Colecciones Nika-CyberMunicipio 
Monumento al Gueguence / Obra Teatral                  Jinotepe          Diriamba       Basilica San Sebastian en Diriamba

Basílica de San Sebastián 
Diriamba, Carazo, Nicaragua.

La primera piedra de éste Templo católico fué colocada por el presbítero Thomas R. Altamirano, un 27 de diciembre de 1891, a las seis de la tarde, y fue destruida en 1933 y San Sebastián pasó a la Iglesia San Caralampio, donde permaneció hasta que culminó la Basílica, reparada y  concluida en 1939. Una vez terminada la obra, en la que también tuvo participación el ingeniero italiano Mario Favilli, el padre Pío Manuel González inicia su ornamentación, este proceso es retomado por los siguientes sacerdotes a quienes se les encomendó esta basílica. El templo que recibió el rango honorífico de Basílica,   y fué confirmado por Decreto Eclesiástico "Bula Pontífice". Acto de honor que sólo el Santo Padre está facultado para autorizar, según las leyes de la Iglesia Católica. 

 

su historia registra que es la sexta Iglesia que ha tenido Diriamba, con la diferencia que las anteriores eran de construcción pajiza y paredes de madera.


La imponente Basílica San Sebastián que alberga desde hace 60 años a la imagen más venerada por los diriambinos, permanece en pie junto al pueblo que la vio surgir, cargada de historia y en sus elevados muros guarda celosamente el amor, abnegación y esfuerzo de ilustres sacerdotes y notables que por 48 años lucharon para construirla. 
Fue levantada con 9,000 piedras de media vara cada una, y por expertos constructores de la época, entre ellos figuran el ingeniero italiano Mario Favilli, el padre Pío Manuel González,quien inicia su ornamentación, y el maestro don Thomas Coca, de origen granadino, residente en Diriamba 
Notables sacerdotes formaron parte de la ejecución de esta importante obra para el pueblo católico de aquel entonces, como el Presbítero Pío Manuel González Mendoza, el Padre Román de Jesús Castro, quien murió en 1936 y ofreció 30 años a Diriamba como cura. 
Las pinturas de la Basílica de San Sebastián en Diriamba del austriaco Juan Fuchs Holl 1960 a 1965
 El templo que recibió 
el rango honorífico de Basílica, 
fué confirmado por Decreto Eclesiástico "Bula Pontífice".
acto de honor que sólo el Santo Padre está facultado para autorizar, según las leyes de la Iglesia Católica.

su historia registra que es la sexta Iglesia que ha tenido Diriamba, con la diferencia que las anteriores eran de construcción pajiza y paredes de madera 

aparición de San Sebastián en la costas del mar, por Huehuete en el Siglo XVII,



Desde la aparición de San Sebastián en la costas del mar, por Huehuete en el Siglo XVII, tiene su nacimiento la primera Iglesia, que también ocuparon el mismo lugar donde hoy permanece la Basílica e incluso se destaca que siempre hubo una Iglesia mientras se levantaba la otra.

La imagen de San Sebastián, que se venera en la Basílica Menor de su mismo nombre en la ciudad de Diriamba, según la tradición mantenida a través de los siglos es de procedencia Española y aunque se ignora la fecha exacta de su aparición, 

sabemos que en su visita pastoral a Diriamba del Obispo Agustín Morel de Santa Cruz, en el año 1752, nos cuenta que existía la bella imagen de San Sebastián, en la antigua pequeña Iglesia que en esos tiempos existía en el pueblo y que es en el mismo sitio que actualmente ocupa la actual Basílica, casi a la orilla de la calle norte conocida como avenida Siglo XX, a las seis de la tarde del 27 de Diciembre de 1891 el Presbítero Tomás Altamirano colocó la primera piedra de lo que actualmente es la Basílica de San Sebastián. 
 
 
 

El 28 de octubre de 1964, el Papa Pablo VI por gestiones del Arzobispo de Managua, Vicente Alejandro González y Robleto, la parroquia de Diriamba fue elevada a la categoría de Basílica Menor. siendo párroco el reverendo padre Manuel Salazar Espinoza. 

