawás, confirmaron los bomberos en Jinotega.

Bosawás, ubicado al noreste del país y con más de siete mil kilómetros cuadrados de extensión, es una de las principales reservas biológicas que posee Nicaragua, pero actualmente está amenazada por este incendio que ya lleva seis días devorando bosques.

Según el subteniente Iván Rizo Altamirano, de la Dirección de Bomberos del Ministerio de Gobernación, el origen del incendio fue una quema agrícola que un productor, cuya finca es vecina del Cerro Guiso, realizó el 15 de abril. Tras esa quema, la cumbre de este cerro tomó fuego y de allí las llamas se expandieron hacia Bosawás, reserva ubicada a 25 kilómetros al norte de Ayapal.

Rizo confirmó a LA PRENSA que desde ese día, informaron al puesto de mando de los bomberos de Managua. Agregó que hasta ayer, el señor Adrián Altamirano, presidente de la Comisión de Paz de la comunidad de Ayapal, informó vía radio que el fuego ya había arrasado con más de 500 manzanas y podría terminar en una catástrofe, si no se detiene.
 

PERSONAL INSUFICIENTE

El siniestro en la actualidad es sofocado por más de 150 personas que habitan en la zona, por miembros de la Policía y del Ejército, personal que resultan insuficientes ante la magnitud del siniestro.

Mientras tanto, LA PRENSA intentó por todos los medios comunicarse con el delegado del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), así como con el delegado del Ministerio Agropecuario y Forestal (Mag-For); pero no fueron localizados por los reporteros que buscaban conocer qué tipo de diligencias estaban haciendo para sofocar el incendio.

Según datos obtenidos de los bomberos de Jinotega, éste es uno de los incendios forestales más grandes en los últimos cinco años en el departamento de Jinotega.

Bosawás es la toponimia de tres nombres de accidentes geográficos importantes del territorio de la reserva: Río Bocay, Cerro Saslaya, y río Waspuk.

Para llegar hasta el cerro Guiso son dos días en bote por el río Bocay y se localiza a 25 kilómetros al norte de la comunidad de Ayapal. Éste es un cerro inclinado que colinda con Bosawás.
 

VUELO DE RECONOCIMIENTO

Mientras el siniestro avanza más adentro de la zona boscosa de Bosawás, el Ejército se prepara para movilizar sus tropas y tratar de sofocar las llamas con el apoyo de los bomberos de Managua. Al menos un helicóptero militar se aprestaba ayer a realizar un vuelo de reconocimiento sobre la zona para valorar el impacto del incendio sobre la flora de Bosawás.
 
 
 
14 DE JULIO DEL 2003 / La Prensa
Más de un año sin tratamiento

 
Niños de diferentes edades con cicatrices en sus cuerpos, producto de la lepra de montaña que está afectando a comunidades del municipio de San José de Bocay en Jinotega.
 

Silvia González Siles /Corresponsal
departamentos@laprensa.com.ni

JINOTEGA.- El Director de Salud en San José de Bocay, doctor Ismael Carranza, al tratar de minimizar la situación, dijo que la leishmaniasis no se puede catalogar como una epidemia, ya que no se ha salido de los datos esperados.

Sin embargo reconoció que el problema para poder enfrentar esta enfermedad es la falta de tratamiento, porque están a la espera del mismo, mediante el Proyecto DAMIÁN. Expresó que tienen más de un año de no tenerlo, debido al alto costo.

“Lo más importante de la enfermedad no es diagnosticarla sino detectarla en su momento y dar el aviso pertinente a las autoridades”.

Agregó que el principal problema que tienen en estos momentos es la dificultad para visitar las comunidades más alejadas, debido a la falta de vías de acceso y la presencia de bandas armadas.

Dijo que en estas zonas los niños se están muriendo, pero no de leishmaniasis, sino de diarrea, desnutrición, anemia, enfermedades respiratorias, además, mujeres embarazadas.
 

MUNICIPIO BÉLICO

Agregó que San José de Bocay es un “municipio bélico”, lo que no les permite hacer acciones de salud. “Tenemos programado un viaje el 18 de julio para las comunidades indígenas, las que son programadas cada dos meses como Minsa, donde cada viaje nos cuesta alrededor de 23,000 córdobas, pero no sé si lo vamos a hacer, nuestros trabajadores tienen mucho temor porque el 90 por ciento del personal no somos de esta zona y nadie quiere poner sus vidas en peligro”, manifestó.

Agregó que la labor como Ministerio de Salud no es curar sino prevenir.

“Aquí además de otras enfermedades, tenemos miles de casos de epilepsia por el destace indiscriminado de cerdo, y destazan de manera clandestina sin que exista un rastro municipal, nadie mira el caso serio que tenemos de epilepsia, aquí la gente continúa defecando al aire libre y la mayoría de los casos de epilepsia son por neurocisticercosis y aquí no tenemos ni condiciones para ingresar a los pacientes, porque no tenemos el servicio de camas, así es que son muchas limitaciones las que tenemos”, reconoció el funcionario.
 

