HISTORIA DE BOACO: INDIGENA  - COLONIAL  - CONTEMPORANEO


 

BREVE HISTORIA DE BOACO PRECOLONIAL

Dr. Armando Incer Barquero 

 

 En Nicaragua, próxima al lago de tal nombre existe la serranía de los Chontales, allí hay restos dejados por una cultura precolombina que son únicos y singulares dentro de todas las culturas precolombinas encontradas en el país, y al fin y al cabo los aborígenes lo único que hicieron es dejar fotos en piedra de aquello que veían, unos hombres con una tela que les cubría el pelo y las orejas, pero que sin embargo dejaba ver luengas barbas.

Según datos arqueológicos, las primeras tribus Chontales poblaron estas zonas entre el año 600 y 630 de la era cristiana. Se sabe que estas tribus eran aguerridas y fueron una de las últimas en ser sometidas por los españoles durante la conquista del territorio Nicaragüense.

Los chontales, que en idioma náhuatl chontalli significa "extranjeros o bárbaros"; no eran los habitantes originarios de la región, sino un pueblo extranjero que migró a estas tierras en el 1300. 

Antes del 1300, Chontales se consideraba como una región periférica a la Gran Nicoya, donde tenían relaciones comerciales e intercambio de cerámica; estos eran los llamados nahoas o aztecarios, tribus mexicanas que emigraron del norte de Centroamérica; y que nos heredaron sus dioses, economía y alimentación a base de maíz. 

Son los habitantes de la Gran Nicoya y los españoles que en los años 1300 - 1500 denominan con el nombre despectivo de chontales a esa migración del 1300 que traían una cultura rustica, inferior a la de las tribus mexicanas y la Gran Nicoya. 

Posiblemente este grupo era de mexicanos de cultura Maya Tabasqueña o de Oaxaca. Las naciones mexicanas y españoles consideraban a los chontales como bárbaros o forasteros, no obstante ser ellos usurpadores de la tierra.
 
 
 


 

La Region Chontal 
En la serranía al norte de los lagos y volcanes, y hacia la península de Cosigüina, vivían los temidos chontales, a quienes los chorotegas y nicaraos calificaron de gente ruda y de idioma entrecortado (popoluca), y con los cuales sostuvieron continuas guerras. Poblaciones remanentes eran los guaxenicos (en la zona de El Sauce, Achuapa y Limay), los olomegas y olocotones (al norte de la cordillera de los Maribios) y los tacachos de Yacacoyagua, vecinos de Subtiava.

De acuerdo con Consuelo Sánchez (1994:30-33) los primeros grupos de tribus nómadas y seminómadas que llegaron a  Nicaragua provenían del norte de México, y entre ellos se encontraban los otomíes y los toltecas. Los otomíes llegaron a construir un poderío, pero éste fue al poco tiempo destruido por los toltecas, quienes son considerados como los primeros grupos nahuas comprobables históricamente. Los toltecas se establecieron en el altiplano de México y después se trasladaron a Tula, donde constituyeron su centro político-ceremonial aproximadamente en la segunda mitad del siglo VIII.

Según los Anales, antes de la destrucción de Tula, Quetzalcóatl emigró con un gran contingente tolteca hacia el sur. La ruta seguida, al parecer, fue Cholula, Coatzacoalcos, hasta llegar a Yucatán.

Con la destrucción de Tula, al parecer por las invasiones chichimecas en el siglo XII, daría inicio la emigración y expansión de grupos toltecas-nahuas a lo largo de Mesoamérica transformando sus espacios regionales. Un grupo de nahuas-toltecas salió del centro de México rumbo a Cholula, en donde derrotaron a los olmecas históricos y se apropiaron del lugar. Siguieron avanzando hacia Veracruz, Tuxpan, Tabasco y el Soconusco, y de ahí otros continuaron hacia el litoral Pacífico de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua. Algunos se fueron quedando en el camino y formaron comunidades propias, o bien se integraron a grupos ya establecidos, pero otros más, como los nicaraos, continuaron su recorrido hasta sitios más lejanos como la actual Nicaragua (León-Portilla, 1972:7-9; Dávila Bolaños, 1964:3)


 
 
 
 

 


En 1936 se publica un artículo en el No.2 de la Revista de Geografía e Historia de Nicaragua, "Huellas en tierras Segovianas", firmado por Celia Guillén de Herrera. 