Las obras se concluyeron en el año 1939 siendo Párroco el Sacerdote Don Pío Manuel González de grata recordación en la ciudad de Diriamba, 

La imagen es de regular tamaño, esta de pie atada a un madero, con los brazos hacia. atrás, su cuerpo únicamente está cubierto por una toalla, descalzo y los ojos brillantes mirando hacia el cielo su cuerpo es delgado y en su conjunto la imagen es bella siendo su color blanco y pareciera que esté cubierto con piel de humano.

La tradición nos cuenta que la imagen, apareció flotando en las aguas del Mar Pacífico, 
exactamente a la altura de la Boquita, 
donde se divisaron dos cajones largos y que al acercarse a la playa,
fueron abiertos por los nativos del lugar y que se encontraron que 
en una venía San Sebastián con su nombre y decía Diriamba, 
y en la otra venía Santiago y decía Jinotepe, 
que los pobladores que las encontraron las trajeron a la población y 
que los Jinotepinos se llevaron a San Sebastián dejando a Santiago en Diriamba, 
y que el siguiente día apareció la Imagen de San Sebastián en Diriamba y
Santiago en Jinotepe, la imaginación del pueblo inventa, recoge 
y transforma cualquier por menor con respecto a la llegada de dicha imagen, 
lo cierto es que tenemos un mojón de Partida 
en cuanto a la fecha que se consigna, fue vista la imagen en su antiguo templo.

Lo anterior nos lleva a pensar que ya tenía muchos años de ser venerada la imagen y esto nos hace suponer que tenía sus cincuenta años de permanecer en la comunidad cuando menos, para que el Obispo Morel de Santa Cruz nos hablara de un Santo Milagroso. De tal manera que en este momento la imagen de Nuestro Patrono tiene casi trescientos años de estar con nosotros.


«SEGUN EL DR. ARMANDO LUNA SILVA, 
EN SU LIBRO, TITULADO EL PATRON SANTIAGO, 
AL RESPECTO NOS DICE LO SIGUIENTE:

Cuenta la leyenda que frente a las playas de Huehuete, transitaba una nave que al paso del tiempo ha perdido su nombre, su hora y su color. 
Repentinamente las olas levantaron amenazadoramente su mano de espuma contra la nave cual si fuera garra que quisiera arrancarle un valioso tesoro. El eterno mar vencedor era un látigo cruel. Hay peligro de zozobrar. El Capitán ordena que arrojen al mar algunas carga para aligerar el peso. En la bodega se destacan dos grandes caja. La tripulación cumple con la orden y lanza las cajas al mar. Las aguas feroces se apoderan de ellas, y a su contacto el mar recobra su ritmo normal.
La nave continua su travesía y la tripulación contempla asombrada el prodigio. Las dos cajas flotan suavemente como sin peso, parecían cofres de nácar conducidos por manos de Angeles y así resbalando sobre el azul. Llegan a un punto rocoso de la playa de Huehuete.
 

La marca, con la ternura de una canción de nanas, sube hasta colocar las cajas al lado de la llamada «ZANJA DE AMBAR» Las deja ahí, recomendadas a una alfombra desordenada de rocas que acarician las olas. Dos salineros (hombres que explotan la sal en las playas de Carazo) caminan por la playa. Curiosos y con el escalofrío trepando por sus pantalones mojados se aproximan a las cajas. 

Con solemnidad que aplasta el ansia abren una de ellas. !¡Gran Sorpresa! Descubren una imagen del Apóstol Santiago. Intentan sacar la imagen y esta se resbala de sus manos. 

Pretenden apoderarse de una campana de oro que prende del cuello del Apóstol, pero la campana se les escapa entre los dedos y se hunde en la Zanja de Amar, El viento se agachó sobre esa Zanja que no termina nunca y arrancó las vibraciones de la campana que se fue adormeciendo entre paredes de Ambar, de sal y de mitos que crea el tiempo.