MUERTES MATERNAS

El Director de Salud en San José de Bocay, doctor Ismael Carranza, comenta que este municipio encabeza las muertes maternas y en este año ya son cuatro las que se han presentado. El médico dijo: “Las mujeres se mueren en las comunidades porque no tenemos unidades para movilizarnos, es el colmo que aquí no entran los radios de comunicación, aquí nos sentimos como en otro mundo”.
 

PROCURADURIA: QUIEREN MINIMIZAR SITUACION

El doctor Concepción Andino, jefe de Investigación de la Procuraduría de Defensa de Derechos humanos (PDDH) dijo que constató in situ la peste que viven los niños y adultos de las comunidades del municipio de San José de Bocay.

“Aquí lo que pudimos constatar son las contradicciones de los datos que ellos dan, con los que da la población, mi percepción es que quieren minimizar la situación y no le están saliendo al frente al asunto y quieren desviar la atención hacia otras enfermedades que no son el sentir de la gente ahorita”, dijo.

Agregó que se está violando el arto. No. 40 de la Ley 287, que establece que todos los niños, niñas y adolescentes, donde el estado asegurará la atención médica, a través del Sistema Público de Salud, garantizando el acceso universal e igualitario a las acciones y servicios de promoción, protección, rehabilitación y recuperación de la salud.

Agregó que en las comarcas hay gran cantidad de niños afectados por desnutrición, leishmanisis, conjuntivitis y otras enfermedades que no han sido atendidas por el Ministerio de Salud.

“Según las pocas estadísticas que llevan ellos, dicen que de 206 casos sólo han registrado 82 positivos, de los cuales a ninguno se le ha aplicado el tratamiento correcto, o sea que 80 y tanto son multiplicadores de la misma enfermedad, o portadores de la enfermedad y además no están haciendo ningún control preventivo del mosquito”.

No obstante, dijo que toda esta información la harán pública ante las instancias correspondientes para que de inmediato se atienda esta problemática y la pondrán en manos si es necesario del mismo Presidente de la República para que tomen medidas urgentes ante la magnitud y seriedad de la situación
 
 
 
 
 
22 DE SEPTIEMBRE DEL 2003 /
Efímero alivio a lepra de montaña

    El Minsa envió cinco mil ampollas de Glucantime para tratar la leishmaniasis en San José de Bocay, pero cuando brigadistas llegaron a la zona, notaron que era como llevar “una gota de agua al desierto”. Se necesita mucho más, el número de afectados es muy grande y cada uno necesita 20 dosis
 
En las bodegas del Centro de Salud Ambrioso Mogorrón, de San José de Bocay, ya hay ampollas de Glucantime, pero éstas no serán suficientes, según valoraron las autoridades. (LA PRENSA/S. González)
 

Silvia González Siles
CORRESPONSAL/JINOTEGA
departamentos@laprensa.com.ni

Para contrarrestar el brote de leishmaniasis o lepra de montaña en el municipio San José de Bocay, el Ministerio de Salud (Minsa) envió un lote de cinco mil ampollas de Glucantime, pero éstas no son suficientes para atender la demanda de casos que a diario se registran en esta zona montañosa del departamento de Jinotega. La realidad es otra.

Juan José Amador, director de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa), confirmó, en una reciente visita a la zona, que el brote de lepra de montaña se registra más fuerte en San José de Bocay y sus comunidades, por lo que el Minsa central se encuentra en estado de alerta ante la situación. El 14 y 15 de septiembre, esta institución recibió 85 mil ampolletas de Glucantime, y envió de inmediato cinco mil a esta zona.

Sin embargo, el Minsa a penas comienza a registrar los casos oficialmente. Hasta hoy, el centro de salud del municipio, denominado Ambrosio Mogorrón Martínez, registra 500 casos. Pero, el director de este centro, doctor Ismael Carranza, también acepta que hay muchos más que no están registrados.

El doctor Juan José Amador indicó que una de las causas que dificulta tener un mejor registro de la lepra de montaña, es el tiempo que tardan los resultados de los exámenes, lo que impide a la vez prevenir a tiempo la enfermedad. Otra causa son las limitaciones que tienen las personas afectadas, para asistir al centro de salud.

COMUNIDADES AFECTADAS

Carranza informó que las comunidades más afectadas son Santa María de Tazuá, seguida de Santa Rosa de Tapaskun, Agua Zarca Arriba, San Juan de Aguazas, donde en la actualidad el Minsa ha destinado cinco brigadas encabezadas por un médico o por una enfermera profesional, para tomar muestras de los pacientes y aplicarles el tratamiento.

Agregó que con las cinco mil ampollas cubren a 400 pacientes. “Creemos que con los datos que hemos recopilado hasta el momento vamos a cubrir la demanda, pero estamos claros de que éstos van a aumentar, por el subregistro que existe”, indicó.

