DIRECTORIO DE
ESCRITORES DE NICARAGUA
A   B     C     E        M     O     S
indice

 
Sánchez Edwin
Jinotepe, Parroquia San Antonio, 1 1/2 c., al Sur , Casa # 74,
Telefax: 222 5408, Tel. trabajo. 249 0499   El Nuevo Diario.

 
 
Sánchez Karla
Colonia Becklin, Km. 13 1/2, Carretera Sur, casa n.° 9, Managua.
Tel.: 265 8295 of. 228 4119, ext.122.
Celular 088 27383.

 
 

 Saballos Angela
Funeraria Don Bosco 2c. arriba, Casa # 24, esquinera a mano derecha.
Tel.: 277 5460 - 077 69735.
acasars@datatex.com.ni

 
 
 
Santos Christian
Tel.: 265 2749
o enviar cualquier aviso correspondencia al Centro Valdivieso. Tel.: 265 2749.
e.mail: christia@ibw.com.ni

 

 

Christian Santos. Poeta, narradora y periodista, Nació en Managua. DesdeCambiar los años 80, publica en todos los suplementos literarios del país. Egresada como periodista de La Universidad Centroamericana (UCA) de Managua y de la Florida Internacional University (FIU). Entre 1985 y 2000, Directora - Editora de las revistas Somos, Nosotras, Solidarios y Unidas. Directora de la Revista literaria ANIDE. Ha publicado artículos críticos, en los principales diarios de Managua y Miami. A finales de los 90 publicó su primer libro El Tigre Junto al Río (novela) y Agualuna (poesía), obras con las cuales Christian Santos experimenta un auge de popularidad.
Recibe el Premio Hermann Kesten, participando además en simposios literarios y periodísticos durante un mes en Nuremberg. Alemania, 2000. Su obra mereció un panel en el Congreso Internacional de Literatura Centroamericana en 1999, donde expusieron sus ponencias prestigiados críticos de universidades norteamericanas como Teresa Anta San Pedro, Danielle Raquidel y Emilio de Armas. Participó en los siguientes eventos literarios:
Asociación Nicaragüense de Escritoras
 

Sáenz Felipe
Contiguo a Bio Análisis, Los Robles.
Tel.: 277 3733.
Matagalpa, del Intae 1 c al Norte 20 vrs., al Este (casa). 
Tel.: 0612 3090 (dejar mensaje)

 
 

Karla Sánchez:


Karla Sánchez:
 A luz más cierta (1996 - 1998), segundo poemario de Karla Sánchez, ratifica el itinerario que arranca con su primer libro, cuando hizo insurgir en el centro de su casa y de la poesía joven de Nicaragua, un árbol fuerte y frondoso, como símbolo de la naturaleza que resquebraja los reinos como artificiales. l ímpetu de esta empresa es romántico, por ello, dirige a la poeta hacia la subjetividad, rumbo a la interioridad y de aquí, al yo, donde encuentra su luz y donde toda luz es más cierta. La luz, o citando a Rubén Darío, “la fuente está en tí misma”. No la luz solar ni la racional, sino la otra, la personal, la que revela, que rebela y desvela, de donde es oscura, ofuscante, enceguecedora y a veces, sólo áurea, resplandor. Las experiencias, la vivencia adquieren formas de distintos relieves y volúmenes, al toque de esa luz. Al toque o al roce de su luz, sus sensaciones, percepciones y memoria se hacen habla.
A luz más cierta, título de Sor Juana Inés de la Cruz, es expropiado con derecho de un fuego propio. Creo en las poetas mujeres, no en la poesía de género, que es la execrable versión del nuevo panfleto, donde, como siempre, se entrometen o filtran poetastros y poetastras.
En la nueva poesía nicaragüense, Karla Sánchez es una auténtica lírica. Una voz - cada verso, cada poema, cada página - más cierta.
 Asociación Nicaragüense de Escritoras
 

Sánchez Ramírez Roberto
Apartado Postal E-39.
Tel.: celular: 08509626. Tel.: oficina 2650635.

 
 

Sánchez Aurora
Reparto San Juan H-12, Costado Sur Iglesia Santa Martha.
Tel.: 278 3031.

