NiKa CyberMunicipio          El Viejo



Virgen del Hato

Patrona de Nicaragua

ORIGEN

 VIEJO LA CAPITAL DEL MARIANISMO

LOS MILAGROS DE LA PLATA

El arte de la platería en Nicaragua

El 13 de mayo de 2001, la Conferencia Episcopal de Nicaragua  oficializa en la Basílica Menor del municipio de El Viejo el nombramiento de Patronal Nacional a la Virgen del Trono o Concepción de María

22 de  noviembre hasta el 8 de diciembre
"Lavada de la Plata"
Tradicion llevada a El Viejo el 21/5/1585 por el Fray Pedro de Zepeda y Ahumada, hermano de Santa Teresa de Jesús.  quien se proponía llegar a Perú, pero fue impedido de continuar su curso por un diluvio en el puerto de El Realejo. Al no poder abandonar la imagen, el colonizador la donó a la congregación franciscana que estaba en el templo de El Viejo en esa época; la parroquia y al convento de San Francisco.
          LOS MILAGROS DE LA PLATA 

         Desde que el cristianismo llegó a nuestro continente, la población indígena fue obligada a dejar de creer en ídolos de piedra y madera con representaciones morfológicas de animales y otras deidades, para aceptar la nueva religión. 

             Cinco siglos después que el cristianismo llego a nuestro  continente la población creyente cris se aferra a la fe que  tiene en la Corte Celestial, por eso, cuando tiene algún problema o sufre alguna fatalidad, recurre al santo de su  devoción para pedirle interceda en su defensa, concediéndole un “milagro” para recuperar salud, bienestar, amor perdido,  libertad, bonanza económica, seguridad familiar, etc. 

             Para pagar estos favores celestiales, los solicitantes  depositan en el nicho del santo milagroso un “milagro” hecho de plata, que representa la parte del cuerpo, en caso de enfermedad, o el tema de su petición satisfecha o por cumplirse. 

             Así se pueden encontrar en los templos de todo Nicaragua, santos llenos de bracitos, manitos, enfermos en cama, ojos, pies, corazones y otros órganos en miniatura labrados en  plata, los que representan las partes afectadas de parientes por los que se pide la intervención divina para su recuperación. 

             También se pueden encontrar bueyes, perros, casitas,  mujercitas, varoncitos, carros, avioncitos, manos, cabecitas,  soldados, cañones, chanchitos, vaquitas, barquitos, familias, espadas, los que se prenden en el manto de la Virgen o son pegados en alguna parte que pertenezca a la imagen de la que el promesante es devoto. 

LA CAPITAL DEL MARIANISMO 

          Y es que por casi 20 días, El Viejo se convierte en el centro de la atracción religiosa más importante del país: el digno homenaje a Nuestra Señora del Trono, Patrona de Nicaragua. 

             Las actividades religiosas se iniciaron con la salida de la Virgen del Hato, desde su santuario en una localidad situada  a 50 kilómetros de El Viejo, luego con la inauguración de la Primera Exposición de Arte Sacro y Orfebrería, el novenario  viviente a la Virgen de La Concepción del Trono, hasta culminar con la tradicional “lavada de la plata”, a realizarse como todos los años, el 6 de diciembre. 

             Peregrinaciones, romerías, cánticos y oraciones acompañan a los promesantes que este año suman más. Se espera que  unas diez mil personas visiten La Basílica Menor, un templo de vieja data que construyeron los españoles a su llegada a América y en donde se le rinde tributo a la madre del  Redentor del Mundo. 

             Este es el inicio de la preparación de los devotos marianos para su propia conversión, actividad con la que cierra la Iglesia Católica el Año Jubilar. 

             LA LAVADA DE LA PLATA 

             Una de las tradicionales fiestas de mayor concurrencia en el país es la “lavada de la plata”, que se desarrolla el 6 de diciembre, posterior al novenario que todas los días antecede  a la mayúscula actividad, quizás la más organizada y asistida del todo el país. 