En él se informa de sitios de arte rupestre en Boaco, en el camino de Santa Lucía a Boaquito, en las Máscaras, paredón del río de Boaco, asi como en la confluencia del río Tapacate y el de San Marcos, en Palagua, y en las montañas de Pueblo Nuevo (Guillén, 1936:195). 
 

BOACS PUEBLO INDIGENA 


El río Murra servía de frontera entre estos indios sometidos a los españoles y la tribu de los Yalasán, que eran los Boac indómitos. 
 
 

Territorio Ula.

Fueron pescadores y cazadores nómadas en su mayoría; algunos sembraron tubérculos para alimentarse, especialmente la yuca, y los mas adelantados cultivaron el maíz y se volvieron sedentarios. 
Recogían la miel y los frutos silvestres. 

Los Boacs.
Se alimentaban también con cacao, tomates, chile, aguacate, chayotes y pinianes. El maíz les servía de bebida y comida y lo consumían tierno o sazón, frío o caliente.- Disponían de frutas como anonas, mameyes, nísperos, guayabas, zapotes, mamones, nancites, papayas y jocotes, entre otros. Cazaban venados, conejos, cusucos, guardatinajas.

De la cabuya hacían mecates y del jícaro fabricaban guacales, jícaras, cucharas, etc. 

LOS MATAGALPAS Y CHONTALES 

A pesar de que los Matagalpas y Chontales eran tribus que habían arribado unos dos siglos antes que los Chorotegas, mantuvieron contacto con ellos llegando a influenciarse de alguna manera de la cultura que éstos habían traído de México más recientemente, pues los Matagalpas hablaban un idioma y tenían cultura en cierto modo similar a los Chorotegas, quienes les llamaban Populucas, éstos habitaban desde Nueva Segovia hasta la actual ciudad de Matagalpa, sin embargo el nombre que se les daba a los indios Matagalpas estaban los Jicaques. 

Al sur vivían los Chontales que tenían el mismo origen que los Matagalpas.

Los Matagalpas eran indios sedentarios que conocían la agricultura, sembraban maíz, plátanos y cacao. Sabían hilar sus telas con fibra de algodón que ellos mismos cultivaban. 

Vivían agrupados en tribus con su propio cacique, con asentamientos en poblaciones como Sébaco, Chagüitillo, Matagalpa, Solingalpa, Molagüina, Jinotega, Muy Muy, Boaco, Teustepe, Juigalpa, Lóvago, etc. 
 
 

1 * (Las Sociedades del Atlántico de Nicaragua, Pág. 262. Germán Romero Vargas). 

2* (Monografía de Matagalpa. Pág. 76. Guerrero y Soriano). 

3* (Las Sociedades del Atlántico de Nicaragua, Pág. 253, Germán Romero Vargas). 
 

 

GOBIERNO, LEGISLACION, COSTUMBRES, IDIOMA ETC.  DE LOS ABORÍGENES DEL


  "Corregimiento de Sébaco y Chontales" 


No cabe duda alguna de que las regiones del actual departamento de Matagalpa, así como las de los otros que ocupan hoy los territorios del desaparecido "Corregimiento de Sébaco y Chontales" o sean los departamentos de Jinotega, Boaco, Chontales y el norte del Río San Juan, no fueron nunca dominados por el conquistador español, sino hasta finales del segundo siglo de su dominación o sea en los comienzos del año 1700. 

