Colecciones manfut.org ++++++++ Bienvenidos.. Nicaragua en cada lugar... Algo Especial..++++++++ Indice de Chinandega Nicaragua

MUNICIPIOS DE CHINANDEGA 
CORINTO CHINANDEGA NICARAGUA
www.manfut.org  en cada lugar... algo especial..






Cronología de Corinto
  alcaldes de Chinandega
más sobre Corinto
 

"CORINTO DULCE PUERTO POR SIEMPRE", 
según la bella expresión de Rubén Darío, había quedado solitario.

A CORINTO

Eres el pan de mi mesa; 
faro de mi sentimiento; 
inspiración, pensamiento, 
cuando mi alma sueña o reza.

Pues, soy beso que te besa 
en la distancia hecho amor; 
olfato que el buen olor 
de tu nombre siento y sigo, 
para estar siempre contigo 
con cariño y con honor.
 

Así, te voy recordando
y en el corazón sintiendo 
cuanto yo te estoy queriendo,
y más que queriendo amando.

Si yo he de vivir soñando, 
-soñar es corno revivir
soñando quiero seguir 
eternamente, y soñar 
que estoy usando tu mar 
de almohada para dormir.

Siento en sueños que navego 
los colores de tu mar,
y veo que al arribar 
es a tus playas que llego.

Mi carga entonces te entrego 
consistente en pedrerías, 
que labran mis fantasías. 
Y al regresar de mi sueño, 
te me vienes con empeño, 
justo a la par de Azarías.
 

¿Cómo verte sin el santo 
que de luz quiso cubrirte?. 
No hacerlo así, es concebirte 
como pueblo sin encanto.

Pues Azarías es canto
tan hermoso como el mar; 
es el sistema solar 
en que gira tu emoción; 
y es el madre corazón
que te enseñó a bien amar.

Mi barca lleva, serena, 
rumbo recto, fiel, constante, 
pues, la guía el comandante 
de una meta justa y buena.

Con esa meta en mi vena 
salí, cuando me alejé.
Y, por ser hombre de fé 
que creo en la lealtad, 
jamás dejé la amistad
tuya ni la de Pallais.
 

Salí, llevando el tesoro
de un grande y bendito hogar, 
donde me enseñó a rezar  una madre, alma de oro.

En él, mi padre el decoro
del trabajo y del honor
me inculcó. Fue el esplendor 
de mi padre oro de ejemplo,
y junto a mi madre el templo 
que me dio virtud y amor.

Mi hogar fue, yo no debiera 
decirlo, sino la historia,
un pedacito de gloria 
en tu vida, a su manera.

Fue un hogar de luz cimera 
que, aferrado al libro mismo.
le brindó con optimismo 
laureles a tu cabeza; 
sacrificó con nobleza, 
y te ofrendó su heroísmo.

-8
Me alegro que al recordarte. 
debo también recordar, 
que en tí, sembrado un hogar
tuve como un estandarte.

En él nací para darte
mis piedras de pedrerías;
mis alegres alegrías;
mis cantos y mis cantares,
que hoy te coloco en collares 
adornados de poesías.

Tú y mi hogar, me forman uno, 
pues ambos son mis quereres. 
De mis firmes alfileres, 
no se me suelta ninguno.

Ni en broma. Jamás alguno 
podrá de uno separarme. 
Nada haría con matarme 
algún gratuito enemigo,
ya que amarrado a mi ombligo 
a los dos debo llevarme.
 

Vamos, pues, en el camino,
brazo a brazo; mano a mano.
Soy tu hermano; eres mi hermano; 
mi destino es tu destino.

En mi andar de peregrino
por la ruta de mis sienes, 
cargo en mi carga de bienes 
dos recuerdos puro oro: 
el de Corinto, al que adoro,
y el de mi hogar Gómez Brenes.
 
 

 

ISLA DE ASERRADORES ---- ISLA DE  ICACOS
Por Armando Ocon Herradora.



La ISLA DE ASERRADORES en el Océano Pacífico, denominado en el siglo XVI Mar del Sur, está localizada entre Latitud 12° 35'Norte, y Longitud 87°l I'Este, del Meridiano de Greenwich. Se inclina de noroeste a sureste, paralela a la costa suroccidental de la tierra firme del Departamento de Chinandega, en Nicaragua.

Tiene 35 kilómetros de largo, y su parte más ancha 2 kilómetros y medio. La rodean el Océano Pacífico, y un estero que hacia el suroeste le dan de nombre Estero de Limón, y hacia el Sureste de Pasocaballos. Su extremo suroriental, la antigua Punta de Icacos, es el asiento del pueblo de Corinto y el puerto de ese mismo nombre.

ANTECEDENTES

Apróximadamente desde el año 1.527, comenzó a ser conocida con el nombre de ISLA DE ICACOS, por los españoles que poblarían el lugar que iba a darle vida al puerto de La Posesyón. Fue pues, su primer nombre Isla de Icacos.

Ahora bien, la original Isla de Aserradores, desde esos mismos tiempos coloniales. no fue otra que la que hoy se conoce como Isla de Limón.

La punta noroccidental de la Isla de Icacos tomaba nombre de Punta de Aserradores debido a la vecindad de esa isla que le prestaba su nombre; y la punta surorient, que la era Punta de Icacos.

Dicha Isla de Icacos estaba bañada por un lado por el Océano Pacífico, y por el otra por el Estero de Aserradores.