             Para el Obispo de la Diócesis de Occidente, Monseñor Cesar Bosco Vivas Robelo, la “lavada de la plata” podría remontarse desde el Evangelio. La Virgen María ocupa un prominente lugar en la vida del Redentor y es la persona que lo acompañó hasta la Cruz. 

             La Virgen María vino a América con nuestra religión y continúa estando en el corazón de quienes aceptamos su lugar como madre de Dios, dijo el prelado. 

             La “lavada de la plata” es un signo de entrega que los cristianos damos a la madre del Creador, a ella le  pertenecemos y como buenos hijos cuidamos de sus  pertenencias, la atendemos como se atiende a una madre, de  quien siempre esperamos una respuesta a nuestras necesidades, manifestó. 

La purificación de los objetos sacros es parte del pago de una promesa que se cumple, limpiando todos los ornamentos del templo, ya sea con ceniza, crema o alcohol.Todas estas piezas de plata son ofrendas dejadas por los colonizadores, criollos e indígenas a lo largo de 4 siglos. Las joyas son lavadas por promesantes el 6 de diciembre, entregándoselas a la Guardia de Honor de la virgen, formada únicamente por mujeres solteras, quienes son las encargadas de vestirla y alhajarla para que luzca sus mejores galas el día de su gran fiesta: el 8 de diciembre.



             HISTORIA DE LA VIRGEN DEL TRONO 

             La antigua historia y el fervor religioso de la Santísima Virgen del Trono, Nuestra Señora de El Viejo, tiene su arraigo siglos atrás. Con toda probabilidad se asegura que el templo está ubicado en el espacio geográfico que perteneció al poderoso  Cacique Agateyte, que dominó El Viejo, en su vasta extensión de 1306 kilómetros cuadrados, el mayor de los trece municipios de Chinandega. 

             La imagen fue traída a nuestras tierras por Pedro de  Ahumada, a su paso por Nicaragua donde se detuvo en El  Realejo y El Viejo entre los años 1562 ó 1563. 

             La Virgen es vestida el 5 de diciembre, en una ceremonia especial donde participan la Mayordoma de las fiestas, Odily Orellana Zapata y algunas Hijas de María de mayor trayectoria en la organización. 

             La vestimenta se corta en pequeños trozos, los cuales se entregan a las personas más devotas y son guardados como  reliquias o como recuerdo de la visita a estos actos piadosos. 

             El 6 de diciembre, momentos antes de la “lavada de la plata”, se realiza la bajada de la Virgen, de manos del Obispo de la Diócesis, ante los feligreses que en un mar humano visitan el Santuario nacional. Es un acto lleno de júbilo y donde muchos de los presentes emocionados derraman lágrimas. 



 


 








             La imagen de la Virgen del Hato, 
Es una réplica de la Virgen del Trono, su diferencia se basa en que la primera lleva un sombrero ranchero y la segunda la corona real. 

             Cuenta la historia que esta imagen encontrada en los  alrededores de la Ermita del Hato, es la creación de  creyentes católicos que no podían llegar hasta El Viejo a rendirle tributo a Nuestra Señora del Trono, y ese era el lugar más accesible para que miles de campesinos se concentraran para rendir honor y gloria, a la Reina de los  Cielos y Tierra. 
Hacienda El Hato de la Virgen

Esta hacienda fue donada por familia Venerio que la ofreció a la Inmaculada de El Viejo en el siglo XVIII, en reconocimiento por un favor recibido. El párroco de la  época mandó a hacer una imagen, réplica de la viejana, para colocarla en una ermita que se había edificado en la finca. 

Esta imagen se quemó en el siglo pasado y se realizó una segunda réplica que es la que se conserva actualmente.

