Al comenzar el año de 1929 la ciudad de Jinotepe capital del departamento de Carazo, carecía de un Club Social. Los que anteriormente se fundaron tuvieron un discurrir efímero.

De ahí personas amantes de la cultura se propusieron fundar un Club de acuerdo a los postulados modernos y con carácter duradero.

Las reuniones se verificaron en casa del doctor Federico Arana habiendo sido los pioneros de la obra: Agustín Sánchez Vigil, Nicasio Martínez Sanz, Rubén Rodríguez, Federico Arana, Francisco Romero y Roberto Sánchez Vigil. Luego se nombró una Directiva provisional el 10 de febrero de 1929, integrada por el Presidente, don Rubén Rodríguez, Secretario Roberto Sánchez Vigil, Tesorero don Nicasio Martínez Sanz y Vocal don Francisco Romero Borge.

Días después el Presidente, don Rubén Rodríguez y el Secretario doctor Roberto Sánchez Vigil, visitaron las casas invitando a sus moradores considerados afines a ingresar como socios. El éxito coronó los esfuerzos.

Los alumnos de Jinotepe presentaron un monumental mural que se expuso en el Parque Central sobre la tarima oficial de las actividades culturales que organizó la Alcaldía a favor de las fiestas Patronales de “Chago” en el 2004.  Dicha obra seencuentra en el Palacio de La Cultura y tiene 12 metros de largo y representa el tema de la aparición de la imagen de Santiago en las aguas del Océano Pacífico, con toda la simbología de la leyenda

El 10 de marzo de 1929, fueron aprobados los estatutos en Asamblea General, y firmados de inmediato por el Gobierno de la República.

Don Rubén Rodríguez, Presidente de la Directiva provisional fue el Primer Presidente en propiedad del Club Social.

Don Nicasio Martínez, primer tesorero de la Directiva en propiedad, hombre muy enérgico, puso todo su interés al servicio del Centro; logrando hacer un arreglo especial con el propietario de la casa en servicio al Club y con dineros propios suplidos por él mismo, termina la construcción del Club, dichos fondos le fueron reembolsados después y debido a ese gran esfuerzo el día 12 de octubre de 1929 el Club Social celebra su inauguración con una suntuosa fiesta, en la cual se presenta a los demás centros del país.

Al iniciar su vida pública lo hace procurando formar amistades por tedio de canjes con todos los centros similares del país.El Club, en distinción, hizo socio honorario a don José Félix Acevedo, quien cobró cuotas insignificantes por el arriendo de su propiedad.

Figuraron desde entonces cuarenta socios fundadores y para el año de 1954, contaba ya con 100 socios fundadores, 99 adherentes y 21 socios juveniles.

La primera novia del Club fue la señorita Julia Sánchez, electa en 1940, ella conquistó el cetro por tres períodos consecutivos.
Siguieron Adilia Gutiérrez Sánchez, María Teresa Serrano M., Merceditas Rodríguez, Lilliam Cruz Porras, Teresita Sánchez Pérez, Sarita Valery, Daysi Flint, Olguita Serrano, Dulce María Arana, Norma Ramírez Morales, Elba Gutiérrez Sánchez, hasta llegar a la novia de 1954, Luisa Emilia Sánchez.

La novia de Nicaragua de 1932 fue: Mariíta Fernández

En 1932, luego de su regreso de Estados Unidos, el inteligente periodista Gabry Rivas funda el periódico La Nueva Prensa y se vale de un efectivo medio publicitario entonces muy de moda en Estados Unidos: un concurso de belleza. Este "concurso social", como lo llamó La Nueva Prensa, fue el primero de esta índole celebrado en Nicaragua. Participaron en dicho concurso cinco ciudades: León, Managua, Granada, Masaya y Jinotepe.

La regla de la competencia era que ganaría la que obtuviera más votos en los cupones publicados en La Nueva Prensa, según escrutinio hecho unos meses después.

Ganó en Jinotepe Mariíta Fernández, quien asistió a un baile de gala con las candidatas triunfantes en los otros departamentos de la República. En dicho baile, celebrado en el Club Managua, se eligió a la señorita que ostentaría el título de Novia de Nicaragua.
El jurado eligió por unanimidad de votos a Mariíta Fernández.

Unos días después, se celebró otro baile en honor de la candidata triunfante, en el cual Mariíta Fernández fue coronada Novia de Nicaragua. En esa ocasión, Mariano Valle Quintero leyó un poema premiado como el mejor que cantara a la Novia de Nicaragua. Pero el más sentido y expresivo fue el escrito por Cristino Paguaga Núñez, con quien después contrajo matrimonio y formó una familia ejemplarmentecristiana, cuyos hijos se desempeñan con éxito en sus respectivas actividades profesionales; el primogénito, Enrique Paguaga Fernández, representa decorosamente a nuestro país ante la Organización de Naciones Unidas en su calidad de Embajador Extraordinario y Plenipotenciario, en virtud de nombramiento hecho por el Excelentísimo Señor Presidente de la República, doctor Arnoldo Alemán Lacayo.
 
 
 

Bienvenido a Jinotepe
Historia del Mercado de Jinotepe
Historia del Parque Municipal de Jinotepe
Palacio de La Cultura de Jinotepe
Historia del Ferrocarril de Carazo
Introduccion de Carazo Indígena.
Parroquia de Santiago en Jinotepe
Reserva Silvestre La Máquina
Pictorico Balneario de Casares
Basílica de Diriamba