 
 

María Teresa Sánchez, 


María Teresa Sánchez, nació en Managua el 15 de octubre de 1918. Se formó a sí misma. Fundó, en 1940, el Círculo de Letras y la editorial Nuevos Horizontes. Las publicaciones de su editorial contribuyeron notablemente en el rescate y reunión de las obras más significativas de las Letras y de la Historia de Nicaragua. Además de poeta, María Teresa Sánchez fue narradora, escultora y pintora. Ernesto Cardenal, en su antología Poesía Nicaragüense ha dicho “fue la primera mujer de letras que ha tenido Nicaragua, y su importancia ha sido grande como promotora de la cultura nicaragüense... Durante una larga y fecunda etapa de la literatura nicaragüense (las décadas del 40 y del 50) su casa fue un centro de reunión de los escritores y artistas, y un lugar de conferencias y exposiciones”. Falleció en Managua, en Managua, en 1994.
BIBLIOGRAFÍA DE MARÍA TERESA SÁNCHEZ:
Sombras, Talleres Gráficos Pérez, Managua 1939.
Oasis, Editorial Nuevos Horizontes, Managua 1943.
Canción de los caminos, Editorial Nuevos Horizontes, Managua 1949.
El hombre feliz y otros cuentos, Editorial Nuevos Horizontes, Managua, 1957.
Canto amargo, Talleres Nacionales, Managua 1958.
Poemas de la tarde, Editorial Nuevos Horizontes, Managua, 1963.
Poema agradeciendo a Dios, Editorial Nuevos Horizontes, Managua, 1964.
El poeta pregunta por Stella, Editorial Nuevos Horizontes, Managua 1967.
Huésped del Olvido, Centro Nicaragüense de Escritores, Managua 2001.
Asociación Nicaragüense de Escritoras
 

Serrano Jaime
Apartado postal # 8, Diriamba
Tel.: (042) 22433.

 
 

 Serrano Alejandro
Mansion Teodolinda, 6 c. al Sur 25 vrs abajo Tel. 266 2128
Canal 6
amara@teranet.com.ni

 


Por Marta Leonor González  La Prensa

El filosofo y politólogo nicaragüense, Alejandro Serrano Caldera, nos lleva de la mano a través de una serie de pensamientos y reflexiones sobre el entorno nacional, y los procesos de comunicación en lo político, lo social y cultural.

Hace unos pocos meses, Serrano Caldera nos sorprendía con Meditaciones fragmentarias, máximas y mínimas, que nos conduce por sus pensamientos, de lo que le ha tocado vivir, lo que podrá ser la vida, la post-modernidad, compactados en varios elementos que hacen referencia a la ética y la razón.

Meditaciones Fragmentarias, máximas y mínimas, recién ha sido traducido al portugués, por Angela Teresa Sperb y Sao Leopoldo, por la editorial Nova Harmonia, un libro que está estructurado en seis momentos, inicia con una pre-meditación donde el autor se pregunta ¿Qué pretendo con ellas? Probablemente nada. Más bien habría que preguntarles, ¿qué pretenden ellas conmigo?, recalca este pensamiento más adelante en Meditación primaria “No es el escritor el que se adueña de los temas; éstos se apropian del escritor, sin pedir permiso y sin consultar agenda”.

En consecuencia, otro de los cuestionamientos de Meditaciones...es la política, definiéndolo él mismo como; “En política, somos un pasado que no ha tenido presente”, “El caudillismo existe no sólo porque hay caudillos, sino porque hay quien los pide”.

Por otro lado, persiste el tema de la postmodernidad y globalización, “La modernidad está en crisis porque está en crisis la idea del futuro. El hombre contemporáneo vive en función del presente, del aquí y el ahora”, “todo lo moderno es ya arcaico”, Así lo define el filósofo.

Para él, en Meditaciones,“La filosofía es camino y es camino entre las zarzas de la experiencia, entre los riscos de la historia”. Reflexiones que para Serrano Caldera, representan una visión del mundo más unitaria, integral pero a la vez, con una afirmación hacia la acción, el diálogo, el compromiso, un “compromiso solidario con el destino del hombre sobre la tierra”, siempre con esa intención perenne de “reunificar lo disperso” “...y proyectarlas al horizonte universal de la razón, pero de una razón historizada, que equivale a decir una razón humanizada”.

