,

Los proyectos Manglares-PNDR 
son los encargados de desarrollar la estrategia de ordenamiento territorial para el buen manejo de los recursos costeros del Pacífico Norte.
En la vertiente del pacífico de Nicaragua comparte con El Salvador y Honduras la formación costera del Golfo de Fonseca. Es un sistema estuarino tropical cuyo centro se ubica en las coordenadas 87° 40´00¨ W y 13° 10´00¨N. Como parte de esta formación se encuentra el Estero Real en tierras de Nicaragua el que presenta características dominantes de humedal estuarino y costero-marino.

 

La parte del sistema ecológico de humedal corresponde a la cuenca de dos grandes ríos del pacífico; la del río Negro con 773 km2 y del Estero Real (conocido también como Villanueva) de 1,919 km2.
De estas cuencas, la del Estero Real contiene 338 km2 dentro del sistema
 

PROGRAMA NACIONAL DE DESARROLLO RURAL
PNDR

Proyectos Manglares
EL ESTERO REAL Y 
ESTERO PADRE RAMOS

El Estero Real se destaca también por tener más de 18,000 hectáreas de bosque de mangles y una alta diversidad de especies acuáticas y terrestres.

“La importancia del manglar para la economía nacional y la conservación del medio ambiente, hace imperativo la realización de un estudio evaluativo, con el fin de regular la utilización de sus recursos”. 

Existen muchas clases de arboles, se pueden apreciar tipos diversos de raíces, formas de troncos, hojas y flores. 

Especies pertenecientes a distintas familias, pero con características y adaptaciones semejantes, adquiridas para poder vivir en esta franja de transición entre el mar y la tierra, bajo el influjo de las mareas. 

Los  manglares del Pacífico Norte de Nicaragua por las precipitaciones y la atmósfera sofocante, tienen una cantidad de fauna asociada como las epífitas: bromelias, orquídeas y helechos. 

Así mismo se desarrollan una infinidad de hongos y plantas inferiores sobre los troncos como sucede en un bosque de niebla. 

Los árboles de mangle producen una gran cantidad de hojas, buena parte se secan y caen con las lluvias, descomponiéndose en los estuarios y sirviendo de alimento a una enorme diversidad de organismos, principalmente larvas de camarones que raspan la cutícula cerosa que las cubre.

Las bacterias colonizan la hojarasca que de nuevo aprovechan los camarones, los cangrejos y caracoles. 

El Estero Real, ubicado en la parte noroccidental de Nicaragua, es una de las cuencas hidrográficas más importantes del país, que reúne en la actualidad la mayor parte de las camaroneras del Pacífico.

28 DE JULIO DE 2005  La Prensa  Annetta Rayo Ruiz 
Territorio mangle 

    En Estero Padre Ramos puede caminar por las playas, pasear en lancha por los túneles de mangle y caminar en el sendero de Chichigualtepe 

La lancha avanzaba entre los mangles que se apiñaban en la superficie del agua. De pronto, el grupo de turistas observó entre las raíces, dos pequeños ejemplares de lo que los lugareños llaman “champas”, una especie de cangrejos de vivos colores. El par de animalitos, al sentirse descubiertos, se alejaron con una agilidad asombrosa cruzando de una raíz a otra, hasta ponerse a salvo. 

Los miembros del grupo no ocultaron su admiración y las expresiones fueron diversas. Algunos dijeron que eran unos animalitos muy bellos, otros, que les infundían miedo, pero hubo quienes se mostraron indiferentes con la escena. 

Y así comenzó esta larga travesía minutos antes, con la emoción manifiesta de algunos y la pasividad contemplativa de otros. El grupo se encontraba en la Reserva Natural Estero Padre Ramos, ubicada a 185 kilómetros de Managua sobre la costa del Océano Pacífico entre el Puerto de Corinto y la península de Cosigüina, municipio de El Viejo, departamento de Chinandega. 