"Este estero y la costa forman la Isla de Icacos. Es baja y llena de unos arbole nombrados icacos que es por donde se deriva su nombre" se lee en una crónica de la época.

No sabemos cuándo aconteció el fenómeno, pero en un plano del puerto de La Posesyón, levantado en 1673, (1), para ser conservado en el Archivo General de Indias. se presenta a la Isla de Icacos cortada como a la tercera parte por una enorme bocana, en donde se unían el Estero de Aserradores y el mar abierto. Claramente hacían presencia dos islas muy bien definidas, siendo la mayor la del noroeste con su punta de Aserradores.
"Desde la punta de Aserradores hasta la de Icacos es playa acantilada por lo que es muy brava particularmente en invierno que llegan los vientos del sur suroeste...".

No creemos, que fenómenos como lo es un terremoto o una erupción volcánica hubiesen sido las fuerzas que ocasionaron la fractura de la Isla de Ieacos, sino las inconfundibles e insospechadas de los embates del mar, que en esa parte es especialmente vulnerable debido a que no es defendida por la Isla del Cardón, y dicho sea de pasa es parte muy baja y lugar donde las altas y fuertes olas hacen su reventazón.

Corrobora la existencia de tal fenómeno otro mapa o plano de La Posesyón levantado por don Francisco Antonio de Fuentes, (2), que aunque ignorarnos su fecha no dudamos que sea de esa misma época. Presenta corno en el plano anteriormente dicho dos islas nítidamente definidas, pero con la particularidad de que se identifica a la isla situada hacia el noroeste con el nombre de Isla de Aserradores y a la del sureste corro "carenero del Jagüey" y su Punta de Icacos.

Por supuesto, que "carenero del jaguey' no era el nombre de esa isla, sino la simple identificación de un lugar en donde se carenaban los navíos mayores que traficaban comercialmente por el puerto de La Posesyón, bajo la colonia española. En Punta de lcacos estaba situado ese carenero de primer órden que pertenecía al puerto de La Posesyón. Lo de ''Jagüey, no debe ser mal interpretado siguiendo la tónica de algunos despistados que afirman, que así llamaban los indios a Punta de Icacos", desde tiempos inmemoriales''.

Las palabras "jaguey", "yaguey", "xaguey", "xagueyes", eran usadas por nuestros colonizadores para designar todo lugar relacionado con el puerto de La Posesyón, o que le era dependiente en su uso o servicio. Las expresiones "Islas de los xagueyes", carenero del jaguey", "Playón del jaguey", "bahía de los xagueyes», islas del xaguey", fecho en los xagueyes e puerto de la posesyón", "puerto de los xagueyes", etc. etc. son claros ejemplos que se encuentran en los documentos coloniales. Rubén Darío, reproduciendo al historiador José Dolores Gámez, dice:» ... el 21 de agosto de 1685, los filibusteros, al mando del pirata Dampier, desembarcaron en un estero inmediato a El Realejo, y encaminándose por un río que entra en el PLAYON DEL JAGUEY (este subrayado es nuestro), se internaron en León con objeto de dar una sorpresa".

Por supuesto, que no se trata del «carenero del jagüey», puesto que en Punta de lcacos no existe ni ha existido río alguno ni camino hacia la ciudad de León.(3).

Todavía en el año 1740, en plano del puerto de El Realejo, levantado por J. Atazona Portillos (4), se observa a Punta de Icacos situado en un paraje que no deja duda que se trata de la mitad suroriental de la isla mayor partida por la gran bocana.

Calculamos, sin ser esto ningún dato seguro, que la isla permaneció dividida por la bocana formada, más o menos 150 años. Se ha de tomar en cuenta un plano de El Realejo levantado en el año 1819 (5), en el que puede apreciarse a dicha isla totalmente unida o soldada; sin diferencia alguna con la isla original y hasta con su antiguo nombre de Isla de Icacos. Rodeada congo siempre por el Estero de Aserradores y el Océano Pacífico. (Al parecer no se conoce aún ningún estero con el nombre de Pasocaballos).

Tampoco conocemos del momento en que pudo haber ocun-ido este otro fenómeno que puso fin a la secular y espectacular bocana; fenómeno que también es de creerse marítimo antes que de cualquier otra naturaleza.

Estarnos ya a la altura de que en la punta suroriental de esa isla o sea en Punta de Icacos, sucederá dentro de 39 años o sea en 11858 la fundación de un pueblo y la habilitación de un puerto. Todavía en ese lapso de tiempo, a la hermosa isla de 35 kilómetros de tamaño se la llamaba indiferentemente o Isla de lcacos o Isla de Aserradores. Mas prevaleció este último nombre, que es el que ha llegado a nosotros.

La original Isla de Aserradores pasó a llamarse como la conocemos hoy, Isla de Limón. Esta Isla de Limón da su nombre actualmente al estero noroccidental que rodea a la Isla de Aserradores en conjunto con el Estero de Pasocaballos que lo hace por el suroriente. Dos nombres y un sólo estero, la abrazan con el mar.
Desaparece pues por completo el nombre cíe Isla de Icacos, y solamente sigue incólume a través de cinco siglos el nombre de PUNTA DE ICACOS, punta suroriental de la definitiva Isla de Aserradores.

Es a esa punta en la Isla de Aserradores que se hace el traslado en 1858, de la Aduana de El Realejo, que dió lugar a la formación de una población y a la habilitación de un puerto.

