BIBLIOTECA DEL MUNICIPIO DE BOACO

manfut.org Prioridad Es Reforestación

Mapa de las ciudades del Departamento de Boaco


La Biblioteca Pública de la Ciudad de Boaco fue fundada en Julio de 1979
por un grupo de jóvenes entusiastas de secundaria dirigidos
por el señor Flavio César Tijerino.

Fundacion de la Biblioteca de Boaco

Se funda con una colección inicial de 500 volúmenes.
En Octubre del mismo año, 1979, se integra
al Sistema de Red de Bibliotecas Públicas de Nicaragua,
la que fue organizada y coordinada por el entonces recien fundado Ministerio de Cultura.
La Biblioteca como parte integral del sistema de Red ha dependido sucesivamente del Ministerio de Educación, Delegación de Gobierno Regional y Biblioteca Nacional, esta últimaadscrita actualmente al Instituto Nicaraguense de Cultura .

Proyecto The Boac Biker Road

La Biblioteca ayuda a pensar.. envía tu Proyecto Turistico a ed@manfut.org

Cuerpo de Paz.

Adquisición y legalización del edificio. Este se consiguió por la gestión del Circulo de Lectores, ciertos miembros de la APBC y la Delegación Regional de Bibliotecas Públicas. - Restauración y equipamiento del edificio en 1997, por donativo del generoso pueblo y Gobierno de JAPON mediante la gestión de Lic. Angela Prosek (Cuerpo de Paz) y el personal de la Biblioteca Pública. - El gran incremento de usuarios y el enriquecimiento del acervo bibliográfico por medio de depósito y donaciones.

Crees que soy de Boaco

A mediados del siglo XX (1950 - 1960), la única empresa que hacia recorrido entre Boaco y Managua. Era la Empresa San José de Don Pedro Cerna Paz. LOs dos buses salían a las 4 y 5 de la madrugada. Llegaban a Managua a las 8 y a las 9 de la mañana a la parada El Schick o donde Castillo Molina, en el Mercado San Miguel. Los pequeños comerciantes que llevaban a vender cuajadas, quesos, gallinas, forros de tijera, huevos, etc. A las 12 del día estaban nerviosos cuando aún no habían vendido todos sus productos, por que los boaqueños nunca duermen fuera de su casa. Los comerciantes del Mercado como tiburones preguntaban los precios de los productos, ofertando la mitad por ellos. Los boaqueños aceptaban cualquier precio para venirse lo mas tarde a las dos de la tarde. Algunos clientes se equivocaban de marchanta, y les preguntaban a comerciantes de Chontales, Matagalpa, Estelí, o Jinotega que vendían poductos similares. Estos contestaban. Vos crees que soy de Boaco ? Porque éstos se quedaban a dormir en Managua en el mismo Mercado.

Grupo U de Boaco

Por algo no hace mucho fue instalado allí —por el alcalde Armando Incer Barquero— un apreciable y original monumento: “El Faro”, símbolo poético de ese verdísimo mar vegetal que es la zona quebrada y montañosa del departamento, constituido por seis municipios: San Lorenzo, Santa Lucía, San José de los Remates, Camoapa, Teustepe y el propio Boaco, la cabecera (curiosamente, tres topónimos coloniales —nombres de Santos– y tres indígenas de raíces náhuatl).

Alcalde Mariano Buitrago

Un río— el Fonseca— bordea la población por sus rombos norte y oeste, formando El Salto, pequeña catarata de veinte varas de altura y ocho de profundidad.

Alcalde Mariano Buitrago

En los primeros años noventa del siglo XX, los habitantes del municipio sumaban 46,128 distribuidos en 20,326 en el área urbana y 25,592 en la rural, representando una alta dispersión poblacional determinada por la tenencia de la tierra. En los sesenta, la ciudad casi alcanzaba los 7,000 habitantes y en 1940 tenía, apenas, 3,159 y 491 viviendas. Para ese año existían veinticuatro tenerías (o procesadores de cueros), quince almacenes y tiendas bien surtidas, una agencia del Banco Nacional de Nicaragua, un cine, una radioemisora, una fábrica de gaseosas, dos farmacias, cinco sastrerías y una hojalatería.

