Por la no re-elección presidencial en Nicaragua.
ed@manfut.org Esta  pagina...en proceso y si puede ayudar con información bienvenidos.


 



 

Fruto Chamorro - José Ma. Estrada  - Francisco Castellón  - Nazario Escoto - Patricio Rivas  - Fermín Ferrer  -
William Walker  - Máximo Jerez y Tomás Martínez  - Tomás Martínez - Fernando Guzmán -Vicente Cuadra
-Pedro J. Chamorro  - Joaquín Zavala  - Adán Cárdenas  -  Evaristo Carazo  -Roberto Sacasa - José Santos Zelaya, 
José Madriz  - Juan José Estrada  - Adolfo Díaz  -Emiliano Chamorro  - Diego M. Chamorro  - Bartolomé Martínez  -
Carlos José Solórzano - Sebastián Uriza  -José María Moncada  -Juan Bautista Sacasa  -Carlos Brenes J. 
-Anastasio Somoza  G. - Leonardo Argüello  - Benjamín Lacayo Sacasa  -Víctor M. Román y Reyes  - Luis Somoza D,
Dr. Rene Schick Lorenzo Guerrero, Anastacio Somoza D, Francisco Urcuyo  Daniel Ortega S, Violeta Chamorro,
Arnoldo Aleman, Enrique Bolaños.

 
 
 
 

1937-1946 Anastasio Somoza García alcanzó el poder el 1 de enero de 1937, al año siguiente dispuso dos reformas a la Ley Electoral. En 1939 se signó una nueva Constitución. En ella se restableció el voto directo y se extendió el período presidencial a seis años; además, se prohibía la reelección. Sin embargo, la Asamblea, según decreto del 17 de agosto de 1938, podía nombrar al presidente por un período comprendido entre el 30 de marzo de 1938 y el 1 de mayo de 1947, y este decreto se incorporó a la Constitución. Los legisladores nombraron al general Somoza García. En 1945 y 1946 se procedió a nuevas reformas del reglamento electoral.
 

1947 Desde ese año hasta la caída de la dictadura en 1979, dos grupos políticos participaron en un sistema bipartidista: el Partido Liberal Nacionalista y el Partido Conservador de Nicaragua. En la década de 1940, un grupo de disidentes liberales organizó el Partido Liberal Independiente. También surgió un grupo bajo la bandera socialista. En las elecciones de 1947 resultó electo Leonardo Argüello, que no finalizó su mandato por un golpe de estado propiciado por Somoza García. La Asamblea nombró como sucesor a Benjamín Lacayo Sacasa, pero al no ser reconocido por los Estados Unidos ni por los gobiernos centroamericanos, dejó el poder.
 



SURGIMIENTO Y CON SOLIDACION DE LA DICTADURA MILITAR SOMOCISTA,

Maniobras de Somoza García para conseguir la Presidencia (1934-1936)

Con el ascenso de Somoza García como Jefe Director de la Guardia Nacional,  buscó la obtención del poder político de Nicaragua,  Somoza utilizó una serie de maniobras ilegales para derrocar al Presidente del país, Juan Bautista Sacasa; una de sus primeras acciones fue dar a conocer su futura candidatura presidencial.  Ante esta acción de Somoza.  Bliss Lane, embajador norteamericano intermedio e  hizo posible una conferencia para hacerlo desistir de su objetivo.  Sacasa, como Presidente era débil e indeciso y estaba dominado por un grupo de parientes ambiciosos  hecho que favoreció al ascenso presidencial de Somoza García. 

Este abierto desafío a la autoridad del Presidente, y que Sacasa no podía hacer nada contra Somoza, son muestras de la fuerza adquirida por Somoza en la Guardia Nacional. Somoza también obtuvo el apoyo de una parte del sector reaccionario conservador llamado "Camisas Azules" grupo que se había formado en Julio de 1934, como consecuencia de la división del Partido Conservador. Los integrantes de este grupo eran jóvenes intelectuales, terratenientes granadinos que se inspiraron en los Camisas Negras fascistas italianos. Los Camisas Azules al mes de haberse fundado, trasladaron su sede a Managua donde promovieron las campañas políticas y propagandísticas en favor de Somoza, al que estimulaban para el derrocamiento de Juan Bautista Sacasa, lo cual calzaba a perfección con los deseos de Somoza y con los planes norteamericanos.

Para conseguir sus objetivos, Somoza comenzó a utilizar a los Camisas Azules, ya que tenía presente que la Guardia Nacional no era idónea para enfrentar manifestaciones, disturbios callejeros y actividades similares. La Guardia Nacional por su parte, bajo órdenes de Somoza proporcionó a los Camisas Azules, armas, dinero, y les permitió ejercitarse abiertamente. Estos Camisas Azules tenían como fondo de su intención política, un interés de clase, como era la unificación de la clase dominante con un programa político reaccionario que para ellos, sólo Somoza podía poner en marcha. En esta tendencia estaba Carlos Cuadra Pasos, ex-Ministro de Relaciones Exteriores del último gobierno de Adolfo Díaz y Co-firmante de la "Partida de nacimiento" de la Guardia Nacional.

A fines de Mayo, mientras la fuerza aparentemente apolítica seguía actuando fielmente según los planes del imperialismo norteamericano, Somoza, que no estaba desvinculado de estos planes, continuó extendiendo su control en todo el país. Los oficiales locales que apoyaban a Somoza tenían poder en casi todas las ciudades importantes, excepto Managua, Rivas y Corinto. La maniobra utilizada por Somoza para sustituir a los oficiales locales que apoyaban a Sacasa, fue ocasionar disturbios y después argumentar que había que sustituir a esos oficiales por incapaces de mantener el orden, colocando de esta forma a un oficial que representara sus intereses.

Para esta fecha Sacasa sólo contaba cnn la lealtad de dos c ernos armados: uno era la guardia presidencial formada por seguidores políticos de León, asentados en la Loma; el otro era el fortín de Acosasco, jefeado por su primo el Mayor Sacasa. Somoza estaba decidido a eliminarlos, para lo cual hizo cargar un tren de tropas selectas y se fue a León para  hablar con el Mayor Sacasa y poner el fortín bajo el mando de uno de sus hombres.

Ante esta acción de Somoza, Sacasa envió un Comunicado a Estados Unidos, México y a los países Centroamericanos, pidiendo ayuda para resolver la situación provocada por Somoza. Este Comunicado, entre sus partes señalaba:

—Desde que el general Somoza, comenzó a trabajar en favor de su candida tura, ha estado usurpando las funciones que me pertenecen como Coman. dante en Jefe del Ejército, desobedeciendo órdenes emanadas de mi autoridad. Probablemente en cualquier momento, la sangre será derramada, reinará la anarquía en el país, poniendo en peligro no sólo a esta nación, sino a las otras de Centroamérica. Como las instituciones y la sociedad, seriamente amenazadas, han sido dejadas a mi autoridad sin suficiente apoyo militar para defenderlas y como tengo certeza d°I interés que la paz de Nicaragua inspira al ilustre gobierno de los Estados Unidos no vacilé en pedirles una acción conjunta de cooperación amistosa". (9)

Este memorandum es muestra de la inestabilidad política que vivía el país y de la madurez de las condiciones para el golpe de estado a Sacasa y el temor que este tenía al Jefe Director de la Guardia Nacional.

En el transcurso de su campaña presidencial Somoza se aprovechó de huelgas, una de estas fue: LA HUELGA DE CHOFERES por la escasez de gasolina. Sacasa quien afirma que Somoza había fomentado la huelga para desacreditar más su administración, ordena a la guardia dispersar a la multitud y abrir fuego si no obedecían. En cambio Somoza, aprovechando la situación logró resolver el problema con un discurso a los huelguistas, en el cual les prometió que la guardia se encargaría de la distribución de la gasolina y declaró que estaba decidido a.garantizarles justicia en sus demandas económicas. 

Con este hecho Somoza ganó popularidad, al extremo de que algunos huelguistas propusieran que tomara el poder, y hasta el diario "La Noticia" que antes se oponía a su candidatura, elogió la actuación; en dos editoriales. Al mismo tiempo, se extendió en Managua, la noticia de que Sacasa había ordenado a la guardia  abriera fuego contra los huelguistas, elemento que aumento la popularidad de Sacasa, Esta maniobra es una muestra de la utilización de la política populista, arma utilizada por Somoza para !a obtención de sus objetivos políticos.

Otro elemento que nos muestra la popularidad alcanzada por Somoza es la declaración del Doctor Crisanto Sacasa:

"Somoza se impone porque así lo quiere el pueblo entero de Nicaragua, vean Ustedes, vengo de León y allí, encontré que mi padre, mis hermanos y demás familiares son todos somocistas, hasta los sirvientes de la casa. En Granada hasta los conservadores en su mayoría simpatizaban con Somoza, lo mismo que en los otros Departamento;. Veo y palpo quue así es la cose, y creo que nos debemos tragar la píldora del Somocismo y buscar la manera de que sea legal, pues de lo contrario, Tacho será Presidente el lo, de Enero de 1937, con formalismo legales o sin ellos". (10)

Además de todas la usurpaciones de cargos llevados a cabo por Somoza y de su campaña demagógica, realizó ,maniobras políticas el 18 de Mayo de 1936 con el general Emillamo Chamorro y Carlos Cuadra Pasos, a quienes les propuso la aceptación del próximo LOMAZO al Doctor Sacasa, dándoles a cambio una mplia participación en el gobiernoué él instauraría el lo. de Enero de 1937.