Creemos oportuno repetir que Punta de Icacos, NO ES UNA ISLA, tal se la califica erradameute. Su nombre a través de cienes de años nunca ha sido adulterado como ingenuamente se supone con los fantasiosos laguei», «Conchagua», «Conchagüita». PUNTA:»Es una lengua de tierra que avanza en el mar o en un lago». ISLA:» Porción de tierra rodeada de agua completamente».

Un siglo después de 1858, por los años de los rail novecientos cincuentas, muchos de los habitantes de Corinto presenciaron cómo el mar con sus enormes músculos de agua volvía a romper una bocana, en época invernal, con el auxilió de poderosos vientos que lo empujaban desde la mar abierta. Pero esta vez fue en la Isla de Aserradores, antigua Isla de Icacos. Fue a la altura de Pasocaballos, propiamente.

En ese punto quedó partida la gran isla. Al noroeste quedaron más o menos 25 kilómetros de arena y hacia el sureste lo restante, correspondiente al asiento de Punta de Icacos con su pueblo y su puerto de Corinto. En esa ocasión Punta de Icacos, en un lapso de apróximadamente quinientos años quedó, por segunda vez, convertida en una verdadera isla, aunque momentáneamente, a despecho de haber pasado la primera vez cerca de siglo y medio siendo geográficamente una isla.

Rodeaban a la nueva Isla Punta de Icacos el Estero de Pasocaballos y el mar del Océano Pacífico. Posteriormente, la mano del hombre con sus técnicas modernizantes unió ambas islas entre sí, y a su vez las anexó a tierra firme surcándola con carretera, caminos, creando balnearios populares y dando lugar al nacimiento de pequeños poblados rurales. Aserradores, con excepción del asiento del pueblo de Corinto, es ahora una enorme lengua de arena donde el amar estrella furiosamente sus olas, y que por falta de defensa desde antiquísimos tiempos ha ido perdiendo por la acción erosionante del mar parte de la extensión que le daba su hermosura. Así dejó de ser isla: mas conserva su nombre.

Por esa acción del hombre, Corinto se ubica en Punta de Icacos de Aserradores.

"DESCUBRIMIENTO DEL RÍO DE LA POSESYON"

En el asiento y capitulación que se tomó con Andrés Niño en 1510, en el Consejo de Indias, Sevilla, España, se dice en partes lo siguiente: «Que ha de ir a descubrir por la costa de la Mar del Sur de tierra firme con tres navíos..- ha de descubrir por la dicha mar al poniente hasta mil leguas de mar o de tierra, metiéndose o engolfándose en la mar algunas veces hacia el sur once leguas o todo lo mas que los dichos navíos puedan cubrir; y ha de buscar contratación de especieria, oro, plata, perlas, pedreria y otros metales... Vuesta Alteza nombra y envía por capitan (le la dicha armada a Gil Gónzalez de Avila, Contador de la Isla Española, persona habil y suficiente Que sirviendo el dicho Andrés Niño en esta jornada, como cumple al servicio de Vuestra Alteza, le mandara favorecer y hacer mercedes conforme a sus servicios... (6).

El anterior asiento y capitulación está basado en la Real Cédula del 1 8 de Junio de 1519, por la que los reyes españoles autorizan con su mandato a Gil Gónzalez de Ávila y a Andrés Niño, a descubrir tierras hacia el poniente en la Mar del Sur, Océano Pacífico.

Luego de haberse trasladado ambos a Castilla del Oro (Panamá), en donde ya gobernaba Pedro Arias de Ávila, y después de los necesarios preparativos y de haber tenido muy serias diferencias con el gobernador, se hicieron a la mar en cuatro navíos partiendo de la Isla de Perlas, fronteriza con Panamá doce leguas, un martes 21 de enero de 1522. Después de haber navegado cien leguas hacia el poniente fue notable que algunos de los navíos no iban en buen estado, por lo que Gil Gónzalez dispuso continuar la jornada descubridora a pie, acompañado de cien hombres y cuatro caballos, mientras Andrés Niño quedaba responsable del arreglo de las averías de los navíos.

Quedaron de acuerdo en esperarse uno al otro andadas cien leguas, en el mejor puerto que encontrasen; lo que ocurrió al juntarse ambos en un puerto del golfo de San Vicente, que era ya parte descubierta. Luego de algúnas necesarias diligencias de medición cada uno partió en su misión descubridora, Niño por el mar y Gil Gónzalez por tierra. El objetivo era lo que más tarde llamaron Nicaragua. «Pues partidos los dos navíos a descubrir y dejados otros dos en este dicho golfo (le San Vicente para que a los descubridores de por mar y de por tien-a nos esperasen Siguiendo su rumbo Andrés Niño en su exploración directamente costera; sus cartógrafos dibujando cuanto accidente geográfico se presentaba a sus ojos; buscando contratación de oro con los pueblos indígenas cercanos a su paso ; los navíos al mando de Niño, con sus velas sacudidas por el viento, entraron a una hermosa bahía, se supone mediando el mismo año 1522. Y -explorando y levantando planos de todos sus esteros e islas, creemos, que después de un estudio profundo del lugar con sus conocimientos de marineros expertos vieron que lo encontrado era bueno para un, puerto, por lo que Andrés Niño, en nombre de sus majestades tomó posesión de aquél paraje y de cuanto comprendería el futuro puerto cuyo hermoso río bautizó. "de La Posesyón". Dichas actividades descubridoras quedarían expresadas en el Acta que debió levantar el Escribano de esa aneada, para dar cuenta a sus majestades por medio de su Consejo de Indias.

