Muerte 
del 
cacique Diriangén
Welcome to the great 
VOLCANO ADVENTURE in Nicaragua..... 
RESERVA NATURAL VOLCAN COSIGUINA
La Reserva Forestal del histórico Volcán Cosigüina está ubicada a 80 kilómetros Noroeste de la ciudad de Chinandega.
El Cosigüina es un volcán situado en el extremo Nor-oeste del Municipio de El Viejo, Departamento de Chinandega, que se erige como una atalaya de la Cordillera de Los Maribios, cuya península se adentra entre el Océano Pacífico y el Golfo de Fonseca..


Jamás la tierra ha bostezado con tanta furia, afirmaba Balbi en su geografía universal.

El notable científico Charles Darwin, en su libro "Viaje del Beagle", nos relata como una curiosa coincidencia, que en la noche anterior a la explosión del Cosigüina, hicieron erupción también los volcanes Osorno y Aconcagua de Chile.




La península de Cosigüina era en aquel entonces una tierra poblada de impenetrables bosques,

La Reserva en ese entonces estaba casi despoblada de habitantes,

En ese tiempo, la Peninsula del Cosiguina estaba sin embargo muy poblada de ganado, ocupada por 2 fincas denominadas Cosigüina y Sapasmapa, donde unos cuantos campesinos tenían a su cuido enormes hatos ganaderos.

Después de la erupción las casa-haciendas de Cosigüina y Sapasmapa quedaron bajo tres metros de arena, igual que toda la región de la Península. A la sazón murió casi todo el hato ganadero, igual que la mayoría de los campesinos, sofocados por las cenizas y los gases venenosos.

Vecinos del Puerto Potosí en la Peninsula del Cosigüina.


los vientos alisios de Enero.
Fué una circunstancia de que la famosa erupción ocurriera en el mes de Enero, es uno de los meses más ventosos del año en la latitud de Nicaragua, y cuando los vientos alisios soplan invariablemente hacia el Oeste, aunado al hecho de que la península de Cosigüina se encuentra precisamente en el extremo Occidental del país, contribuyeron a que la erupción del volcán que tenía dimensiones apocalípticas, se sintiera con más furia en las poblaciones de El Salvador y Honduras, ubicadas en las orillas del Golfo de Fonseca.

El fenómeno duró casi una semana, pero los 3 primeros días después del 20 de enero fueron los más violentos, cuando se proyectó hacia el cielo una aterradora e inmensa columna de gases y cenizas, surcada de relámpagos y acompañadas de truenos aterradores, fuertes temblores y retumbos que se
suscitaban frecuentemente.

La voluptuosa y mortal nube se dobló sobre el Golfo de Fonseca, impelida por los vientos alisios,descargando su venenoso contenido sobre las costas de Honduras y El Salvador, especialmente sobre los municipios de Choluteca, Nacaome, Goascorán, La Unión, San Miguel, Meanguera, y la Isla del Tigre situada a 35 kilómetros hacia el noroeste del
Cosigüina.

En relación a Nicaragua, tenemos relatos orales que se han transmitido de generación en generación
entre los pobladores de la ciudad de El Viejo, situada a 55 kilómetros hacia el Este del Volcán, y que
fue uno de los sitios más afectados, al extremo de que la torre sur de la Basílica se derrumbó como
consecuencia de los fuertes temblores.

También tenemos testimonio en las crónicas del canónigo Desiderio de la Cuadra, a la sazón responsable capitular de la Diócesis de Nicaragua, con asiento en la ciudad de León. Asimismo, tenemos información adicional del coronel Juan Galindo, la que fue enviada desde Guatemala.

De acuerdo con la visión del Vicario Cuadra, la erupción dio comienzo a las 6 de la mañana del 20 de enero de 1835, y desde El Viejo se observaban bocanadas de humo y ceniza mezclada de arena negra, con retumbos y relámpagos.

El historiador José Dolores Gámez relató que las explosiones de los gases comprimidos se escucharon
los días 20 y 21 hasta la ciudad de Masaya y Rivas, en dirección contraria al viento.

Asimismo los pobladores aledaños a El Viejo, vieron levantarse en lontananza una sábana de fuego,

El fenómeno también observado desde Nueva Segovia.
En ésta foto se pueden observar ya las nuevas generaciones de Cosigüinitas.