Alcalde Mariano Buitrago

De acuerdo con la guía Conozca Nicaragua (1940), Boaco era —lo sigue siendo— esencialmente agropecuario. La ganadería se extendía en las zonas lluviosas de pastos verdes.

Ganado Zona Ganadera de Boaco

Sus veintiún hacendados poseían unas 200,000 reses, 40,000 bestias caballares y 5,000 mulas. El café se cultivaba en las faldas del cerro Mombachito. Operaban trillos cafetaleros. Y había también trapiches, plantaciones de tabaco en valles y henequén en las áreas más secas.

Revista cómica El Peneca

Según la Breve historia de Boaco (2001) del mismo Armando Íncer, gestor principal del “Grupo U”, en las escuelas locales sólo se podía estudiar la primaria completa y servían de textos libros procedentes de Argentina y Chile, al igual que revistas que entretenían a la niñez como “Belliken” y “El Peneca”. La recién iniciada carretera al Rama (1940) abrió nuevas perspectivas de estudio a la juventud local, al acercar las escuelas y colegios de Managua y otras ciudades importantes, como Granada, Masaya y León. Un plantel del Ministerio de Transporte dio origen, con el tiempo, a un floreciente poblado: Tecolostote. En 1940 se estableció, además, una fábrica de hielo y en 1945 fue inaugurada la sala de operaciones asépticas en el Hospital, aparte de construirse por esos años el parque.

Arbol de Caucho sangrando leche

Pero no es necesario detallar todos los aspectos de la vida boaqueña, excepto los más relevantes, durante la década de los cuarenta. Por ejemplo, el cultivo de los palos de hule en la parte oriental del departamento para extraer el caucho que requería la industria de guerra de los Estados Unidos. Entonces aparecieron —apunta Armando en su Breve historia citada— las cuchillas Gillette, los chicles, la coca cola, las telas y llantas sintéticas. Los autobuses fueron sustituyendo a los camiones en el transporte de carga y pasajeros. “Jóvenes boaqueños de ambos sexos —destaca— estudiaban magisterio en las mejores escuelas normales del país”.

Padre Jose Nieborowski

Mientras tanto, en 1944 se había fundado el Colegio Nieborowski, de efímera duración, que dirigió el sacerdote Paulino Antonio Tobar Velasco, sucesor en la Parroquia de ese apóstol integral de Boaco que fue José Nieborowski.

Padre José Nieborowski

Éste había llegado en 1916 a caballo, y en pleno invierno, para entregarse a la ciudad en cuerpo y alma durante veinticuatro años, desempeñándose como enérgico e incansable promotor de sus adelantos materiales y culturales. No en balde sería reconocido en su verdadera dimensión por Manolo Cuadra. “En Boaco el Santo Nieborowski —afirmó en 1949— encontró un eco de simpatía, un puñado de tierra fértil desde la buena semilla de su evangelización se produjo en frutos de indestructible bondad”.

Los boaqueños y el teatro

Nieborowski consolidó la afición teatral que mantenían los boaqueños, transformándose en artista polifacético que iba desde escribir piezas, pintar el escenario, diseñar atuendos, escoger el elenco, ensayarlo y dirigir la obra en su representación. Así dejó cinco piezas: un drama en cuatro actos: “Augusta, joven y mártir”, ambientado en Roma, durante los primeros años del cristianismo; otro drama, en tres actos: “La tonta” (impreso en junio de 1926), una “pastorela” en dos actos, la comedia en tres actos “Don Peripecio” y el juguete cómico en un acto: “Robustiana, la tosca”, escrita para Ángela Robleto (1890-1984).

El ambiente impulsado por Nieborowski contribuyó a realizar la vocación de Ofelia Morales (1915-2001), autora de varias piezas, quien fundó a principios de los años sesenta el Teatro Experimental de Boaco (TEB), precedida por las novedosas y entusiastas representaciones del “Grupo U”. De ambas actividades escénicas he dado cuenta en mi Inventario teatral de Nicaragua (1988) y Margarita López Miranda la desarrolla en esta obra. Pero no resulta ocioso puntualizar que sólo en Boaco, entre las ciudades de Nicaragua, han confluido dos tradiciones teatrales: la folclórica —remontada a la época colonia— y la culta o moderna, de origen europeo u occidental.