Los dos salineros con respetuoso temor cierran la caja, un helo de luz se desprende de ellas como si en su interior anidaran las estrellas, y un ramo de gaviotas teje el blanco palio que golpea el aire con un sonido lento y lleno de alas que crecen en la arena. 

Los salineros, con el «Jesús no valga» colgado de los labios, corren en busca de auxilio para transportar las cajas a la iglesia más próxima.

Lo más próximo para solicitar auxilio  es  La Loma de Bartolo.
La loma es un macizo rocoso que se levanta contiguo a la Zanja de Ambar. 

En la Edad media hubiera sido el sitio ideal para construir un castillo, su propietario era una persona de amplios recursos económicos, muy querida y respetada en la región. 

Como buen amante de los cuentos de apariciones, escucha muy atento a sus dos visitantes. 

Luego duda, entre quedarse con las cajas o facilitar su traslado; sin embargo, autoriza a los salineros que busquen en el potrero dos bueyes para enyuntarlos en una carreta que transporte las imágenes.

Mientras los salineros van en busca de los bueyes, el señor de la loma envía a varios trabajadores para que se apoderen de las cajas y las suban a su casa. 

Los enviados llegan a la Zanja. Intenta tomar las cajas, y miran atemorizados como ellas se levantan por los aires y se sitúan sobre las rocas más altas. 

Hacen un intento más. Resulta imposible apoderarse de ellas por que han adquirido un peso extraordinario. Se diría que se han sellado a la roca. Los trabajadores piensan que eso es obra de encantamiento. 

El miedo les crece en los ojos, y unos huyen a contarle al portón patrón lo sucedido y otros se quedan contemplando las cajas con mirada embobada.

Los salineros entran en el potrero. 

Los bueyes de la Loma tienen fama de ariscos y de huir al menor movimiento del lazo del campista.

Ese día no huyeron, salieron caminando lentamente al encuentro de sus solicitantes. 

Bajan la cerviz mansamente para ser enyuntados a la carreta y parten camino abajo hacia la zanja de Ambar, Los trabajadores que embobados miran las cajas, informaron del extraordinario peso que tenían y del embrujamiento que las envuelve. 

Los salineros las toman en sus brazos y las encuentran ligeras de peso. 

La bruja de Huehuete contaría que una legión de ángeles las sostenían con sus manos. Las cajas son colocadas sobre la carreta y suben por la loma de Bartolo. 

El señor de la Loma, por tantos prodigios, tiene la seguridad de que en la caja no abierta se encierra otra imagen. 

Por eso. Les ofrece hacerse cargo de las dos imágenes y levantar un altar en la Loma para que ellas sean veneradas frente al mar. 

Los salineros opinan que es voluntad de Dios que las imágenes deben permanecer en las Iglesias, y la carreta desciende por la cuesta y torna el camino que conduce a la ciudad de Diríamba.

Al marchar por el llano los montes y los vados, el ritmo de la carreta se va armonizando con la sinfonía de la tierra y del cielo, y con el compás de chirriar de ruedas y naturaleza van fluyendo anécdotas reales y falsas; brotan lánguidos himnos religiosos y adormiladas tonadillas, de moda en el campo. 

Así... hablando y cantando atraviesan la distancia y los olores del campo y los poblados, Los hombres de la sal paran en la coiindería del camino y cuentan el milagroso hallazgo, Los campesinos. persinándo, con una mano y con el sombrero de palma en la otra, acuden a mirar y tocar las cajas. 

La carreta sigue, sube y baja los montes, y el polvo viste el cuerpo de los salineros. 

Ellos sienten que se agigantan mientras avanza. y no caben en sí de gozo por que se sienten Elegidos del Señor. Piensan que son diferentes a todo el mundo por que el hijo del Trueno, como una lluvia loca, les golpea el corazón.

La carretera entra en Diriamba por la quebrada del Perro, la calle principal les lleva la iglesia, intentan bajar una de las cajas pero vuelve a ser imposible cargar con ella. 