En este sitio es posible recorrer las playas de cinco comunidades integradas a un proyecto turístico administrado por la Asociación Selva, Comanejo de Áreas Protegidas (Comap) y Conservación de la Naturaleza, cuyo propósito es preservar la biodiversidad de las cinco comunidades que conforman el circuito: Jiquilillo, Venecia, Padre Ramos, Mechapa y Los Zorros. 

Desde varios puntos en el recorrido, se observan a lo lejos los volcanes San Cristóbal y Cosigüina. No obstante, lo más interesante es subir a una lancha con motor fuera de borda e internarse en los manglares, donde habita una variedad de flora y fauna. 

La gira, según las opciones que prefiera el visitante, dura entre una hora y media y dos horas, así lo indicó Carolina Díaz, una de las guardaparques de la Asociación Selva, quien nos guió en esta aventura. 

“Este proyecto va a cumplir cuatro años de estar trabajando en conjunto con las comunidades, con el objetivo de ofrecer a los turistas una alternativa diferente de recreación. En el Estero, el visitante podrá disfrutar de las aguas de las playas de las cinco comunidades que componen la reserva, tours en lanchas, caminatas por senderos de La Bayona o Chichigualtepe y hospedaje”, explicó. 

RECORRIDO POR EL ESTERO 

Aunque la ruta en lancha es más contemplativa que de acción no deja de ser interesante recorrer las aguas del Océano Pacífico, sentir la brisa que, provocada por la velocidad de la lancha, moja el rostro, los brazos y pecho, además de contemplar aves que zurcan presurosas el cielo y una que otra especie acuática, como conchas, punches, larvas de camarón, entre otras. También se observan algunas especies de aves que flotan sobre las aguas a la espera de conseguir su alimento. 

Pero la aventura no termina ahí, después de recorrer unos cuantos minutos, Martín, el conductor de la lancha, disminuye la velocidad para penetrar en el bosque de mangle. 

“Estamos entrando al túnel de mangle. ¡Hay que tener mucho cuidado con las ramas de estos árboles!”, advertía, mientras regulaba la velocidad al motor de la lancha. “No suelten las ramas bruscamente, cuidado con esa, levántenla” —repetía una y otra vez—. “Un golpe puede provocar una lesión”, decía con aire de padre cuidadoso. 

Durante el viaje, los turistas se agachaban, se recostaban unos encima de otros, se tiraban al piso del bote y sostenían las ramas para no golpearse. 

Además de guiarnos, Martín nos contó cómo algunos habitantes de la zona se han desarrollado en la pesca artesanal conocida como “champiar”. 

— ¿Qué es champiar? — le pregunté. 

— Es una forma artesanal que utilizan algunos pobladores de la zona para pescar pargo rojo. Los pescadores vienen a los manglares y capturan champas, que son unos pequeños crustáceos que residen en los manglares y que ocupan como carnada en los anzuelos. 

Aunque no tuvimos la oportunidad de ver a ningún “champiador”, sí observamos cientos de champas corriendo de arriba a abajo sobre las raíces de los árboles. 

MIRADOR CHICHIGUALTEPE 

Después de cruzar el bosque de manglares nos detuvimos en la zona de Santo Tomás, otra de las comunidades del Estero. Ahí se encuentra el mirador Chichigualtepe, un sendero que por su forma inclinada termina siendo un pequeño cerro de aproximadamente 70 metros de altura, cubierto de maleza, piedra y sencillo de escalar, ya que las piedras que están en el camino sirven de escalera y facilita el acceso. 

Este sendero está ubicado al sureste de la localidad, donde se contempla el golpeteo de las olas en las costas de Jiquilillo, Los Zorros y las camaroneras. 

