Por la no re-elección presidencial en Nicaragua.
ed@manfut.org Esta  pagina...en proceso y si puede ayudar con información bienvenidos.


Fruto Chamorro - José Ma. Estrada  - Francisco Castellón  - Nazario Escoto - Patricio Rivas  - Fermín Ferrer  -
William Walker  - Máximo Jerez y Tomás Martínez  - Tomás Martínez - Fernando Guzmán -Vicente Cuadra
-Pedro J. Chamorro  - Joaquín Zavala  - Adán Cárdenas  -  Evaristo Carazo  -Roberto Sacasa - José Santos Zelaya, 
José Madriz  - Juan José Estrada  - Adolfo Díaz  -Emiliano Chamorro  - Diego M. Chamorro  - Bartolomé Martínez  -
Carlos José Solórzano - Sebastián Uriza  -José María Moncada  -Juan Bautista Sacasa  -Carlos Brenes J. 
-Anastasio Somoza  G. - Leonardo Argüello  - Benjamín Lacayo Sacasa  -Víctor M. Román y Reyes  - Luis Somoza D,
Dr. Rene Schick Lorenzo Guerrero, Anastacio Somoza D, Francisco Urcuyo  Daniel Ortega S, Violeta Chamorro,
Arnoldo Aleman, Enrique Bolaños.

Historia de las elecciones.
 

1820 Constitución de Cádiz firmada el 18 de marzo, señaló las pautas para realizar elecciones indirectas. En noviembre, en la ciudad de Guatemala, se elaboró la Instrucción formada de orden de la Junta Preparatoria para facilitar las elecciones de Diputados y Oficios Concejiles. Las provincias del Reino de Guatemala se sujetaron al reglamento anterior. 

1820 El 24 de marzo, en la península se emitió la Instrucción conforme a la cual deberán celebrarse en las Provincias de Ultramar las elecciones de diputados de Cortés para las ordinarias de 1820 y 1821. En Guatemala, el 28 de julio, se elaboró el Reglamento de la Junta Preparatoria para las elecciones de diputados. 

1821 El 15 de septiembre se declaró la Independencia en Centroamérica. El 17 de noviembre la Junta Gubernativa del imperio mexicano publicó la Instrucción Electoral para diputados al Congreso mexicano. Después de la declaración de unión a México, en 1822, algunas provincias centroamericanas adoptaron este documento, entre ellas: provincia de Chiapas, distritos de León y Costa Rica, en la provincia de Nicaragua. 

1822 Las Provincias Unidas del Centro de América declararon su adhesión al imperio mexicano el 5 de enero. La Junta Preparatoria, en la capital del Reino, elaboró un instructivo electoral al cual se acogieron las provincias de Guatemala, Honduras y El Salvador, en la provincia de Nicaragua los distritos de Granada y Masaya. El alzamiento de Cleto Ordóñez, en Granada, había fraccionado a Nicaragua, debido a esto, leoneses, matagalpinos y segovianos votaron de acuerdo con el reglamento mexicano, y los granadinos y masayas lo hicieron con el de Guatemala.
1823 El 1 de julio se emitió el decreto de Independencia Absoluta de las provincias del Centro de América. Meses antes se había emitido una instrucción electoral para convocar a la primera Asamblea Constituyente en Centroamérica. 

1824 Para la selección del Primer Congreso se arregló un instructivo con fecha de 17 de septiembre de 1824.
1826 El reglamento Electoral que funcionó durante el período federal fue elaborado el 31 de marzo de 1826. En Nicaragua ejercieron varios jefes de Estado: Manuel Antonio de la Cerda, Juan Argüello, Dionisio Herrera, Benito Morales, José Zepeda, José Núñez y otros que asumieron interinamente. 