Ha recobrado el extraordinario peso del que les hablaran los trabajadores de la Loma de Bartolo. Prueban la otro. y era ligera. 

Parece con deseos de salir,de la carreta; es casi un corazón palpitante. 

La conducen al interior de la iglesia.

La abren, Ahí está San Sebastián que ha escogido, por designios del cielo, la Ciudad de Diriamba para ser su patrón bienamado.
 
 
 

Los salineros vuelven a la carreta. Los bueyes sin que les arreen emprenden nuevamente la marcha. Toman esta vez rumbo a Jinotepe. Los Rayos del sol caen como flechas de fuego sobre el camino. Cuentan los ancianos de la zona que el camino parecía al paso de la carreta convirtiendo la floración en un blanco y tembloroso himno de pureza. La carreta llega hasta la iglesia Parroquial de Jinotepe. Se detiene frente a ella. Los salineros vacilantes prueban cargar la caja. Vuelve a ser leve. Suben las gradas del templo. En sus gargantas hay oraciones y un estremecimiento hiere sus piernas. Abren la caja. Levantan la imagen de Santiago y la ciudad entera se cubre con la magnitud de una nueva y reluciente estrella.

Esa es la imagen de Santiago que por las calles de Jinotepe pasea su mirada vaga de horizonte marino, buscando por los barrios y las esquinas lo que allí no perdió; una campana verde de alga, como nacida del mar, con tañido de marimba que sólo sabe llorar, Era una Imagen prodigiosa de fuerza y dulzura; su rostro es la soledad, el espacio, la distancia, es la proa que sobrevive en la claridad de las aguas...

Cuentan las antiguas sirvientas del poblado que esa es una imagen esculpida por las olas del mar con guantes de nubes e inspiración azul. Y dicen, también que su campana será recuperada cuando la carne y el perdón derramen sobre los brazos de Nicaragua la Paz y el Amor.

Estos relatos se han venido trasmitiendo de generación en generación hasta nuestros días, sin que hasta el momento ningún mortal pueda contradecir estas aseveraciones que se han venido trasmitiendo de padres a hijos a través de los siglos.

No sabemos sí la venida de nuestra imagen se haya producido por un naufragio de algún barco, o si fue obra a propósito de los conquistadores, cualquiera de las dos hipótesis podría ser la cierta.

Siempre se le ha considerado un Santo Milagroso y para sus festividades es visitado por millares de promesantes que le vienen a cumplir ya sea de rodillas dentro de la iglesia o en las calles de Diriamba, en las dos ocasiones que las recorre una en su propio día el 20 de Enero y la segunda el día 27 en el que es acompañado de Santiago y de San Marcos, las festividades en su honor dan comienzo el día 17 de Enero y concluyen el día 27 del mismo mes, aparte de los promesantes que le cumplen al Santo sus ofrecimientos de rodilla, bien ponién. 

chicha de jengibre, acompañado de cajeta negra, rosquillas, y pinolillo, el segundo día se reparten nacatamales, y chicha, todo el día.

El tercer día se reparten: 
El almuerzo y la chicha de jengibre y el último día se reparte: el picadillo o Indio Viejo en el almuerzo y por la tarde los buñuelos.

El Folklor. Los bailes. a la ciudad de Diriamba, le cabe el honor de ser la cuna de los bailes que acompañan a San Sebastián en todas sus festividades, ellos son: El Guegüense, El Toro Huaco, El Gigante y el Baile de las Indias y los diablos, todos estos grupos visten sus mejores trajes, sus máscaras lucen impecables y el bello plumaje de los sombreros de Pavo Real, engalanan y ponen el colorido a las festividades.
 
 
 

EL CAVILDO REAL DE SAN SEBASTIAN.
El cabildo real de San Sebastián, conocido como los Priostes, y llamados comúnmente por el pueblo como Los Tambores de San Sebastián están conformados por doce miembros, el prioste Mayor es el Jefe y el Segundo Prioste es el que le sigue en Jerarquía.