Esta circunstancia y la separación que persistió entre los aborígenes del departamento de Matagalpa y sus connacionales choroteganos de la región del Océano Pacífico, dilatadas centurias, no permitió a los contadores españoles conocer de cerca su organización política, costumbres, religión y ni los comerciantes aborígenes o de la colonia visitar aquellos territorios montañosos. 

Iguales causas hicieron imposible que primeros capitanes españoles de la conquista alcanzaron las regiones montañosas dentro del país y que sus cronistas como Valdéz, Vásquez de Espinoza y otros tuviesen siquiera noticias de aquellos por aborígenes antiguos, conformándose con sus relatos, que estaban poblados por tribus salvajes, desde la remota antiguedad y de su idioma "serrano y grosero" apodado también inadecuadamente "chontal o chontales", se hablaba aún en la región itsmica de Rivas al tiempo de iniciarse la conquista española, no obstante estar poblada por otras tribus que lo eran los Nicaraos o Nicaraguas, vencedores éstos de los Chorotegas y éstos a la vez, vencedores de los Kiribíes Rivenses, muchos siglos antes del descubrimiento de América. 

Por todos estos hechos es que no causa estrañeza de que durante veinte años de la dominación española de Nicaragua solamente encontraremos una única mención de la Región actual de Boaco, señalada por el Gobernador de Nicaragua, Pedrarias Dávila, como abundante en oro y a la que envió para recoger el precioso metal al tristemente célebre Capitán Español Andrés de Garavito. 

Todos estos antecedentes nos abligan en cierto modo a reseñar la forma de gobierno, costumbres, legislación etc. de los aborígenes de Matagalpa, sirviéndonos con mucha lógica del hecho históricamente cierto y bien documentado de que los departamentos del norte y centro de nuestro país estuvieron poblados desde la antiguedad por los choroteganos como los afirma Fray Alonso Ponce y de que su idioma era el nahualt, nahoa o nahuatlaca mejicano, del que se derivan todos los nombres de la Región matagalpina, con explicables y raras excepciones. 
 
 
 
 

 

Territorio Ulúa

Territorio Ula.

Los indios ulvas eran los más jóvenes de la rama de los Sumos o mayagnas; aprendieron de sus padres el uso y la aplicación de las raíces, hojas y cáscaras medicinales y se dedicaron a curar las enfermedades. 

Fueron muy apreciados por las tribus-vecinas- que divulgaron su fama de médicos o curanderos que devolvían la salud por medio de encantamientos. 

Toponimia del nombre Boaco

Por eso recibieron el nombre de Boac, que quiere decir encantadores. 
 

 

Petroglifos de la Cultura Ulúa en Boaco

Petroglifos Las Lagunas en Boaco
Los Boacs Dejaron las huellas de su paso y su cultura en petroglifos que aun perduran en algunos lugares, los más conocidos son:
  • El Quebracho
  • Las Lagunas 
  • El Paso de Lajas<
  • Las estatuas cilíndricas, 

  • esculpidas en piedra, 
    representando figuras humanas.
Los indios Boac son nuestros antepasados, Por eso los nombres de nuestros ríos, cerros, llanos, pueblos y caseríos son de origen sumo (Tasgua, Boaco, Masigue, etc.) y .náhuatl (Camoapa, Olama, Teustepe, Tule, etc.) 

Los indios poseían extensiones de tierra. Pero las leyes no eran para el beneficio de los indios que éra la mayoría de la población, Siempre los oportunistas políticos de turno que despreciaban al indio, día a día eran tratados como esclavos por los latifundios y autoridades, en la época colonial y aún en nuestros días los indios son tratados como ciudadanos de segunda clase, en parte es culpa del propio indio que en un comienzo pensó que los españoles invasores éran los dioses, cuando vieron su verdadera cara ya éra demasiado tarde, habían sido expropiados y lanzados a la muerte y exterminación, sobre ésta cultura de desprecio .. 


  Colecciones manfut.org

NICARAGUA EN CADA LUGAR.. ALGO ESPECIAL