  Cosigüina: 165 años de la erupción más violenta en Nicaragua

Este volcán que se encuentra ahora adormecido desde hace 165 años, al hacer explosión el 20 de enero de 1835, con una fuerza de dimensiones "coloso-nuclear", dejó muestras de un ensayo del juicio final. Sus cenizas llegaron por el norte hasta México y por el sur hasta Colombia.
Sergio Lopez Saenzz
"La erupción del Cosigüina fue del tipo Pliniano, muy semejante a la producida por el Vesubio en el año 79 D. C., que destruyó la famosa ciudad de Pompeya"
Fue un fenómeno indudablemente excepcional, y la magnitud de esta explosión no tendría parangón en América, si no fuera por la erupción aún más portentosa del monte Katmai, que reventó en Alaska en 1912 y arrojó al exterior el doble de materiales volcánicos.
El sabio alemán Alejandro Humboldt, hombre de características polifacéticas, en su recorrido por América, pasó por Nicaragua vía El Realejo en el año 1802, realizó una excursión al Cosigüina, lo escaló hasta su cúspide cubierta de niebla y descubrió que el coloso medía 4,376 metros de elevación en ese entonces. Ahora su altura mide unos 800 metros de altura.


Eduardo Manfut en la excursión de Diciembre del 2006, las laderas forman un cono muy profundo, este cono parte ocupado por agua, que forma una laguna preciosa, limpia y muy poco visitada.

La empinada travesia es pesada y el calor que se colecta en este cono pueden ser un atentado para aquellos sin el debido entrenamiento y ademas chequear si su salud esta excelente, no es para cualquiera, y deben de ir equipado para soportar altas temperaturas. La fauna ha encontrado aqui un Refugio natural que debido a la dificil travesia pocos se atreven a bajar.

LA ERUPCION LLEGA A SU CLIMAX
Pocos minutos después de la medianoche del 23 de Enero cuando todos se reponían de tantas horas de angustia, terror y desesperación, se escuchó una poderosa explosión, acompañada por un violento temblor, y fue el momento del clímax, cuando la cúspide del Cosigüina,La Montaña desapareció fragmentada en billones de pedazos arrojados al cielo, y así fué como colapsó sobre la base del volcán, originando el gigantesco cráter que hoy se admira en la cumbre truncada.
Tanto la explosión, como la onda sísmica se propagaron al unísono e hicieron saltar de sus camas a toda la población de Centro América.
El sonido de la explosión rebotó en la atmósfera y fue escuchado a 2,000 kilómetros a la redonda.

El Vicario Cuadra expresó en su momento que a las 2 de la madrugada del día 23, hubo un temblor muy fuerte y dilatado, que hizo concurrir a toda la feligresía hacia los templos a pedir y rogar misericordia, y a las 9 de la mañana no había más que una luz remisa, que con dificultad se veía a las personas que circulaban por las calles.
Al mediodía era igual, no se veía casi nada, ni la palma de la mano. Según las versiones de la época, a la tres de la tarde de ese día, la oscurana había llegado a Rivas y Jinotega, y momento después toda Nicaragua estaba sumida en una inmensa oscuridad que duró 36 horas.
El temor se generalizó en El Viejo, Chinandega, Chichigalpa y El Realejo, donde no sólo llovió cenizas, sino también arena y una rayería que hacía temblar y llorar al más valiente, máxime cuando la atmósfera se llenó de gases y cenizas, y el rugir subterráneo, equivalente a mil cañones disparando bajo la tierra al mismo tiempo.
El historiador Scherzer en su libro sobre Centro América, menciona que los animales más salvajes vagaban asustados por las calles de los pueblos, igual que sus habitantes y las reses de las fincas vecinas, y narra a continuación muy elocuentemente "como en los días del diluvio, el terror universal había impuesto una paz entre los seres de la tierra, pues los leones, tigres, lobos y coyotes salían del bosque tropezando con los conejos, los venados y las palomas, las que se posaban junto con los gavilanes y otras aves rapaces en los aleros de las casas".
Después de la erupción, cuentan los historiadores locales, los campos quedaron llenos de cadáveres de animales, personas y especialmente de pájaros, todos ellos habían sucumbido ante la presencia de los gases venenosos.

Y con esto quiero relatarles que la experiencia del turismo, el turista quiere ese camino de tierra, polvoso y dificil, algunos inversionistas de estos lados pretenden construir una Ruta Dificil para el Turista de Aventuras buscando desafios. No siempre es correcto el modernismo en el negocio del Turismo. Lo malo es manchar esos troncos secos que hacen de un camino algo especial, mancharles con pinturas rojas y membresias de supuestos partidos politicos responsables.




Durante la erupción la mortandad también se extendió al mar. En las playas se encontraba un "sembrío" de peces, tiburones y toda clase de animales acuáticos.