Todo tiempo futuro fue mejor

Días atrás Alejandro Serrano Caldera, participó en el Congreso brasileño de filosofía en el sur, que se realizó en San Leopoldo en Porto Alegre, el evento sirvió para que el filósofo nicaragüense participara en conferencias y presentara sus libros traducidos al portugués, Meditaciones... y Todo tiempo futuro fue mejor, este último traducido por Angela Tereza Sperb, y editado por Nova Harmonía. La publicación contiene atractivas caricaturas que representan a varios filósofos que entre sí tienen conversaciones de filosofía; acerca del tiempo, la ética, la moral, la razón , ciencia, y otros, —diálogos filosóficos con la historia—. Un libro que establece conversaciones entre filósofos de épocas diferentes, el encuentro entre Albert Einstein y Enmanuel Kant, Aristóteles será bautizado por Santo Tomás de Aquino, Confucio viaja para Atenas donde se encontrará con Sócrates. En estos diálogos, Serrano Caldera, creativamente altera el tiempo y el futuro, y establece importantes hipótesis de la realidad filosófica, de sus cambios y consecuencias.

En Todo tiempo futuro fue mejor, Serrano Caldera, no sólo se presenta como un historiador de la filosofía, sino como cuestionador de los procesos filosóficos, un creador de una teoría filosófica que pretende desentrañar misterios del pensamiento. No un simple comentarista o expositor de ideas
 

Mariana Sansón Argüello

 
 

  una de las primeras mujeres auténticamente "poetas" de Nicaragua, produciendo una obra abundante, muy personal, subconsciente y metafísica, que puede ubicarse con legitimidad dentro de las vertientes de nuestra tradición poética y del pos surrealismo hispanoamericano, como lo demuestran sus libros Poemas, Poemas y Las Horas y sus Voces.
  Mariana Sansón Argüello fue de una inusitada sensibilidad artística que, además de la poesía, se expresó en la pintura primitivista, en una especie de arte conceptual que la entroncaba con el dadaísmo en tanto valoraba los materiales de la naturaleza nacional y en el diseño de bordados y vestuarios de raíz indígena y mestiza.
 
 
 

Salomón de la Selva


Salomón de la Selva

SáBADO 27 DE MARZO DE 2004  La Prensa

  Aventura y genio de Salomón

    Un recorrido por la personalidad y obra de Salomón de la Selva en el libro de Jorge Eduardo Arellano
 

Nicasio Urbina*

Una vez más el gran polígrafo nicaragüense Jorge Eduardo Arellano (Granada 1946) nos regala una mina de información y agrega otra joya a su corona de plurales amatistas. Aventura y genio de Salomón de la Selva (León: Alcaldía Municipal, 2003), es la primera biografía completa del gran poeta nicaragüense Salomón de la Selva (León 1893-París 1959), un hombre excepcional tanto por su genio como por su “aventura vital”, que así la llama acertadamente Jorge Eduardo Arellano. “El inmenso solitario”, como lo había caracterizado ya en otros escritos, se nos presenta aquí de cuerpo entero, con una minuciosa descripción de su itinerario, siguiendo paso a paso sus vivencias, sus amistades, sus lecturas y hasta sus consuelos y desconsuelos. Con información y datos recogidos a lo largo de treinta años, JEA ha sido capaz de documentar mejor que nadie los datos vitales de la enigmática vida de Salomón de la Selva. Aquí hay investigación de archivo, rastreo profundo de numerosísimos textos buscando la impronta de Salomón de la Selva, información verbal recogida a lo largo de infinitas conversaciones literarias, y pesquisas subrepticias que han quedado grabadas en la memoria privilegiada de Arellano. Es un libro que se nutre de muchas fuentes para darnos un retrato completo de un hombre en verdad polifacético y enigmático.

Establecer la biografía de Salomón de la Selva es trabajo arduo, especialmente porque gran parte de su vida la vivió en el extranjero, por tanto sus huellas se encuentran dispersas por los Estados Unidos, México, Costa Rica, Panamá y Francia. JEA hace un trabajo digno de Sherlock Holmes o de Pepe Carvalho rastreando en Nueva York las amistades de Salomón en la Newton Military Academy de New Jersey y en el Westerleigh Collegiate Institute de Staten Island. De ahí en adelante va siguiendo paso a paso el peregrinar de este gran poeta, cotejando su producción poética con sus publicaciones periodísticas y sus experiencias vitales. Se trata en realidad de un laberinto difícil de seguir, con pistas a veces engañosas y sombras inciertas, que JEA ha sabido sortear con olfato de investigador inveterado. Aún así hay preguntas que quedan abiertas y que requieren mayor clarificación: ¿Cuál fue en realidad su participación como estudiante en la Universidad de Cornell en Ithaca? (21) ¿Tomó cursos sueltos como los que tomó en Columbia University? (Idem). Y lo más importante, ¿se publicó en realidad el volumen A Soldier Sings, supuestamente bajo el sello The Bodley Head? (93). Yo he buscado ese volumen en las bibliotecas norteamericanas e inglesas y no aparece por ningún lado, no está registrado en ningún catálogo y nadie parece haberlo visto a pesar de aparecer mencionado en varias bibliografías. Estas son pequeñas preguntas que me vinieron a la mente mientras leía esta obra, importantísima contribución para la historiografía literaria nicaragüense e hispanoamericana.