Los promesantes tienen los grados de Teniente; Alférez, Alférez Mayor, Mayordomo

PRIMERA ORACION.

Cuando los Priostes llegan a la fiesta y son recibidos, en la casa se coloca una mesa en el centro de la sala o de la enramada en medio de un absoluto silencio y una vez que se les ha servido la comida del día, el Prioste Mayor pronuncia esta oración en voz alta; bendiciendo la mesa;

Nuestro Padre Celestial que estas en los cielos santificado sea tu nombre, vénganos en tu reino hacer tu voluntad así en la tierra como en el cielo.

Hasta ahí llega el Prioste Mayor, para luego continuar los demás priostes con la oración final.

Vuelve el Prioste Mayor a retomar la palabra y dice: Dios te salve María llena eres de Gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres. El Prioste Mayor guarda silencio y continúen con el resto de la oración el resto de Priostes.

Vuelve el Prioste Mayor y dice: 
Señor del cielo y espíritu a bendecir estos alimentos que ofrece el Mayordomo, para que sean útil para nuestros cuerpos espirituales y corporales en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo amen. Pueden servirse Señores Priostes. Y proceden a comer todos a un mismo tiempo.

Cuando los Priostes terminaron de comer viene la rendida de mesa y el Prioste mayor, pronuncia la siguiente Oración:

SEÑORES PRIOSTES.
Hablo con Ustedes y todos sus acompañantes. 
No los cansaremos de alabar a Dios y a María Santísima, al Divino Sacramento a mi Padre Jesús Nazareno, al patrón San Sebastián y al Apóstol Santiago, que desde el año pasado que quedó el señor Mayordomo en la Puerta de la Iglesia, pidiendo vida y salud para que Dios y María le concedieran los doce meses del año para él y toda su familia, hasta la hora presente no se debe quejar con Dios y María, que todo lo que le ha pedido se le ha concedido, Por eso ha tenido gran gusto y contó de mandar a convidar el Cabildo de la Santa Madre Iglesia, para darnos un corto brindis de sus trabajos y sus diligencias un bocado de pan una sed de agua que tenemos recibida. Si alguna falta haya tenido el Señor Mayordomo con los señores Priostes lo pasamos a perdonar y que viva el Mayordomo.

Los priostes son los encargados de proteger y darle vigilancia al Patrón San Sebastián, desde el mismo momento en que se inician las festividades, tanto dentro de la Iglesia como ya fuera en la calle en sus diferentes recorridos por la ciudad, en el tope y en la dejada de los Santos.

Duarte los días que permanece la Imagen dentro del templo en las festividades hay dos priostes que no se quitan de la orilla de la Imagen, mientras los restantes se desplazan por la ciudad recorriendo las casas donde se desarrollan las fiestas.

LAS ENRAMADAS
En toda casa en donde se realiza una fiesta a San Sebastián, en la calle se levanta una enramada, la cual es hecha con varas de madera rolliza, forrada en algunos costados y arriba con palmas, a la construcción de la misma acuden los amigos y vecinos y todos colaboran en la construcción y al terminar la obra está se celebra con la consabida chicha de jengibre y con un plato de comida, sin faltar los cohetes y las bombas que anuncia la terminación de la enramada.

Esto arranca desde los primitivos tiempos de las festividades del patrón de Diriamba, cuando la gente de fuera venía a participar de las festividades y como el Diriamba primitivo sus casas eran pequeñas y no había lugar donde pernoctaran los visitantes que concurrían en sus carretas y a caballo, entonces la enramada servía de albergue a todas esas personas que nos visitaban y no tenían donde alojarse y con el guate que servía de techo a la enramada, le daban de comer a los bueyes y a las bestias,con el correr de los tiempos el vehículo desplazó a la carreta y al caballo y la enramada sirvió para que los bailes se desarrollaran ahí y para repetir las comidas al pueblo que participa de las festividades y en los últimos años para que la gente pueda bailar al son de las marimbas, de la chichera, del tocadiscos o la discomovil.