La hacienda El Hato es administrada por un Consejo de Indios autóctonos de la zona.Anualmente se celebra, la famosa romería que moviliza una gran cantidad de peregrinos que dura aproximadamente una semana y  recorre varias comunidades del departamento de Chinandega hasta finalizar en El Viejo, adonde llega el último domingo antes de comenzar la  novena de la Purísima.  Con atuendos tradicionales como el sombrero con lienzo  rojo y la varita quemada como bastón, que es el símbolo de los peregrinos que llegan a pagar promesas por gracias recibidas. 

Basado en reportaje de Orlando Valenzuela
             y Carol Munguía La Prensa 11/26/00

DATOS HISTORICOS 

Datos de la aparición de la Virgen de Fátima 

Apareció por primera vez el 13 de mayo de 1917. 

En un sitio llamado Fátima, en Lisboa Portugal. 

Durante seis meses consecutivos apareció nuevamente en el mismo lugar, fecha y hora. 

Los niños pastores que tuvieron la gracia, fueron Lucía, Francisco y Jacinta. 

El mensaje fue: “Rezar el rosario todos los días para alcanzar la paz
 

Catedral
Nuestra Señora 
de Santa Ana

ECOTOUR




 Muerte 
del 
cacique Diriangén

   La leyenda de la Virgen del Hato enseña que la original imagen desapareció misteriosamente después que se desató un incendio en el cobertizo donde permanecía relegada, pero que el indio Etanislao Cantillano, artesano de la casta, talló con sus manos la imagen actual, que ahora es venerada y peregrinada por toda la geografía nacional.


   5 de Diciembre de 2000 | El Nuevo Diario
                 Antiguamente llamada Tezoatega
                 Lavada de la plata en ciudad de El Viejo
                  Dr. Heriberto Carrillo Espinoza 

                 En la ciudad de El Viejo, a cinco kilómetros de Chinandega, desde hace más de tres siglos, cada seis de diciembre, se lleva a cabo una fiesta que se ha  venido celebrando una devoción constante hacia la imagen de la Virgen  Inmaculada Concepción de María que también es conocida como la Virgen  del Trono o Virgen de El Viejo. 

                 Para este día no hay diferencias de ninguna clase, todos los verdes,  colorados, rojos, amarillos y negros se juntan en una sola fiesta religiosa y cultural, siendo esta vez unidos todos, tal como se une el tradicional grito de
               ¡Quién causa tanta alegría!

¡La de María!
ORIGEN 

                 Acerca del origen de esta imagen, que ojalá haya sido enviada por la Carmelita Descalza, Santa Teresa de Avila, también llamada Santa Teresa de  Jesús, es justo aclarar que las informaciones, declaraciones y crónicas  recopiladas sobre este suceso, han sido documentadas a partir de argumentos  contados como leyendas, ya que luego de analizar los informes de historiadores e investigadores, encontramos un sinnúmero de contradicciones, hay unos documentos afirmando que la imagen la portaba un anciano, mientras otros plantean que era un joven, algunos documentos refieren que murió y fue enterrado en un convento del poblado, mientras otros testimonios  dicen que dicha persona se embarcó hacia Perú. 

                 Es tan compleja la tarea de esclarecer este acontecimiento, que aún no se ha podido encontrar un testimonio verdaderamente legítimo que confirme el parentesco entre los principales personajes involucrados, inclusive no se ha  podido comprobar concretamente si en realidad esta imagen la portaba un hermano de Santa Teresa de Jesús, así como el año y la fecha exacta en que se produjo su llegada al poblado. 