Dicha propúesta fue rechazada por ambos planteándole a Somoza que cualquier paso que diera en contra de la Constitución, no sólo vendría a ser daño para él, sino para el país entero. A pesar de esta respuesta, Somoza les contestó que estaba dispuesto de la forma que fuera a obtener el poder político de Nicaragua, afirmación que no tardó en hacerse realidad; la tarde del 31 de Mayo de 1936, el Presidente y el Coronel, a quien Somoza había dejado al mando en Managua, habían convenido en un armisticio informal en la capital. Mientras esto secedía en Managua, Somoza en León continuó la lucha hasta el 2 de Junio, cuando decidió manifestar que si había resistencia pondría fin al armisticio en Managua y atacaría La Loma y el fortín de Acosasco, simultáneamente.  Ante esto, el Presidente Sacasa aceptó que se rindiera el FORTIN, solicitando que se permitiera a sus defensores abandonarlos "honorablemente". Somoza había ganado y el único asunto que quedaba era: que haría con el Presidente.

Somoza regresó a Managua el 4 de Junio de 1936,' después de haber tomado posesión de la Fortaleza de Acosasco en León yhaber depuesto al Mayor Sacasa. Somoza fue recibido en la estación ferroviaria de Managua por una multitud de aproximadamente 3,000 personas. Después de esta victoria, declaró que se comprometía a mantenerse leal al gobierno y manifestó que Sacasa podría terminar su período presidencial bajo su-tutela. Alternativa que Sacasa no aceptó. Al respecto el ministro norteamericano comentaba:

"El Presidente Sacasa está tan nervioso que no puede hablar coherentemente, sólo piensa en una cosa salir con vida del país. Incluso solicitó a los Estados Unidos que le envíe un avión especial". (11)



Párrafo del escritor norteamericano James Saxon Shilders, traducido al español de su libro “Sailing South American Skies”, editado en 1936 por la Casa Farrar & Rinehart Inc., de New York. 

Jorge Eduardo Arellano
Secretario/AGHN 

“Bueno señor”, dijo el General Somoza alzando los hombros y extendiendo los brazos, se lo diré a Ud. Ya es tiempo de que el mundo lo sepa. Estas habladurías no hacen bien a nadie. Se lo voy a decir pudiendo usted escribirlo. Sandino en el Norte quemaba, mataba y arrasaba. Mataba nicaragüenses, sus compatriotas, mis compatriotas, cuyas vidas era mi deber proteger. Bajo cualquier ley y en cualquier país merecía la muerte. Pero por razones políticas aquí en Nicaragua no podía ser aprehendido y ejecutado. Por eso es que yo, Jefe Director de la Guardia Nacional, ordené su ejecución. Y por lo cual mis hombres lo capturaron y lo ejecutaron. Lo hicimos por el bien de Nicaragua. 
 
 

El Presidente Sacasa finalmente envió al Congreso SU RENUNCIA formal el 6 de Junio de 1936. En este documento atacó a la guardia por rebelarse contra su autoridad y manifestó que su renuncia era irrevocable y depositaba el poder Ejecutivo en manos del Ministro de gobernación Julian Irías quien enseguida lo depositó en el Médico masayés Dr. Carlos Brenes Jarquín. 

Por su parte Somoza pasó las semanas siguientes arreglando los detalles de su próxima elección como Presidente.  Aunque no estaba interesado en cumplir la ley, por lo menos en apariencia trataba de ser legal y así hizo que el congreso propusiera las elecciones hasta diciembre 1936 con el fin de que transcurriera el tiempo necesario para las elecciones El último elemento utilizado por la oposición (Chamorro, Díaz y Sacasa) antes de realizarse las elecciones, fue la solicitud e los Estados Unidos de la supervisión de las elecciones; el rechazo de esta petición significaba la derrota de la oposición.

Con el fin de eliminar la última barrera consri rucional que se presentaba para su elección, Somoza renunció en noviembre de 1936 al puesto de Jefe Director de la Guardia Nacional y el Presidente Brenes Jarquín nombró al Coronel Reyes en ese cargo. La renuncia era simbólica, Somoza vestía de civil pero continuaba ocupando su oficina en el Campo Marte y dando las órdenes a la guardia, aunque Reyes te tía que firmarlas. A pesar de toda la inestabilidad política que vivía el país, las elecciones se llevaron a cabo sin problemas ya que la guardia contaba los votos. El 11 de diciembre de 1936 fue dado a conocer el resultado final de las elecciones: La guardia había llevado a su líder a ocupar el cargo más alto de la nación. 

El 16 de diciembre Somoza hizo saber que Rigoberto Reyes iba a ser ascendido a Jefe Director de la Guardia, e iba a ser Ministro de Guerra esta maniobra mas de Somoza era con el objetivo de recuperar su antiguo cargo de Jefe Director de la Guardia, cargo en el cual  había obtenido excelentes resultados.
 
 

REPERCUSIONES DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

"La inminencia de la Segunda Guerra Mundial convirtió a Nicaragua en un punto todavía más clave del sistema defensivo de los Estados Unidos, tanto por su proximidad al canal de Panamá, como por su situación geográfico-estratégica en el Continente. El interés norteamericano por tener asegurado el control del país contribuyó a institucionalizar la dictadura somocista, particularmente desde 1939 hasta 1944, período en que ésta aca ba por consolidarse. Asimismo, la potencia yanqui le asignó a Nicaragua el papel de suministrar materias primas para alimentar la industria de guerra: con el caucho, maderas, metales y otros productos primarios, Nicaragua fue vinculada a la guerra mundial bajo la hegemonía de los Estados Unidos y el control dictatorial y represivo de Somoza García". (15)

También Somoza García, aprovechando la Coyuntura de la segunda guerra mundial y "haciendo suya" la lucha en contra del avance del FASCISMO, expropió los bienes que ciudadanos alemanes tenían en Nicaragua, que en lo fundamental consistían en haciendas de café y casas comerciales. De este modo Somoza García, para 1946, era un fuerte exportador de café.

Durante la Segunda Guerra Mundial y en los primeros años de la post-guerra, el resto de la burguesía nicaragüense atravesó momentos difíciles por la contracción que se produjo en el Mercado Mundial; el café, que era el principal producto de exportación, comienza a recuperar su precio en el marco internacional hasta fines de los años cuarenta. Somoza García aprovechó intensamente esta coyuntura. Haciendo uso de su extraordinario poder interno, reforzado por el apoyo imperialista, durante la segunda guerra mundial puso una serie de restricciones que desestimulaban o contraían las actividades comerciales que dependían de la importación. También puso limitaciones al mercado de divisas, perjudicando en lo fundamental a los grandes comerciantes.

Los problemas de abastecimiento creados por la Segunda Guerra Mundial, favorecieron la carrera de enriquecimiento de Somoza García Se interrumpieron las corrientes normales de suministros de bienes importados que determinaron una escasez de estos productos   al mismo tiempo crecía el circulante  Esta situación deriva una spiral alcista entre 1939 y 1945, duplicó los precios de las mercaderías. 

LA CRISIS DEL 44 Y REFORMISMO DE LA DICTADURA MILITAR SOMOCISTA

Una vez conquistado el poder, Somoza García lo consolidó sustentándose en tres pilares

a) El apoyo de los Estados Unidos que respondía a una fidelidad absoluta de su parte con respecto a los intereses de la clase dominante de esa potencia, no sólo en lo que concernía a Nicaragua, sino también a todo el ámbito latinoamericano.

b) El control sobre el ejército y el aparato burocrático estatal, fomentando entre sus miembros, generalmente de origen social medio, los maneaos ilegales con vías al enriquecimiento y movilización ascendente.

c) La alianza con un sector de la clase dominante, integrada en su mayoría en la antigua fracción liberal; al que también la facilitaron la práctica ilicita cano medio de enríquecimienlo. Con ayuda de ella la dictadura organizó un nuevo partido político El PARTIDO LIBERAL SOMOCISTA, siguiendo, así los moldes tradicionales caudillescos de movilización de masas.

A la altura de 1944 la oposición conservadora aliada a los grupos medios urbanos logran montar un movimiento en el que se manifiesta abiertamente contra la reelección de Somoza y en solidaridad con los movimientos populares que se dan en Guatemala, Honduras y El Salvador. Se lucha por la Universidad "única, autónoma y popular". En esta década se crea la primera célula de estudios-marxistas en la Universidad y mantiene una continuada agitación contra la dictadura.

Es preciso señalar que en esta coyuntura (1944), Somoza logró torcer las protestas de los sectores del comercio, agricultores e industriales, que afectados cada vez más por los desmanes y el peculado somocista (enriquecimiento ¡lícito del dictador) reaccionaron airadamente cerrando sus establecimientos y participando en las manifestaciones callejeras agitadas por los estudiantes e intelectuales que lograron canalizar temporalmente los sentimientos antisomocistas de la población.

