Periódicos y Revistas de Nicaragüa
 
 

POR ORDEN CRONOLOGICO DE APARICION:
Periódicos y Revistas Actuales :
Primeros Periódicos y Revistas  1830 - 1859
Periódicos y Revistas 1860 - 1890
Periódicos y Revistas 1891 - 1920
Periódicos y Revistas 1921 - 1950
Periódicos y Revistas 1951 - 1990
Primeras Imprentas de Nicaragüa
Fuentes utilizadas
Periódicos y Revistas del Pasado:
1951  - 1990 



1954 Revista de Segovia Matagalpa  Revista que dirige sus primeros cuatro números: Carlos Fonseca Amador


1955  periódico RUMORES Matagalpa de don Cipriano Orúe 
(colaborador: Dr. Jose Maria Espinoza, abogado liberal y poeta ) Carlos Fonseca Amador trabajo desde niño todos los Sabados por la noche en este periódico como voceador, Carlos para ayudar a su madre quien éra una empleada doméstica tambien trabajaba en el Diario Telégrafo, periódico en donde se desempeñaba como Mensajero en 1950.


1961 revista Ventana, fundada  por  Sergio Ramírez 
 
FERNANDO GORDILLO

FERNANDO GORDILLO
Publicado en El Nuevo Diario – 22 de julio 2009

La bomba lacrimógena lanzada por la Guardia Nacional marcó una estela roja en el aire, sobre aquel cielo aún límpido del trágico 23 de julio de 1959, día de la masacre estudiantil en la ciudad de León, misma que será recordada mañana en el Centro Nicaragüense de Escritores (CNE).

En esta actividad acompañará la cantautora Norma Helena Gadea, posterior a una mesa redonda en la que participarán Sergio Ramírez, Vilma Núñez, Luis Felipe Pérez y Joaquín Solís Piura; cuatro testigos de los asesinatos cometidos por el Mayor Anastasio J. Ortiz, quien dio la orden de disparar, autorizada a su vez por el dictador Anastasio Somoza Debayle.

En la ejecución murieron los estudiantes José Rubí, Erick Ramírez, Mauricio Martínez y Sergio Saldaña, dos de ellos compañeros de aula del escritor Sergio Ramírez, quien relata, en el prólogo de la obra reunida del poeta Fernando Gordillo, que hubo también “más de sesenta heridos”.

Gordillo (1941-1967) estuvo presente en la manifestación acaecida en julio y ésta sería una forma simbólica de duelo por la reciente masacre en El Chaparral, donde se rumoraba la caída de Carlos Fonseca Amador. “Recuerdo que León quedó sumida en una especie de estado de sitio”, comenta Luis Rocha, presidente del CNE, y quien estará a cargo de las palabras inaugurales del evento.

Aún provocan escalofríos ciertos poemas contundentes de Gordillo y que sirven como crónicas. En un poema relata “la bala que atravesó” a Mauricio Martínez, “la hemorragia incontenible” por la nariz de Erick Ramírez. ¿Por qué murieron ELLOS esa tarde?, pregunta este poeta humanista, rasgo descrito por el filósofo Alejandro Serrano Caldera.

ELLOS, en mayúscula, se refiere a los que ya partieron y dieron su vida por la libertad de este país, porque “creemos absolutamente necesaria la lucha del pueblo por su superación”, escribió el autor del epigrama combativo “El precio de una patria”, en una antieditorial publicada en la revista Ventana, fundada junto a Sergio Ramírez en 1961, la que más tarde se convertiría en el Frente Ventana, la célula intelectual del FSLN.

Según Ramírez, Gordillo fue un “intelectual orgánico de la revolución”. Efectivamente, un hombre de gran inspiración para la gente y para aquellos que creen en la lucha por la justicia. Hoy se recuerda al poeta caminando por una calle, surrealista, envuelto en una bandera y con mirada fija hacia aquellos guardias de cascos de acero, uniformes caqui y con sus rifles Garand dispuestos a matar.

“Como sonámbulo; empecé a caminar con ella (la bandera) hacia el pelotón de soldados: no sé qué causa me movería a hacerlo”, relataría más tarde el autor de “La circunstancia y la palabra”, quien también describe a Joaquín Solís Piura junto a Manolo Morales gritando en mitad de la calle: ¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!

Del poema “Andrés”, de Gordillo, quedan algunos versos para reflexionar sobre las pérdidas humanas del 23 de julio y otro verso final que inquieta aún más: “A un siglo de distancia el enemigo, es el mismo”.



1970 ? semanario “Extra”. 

de Ignacio Briones Torres  - Rodolfo Avendaño Sandino y Manuel Espinoza Enríquez  y el fotografo en una moto don Francisco Rivas Quijano  “Rivitas” era el fotógrafo de ese semanario.
 


Clementina Rivas
8 de Febrero de 2009 - 

 Clementina Rivas graduada en periodismo y la calle en años 60
Pionera del reporterismo y de la lucha social
Edgard Barberena | ebarberena@elnuevodiario.com.ni

Clementina Rivas. 

Su padre quiso que estudiara farmacia, pero el destino la remitió al periodismo, por lo que llegó a convertirse en una de las primeras reporteras que, con grabadora en mano, se lanzaron a entrevistar a funcionarios públicos durante la década de los 60, algo que solamente lo hacían los periodistas.

Nos referimos a Clementina Rivas, quien este tres de febrero retornó a su “segunda Patria”, Canadá, pero antes delineó para END las experiencias que acumuló en Nicaragua como periodista y militante del Partido Socialista Nicaragüense (PSN).

Nació en Diriá el 17 de abril de 1942. Sus padres fueron el médico cirujano Manuel Rivas Aguilar y Dolores Franco Alonso, quien se separó del galeno cuando Clementina estaba muy pequeña.

Al igual que la mayor parte de las mujeres en Nicaragua, fue una madre soltera que creó a sus tres hijos (Tania, Nadia y Manuel Daniel) y se los llevó a Montreal.

Está retirada del periodismo, y como goza de una pensión en Canadá, escribe poemas y pinta. Actualmente estudia unos 15 títulos de libros sobre medicina natural, lo que al parecer es algo de la influencia de su padre, que fue el médico de toda Diriá.

Se educó en la Escuela República del Uruguay, y estudió su secundaria en el Instituto “Miguel Ramírez Goyena”, de donde egresó en 1960. Ahí se rozó con estudiantes que se involucraron en la lucha por desterrar el somocismo en Nicaragua, como Álvaro Montoya Lara, quien cayó en combate en el Frente Sur.