Ambos descubridores, juntándose de nuevo en el puerto del golfo cíe San Vicente, hicieron su regreso a Panamá el 5 de junio de 1523, después de una jornada que les llevó un año v cuatro meses y medio.

Gil González de Avila, había descubierto Nicaragua.- Nicarao y Diriangén serían sus mayores recuerdos.

Andrés Niño había andado 350 leguas por mar hacia el poniente, y después de haber descubierto el río de La Posesyón, llegó hasta lo que él bautizó Golfo de Fonseca, en homenaje al Obispo de Burgos Don Alonso de Fonseca, y en ese mismo golfo a unas islas con el nombre de Las Petronilas, en homenaje a una sobrina del Obispo.

"...y con el oro lleva a Vuestra Majestad la figura (le lo descubierto por mar y poitierra...". (8).
" Ilay en la mar del sur dos puertos buenos y a propósito de nuestra Intención  (9).

Las islas que se conocen del Cardón y Aserradores (antigua Isla de Icacos), quedaron formalmente descubiertas por Andrés Niño en esa misma jornada descubridora de 1522. Ellas forman las mejillas de la boca de entrada de la gran bahía que perteneció al puerto de La Posesyón.

Debe decirse, que no existe y nunca ha existido isla con el nombre de lagüei, donde la fantasía quijotesca coloca el asiento del puerto de Corinto. Y que es ridículo que aún se crea que el capitán Gabriel de Rojas en 1533 descubrió Punta de Icacos. Eso es creerlo ignorante de la historia que él mismo estaba forjando como colonizador que llegara con Francisco Hernández de Córdoba.

- DEL PUERTO DEL POSESYÓN -
El río de La Posesyón, descubierto en 1522 por Andrés Niño, fué explorado pero no activado como un puerto en la misión fundadora enviada por Pedro Arias de Avila, en ese tiempo gobernador de Panamá. En 1524, el capitán Francisco Herández de Córdoba llegó a Nicaragua acompañado de 230 hombres, y después de fundar las ciudades de Granada y Bruselas fundó la ciudad de León, que fué el asiento de la primera capital de Nicaragua. Con una parte de sus hombres pobló las primeras fundaciones que hizo y con la tropa restante se estableció en la capital desde donde sallo al encuentro del capitán Gil González D"Ávila que pretendía conquistar Nicaragua haciédolo de norte a sur.

En 1526, Pedrarias Dávila llegó desde Panamá a León con más de 300 hombres tras la cabeza de su capitán Hernández_ do Córdoba, a quien en el mes de junio de ese mismo año se la cortó en la plaza principal de la capital de Nicaragua, por causas no muy claras en ese primer drama de nuestra historia nacional.

El asiento del río de la Posesyón, aunque había sido plenamente reconocido, no cumplía ninguna función como puerto. El mismo Pedrarias, cuando vino a lo (le Hernández de Córdoba no hizo uso de La Posesyón como puerto, sino que el viaje lo hizo (le Panamá al puerto de Chira en Sanlucar, luego a la tierra firme, y de allí a León, que eran 60 leguas de camino. Tampoco lo ocupó cuando en 1527 hizo su En carta de Rodrigo del Castillo, fechada en León el 20 de mayo de 1527, nos damos noticias de las grandes dificultades que para proveerse de alimentos y ropa pasaban los primeros pobladores coloniales, los que ante la falta (le un puerto propio en la mar del sur, tenían que proveerse a precios elevadísimos por los de Honduras, a cien leguas de distancia y con malos caminos. Aunque reconociendo la existencia de La Posesyón, de grandes ventajas por ser puerto que tendrían a sólo doce leguas de distancia de León. (10).

Al parece nadie quería atreverse a navegar desde Panamá al puerto de La Posesyón.

Fallecido el fundador de Nicaragua, capitán Francisco Hernández de Córdoba, y regresado Pedrarias Dávila a Panamá en 1527, a rendir su residencia como gobernador que ya había cesado en sus funciones, llegó a León, a principios de mayo de 1527, con retenciones de gobernar en Nicaragua, el nombrado gobernador de Honduras o Hibueras Dr. Diego López de Salcedo García.

Es bajo esa gobernación espuria que se miran los primeros vestigios de actividad del puerto de La Posesyón.
"Venido cl dicho Diego López a esta ciudad de León vinieron dos navíos de la ciudad de Panamá, y luego como lo supo, mandó a tomar y se tomaron todas las cartas y despachos que en dichos navíos venían... y cuando lo dichos navíos volvieron a la ciudad de Panamá hizo, que se diesen todos los despachos que en los dichos navíos iban, de personas particulares, antes que se saliesen del puerto de La Posesyón, (le estas partes... "(11).

Así que se le vieron al puerto de La Posesyón sus primeros pininos marítimos, también se vieron los primeros pobladores vecinos al asiento del puerto. Los capitanes Heráza Ponce de León y Hernando de Soto comenzarían por construir un gran dique en el que construirían sus propios navíos, corno "El Concepción", que a finales de 1528 y principio dei 29 habían echado al agua, como el probable primer navío que se
ronstruído en ese lugar.

Había enormes cantidades de árboles de la mejor calidad de madera para construir navíos, de modo que en esa actividad los aserradores eran indispensables, tanto como los carpinteros; los herreros para entenderse en la forja del hierro; los calafateros para aplicar la brea y la estopa en las junturas; los pintores para alquitranar el casco y los palos de las velas; los técnicos para dirigir la obra, que sí los había y de muy buena calidad. Los comerciantes y los agricultores comenzarían a vislumbrar un buen campo para sus actividades.