De regreso a la lancha y con el sol candente sobre la cabeza, continuamos el viaje. Esta vez nos dirigimos al hotel Los Zorros, a tan sólo diez minutos del cerro Chichigualtepe, para saciar la sed y disminuir el sofocante calor de la tarde. Mientras algunos degustaban un refresco bajo la sombra de un rancho, otros observaban el vaivén de las olas que golpeaban en la orilla del muelle. 

TOME NOTA 

Cómo llegar 

La Reserva Natural Estero Padre Ramos está ubicada a 40 kilómetros de la ciudad de El Viejo, Chinandega. Se toma la carretera a Cosigüina, luego hay un rótulo que indica el giro hacia la izquierda. A 300 metros aproximadamente se encuentra Jiquilillo, hacia la derecha de esa playa se encuentra la reserva. 

Es co-manejada por Asociación Selva, ubicada del mercado de El Viejo, seis cuadras al oeste, una cuadra al sur, media cuadra al oeste, Chinandega. 

Teléfono: 88-49156 

Correo electrónico: selvanic@hotmail.com 

Los Paseos en lancha por el manglar y caminatas por el cerro Chichigualtepe, tienen un costo de 800 a 1000 córdobas por grupo, dependiendo del número de personas. 

El valor del hospedaje es de 10 dólares por persona, noche.
 
 
 
 

.

 


 

El Plan de Ordenamiento integra a las alcaldías de los municipios de Villanueva, Somotillo, Chinandega, Puerto Morazán y El Viejo. Además de incluir a técnicos, empresarios privados y cooperativas artesanales de diferentes rubros.
La estrategia de ordenamiento incluye los principales problemas de 24 comunidades ubicadas en las riberas del Río Estero Real, como la pobreza, desempleo, los niveles de erosión y degradación de los recursos naturales.   La mayoría de los habitantes sobreviven de diversas actividades, entre las que se encuentran la extracción de leña y manglares, pesca de conchas, huevos de tortuga y camarones. Por tal razón, la conscientización de la población forma parte de los objetivos del proyecto.

La Prensa, 13/11/99 Reforestan mangle rojo en Corinto RAMON CRUZ D. 
 Brigadas estudiantiles de los principales centros de estudios secundarios del Puerto, contribuyen en la recolecta de semilla de mangle rojo para reforestar los sectores en los alrededores de las islas y esteros adyacentes del municipio, de donde se extrae gran cantidad de leña para abastecer el mercado. El representante del Movimiento Ambientalista Nicaragüense (MAN), señor Richard Martínez Arteaga, dijo que este año se reactivo el programa de reforestación del manglar, logrando activar los viveros con más de 8 mil especies de mangle rojo semilla que será sembrada en los esteros donde mayor despale existe. Señaló que según estudios ambientales, se estima que el área de manglares es de 10,000 hectáreas en el municipio, del que se calcula un 80 por ciento de deterioro de las plantaciones que tienen una altura de 2 metros, considerándose que el bajo nivel de los árboles es causado por la tala incrementada en los últimos años. 
La organización ambientalista en el puerto que no cuenta con los recursos disponibles para lograr una cobertura total con las labores de protección a las áreas semidestruidas, ha recibido de parte de la Municipalidad, la Fuerza Naval y algunas empresas de pesca instaladas en la ciudad. Las islas priorizadas en el programa son: El Carmen, Los Limones, Paredones, Maderas Negras y la zona de Alemania Federal en donde se realizó recientemente un estudio sobre las causas y efectos en la extracción del mangle que realizan más de 100 personas que se dedican a dicha actividad. 
Los señores Andrés y Antonio Olivas Silva ambos hermanos dedicados a la venta de madera extraída de los alrededores de los esteros en el municipio de El Realejo, manifestaron estar claros al integrarse en las labores de recolección de semilla y evitar la destrucción del ecosistema. Al igual que otros comerciantes contribuirán al esfuerzo de MAN, llegando hasta el sitio despalado y crear los viveros para alcanzar niveles satisfactorios en la siembra de la especie Rozophora. 
"Es un proyecto a largo plazo, pero debemos comenzar a efectuar lo que nos compete, para proteger el hábitat de las conchas, punches, cangrejos, larvas de camarones y la huida de los peces, principal fauna marina que sirve además como un medio de vida para los habitantes de la zona donde el desempleo se calcula en más de un 80 por ciento, señalaron los hermanos Olivas Silva 
.
 