El pleito con su padre
Después que se bachilleró, comenzó un “pleito” con su padre, quien quería que estudiara Farmacia en la UNAN-León. Le hizo caso a su padre y estuvo un año estudiando esa carrera, pero al ingresar al segundo año, cuando iba a laboratorio, “sentí el golpe” de un ácido. “No me gustaba, y pensaba que mi vida iba a transcurrir detrás de un mostrador, pero eso no era para mí. En el fondo sentía que mi futuro era escribir algo así como novelas, escribía poemas y los desechaba”.
Encuentra la puerta para el periodismo
Cuando la embajada norteamericana financió unos talleres para capacitar a los periodistas empíricos de la década de los 60, Clementina tuvo otra puerta para su instrucción.

Entró a la Escuela de Periodismo, en la UNAN, en 1962 y egresó en 1966. En la misma promoción donde salieron valiosos profesionales de la comunicación.

“Aquella escuela de periodismo nos daba una formación integral, porque uno salía con todas las bases para hacer cualquier posgrado, pero cuando la escuela la adscribieron a la UCA la cercenaron, convirtiéndola en escuela de comunicación, y esto se lo dije una vez a Guillermo Rothschuch cuando lo llegué a entrevistar. Lástima que la publicación en una revista que tenía no salió por falta de recursos económicos”, dijo.
Su primer "Angel"
Antes de ingresar en la universidad aplicó a una vacante en La Curacao, después de leer un anuncio de que necesitaban a un bachiller. Ahí conoció al escritor Adolfo Calero Orozco, quien llegó a buscarla a su casa. El escritor se convirtió en una especie de “Ángel” de Clementina.

Ingresó a La Curacao, donde llegó a ser jefe del Departamento de Contabilidad y asistente del contralor de la empresa. También estuvo en un departamento donde se elaboraban recibos de cobros en una máquina IBM.

Así logró pagar sus estudios de cuatro años en la universidad. Ahí conoció a Ernesto Pasquier, quien después del terremoto del 72 estuvo de gerente de La Curacao, y “ahí aprendí muchas cosas que me enseñaron a ser administradora de mi propio noticiero y me abrieron muchos campos”.
Su primer trabajo en radio
Después que saca su licenciatura se fue a buscar trabajo a Radio Centauro, donde Mario Fulvio Espinosa dirigía los noticieros. Éste le dijo que no podía pagarle, pero ella le expresó: “No me importa que no me pagués, lo que quiero es familiarizarme con la grabadora, salir a la calle, ver el teletipo. Para que ganara algo, Mario le dijo: “Buscate tu anuncio, porque aquí todos salimos a vender para pagarnos nuestros salarios”.

Para ese tiempo salió el semanario “Extra”. Ignacio Briones Torres conoció su trabajo, por lo que Rodolfo Avendaño Sandino y Manuel Espinoza Enríquez la llamaron para que trabajara con ellos, por lo que logró combinar prensa escrita y radial. Cuenta que se subió en una moto con Francisco Rivas Quijano para ir a reportear. “Rivitas” era el fotógrafo de ese semanario.
Dueño del Canal 2 la mandó a correr
También pasó por el noticiero “Sucesos” cuando lo dirigían José Esteban Quezada y William Ramírez, con quienes laboró un tiempo. Con Manuel Espinoza trabajó en “Extravisión”, pero, asegura, la mandó a correr Octavio Sacasa, quien en una reunión con Espinoza le dijo que Clementina era una comunista y que no la quería volver a ver en el canal.

La orden del dueño del Canal 2 fue porque Clementina mezcló un reportaje sobre el Teatro “Rubén Darío” con un basurero que estaba al lado, donde llegaban niños y adultos a buscar qué comer.

Espinoza le “doró la píldora” para no decirle la orden de Sacasa. Le dijo que no podía pagarle lo que habían convenido y que si quería seguir, tenía que recibir la mitad de lo acordado, porque la otra parte la iba a destinar para pagarle a Silvio Mora que iba a ser contratado. En “Extravisión” le habían prometido 3 mil córdobas mensuales. Clementina se dio su lugar. Se retiró y le dijo: “Quedate con Mora, porque éste puede ganar los 1,500 córdobas, porque es un profesor y vos lo vas a hacer periodista”.
Otros momentos de su vida
Otro momento difícil lo pasó en 1974 por sus escritos, que no fueron del agrado de la Dirección de Radio y Televisión, cuyo jefe era el ya fallecido coronel Luna. “Me tildaron de comunista, y cuando pusieron la “Ley del Bozal” tuve un altercando con un teniente de apellido Boza por las revisiones que le hacían a los materiales de los radionoticieros”.

Ella andaba embarazada de su segunda hija. Boza encontró en el material que iba a transmitir algo con olor a comunista. “Yo le reclamé y le dije que eso no era comunismo, sino la realidad que se vivía en el país, pero él se enfureció y me quiso pegar”.

Se metieron a defenderla Angelita Saballos y Rafael Báez (ya fallecido). Llegó el coronel Alberto Luna Solórzano, quien era más decente con las mujeres y preguntó: ¿Qué es lo que pasa aquí?, y Boza le responde: “Nada, es que aquí los perfiles que tienen estas mujeres son cosas de comunistas al hablar de los obreros”.

Luna les dijo que no se preocuparan y mandó restricto al teniente Boza.
Su ingreso al PSN
Ingresó en 1963 al PSN “reclutada” por Hortensia Rivas, quien es su prima, y además se bachilleró junto a Rivas en el Goyena. Viajó a Moscú donde permaneció un año estudiando Ciencias Políticas antes del terremoto de 1972.

Al regresar a Nicaragua hizo todo lo posible e imposible para que la OSN (Oficina de Seguridad Nacional de Somoza) no la etectara.
 

ebarberena@elnuevodiario.con.ni



 LA REPUBLICA Director: doctor Ricardo Páiz Castillo, 
El 27 de enero de 1988 fallece el Prof. Ricardo Paiz Castillo, uno de los educadores más respetados del Colegio El Pedagogico


 LA HORA Director don Federico Schenegans, 



 LA PRENSA GRAFICA, don Rafael Rojas y Jarquín, Director, ciudad de León 


 EL CRONISTA doctor Rafael Corrales, Director, ciudad de León 



 
11 DE MARZO DEL 2003 /  

Murió 
William Ramírez, 
periodista, guerrillero y diputado 

 

William Briones Loáisiga 
 William Ramírez Solórzano, “Aureliano”, el comandante guerrillero del Frente Sandinista (FSLN) que hace 23 años condujo a centenares de capitalinos en el histórico Repliegue Táctico a Masaya, falleció la tarde de ayer en un hospital capitalino, tras luchar contra una mortal enfermedad. 