En 1528 regresa Pedrarias Dávila a Nicaragua nombrado por los reyes católicos mediante Real Cédula del 1 de junio de 1527 como su gobernador en propiedad, y no Diego López de Salcedo, que luego de algúnas diligencias hubo de retirarse a su gobernación de Honduras.

Pedrarias esta vez tampoco ocupó la vía de Panamá al puerto de La Posesyón, entrando en León a finales de marzo de 1528. Y por carta fechada en León el 25 de marzo de 1529, le dice a sus majestades:
" ...y en llegando a esta tierra comencé a hacer aserrar madera y a allegar hierro y estopa y los otros aderezos que convenían para hacer navíos (12).

Naturalmente, que al rey le habla de que los navíos serán para hacer descubrimientos, cuando en verdad lo eran para provecho propio. (13).

Cuando el nombrado Alcalde Mayor y Teniente cíe Gobernador, Lic. don Francisco de Castañeda, que viene hacia Nicaragua para desempeñar su alto cargo llega a la Isla de Chira un 23 de enero de 1529, se encuentra con un criado de Pedrarias que le lleva carta del Gobernador en la que le aconseja que mejor hiciese el viaje a León por tierra firme y no por mar. (14).

Pedrarias desconfiaba de esa travesía marítima que era una verdadera aventura. Castañeda entró en León el 12 (le febrero de 1529, y viendo las dificultades en que so habían visto los oficiales para aduanar y aforar las mercaderías que habían llegado el tiempo atrás al puerto de La Posesyón para cobrar los respectivos impuestos, escribe a su Majestad:

"...de aquí en adelante a cualquier navío que viniere ire al puerto a poner recaudo en quien sacándose se traiga a la aduana, y aún pienso de hacer que se haga una casa de vuestra majestad junto al puerto para que allí se descarguen las mercaderías e ir alla a aforarlas aunque sea a mni trabajo  (15).

Vemos que con el Lic. de Castañeda comienza la organización administrativa de que gozó por muchos años el puerto de la Posesyón. El mismo Lic. de Castañeda da una idea del auge que ya va adquiriendo el puerto de la Posesyón, cuando dice: "...y andan al trato de esta tierra a Panamá cinco navíos... "(16).

Ya ameritaba que el puerto de La Posesyón tuviera sus careneros, que eran lugares apropiados en donde se hacían reparaciones en el casco de los navíos para que volvieran a servir en la navegación. El más conocido, y principal de los existentes, fue el carenero que se habilitó en la Isla de Icacos, en su punta suroriental llamada Punta de Icacos, que era donde se carenaban los navíos más grandes en servicio. En esa isla se albergó pues el mejor earenero de los xagüeyes de La Posesyón.

No obstante tener un puerto de la calidad del de La Posesyón, el Lic. de Castañeda está determinado a buscar otro puerto que le quedara más cercano a la ciudad de León y así les escribe a sus majestades:
"...y he de trabajar yo mismo de ir a buscar un puerto por donde me dicen que sube un estero que llega tres leguas de esta ciudad y que podrán llegar navíos, que si es así como dicen, sería gran cosa tener el puerto a tres leguas ..."(17).

Ese otro puerto de que se habla se identifica como el de El Tamarindo, conocido luego como Puerto Somoza, que no está muy lejano de la moderna ciudad universitaria de León. La primera ciudad de León, fundada por cl capitán Francisco Hernández de Córdoba en 1524, está situada vecina a La Paz Centro o Central, y distaba del puerto de La Posesyón doce leguas en las que se invertía para llegar dos días a trote de buen caballo. Así y todo, nada pudo desplazar al puerto de la Posesyón, que se convirtió en uno de los grandes de la América colonial.

Al eminente dariano, Prof. Héctor Darío Pastora Z.
RUBÉN DARÍO Y CORINTO

Escribe Rubén Darío en su autobiografía: ''Había también dos primos de mi madre, que habitaban en el puerto de Corinto, y se dedicaban al negocio de exportación de madera especialmente de mora y de palo de campeche". Respecto a ese dato no nos fue posible dar con los nombres de esos dos primos de doña Bernarda Sarmiento de Ramírez Madregil, a quien Rubén reconocía como su madre adoptiva. Cuando regresa de Chile en 1889, Rubén pasa a saludarlos y se hospeda en casa de ellos, lo que demuestra el cariño familiar que les tenía. No haya duda (le que es en casa de estos parientes en donde se hospedaba cuando desde que era un niño llegaba a Corinto en lancha a través de caletas y manglares. Así lo refiere el poeta: "Cuantas veces me despertaron ansias desconocidas y misteriosos ensueños las fragatas y bergantines que se iban con las velas desplegadas por el golfo azul, con rumbo a la fabulosa Europa. En muchas ocasiones ful al puerto en pequeñas barcas, por los esteros y manglares. poblados de grandes almejas y cangrejos, y me iba a admirar al cónsul inglés. Miller, que perseguía a balazos, con su Winchester, a los tiburones".