1838 La Asamblea Constituyente, reunida en la ciudad de León, decretó la separación del Estado de Nicaragua del Gobierno Federado, y lo declaró un Estado Libre, Soberano e Independiente. A su vez, este cuerpo legislativo promulgó la Constitución Política del Estado de Nicaragua. Con ello cambió el nombre de Jefe de Estado por el de Director Supremo, el que debía ser nombrado a través de elecciones. En diciembre, el Legislativo aprobó una Ley Electoral para la selección de autoridades supremas. 

1839-1841 Gobernaron de manera interina, Patricio Rivas, Joaquín de Cosio, Hilario Ulloa y Tomás Balladares.
1841-1843 Se realizaron las primeras elecciones de acuerdo con la Constitución de 1838. Don Pablo Buitrago fue electo por las tres cuartas partes del número de sufragantes que en su totalidad llegaban a 290. Este asumió el 4 de marzo de 1841, y concluyó su período el 1 de abril de 1843 lo sustituyó interinamente el senador Juan de Dios Orozco. 

1844 En vista que en las elecciones de 1844, ninguno de los candidatos obtuvo los votos requeridos constitucionalmente para desempeñar el cargo de Director Supremo, la Asamblea designó al rivense Manuel Pérez. Este abandonó el poder a raíz de la invasión del general Francisco Malespín, y en su lugar fue nombrado el senador Emiliano Madriz, en la ciudad de León. Por su parte, los granadinos establecieron otro gobierno en la ciudad de Masaya a cargo del Sr. Silvestre Selva. 

1845-1846 Las elecciones llevadas a cabo en marzo de 1845 dieron el triunfo a José León Sandoval, quien tomó posesión de su cargo el 4 de abril de ese año. Acusado de mala administración, dejó el poder en manos del senador José María Sanders, y más tarde lo sustituyó Hermenegildo Zepeda. Aclaradas las cosas, la Asamblea restituyó en el poder a José León Sandoval. 

1847-1849 Mientras realizaban elecciones, la Cámara de Representantes nombró provisionalmente al senador Miguel Ramón Morales. En los comicios realizados en 1847, José Guerrero, candidato a Director Supremo, no fue electo por no contar con los 2/3 de los votos requeridos por la ley. De acuerdo con lo que mandaba la Constitución para estos casos, la Asamblea Legislativa lo nombró por unanimidad. Tomó posesión en abril. En 1848, se reunió en Managua la Asamblea Constituyente para tratar de reformar la Carta Magna de 1838, esta iniciativa no prosperó ante la falta de quórum en la Asamblea. 

El Director de Estado José Guerrero, alegando problemas de salud, renunció a su cargo, y dejó el poder en manos del senador Toribio Terán. Posteriormente, la Asamblea Legislativa nombró al senador Benito Rosales para finalizar el período del licenciado Guerrero. 

1849-1852 En las elecciones de 1849 resultó triunfador Norberto Ramírez. Por diversas circunstancias de orden político ejercieron el poder en forma consecutiva: Justo Abaunza, Laureano Pineda, José del Montenegro, José de Jesús Alfaro y Fulgencio Vega. 

1853-1855 Asumió la Suprema Dirección del Estado el general Fruto Chamorro, quien tomó posesión de su cargo el 1 de abril de 1853. Fue el último de los directores de Estado electo Constitucionalmente. Convocó a una Asamblea Constituyente con el fin de reformar la Carta Magna de 1838, y, además, planteó la necesidad de cambiar el nombre de Director de Estado por el de presidente, y el de Estado de Nicaragua por el de República. En 1853 se decretó la Ley Electoral para elegir autoridades municipales. Al estallar una nueva guerra civil, la Constitución no pudo ser promulgada, y, por consiguiente, no entró en vigencia. La Asamblea nombró como presidente de Nicaragua, al general Fruto Chamorro, pero éste se hizo cargo de la Jefatura del Ejército y depositó el poder en el diputado José María Estrada. 