 
 

 14 DE MAYO DEL 2004 /  Editorial de La Prensa 
 La depredación del Golfo de Fonseca 
 
 

Este caso es un ejemplo palmario de cómo se desarrollan —perezosa y descuidadamente, con ribetes de picardía— las relaciones intracentroamericanas. Nos referimos al Tratado Gámez Bonilla firmado hace cien años entre Honduras y Nicaragua. Este documento fijaba los límites marítimos de ambos países en el Golfo de Fonseca. A pesar que la comisión mixta respectiva estableció las coordenadas de aquel trayecto, aún no han sido señalizadas. A ese respecto recordemos que lo primero que efectuaron los Estados que constituyen la Unión Europea fue solidificar la confianza negociando sus fronteras, ya que los límites territoriales es un elemento básico de la soberanía. En cambio en los países centroamericanos se habla mucho de unión cuando ni siquiera hay acuerdo de fronteras, como sucede entre Guatemala y Belice; El Salvador y Honduras; y en este caso entre Nicaragua y Honduras en lo que respecta a la bahía histórica de Fonseca. 

En efecto sigue la pesca furtiva, valiosa e impune de pescadores hondureños en aguas jurisdiccionales nicaragüenses en aquel accidente geográfico, causando no sólo graves incidentes, sino cuantiosas pérdidas al ingreso nacional. Las advertencias que ha venido formulando nuestra Fuerza Naval acerca de la presencia reiterada de esas incursiones foráneas obliga a nuestras autoridades marítimas a capturar a los intrusos, incluyendo sus lanchas, motores y aperos de pesca, además de aplicarles la multa reglamentaria. 

Es así como ese saqueo reiterado de larvas de camarones excede a los veinte millones de dólares anuales, de acuerdo con estimación de expertos. Por razones ecológicas, las hembras del camarón prefieren desovar en las aguas del golfo que bordean a los farallones pertenecientes a Nicaragua. Es posible que sea el mar más limpio y tranquilo en esos sitios, a diferencia del lado norte honduro-salvadoreño, donde hay ciénagas con alta contaminación producida por desechos orgánicos y productos químicos venenosos, vertidos por empresas hondureñas y salvadoreñas procesadoras de pescado. 

En una excursión por helicóptero en 1997 pudo observarse a flotillas de cayucos, con procedencia de El Salvador y Honduras, faenando en nuestras aguas, lo curioso es que la Cancillería nicaragüense recibe casi todas las semanas insistentes y fastidiosas solicitudes de sus contrapartes para liberar a los apresados y dispensarles cargos. También es verdad que la Fuerza Naval de nuestro país se siente frustrada cuando autoridades civiles ordenan liberar a los depredadores, devolviéndoles todas sus pertenencias. 

Lo que pasa es que los pescadores extranjeros se sienten impunes y contestan con metralla los requerimientos de nuestra Fuerza Naval para suspender sus incursiones ilegales. Un día de éstos se armará un intercambio de disparos, ocasionando pérdidas humanas que pudieron evitarse. 

Para prevenir esos incidentes, un canciller de nuestro país en 1997 se empeñó en que fuesen colocadas de común acuerdo con Honduras boyas luminosas permanentes tipo Sentinel, que indicasen nuestros límites en el Golfo de Fonseca. Con esa medida se intentaba terminar con el pretexto de que no había manera de distinguir, donde termina Honduras y empieza Nicaragua en la mencionada bahía histórica. En realidad desde hace una centuria, se establecieron unánimemente todas las coordenadas que indican el referido límite a partir del portillo de Teotecacinte, hasta el punto medio de una línea vertical que va de la parte más meridional de la isla del Tigre, al sitio más septentrional de la península de Cosigüina, dividiendo en el trayecto por partes iguales las aguas del Golfo de Fonseca. 