En muchos lugares los campos quedaron cubiertos de varias pulgadas de ceniza y arena, las fuentes de agua se secaron y el ganado casi en su totalidad pereció.
El historiador Gámez nos relata que ante aquella incomprensible y además increíble situación, los notables de León convocaron a un cabildo donde todos coincidieron en la necesidad de echar al vuelo las campanas de todas las iglesias para levantar el ánimo de la población, sumida en aquella espantosa e infernal oscuridad, y disparar cuantos cohetes, pistolas y rifles tuvieran a mano para contrarrestar con todo ese estrépito la fuerza de la erupción.
Se creía que las ondas sonoras, producidas por toda la artillería en acción, eran capaces de abrir un boquete en la atmósfera, y así pudiera entrar un poco de aire puro y fresco.
El Vicario Cuadra nos relata también que la consternación y perturbación se reflejaba en todos los rostros, convencidos que había llegado el juicio final, y que aquel 23 de enero las iglesias se llenaron de fieles y penitentes, y que como 100 parejas que vivían amancebadas corrieron a buscar al cura para realizar un casorio en masa para arreglar cuentas con la Iglesia.
Las mujeres desesperadas corrían como locas gritando sus arrepentimientos por los pecados cometidos. En León y Granada todos los santos sin excepción alguna, fueron sacados de la Iglesia para que vieran con sus propios ojos lo que estaba pasando.
En muchos púlpitos se echó la culpa por aquel desastre, al ateo y liberal Francisco Morazán. Los rones, y todo el licor en general se agotó en esos días, pues la gente se acompañaba de algunos tragos para levantarse el ánimo, inclusive algunos predicadores en aquellos momentos aciagos se hacían acompañar por una disimulada botella de brandy. Todo el mundo se perdonó las ofensas, las deudas y las enemistades. Para aquella época, aquel año se denominó "El año del polvo".
"EL AÑO DEL POLVO"
Las poblaciones de los Estados Centroamericanos quedaron cubiertas bajo varias pulgadas de polvo, la península de Cosigüina estaba sumida bajo un sudario gris de 3 metros de espesor. El polvo suspendido en las capas atmosféricas siguió cayendo en toda Centroamérica hasta el 31 de enero.
Como una compensación a tantas calamidades, desgracias y muertes, el invierno de aquel año de 1835 fue excepcionalmente copioso y refrescante, la nueva vegetación se levantaba deliciosamente verde, exudando agradables resinas y suaves aromas.

                    Una laguna se empezaba a formar en las profundidades del gran cráter recién abierto. Los celajes de los atardeceres de aquellos días eran bellamente impresionantes, como consecuencia de los rayos crepusculares, que al atravesar las capas de polvo volcánico, se descomponían en un abanico de matices, y se formaban figuras en abstractas policromías.

                    Para la Navidad de aquel año polvoso, eruptivo y calamitoso, la naturaleza les regaló a los nicaragüenses, la visión onírica del Cometa Haley, que surcó el firmamento como un arco de luz y esperanzas.

                   Después de la gran erupción del volcán, numerosos exploradores acudieron al lugar a contemplar los efectos dejados por el fenómeno apocalíptico, entre los que se cuentan al capitán inglés, diplomático y arqueólogo, Edward Belcher, y otros exploradores y geólogos.

AUTOPSIA AL COSIGÜINA
Sin embargo, la verdadera autopsia del volcán fue en el año de 1949, realizada por el vulcanólogo Howell Williams, de la Universidad de California, quien recorrió la zona palmo a palmo, recolectando y analizando los materiales arrojados por el coloso en su tremenda erupción.

De acuerdo con Williams, la erupción del Cosigüina fue del tipo Pliniano, muy semejante a la producida por el Vesubio en el año 79 D.C., que destruyó la famosa ciudad de Pompeya. Gran parte de ese material arrojado por los cuatro costados, procedía del magma del interior del volcán.

Casi todos los productos fueron arrojados al aire en forma de partículas muy finas, acompañados de gases y polvos ardientes. Curiosamente no hubo emisión notoria de lava. La erupción se caracterizó por su inesperado desarrollo, alcanzando el clímax en pocos días, y declinando rápidamente hasta su completa extinción.

Según los analistas y geólogos, la erupción fue debida a una súper-vesiculación del magma, lo que significa que todo el material ígneo en el seno del volcán, sufrió una violenta y rápida efervescencia, como cuando se agita una botella de cerveza y de forma inmediata se destapa, seguida de una serie de violentas explosiones que pulverizaron todo el material volcánico, expulsándolo como "spray".