                 El documento histórico de mayor antigüedad que trata de explicar «de cómo  vino a El Viejo, la Virgen que bajo suadvocación se venera en este pueblo», es un testimonio de personas honorables que se conserva en el Archivo Parroquial del Santuario de la Virgen de El Viejo, fue firmado el 18 de agosto de 1673 y hacen saber que en diciembre del año anterior tuvieron en sus manos un libro antiguo en el cual estaba una información hecha y autorizada por Fray Benito Rodríguez, con fecha del cinco de enero de 1626, quien daba constancia que la imagen «la había traído un hermano de la Bienaventurada Santa Teresa de Jesús, y esta les hizo gracia y donación a los Religiosos de San Francisco de aquel convento, en el cual murió y se enterró, y allí afirman los testigos de bajo juramento, unos que lo habían oído decir, y  otros que lo habían leído en el mismo Instrumento,...», no se precisa la fecha en que ocurrió el suceso y finalmente sobre el tema que nos interesa en este  documento, los testigos se limitaron a continuar abordando que dicho libro antiguo les servía de instrumento informativo, de constancia y registro y que casualmente fue incendiado en marzo de 1673, una noche en que los pobladores viejanos temían un asalto de piratas estacionados en las islas de la ensenada de Amapala. 

                 Es lamentable que se carezca de un testimonio de similar antigüedad que  certifique la fecha en que fue llevada la imagen de la Virgen a su Santuario en El Viejo, para poder efectuar investigaciones cronológicas más detalladas y con menor riesgo de confundirse entre las leyendas que se acostumbran a  tejer en las tradiciones orales. Es en este documento, en que básicamente se  basan casi todos los demás datos, informaciones, testimonios, crónicas, suposiciones, teorías, hipótesis y deducciones que han tratado de aclarar algo  respecto al origen de la Virgen de El Viejo, con la particularidad de experimentar cambios en algunos pormenores de sus argumentos. 

                 LA LEYENDA 

                 A pesar de lo anterior, algunos historiadores aún suponen que puede ser cierta la leyenda de que la imagen de la Virgen fue traída por un hermano de Santa Teresa de Jesús, entonces, sin prueba alguna, deducen que fue traída por Don Pedro de Ahumada (1521-1589), ya que fue el único de sus hermanos que apareció en conquistas en América Central, Nueva España y la  Florida, especulándose que tuvo que ser en 1562, cuando tenía 41 años de edad, ya que por ese año es que posiblemente transitó por Centroamérica rumbo a América del Sur, donde vivió algunos años, antes de retornar a Avila, España, donde falleció en el año de 1589. 

                 Fray Severino de Santa Teresa, en su obra «Vírgenes Conquistadoras de  América» refiere que Don Joaquín García de Icabalceta, historiador crítico de México, escribe: «Pedro de Ahumada, en 1562, fue mayordomo de Martín Cortés, que le administraba los bienes en Nueva España, mientras él andaba  por acá». También, nos dice que poco después de esa fecha se traslada a la  ciudad de Pasto (Colombia) al lado de su hermano Hernando, pues en actas capitulares de esa ciudad -6 de septiembre de 1563- existe este dato: «En este Cabildo los dichos proveyeron a Pedro de Ahumada, vecino de esta ciudad, un pedazo de tierras en el ejido de ella». 

                 Sin embargo, es muy curioso que en 1586, cuando Fray Alonso Ponce, Comisario General de la Orden de San Francisco en las Provincias de Nueva España, visitó la Provincia de Nicaragua, el Fray Antonio de Cibdad Real, su Secretario, hizo una amplia crónica sobre El Viejo y entre otros aspectos, describió que su Convento era una casita de paja de aposentos bajos, con, paredes de caña embarradas de adobe que no estaban terminadas e inclusive  se refirió acerca del origen del nombre del poblado a partir del viejo cacique  que gobernó el lugar, pero no abordó absolutamente nada sobre la existencia de la imagen de la Virgen en el pueblo, mucho menos sobre su origen y de su llegada al mismo, lo cual nos obliga a suponer que en esta época aún no había acontecido la llegada de la imagen a El Viejo. 

                 También, resulta curioso que en 1613, cuando Fray Antonio Vásquez de Espinoza visitó la Provincia de Nicaragua y describe el pueblo de El Viejo como «uno de los mayores que hay en la Provincia de Nicaragua, con once linajes, barrios o parcialidades y cada uno con su Ermita; además, hay un Convento de San Francisco, con guardián y tres o cuatro religiosos», habla de su cielo, de la naturaleza, su fauna, su flora, sus frutas y sus volcanes, pero tampoco refiere nada sobre la imagen de la Virgen en El Viejo, lo cual nos hace parecer que por este año aún no se había efectuado la llegada de la  imagen de la Virgen a nuestra localidad. 