A mí siempre me ha intrigado saber qué es lo que pudo llevar a Salomón de la Selva a dejar el camino que había abierto con El soldado desconocido para internarse en los senderos de la poesía neoclásica, más propia del siglo XIX que del XX. Algo tuvo que ocurrir en la estética y la ideología de Salomón para que en cierta forma renegara de esa Vanguardia que él había contribuido seminalmente a crear. Salomón desarrolló aversión por la poesía vanguardista y pos-vanguardista. Se reveló contra la ruptura que implicaba esta nueva forma del decir poético, y llegó a odiar a los estridentistas y las vanguardias en general. Este es un tema importante que hay que estudiar a fondo, ¿de qué otra forma explicar toda su obra posterior?

Gracias a este libro de Jorge Eduardo Arellano se puede ahora trabajar con un poco más de seguridad la obra de Salomón desde una reflexión crítica de los textos. Aventura y genio es un libro versátil, compuesto de capítulos independientes, cada uno con una metodología diferente, fácilmente consultable gracias al índice de textos y al índice básico de nombres citados que cierran el volumen. Empieza al estilo salomónico con una “Acroasis: sol en vaso del alma” donde resume su experiencia personal y algunas valoraciones de estudiosos nicaragüenses. El primer capítulo es novelesco, empieza con una escena donde el dictador Zelaya se encuentra con el niño Salomón, y resume la experiencia de vida original en la ciudad de León. El capítulo dos “Formación y experiencia en los EE.UU.…” está organizado a partir de los mentores, maestros y amigos que influyeron en su pensamiento y educación. El tercero es un capítulo más breve sobre Los primeros años en México anecdotario e informativo. Aún más breve es el que narra el encuentro con Darío en Nueva York, pero iluminador de ese contacto brillante entre dos grandes poetas. El magisterio de Don Pedro Henríquez Ureña ocupa el quinto capítulo y se destaca porque fue la influencia más importante en la formación intelectual Sal, como lo llamaba don Pedro. El capítulo seis es el más analítico, donde JEA estudia la relación de la obra del primer de la Selva con respecto a las escuelas de Vanguardia. “Fundador de la ‘otra vanguardia’”, como la llamara José Emilio Pacheco. El capítulo siete se dedica a su amistad con Claudia Lars, entresacando información de los poemas que se dedicaron mutuamente y las cartas que intercambiaron. Continúa el libro con los años en Costa Rica y Panamá, cotejando con maestría obra y vida, poemas y ensayos, actividad pedagógica y problemas políticos. El capítulo nueve es cronológico, más una serie de fichas que una biografía literaria, valiosísimo por la información que recopila, de ninguna otra manera asequible para los estudiosos de la literatura nicaragüense. Termina la obra con Viaje a sus papeles, donde JEA cuenta sus tres viajes a los archivos de Salomón de la Selva en México. Corona el volumen una bibliografía muy completa y una selección de textos de Salomón de la Selva.

* Catedrático de la Universidad de Tulane en Nueva Orleáns.
 
 
 
 
 

Erwin Silva:

 

CUATRO HUMANISTAS NICARAGUENSES

Semblanza de Mariano Fiallos Gil, Pablo Antonio Cuadra, Jaime Perezalonso y Alejandro Serrano Caldera, así como un esbozo de historia de las ideas y el pensamiento político en Nicaragua (Fondo Editorial CIRA)
 
 

Silva Fernando .
Las Colinas, Av. del Campo, Casa #506.
Tel.: 276 2153. Oficiina: 266 1600.