ACCIONES DEL MINSA

Sin embargo, el Minsa está haciendo lo que puede. Además de la aplicación del tratamiento, los trabajadores de la Salud fumigan las comunidades más afectadas para eliminar el vector adulto, el mosquito Lutzomya. El tratamiento aplicado elimina el portador que tiene el parásito en su cuerpo.

Amador agregó que se toman muestras en las comunidades visitadas, las cuales serán trasladadas hasta Managua para reforzar el trabajo del laboratorio del centro de salud de San José de Bocay, dado que en algunos casos, aunque la persona aparece con la úlcera, el examen resulta negativo.

RECOMENDACIONES

De acuerdo con el Dr. Ismael Carranza, director del Centro de Salud Ambrosio Mogorrón Martínez, la leishmaniasis es una enfermedad que ataca principalmente a las personas que viven en las montañas, por lo que recomendó el uso de camisas manga larga, pantalones largos, calcetines, botas y sobre todo el uso de mosquiteros, desde las seis de la tarde hasta las seis de la mañana, ya que el 90 por ciento de los afectados son niños, y de éstos el 40 por ciento son menores de cinco años.

“Si es posible, la gente debe usar repelente, mosquitero de malla fina y mantenga limpia su casa, para evitar la reproducción del mosquito. Incluso debe cortar el monte aproximadamente 200 metros alrededor de su vivienda. De ser posible, las personas no deben vivir con animales domésticos o comestibles, eso sería lo mejor porque éstos pueden ser portadores de la enfermedad”, aseguró Carranza.

MIL CASOS MÁS

El doctor Juan José Amador, director de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa), aseguró que en los tres últimos años el comportamiento de esta enfermedad ha venido aumentando considerablemente. “De dos mil casos que se registraban, éstos han pasado a tres mil quinientos anual”. Por ello, el galeno no descartó que en lo que resta del año se registren mil casos más.
 

 
 
 
 
 
3 DE ABRIL DEL 2003 /

Neumonía golpea a niñez jinotegana

    Cinco menores han muerto en lo que va del año, en Jinotega, San José de Bocay y Yalí
 Autoridades de Salud orientan a población a buscar atención ante Infecciones Respiratorias Agudas
 
Aquejados de problemas respiratorios muchos niños han ingresado a los centros asistenciales de Jinotega, donde el personal está presto a atenderlos. (LA PRENSA/ARCHIVO)
 
 

Silvia González Siles
CORRESPONSAL/JINOTEGA
departamentos@laprensa.com.ni

Las bajas temperaturas que desde el lunes han alcanzado los 13 grados centígrados, en Jinotega, y las rachas de vientos, son dos de los principales factores que han incidido en el incremento de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), informó el Dr. Douglas Rugama, Director Departamental del Sistema Local de Atención Integral a la Salud (Silais).

El funcionario explicó que hasta la semana 13 se reportan cinco muertes por neumonía, cuya enfermedad se ha incrementado en relación al año pasado, que a la misma fecha registraba tres fallecidos.

Los cinco menores muertos por neumonía proceden del municipio de Jinotega, (tres), uno de San José de Bocay, y otro de Yalí.

Rugama no descartó que se incrementen las enfermedades respiratorias agudas, porque existen las condiciones propias, a causa de los cambios bruscos del tiempo, pues prepondera el frío, viento y polvo, afectando el estado de salud de la niñez, especialmente a aquellas personas que padecen de problemas respiratorios, como asma y tos.

ATENCIÓN INMEDIATA

Agregó que en el caso específico de las enfermedades de neumonía, se producen por bacterias y por infecciones que se pueden prolongar si las madres llevan tardíamente a los niños a las unidades de Salud.

Ante esta grave incidencia, los trabajadores de la Salud están orientando a los líderes comunitarios, brigadistas de Salud, parteras y a las madres que visitan las unidades deSalud, sobre los principales signos de peligro que implica una infección respiratoria aguda, y sus manifestaciones como fiebre, tos, problemas para respirar.

ORIENTACIONES

Una de las principales orientaciones del Ministerio de Salud es abrigar a los niños si el día está bastante helado y si está un poco caliente no abrigarlos mucho, porque al efectuarse el cambio de clima es donde se produce el descenso de las defensas.

Es necesario aplicar a los niños la vacuna Pentavalente, la cual reduce las posibilidades de adquirir la neumonía, en caso de cualquier sospecha las madres deben llevarlos a los puestos de Salud.

Según la doctora Nancy Paredes, responsable de Epidemiología del Ministerio de Salud, las infecciones respiratorias son virales, pero el aumento de los vientos y la resequedad de la tierra pueden producir conjuntivitis y hasta dermatitis, por lo que recomendó lavar bien los utensilios de cocina y limpiar la casa para evitar el exceso de polvo que se produce en estos momentos.

AUMENTAN ENFERMEDADES RESPIRATORIAS

En Jinotega se reportan hasta la semana No. 12, un total de 187 casos de neumonía, de los cuales ya han fallecido tres menores de un año. En este municipio se han atendido cuatro mil 583 casos por Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), informó la Dra. Nancy Paredes, responsable de Epidemiología del Ministerio de Salud, de Jinotega.