                 No obstante, aunque algunos historiadores afirmen que con el devenir del tiempo, la verdadera historia del origen de la imagen de la Virgen y su llegada a El Viejo se fue distorsionando hasta ser contada como leyenda, es importante conocer que el pueblo viejano se satisface y le resulta placentero disfrutar del rico legado histórico que, con el pasar de los años, la gente de diversas partes ha aportado a este pueblo. 

                 En la actualidad, la celebración de la Lavada de la Plata de la Virgen de El  Viejo es considerada como la más original y tradicional fiesta religiosa de  Nicaragua, donde se confunde un profundo fervor católico con una increíble veneración y humildad de un pueblo que todavía lleva en sus entrañas una  sencillez admirable. 

                 Las estampas de su fiesta tiene sus atractivos especiales, sobre todo porque no se parecen a otras en Nicaragua, puesto que es la única fiesta donde la población lava las reliquias de valor espiritual y material (cáliz, copones, coronas, frontal, peaña, resplandores, palios y miles de pequeños objetos de oro y plata entregados por creyentes a la Virgen simbolizando milagros por favores recibidos). 

                 En esta ocasión se puede observar el misticismo y lo popularmente folklórico  de las personas más humildes del pueblo y los romerillantes que se  entremezclan en el rito sagrado de lavar el oro y la plata de la Virgen, valiendo la pena ver esos rostros curtidos por el sol, que manifiestan expresiones de constricción y fervor. 

                 Se dice que esta costumbre surgió entre nuestros antepasados en tiempos de la colonia, cuando el santo Cura solicitaba el auxilio de los indios de la comunidad en las labores de mantenimiento y demás oficios demandados por  la antigua iglesia parroquial, los indios recibían a cambio ciertos privilegios de  carácter religioso. 

                 Entre tales privilegios destacaba casarse frente al altar mayor con el manto de la Virgen del Trono al descubierto para poder admirar a ella durante la  ceremonia matrimonial. Otro favor religioso consistía en participar anualmente en el lavado de las joyas de la Virgen de la ciudad de El Viejo, este acto se efectúa cada seis de diciembre, porque la imagen debe lucir sus joyas limpias en ocasión de «la gritería» (siete de diciembre) y durante el propio Día de la  Virgen ( ocho de diciembre). 

                 Según la historia, para el año de 1663 ya habían obsequios a esta imagen  religiosa; las «andas» en las que se coloca la tumbilla que se encuentra en el  camarín cuando es sacada en procesión, es de plata sólida y lleva la siguiente
                 inscripción: 

                 «Hiciéronse estas andas el año de 1663. Hiciéronse de las limosnas que dieron los españoles. Hízolas el maestro Francisco de Castellón. Hiciéronse por mandato del Padre Guarne y el Fray Juan Meléndez». 

                 La Virgen del Trono en su altar mayor posa sobre una peana (peña), la cual  fue regalada en el año de 1678 por el capitán español Francisco de Aguirre, en agradecimiento por haberle salvado la vida cuando su barco zozobró a la  altura de Cabo Gracias a Dios, donde arribó su barco desmantelado. 

                 También, en el altar mayor hay espacio para colocar tres frontales, en el centro del altar y frente al consagratorio, está un frontal de plata sólida donde  reza la siguiente inscripción: 

                 «Este frontal está a cargo y devoción del capitán N. D. Nicolás Ambrioso de  Uriacho. Hizo el año de 1703 para nuestra señora de los milagros del pueblo de El Viejo»; con relación a los otros frontales, se dice que fueron instalados en la iglesia de San Felipe y la Catedral, ambas de León. 