Maestro, ex periodista de LA PRENSA de los años 70 y diputado ante la Asamblea Nacional, ocupaba una curul en el Legislativo representando al FSLN por su natal Masaya. Ramírez, de 55 años, nació en Niquinohomo, cuna del Héroe Nacional Augusto C. Sandino, ciudad que hace algunos meses le rindió tributo como hijo dilecto. 

William Ramírez recibió atención médica en Cuba durante mucho tiempo, logrando detener el avance del mal, aunque éste no lo abandonó. Recayó durante las últimas semanas y ya no pudo recuperarse. Con su muerte enlutó ayer al Parlamento y al periodismo nicaragüense. 

Como guerrillero contra la dictadura somocista, William Ramírez fue jefe del Frente Interno en la insurrección de 1979, cuando el pueblo nicaragüense derrocó al dictador Anastasio Somoza. Posterior al triunfo de la revolución sandinista ocupó importantes cargos, entre ellos, el de delegado de la Presidencia en la región del Caribe nicaragüense. 

Durante los últimos años, Ramírez fue diputado ante la Asamblea Nacional. Este año ocupaba la segunda vicepresidencia de la Comisión de Asuntos Económicos, Fianzas y Presupuesto del Parlamento. Ramírez era propietario de la emisora capitalina Radio 580. 

Anoche fue velado en esta ciudad capital y hoy recibirá los respectivos honores de sus compañeros del Legislativo. A mediodía será trasladado a su natal Niquinohomo para ser sepultado a las tres de la tarde. 

Amaru Ramírez, hijo de William, recordó que su padre trató de salvar su vida buscando atención medida en Cuba y Estados Unidos. “Estaba lúcido totalmente. Estaba enfermo de la cabeza para abajo, pero su cerebro estaba bien, dejó todo en regla. Ayer en la madrugada que me llamaron, porque los signos vitales estaban un poco bajos ya, él habló las últimas cosas que había que arreglar porque ya todo lo teníamos arreglado desde hace seis meses”, dijo. 

“Ayer, prácticamente, fueron sus últimas indicaciones para mí, y sólo quedaba esperar. Él estaba consciente y falleció a las cuatro y cuarenta (de la tarde)”, agregó. Amaru dijo que su padre no dejó ningún mensajes específico, “con lo que hizo es suficiente. Cualquier cosa que haya dicho, es menos de lo que hizo”, comentó.  
 
  6 DE MAYO DEL 2003 /  La Prensa
  



     

Crean Fundación Periodismo y Cultura “William Ramírez” 

     Emilio Zambrana
CORRESPONSAL/GRANADA
 

El Palacio de la Cultura “Joaquín Pasos”, fue el escenario de la presentación de la Fundación Periodismo y Cultura, cuyo objetivo principal es dar a conocer los trabajos culturales de los hombres y mujeres de prensa, así como la capacitación de noveles periodistas, destacó el doctor Danilo Aguirre Solís. 

Antaño, hace 25 años en ese mismo escenario se fundó la Unión de Periodistas de Nicaragua (UPN). 

Aguirre Solís, al hacer la presentación de la fundación que lleva el nombre del recién fallecido diputado y periodista William Ramírez, manifestó que dicha fundación pretende contribuir con la formación de jóvenes preriodistas, principalmente aquéllos que trabajan en televisión, “pues son ellos quienes presentan debilidades”, indicó. 

Tras hacer una restrospectiva de la fundación de la UPN y de la idea de crear la Fundación Periodismo y Cultura, Aguirre valoró como positivo el hecho de que los periodistas estén expresando su quehacer cultural y literario, mediante la publicación de obras como las que fueron presentadas en la Gran Sultana. 

“Estamos observando un ejercicio de las letras en el periodismo”, agregó Aguirre Solís, uno de los fundadores de la UPN, al señalar que en el rubro de la capacitación , la fundación “tratará de poner el dedo sobre la llaga en lo que respecta al dominio de la coherencia de los jóvenes periodistas que trabajan en TV”. 

El presidente de la UPN, filial Granada, el periodista Francisco Carcache Franco, dio las palabras de bienvenida y agradeció la presencia de hombres y mujeres de prensa de Granada y Managua. 

Por su parte, el hijo de William Ramírez, Amaru Ramírez Bendaña, agradeció el gesto de los hombres y mujeres de prensa de honrar la memoria de su padre con la creación de la fundación. 

Manuel Eugarrios presentó el libro del colega Mario Fulvio Espinoza y el poeta Luis Rocha Urtecho, presentó el libro de Onofre Guevara, mientras dos jóvenes periodistas participaron en el evento cultural leyendo poemas de su cosecha. 

La directiva de la fundación está compuesta de la siguiente manera: Mario Fulvio Espinoza, presidente; Manuel Eugarrios, vicepresidente; Rolando Cruz, secretario ejecutivo; Danilo Aguirre, tesorero; José Esteban Quezada y Carlos Castillo, vocales y el decano del periodismo nicaraguense, Rodolfo Tapia Molina, como fiscal.
 
 



 08 de Febrero de 2009 - El Nuevo Diario
  

 Justo reconocimiento
William Ramírez al Salón de la Fama
Mirna Valverde A. 
 
William Ramírez ha sido uno de los grandes impulsores de los deportes en Nicaragua. Archivo / END 
 
Me cupo el honor de conocer personalmente al comandante William Ramírez, cuando allá por los años 1984-1985 ocupaba la cartera de Ministerio de Transporte, con muy buen suceso.

Ejercía yo en ese tiempo la noble profesión de cronista deportivo, lo que me permitió tener un acercamiento con las “tareas” que a favor del deporte nacional desarrollaba. Su impactante personalidad imponía respeto, tanto en los salones de trabajo donde se realizaba un sinnúmero de reuniones, planificando eventos deportivos, como en eventos públicos, y debo suponer que de igual manera era respetado en el ministerio que rectoreaba.

William Ramirez en el Repliege de Masaya 
El comandante Ramírez se convirtió en un incansable luchador por lograr el desarrollo de las disciplinas de béisbol y baloncesto, fundamentalmente.

Con una estatura envidiable (medía casi 6 pies) y una sólida contextura física, vistiendo uniforme militar, casi siempre, o ropa civil, con menos frecuencia, sabía conciliar opiniones y obtener el mayor provecho de aquellas interminables reuniones que se llevaban a cabo, planificando los campeonatos de béisbol de primera división.

En otra de sus facetas lo vimos convertido en hombre de radio, sacando a relucir sus conocimientos técnicos, ya que era periodista de profesión. Programas de comentarios y opiniones de diversas índole enriquecían su intervenciones en la radio, atrayendo cada vez mayor número de oyentes.