Felizmente hubo en aquel año de 1998 en Honduras un Ministro de Relaciones Exteriores quien entendió lo razonable de la posición nicaragüense. Convino entonces en señalizar el golfo. Al efecto ambos cancilleres lograron que la República China en Taiwan donase medio millón de dólares para ejecutar esos trabajos. Fue así como los dos altos funcionarios inauguraron e1 29 de mayo de l998 la boya maestra que serviría de reparo a las demás. Desde entonces esa tarea ha sido bloqueada por los intereses de empresas hondureñas en la zona, con influencia en los altos círculos de ese país. ¿Estaremos dispuestos a seguir dejando que nos despojen de nuestro patrimonio?

7 de JUNIO de 2004  El Nuevo Diario

Recorriendo el estero PADRE RAMOS
Este lugar de aguas claras y tupido bosque de manglar, con senderos acuáticos que pueden disfrutarse desde una lancha, se ha convertido en el paraíso de especies amenazadas con la extinción como la Andora Grandis (Casco de burro), es también un sitio que no puede dejar de visitar si quiere conocer en Nicaragua el lugar donde el mar y la tierra se abrazan. 
Haydee Brenes F.

Las lanchas son el transporte y la fuente de ingresos de los habitantes de padre Ramos dedicados a la pesca. 

EL VIEJO, CHINANDEGA -El ruido del motor fuera de borda de la lancha que nos conduce por el Estero Padre Ramos es el único que rompe con la armonía de los sonidos del manglar. 

El sol se muestra tímido tras un espeso manto de nubes dando al agua un tono casi rosado, es una hermosa mañana y el viaje de 185 kilómetros desde Managua hasta aquí ha valido la pena. 

El Estero Padre Ramos es una de las 76 áreas protegidas del país que fueron escogidas por poseer ecosistemas únicos. Está ubicado en el municipio de El Viejo, departamento de Chinandega, entre el puerto de Corinto y la península de Cosigüina. En lancha en menos de una hora usted puede llegar a las costas salvadoreñas donde la población de este lugar sostiene un fluido comercio. 

Antes de llegar a la exuberante belleza del manglar es un deber hacer una estación en el Parque Ecológico Tezoatega, un pequeño hotel de campo con cinco cabañas a cargo de la organización SELVA. 

“Desde hace trece años la organización SELVA (Somos Ecologistas en la Lucha por la Vida y el Ambiente) posee el co-manejo de esta área protegida con el apoyo del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARENA), después de mucho tiempo implementando la conservación, tareas de educación ambiental, viveros y reforestación, decidieron ingresar al ecoturismo”, expresa José Alberto Gutiérrez Martínez, miembro de SELVA. 

En el manglar 

Una vez ubicados en la lancha estamos listos para iniciar el recorrido por parte de las 18 mil hectáreas que tiene de extensión esta reserva que incluye como parte de sí el manglar, el cuerpo de agua del estero y parte del mar. 

“El estero Padre Ramos está separado del mar por dos penínsulas alargadas, posee dos playas arenosas propias para aquellos que gustan del oleaje. Venecia al oeste y Jiquilillo al este. Cada una de estas playas tiene 15 kilómetros de largo por 200 a 800 metros de anchura, separadas de la bocana del estero que tiene 500 metros de ancho”, expresa Gutiérrez Martínez. 

Sin embargo, la mayor riqueza del estero está en los ramales o caletas conocidas como: Mechapa, Puerto Arturo, Santa Rita, Jobo Dulce, La Virgen, San Cayetano y otras ramificaciones tales como Quilaca, El Tintal, Champerico, Chichigualtepe y El Chino. 