 
 

Silva Fernando Antonio Las Colinas Av. Del Campo, Casa #506.
Tel.: 276 2790 / 07772143. Teléfono celular: 088 40664.
e.mail: fas@cablenet.com.ni

 
 

 Nacido en Granada, Nicaragua, 1975. Médico-Pedriatra,realizó estudios en Guatemala, Uruguay y Estados Unidos. Pertenece a la generación literaria nicaragüense de los años setenta. Director de la revista literaria TALLER 3ra. época, UNAN-León (1975-77).
La poesía de Fernando Antonio Silva ha sido incluida en Antologías contemporáneas nicaragüenses y de otros países, en revistas y suplementos literarios. Ha realizado giras culturales al Japón y América Latina. Obra publicada: Los ojos cristalinos en el espejo (Poesía, 1982); El tiempo cosechado (Poesía, 1995).

Esta obra: Tiempos de lluvia y sol, se muestra transparente en su propia naturaleza. Como el surco en un terreno arado, donde la palabra a través del tiempo, se cultiva en versos e imágenes
 
 
 
 
 

Sotelo Melvin
Centro Comercial Managua, Sección B-14. Tienda El Cocodrilo.
Tel.: 266 3690 / 266 1662 / 088 91161.

 
 

 Sobalvarro Juan
Universidad UPOLI.
Tel.: casa: 278 35.

 
 
 
Silva Erwin
Banco Nacional de Desarrollo 2 cuadras al Este Jinotepe Carazo
Tel.: 041-23149.

 
 

Téllez Fanor
Tribunal de Apelación Circunscripción, Sala Penal 2, 
Contiguo al Registro de Propiedad Civil de Managua.
Celular: 088 22520, Tel.: 277 2191-84-88, ext. 148. directo 2702235.

 

 

Fanor Téllez:

Es de los más importantes poetas de su generación. Autor de La vida hurtada (1973), Los bienes del peregrino (1974), El sitial de la vigilia (1975), El don afluente (1977), Edad diversa (1993), El pie sobre el camino (1996), Boca del vino (1998) y Oficio de amarte (1999). Su obra encarna las tendencias propias de la generación de los años sesenta, pero ha sido siempre un poeta solitario, sin grupos, y su escritura trascendió lo que podría llamarse el estilo de esa época para concretar un modo completamentepersonal, reconocible, camino que siempre significó crisis, virajes, alteraciones, aventuras de la forma en suma.

Apartado de toda agitación y promoción literaria mercantil, mantiene un ojo fresco y contemplativo, la mirada crítica y autocrítica y una fidelidad por la vivencia, que confiere lisura irreprochable a sus poemas.

Buena parte de esto, conciencia del tiempo y celebración por la vida, fe dentro de un mundo desacralizado y esperanza gozosa, en indisoluble unidad con sus recursos poéticos, hacen la lírica genuina de Días del hombre.
 
 
 


Sumario de un apunte cotidiano de la existencia, Días del hombre de Fanor Téllez, despliega su registro, sencillo y complicado, desde la perspectiva del hombre común, ajeno a situaciones cimeras. Diáfano, lúcido y penetrante, transparenta la opacidad del mundo objetivo, trasmuta lo obvio en sorpresa y lo grave en humor llano y trae a luz lo que el espíritu humano tiende a ocultar, por hábito o soslayo.
Vida y muerte, imaginación y realidad empírica, vacío y escritura, día dado y eternidad deseada, dan paso a la visión del hombre en deterioro, que espera en la promesa de un tiempo sin desgaste.
 
 
 
 

Torrez María Dolores Bosque de Altamira, costado Oeste del Cine Altamira, frente al parque #305,
Tel.: 278 5819.

 
 

Torrez Danilo
Tel.: (0713) 2909 y (0713) 2241.

 
 

Tünnermann Carlos
Del Parque el Carmen, 1/2 c. al Sur, Casa # 74, Tel.: 268 5988, 2663755.
e.mail: ctb@teranet.com.ni


 
 

Trejos Maldonado Ricardo
El Nuevo Diario,
Tel.: 249 0499 / 249-6501/ Fax: 249 0700.

 
 

 

Urtecho Álvaro
Del Palí Linda Vista, 30 vrs., abajo, casa # 22.
Tel.: 264 0061.

 

19 de Octubre de 2000 |  El Nuevo Diario
"Tumba y residencia", poesía reunida
  proyecto editorial de la Asociación Noruega de Escritores,
el Centro Nicaragüense de Escritores y la Asociación Noruega para el Desarrollo (NORAD).
 