Tenía yo tres años consecutivos de estar intentando desde mi modesto cargo (Directora Ejecutiva del Salón de la Fama) que se postulara la candidatura del Comandante Ramírez para ingresar al salón de los inmortales del deporte nacional. ¡POR FIN FUE NOMINADO!
Su prematura muerte le impidió completar los 25 años de actividad dirigencial que exigen los parámetros establecidos en los reglamentos del Salón de la Fama, para ingresar como dirigente. No obstante, cumplía y sobrecumplía el resto de requisitos que finalmente lo hicieron merecedor a ser nominado en la categoría de “Promotor Deportivo”, y fue la Asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua la que lo postuló acompañando su solicitud de un muy rico currículum deportivo, en el cual se reflejan la mayor cantidad de actividades en pro del deporte que el comandante ejecutara en su provechosa vida.

Muy justo y merecido reconocimiento que este año engalanará la ya solemne y esperada ceremonia de exaltación que se realiza en los últimos días del mes de marzo de cada año.

Sus orgullosos hijos, esposa y demás familiares recibirán la placa, el diploma y el anillo, con que nuestro Salón distingue a sus miembros, perennizando su nombre en los anales de la historia deportiva del país.

“HONOR Y GLORIA A QUIEN HONOR Y GLORIA MERECE”.

 
 
 
 

1979 Barricada 25/07/1979 Tomas Borge  Carlos Fernando Chamorro

 
 Edición Domingo 01.02.1998  »  El Mundo  »  Nicaragua: cerró el diario Barricada
CAYO UN SIMBOLO DEL SANDINISMO
Nicaragua: cerró el diario Barricada
--------------------------------------------------------------------------------
(Managua. EFE).- El diario Barricada, que fue el órgano de prensa de la revolución sandinista en la década del 80, cerró sus puertas indefinidamente por graves problemas financieros y supuestas desinteligencias en la cúpula del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), su fundador y actual propietario.La caída del periódico, que tiene deudas salariales por 80.000 dólares y otros débitos por dos millones de dólares, concluye un ciclo en la historia de Nicaragua. Desde su aparición, el 25 de julio de 1979, sus páginas dieron el sustento ideológico a los revolucionarios que derrocaron a la dictadura de Anastasio Somoza, cuya dinastía sojuzgó al país por décadas.Barricada fue fundado en las instalaciones del diario Novedades, que sirvió a la familia Somoza y luego fue confiscado por el sandinismo al tomar el poder, en 1979.Los 275 trabajadores del diario cerrado, incluidos sus 25 periodistas, intentaron ayer sacar una edición especial de dos páginas para explicar el cierre a sus lectores. Al no lograrlo, anunciaron que demandarán judicialmente a la empresa para que les pague sus salarios atrasados.Desde 1994, la dirección del periódico estaba a cargo de Tomás Borge, quien fue mano derecha del ex presidente Daniel Ortega y su ministro del Interior.En una carta dirigida al Ministerio de Trabajo pidiendo el cierre temporal de la empresa por problemas financieros y por falta de materia prima, Borge acusó al gobierno derechista de Arnoldo Alemán como responsable de la desaparición de Barricada. El sabotaje económico del gobierno y de sectores agresivos de la empresa privada dieron origen a una desarmonía entre ingresos y egresos, señaló.Acusan al gobiernoSegún la agencia AFP, tanto el sandinismo como otros medios independientes han acusado a Alemán de restringir la libertad de expresión usando la publicidad estatal como un elemento de chantaje contra los medios que no estén identificados con su línea política. Seguidores de Barricada dijeron que el gobierno instituyó un embargo de publicidad oficial contra el diario para estrangular sus finanzas.Aunque Borge dijo que el cierre es temporal y que reaparecerá cuando subsane su ahogo financiero, sus trabajadores dijeron a la agencia AP que el cierre de Barricada es definitivo. La crisis financiera se debe a la mala administración, precisó el periodista Vindell Matus. No ha habido voluntad política del directorio del Frente Sandinista para resolver este problema, agregó. El criterio fue compartido por otros trabajadores.El fracaso se debe a las luchas políticas internas y de liderazgos que hay en el Frente, comentó a la misma agencia el redactor Manuel Calero.El anuncio del cierre se hizo horas antes de que venciera un plazo firmado por la empresa el 22 de diciembre para cancelar los salarios atrasados. Eso dio pie a los trabajadores para denunciar una maniobra engañosa de la patronal para eludir sus obligaciones.Tras la desaparición de Barricada, Nicaragua queda con tres diarios de circulación nacional: La Prensa (propiedad de la familia de la ex presidenta Violeta Chamorro), La Tribuna y El Nuevo Diario.
Biografía de Carlos Fernando Chamorro
EL CREADOR
Yo estuve en la fundación de Barricada sin ser el director del diario. La primera edición de Barricada la dirigió Danilo Aguirre (ahora director de El Nuevo Diario). La mayoría eran periodistas de LA PRENSA, que estaba cerrada por la destrucción causada por la dictadura. Yo estuve en ese grupo inicial, pero casi inmediatamente después me nombraron Viceministro de Cultura, cargo que fungí por un período de tres meses, entre agosto y noviembre de 1979. Después regresé a Barricada a apoyar a Luis Guzmán, quien entonces era el delegado de la Dirección Nacional para los medios de comunicación. Creo que fue en el mes de abril de 1980 cuando el Frente me designó como director de Barricada.
Yo me vinculo al Frente Sandinista como colaborador en un proyecto que tenía que ver con la creación de una revista, un proyecto intelectual para tratar de divulgar el análisis sobre la necesidad de la revolución, el análisis económico, político y social, en torno al proyecto revolucionario. Esta revista se llamó Pensamiento crítico y quien me propuso incorporarme a ese proyecto fue Julio López Campos. En ese proyecto también estaba Orlando Núñez. Eso fue en septiembre-octubre de 1977. Posteriormente, después del asesinato de mi papá, asumí un compromiso decidido con el Frente Sandinista y me integré en sus estructuras políticas de manera plena, en la tendencia proletaria. Fue en 1978. Yo participé en diferentes actividades de carácter fundamentalmente político: en la formación de cuadros en las escuelas clandestinas del Frente, en actividades de propaganda, de apoyo logístico. No fui un cuadro militar. Cuando vino la insurrección me asignaron a trabajar en Ciudad Sandino.
 
 
 

El periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, ganador del IV Premio Casa América Catalunya a la Libertad de Expresión en Iberoamérica 2009, nació en Managua en 1956. Es el menor de los cuatro hijos de la ex presidenta Violeta Barrios de Chamorro, que ocupó el cargo de 1990 a 1997, y del asesinado periodista anti somocista Pedro Joaquín Chamorro, símbolo de las víctimas de la dictadura de Somoza.