Siempre ha sido costumbre que la madera usada en la confección de las enramadas sea obsequiada por los propietarios de fincas la que eran traída antes en carreta ahora en camiones.

EL 19 DE ENERO:

La salida del Santo.
El 19 de Enero sale San Sebastián, de su templo después de la misa de las ocho de la mañana para dirigirse al poblado de Dolores, el encuentro con San Marcos y Santiago, al iniciar su recorrido dentro de la Iglesia hacia afuera es escoltado por su pueblo y por los bailes, yendo a su orilla los priostes, te siguen al toro Huaco, estos forman una baya, para que la imagen marche al centro del templo, le siguen el baile de El Gigante, El Guegüense las Inditas, que al sonar de las marimbas, se crispan los pelos de cualquier ser humano presenciar aquel acto de fe religiosa. La bandera de la Iglesia tremolando delante del patrón como rindiendo un homenaje a nuestra querida imagen de San Sebastián, el recorrido dentro del sagrado templo puede durar unos veinte minutos y el mismo se hace pequeño para albergar a tanta gente que se arremolina para presenciar la salida de Guachan, que al gemido alegre de las campanas y la música de los chicheros, anuncian que nuestro jefe, ha dado principio a las solemnes festividades patronales y ya el traspasar la puerta es recibido en la calle con una tiradera de cohetes, morteros y carga cerrada que anuncian que el Patrón da inicio a su recorrido. Esta es una bellísima tradición que se ha mantenido a través del paso de los siglos y ojalá que nunca se pierda y que nuestros hijos y las generaciones venideras puedan conservarla.
 
 
 

EL TOPE DE LOS SANTOS:
El tope de San Sebastián con Santiago y San Marcos, se realiza el 19 de Enero, ahí concurren San Marcos, que viene de su pueblo en compañía de Santiago que se juntan en Jinotepe y se vienen a Dolores, y en la calle principal frente a la Iglesia se topan los tres santos y los que los cargan llevan a cabo una especie de reverencia entre ellos subiéndolos y bajándolos en señal de regocijo y de alegría, todo ello en medio de una tiradera de cohetes, bombas, morteros y de una explosiva carga cerrada, inmediatamente después los tres hacen su ingreso a la Iglesia de Dolores, t ,n donde permanecen por espacio de una hora, para después de iniciar la marcha hacia Diriamba, en medio de un mar humano que le acompañan, de promesantes, de los bailes y de una caballería que viene haciéndole escolta a los patrones delDepartamento de Carazo, ellos hacen su ingreso a la Basílica de Diriamba, a eso de la cinco o seis de la tarde en medio de una tiradera de pólvora, cohetes, carga cerrada y repique de campanas.

EL MAYORDOMO Y LA PATRONA
EL MAYORDOMO
La jerarquía de las fiestas patronales de San Sebastián están delimitadas por los diferentes cargos que se desarrollan a través de las mismas festividades: En primer lugar tenemos al Mayordomo, que viene casi a representar como al Jefe de los fiesteros, pero sin jefe, a este le corresponde sufragar los gastos que se ocasionan con la música que se toca el 19 de Enero en el tope y su recorrido, en los juegos de pólvora y en la Procesión del 20 de Enero y en los gastos de la Función de Iglesia. Asume los gastos de los juegos de pólvora, sin perjuicio de todo lo que se reparten en concepto de comida durante los cuatro días.

LA PATRONA
A esta le corresponde ser la segunda jefa de los fiesteros en la Octava de las festividades. las que dan inició el día 24 y concluyen el 27 de Enero, esta asume el pago de la música del paseo de la patrona, la música de la procesión del día 27, así como la música y los juegos de pólvora que se llevan a cabo el 26 en la noche.

LOS COMITE:
Son tan elevados los costos del mayordomo o de la patrona que por muchos años no han habido quien se haga cargo de ellos, haciéndose las sustituciones en un llamado Comité de Fiestas, ellos se encargan de pedir a los feligreses y con la ayuda de la misma colectividad se logra llevar a cabo las festividades, resultando siempre un éxito las celebraciones del Patrón San Sebastián.