Desde la altura 

La altitud del estero Padre Ramos es de 40 metros sobre el nivel del mar, sin embargo en el cerro Quilaca se puede observar toda la grandeza del estero y sus alrededores pues está a 140 metros sobre el nivel del mar. 

Escalar este cerro es un poco difícil por lo inclinado del terreno y las espinas que se entierran en la piel, pues no hay un sendero definido, sin embargo los guardaparques de SELVA tienen proyectado que el próximo verano ya estará preparado uno con mejores condiciones. 

“A diferencia del estero Real que puede tener algunas características similares, las aguas del estero padre Ramos son más limpias porque la erosión no ha acarreado sedimentos pues es alimentado por pequeños riachuelos que se encargan de mantener siempre las aguas limpias”, expresó Gutiérrez Martínez. 

Los lapos de Venecia 

Erving Caballero tiene 27 años de edad, toda su vida a transcurrido en la propiedad de su familia dedicada a la ganadería a orillas de las playas de Venecia. 

A pesar del esfuerzo realizado por el MARENA y SELVA, esta finca es el único sitio en toda el área protegida donde se pueden observar iguanas rojas conocidas como lapos. 

“Los lapos son las iguanas de la tercera edad --explica Caballero--, aquí se prohibió hace como 17 años que se cazaran y por eso las podemos disfrutar, también tenemos pequeños reductos de tihuacales y conchas en el lado del estero”. 

Para disfrutar de las arenas blancas de Venecia se debe hacer un recorrido de 15 minutos, si la marea está baja tendrá suerte y podrá pasar sin mojarse, pues en medio del islote aunque el terreno es sólido hay grandes árboles de mangle en cuya raíces se observan brillantes montículos de sal producto de las llenas constantes. 

En Los Zorros 

La playa de Jiquilillo en padre Ramos es la que está más desarrollada en cuanto a servicios turísticos de hoteles y restaurantes pero hay otros esfuerzos en la parte interna del estero, como “Los Zorros”. 

“Los Zorros es una propiedad familiar que mide alrededor de una manzana y media. Comenzó a funcionar hace año y medio, teniendo buena aceptación, pues tenemos precios accesibles de 30 dólares la cabaña, que incluye tres opciones: dos pescados fritos en el almuerzo, dos desayunos típicos o un recorrido en lancha por el manglar”, explica el señor Omar Orozco, administrador del local. 

Un nombre con tragedia 

El estero padre Ramos es el más remoto entre los esteros que se encuentran sobre la costa del Pacífico, tanto que en algunos mapas antiguos ni siquiera figura, pese a ser uno de los más extensos sobre ese litoral. 

El nombre de este lugar fue dado por los pobladores en honor al sacerdote Francisco Ramos, de la parroquia de El Viejo, que pereció ahogado en las aguas tranquilas del estero en el siglo pasado. 

Algunos vecinos, a manera de leyenda, relatan que el demonio se le apareció al padre Ramos cuando en una lancha se dirigía a una comunidad para evitar que bautizara a más gente. 

Sin embargo, sea cual sea la forma en que murió, lo que sí está confirmado por los historiadores es que el sacerdote se oponía firmemente a la dictadura del general Tomás Martínez, quien lo desterró hasta ese lugar donde las personas celebraron la llegada del sacerdote progresista que trabajó duro para que los jóvenes fueran a la escuela. 
 
 

El tiempo 
 
 

* En una lancha, el recorrido puede tener una duración de dos horas si incluye la escalada al cerro Quilaca. El tiempo pasa rápidamente escuchando las explicaciones de los guías, de quienes se aprende a diferenciar entre las cuatro especies de mangles que hay en el lugar. 

* También es una opción la observación de aves como el pelícano, la codorniz, la cocoroca, vandadas de loras, chocoyos, fragatas, es un buen pasatiempo. 