En 1980 fundó y dirigió el desaparecido diario Barricada, órgano oficial de expresión del Frente Sandinista de Liberación Nacional. Con él, la revolución sandinista, que en 1979 llegó al poder de Nicaragua, abría un nuevo paréntesis en la historia del periodismo de ese país. Una nueva generación de periodistas, encabezada por Chamorro, hacía escala en un medio de comunicación que otorgaba voz a los postergados de toda una vida. 

En 1990 se produce la derrota electoral del líder sandinista Daniel Ortega, actual presidente de Nicaragua, y la llegada al poder de Violeta Chamorro, que había abandonado la directiva del movimiento después de derrotar al dictador Somoza. El periodista decidió entonces cambiar la línea editorial de Barricada, dejando a un lado su sesgo más propagandístico para apoyar un sandinismo más democrático. "He votado por Ortega. Mi madre es presidenta. Y yo estoy en Barricada. ¿Quiero estar en la oposición a mi madre?", se cuestionaba en esa época. Tres años después, la decisión de hacer un Barricada más democrático y menos partidista le costó su puesto como director, de manos de la vieja dirección del partido, contraria a los cambios.

Actualmente, Chamorro dirige los programas de televisión Esta Noche (Canal 8) y Esta semana (Canal 2), dos de los más influyentes de Nicaragua; el semanario El Confidencial y el programa de radio Onda Local de La Primerísima. El periodista es, además, presidente del no gubernamental Centro de Investigaciones de la Comunicación (CINCO), especializado en medios de comunicación, democracia y cultura política. Desde 1995, este centro ha producido una treintena de estudios e investigaciones y apoya programas de periodismo de investigación y capacitación a medios de comunicación independientes bajo la dirección de Chamorro.

LA OBRA

Heredero del legado de su padre, que fue el más alto exponente del periodismo nicaragüense durante el siglo XX, Carlos Fernando Chamorro es, sin lugar a dudas, uno de los referentes en América Latina del periodismo libre, independiente del poder y comprometido con los valores democráticos. 

Durante toda su carrera, Chamorro ha ejercido un riguroso periodismo de investigación, a través del cual ha destapado casos de presunta corrupción y abusos de poder cometidos por los últimos tres gobiernos de Nicaragua, incluido el actual de Daniel Ortega, y por las grandes corporaciones privadas del país.

En 2007 denunció un presunto caso de corrupción que involucraba indirectamente a Ortega. La respuesta del gobierno al reportaje fue virulenta. “Fui sometido a una campaña de intimidación y de calumnias en los medios oficiales que me atribuyeron toda clase de delitos, incluida la vinculación con el narcotráfico internacional”, recuerda. Desde entonces, las acciones gubernamentales contra su persona y contra CINCO, el centro que preside, son una constante y muchos creen que responden a una venganza personal de Ortega, quien no perdona a Chamorro el haberse vuelto un crítico del sandinismo. "No sé si son venganzas o no. Lo que es cierto es que las personas que fuimos parte de la revolución y que tenemos una posición crítica sobre el autoritarismo de Ortega, evidentemente nos convertimos en blanco de ataques mucho más frontales y virulentos de parte del gobierno", teoriza. 

Desde los medios de comunicación gubernamentales le acusan de prepotente y oligarca, y de creerse intocable. Pero Carlos Fernando Chamorro no se deja intimidar, defiende sus derechos hasta las últimas consecuencias y sigue demostrando, como ya hiciera su padre, que vale la pena luchar por la libertad de expresión. Ajeno a la diatriba y a la descalificación, los medios bajo su dirección alientan el pluralismo, la tolerancia y el respeto a la dignidad humana. 
 



Una herencia sanguínea
Guillermo Rothschuh Villanueva 
END - 07:40 - 27/10/2008

Descreo de eso que algunas personas llaman destino, afirmando que el guión de nuestras vidas viene escrito de antemano. Una especie de fatalidad que debemos cargar y aunque hagamos hasta lo imposible por eludirla no podremos escapar a sus designios. Los hechos se han encargado de enseñarme lo contrario. Las contingencias, el azar y los condicionantes histórico-políticos inciden siempre en el rumbo de la vida. Cada ser humano es producto de sus circunstancias. Carlos Fernando Chamorro no escogió el camino del periodismo. Las circunstancias históricas se lo impusieron. El asesinato de su padre, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, el más alto exponente del periodismo nicaragüense durante el siglo veinte, gravitó sobre su vida de una manera determinante.

Carlos Fernando primero quiso ser abogado. El asesinato de Salvador Allende y el ascenso del fascismo en Chile (septiembre, 1973) le permitieron rectificar. Se percató que los estudios de economía eran los que más le atraían. En ese momento de redefiniciones me lo encontré en las aulas de la Universidad Centroamericana. Mientras él ingresaba al año básico, yo concluía mis estudios de derecho. En 1974 se marchó al Canadá, con el firme propósito de aprender las claves para mejorar el mundo. Después de un semestre en la Universidad de Loyola ingresó a la Universidad de Mc Gill. Estudiante distinguido se graduó con honores. En agosto de 1977 estaba de vuelta en Nicaragua. Todavía recuerdo la cena familiar que sus padres le ofrecieron de bienvenida. Esa noche el doctor Chamorro bromeó sobre la formación de izquierda de su hijo menor.

Dispuesto a refrendar lo bien que había asimilado su formación económica, un mes después comenzó a trabajar en el Centro de Investigaciones y Asesorías Socioeconómicas (Cinasi). Con empeño se dedicó a estudiar el funcionamiento de los mercados de granos básicos en Matagalpa y a brindar sus contribuciones al análisis que hizo Mario de Franco sobre la estructura económica de Nicaragua. Expandía su visión y se abría campo en el ámbito de una disciplina necesaria para radiografiar los tumores malignos encubiertos en el funcionamiento de la economía nicaragüense. A finales de febrero de 1978, Pablo Antonio Cuadra y Xavier Chamorro Cardenal lo sedujeron.

Marcado por la muerte de su progenitor, aceptó la invitación de ingresar a La Prensa. El bautismo de fuego, lo recibió de Luis Hernández Bustamante, el lazarillo encargado de abrirle las puertas de las fuentes económicas del gobierno. Danilo Aguirre Solís le asignó el Ministerio de Economía y el Banco Central de Nicaragua. Desde entonces Copalar se proyecta como una sombra ominosa en el horizonte nacional. Era el megaproyecto predilecto del gobierno presidido por el General Anastasio Somoza Debayle. Los funcionarios públicos que no compartían la voracidad de sus jefes, eran los encargados de revelar a La Prensa los desmanes de los todopoderosos. Las filtraciones acerca de las altas comisiones pedidas a cambio de favorecer determinados préstamos, eran el pan nuestro de todos los días.

