LOS ABORIGENES   /  ERA  COLONIAL  /  PARROQUIA DE JINOTEGA  /  EL ANTIGUO PUEBLO DE JINOTEGA  /  Siglos 1800 - 1900   /
    /   SUCESOS HISTORICOS ACAECIDOS / WWW.MANFUT.ORG  /   EVOLUCION POLITICA  CREACION DEL DEPARTAMENTO
    BIENVENIDOS!!! a La Reserva de Bosawás, la mas grande de Centroamerica.      Alcaldes de Jinotega    

 



Jinotega fue elevado a poblado en 5 /4/ 1,851, a  Valle el 11 /2/ 1,883NICARAGUA


JINOTEGA
Por Simeón Jarquín Blandón
LOS ABORIGENES DE JINOTEGA



El actual departamento de Jinotega, comprende dos regiones de diferente origen étnico: la suroeste y la noreste, constituida ésta, por la región de Bocay, que le fue anexada por ley del 25 de abril de 1894.
Los primitivos pobladores de la región suroeste, fueron los choroteganos, que probablemente antes de internarse hacia el Norte nicaragüense, desde antiguo se habían establecido en la región del Golfo de Fonseca, al que llamaron Chorotega, que en el idioma mejicano significa "lugar de refugio", y del cual se deriva el gentilicio chorotegano. Los historiadores han fijado el año 596 de nuestra era, como la primera inmigración mejicana, Nahuatlaca, Nahua o Nahoa a Centroamérica y la última en el año 1505, o sea tres años después de la llegada de Cristóbal Colón a Nicaragua. Empero, no ha sido posible fijar fecha a la llegada de los choroteganos al Norte nicaragüense, estableciéndose en la región que incluye la suroccidental del actual departamento de Jinotega.

Esta ascendencia chorotega-mejicana, se comprueba por la cantidad de nombres de lugares de la zona, de claro origen mejicano. Por los relatos del cronista Vázquez, sabemos de frailes que conociendo la lengua mejicana, se entendían perfectamente con los indios de la Taguzgalpa. Todo esto lo corrobora el relato que de su viaje hace el comisario franciscano Fray Alonso Ponce, quien llegó a Nicaragua en 1575 por la ruta Choluteca-Nueva Segovia, pasando por los pueblos de Somoto, Condega y La Breyera, en ruta a la ciudad de Granada.




Dice que durante todo ese recorrido, encontró de uso común aunque corrupto la lengua mejicana y dialectos derivados de la misma, usados al mismo tiempo que aquélla.

Para mayor abundamiento, en ese mismo relato el padre Ponce agrega que junto a la casa de la Brea (en la región actual de La Breyera), en Jinotega, se encontraban los vestigios del antiguo pueblo de Olomega, que desde épocas remotas poblaban indios choroteganos, quienes al abandonarlo se trasladaron al pueblo de El Viejo, en Chinandega. Dice Ponce textualmente: "Junto a aquella casa, está un asiento de un pueblo antiguo de indios llamado Olomega, los cuales le dejaron y pasaron a otro que llaman 'El Viejo'".
Los citados relatos no dejan lugar a duda de que los choroteganos fueron los aborígenes de la región suroeste del departamento de Jinotega; y por simple lógica se deduce que su gobierno, religión y costumbres, fueron semejantes a los de la región de Tezoatega en tiempos de Agateyte, que documentalmente llevaron sus pobladores, y que nos refiere Oviedo y Valdez, quien durante el año 1529 visitó las regiones de El Viejo y Chinandega.

Históricamente los cacicazgos indígenas llevaban el nombre de sus pueblos principales, por ejemplo: Tezoatega, Nicaragua, Jalteva y otros de la región del Pacífico. Podemos deducir que en nuestra región aborigen hubo dos cacicazgos: el de Olomega y el de Jinotega. Por la crónica de Ponce sabemos que el primero desapareció; y si el de Jinotega realmente existió, su territorio debió comprender toda la región suroeste del actual departamento en los últimos siglos antes de la conquista. Asiento del cacicazgo fue el pueblo aborigen de Jinotega, ya sea en su asiento actual, o en el de Jocomico, como opinan, entre otros historiadores, el doctor Julián N. Guerrero.

Por la misma relación del padre Ponce, sabemos que las casas eran de pobre construcción. Construían con madera, a veces con embarro, y los techos los cubrían con tejas de madera-o de barro. En el campo, eran ranchos de paja como los actuales y de forma rectangular.



LOS ABORIGENES DE LA REGION DEL BOCAY
Los aborígenes de la región del Bocay, que comprende la sección Norte del departamento de Jinotega, descienden de un pueblo antiquísimo que pobló la región actual del departamento de Rivas; conocidos como Kiribíes, y siglos después como Chontales o "pueblo extranjero". Lo corroboran los cronistas de la colonia, especialmente Oviedo y Valdez, quien afirma que los llamadoschontales habían poblado mucho tiempo antes que los nahuas o nahoas, la región ístmica, donde se hablaba esporádicamente su idioma, "muy distinto de los otros idiomas de Nicaragua". Los chontales fueron arrojados más allá de los lagos, internándose hacia la región atlántica. Investigadores como Squier, Brinton y Froebel, que viajaron por Chontales, recogieron la versión de sus pobladores, de que sus antepasados habían llegado de "la región de los lagos".

En 1641 comenzó la mezcla de los aborígenes de la Tologalpa con los negros de un barco que naufragó cerca del Cabo Gracias a Dios. Dice el historiador Sofonías Salvatierra que los negros, "aunque con disciplina de esclavos pero en contacto con gente civilizada, eran más aptos y lograron vencer a los mosquitos, libres pero semibárbaros, y hacerse un sitio en el territorio mosco, no obstante la enorme diferencia de su número frente a las populosas tribus autóctonas. El elemento negro se incrementó con los esclavos de los piratas y agricultores de Jamaica, que se fincaron en nuestras costas y de donde se derivan los zambos-mosquitos."

Ya para el año 1691, afirma el cronista Vázquez, la región de Bocay y curso medio del Río Coco, estaban poblados por pantasmas, lencas, bocayes, cuges, tomayes, nanaicas y "otras muchas"; y agrega: "...y así, de éstas como de las otras, se sabe que hay muchos blancos y rubios, otros negros, más o menos, según las mezclas de naciones y gentes extranjeras que aportan a sus costas a hacer carne y cambiar bujerías y machetes, por mantenimientos y muy buenos granos de oro que cogen en los ríos".

Entre esas "otras muchas" de que nos habla Vázquez, nosotros señalamos la tribu de los sumos, que aún ahora, permanece aislada en las montañas situadas entre los ríos Bocay y Hamaca y las riberas de éstos, a diferencia de otras tribus nómadas que prefirieron las márgenes del río Coco, por ejemplo, de más fácil acceso con el mundo civilizado. Son numerosísimos los nombres de lugares que tienen su origen en el dialecto sumo.

Relatos dejados por algunos piratas y que recoge Celia Guillén en su libro Nueva Segovia, dicen que los sumos "...son muy perezosos y muy rara vez siembran o cultivan la tierra y las mujeres desempeñan todo el trabajo. Sus vestidos no eran más largos que los de los zambos-mosquitos. Muy pocos hay que tengan domicilio fijo, pues la mayor parte son vagabundos llevando una vida errante en las márgenes de los ríos, sin más abrigo que algunas hojas de palmera, las que ponen contra el viento para defenderse de la lluvia.Cuando sienten la necesidad del sueño, hacen una excavación en la arena donde se acuestan".