Pareciera que esa sed de viajes que identi flea ala vida de Darío como un gran itinerario de ida y vuelta a su patria, se hubiese iniciado en esas tantas ocasiones en que envuelto en su fantasía (le niño prodigio vino a Corinto en deliciosos viajes marinos por los esteros y manglares desde su viejo León. "VIVIR NO ES NECESARIO, PERO SI NAVEGAR". (23). Aumentándolos a un gozo extraordinario al cruzar la bahía teniendo a sus espaldas la isla pétrea de El Cardón, y ante sus ojos a la gran Isla de Aserradores llena de palmeras con penachos de esmeralda que anunciaban en su Punta de Icacos la presencia del puerto de Corinto.

Además de la belleza que presenta ese pedazo de tierra nicaragüense, no dudamos que su nombre Corinto, cautivó aún más al poeta, al que hizo evocar las raíces helenas de una mitología que fue fundamental en su literatura de poeta universal. Más tarde exclamaría en su poema "MEDIODIA", de su Intermezzo Tropical:

 
"Midi, roi des etes, como cantaba el criollo francés.
Un mediodía ardiente.
La isla quema. Arde el escollo;
y el azul fuego envía.

Es la isla del Cardón, en Nicaragua.
Pienso en Grecia, en Moreas o en Zacinto.
Pues al brillo del cielo y al cariño del agua
se alza enfrente una tropical Corinto.

Penachos verdes de palmeras. Lejos
ruda de antigüedad, grave de mito,
la tribu en roca de vólcanes viejos,
que, como todo, aguarda su instante de infinito.

Una ave de rapiña pasa a pescar, y torna
con un pez en las garras.
Y sopla un vaho de horno que abochorna
y tuesta en oro las cigarras".

En aquéllos tiempos, todos los viajes se hacían por el vehículo del barco, ya que la aviación comercial no estaba desarrollada. Al puerto de Corinto, le fue construido un muelle de madera y pilastras de cemento armado en el año 1906. Cuando no había un muelle la carga se bajaba a lanchones que se situaban a un lado del barco; y los pasajeros,para abordar la nave, lo hacían también por esos medios. En 1880, con la construcción del Puente (le Pasocaballos, Corinto quedó unido a tierra firme por ferrocarril. Dicho puente fue destruido en 1979. Antes de 1880 la carga se distribuía a la república por medio del puerto leonés de El Barquito, en donde había bodega y despacho aduanal.

Es decir, que Corinto era un centro marítimo por donde y desde donde fluía el turismo nicaragüense, que gozaba de las atenciones que ofrecía el hermoso hotel de lujo "Gran Hotel Continental Lupone" y de refrescantes baños de mar. Un día, Rubén, que en ese entonces tendría 15 años de edad, le dice a sus amigos: "me caso".

Y mientras se reían de la ocurrencia que sería en broma o en serio, para salvarlo de semejante audacia, recogieron entre todos unos cuantos pesos, arreglaron equipaje y todo, y con esa misma prontitud lo condujeron a Corinto. Un vapor le llevaría a la república de El Salvador, en el que sería su primer viaje fuera cíe su patria. Era el año de 1882.

En esa misma forma se le ve regresar por Corinto en 1883. Estando en Nicaragua vuelve a arreglarse con su "garza morena" y de nuevo a decepcionarse. Piensa seriamente en ir a radicarse en los Estados Unidos de Norteamérica, pero un amigo suyo, el ex-diplomático General don Juan Cañas le dice: "Vete a Chile. Es el país a donde debes ir". "Pero don Juan ¿Cómo me voy a ir a Chile si no tengo los recursos necesarios?" "Vete a nado, le dice entonces don Juan, aunque te ahogues en el camino". Y entre don Juan y sus amigo le prepararon tal viaje a Rubén. Así le vemos nuevamente en Corinto, en donde aborda el vapor "UARDA", de la compañia alemana Kosmos. Sale rumbo a Valparaíso, Chile a las 4 pm del 5 de junio de 1886.

Regresa de Chile a Nicaragua. Sale el 9 de febrero de 1889, y llega a Corinto el 28 de ese mismo mes. Nadie en Corinto se percata de la llegada del ya consagrado poeta nicaragüense, pues ha públicado nada menos que "AZUL", y a sus 22 años lleva "una estrella en la frente". Se liospeda en casa de sus tíos exportadores de madera y al día siguiente parte para la ciudad de León en el ferrocarril del pacífico. Pasa algúnos meses en su patria en donde ningún ofrecimiento se le hace para el sustento de su precaria economía, por lo que en el mes de julio de ese mismo año, lo venlos embarcarse por Corinto para viajar por segunda vez a la República de El Salvador. En San Salvador se casa civilmente con Rafaelita Contreras Cañas, el 2 1 de Junio de 1890, y el 30 de ese mes llega precipitadamente a Guatemala por razones de la política Salvadoreña. Rafaelita llega a Guatemala y celebran su matrimonio religioso el 11 de Febrero de 1891.

A mediados de agosto de 1891, en el vapor "Barracouta" sale de Guatemala con su familia con destino a Costa Rica a donde llega el 24. En San José nace su primogenito Rubén Darío Contreras, el 11 de noviembre de 1891.

Sale de Costa Rica un 15 de mayo de 1892 de regreso a Guatemala. En San José han quedado su esposa y su tierno hijo, quienes unas tarde regresarán a El Salvador.
 
Estando en Guatemala recibe de parte del gobierno nicaragüense que preside el Dr. Roberto Sacasa (chinandegano), el nombramiento de Secretario Delegado de Nicaragua a los festejos del Cuarto Centenario del Descubrimiento de América a realizarse en España. Rubén escribe a su esposa, y se embarca en el puerto de San José, el 23 de Junio, en el vapor Barracouta», rumbo a Corinto., 1892.