Mientras esto acontecía, el Partido Socialista Nicaragüense, por decisión de sus dirigentes, tácticamente apoyó al gobierno en cuanto que se negó a participar en una huelga general, que al no poder realizarse inclinó la balanza a favor de Somoza, logrando así éste, superar la crisis y poder reprimir fuertemente a sus opositores.

La respuesta que dió Somoza a esta crisis, en la que se le enfrentó lo más vigoroso de la juventud universitaria, fue la de ordenar a la Guardia Nacional que allanara y cerrara indefinidamente la Universidad Central, cuya sede estaba en Managua, y además el arresto de centenares de estudiantes y sus respectivos dirigentes, de tal manera, que la capital se convulsionó. Los estudiantes, sin embargo, habían ganado una batalla al lograr que el Dictador se abstuviese de participar en las elecciones de 1947.

Ortega se refiere al ímpetu revolucionario de la juventud cuando señala:

"Estas manifestaciones, si bien es cierto que ponen de relieve la lucha estudiantil, no fueron capaces de derrocar la hegemonía impuesta al movimiento opositor por personas vinculadas a la clase dominante: liberales y conservadores, entre ellos nada menos que elementos ultrarreaccionarios como Enrique Sánchez, Latifundistas, Carlos Pasos, Industrial; y Emiliano Chamorro; representante de las fuerzas más reaccionarias dei país". (17)

Inmediatamente después, Somoza García jugando al populismo promulga en 1945. el CODIGO DEL TRABAJO, en el que se establece el conjunto de normas jurídicas que regularían las relaciones entre los patrones y trabajadores, POR EJEMPLO.

La promulgación del código del trabajo corresponde a una maniobra populista de Somoza Garcia para ganarse a la incipiente clase obrera, planteando a favor de ésta, algunas seudovindicaciones como la del famoso artículo 1 12, que resulta ser una verdadera burla para la clase trabajadora, pues su contenido y espíritu está a favor de la patronal.

Helo aquí :

Art. 112: Son causas de suspensión temporal de los contratos de trabajos, siempre que no sean imputable al patrón ni los trabajadores:

1o.- La falta de materia prima para ievar adelante los trabajos, siempre que no sea imputable al patrón.

2o.- Falta de fondos e imposibilidad de obtenerlos para la prosecusión normal del negocio.

3o.- Exceso de producción en relación a sus uondicones económicas y a las del mercado.

4o.- La fuerza mayor o casos fortuitos, cuando triagan como consecuencia necesaria, inmediata y directa la suspensión del trabajo.

5o.- Muerte o incapacidad mental del director de la empresa. 

6o.- Enfermedad contagiosa del trabajador.

En los casos lo., 2o. y 3o. se dará un preaviso por seis d (as a los trabajadores; en todo caso notiticará la suspensión al Inspector del Trabajo, quien se considera improcedente la suspensión, exigirá que se reanuden los trabajos o que se indemnice a los trabajadores en forma legal".

Otros artículos que reflejan algunas tibias reivindicaciones para la clase obrera son

Art. 8 Son inembargables el salario mínimo y los utensilios indispensables de la propiedad del trabajador que use ordinariamente en su faenas.

Art. 10 En toda empresa el patrón está obligado a emplear por lo menos un 65% de obreros nicaragüenses.

Para este efecto se tendrá por nicaragüense a los extranjeros cuyos cónyugues sean nicaragüenses, o viudos de conyugues nicaragüenses con hijos nicaragüenses; y a los extranjeros residentes por más de diez años en el país sin consideración a las ausencias accidentales.

Lo dispuesto en el párrafo primero no comprende a los gerentes, administradores, superintende, les, jefes de empresas y demás técnicos de éstas.

El siguiente artículo demuestra la faz demagógica de la dictadura somocista, pues por ese entonces y por mucho tiempo después, no existían infraestructuras adecuadas para el alojamiento de los trabajadores, ni en la periferia de las ciudades ni en las zonas semirrurales, dice así:

Art.- 20.- Los patrones tienen obligación de alojar a sus trabajadores gratuitamente en casas higiénicas, de construcción segura y apropiada a las condiciones locales cuando no haya poblado dentro del radio de tres kilómetros del lugar donde trabajan.

En relación a los convenios colectivos, había una forma muy particular de efectuarlos y cancelarlos (favoreciendo siempre a la patronal), pues a la hora de su cancelación, el código del trabajo no contemplaba ninguna prestación social o apoyo económico para el trabajador de parte de la empresa o patrón, ni siquiera en una cantidad mínima para hacerle frente a su próximo desempleo.  Lo antes expuesto queda de manifiesto en el artículo siguiente.

Art 31. 
Cuando la convención colectiva se celebra por tiempo indefinido, cualquiera de las partes podrá dai lo por terminado dando aviso escrito a la otra con un raes de anticipación

En realidad el código del trabajo no tiende a resolver en forma concreta los problemas del pueblo trabajador, hemos visto ya la facilidad con que una empresa podía cerrar operaciones. Veamos ahora cómo las trabajadoras domésticas están propiamente sometidas a sus patronas:

Art 135.- Los contratos de trabajo relativos al servicio doméstico, los primeros 15 días se consideran de prueba y cualquiera de las partes puede ponerles fin sin aviso previo ni responsabilidad.

Respecto a libertad sindical, como podremos notar, era nominal y demagógica, pues la inscripción los sindicatos se podía cancelar por múltiples causas, haciendo que en la realidad esto "era una quimera; al respecto se señala:

Art-- 204.- La inscripción de los sindicatos podrá ser cancelada por algunas de estas causas:

lo -- Por adherir a partidos o asociaciones políticas,

20.- Cuando se aparten de los fines perseguidos en sus estatutos

30-- Por asociarse a partidos políticos de organización internacionales, salvo la excepción establecida en el artículo 50 Cn.

4L).— Cuando de hecho se ocupen actividades políticas. o.- Por causas previstas en sus estatutos.

Art-355.-AI patrón que obligue a los trabajadores a prolongar las jornadas rnás de! tiempo que autoriza la ley, se le impondrá una multa de 20 a 100 córdobas gual sanción se le impondrá al patrón que no conceda a los trabajadores los días de descanso semanal obligatorio, y de vacaciones; al igual que emplee niños menores de doce años, al que nc cumpla con las obligaciones que le imponen los artículos 10, 14 y 15 números 6, 8 y 9.

Este último artículo, al igual que los demás, no se cumpl ía, pues el Ministerio del Trabajo, como INSTITUCION GUBERNAMENTAL no tenía la voluntad política ni la autor ridad moral para sancionar a la patronal, cuando a menudo violaban este artículo, y si en algunos casos verdaderamente excepcionales lo hubiere hecho, nótese que las sanciones o multas eran tan bajas que en ves, que en ningún momento el monto de las mismas afectaba a los patrones
 

A raíz de la promulgación de este Código del Trabajo, las relaciones de Somoza García con el movimiento obrero se mantuvieron bastante tolerantes. Con la abolición de las restricciones de importación después de la Segunda Guerra Mundial, sus relaciones con la fracción conservadora se habían mejorado, y en 1948 firma un pacto (Somoza-Cuadra Pasos) con dicha fracción, por el cual a la oligarquía conservadora se le permitía el acceso a las instituciones del Estado.

Ese mismo año, una vez controlada la oposición conservadora, Somoza García desató una violenta represión en contra del Partido Socialista Nicaagüense y desintegró la pujante organización obrera que tal partido había montado.

Frente a la presión popular, Somoza García decide proponer un candidato seguro para sus intereses y que pueda servirle de puente durante un tiempo, mientras se presenta la oportunidad de ascender de nuevo e la presidencia. En efecto, en las elecciones de febrero de 1947 es electo como Presidente el Dr Leonardo Argüello, quien es juramentado como tal el 10 de mayo de 1947.

Su régimen, si es que puede aportar algo, es su carácter de efimero, ya que duró en el poder 26 días. Argüello quiso reordeoar los cuadros de la Guardia Nacional, institución que controlaba Somoza García, hecho que rnotivo que este se decidiera por declararlo incapaz  en el Congreso. obligarlo a asilarse en la Embajada de Mexico y a escoger como designado a la Presidencia a quien precisamente Somoza había elegido personalmente, tal era Benjamin Lacayo Sacasa. Este desempeña eme cargo hasta el 15 de agosto de 1947 fecha en que es electo el Dr. Víctor Manuel Roman y Reyes, quien desempeñará la Presidencia hasta el 8 de septiembre de 1950. Obviamente, Somoza García, se quedó al frente del ejército, el que se transformó en ejército personal, dinástico y a la vez mucho más tecnificano .

"LA CRISIS DEL 49"

Una de las más graves y peligrosas crisis económicas estalló en Nicaragua en 1949. Era tan alarmante la proporción que había tomado, que Somoza al referirse a ella, no encontraba formas adecuadas a la sobrevivencia, como si viera en tal fenómeno un síntoma de riesgo fatal para la estabilidad del régimen despótico. La violencia de la crisis era efectiva y realmente inusitada, al extremo que podría considerarse corno preludio que baria tamhién tambalear los cimientos de la dictadura.