 

Urtecho Danilo
Las Brisas, de las Tres F, 20 vrs. abajo.
Tel.: 0522 7049.

 
 

Valle Marcos
Carretera Masaya, de donde fue Lacmiel 5c. arriba, 
en la 8va. Etapa, a mano derecha, segunda casa n.° 85.

 
 

Mario Urtecho Olivares 


Urtecho Mario
el escritor diriambino Mario Urtecho Olivares vivió por muchos años en Estelí
 

“Voces en la distancia”, que en sus páginas contiene poemas y cuentos breves
 

 Valle-Castillo Julio Altamira,.Avenida Central, Casa #432.
Tel.: 277 1413.
e.mail: escritor@ibw.com.ni

 

LIENZO DEL PAJARITERO

Ultimo poemario de Julio Valle Castillo, gran conocedor del pasado indígena prehispánico, sobre todo el de Masaya, en torno al cual giran los poemas de este libro que abunda en lírica, mitores, areítos, música, pictogramas, danza, contrapunto de un arte mayor que invoca la gloria y sostiene el canto que recuerda lo ancestral y pagano para insertarlo en el misterio cristiano. (ANE-NORAD)
 
 
 

Valle Picón William
Ciudad Sandino, Zona # 10, Vista hermosa, Casa S-11, de la parada de la Panadería, 60vrs. arriba, o Centro Nicaragüense de Escritores.

 

 
 

Vannini Margarita Instituto de Historia UCA. Rpto. Pancasán, 2da. etapa, de la Clínica Tiscapa, 2c. al lago, 1/2 c. arriba.
Oficina: 278 7342. Fax 278 7324.

 
 

Vargas Oscar René
Rpto. Pancasán, IIl etapa, Casa 222.
Tel.: 277 5523 / 088 62002.
e.mail: orvargas@cablenet.com.ni

 
 

Vargarruiz Rafael
Bo.Campo Bruce, de los semáforos de Repuesto el Boer, 1 c. arriba, 1 c. a la montaña,
Tel.: 249 9000. Celular: 088-36883 / 222 6560.
e.mail: ravargas@ibw.com.ni

 
 

Vanegas Carlos
De la Agencia de la Prensa, 30 vrs. al Este, Corinto.

 
 

Valle Francisco
Reparto San Juan, Del gimnasio Hercules 1 c. al lago 25 vrs., abajo, casa # 627.
Tel.: 270 4140.

 
 

ALFONSO VALLE (1870-1961)

 ALFONSO VALLE (1870-1961) Y SU VASTA LABOR LEXICOGRÁFICA  por Jorge Eduardo Arellano
Pero el fundador propiamente dicho del estudio de nuestra habla fue don Alfonso Valle Candia. Más que sus coetáneos, incluyendo a Juan Manuel Siero que publicó el folleto Cómo evoluciona el castellano en América (1926), Valle comprendió que existían en los países que habían integrado la América española variantes autónomas, pero naturalmente no independientes del español peninsular. Desde esta perspectiva, se dio a la ingente labor —que duraría muchos años— de fundamentar la dimensión nacional de esas variantes. Tres fueron sus obras: Filología nicaragüense (1943), Interpretación de nombres geográficos indígenas de Nicaragua (1944) y el vasto Diccionario del habla nicaragüense (1948), sólo superado cuantitativamente por Cristina van de Gulden (1995).

Si la primera obra tuvo una motivación polémica —la impugnación de “Puntos y puntas” cogidos en el Diccionario de Nicaraguanismos (1939), del doctor Hildebrando A. Castellón— la segunda conformó el primer inventario etimológico de topónimos nacionales, o más bien, de origen precolombino. En este sentido, su Interpretación enriquecía la labor iniciada por Carl Herman Berendt en 1874 y proseguida en otros ámbitos del continente por científicos europeos, como el también alemán Rodolfo Lenz, autor del Diccionario etimológico de voces chilenas derivadas de voces indígenas americanas (1905-1910) marcó un hito en la historiografía de la lexicografía chilena. Con menos rigor que éste, Valle ocupa un honroso lugar entre los estudiosos autóctonos del español de América, a la altura de sus colegas centroamericanos, como el hondureño Alberto Membreño (1859-1921) y mereciendo elogios de los mexicanos Darío Rubio, J. Ignacio Dávila Garibi y Jorge Luis Arriola.