Con relación a la primera, basta señalar que cada 25 de julio día de Santiago el Apóstol —patrono de la ciudad—, su Cofradía organiza el espectáculo danzante y dialogado de los “moros y cristianos”, manteniendo un arraigo extendido desde el actual Suroeste de los Estados Unidos hasta Nicaragua. Aquí, o mejor dicho en Boaco, se conservan textos o relaciones de otros dos ejemplos distintos de ese tipo de representación que remite a la lucha de la Reconquista en la península: el del “Ramadán” y el del “Auto de San Martín”. Ambas dejaron de escenificarse hace mucho tiempo. Pero urgen rescatarse.

Más aún: en la “época de oro” del teatro nicaragüense, ninguna otra cabecera departamental —sólo Boaco— llegó a montar festivales y a tener, simultáneamente, dos grupos activos. Como lo afirmaba el chileno Juan Carlos Medina, allí —escribía en 1964—: “se hacen todos los fines de semanas lecturas dramatizadas, conferencias, recitales, etc. creo que es mucho si tomamos en cuenta que la población es de 6 mil habitantes. Aquí van al teatro hasta los campesinos... Y el grupo —se refería al TEB— tiene unos 50 componentes, como para montar dos o tres obras a la vez”.

Adquisición de mobiliario y equipo para la Sala Infantil donado en 1995 por la Embajada de Holanda mediante la gestión del Ingeniero Carlos Guerrero. - Apoyo de la comunidad a la Biblioteca, de la Radio local (Radio Kristal).

Adquisición de mobiliario y equipo para la Sala Infantil donado en 1995 por la Embajada de Holanda mediante la gestión del Ingeniero Carlos Guerrero. - Apoyo de la comunidad a la Biblioteca, de la Radio local (Radio Kristal).

VALIOSO DONATIVO Nota de Emigdio Suarez. En fiel cumplimiento de su mision el Instituto de Cultura Hispano Arabe inauguró el domingo recién pasado en la Ciudad de Boaco la Primera Biblioteca Pública de las varias que la Institución piensa establecer en la cabeceras departamentales que carezcan de tan importante fuente de conocimientos. La Inauguración de centro corrió a cargo del señor Ministro de Gobernación, doctor Julio Quintana, por delegación del presidente del Instituto, escritor y orador Julián N. Guerrero. Quintana pronunció elegante discurso y enfatizó sobre la gran trascnedencia del acto. El doctor Armando Incer B. médico y poeta, agradeció en nombre de la Municipalidad y pueblo de Boaco la feliz decision del Instituto de Cultura Hispano-Arabe. Don Constantino Wagui, alma y nervio del Instituto puso una vez más en exhibición su brillante verbo al pronunciar estupendo discurso que logró la mejor impresión entre la selecta concurrencia. La presencia del Embajador de España dió mayor realce al acto de inaguracón. El simpático embajador causó la mejor impresión entre el pueblo por su campechanía e interés por las cosas del espíritu. Fué El quien patrocinó una colecta a favor de la novel pintora boaqueña Silvia E. Diaz, cuyas creaciones la revelaron ante la asistencia como una legítima promesa del pincel. Al acto de inauguración, en el que se dieron cita estimables y relevantes miembros de la colonia árabe de Managua y personeros del mundo social, siguió una alegre tertulia en el Club Social, donde en los intermedios de las piezas musicales y bailables hizo gala la oratoria y la poesia en boca de sus actores. conocimos en ese momento una magnifica "Oda a Teustepe" del poeta Orlando Cuadra Dawning y un poema del Capitán G.N. Jorgue Granera, escrito para la ocasión y bajo el influjo del ambiente. Hubo oportunidad también de oir al joven Melvin Barquero, valor indiscutible del arte declamatorio. La mujer tuvo su intervención en la justa del verbo y mejor decir en boca de la poetisa boaqueña doña Ofelia Morales de Lanzas, a quién llevó a los micrófonos el Dr. Julián N. Guerrero, con el mejor de los éxitos. La fiesta, conclusió del acto inaugural de la Biblioteca, se desarrolló en el más cordial de los ambientes. (Tomado del Semanario "Impacto".)

M Diaz Sotelo