En la fiesta del 4 de julio del año 1949, celebrada en la embajada norteamericana en "El problema que más preocupa a mi gobierno es la desocupación forzosa jamás habíamos sentido una crisis económica tan riesgosa como la que estamos presenciando".

Inmediatamente después soltó una andanada contra los comunistas y dijo que sólo la guerra contra la URSS podría salvar a la democracia occidental de la crisis.

En la mañana del 11 de julio en un mitin realizado en la casa del Partido Liberal Nacionalista, cuando pronunciaba Somoza un discurso demagógico en homenaje al rnovimiento reformador de 1983, volvió a manifestarse así:

"Nicaragua, como todos los países del hemisferio occidental, está siendo afectado actualmente, con rigor inclemente, por la crisis económica mundial .

Esas referencias hechas por Somoza, fueron altamente sintomáticas

MANIFESTACIONES DE LA CRISIS

Como consecuencia de la reduccción del presupuesto general de gastos de la maquinaria estatal, fueron desocupados forzosamente, en junio y julio, cerca de dos mil quinientos hombres y mujeres, de los departamentos de carreteras, obras públicas, oficinas de las secretarías del Estado y otras instituciones de la auministración somocista.

Desde mayo habían sido reducidas las jornadas de trabajo en la industria textil, a seis horas, en vez de ocho- Ia disminución en los horarios de labor ha sido verificada en las fábricas de cemento, calzado, mobiliario y del vestido.

Las construcciones urbanas en las ciudades del Pacífico, fueron paralizadas por falta de materiales y dinero para cubrir planillas de salarios, en una suma estimada cerca del 39%, desde abril del alío 1949

De los almacenes de comercio por mayoreo y al detalle, fueron cesanteados alrededor uel 45% de los empleados por la baja en las operaciones. Esta caída tremenda de los salarios repercutió también en las industrias del tabaco, los licores, la cerveza, la fosforera y del azúcar.

Este vértigo de cesantía forzosa que envolvió a toda la República, no pudo ser negado ni remotamente podía ser contenido, menos resuelto, por la administración somocista, seguirá girando hacia índices pavorosos, al extremo de producir efectos catastróficos, porque la naturaleza imgnopolítica del grupo férreo que controlaba al Estado de Nicaragua, no admite ni pondría en práctica medidas económicas capaces de solventar esa situación caótica.

Aún más, la condición dependiente de la economía de la nación, respecto del imperiaismo norteamericano, había de obligarla a sufrir las consecuencias de la crisis que había comenzado en los Estados Unidos.

Es obvio que la reducción en la compra de las materias primas por los Estados Unidos, afectaba durante la economía inmersa en el Estado Semicolonial de Nicaragua. El café, principal producto nicaragüense, no pudo resistir toda la carga de las importaciones, porque su dimensión en las exportaciones, traducidas en dólares, apenas llegó a cuatro y a veces tres millones y medio. Comprendemos aquella elemental premisa de que nunca una nación podía subsistir sobre la base de un solo producto.

El monocultivismo acelera cabalmente la fuerza de la crisis. Entre los múltiples factores determinantes de la depresión está ése, puesto que un país monocultivista, más que los países industriales, está expuesto a sufrir con frenética pujanza trastornos en su estructura económica cuando estallan las caídas cíclicas del capitalismo mundial.

EL CONTROL IMPERIALISTA DE LA ECONOMIA DE NICARAGUA

Para tener una visión más objetiva de la estructura económica de Nicaragua, a principios de 1948, veamos.

La población era de un millón y medio de habitantes. Parte de la producción básica estaba formada del oro y la plata, explotada por compañías norteamericanas- La producción minera presentó un valor, por término medio, anualmente, de millones de dólares.

Según los registros de la aduana, de 1944 a 1948, en los últimos cinco años estuvo oscilando progresivamente así

Producción de Oro y Plata (Volumen de onzas).

 Año        Oro            Plata
1944    205.672    279.593
1945    246.126    295.132
1946    253.026    300.013
1947    274.598    326.231
1948    293.758    356.948

Los principales centros auríferos de la Luz Mine Limited, Neptune Gold Mining Co.,  India Mines Limited & Compañía Minera el Jabalí, empleaban en las más miserables condiciones a 11.976 trabajadores. El salario medio de los obreros de base era de 5 córdobas por 8 horas de labor o sea 63 centavos dólar por hora.

Por concepto de impuesto sobre la renta, apenas se recaudaba un 3 y medio por cien to de las utilidades registradas por las compañías mineras yankes.

En orden de importancia después de la producción de oro y plata, fig. raba la indus tria del café, cuyo monto total de su valor en dólares, ascendía de 3 millones y medio a cuatro regularmente. Inmediatamente después está la explotación de la riqueza forestal por empresas yankes, La Long Leaff Pines Co., y la Cukra Development Co., obtenían a través de un trabajo esclavista, miles de pies cúbicos de madera, cuyo valor es harto difícil averiguar. Unicamente ha podido saberse que cada empresa alcanzó utilidades anuales de 1 millón 200 mil córdobas. Al fisco sólo le quedó un 2 y medio por ciento de las utilidades.

La explicación fundamental de haber otorgado estas conseciones antipatrióticas e inmorales, arranca del hecho de que esas empresas le han dado auxilio político a Somoza y al Somocismo, cerca del Departamento de Estado. Incluso, para asegurarse, tanto Somoza como los somocistas fingen utilidades a espaldas de la ley y del interés nacional.

Somoza, precisamente, a título de mantener ese tipo de impues' fiscal desde su posiciór dominante, lograba de las compañías inversionistas yankes una sobre-utilidad, exclusiva para él, de un 4 y medio por ciento de las ganancias imperialistas. Esta desvergüenza de Somoza interfiere y succiona una fuente de la riqueza nacional en provecho privado.

De aquí parte la raíz anti-nacional del régimen tiránico somocista, y al efecto, para poseer una visión cierta del panorama nicaragüense, habría que hacer una reseña política del origen y desarrollo de la dictadura, desde la traición de Somoza asesinando a Sandino en 1934, hasta la caída de la Dictadura Militar Somocista en 1979

Empero, debemos previamente asomarnos a otros renglones esenciales de la situación económica nicaragüense, observando fenómenos reveladores de la magnitud y posibilidades de quiebra definitiva de la tiranía feudal y pro-imperialista.

REVISION DE OTRAS FUENTES GENERADORAS DE LA DEPRESION

La estructura económica de Nicaragua, deformada y derruida por la creciente penetración del imperialismo yanke, desde la época de las intervenciones coloniales y de los emprestitos escandalosos de los Grown Brother y Seligman, a raíy Seligman, a raíz del ascenso de los conservadoresal poder en 1910 estuvo sujeta a sufrir los efectos del capitalismo.

Es por ello que Nicaragua, a pesar de haber estado ocupado militarmente, en aquel ,riste lustro de 1929 a 1933,-durante la gran crisis del capitalismo, y no obstante, el hecho de estar virtualmente movilizada por las acciones bélicas contra Sandino en las montañas, sufrió la sacudida insalvable que en esa época conmovía a las metrópolis, a los países coloniales y dependientes.

La cesantía en masa de los pocos obreros industriales de esa época y la baja experimentada en la capacidad de compra de los salarios, mantuvo al país en una inestable situación financiera. En ese tiempo nudo sostenerse la administración del Estado únicamente por la intervención yanqui imperialista era sostén del gobierno de la época.

Pero ahora la situación cambia. Necesariamente existe una distancia y diferencia muy considerable de aquella realidad política con la que vive Nicaragua en 1949.

Desde aquel tiempo al presente de 1949, muchos cambios se han sucedido en el pueblo nicaragüense. Ahora mismo la prensa somocista ha querido explicar, partiendo desde su ángulo de inipertancia y cinismo la causa de la crisis económica del capitalismo. Refiriendose exclusivamente a la etapa que presencia, expone la prensa somocista que no es culpa del régimen dirigido por Somoza, la aparición de la crisis, puesto que Estados Unidos, Cuba, México y otros países del hemisferio occidental, sufren también de una situación similar y aún de mayores proporcione:. Haciendo juegos malabares con términos seudo económicos, sostiene que la administración somocisca no puede ser acusada de incapacidad en la solución de la crisis, si consideramos que otros gobiernos mejor sostenidos por fuentes financieras, ya cayeron en la desocupación forzosa y en la saturación de sus mercados por los productos manufacturados.

Hurgando en argumentos traídos de los cabellos, la prensa del tirano explicó que los malos inviernos originaron malas cosechas y en consecuencia vino la falta de divisas. Máxime, agrega un editorialista de Novedades, diario perteneciente a Somoza, cuando la llamada oposición ha estado incitando al pueblo a la guerra civil, produciendo temor en los agricultores y en los industriales, quienes no siembran ni invierten capitales, paralizando actividades vitales en la economía nicaragüense. 