1- Fruto Chamorro (1853-1855)
Después de una larga carrera política que empieza como Diputado a la Asamblea estatal, en 1836, y pasa por: Senador, durante el período 1839/1842; Supremo Delegado de la Confederación Centroamericana, en 1843, conforme al Pacto de Chinandega; Prefecto y Gobernador militar del Departamento de Oriente (Granada), y Ministro de Hacienda en la administración de José León Sandoval, en 1845; y Comandante General de Armas en la administración de Laureano Pineda, en noviembre de 1851; Fruto Chamorro tomó posesión como Supremo Director de Nicaragua el 1 de abril de 1853, y casi inmediatamente trasladó la sede del gobierno a Granada.
Desde una óptica realista, proimperial, -adquirida al cursar sus estudios de bachiller en filosofía, en Guatemala, su ciudad natal, al lado de descendientes de la autoproclamada nobleza guatemalteca- Fruto Chamorro fue testigo de: la Independencia centroamericana y de la inmediata constitución de las Provincias Unidas del Centro de América; la anexión de Centroamérica a México y su posterior separación; y la constitución de la República Federal de Centroamérica. En otras palabras, en los años de cimentación de su propia posición ideológica, Fruto Chamorro fue privilegiado testigo-observador de los primeros hitos de la historia centroamericana -muy radicales en términos ideológicos, por cierto.
Sus biógrafos no explican cómo pudo estudiar en tal centro universitario, pues Fruto Chamorro -entonces Fruto Pérez-, era hijo ilegítimo de la guatemalteca Josefa Pérez, de cuna desconocida, y de Pedro José Chamorro Argüel lo, n icaragüense de la oligarquía granadina, que estudió su bachillerato en Guatemala entre 1803 y 1807, y quién decidió reconocerlo solamente hasta poco antes de su muerte.