A través del ejercicio periodístico Carlos Fernando comprobaba que las denuncias realizadas por La Prensa, las famosas inverosímiles como calificaba su padre a los latrocinios somocistas, eran una política de Estado. La gula de la camarilla gobernante era insaciable. La descomposición y sujeción de todos los Poderes a los mandatos del dictador, facilitaba todo tipo de tropelías maquilladas con un ligero barniz de legalidad. Convencido de la enorme verdad que encierra la tesis marxista, de que no basta con interpretar el mundo, lo importante es cambiarlo, para esos mismos días Carlos Fernando estableció sus primeros nexos con el sandinismo. Julio López Campos y Orlando Núñez Soto fueron sus primeros contactos. La revista Pensamiento Crítico ofrecía nuevos enfoques sobre la realidad nacional. Carlos Fernando no sólo escribía para el diario La Prensa, también lo hacía en un medio de comunicación sandinista.

Igual que su padre, Carlos Fernando Chamorro se jugó el pellejo, integrándose a las células clandestinas del FSLN. Sus responsables eran José García y Eva Téller. Luego estuvo bajo la dirección de Chico Meza, ese dirigente estudiantil que concitaba respeto por su ejemplaridad militante. Antes de integrarse a la ofensiva final, en junio de 1979, sostuvimos una de esas pláticas que todavía no concluyen. Carlos Fernando me confió que sus trincheras de combate estaban El Open 3. Adolfo Aguirre fue el jefe del destacamento militar y Adilia Eva Solís la responsable política. Desarticulados por la embestida de la Guardia Nacional, buscaron refugio en la comunidad jesuita del Open 3. La casa de seguridad fue allanada. Estando en Satélite Asososca recibió la orden de replegarse a Masaya. El joven periodista asumía plenamente la responsabilidad que le asistía en la lucha por la liberación de Nicaragua.

En Masaya se recontactó con los periodistas Xavier Reyes, Freddy Rostrán, David Gutiérrez y Roberto González, miembros del equipo de prensa a quienes atendía como parte de su trabajo revolucionario. El 25 de julio el Frente Interno de Managua convocó a todas las personas vinculadas con el periodismo. Sabedor de que la camisa estaba hecha a su medida, acudió al llamado. Junto a él asistieron Manuel Eugarrios, Roberto Sánchez Ramírez y Eduardo Hollman. Tuvo el privilegio de ser fundador del diario Barricada, órgano oficial del FSLN. La primera edición del periódico la dirigió Danilo Aguirre Solís, aventajado maestro del periodismo nicaragüense. En el Ministerio de Cultura, el primero y único en la historia nacional, Carlos Fernando ocupó el cargo de Viceministro. Luis Fernando Guzmán fue designado como responsable político de Barricada.

A los tres meses era enviado como director de Barricada. Asumía una de las responsabilidades ideológicas más trascendentales. La revolución sandinista abría un nuevo paréntesis en la historia del periodismo nicaragüense. Una nueva generación de periodistas hacía escala en un medio de comunicación que otorgaba voz a los postergados de toda una vida. La izquierda jamás encontró en Nicaragua espacio y sosiego para crear sus propios medios y manifestarse libremente. Para aprovechar su veteranía, Nacho Briones fue escogido como editor principal del periódico. Danilo regresó a La Prensa. Junto a Carlos Fernando quedaron Xavier Reyes, María Alicia Talavera, Oswaldo Zúñiga, Sofía Montenegro, Margarita Montealegre y William Fonseca Moya, entre otros.

Carlos Fernando conformó un equipo sólido. El caricaturista Róger Sánchez alzó vuelo y desplegó su ingenio. En primera fila estaban Marcio Vargas, Edgard Tijerino, Alberto Reyes, Pablo Emilio Barreto, Arqueles Morales, quien les trasmitía experiencia; Mónica Zalaquet, Guillermo Cortés Domínguez, Sergio de Castro, Juan José Lacayo y Onofre Guevara, a quien asignaron la responsabilidad de la página de opinión. La mañana del dieciséis de agosto de 1984 Carlos Fernando fue nombrado responsable del Departamento de Agitación y Propaganda (DAP). Nunca perdió su condición de director de Barricada. Xavier Reyes pasó a ocupar la dirección ejecutiva. Meses antes Carlos Fernando había asistido a México como panelista. La directora del periódico El Día, la senadora del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Socorro Díaz, lo invitó a disertar en el acto de conmemoración de fundación del periódico. Yo me encontraba en Ciudad México, concluyendo mis estudios de maestría en sociología de la comunicación.

Aunque el Comandante Tomás Borge me había asegurado un puesto en su equipo de asesoría, ya había madurado la idea de la creación del Centro de Investigación de la Comunicación (Cinco). Aproveché la estadía de Carlos Fernando para plantearle la necesidad de contar en Nicaragua con una institución que se encargara de realizar análisis, estudios e investigaciones en comunicación. Compartió la tesis de que la comunicación es un concepto omniabarcante. Sólo puede entenderse vinculada con el tema de la cultura, el desarrollo y la democracia. Junto con Bosco Parrales, Xavier Reyes, Sergio de Castro y Sofía Montenegro dimos vida a esta iniciativa. La primera investigación que publicó Cinco fue el libro “Los medios y la política en Nicaragua”, que escribí conjuntamente con Carlos Fernando en 1995. Carlos Fernando y Sofía se encargarían de colocar a Cinco como un referente nacional.

Ante la derrota electoral del sandinismo era un anacronismo mantener a Barricada como un medio de propaganda y agitación. No podía continuar manteniendo la misma línea informativa y editorial. El 30 de enero de 1991 Barricada amaneció vistiendo un nuevo traje, con el propósito de irradiar su discurso a los más amplios sectores y romper con la camisa de fuerza que le imponía su sesgo propagandístico. En Nicaragua ya no se podía continuar haciendo un periodismo oficialista. Nuevos tiempos reclamaban nuevas formas de entender, plantear y resolver los problemas. La vieja dirigencia del partido, contraria a los cambios introducidos en el periódico, apartó bruscamente a Carlos Fernando Chamorro como director de Barricada el 23 de octubre de 1994, abortando de esta manera las transformaciones encaminadas a oxigenarle.

En junio de 1995 Carlos Fernando Chamorro, heredero y continuador del legado de su padre, irrumpió en Canal 2 con la revista Esta Semana, uno de sus más valiosos aportes al profesionalismo y modernización del periodismo nicaragüense. Apertura e inicio del periodismo investigativo en Nicaragua. Después fundaría el Semanario Confidencial, (Junio. 1996), el programa radial Onda Local (agosto, 2000) en La Primerísima y Esta Noche (junio, 2006) en Canal 8.