Tal nerviosismo, según los voceros autorizados de la tiranía, ha influido decisivamente en la cesantía masiva y forzosa que confrontaba la nación, pero la expiicación fundamental de la crisis económica en Nicaragua era otra. Residía en que Nicaragua era una nación agroexportadora, por ser monocultivista, y dependiente del imperialismo yanqui. Agregándole que su industria incipiente de transformación fue monopolizada por una élite despótica y minoritario la sociedad.

En cambio, Somoza y sus adláteres interfirieron el desarrollo industrial de Nicaragua, monopolizando ramas importantes de la producción textil y del cemento, licores y cervezas, azúcar y fósforos, incluyendo la ganadera y sus derivados.

Para alcanzar predominio, Somoza y su camarilla en esas industrias, habían utilizado las instituciones de crédito del Estado; las empresas ferrocarrileras y los servicios de Luz y Fuerza eléctrica, que son también del Estado, en una competencia atroz, irresistible y desenfrenada, llegando a construir un frente monopolista amparado en la administración estatal.

La industria de transformación y ligera, aunque era incipiente, fue concentrada en pocas manos, y aun cuando la producción era social, la apropiación, particularmente aquí, era rígidamente individual, privada, exclusivista. Tal característica fija la condición de que unos pocos eran beneficiados y una vasta mayoría de los trabajadores manuales quedaban sin ingresos, sin ninguna capacidad de compra, o muy ínfima, dando por resultado una crisis económica espantosa como nunca había ocurrido en Nicaragua.

OTRO FACTOR DECISIVO DE LA CRISIS ECONOMICA DE NICARAGUA

Aparte de ser monopolizador de las industrias de transformación y ligeras del país, Somoza representó por igual a los intereses de los geófagos. Somoza y sus principales colaboradores eran grandes terratenientes y despojadores de tierras. En esa línea supieron aprovechar la fuerza opresora de la Guardia Nacional para expropiar a los campesinos y concentrar la tierra en pocas familias. Somoza en su afán de tener un cuerpo represivo, fiel e incondicional, otorgó a sus coroneles y capitanes la concesión del despojo ilimitado de tierras ... La expropiación de la tierra fue violenta y sanguinaria. 

En múltiples casos quedaron los campesinos despojados, tendidos, muertos a tiros por la Guardia Nacional en sus campiñas. Un ejemplo brutal al efecto, puede ser aquel c.espojo de la región de Matagalpa, cuyo principal protagonista era Camilo González, miembro del Estado Mayor de Guardia Nacional, dueño de 180 hectáreas de tierras que hacía diez años eran parcelas de veintiocho familias campesinas. 

Despojo similares fueron afectuados en todas las zonas del país. Con el despojo sistemático de tierras se creó un auténtico sector proletario del campo.-Multitudes de ex-campesinos se convirtieron en la gran reserva de obreros agrícolas de los hacendados de mayor cuño. Tal proceso a la vez significó la concentración de la producción agrícola y ganadera en pocas manos y originó al mismo tiempo un éxodo de campesinos sin tierras a las ciudades donde se acrecentó la desocupación forzosa.

Las expropiaciones nunca fueron reconocidas mediante indemnizaciones, sino que fueron despojos reales y violentos.

Ya en 1946, pudo verificarse, por medio de estudios estadísticos, que los despojos de tierras realizados por los altos representantes del régimen tiránico, habían producido un cambio de concentración en la propiedad agrícola-ganadera, en un grado aproximadamente del 40%

En esa cantidad ha sido estimada la proletarización de los campesinos pobres en un lapso de 10 años, de 1936  1946, como consecuencia de la reconversión de pequeños propietarios de tierras despojadas, en obreros agrícolas.

Es preciso ofrecer en este caso, la densidad de la población agrícola-ganadera de Nicaragua, según la estadística levantada en 1940 para valorar de modo más exacto ese despojo. En esa fecha fueron publicadas las cifras de 257.878 como correspondientes a la cantidad de personas dedicadas al trabajo del campo y de esa suma se indicaba que 218.142 eran trabajadores asalariados.

Para obtener también una visión correcta de la perspectiva agraria de Nicaragua, es imperativo exponer que la cantidad de tierra arable ascendió a 3,350 manzanas y de ellas corresponden a los pastizales la extensión de 162.500 manzanas.

La cantidad de tierra cultivada en aquel tiempo era de 678.686 manzanas. Es obvio observar cuánta es la enorme extensión de tierra que no ara cultivada, por consecuencia del señorío de los terratenientes y por los grandes remanentes feudales en el sistema de la producción agrícola-ganadera de Nicaragua Agréguese a estas condiciones un hecho importante: las conseciones ilimitadas otorgadas a las compañías mineras y madereras yanquis, cuyas extensiones abarcaban zonas fértiles para la siembra de cereales y productos industriales.

ELEMENTOS DE LA AGUDIZACION DE LA CRISIS DE 1949

Al conjunto de factores determinantes de la crisis, debe de añadirse el problema de crédito.

En Nicaragua, hubo, además del Banco Nacional, un Banco Hipotecario que tenía por misión fundamental otorgar créditos agrícolas. Pero como es fácil suponer sólo sirvió para allanar exigencias económicas de expansión de los miembros del equipo rector de la dictadura. Esa institución entró en serias y graves bajas en sus operaciones, al extremo que a partir del año 1947 no pod la girar sobre sus fondos; pero en cambio, Somoza y sus aliados tenía en explotación ingentes propiedades agrícolas, ganaderas e industriales con los fondos del Banco Hipotecario aún cuando éste tuviera que paralizar sus actividades, con un indicio inequívoco de la impotencia en que cayó.

Cosa similar ocurría con la sección de Créditos de hipotecas del Banco Nacional, En un 45% en función de los somocistas y de Somoza, es así como la política crediticia era al mismo tiempo concentrada en torno de los negocios de la camarilla despótica.

Cuando algún agricultor sufría trastornos que retrasaban sus cancelaciones; si era indiferente al régimen o antisomocista, inmediatamente le imponía el Banco Nacional, la acción judicial o simplemente por vía ejecutiva para resarcirse del crédito a costa de la propiedad garantizadora del mismo. Pero no era así cuando era somocista quien no cumplía sus compromisos. 

Interminable es la serie de los desafueros cometidos y también es inenarrable la suma de las complacencias y del tráfico que realizaban a través de las Instituciones Bancarias Nacionales, Somoza y los suyos.
 

EL PACTO DE LOS GENERALES
Antes de referirnos al Pacto de los Generales de los años 50, abordaremos primero, a manera de precedente, el Pacto Somoza-Cuadra Pasos.

En 1947 la Dictadura Militar Somocista sufre una crisis política. La situación interna estaba bien tensa a raíz del golpe de estado reciente contra el Doctor Leonardo Argüello. 

Una parte de la oficialidad asumía posiciones de rebeldía y se definía como defensores de la Constitución Política. Las relaciones internacionales con Nicaragua estaban suspensas, así como los préstamos y las ayudas financieras de los organismos bancarios de Washington. 

Entonces Somoza García buscaba apresuradamente un arreglo con la oposición burguesa. 

El 26 de Febrero de 1948 se efectúa el convenio entre Carlos Cuadra Pasos y Somoza García. Este convenio, que puede ser considerado como el primer pacto de la época somociana, le ayudaría a Somoza a superar la crisis de turno. 

Era una condición "sine qua non" que se procurara el reconocimiento del gobierno del Dr. Víctor Manuel Román y Reyes por parte de los otros gobiernos del continente. Se pactaba "garantía" de que habrían elecciones libres en 1951. 

Se obtenía la representación minoritaria de las Cámaras, en los Bancos y demás Entes Autónomas y en las Comisiones de Vigilancia; es decir, se lograba una representación minoritaria en el Gobierno Somocista. 

Además, el dictador acordó amnistía para tonos los reos con delitos políticos. Este pacto le costó al Dr. Cuadra Pasos la expulsión del Partido Conservador, promovida por Emiliano Chamorro y sus seguidores.

Una vez se consiguió el reconocimiento de Nicaragua ante algunos gobiernos -El Salvador, Costa Rica, Estados Unidos- y que Somoza García constató que el General Emiliano Chamorro tenía mayor poder en las filas conservadoras, los acuerdos del Pacto Cuadra Pasos-Somoza comenzaron a perder fuerza, la dictadura militar dirigida por Somoza García entra en la década de los años 50, en búsqueda de la reconsolidación y extensión de su poder económico y político. 

Aún están latentes los problemas surgidos en la crisis de la dictadura de la segunda mitad de la década del 40: pugna o contradicciones con los otros sectores de la burguesía, el fraude electoral contra el Dr. Enoc Aguado, el Golpe de Estado al Dr. Leonardo Agüello, crímenes contra miembros de la oposición, exiliados, etc. Todo esto va conformando el carácter de la dictadura como "Estado de Excepción"; es decir, una forma permanente de guerra abierta contra el pueblo.

En los años 50 se presenta una coyuntura que favorece la superación del conflicto interburgués, y permite la reconstrucción de la burguesía en su conjunto: el Grupo Somoza consolida su organización económica y surgen las organizaciones financieras que agrupan tanto al sector más tradicional de la burguesía (creación del Banco de América),  como a un nuevo sector que surge paralelamente a la expansión algodonera (creación del Banco Nicaragüense).