Permanece en Nicaragua hasta el raes de agosto, y junto con el Ministro Delegado Dr. Fulgencio Mayorga, parten de Corinto a Panamá. En el mismo vapor viaja el estudiante de medicina en la Sorbona, París, Francia, Luis 11. Debayle. En el puerto panameño de Colón los delegados abordan el vapor "León XIII", que los lleva a Santander, España.

En su viaje de regreso a Nicaragua se embarca de Santander a Panamá, y luego arriba en Corinto a las 2 y 40 minutos de la tarde del 5 de enero de 1893, en el vapor "N.A. Acapulco".  en cada lugar ..algo especial www.manfut.org

Estando en Nicaragua recibe Rubén la noticia del fallecimiento cíe su esposa Rafaelita, acaecido en San Salvador, a las 9 de la mañana del 26 de enero de 1893. Por vigentes las causas políticas, Rubén no asiste a los funerales de su esposa en esa república. Rubén tiene en la ciudad de León, su segundo y último encuentro con su madre biológica doña Rosa Sarmiento Alemán. Forzado por amenazas contrae matrimonio con Rosario Murillo, la "garza morena", en la ciudad de Managua, el 8 de marzo de 1893.

Por influencia del ex-presidente de Colombia Dr. Rafael Núñez, Rubén Darío es nombrado cónsul de Colombia en Buenos Aires, Argentina. Mediando marzo del 93, se embarca en Corinto hacia Panamá en donde recibirá sus credenciales consulares y se embarca luego para Buenos Aires vía Nueva York-París. Aunque el consulado en Buenos Aires no le duró mucho tiempo, permaneció en esa urbe hasta en 1898, cuando el diario La Nación lo designa su corresponsal en España. Acaba de pasar la guerra entre los Estados Unidos de Norteamérica y España, y Darío auscultará el estado a encontrarse de la Madre Patria. Sale pues para Europa el 3 de diciembre de 1898. Visita París y recorre las principales ciudades de Italia : Nicaragua le nombra cónsul en París. Visita Belgica, Alemania,Austria,Hungria,Inglaterra.



Estante en París, el gobierno de Nicaragua comunica a Darío haberle nombrado Secretario de la Delegación de Nicaragua a la Conferencia Panamericana a celebrarse en Río de Janeiro, Brazil, del 23 de julio al 23 de agosto de 1906. En Consecuencia, se reúne con el Jefe de la Delegación don Luis Felipe Corea, en Nueva York, y una semana después salen para Brazil. "Finalizada la Conferencia, dice Rubén, vine de Río de Janeiro por motivos de salud a Buenos Aires".- "De vuelta a París fui a pasar un invierno a la Isla de Oro, la encantadora Palma de Mallorca".

Año 1907. Después de haber representado a Nicaragua junto al Embajador Crisanto Medina y al escritor colombiano José María Vargas Vila, ante la Corte de Alfonso XIII, en el fallido caso de límites con Honduras, y de haber estado ausente de su patria por espacio de quince años, Rubén decide hacer un viaje a Nicaragua.

Así lo comunica a sus coterráneos amigos, que para recibirlo dignamente organizan comités nacionales. El gobierno de Zelaya presta todo su apoyo, y el pueblo entero se apresta a recibirle como Rubén lo merece. En el mes de octubre sale de Cherbourg en el vapor "La Provence" hacia Nueva York, y de Nueva York a Panamá. Luego de Panamá sale hacia el puerto de Corinto en el vapor "San José", y arriba en el puerto nicaragüense al amancer del 24 de noviembre de 1907. En el recién estrenado muelle del puerto de Corinto, el delirio de las gentes se confunde con las notas marciales de las orquestas que le dan la bienvenida con la marcha '' Welcome". Después de tina recepción en el Gran Hotel Intercontinental Lupone, marcha en tren especialmente arreglado para el efecto hacia Chinandega y León, cuyo tránsito va marcando recuerdos apoteósicos. A esos homenajes de epopeya se juntan los de Managua, Masaya y el de todos los demás pueblos de Nicaragua que rinden su más profunda admiración y cariño a su poeta de "La Marcha Triunfal", "Salutación del Optimista", etc. El poeta dirá en sus recuerdos: "Se mató el mejor cordero, como quien dice, se le dió lo mejor del corazón de Nicaragua a su hijo, profeta en su tierra".(24).

Y mientras se suceden los homenajes, los amigos del poeta gestionan ante el presidente José Santos Zelaya el nombramiento para Rubén de Ministro de Nicaragua en España, ante la Real Corte del Rey Alfonso XIII. Luego de muchas vacilaciones en consideración del hábito alcohólico de Rubén, accede por fin Zelaya, y firma dicho nombramiento el 21 de diciembre de 1907.

Pero en las arcas nacionales no hay dinero para pagar a Rubén sus sueldos atrasados, mucho ríenos para proveerlo de fondos en su regreso a Europa al desempeño de su nuevo cargo. Entonces sus amigos el Ministro de Hacienda doctor Francisco Castro y doctor Luis H. Debayle, viendo que ni en enero ni en febrero se habían podido obtener los fondos necesarios, idearon un homenaje familiar a Rubén ofreciéndole un paseo a la Isla del Cardón, en la bahía de Corinto; el que organizaron invitando a conspicuas familias leonesas. Congo no había una casa en la enorme isla de piedra, se mandaron a confeccionar grandes enrramadas, una para los varones y la otra para las damas.