Entre las erupciones volcánicas de tiempos históricos, pocas han mostrado una tan drástica distensión
del magma, como consecuencia de una súbita efervescencia.

 La Prensa, Mosaico 18/01/00



25 de Agosto de 2002 |
               Evitar saqueo de flora y fauna, acuerdan por concenso
                Moratoria en Volcán Cosigüina
                * Zona está definida como Parque Nacional
                * Deforestación es principal problema
 

                —Ramón Cruz Dolmus—
                   CHINANDEGA.-
 

                Una moratoria indefinida, que cumple con todos los requisitos legales
                aplicará el Ministerio de Recursos Naturales y del Ambiente (MARENA)
                en la zona del Volcán Cosigüina en el Municipio del Viejo, acción
                destinada para frenar el saqueo de los únicos recursos naturales que
                existen en toda la zona definida como Parque Nacional.

                El titular del MARENA, Ing. Jorge Salazar Cardenal quien visitó las
                zonas de Potosí, El Rosario, Punta de San José, áreas aledañas al
                Volcán Cosigüina, constató que el principal problema es la
                deforestación.

                Los permisos no se están usando de la manera correcta, ya que la
                única fuente de madera que existe está dentro de la reserva forestal.
                «La medida como MARENA es declarar una moratoria de
                aprovechamiento dentro de la reserva del Cosigüina, pero si no
                establecemos los sistemas de control no vamos a lograr nada»,
                expresó el Ministro.

                «Hubo un consenso de representantes de 18 comunidades, propietarios
                privados de áreas protegidas y la municipalidad y están de acuerdo de
                dictar la moratoria en toda la península de Cosigüina», indicó.
 


 CONSTRUIRAN CASETA DE CONTROL
Como parte del proyecto en la protección de los recursos naturales se
                hará un convenio con la Alcaldía Municipal, INAFOR y el MARENA, para
                establecer los mecanismos de control. Desde ya se estableció la
                construcción de una caseta de control para evitar la salida de camiones
                cargados de madera a como ha estado ocurriendo de manera continua.

                «Ya se cuenta con todo los materiales para edificar la caseta y la aguja,
                una vez que este puesto comience a funcionar se prohibirá el
                aprovechamiento de recursos madereros ni de fauna explicó el Ing.
                Salazar Cardenal.

                A este programa se incluye la delimitación de toda el área protegida en
                el Cosigüina, trabajo que se hará en conjunto con técnicos del INETER
                que posee los equipos especiales para ejecutar esta obra y así poder
                delimitar y poner los mojones.

                En este proyecto se incluyen los planes de manejo del área, labor que
                permitirá tener un control efectivo sobre el estado ecológico de la
                reserva, además que ayudará a saber cual sería la mejor forma de
                manejar todos los recursos. Para este trabajo están destinado 95 mil
                dólares, expresó el Ministro del MARENA.

 senderos para los turistas

Carol Munguía / La Prensa / 9/6/04

Especies en peligro de extinción, como la lapa roja, lora nuca amarilla, tortuga marina y cuajipales, comunes en la reserva natural del volcán Cosigüina, son mediante un proyecto comunitario que impulsa el organismo Luchadores integrado al Desarrollo de la Región (Lider).

La reserva del volcán, que representa uno de los últimos bastiones del trópico seco para albergar fauna migratoria y estacionaria, con una singular belleza y riqueza biológica incalculable, es ofrecida como un destino turístico donde se pueden realizar largas caminatas.

Tanto la Fundación para la Conservación de los Peces y la Vida Silvestre (NFWF) como el Servicio Cristiano por la Paz (Eirene) están apoyando a Lider, que capacita y da asistencia técnica a un grupo de pobladores de la comunidad La Piscina, dedicados a actividades asociadas al ecoturismo.

Tomasa Campos, beneficiaria del proyecto, optimista con la llegada de tour operadores y algunos visitantes, comenta que hay necesidad de proteger la densa zona boscosa con su flora y fauna, “pues los que habitamos en esta comunidad debemos vender su belleza y heredar un fruto verde a nuestros hijos”, sostiene.

Santos Hilario Sánchez, coordinador del proyecto, asegura que está por finalizar la construcción de un centro para visitantes con cabañas de alojamiento, piscina de aguas termales y senderos de interpretación.

El ingeniero Edwin Paniagua, coordinador del grupo Lider, considera que este proyecto es una ventana de oportunidades para la conservación de la reserva del Cosigüina y una alternativa de empleo para los campesinos quienes ahora cuentan con una fuente alterna de trabajo.

Catedral
Nuestra Señora 
de Santa Ana