Por la búsqueda y descubrimiento de “lo nicaragüense”, Valle llegó a recuperar “no sólo raíces de nuestra habla, sino vetas soterradas de nuestra historia y tradiciones atadas a los nombres geográficos” como señala Pablo Antonio Cuadra. Éste agrega: “Valle también nos abría camino, a través de las palabras, para rescatar al indio”. En efecto, aprovechando su profesión de Ingeniero Topógrafo, compiló vocabularios de las lenguas Sutiaba y Matagalpa para el doctor Walter Lehmann en Berlín. Allí, en 1920, se insertaron en la monumental obra del último Zentral América. El de la lengua Matagalpa, lo firmó Valle en Managua el 5 de junio de 1909; pero el sutiaba no llegó a insertarse en dicha obra.

Pablo Antonio es más específico cuando anota: “Legitimó las palabras naturales. Nos enseñó que hay un fecundo injerto en cada una de esas palabras hijas del náhuatl, del sutiaba, del matagalpa, del miskito, del chorotega en sus cópulas clandestinas con el castellano. Y en este arduo trabajo de descubrir raíces, fue un hombre riguroso, responsable, de estudio y de consulta. Nunca un improvisador. No se valió, como otros, de sus conocimientos para vendernos sus desconocimientos. He leído las cartas que le escribía Walter Lehmann —el gran filólogo alemán— y el respeto y aprecio que le merecía”. Como se ha visto, conservamos fotocopiados, esa correspondencia y suscribo la misma opinión.

Más tampoco es necesario transformar en mito a Valle. Declarándose enemigo acérrimo de nuestro voseo —el más generalizado de Centroamérica— anotó: “Vos, tratamiento vulgar y grosero, que para desgracia nuestra es común en todas nuestras clases sociales. El tú y el usted han sido sustituidos por el villano VOS y este cáncer idiomático ha alcanzado a todos los verbos de la lengua castellana. La causa principal de esta corruptela, no es propiamente lingüística; es más bien un fenómeno social”. Esta crítica acerba del vose.

1. todo término propio del habla nacional de Nicaragua, procedente de idiomas y dialectos que aquí se hablaron o se hablan todavía;

2. todo término que pertenece a idiomas o dialectos de otros países, pero adaptados por los nicaragüenses que se lo han apropiado por prescripción inmemorial; y

3. todo término del idioma español que tenga una acepción diferente de los que tienen en ese idioma y que los nicaragüenses le han atribuido.

Como se ve, acertó en la especificación moderna del concepto. Y así, pacientemente, reunió unas 8,000 voces que respondían a dicho concepto en su Diccionario, 1,200 de las cuales eran indígenas puras o indígenas castellanizadas, “que en su totalidad —decía— tenemos en uso en el habla nicaragüense, desde la época colonial. Estas voces designan personas, parentescos, animales, árboles, aves, armas, utensilios, adornos, trajes, frutas, bebidas, alimentos; sin contar los nombres de lugar, que alcanzan a más de mil quinientos. Esta nomenclatura la he catalogado y publicado hace pocos años”. Y agregaba Valle, no sin emitir el pro y el contra de esa enorme cantidad de voces:

“El resto del vocabulario lo componen las voces, dicciones y modismos que han hecho irrupción en el habla nicaragüense, enriqueciéndola en una pequeña parte y corrompiéndola en la mayoría de los casos, transformándola en una jerga innoble que, si Dios no lo remedía, va en camino de rebajarse a un dialecto bárbaro; tales las alteraciones y corrupciones que el vulgo aristocrático y el plebeyo le infieren con inaudito ensañamiento a la hermosa lengua castellana”.

Además de este resabio purista, Valle prescindió de las palabras tabuizadas o prohibidas: “He recogido y presento únicamente lo nuestro tal como es, excluyendo hasta donde me fue posible las dicciones indecentes que quedan para que otros menos escrupulosos, la presenten en un léxico aparte”. También en el prólogo de su mamotreto —como calificaba a su Diccionario— observó algunas tendencias de nuestra habla. Entre ellas, la conjugación voseada de los verbos (tenés, hablás, venís) y la aplicación de un doble sentido en las palabras, “generalmente mal intencionado o deshonesto”; la aglutinación de vocablos sin cuenta ni razón (parónde en vez de para dónde, ¿ayaguaí? En sustitución de ¿hay agua allí?) y —le alarmaba— una amplia predilección por convertir “el habla nacional en asquerosa y nauseabunda germanía”.

