NOTA DEL EDITOR EDUARDO MANFUT:
PROPONGO UNA INICIATIVA DE SEGURO MEDICO Y 
PENSION PARA LOS ARTESANOS QUE ALCANZEN 
UN NIVEL DE EXPERIENCIA.
Bermúdez Loáisiga Irene:
Belén, del Mirador 1/2 c. al Sur.
Canastos, jícaros y joyeros de filigrana a mano.

BermúdezLoáisiga Isabel:
Belén, del Mirador 1/2 c. al Sur.
Canastos, jícaros y joyeros de filigrana a mano.

 


Loáisiga Pérez Andrea Angelina :
Belén, del Mirador 1/z c. al Sur.
Jícaras de filigrana, canastos, joyeros.
7 DE FEBRERO DEL 2003 / La Prensa
     Artesana recibe mención honorífica de la UNESCO 
    Angelina Loáisiga Pérez participó en concurso con una jícara de filigrana labrada 

Milagros Sánchez Pinell 
 A sus 84 años de vida Angelina Loáisiga Pérez, originaria de Belén, Rivas, es toda una experta en la elaboración de jícaras de filigrana labrada. Ella recientemente obtuvo mención honorífica en el Premio UNESCO de Artesanía 2002. 

Pese a los problemas de visión que presenta, es toda una maestra del arte, por tal motivo el doctor Napoleón Chow, director del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) le otorgará la medalla de “Honor al Mérito”. 

La condecoración será el próximo miércoles 12 de febrero en su casa de habitación, día en que también la Comisión Nicaragüense de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) hará entrega del certificado de distinción. 

Cabe destacar que el “Premio UNESCO de Artesanía” tiene por objeto recompensar el esfuerzo de los artesanos que con sus investigaciones sobre formas y técnicas contribuyen en la creación de modelos originales. 

Claudia Valle, de UNESCO, indicó que es un gran mérito para la señora Loáisiga porque su pieza se destacó entre muchas participantes. 

Informó que al concurso se enviaron 192 piezas de 141 artesanos de América Latina a México, donde se realizó la actividad enmarcada en una feria artesanal, a finales del año pasado. 

Por su parte, Jorge Luis Cornejo, responsable de artesanía del INC, la definió como “una de las maestras de las jícaras que ha capacitado a muchos personas”. 

Informó que no es la primera vez que Loáisiga recibe un galardón, ya que en los años 80 obtuvo la orden Tlamatitime de la Unión Nicaragüense de Artesanos Diriangén, a través del Ministerio de Cultura. 

“Desde 1982 lleva un rosario de reconocimientos, aunque ella empezó desde niña, incluso ella hoy en día tiene problemas de la vista por el trabajo que requieren sus obras, sin embargo pareciera que las hace por intuición como si fuera poseída por algo”, manifestó.
16 DE FEBRERO DEL 2003 /  La Prensa

     Una vida esculpiendo jícaras 

    Angelina Lóaisiga Pérez ganó Mención Honorífica en premio UNESCO de Artesanía para Latinoamérica y el Caribe 

Angelina Lóaisiga muestra una de las muchas jícaras que ella elabora y que aún conserva consigo.
 
 

Milagros Sánchez Pinell
milagros.sanchez@laprensa.com.ni

A sus 84 años de edad Doña Angelina Loáisiga Pérez hizo su último esfuerzo visual para elaborar dos piezas únicas de jícaras de filigrana. 

Desde su lugar de origen Belén, Rivas, soñó con ganar el primer lugar en el premio UNESCO de Artesanía para Latinoamérica y el Caribe, que se realizó en México en noviembre del 2002, pero el jurado le otorgó a sus obras mención honorífica. 

Nombramiento que aunque no figuró entre los tres primeros lugares, la llenó de mucha satisfacción porque sus jícaras sobresalieron entre más de 150 artesanías que llegaron de 19 países. 

“Esas jícaras son las mejores que he hecho en mi vida, me tomó tres meses hacerlas”, comentó desde su casa de habitación donde fue agasajada por autoridades del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) y la secretaria adjunta de la comisión nicaragüense de cooperación con la UNESCO. 

Explicó que a una de las jícaras participantes le labró la imagen de la Inmaculada Concepción, un coro de ángeles, el escudo de Nicaragua y las consignas populares a la Virgen. En cambio la otra tenía la imagen de la Virgen de Guadalupe, San Juan Diego y el escudo de México. 
 

UNA VIDA HACIENDO JÍCARAS 

Recordó que su primera jícara la hizo a los 12 años de edad, de tanto ver a su madre hacerlas. “Yo me fijaba siempre y así aprendí, aunque ella me ayudó a perfeccionarme”, comentó. 