                 DEBAJO DEL ALTAR NACE UN VERTIENTE 

                 Debajo del altar de la Virgen se supone que nace un vertiente subterráneo que  recorre una distancia de 400 metros, cruzando por el parque y yendo a caer en el río de El Viejo, en el paso del puente «El Limón». A ese permanente  manantial o acueducto subterráneo llegan los peregrinos a traer agua  procedente del altar mayor para medicina de los moribundos o bendición de  los recién nacidos. 

                 Según el periodista Alberto Medina, de origen viejano, quien escribió la obra «Efemérides Nicaragüenses», este desfiladero fue encauzado en sus primeros  treinta metros en 1795 por el español José de Salvador Intendente de  Nicaragua, quien fue el primer urbanizador de las calles de El Viejo y Chinandega, luego fue canalizado en otros 100 metros cuando se construyó el  puente «El Limón» en forma de cruz por el Ministerio de Construcciones  Nacionales, durante los años 40-50. 

                 Antes de comenzar el acto de la Lavada de la Plata -el seis de diciembre- es imponente ver el recibimiento que la población ofrece desde las cinco de la mañana, a los miles de visitantes centroamericanos y del interior del país, quienes son saludados por un reventar de pólvora y con símbolos alusivos a la  ocasión. 

                 Asimismo,, las personas que fueron «priostes» de San Roque, organizadores del folklore nativo, maestros de escuela y entendidos de la cultura autóctona, acompañados con música auténticamente viejana brindan sus aportes artísticos alusivos al momento, porque la Lavada de la Plata es la fiesta más  distinguida de nuestras tradiciones religiosas. 

               Dr. Heriberto Carrillo Espinoza   Correo electrónico: odalys@ibw.com.ni 



        29 de Enero de 2001 |  El Nuevo Diario

                El arte de la platería en Nicaragua 

                 —Julio Valle-Castillo—

                 En diciembre de 2000 y   enero 2001se  inauguraron y
                 clausuraron dos exposiciones de «Arte sacro» en Nicaragua,  para celebrar el final del  Jubileo o Año Santo.  Una en El Viejo, Chinandega, en la  iglesia de la Inmaculada Concepción de María y otra en la iglesia de Nuestra Señora de Candelaria, Diriomo, ambas organizadas y curadas por sus respectivos párrocos, el padre Rodrigo Urbina y el padre Mario Campos. Iniciativas que hay que aplaudir porque crean conciencia en la ciudadanía y en las instituciones  culturasles sobre el patrimonio artístico de la nación, ya sea privado, ya sea estatal, ya sea eclesial, que necesita mantenimiento, puesta en valor y estudio, para evitar su tráfico, pérdida y su maltrato. Aunque todo  arte es sacro en muchos sentidos, este arte sacro se refiere  principalmente al arte colonial, o sea, de la cristianización española en  nuestras tierras desde el siglo XVI y comprende imaginería, platería u orfebrería, pintura y mueblería, todo un conjunto de objetos destinados a  la liturgia, al culto interno y externo y a la ideologización entre la masa aborigen. Arte español o peninsular en muchos casos, arte criollo de  América, de los talleres de México o Nueva España,Guatemala , Perú y Ecuador y arte mestizo y popular, ya producido por indígenas o  mestizos de las provincias, que generaron una corriente imitativa y a su  vez, propia, con rasgos que revelaban nuestra identidad. Este arte sacro debería en próximos montajes ofrecerse, con fines didácticos  como lo que es, el arte barroco del nuevo mundo. Hoy, queremos  presentar a nuestros lectores y al público en general, el arte de la platería de Nicaragua, en unas cuantas muestras escogidas de la exposición del Diriomo. Pertenecientes a las iglesias de la Diócesis de Granada, Rivas y Boaco, sustentan el decir de los críticos de arte que el trabajo de la plata nicaragüense de los siglos XVII, XVIII y hasta del XIX,  es de excelente calidad, algo que no suele saberse como debería en nuestro país. Si bien es verdad que Nicaragua no tiene minas de plata, la plata que trabajaban nuestros artesanos y plateros procedía de  México y del Potosí. El diseño lleno de arabescos que encuadran, líneas  mixtas, motivos florales o vegetales, medallones con imagenes de la   Virgen María, los apóstoles y santos y alegorías y emblemas teológicos, las dimensiones de las láminas de plata montadas sobre bastidores o  marcos de madera y el labrado, calado y relieves documentan la indole  artística y barroca de estas piezas. Es de notar, que muchas de estas  piezas conservan el sello de los quintos del rey, lo que respalda su autenticidad, antiguedad y puede prestarse para la historia fiscal de la Colonia. 