A la altura de los primeros meses de 1950, la oposición conservadora -que no es más que una pieza en el juego que el poder reaccion rio establece para aparentar cierta "democracia representativa" garantiza la consolidación política de la dictadura militar burguesa. 

En efecto, el 3 de abril de 1950 se firma el PACTO DE LOS GENERALES con la participación del Partido Conservador que dirige Emiliano Chamorro y el Partido Liberal que dirige Anastasio Somoza García, El Pacto asegura la total libertad de comercio que favorece decididamente a los grupos conservadores y asegura la victoria de Somoza García en las próximas elecciones. 

Estos Pactos, afirma Ortega:
"Contribuyen a crear la tiranía al mismo tiempo que garantizan su continuidad, ya que se establece que pueden ser electos para la presidencia, familiares en primer grado del tirano Somoza García". (18)

Para que el proceso de reconstrucción de los grupos económicos se diese, fue necesario crear antes, ciertas condiciones de tipo político, que permitieran superar las CONTRADICCIONES INTERBURGUESAS. El Pacto de 1950, tiene como finalidad específica crear las condiciones políticas para la superación del conflicto interburgués. 

Por medio de este Pacto, Somoza García consiguió despejar el camino para un nuevo período presidencial que se iniciaría en 1951. El Pacto contempla que en la nueva Constitución se mantedrá el principio de no- reelección. A cambio de esto, los sectores de la burguesía obtenían desde el punto de vista económico la suspensión de los controles al comercio definiéndose LA LIBERTAD IRRESTRICTA DE COMERCIO como UNO DE LOS PRINCIPIOS que se plasmarían en la nueva Constitución Política, y sobre todo la representación minoritaria del Partido Conservador -cuota de poder en la Cámara de Diputados y Cámara del Senado, Bancos, Entes Estatales, Entes Autónomos y Tribunales; entre ellos, el del Trabajo, Consejo Nacional de Elecciones, Corte Suprema de Justicia, Corte de Apelaciones ... Lo antes expuesto queda expreso en los artículos siguientes del Acuerdo Político suscrito por el Partido Conservador y el Partido Liberal Nacionalista.

Art. 40
inc. c) Cada uno de los dichos dos partidos históricos que conforme al presente Decreto tienen derecho a presentar una lista de cuarenta candidatos propietarios y cuarenta suplentes.

Inc. ch) El Partido que obtuviera mayor número de votos ganará la presidencia de la República y la lista completa de sus candidatos propietarios y suplentes a la Asamblea Nacional Constituyente.

El otro Partido ganará los 17 primeros candidatos de su Iista, con sus respectivos suplentes.

Inc. f) Los jueces electorales del Consejo Nacional de Elecciones serán designados por las respectivas Juntas Nacionales y Legales de cada Partido. Será suficiente para tener por bien hecha la designación, la comunicación firmada por el presidente y el secretario de dichas Juntas Directivas.

Inc. j) Se tendrá como Partido de la Mayoría al Partido triunfante y corno Partido de la minoría al otro.

Art. 12 En la misma sesión en que se tome la promesa a! Presidente Electo serán electos los Magistrados del Poder Judicial. Al elegirlos se dará representación a las minorías así:

Para integrar la Corte Suprema de Justicia se elegiran tres magistrados propietarios y un y un suplente del partido de la mayoría y dos propietarios y un suplente del partido de la minoría.

2o) En las Cortes de Apelaciones de Matagalpa y Bluefields el Presidente común será siempre del Partido de la Mayoría, correspondiendo al de la minoría un magistrado en cada sala.

Art. 16 La Constitución Política que se dicte incorporará el principio de representación de las minorías, el cual se aplicará no sólo al Poder Judicial en la forma que queda establecido en el artículo 12 de este Decreto, sino en todo cuerpo colegiado, incluyendo las Juntas Directivas de los bancos e instituciones de crédito del Estado y demás Entes Autónomos, así como en las misiones plurales y delegaciones a Conferencias Internacionales e integración de autoridades locales o municipales.

En los ramos de Relaciones Exteriores, Economía, Hacienda y Crédito Público se formarán Cuerpos u Organismos Asesores, con la participación dei Partido de la Minoría.

En cada uno de estos Cuerpos Colegiados, centralizados, misiones o delegaciones diplomáticas, cuerpos asesores, autoridades locales o municipales, corresponderá un miembro al Partido de la Minoría, para lo cual este Partido presentará ternas para cada cargo de candidatos idóneos ante quien compete la elección o nombramiento.

La comunicación firmado por el Presidente y Secretario de la Junta Directiva Nacional y Legal del Partido de la minoría será suficiente para tener por bien hecha la presentación de las Ternas.

Por lo que hace el Poder Judicial, también el Presidente y el Secretario de la Junta Directiva Nacional y Legal de! partido de la Minoría presentará as ternas de ley ante el Poder Constituyente o ante la Asamblea Ordinaria en su caso, a fin de que la designación recaiga en cualquiera de los candidatos incluidos un la respectiva tema.

En caso de vacantes de estos Magistrados del Poder Judicial, durante su periodo, tal vacante se llenará observando estas mismas formalidades, es decir que las ternas serán propuestas por el Presidente y Secretario de la Junta Directiva Nacional y Legal del Partido de la Minoría a fin de que tal designación recaiga en cualquiera de los candidatos incluidos en la respectiva terna, qu1rá presentada ya a !a Asamblea Nacional Constituyente o al Congreso Ordinario en su caso.
 

En la reorganización de las Juntas Locales para cumplir lo preceptuado en los párrafos anteriores se tomará como Partido de Mayoría al que haya obtenido mayor número de votos en los cantones que correspondan a la circunscripción municipal en las elecciones presidenciales de 1932.

Cuando faltare un miembro que pertenezca al Partido de la Minoría según resultado de la elección que sepracticaráde acuerdo con el presente decreto, su reposición se hará con otro de su mismo partido, siguiendo el procedimiento de ternas de candidatos reglamentado en el párrafo tercero de este artículo". (19)

O sea que, desde el punto de vista político, se conseguía para el Partido Conservador la representación minoritaria en el gobierno somocista. Vemos pues con toda claridad, que la constitución inicial de los grupos monopólicos mencionados se da cobijada por la administración estatal somocista y bajo las tensiones tradicionales libero-conservadores (Pacto Somoza-Chamorro). 

Asistimos, en general, a un proceso de fortalecimiento del Estado y del Grupo Somoza, que refuerza su hegemonía al lograr el consenso con las otras fracciones de la clase dominate. Al respecto Wheelock señala:

"En lo político se abría una coyuntura favorable para la familia Somoza al resolverles pugnas y contradicciones interburguesas en el Pacto LiberalConservador que reglamentaba el acceso de las oligarquías a las instituciones del Estado, y le daba garantías para ejercer libremente la explotación capitalista". (20)

Para 1950 la familia Somoza a base de robo, rapiña, contrabando, despojos y fraude en general se ha convertido en la familia más rica del país. Según Selser:

"En el año 1944 Somoza era el orgulloso poseedor de 51 ranchos de ganado y 46 fincas cafetaleras, siendo hasta ahora el más grande productor de café. Algunas de estas propiedades las consiguió con maniobras (—mí padre me enseñó que es mejor comprarles a los herederos)". (21)

Sin el ánimo de hacer una apologia las riquezas del dictador, queremos añadir que la fortuna de Somoza García incluía además la propiedad del Diario Novedades, la histórica mina de oro San Albino, 50% de las acciones de la Compañía Nacional de Fósforos Momotombo, 41% de las acciones de la fábrica de ropa del magnate salvadoreño -Gadala María", la Mamenic Line (Marina Mercante), La Nice (aviación), Concabesníc (Cabotaje y estibadores), además grandes propiedades donde se combinan el cultivo de caña de azúcar con la ganadería como es la gran hacienda de Montelimar, Santa Rita, Dolores, Azacualpa, El Apante, y en otras café y ganado, como La Fundadora en el departamento de Matagalpa y en otras, exclusivamente ganado, como las que poseía en la costa oriental del Lago de Granada y resto del departamento de Chontales.

En el momento histórico en que se firma el Pacto de los Generales, hay un gran desarrollo ganadero en el país, obviamente tanto en el sector mal habido, del cual es dueño Somoza García, como del sector oligárquico conservador, en el que figuran los Chamorros, Pellas, Benard, Hollman y Baltodano entre otros.

El Pacto del 50 permitió amortiguar las contradicciones interburguesas, en lo económico y en lo político. 

Y el PESO ESPECIFICO que en lo económico tenía en ese momento el desarrollo ganadero tuvo SU INCIDENCIA en la firma del Pacto, pues la oligarquía conservadora ni siquiera cuestionó la muestra de fu.rza y el desmedido monopolio que a partir de los años 50 Somoza ejerce en las ramas comerciales e industriales que lo lleva incluso a PROHIBIR EL EXPENDIO DE LECHE NO PROCESADA, permitiéndose sólo la venta de la leche de los Somozas.