Ajeno a la diatriba y a la descalificación, los medios bajo su dirección alientan el pluralismo, la tolerancia y el respeto a la dignidad humana. Con el ingreso de Carlos Fernando Chamorro al periodismo, todos salimos ganando. No me aventuro a especular si hubiese sido un gran economista. De lo que estoy seguro es que el martirio de su padre motivó su ingreso definitivo al mejor oficio del mundo. 
 
 
 
 


Guillermo Osvaldo Cortés Domínguez

Guillermo Osvaldo Cortés Domínguez nació en Jinotega el 17 de noviembre de 1956, y quizás por ello encontramos profusamente los números 7 y 17 en sus dos novelas publicadas: El Arcángel (2007) y Huérfanas de la Guerra (2009), la primera, una catarsis sobre la Revolución Popular Sandinista, y la segunda, un drama de amor, muerte y olvido, que tiene como fondo la guerra civil de la década de los 80, tema que también aborda en la anterior. Huérfanas… presenta cierta complejidad en su estructura, porque los protagonistas son también los narradores de una novela dentro de otra, que se está autorreferenciando constantemente, y que cuenta, a veces en detalle, cómo se va urdiendo y elaborando, hasta que dos de los protagonistas le arrebatan al escritor la autoría de la obra.

A los doce años de edad, Cortés Domínguez redactó una impecable composición a la patria que le mereció el honor de leerla ante todos los estudiantes, en el auditorio de su Colegio La Salle, en la Ciudad de Las Brumas, pero no supo identificar ese momento simbólico y definitorio, que se le estaba presentando como una revelación del camino hacia la literatura, que, de todas maneras, muchos años después habría de abrazar definitivamente.

En 1978 comenzó a ejercer el periodismo. Laboró durante una década en el diario Barricada, órgano oficial del FSLN durante la Revolución, donde fueron constantes sus crónicas y reportajes producto de sus frecuentes y algunas veces temerarias vivencias en el teatro bélico. Junto a varios de sus colegas de este diario, es autor del libro primigenio Corresponsales de Guerra (1984). También publicó una serie de reportajes sobre la contrarrevolución y el exilio nicaragüense en varias ciudades de Estados Unidos, que le valió el Premio Latinoamericano de Periodismo “José Martí”, de la Agencia Prensa Latina, de Cuba, y que originó su segundo libro, Miami: Secretos de un Exilio (1986). Recopiló sus crónicas sobre el Huracán “Joan”, que azotó a Bluefields, en la Costa Caribe, y junto al periodista Roberto Fonseca, publicó El Ojo Maldito (1988).

Su primera experiencia de escritura fuera de recopilaciones periodísticas, fue La Lucha por el Poder (1990), acerca de los comicios electorales que ese año perdió el FSLN y que marcaron el fin de la Revolución Popular Sandinista. En el año 2003 publica De León al Búnker, sobre el Frente Occidental Rigoberto López Pérez, que el 19 de julio de 1979 ocupó la Loma de Tiscapa, el símbolo de la dictadura somocista. Es una obra de rescate histórico escrita en gran parte escena por escena, como si las acciones más intensas estuvieran ocurriendo ahora mismo. Estas dos obras constituyen la antesala de su salto hacia la novelística, un sueño que había venido acariciando y postergando por quince años.

Es licenciado en Periodismo y tiene una maestría en Administración de Empresas con énfasis en Marketing, ambos en la jesuita Universidad Centroamericana (UCA), donde en el año 2001 empezó a facilitar clases sobre géneros periodísticos. Desde 1991 y 1992, dirige, respectivamente, una empresa editorial (EDITARTE) y una revista especializada en comunicaciones (Medios y Mensajes), que en el 2007 sólo publica en formato digital. En 1996 fundó Ciberdiario de Nicaragua (1996-2001), el primer diario digital del país. Es Director fundador del Centro de Estrategias y Estudios de Opinión Pública –CEOP–(1998-2009). Con frecuencia publica artículos en el periódico de alcance nacional, El Nuevo Diario.

Su esposa Carolina, candidata a doctora en Ciencias Ambientales, es el amor de su vida y su principal fortaleza. Tiene cinco hijos, dos varones y tres mujeres: la menor, Celeste, de sólo doce años, escribe cuentos de muy buena factura; Érika vive en París y estudia Derecho; Mara, dirige con éxito un restaurante, donde promueve grupos musicales; Carlos es ingeniero en sistemas; y el mayor, Lenin, es administrador de empresas. Y ya llegaron las primeras nietas: Eloìsa e Isabela.



1989 El Andamio, 
un boletin sobre arte público monumental y la integración plástica en Nicaragua, un boletincon periocidad  trimestral y mimeografiado en la Ciudad de León, el primer número debió haber salido al público en Enero de 1989, siendo coordinador de la revista, Jaime Pulido, teléfono 4952 y como colaboradores; Sonke Nissen, Rubén Cuadra, Pablo Cristo Blamis. El segundo número de la revista El Andamio fué uin fragmento del mural de La Plaza de Héroes y Mártires en León Nicaragua, ciudad donde se imprimía en el Centro "V. Hernandez". El segundo número tenia un tiraje de 100 ejemplares mimeografo.


 

 
-------------------
Imprentas de Nicaragua
 
 
.                                                                                                                                                                                                                                             .......
PRIMERAS IMPRENTAS

La introducción de la imprenta en Nicaragua  data de 1830. La imprenta sirvió para la publicación de los Decretos y Acuerdos tanto ejecutivos como legislativos. La imprenta llegó a Nicaragua 169 años después de ser introducida en Guatemala. 

El 19 de Enero de 1830 el gobierno compró y  comenzó a funcionar la Imprenta del Gobierno, bajo la dirección de Tiburcio Bracamonte en la ciudad de Granada. En ella se lanzó el 30 de Enero de 1830 el primer impreso de Nicaragua conocido hasta hoy: un "convite" para asistir al enterramiento cristiano de las víctimas asesinadas en La Pelona-durante la guerra civil de Cerda y Argüello. Esta invitación la firmaba Cayetano de la Cerda. 

Al día siguiente apareció el primer número de la Gaceta de Nicaragua.
 