Entonces, por su experiencia personal -potenciada por la prisión que sufrió en Granada de parte de las fuerza republicanas, en 1833, que lo acusaban de oligarca-, Fruto Chamorro hizo del orden una categoría ideológica fundamental; y consolidó esta convicción en forma definitiva cuando él mismo, en su carácter de Comandante General de Armas, tuvo que combatir el frustrado golpe de estado dirigido por Trinidad Muñoz y el Obispo, que, paradójicamente, perseguía el objetivo de instaurar la dictadura como único medio para acabar con la anarquía.
Con esta experiencia, y ya como Supremo Director del Estado, Fruto Chamorro decide convocar a una Asamblea Constituyente, para reformar totalmente la Constitución de 1838, con el claro objetivo de instaurar una dictadura constitucional que le permitiera el mantenimiento del orden en un marco legítimo: legitimidad y orden, se convertirían desde entonces en su propia divisa política, y luego del Partido Conservador, que se la apropió. La Asamblea Constituyente, que se instaló el 20 de enero de 1854, promulgó la nueva Constitución el 30 de abril del mismo año, con la ausencia de la mayoría de los diputados occidentales, virtualmente expulsados del país en noviembre de 1853.
Contraviniendo en forma radical los resultados previstos por Fruto Chamorro, Nicaragua se hundió nuevamente en el caos con la promulgación de esta nueva Constitución: los liberales, que en noviembre del año anterior habían sufrido en carne propia el despotismo de Fruto Chamorro, la interpretaron correctamente como: la restauración del poder de la oligarquía criolla, la liquidación de cualquier posibilidad de reencuentro de los Estados de la federación, y la consolidación de la alianza de ;odas las fuerzas reaccionarias centroamer-icanas.
Y es que la nueva Constitución de muy dudosa juridicidad y cuya vigencia, de todas maneras, le fue negada por el caos- disponía, entre otras medidas: 1) el establecimiento de la República, en vez de lo que hasta entonces había sido un Estado más de Centr< américa, para subrayar la independencia absoluta de Nicaragua; 2) el consecuente cambio de nombre de la máxima autoridad ejecutiva, de Supremo Director a Presidente de la República; 3) el aumento del período constitucional de gobierno, de dos a cuatro años; 4) la restricción al derecho a ser elegido Senador y Presidente de la República a la posesión de un importante capital, para limitar constitucionalmente el acceso a ambos cargos exclusivamente a la oligarquía; 5) la suspensión de las garantías constitucionales individuales, a discreción del propio poder ejecutivo, para oprimir a los liberales; y 6) la concentración de todo el poder -incluyendo el judicial- en el Presidente de la República.
Pero, además, en un alarde de abuso de autoridad, violando la norma constitucional de su propia constitución, Fruto Chamorro cometió el error de hacerse elegir (primer) Presidente de la República de Nicaragua, inmediatamente después de pormulgada la Constitución de 1854, dando así el primer golpe de estado técnico en Nicaragua.
Los liberales desconocieron la nueva Constitución y todo lo actuado a su amparo por el gobierno de Fruto Chamorro, y -con el apoyo de los gobiernos de Honduras y El Salvador-, un mes después de promulgada la Constitución, reinciaron la guerra y constituyeron su propio gobierno en León, en mayo de 1854.
Fundador de la primera y única casta política de Nicaragua; elegido Supremo Director en forma cuasi fraudelenta, con mucha manipulación de los distritos electorales y, por primera vez en la historia de Nicaragua, con el respaldo económico de la oligarquía granadina; elegido Presidente de la República de manera inconstitucional; promotor, sin proponérselo, de la guerra que parte en dos la historia de Nicaragua y que le impidió de hecho ejercer el cargo de Presidente de la República; Fruto Chamorro dio suficientes muestras de una desmedida vocación de poder sin ninguna habilidad política.
Víctima de la disentería, cuando le faltaban dieciocho días para concluir su mandato de Supremo Director, conforme a la Constitución de 1838; a diez meses de haber asumido el cargo de Presidente de la República, conforme a la Constitución de 1854, que ejerció en permanente campaña militar; contrariando el activismo de toda su vida; y cuando apenas contaba con 51 años de edad (según fecha de nacimiento estimada por sus descendientes), Fruto Chamorro murió en su cama el 12 de marzo de 1855.
Apesar de que la Constitución de 1854 nunca entró en vigencia, a partir de Fruto Chamorro todos los gobernantes de Nicaragua usaron el título de Presidente de la República.


7 de Marzo de 2004 |  El Nuevo Diario

    Exhuman restos de primer Presidente de Nicaragua

Mausoleo esperó 40 años por Don Fruto Chamorro
* Primero fue sepultado en La Merced durante la guerra nacional y luego trasladado adonde sería enterrada su esposa
* Mausoleo de mármol italiano ha estado vacío desde que lo construyeron hace 40 años
* Forman comité para actos solemnes de la histórica exhumación
 

—AUGUSTO CERMEÑO—
GRANADA.-- 
 
 

  Observan las labores de exhumación, José Joaquín Quadra Cardenal, Ernesto Horacio Chamorro Martínez, Jimmi Jarquín Avilés (descendiente de doña Mercedes Rivas) y Ernesto Chamorro Benard. 

Los restos del primer presidente de la República de Nicaragua, don Fruto Chamorro, fueron exhumados junto con los de su esposa, doña Merceditas Avilés, para ser trasladados al mausoleo que desde hace 40 años se construyó y que nunca fue “habitado”. 
Don Fruto sólo tuvo hijas: Mercedes Jacinta, Josefa, Carlota, Adela y Carmen. Esto explica el porqué son las hermanas Emilia y Adela Zavala, conocidas como las Zavalitas, las que llevan adelante el proyecto del mausoleo hecho totalmente de mármol italiano. Eso fue hace más de 40 años. 

El mausoleo se construyó y los restos no se pasaron. Aunque, según nos relató don José Joaquín Quadra Cardenal, la Juventud Conservadora hizo el intento (1957), pero no hubo el aporte económico necesario. 