Aún recuerda que esa primera jícara la vendió a un córdoba. 

Es así como inició un oficio que le apasionó pero que jamás le dio lo suficiente para vivir y criar a sus siete hijos de los ocho que tuvo. 

“Hice muchos esfuerzos para vivir de esto, sí me ha ayudado un poco además de darme realce, pero que yo haya vivido de esto qué va... mucho tiempo viajé a Managua a vender frutas”, recordó. 

A los 27 años perdió un ojo producto de una infección, teniendo que esforzar el otro para continuar con su arte. 

Relató que en los años ochenta mucha de su producción la vendía al Ministerio de Cultura y éste se encargaba de colocar las piezas en los mercados y exportarlas. 

En esa misma época el mismo Ministerio le pagó para impartir clases. “Yo le enseñé a más de 70 muchachas, recuerdo que nos íbamos allá debajo de los árboles (en su casa) y en 18 meses las alumnas se graduaban”. 

También participó en concursos nacionales e incluso en Cuba, donde obtuvo el primer lugar. 
 

MODO DE PREPARACIÓN 

Doña Angelina comentó que el jícaro, su principal materia prima, lo conseguía por medio de un vecino y ya en la última década sembró un árbol que proveía abundantes frutos. 

Explicó que el proceso de elaboración inicia con una fruta sazona, ésta se pone a cocer por 15 minutos y luego se coloca en una panita con agua fría y con cucharitas y cuchillos especiales se limpia para darle finalmente el diseño deseado. 
 

CON PROBLEMAS DE SALUD 

A medida que su destreza mejoraba y su trabajo era más conocido, los problemas de la vista fueron aumentando. 

Hace diez comenzó a usar lentes, pero según ella misma, hoy en día ya no hay medida que resuelva su problema. 

“Ya la vista no me sirve, no me dilato media hora haciendo una jícara cuando ya me duele el cerebro, ya con esto me despido. La verdad es que casi todas las personas que se dedican a esto terminan con problemas en los ojos porque es un trabajo minucioso”, dijo. 
 

Doña Angelina se despidió del arte de las jícaras de filigrana con una medalla en el pecho de “Honor al Mérito” que le entregó el director del INC, Napoleón Chow, al igual que un cheque por mil córdobas. 

En cambio la Alcaldía de Belén le extendió un diploma de reconocimiento y la UNESCO le envió su certificado como Mención Honorífica.
 


 
 

.


Mairena Carla:
Primera entrada, Belén.
Jícaras, canastos de filigrana.
Martínez Adelaida:
Primera entrada, Belén.
Jícaras, canastos de filigrana.

Martínez Lidia:
Primera entrada, Belén.
Jícaros, canastos.

 

Montealta Xiomara:
Primera entrada, Belén.
Jícaros, canastos.

Ocampo Haydee:
Primera entrada, Belén.
Jícaras, canastos de filigrana.

 
Ocampo Silvia:
Primera entrada, Belén.
Jícaras, canastos de filigrana.

 

Pérez Bermúdez Justina:
Belén, del Mirador 1/2 c. al Sur.
Canastos, jícaras y joyeros de filigrana a mano
Sequeira Soledad:
Belén, primera entrada.
Jícaras, canastos de filigrana.

.

Reyes Saraída:
Primera entrada, Belén.
Jícaras, canastos de filigrana.

Ugarte Gregoria:
Primera entrada, Belén.
Jícaras, canastos.

Vega Luz Marina:
Belén.
Jícaros, canastos.

Vega Magdalena:
Primera entrada, Belén.
Jícaros, canastos.

Vega Maira:
Primera entrada, Belén.
Jícaros, canastos.

Villagra Eugenia Isabel
Primera entrada, Belén.
Jícaras, canastos de filigrana
Bermúdez Loáisiga María de los Ángeles:
Belén, del Mirador 1/2 c. al Sur.
Canastos, jícaros y joyeros de filigrana a mano
Cajina Damaris
Belén, entrada.
Jícaras, canastos de filigrana.

Castillo Sofía:
Primera entrada, Belén.
Jícaros, canastos,

Castillo Xiomara:
Primera entrada, Belén.
Jícaros, canastos.
.

Castillo Yudith:
Primera entrada, Belén.
Jícaros, canastos.

Chamorro Esperanza:
Primera entrada, Belén.
Jícaras, canastos de filigrana.

Jiménez Sonia:
Primera entrada, Belén.
Jícaras, canastos de filigrana