* En los islotes del manglar aún se pueden ver a los venados colablanca, cusucos, pequeños pumas, zorros miones, ardillas, mapaches y uno que otro pez de las 16 especies registradas en la zona. 
 
 

------------------------------
 
 

10 de Julio de 2006 - El Nuevo Diario
 Biodiversidad y desarrollo sostenible
Paraíso de humedales 
Venimos de una semana dedicada al medio ambiente, una más con sabor a depredación que a agradecimiento. Es tan urgente el llamado a corregir nuestra relación con la naturaleza, que todavía vivimos un estado de emergencia contra la explotación irracional de madera y recién se aprobó una ley que castiga los delitos ambientales, pero aun así, todavía hay motivos para celebrar

Tania Jiménez Penha 

Tania Jiménez/END.- Árbol de almendro con nido, la principal especie forestal donde anidan y se alimentan las lapas verdes, una de las especies forestales más explotadas en la zona después del cedro real y la caoba, y milagrosamente no está incluida dentro de las especies en veda. 

RÍO SAN JUAN
Los humedales son ecosistemas frágiles, pero en la medida que se impulse una política de Estado para su conservación, manejo y protección, las comunidades asentadas en sus riberas también desarrollarán sus propios mecanismos de protección y control.

Dejamos el Día Mundial del Medio Ambiente con un añejo sabor a depredación, crecimiento de la frontera agrícola, tala de recursos forestales para crecientes áreas de pastoreo, cambio del uso de suelos sin ningún control gubernamental e incentivos de parte del Estado para aumento del hato ganadero y monocultivos como la palma africana en áreas de vocación forestal como Río San Juan, sumado a esto, el constante deterioro y contaminación de los cuerpos de agua.

No obstante a ese “panorama oscuro” en nuestra región, todavía tenemos motivos para celebrar. Contamos, por ejemplo, con la cuenca hidrográfica más grande de Centroamérica con 41 mil 638 kilómetros cuadrados, que además de ser considerada 
un puente biológico natural entre América del Norte y América del Sur, es también el recurso hídrico que tiene mayores posibilidades de conservación y uso potencial como un corredor turístico en la Ruta del Agua

Sitios para conservar especies 
Según el trabajo realizado por el Grupo de Humedales-Nicaragua (GTH-NI), entre los humedales de importancia internacional o sitios Ramsar figuran 133 países, entre ellos Nicaragua, que ingresó en 1993. Nuestro primer sitio Ramsar fue el Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, situado en el vértice sureste de Nicaragua en Río San Juan; luego en el 2001 designaron como parte de esta convención a siete nuevos sitos Ramsar para completar ocho en total, los que se encuentran a lo largo de todo el país.

En Nicaragua son sitios Ramsar los Cayos Mískitos y las franjas costeras inmediatas en el Atlántico Norte, el lago de Apanás – Asturias en Jinotega, el delta del Estero Real y llanos de Apacunca en Chinandega, el Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, el Refugio de Vida Silvestre Río San Juan, el Sistema de Humedales de San Miguelito en Río San Juan, el sistema de humedales de la Bahía de Bluefields en el Atlántico Sur y el sistema de la laguna de Tisma entre Managua y Granada
Entre los mejores humedales 
En términos de mayores extensiones declaradas humedales de importancia internacional, en Centroamérica, Guatemala ocupa el primer lugar con cuatro sitios Ramsar, cuya extensión territorial es de 502,707 hectáreas; seguido muy de cerca por Nicaragua con ocho sitios y una extensión de 405,502 hectáreas de humedales.

En Río San Juan contamos con 171,475 hectáreas de ecosistemas de humedales. En este departamento se ubican tres de los sitios Ramsar de importancia internacional: el Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos, el Refugio de Vida Silvestre Río San Juan y el Sistema de Humedales de San Miguelito.