Otra cuestión no menos importante es el hecho de que Somoza García se metió al negocio ganadero desde los años 40 y a la altura del 44 ya tiene el monopolio de la distribución del sebo y llevaba en efecto la venta particular de ganado a Panamá y clandestina de ganado a Costa Rica. Así, el tráfico ilegal de ganado a Costa Rica -dice Selser-:
 

"Se efectúa bajo la vista gorda de la Guardia Nacional, estando su trámite comercial a cargo de Víctor Golf, amigo del expresidente costarricense Calderón Guardia. La venta de 5.000 cabezas de ganado a Panamá en 1943 reportó a Somoza -no a Nicaragua- una ganancia neta de 20 dólares por cabeza; una ganancia análoga obtuvo en el Perú. La misma Guardia Nacional comenta las habilidades de su jefe con estos versos: "Todo lo que posee cuernos en Nicaragua, tiene cuatro patas y hace mú, es del Jefe Tacho Somoza ..., así no lo quieres tú". (22)

En los comicios verificados el 21 de mayo de 1950 el pueblo nicaragüense demostró profunda indiferencia. Los candidatos fueron Emiliano Chamorro Benard, por el Partido Conservador, y el Gral. Somoza García que concluía el período de! Dr. Víctor Manuel Román y Reyes, por el Liberalismo. Al respecto Cole señala:

"No existió acto violatorio a la Constitución, porque Somoza no estaba siendo reelecto. La jugada dei conservatismo salió muy cara y con grandes repercusiones históricas. Fué así como el Gral. Somoza se adueñó nuevamente de la Presidencia de la República". (23)

Así Somoza, a través de su Partido legalizará su participación política en los derroteros del país, a través de la institucionalización de las llamadas paralelas históricas: Partido Liberal y Partido Conservador. El Partido Liberal será el puente de contacto y negociaciones con la oligarquía reaccionaria nicaragüense, atomizando y reprimiendo cualquier otra oposición independiente. 

Las negociaciones, las Constituyentes, los Pactos, el reparto de "cuotas de poder" llenan todo este período de la historia del país.
 

"LA CRISIS DEL 54"
Después de la firma del 'Pacto de los Generales" en la década del 50, se estructuran las organizaciones económicas de la ourguesía bajo la forma de bancos privados (Banco Nicaragüense y Banco de América) que con el tiempo se convertirán en la dirección de dos grupos monopólicos: Grupo Banic y Grupo Banamérica, que junto con el Grupo Somoza forman los tres grandes, a cuyo alrededor se mueve la principal actividad económica de la burguesía subalterna nicaragüense, ya que detrás de ellos se encuentran los gigantes financieros más poderosos de los Estados Unidos: Chase Manhattan Bank, como soporte del Banco Nicaragüense, y Wells Fargo Bank, con el First National Bank of Boston, como soporte del Banco de América. Paralela a esta situación, en la región del Pacífico empieza a consolidarse, a través de la producción algodonera, las relaciones capitalistas de producción, basadas en la sobreexplotación de los trabajadores del campo.

Mientras tanto, el consenso, logrado en el Pacto del 50 dura pocos años, debido al incumplimiento sistemático por parte de Somoza García de lo acordado en el mismo. 
El Partido Conservador (Partido de la vieja y rancia oligarquía granadina) hace responsable a Somoza García de la destitución de tres alcaldes conservadores, de arbitrariedad en el nombramiento de las ternas y de hostigamiento a funcionarios conservadores. La razón principal del rompimiento se debió, sin embargo, al incumplimiento del eje básico def pacto, que era la no reelección de Somoza García y que se dieron elecciones libres en 1957. En efecto, Somoza García impulsó el movimiento de reelección desde 1953, cuando en un discurso en Estelí planteó "que si el pueblo le elegia, él aceptaría". Esto de hecho significó el rompimiento del Pacto del 50 y a partir de este momento la "oposición'" no tenia ningun medio legal para detener a Somoza García.

Los resultados del rompimiento del pacto fueron entre otros:
a.- Emiliano Chamorro ordenó el retiro de sus diputados del Congreso. Algunos de ellos acatan el pedido de Chamorro; pero la mayoría, 1idereados por el Dr. Eduardo Conrado Vado, aceptaron seguir el juego a Somoza, logrando ser reconocidos por el somocismo como partido oficial de oposición, surgiendo así lo que se conoce como "EL ZANCUDISMO" (lo que podríamos llamar con acierto los esquiroles de su partido).

b.- Según Cole Chamorro, Somoza García, aprovechando la ruptura del pacto buscó cómo ampliar su continuacion en el poder, matando de reformar la Constitución que prohibía su reelección". (24)

En 1954, el Gobierno de los Estados Unidos, siempre con el pretexto de la INFLUENCIA COMUNISTA en el área, inicia en Nicaragua un programa de ayuda militar; ya para entonces el imperialismo norteamericano había sentenciado el derrocamiento de Arbenz; con este objetivo fueron introducidos a Nicaragua numerosos cargamentos de armas, cuyo lugar de origen eran los Estados Unidos, con el propósito de ser repartidos a los contrarrevolucionarios guatemaltecos que de antemano se estaban preparando paratumbar al gobierno democrático de la CIA, que haciendo uso de gobiernos entreguistas y veñdepatria (caso de Nicaragua) sirvieran de trampolín en sus propósitos de desestabilizar y derroca- gobiernos nacionalistas que afectaran los intereses del imperialismo.

SUCESOS DEL 4 DE ABRIL DE 1954.

El "Pacto je los Generales" se rompe oficialmente en 1954 a raíz de una revuelta contra Somoza García, que fue ahogado en sangre en menos de 24 horas. En aquel momento histórico proliferaban en la región Circunscaribe dictaduras militares impuestas y sostenidas por el imperialismo norteamericano con el pretexto de opacar -según ellos- la influencia del "comunismo". Todos estos regímenes de fuerza serán famosos por sus actuaciones nefastas en sus respectivos pueblos, dejando profundas huellas de genocidio, robo, corrupción, torturas y entreguismo de los recursos naturales y soberanía a los Estados Unidos y otras potencias imperialistas. La implantación de dictaduras militares en Centro América y El Caribe dio como resultado que en algunos países naciera una organización o Movimiento Internacional llamado "LA LEGION DEL CARIBE", cuyo objetivo era ,I derrocamiento de estas tiranías para dar paso a la formación de gobiernos democráticoburgueses. Uno de sus fundadores fue José Figueres F quien acabando de llegar a la presidencia de Costa Rica en 1953, se prestó a apoyar a los enemigos de la dictadura somocista, pagándole así con la misma moneda a Somoza García, ya que éste había apoyado decididamente a los gobiernos de Picado y Calderón, que fueron derrocados por Figueres. Así en 1954, Figueres apoyó un movimiento revolucionario para derrocar a la dictadura somocista y a la naciente dictadura guatemalteca. El imperialismo norteamericano -aunque ..o estaba de acuerdo con los objetivos de la Organización Internacional, que eran los de sanea la región del Caribe y Centro América de gobiernos dictatoriales- estaba a la expectativa de lo que acontecía para intervenir en el momento oportuno.

Los integrantes del movimineto armado que quería derrocar a Somoza García estaba formado por exiliados civiles y militares de la Guardia Nacional (antiguos jóvenes) que estaban descontentos por la marginación social, militar y económica en que los tenía sumergidos Somo,a García. También participaron elementos conservadores opositores; pero en general el descontento de esta gente era oorque Somoza y sus allegados políticos, militares y financieros monopolizaban el poder político, militar, económico y social
del país. Los objetivos que perseguía este movimiento eran derrocar la tiranía somocista y establecer un gobierno democrático-burgués a través de "elecciones limpias, justas y honestas".

El golpe contra Somoza se había empezado a fraguar desde mayo de 1953. Los principales integrantes del complot eran: el excapitán Alfaro, encargado del contacto con la Academia Militar; Jorge Cárdenas, Víctor Silva, Teniente Guillermo Duarte, Capitán Guillermo Noguera (:comandante del Aeropuerto Las Mercedes), Pablo Leal, principal organizador del Plan, era el contacto con el exterior (fue nombrado por Figueres jefe del movimiento invasor). Los exmilitares: Gustavo Zavala, Adolfo Báez Bone Arrnndin Rocha, Rafael Praslin, José María Tercero, Agustín Alfaro y Manuel Bone. Entre los civiles Jorgé Rivas Montes, Luis Gabuardi, Luis Baéz Bone y varios conservadores como Emiliano Chamorro que aportó dinero y una de sus fincas para el desembarco. "Con esta acción de Emiliano Chamorro, el pueblo comprendió su oportunismo, ya que antes lo habían visto pactando con Somoza, facilitando el golpe a Argüello, y ahora conspirando contra él". (25)

La embalada de Guatemala en Nicaragua era el contacto. Las armas y los hombres desembarcaron en una hacienda de Emiliano Chamorro, ubicada a la orilla dei Lago de Nicaragua. Según Blandón:

"El 2 de abril Pablo Leal recorrería en un camión cargado de armas las principales calles de Managua, considerando esto una hazaña en la historia de los movimientos revolucionarios en contra de la dictadura somocista. Todo el complot falló, debido a que los planes a ejecutarse no eran claros y muchas veces se aplazaban o se reformaban (Primero planearon atacar el Club Internacional, donde se efectuaría una fiesta oficial, después la embajada norteamericana, donde elementos del oficialismo participarían en una fiesta, y por último convinieron en atacar la caravana presidencial, en donde Somoza García supuestamente viajaría a su hacienda en Montelimar"). (26)

Los conjurados se distribuyeron en puntos estratégicos sobre la carretera a Diriamba a esperar la caravana donde iba Somoza. Sin embargo, éste no viajó ese día a Montelimar. Esto desesperó la paciencia de uno de los participantes en el atentado, que embriagado se entregó a los esbirros de la Oficina de Investigación, cuyo jefe era el General Gustavo Montiel (futuro jefe de la seguridad). Todo el plan para ajusticiar a Somoza, García y sus hijos fue abortado en 24 horas.