En el mismo prólogo, Valle rindió homenaje a tres de sus antecesores: Barreto, Ayón y Siero: “verdaderos filólogos, hasta hoy (escribía en 1948) únicos que ha producido nuestra Patria y que consagraron sus privilegiadas capacidades y los mejores años de su vida al cultivo y a la enseñanza del habla castellana. Sus libros dan testimonio de la concienzuda y desinteresada labor que realizaron”. Lo mismo puede aplicarse a él.

A quien nunca perdonó Valle fue a su colega Castellón, quien se le había adelantado con un modesto inventario, pero no sin ocultar su envanecimiento curricular, ya que estampó en la portada de su obra y debajo de su nombre estos títulos: “...de la Facultad Médica de París, incorporado en Nicaragua, El Salvador y Guatemala, miembro de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua, del Ateneo Nacional de Ciencias y Artes de México, de la Sociedad de Geografía e Historia de México, de la Sociedad de Americanistas de París, ex Presidente del Senado de Nicaragua y del Congreso Nacional, ex Ministro Plenipotenciario en París, México, Tegucigalpa y Guatemala. Actualmente Ministro de Instrucción Pública y Educación Física”. Valle, en cambio, sólo consignó un título (y muy importante) en su Diccionario: “ex maestro de escuela”.

Así, con esta lacónica pero significativa presentación, quedó retratado el Padre de la lexicografía nicaragüense.

BIBLIOGRAFÍA

ALEMANY, Lorenzo de: Elementos gramática castellana. / Dispuestos / para uso de la juventud / por / D. Lorenzo de Alemany / Nueva edición aumentada y mejorada / por / El Lic. Don J. E. de la Rocha, ex Preceptor / de gramática castellana de esta universidad. León de Nicaragua, Imprenta de la Paz, etc. 1858; ARELLANO, Jorge Eduardo: El español en Nicaragua. Bibliografía fundamental y analítica (1837-1980). (3ª ed.) Managua, Departamento de Español / UNAN, 1980. 64 h.; AYÓN, Alfonso: Filología al por menor, en Escritos varios de los doctores Tomás y Alfonso Ayón. Managua, Tipografía Nacional, 1914, pp. 525-593.

BARRETO, Mariano: Vicios de nuestro lenguaje. Con un prólogo del Dr. Modesto Barrios y un estudio crítico del Dr. Alfonso Ayón, León, Tipografía de J. Hernández, 1893. 208 p.; BARRETO, Mariano: Voces y locuciones usuales en Nicaragua, en La Revista (Managua), Año II, Núm. 9, julio, 1925.

CASTELLÓN, Hildebrando A.: Diccionario de Nicaragüanismos. Managua, Talleres Nacionales, 1939. 148 p.

FLETES BOLAÑOS, Anselmo: Diccionario de nicaraguanismos. Refranes, modismos, expresiones, etc. (fragmentos), en Centroamérica Intelectual (San Salvador), 2ª época, Núms. 7-9, junio-julio-agosto, 1909, pp. 91-15.

VALLE, Alfonso: Diccionario del habla nicaragüense. Managua, Editorial La Nueva Prensa, 323 p., 1948.; VALLE, Alfonso: Filología nicaragüense. Puntos y puntas cogidos en el Diccionario de nicaragüanismos del Dr. H. A. Castellón. (Managua) Editorial Nuevos Horizontes, 1943. 82 p. (2ª edición con prólogo de Pablo Antonio Cuadra, Managua, Editorial Unión, 1976).
 

Vogl María Elsa
Villa Fontana Norte # 67
Tel.: 277 3512.
Mansión Teodolinda, Tel. 222 3803. Cel. 088 22258.

 
 

Werner Patrick
Universidad Las Ave María, San Marcos.
Tel.: (043) 22314. Fax: (043)22336.

 
 

Zalaquett Mónica
Las Colinas, Calle Vista Alegre, Casa # 216,
Tel.: 276 0946 / 278 10 17 /265 8509. Oficina: 248 0002.

 
 

Eduardo Zepeda:

Eduardo Zepeda: MITOLOGIA NICARAGUENSE

El más extraordinario esfuerzo de interpretación de la mitología y los mitos nicaragüenses que se haya realizado hasta el momento : mitos puros, mitos históricos y mitos literarios. (Academia de Geografía e Historia de Nicaragua)