Así que en los finales días de febrero se allegaron los paseantes a la gran isla, donde un baño de mar en la parte más accesible pudiera costarle la vida al mejor nadador, debido a la violencia cíe la tumbazón de la mar abierta, a menos de que se reciba donde llega el agua de la ola después de reventar. Las crónicas dan cuenta de ese paseo, en que el Dr. Dabayle hizo migas literarias con Rubén, y del despliegue genial del poeta en la cima de su inspiración. Rubén recoge esos felices momentos en su libro "El Viaje a Nicaragua e Intermezzo Tropical", en el que se puede leer el poema que dedica "A Margarita" Debayle, fechado "Bahía de Corinto, Nicaragua. Isla del Cardón, marzo 20 de 1908". (El escritor español Antonio Oliver Belmas, en su libro "Este Otro Rubén Darío", refiere en su página 297, que el poema "A Margarita", fue escrito en casa del Dr. Debayle, en la ciudad de León).

Por fin ya hay fondos gubernamentales para proveer a Rubén. Ya puede partir a España a la realización de su sueño ministerial ante la Corte del Rey Alfonso XIII. Parte pues de Corinto en su viaje hacia Europa en abril de 1908. Es recibido por el rey en su presentación de Cartas Credenciales, el 2 de junio de 1908.

Apunta Rubén en su autobiografía: "Partí pues, de Nicaragua con la creencia de que no había de volver nunca más".

En 1910, el Dr. José Madriz, quien a la caída del Gral. J.S. Zelaya accedió al poder, nombró a Rubén y a Santiago Argüello delegados a las fiestas del Centenario del Grito de Dolores, a celebrarse en la república de México. Rubén se encuentra en París de donde sale hacia Veracruz y llega el 4 de septiembre. Si con la caída de Zelaya perdió su representación en España, con la caída del poder del Dr. José Madriz quedó abortada su representación en México, pues el nuevo presidente de Nicaragua .cuan J. Estrada no lo confirmó como tal delegado. Así que el 12 de ese mismo mes se embarcó en Veracruz de regreso a Europa, pero se detuvo en la Habana, República de Cuba, por espacio de dos meses por apremiantes asuntos económicos.

A finales de abril de 1912, en compañía de los hermanos Guido, banqueros paraguayos, dueños de la revista ''Mundial" de la que Darío es Director Literario, y en unión de otros intelectuales, emprende la famosa jira de ''Mundial", con la finalidad de promoverla en América, pues se editaba en París.
 

El 28 de junio llegan a Montevideo: el 8 de agosto a Buenos Aires, y el 17 de noviembre se encuentran de nuevo en París, Francia. Para celebrar la exitosa jira (le la revista, Darío es obsequiado con un suntuoso banquete al cual asiste lo más granado de la intelectualidad americana y europea.

El ruido de la Primera Guerra Mundial le sorprende en París, y huyendo de ella se traslada a Barcelona, España, a donde llega en agosto (le 1914. En el ales de noviembre de ese mismo año y en compañía del orador nicaragüense Alejandro Bermúdez, sale de Barcelona hacia Nueva York, en el vapor "Antonio López". La Academia Américana de Artes y Letras y otras grandes asociaciones literarias de Norteamérica le dan la bienvenida.

Antes de partir, le escribe a un amigo: ''Me voy a América, lleno del horror (le la guerra a decir a muchas gentes que la paz es la única voluntad divina". El gran poeta y humanista costarricense Roberto Brenes Mesen, se encuentra con Rubén en un teatro de Broaway, y dice que "le ve la cara ancha, la piel fláccida de los pómulos y las mejillas caen hacia la mandíbula inferior y los ojos apacibles. El busto lleno y sin la flaccidez de los carrillos, hubiera dado la impresión de fuerza y de salud. Viste limpiamente, pero sin aquel refinamiento de otra época". (25).

Rubén al parecer abandonado a su suerte en Nueva York por el gobierno de su patria presidido por don Adolfo Díaz, recibe invitación del dictador guatemalteco Manuel Estrada Cabrera, para que se traslade a Guatemala en donde estará bajo su protección y asistencia. Y así lo hace. En el vapor "Sixaola" desembarca en puerto Barrios un 20 tic Abril de 1915.

Del puerto de Corinto ha partido también para reunirse con Darío en Guatemala, su esposa Rosario Emelina Murillo, la "garza morena", quien le brinda solicitos cuidados y logra convencerle de partir hacia su tierra natal.
"De Guatemala a la Argentina", aseguraba Rubén, según el escritor nicaragüense don Gustavo Alemán Bolaños, en su doloroso artículo "Lo que no se hizo y lo que se hace con Rubén Darío".

Después de siete meses de residir en Guatemala, y en compañía de su esposa Rosano, le vemos zarpar en su viaje definitivo en el puerto de San José en el vapor "San José" y arribar en Corinto el 25 de noviembre del doloroso año de 1915. El mar lloró silencioso al regreso del hijo amado herido de muerte.

En carta que Rubén escribe a su amigo Guatemalteco el magistral cronista y no menos célebre escritor Enrique Gómez Carrillo, antes de partir para Nicaragua, le expresa: "Voy en busca del cementerio de mi tierra natal".

Y en León de Nicaragua, su ciudad adoptiva, a las 10 y 18 minutos de la mañana, del 6 de febrero de 1916, el enorme bardo hizo su entrada en la inmortalidad. Tenía 49 años de edad.