Agrega JJQ que en años posteriores hizo el intento, hace unos 20 años, el joven Martín Chamorro Chamorro, hijo de don Alberto Chamorro Benard, pero el proyecto se vio frustrado por la fatalidad, ya que Martín falleció, por un ataque cardíaco, en Inglaterra. Martín ya tenía hasta la cajita de madera preciosa lista para depositar los restos del primer presidente de Nicaragua y su esposa. 
 

Huesos de don Fruto 

estuvieron en La Merced 
 

José Joaquín nos reveló, además, que las circunstancias que llevan a los huesos de don Fruto, enterrados en la misma bóveda de doña Mercedita, su esposa, tienen como antecedente el hecho de que, al morir, a la una de la mañana del 12 de marzo de 1855, no había cementerio en Granada y los restos del primer presidente fueron enterrados en la Iglesia de La Merced. 

Al morir doña Mercedita, el 12 de mayo de 1890, los restos de don Fruto fueron exhumados por primera vez, en la Merced, y depositados en el mismo ataúd de su esposa. 

En el mismo sitio fue desenterrada una placa con el nombre del presidente Fruto Chamorro, estableciendo su fecha de nacimiento el 20 de octubre de 1804, “en Guatemala probablemente...”, escribe en su libro biográfico sobre Fruto Chamorro, don Pedro Joaquín Chamorro Zelaya. 

Sobre la fecha de nacimiento de don Fruto hay algunas dudas. En el Diario Íntimo de don Enrique Guzmán (28 de enero 1891) se dice que “Fruto Chamorro nació el 30 de octubre de 1805”, basado en datos que le suministrara don Anselmo H. Rivas. 

Chamorro Zelaya dice en su libro que don Fruto “fue hijo ilegítimo de don Pedro José Chamorro Argüello y Josefa Pérez”. Las circunstancias en que nace don Fruto se dan cuando su padre, don Pedro José, “había llegado a Guatemala a completar sus estudios. Permaneció allá entre 1803 y 1807, año en que consta se recibió de bachiller...”. 

Don Pedro falleció, dejando en la cláusula 10 de su testamento plasmada su voluntad de que se continúe, después de muerto, el apoyo económico a Fruto Pérez, “niño que se haya estudiando en Guatemala”. 

No continuó su carrera como maestro porque poco tiempo después fue llamado por su madrastra, doña Josefa Alfaro viuda de Chamorro. Poco antes de morir, don Pedro habría recomendado a su esposa que “llamara a Fruto, le entregara la administración de sus bienes y le confiara la formación de los hijos...”, se lee en el libro de Chamorro Zelaya. 
 

De Fruto Pérez 

a Fruto Chamorro 
 

A la llegada de Fruto Pérez a Nicaragua, “a principios del año 1827, quizás en enero”, su madrastra, doña Josefa, le pidió que llevara el apellido Chamorro. Fruto resistía a la honrosa oferta “por amor y respeto a su madre natural, la señora Josefa Pérez, dando así, muestras de que deseaba servir sin el estímulo del interés personal y que no se avergonzaba de su madre ni de su origen humilde. Mas la viuda de su padre ordenó, y él hubo de someterse”. 

Fruto de inmediato se hizo cargo de la educación de sus hermanos: Rosendo, Carmen, Dionisio, Mercedes, Pedro Joaquín y Fernando, éste último convertido después en un célebre y heroico general, gran estratega de la batalla de El Jocote y principal ancestro de la familia Chamorro Benard y Chamorro Chamorro. 

En 1836 don Fruto fue electo diputado para la Asamblea Ordinaria, logrando entre otras cosas la creación de la Junta Promotora de Instrucción Pública y de la Universidad Oriental. Puso buenos oficios para que la universidad comprara su imprenta, siendo la primera que llega a Granada en 1841. 
 