LOS FIESTEROS:
Los demás fiesteros reciben los cargos de Teniente, o Tenienta Alférez, estos se limitan a sus celebraciones por cuatro días en sus respectivas casas o enramadas, repartiendo lo que en capítulo aparte consignamos.

LOS JUEGOS DE POLVORA:
El 19 de Enero a la ocho de la noche, dan inicio los juegos de pólvora, frente a la Basílica de San Sebastián, los que son patrocinados por el Mayordomo de lasfiestas, recuerdo que cuando el que esto escribe era un niño, se decía los juegos de pólvora de este año vienen desde la China, otro año decían vienen desde Cartago Costa Rica, sino también decían fueron hechos en León o en Masaya y aún mismo en esta ciudad, los que son amenizados con la música de los chicheros, en esa noche son quemados palmeras decoradas y figuras alegóricas al santo Patrono, así como los toros encuetados.

EL 20 DE ENERO
Este es el día del Patrón San Sebastián a las 10 de la mañana da inicio la función de Iglesia que es la Santa Misa concelebrada generalmente por el Obispo de la Diócesis y al término de la misma las tres imágenes salen en procesión recorriendo las principales calles de la ciudad entrando la misma a esos de las seis de la tarde en medio de un reventar de pólvora y de los bailes que en todo momento van haciendo valla a los tres patrones del Departamento.

Puedo afirmar sin temor a equivocarme que las fiestas de San Sebastián son únicas, en Nicaragua, porque en ellas se reparten comida a quien se acerque a las enramadas, chicha de jengibre, cajetas, nacatamales, pinolillo, picadillo, buñuelos y aún carne cruda para que la gente lleve a preparar a sus casas, sin que esto le cueste absolutamente ningún centavo a los visitantes.

LOS BAILES
Los bailes de San Sebastián son los que ya hemos mencionado, a estos se ha venido a engrosar alguno que otro baile como es el llamado El Viejo y la Vieja, este baile fue instituido por un personaje de San Vicente que se vino a fincar a Diriamba como muchos otros y que responde al nombre de Julio Valverde, mejor conocido como «Julio Simona», fue él quien inició este baile y se trata de un hombre supuestamente ya viejo que usa el saco como prenda de vestir y usa un bordón y su compañera a quien le llaman la vieja, es una señora elegante y ambos le bailan a San Sebastián al son de las marimbas.

Se le llama el viejo porque la máscara representa a un personaje ya viejo.

Este año de 1997 se inició una nueva modalidad en el mismo baile y es la presencia de dos niños representando al viejito y ha la viejita, esto causo muy grata impresión en la ciudadanía la presencia de estos niños bailarines con el mismo atuendo del baile mayor y por sobre todo la ejecución que hacían de la música de las marimbas. El creador de este baile es Hernán López.
 

EL BAILE DEL GIGANTE:
Este baile se compone de 29 personas, 12 por cada fila y 5 personas que van en el centro.
Los de adentro llevan chaleco con prendedores, cadenas, aunque estas sean de broches, y collares con que se adornen los chalecos.
El rey, lleva su capa adornada de lentejuelas con su corona y su bastón.

La Reina, lleva su corona adornada de botones de Chaquira y sus pulseras en ambas manos.

Todos llevan sus máscaras el gurrión, su espada y su carriel, su capa y su cabellera adornada de cintas y una dalia.

La música está compuesta de dos tambores y un pito.

Bienvenido a Jinotepe
Historia del Mercado de Jinotepe
Historia del Parque Municipal de Jinotepe
Palacio de La Cultura de Jinotepe
Biografías de Jinotepe
Historia del Ferrocarril de Carazo
Introduccion de Carazo Indígena.
Parroquia de Santiago en Jinotepe
Reserva Silvestre La Máquina
Pictorico Balneario de Casares
Basílica de Diriamba Casares
Basílica de Diriamba