1830   Granada   IMPRENTA DEL GOBIERNO 
1841   Granada   IMPRENTA DE LA UNIVERSIDAD DE GRANADA DIRECTOR FRUTO CHAMORRO 1841 - 1842
1834  Granada   IMPRENTA MAYOR DIRECTOR MANUEL ANTONIO DE LA CERDA 1843
1843  Granada   IMPRENTA DE LA LIBERTAD 
1847  Granada   Imprenta de La Concepcion 
1849  Granada   Imprenta del Orden 
1857  Granada   Imprenta del Ejército Setentrional 



1844   Masaya  IMPRENTA DE LA LIBERTAD
1844   Masaya  IMPRENTA DEL GOBIERNO
1846   Masaya  Imprenta de Minerva

1846    Managua Imprenta de Minerva (probablemente)
1857    Managua Imprenta del Gobierno
1859    Managua Imprenta del Progreso



1833 León    IMPRENTA DEL ESTADO 
1834 León    IMPRENTA DE LA FRATERNIDAD 
1837 León    IMPRENTA DEL FONDO DE INSTRUCCION PUBLICA IMPRENTA DEL GOBIERNO
                    también conocida como     IMPRENTA DE LA JUNTA DE INSTRUCCION PUBLICA
1840 León    IMPRENTA DEL GOBIERNO 
1844 León    IMPRENTA DEL EJERCITO UNIDO 
1845 León    IMPRENTA DE LA PAZ 
1845 León    IMPRENTA DE DON Toribio y Pedro Argüello 
1845 León    Llamada tambien Imprenta de los Hermanos Argüello ó Sres. Argüello 
1848 León    Imprenta de Minerva 
1850 León    Imprenta del Estado 
1851 León    Imprenta de La Libertad 
1854 León    Imprenta del Ejército Democrático 
1854 León    Imprenta del Gobierno Provisorio 
1855 León    Imprenta del Gobierno 
 
MANFUT ORG ESTA RECOPILANDO BIOGRAFIAS DE PERIODISTAS QUE TRABAJAN O COLABORAN ACTUALMENTE
CON ESTE Y TODOS LOS DIARIOS, SEMANARIOS, QUINCENAL, MENSUAL,
IGUAL REVISTAS PERIODICAS DE TODA CLASE Y ESPECIALIZACIONES.
ESCRIBA A ed@manfut.org
Bibliografía Consultada
--------------------------------
Ver Palláis Lacayo, M
El periodismo en Nicaragua 1826-1876. Edit. Banco Central, 1982;
Catálogo de Periódicos y Revistas de Nicaragua (1830-1930), Hemeroteca Nacional "Manolo Cuadra",
Instituto Nicaragüense de Cultura, 1992.
Aguilar h. Jerónimo (1922) Apuntes para una antología, J. Toledo de
Aguerri, Revista femenina ilustrada, Enciclopedia nicaraguense, Vol II.
Managua, Nicaragua.
Alemán Bolaños G. (1958) Periodismo y periodistas.2 da.Edición 140 p.
Guatemala.
Alemán Bolaños G. (1948) Memorias de un periodista. 60 p. Edit. Diario La
Hora. Guatemala.
Arellano J. E., (1982) Panorama de la literatura nicaragüense, 197 p.,
Editorial Nueva Nicaragua, Managua, Nicaragua.
Bell D. (1985) Modernidad y sociedad de masas: variedad de las
experiencias culturales, D. Bell, Industria cultural y sociedad de masas,
Monte Avila editores C. A,
Bolaños II P. (1977) Periodistas nicaragüenses, F. Cerutti, Obras de Don
Pio Bolaños II, Serie Ciencias Humanas No.6, Colección cultural Banco de
América. Managua, Nicaragua.
Borgen J. F. (1979) Una vida a la orilla de la historia (Memorias) 211 p.
Distribuidora e impresora de libros especializados S.A. Managua,
Nicaragua.
Cabezas R. (1967) El primer editorial del primer diario de Nicaragua,
Revista Conservadora del pensamiento centroamericano. No. 76, p.68-69,
Managua.
Cole Chamorro (1967). 145 años de historia política en Nicaragua, 189 p.
Editora nicaragüense. Managua, Nicaragua.
Cuadra Pasos C. (1964) Historia de medio siglo. 173 p. Ediciones El pez y
la serpiente. Managua, Nicaragua
Cuadra Pasos C. (1967) El primer periodista de Nicaragua, Revista
Conservadora del pensamiento centroamericano. No. 76, p.70-79, Managua.
Darío R. (1987) El viaje a Nicaragua e intermezzo tropical. 290 p.
Editorial Nueva Nicaragua, Managua, Nicaragua.
Halftermeyer G. (1959) Historia de Managua. 3era edición, 408 p. Edit.
Talleres Nacionales, Managua D.N., Nicaragua.
Hamelink C. J. (1998) Aprendiendo el pluralismo cultural: ¿puede ayudar la
sociedad de la información? M. A. Sanchez de Armas. Comunicación y
globalidad: ensayos de ecología cultural. Fondo editorial internacional de
comunicación, México.
Huezo F. (1967) Historia del periodismo en Nicaragua, Revista Conservadora
del pensamiento centroamericano. No. 76, p. 54-64, Managua.
Huezo F. (1967) El primer diario de Nicaragua, Revista Conservadora del
pensamiento centroamericano. No. 76, p.67, Managua.
Miranda López Y., Narvaez de Lara A. (1968) Juan Ramón Aviles y La
Noticia: su obra periodística. (Monografía) 348 p. Universidad Nacional
Autonoma de Nicaragua, Managua, Nicaragua
Montalván J. H. (1958) Breves apuntes para la historia del periodismo
nicaragüense. 88 p. Edit. Universidad Nacional de Nicaragua. León,
Nicaragua.
Rivas A. H. (1967) Ojeada retrospectiva (El libro del Mes) . Revista
Conservadora del pensamiento centroamericano. No. 76, p.1-49, Managua.
Robleto H. (1960) Nido de memorias. 331 p. Libro Mex Editores, Mexico.
Romero E. (1967) Rubén Darío, Periodista, Revista Conservadora del
pensamiento centroamericano. No. 76, p.65-66, Managua,.
Rosales H. (1950) Nicaragua película de una vida., 262 p Gráficos
Guanajuato, México.
Selva C.(1967) El modo de ser político en Nicaragua. Revista Conservadora
del pensamiento centroamericano (Número monográfico). No. 76, Managua
Teplitz B. (1988) Algunos aspectos de la economía urbana durante el
zelayismo, C.Collado, Textos de la historia de Centroamérica y el Caribe,
Editorial Patria, S.A. de C. V. México.
Tirado M. (1983) Conversando con José Coronel Urtecho, 143 p. Editorial
Nueva Nicaragua, Managua, Nicaragua.
_______ (1919) Decreto y reglamento acerca del censo de 1920, 26 p.,
Tipografía Nacional, Managua, Nicaragua.

MANFUT ORG ESTA RECOPILANDO BIOGRAFIAS DE PERIODISTAS QUE TRABAJAN O COLABORAN ACTUALMENTE
CON ESTE Y TODOS LOS DIARIOS, SEMANARIOS, QUINCENAL, MENSUAL,
IGUAL REVISTAS PERIODICAS DE TODA CLASE Y ESPECIALIZACIONES.
ESCRIBA A ed@manfut.org

@MANFUT