                 FRONTAL DEL ALTAR Plata repujada, cincelada y parcialmente
                 dorada. Obra del platero Guerra, Antigua Guatemala, hacia 1730. Lleva
                 los quintos reales y la marca del platero. (Foto de primera página a 8
                 columnas, parte inferior) 

                 CUSTODIAS SOBRE EL ALTAR 

                 Plata dorada, ornamentada con pedrería. Desde el siglo XVII, se introdujo el modelo de custodia que  representa el sol, en clara alegoría a Cristo, como luz que ilumina el  mundo. Tres de estas custudias son de diseño similar  adornadas con cartelas que representan los símbolos de la pasión del Señor. Ultima mitad del siglo XVIII. Otra de  Plata dorada ornamentada con pedrería, esta fechada en 1611. 

                 CUSTODIA «LA GRANDE» Data de España, posiblemente de 1787, fue robada el 23 de Septiembre de 1945. Encontrada en pedazos el 17 de Noviembre de 1945. Reconstruida por Mons. Rafael A. Reyes con el valor de 1,450 córdobas. Diriá, 30 de Junio de 1946. Orfebre: Antonio  Pecorelli. Ultima restauración. Pbro. Augusto Ríos. Orfebre: Claudio Otero Castro, 1997. 

                 Cédulas del padre Mario Campos, cura de la Iglesia parroquial de Diriomo

La Conchita, Patrona de Nicaragua
* Será una de las romerías más grandes en la historia de Nicaragua
* Instituciones públicas en comités de apoyo adelantan los preparativos
 —Melba Sánchez —
 Con una solemne misa campal el próximo 13 de mayo, la Conferencia Episcopal de Nicaragua dará por oficializado en la Basílica Menor del municipio de El Viejo el nombramiento de Patronal Nacional a la Virgen del Trono o Concepción de María, donde asistirán sacerdotes de todo el país para celebrar el magno acto litúrgico. 
Los comité de apoyo encabezados por la Iglesia Católica de Occidente, Policía Nacional, Bomberos, Cruz Roja y Boy Scouts, informaron a EL NUEVO DIARIO que miles de peregrinos de todo el país llegarán en romerías desde un día antes para estar presentes en dicho evento. 

"A todo el pueblo Mariano de Nicaragua se ha venido trasmitiendo de generación en generación que Nuestra Señora de la Concepción de María o Virgen del Trono es la Madre de todos nosotros, pero será hasta el próximo 13 de mayo a las diez de la mañana que la Conferencia Episcopal de Nicaragua que dará por oficializado su nombramiento", dijo Monseñor Rodrigo Urbina, cura párroco de la Basílica de El Viejo. 

El sacerdote destacó que dicha celebración es motivo de alegría para la feligresía de la nación que se reúne todos los seis de diciembre para celebrar la Lavada de la Plata, y reveló que el 12 de mayo a las seis de la tarde el clero de Occidente bajo custodia policial, previniendo cualquier acto de violencia, compartirá con los fieles católicos la Santa Eucaristía Mariana . 

La solemne misa campal que encabezará Monseñor Bosco Vivas, obispo de la Diócesis de Occidente, se llevará a cabo en el costado sur de la Basílica Menor y luego de finalizado el acto litúrgico los feligreses cargarán la imagen de la Virgen del Trono para llevar a cabo una procesión por las principales calles de El Viejo.