La Constitución de 1854 
  Familiares y testigos de la exhumación de los restos de don Fruto Chamorro y su esposa, doña Mercedes Avilés, apostados a los lados de la escultura de mármol italiano construida hace mas de 40 años. 
 

Don Fruto, acompañado del diputado y Presbítero Pedro Solís “metió en cintura al poder militar”, subraya Chamorro Zelaya. El poder militar estaba representado por Bernardo Méndez, alias “El Pavo”, comandante de las Armas, puesto que había logrado “como consecuencia del asesinato del Jefe de Estado, coronel José Zepeda, el 25 de enero de 1837”. “El Pavo” era conocido como un hombre vulgar y criminal. 

Según don Emilio Álvarez Montalván en su “Recorrido Histórico de las principales figuras de la familia Chamorro”, don Fruto “fue presidente de la Dieta Centroamericana, Director Supremo del Estado y el primer presidente de Nicaragua. También fue Prefecto (1845) del Departamento Oriental, con un sueldo de 41.50 pesos al mes. El 13 de octubre de ese mismo año fue nombrado ministro de Hacienda por el Director Supremo José León Sandoval (proclamado el 4 de abril de 1845). 

Álvarez Montalván valora que “La Constitución que se dictó en 1854, creando la Presidencia de la República, se debió a las ideas de orden de don Fruto, quien fue el primer presidente de Nicaragua”. 

Escribe don Pedro Joaquín Chamorro Zelaya: “Por aquellas fechas era Managua un pueblecito miserable y despoblado, que merecía bien el modesto apelativo de villa. 
 

Comisión para realizar evento histórico 
 

José Joaquín nos revela que para realizar lo que comenzaron a las diez de la mañana del jueves en el Cementerio de Granada, con el apoyo de don Dionisio “Nicho” Montiel, se formó una comisión de personalidades, a instancias de don Ernesto Chamorro Benard, descendiente directo de don Fruto. 

Están en la misma comisión el ingeniero Mauricio Chamorro Chamorro, Ernesto Horacio Chamorro Martínez, José Joaquín, doctor Horacio Bermúdez, encargado de redactar el acta de exhumación y don René Morales Tamariz. 

En el sitio del mausoleo se ha colocado una placa con los nombres de los presidentes de Nicaragua que han sido enterrados en el Cementerio de Granada. Entre estos presidentes están Pedro Joaquín Chamorro Alfaro, Fernando Guzmán, Joaquín Zavala, Diego Manuel Chamorro y Lorenzo Guerrero Gutiérrez, entre otros. Además, está enterrado en dicho campo santo el ex presidente hondureño José Sierra.
 
 
 

Diario Barricada, y recopilación de Aldo Díaz Lacayo 
 
 
 

Fruto Chamorro - José María Estrada  - Francisco Castellón  - Nazario Escoto - Patricio Rivas  - Fermín Ferrer  - William Walker 
Máximo Jerez y Tomás Martínez  - Tomás Martínez - Fernando Guzmán - Vicente Cuadra - Pedro Joaquín Chamorro  - Joaquín Zavala  - 
Adán Cárdenas  -  Evaristo Carazo  - Roberto Sacasa - José Santos Zelaya  - José Madriz  - Juan José Estrada  - Adolfo Díaz  - Emiliano Chamorro  - Diego Manuel Chamorro  - Bartolomé Martínez  - Carlos José Solórzano - Sebastián Uriza  - José María Moncada 
Juan Bautista Sacasa  - Carlos Brenes Jarquín   - Anastasio Somoza García  - Leonardo Argüello  - Benjamín Lacayo Sacasa 
Víctor Manuel Román y Reyes  - Luis Somoza Debayle, Dr. Rene Schick Lorenzo Guerrero, Anastacio Somoza Debayle, Daniel Ortega Saavedra, Violeta Chamorro, Arnoldo Aleman, Ing. Bolaños.