El Refugio de Vida Silvestre Los Guatuzos es un paradisíaco lugar ubicado en la costa sur del Lago Cocibolca. Limita al este con el río Medio Queso, y al oeste es fronterizo con la comunidad de Colón, en el departamento de Rivas. Su extensión es de 85 mil hectáreas. Éste es uno de los humedales mejor conservados de Nicaragua y del Istmo Centroamericano; funciona como corredor biológico de la flora y fauna de los bosques húmedos tropicales, pero su importancia principal radica en ser el itinerario principal de aves migratorias y endémicas
Un espectáculo natural 
En este refugio se encuentra el Centro Ecológico de la Fundación de Amigos del Río San Juan, Fundar, donde podrá descubrir el humedal y disfrutar del avistamiento de aves con más de 400 especies.

Durante esta época del año es cuando eclosionan los huevos de algunas maravillosas aves y se puede observar en todo su esplendor la camada de juveniles de garcilla, guairones, gallinitas de playa, espátulas rosadas, martine pescadores. Aquí se pueden encontrar también mamíferos, incluyendo jaguares, peces, anfibios y una gran variedad de reptiles.

También cuentan con un orquidiario, mariposario y una crianza de caimanes, manejado por pobladores de la comunidad. Podrá recorrer senderos en el humedal, y si le sobra adrenalina, también su puente colgante y navegar el río Papaturro en kayak.

Ahora, una buena recomendación son las caminatas por las madrugadas si desea ver aves. Puede optar por hacerla nocturna si no le teme a los caimanes. Todo este maravilloso mundo podrá conocerlo a través de gente de la misma comunidad que trabaja en dicho proyecto y se ha convertido en especialista de su medio ambiente
Tras los recursos sostenibles 
Según Norwing Tórrez Cardoza, director de Fundar, trabajan en adecuar el desarrollo local sostenible con las diversas categorías de manejo de estas áreas. “Antes no existía este enfoque, ni se planteaba la zona para promover el turismo, ni se veía como una forma de convivencia de sus comunidades. Ahora se trabaja en eso”, dijo.

Para el especialista, la conservación y el uso sostenible de los recursos biológicos, los planes de desarrollo municipales, los planes de ordenamiento territorial y la inversión pública desde el gobierno central deberían estar centrados en el desarrollo de estas áreas, que si bien es cierto poseen grandes componentes de conservación, tienen inmensas oportunidades de desarrollo que no están siendo aprovechadas en su totalidad
¿QUÉ ES UN HUMEDAL?
Los humedales son aguas estáticas como lagos o corrientes como ríos; pueden estar situadas en la costa o tierra adentro, en montañas o en llanos; ser naturales o construidas --como las represas--, también puede contener agua salobre o salada, dulce, ácida o alcalina.

O sea, pueden ser marismas, lagos, ríos, pantanos, llanos anegados, llanuras aluviales, bosques de manglares o bosques inundados, playas de arenas o arrecifes coralinos, ciénagas, represas, estuarios o ríos subterráneos, todo este paraíso inundado de agua, cuya biodiversidad es envidiable.

Se consideran sitios Ramsar según la Convención de 1971 los ecosistemas que representan verdaderos refugios de conservación para la flora y fauna que habita en ellos, pero principalmente son los sitios que protegen el hábitat de las aves acuáticas. 
 
 
 
 

 

Venga y disfrute de los deliciosos mariscos

Hermosa extensa playa localizada a 12 kms de El Viejo. 151 Kms desde Managua, Nicaragua

BUSALMAR  A JIQUILILLO ?
Cada hora desde la estacion de buses en Chinandega..Mercado en El Viejo.
Comunican con taxis intermunicipales desde Managua.

 Bienvenido a Jiquilillo
Cooperativa de Pescadores de Jiquilillo.



Toma tus vacaciones en NicaraguaJiquilillo te espera        Catedral Nuestra Señora de Santa Ana                 ECOTOUR             alcaldes de Chinandega