La repuesta de la dictadura va a ser una represión despiadada a los miembro del ejército involucrados. Caen fusilados Adolfo Baéz Bone su hermano Luis Baéz Bone, Pablo Leal, comandante en jefe del golpe y otros militares. Sobre esta conjura comenta Delgado:

"En el plan descubierto por Somoza (cae una carta de los conspiradores en manos del gobierno, después de las acciones) se establecía el golpe se daría contando con el factor sorpresa y la audacia y moral de los combatientes. Al respecto, es interesante el análisis que hacen de experiencias anteriores: "los fracasos del pasado, por el afán de movilizar grandes contingentes humanos y material de guerra para llevar a cabo una invasión con carácter de guerra civil, nos han hecho modificar la concepción estratégica del ataque, de manera que nos permite con éxito la misión que nuestras condiciones democráticas nos han formado y que el destino nos ha confiado. Por esorápida y efectiva, basadas en las experiencias de comandos de la última guerra. Por las afirmaciones citadas se vislumbra cómo estos golpes eran concebidos como ajustes de cuentas entre la misma clase dominante, cuidando de que el pueblo sirviera en el mejor de los casos como "carne de cañón". El lema de los conjurados era: "Libertad y Justicia Social. No reelección". Poco podía esperar el pueblo de la libertad y la justicia social que podría darle la oligarquía entreguista y reaccionaria de Nicaragua". (27)

La dictadura buscó como sacarle partido al fracaso de la conjura, acusando a todos sus opositores. Cole señala al respecto.

"La rebelión fue definida por el gobierno de Somoza como un acto criminal Así lo dio a conocer Somoza García en el Mensaje anual del Congreso en abril de 1954". (28)

Este mensaje preparado por Somoza García fue solamente con el propósito de una justificación tutura para así asesinar impunemente a los alzados contra el régimen, en la intentona fallida de abril. cl fracaso del plan originó una desbandada de los opositores políticos al régimen somocista. Algunos señalados como implicados eran Emiliano Chamorro, Fernando Agüero, Pedro J. Chamorro, Enrique Lacayo Farfán.

Emiliano Chamorro y su partido negaron cínicamente toda participación en el plan de derrocar a la dinastía somocista. Por otro lado las Embajadas, en especial la de los Estados Unidos, se llenaron de exiliados. Somoza García mostró un especial interés y con ánimo de vengarse de los oficiales de la Guardia Nacional involucrados en el plan, hasta llegó a ofrecer una recompensa de CS1 5.000.00 (quince mil córdobas) para los que dieran información que llevara a la captura de cualquiera de ellos; fusiló además a todos los que cayeron en sus manos.

Los cafetales de Carazo sirvieron de tumbas a algunos que buscaron cómo salvarse de, la Guardia Nacional. Las mazmorras somocistas se llenaron de bote en bote con los opositores a Somoza. Esto sirvió al final para que el somocismo se restableciera, no así la oposición oligá quina y pequeño burguesa que se desmembró, pues la gran mayoría de sus dirigentes fueron desterrados o exiliados.

Lo que la oposición pequeño-burguesa y proimperialista perseguía era desplazar a Somoza para asumir ellos el poder económico, político y militar que éste detentaba. El movimiento armado era parte de un Proyecto político burgués que no pretendía obviamente, realizar una verdadera revolución en Nicaragua.

Pacificado el pais el dictador Somoza Garcia con la ayuda de los ZANCUDOS y la bancada somocista preparo una reforma a la Constitucion Política y en especial al articulo 186 este articulo decia que no podria ser elegido para Presidente de la Repúb;ica en el período siguiente todo aquel que habia estado en la Presidencia. 

Somoza,  inmediatamente fundó la UNOC (UNION NACIONAL DE OBREROS Y CAMPESINOS), tipo de sindicato blanco, afín a los intereses del somocismo. La fundación de este grupo por Somoza García fue con la finalidad de dar una buena imagen en esos momentos, para así cuando llegaran las elecciones de 1957 tener el consenso de las mayorías de campesinos y obreros de Nicaragua.

CONSECUENCIAS EXTERNAS DE LOS SUCESOS DEL 4 DE ABRIL

El apoyo del gobierno tico a los rebeldes y descontentos con el régimen somocista molestó al dictador, y desde entonces busco por todos lados los medios como derrocarlo. 

Con ese objetivo, el gobierno Somocista consertó una compra de 25 aviones de combate P-51 a Suecia. Esta compra de los aviones hace que la FAN se convierta en la mayor fuerza aérea de la región centroamericana. 

Por otro lado, la ayuda del imperialismo yanke había sido aumentada para favorecer y fortalecer la capacidad de combate por tierra del ejército (esta ayuda logística llegó a la suma de 600.000 dólares). 

Es así que en enero de 1955 en una franca y abierta violación a la paz, el conflicto entre el gobierno somocista y el tico se agudiza.

El gobierno somocista presto su apoyo (con algunos guardias nacionales no uniformados) a exiliados ticos, enemigos del gobierno de Figueres.

La justificación somocista para derrocar al gobierno tico era que el gebierno de Costa Rica estaba ayudando a comunistas a derrocar a los gobiernos del área que no fueran de su agrado. El imperialismo comprendiendo que este conflicto creado por la dictadura somocista podía desestabilizar la región y afectar sus intereses, no veía con buenos ojos las actividades belicosas del régimen somocista para derrocar un gobierno democrático, como el de Costa Rica; y para evitar todo este problema que se les venía encima, el imperialismo norteamericano tomó como recurso a la O.E.A Esta, a pedido de los Estados Unidos, condena la participacion de  fuerzas extrañas en el problema interno del gobierno tico y pidió a Nicaragua que cerrara sus fronteras para evitar suministros adicionales a los rebeldes ticos. El Somocismo por no indisponer a los yanques tuvo que aceptar de mala gana los dictados del imperialismo.




4 DE ABRIL DE 1954 /       La gesta del 4 de abril  / Hugo Ramón García / La Prensa
Uno de los episodios más dolorosos de la historia nicaragüense se produjo el 4 de abril de 1954, hace cuarenta y siete años, cuando perecieron asesinados veintitrés ilustres nicaragüenses.  Era el Domingo de Ramos. Los cafetales de Carazo, Brasil Grande y Cuatro Esquinas fueron escenario del martirio de aquellos patriotas de una gesta armada, para impedir la prolongación de la dictadura militar somocista mediante una reelección que contrariaba el espíritu del pacto suscrito en Managua el 3 de abril de 1950, con el caudillo del Partido Conservador de Nicaragua, General Emiliano Chamorro Vargas, denominado “el pacto de los generales”.  El objetivo de la conjura de abril” era secuestrar a Somoza García con sus dos hijos, Luis y Tacho, cuando los tres viajaran a Montelimar, situado geográficamente a sesenta kilómetros al sur de Managua a solucionar una diferencia familiar que se había dado en los hijos del dictador.

Lea sobre el asesinato de Somoza Garcia..

1- 
 
 
 

Diario Barricada, y recopilación de Aldo Díaz Lacayo 
 
 
 
 

Fruto Chamorro - José María Estrada  - Francisco Castellón  - Nazario Escoto - Patricio Rivas  - Fermín Ferrer  - William Walker  - Máximo Jerez y Tomás Martínez  - Tomás Martínez - Fernando Guzmán - Vicente Cuadra - Pedro Joaquín Chamorro  - Joaquín Zavala  - Adán Cárdenas  -  Evaristo Carazo  - Roberto Sacasa - José Santos Zelaya  - José Madriz  - Juan José Estrada  - Adolfo Díaz  - Emiliano Chamorro  - Diego Manuel Chamorro  - Bartolomé Martínez  - Carlos José Solórzano - Sebastián Uriza  - José María Moncada  - Juan Bautista Sacasa  - Carlos Brenes Jarquín   - Anastasio Somoza García  - Leonardo Argüello  - Benjamín Lacayo Sacasa  - Víctor Manuel Román y Reyes  - Luis Somoza Debayle, Dr. Rene Schick Lorenzo Guerrero, Anastacio Somoza Debayle, Daniel Ortega Saavedra, Violeta Chamorro, Arnoldo Aleman, Ing. Bolaños.